flujos_reflujos

July 26, 2017 | Author: Fernando Alexander Sanmiguel Martínez | Category: Farc, State (Polity), Military, Guerrilla Warfare, Politics
Share Embed Donate


Short Description

Download flujos_reflujos...

Description

FARC-EP Flujos y reflujos La guerra en las regiones

FARC-EP Flujos y reflujos La guerra en las regiones

Carlos Medina Gallego Docente-Investigador

Santos Alonso Beltrán Beltrán, Diana Marcela Moreno Guerra, Eder Maylor Caicedo Fraide, Carolina Rodríguez Lizarralde, David Felipe Gómez Triana, Ariel Fernando Ávila Martínez, Nicolás Peña Aragón, Nelson Leal, Andrés Felipe Manosalva Correa, Elizabeth Quintero Álvarez

UNIVERSIDAD

NACIONAL DE COLOMBIA

sede bogotá división de investigaciones sede bogotá - dib Facultad de Derecho y Ciencias Políticas y Sociales INSTITUTO UNIDAD DE INVESTIGACIONES JURÍDICO-SOCIALES GERARDO MOLINA - UNIJUS

Catalogación en la publicación Universidad Nacional de Colombia FARC-EP flujos y reflujos : la guerra en las regiones / Carlos Medina Gallego …. [et al.]. -- Bogotá; Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. Instituto Unidad de Investigaciones Jurídico-Sociales Gerardo Molina (UNIJUS), 2011. 324 p.

Incluye referencias bibliográficas



ISBN: 978-958-719-927-7

1. Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) – Historia 2. Guerrillas - Colombia 3. Conflicto armado - Colombia I. Medina Gallego, Carlos, 1954CDD-21 322.4209861 / 2011

FARC-EP Flujos y Reflujos - La guerra en las regiones © UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA, SEDE BOGOTÁ DIVISIÓN DE INVESTIGACIÓN SEDE BOGOTÁ -DIB FACULTAD DE DERECHO, CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIALES Instituto Unidad de Investigaciones Jurídico-Sociales Gerardo Molina – UNIJUS © Carlos Medina Gallego Profesor, Universidad Nacional de Colombia Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa Primera Edición: Julio de 2011 Bogotá D.C., Colombia ISBN: 978-958-719-927-7 Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin la autorización escrita del titular de los derechos patrimoniales UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA Moisés Wassermann Lerner - Rector Facultad de Derecho Ciencias Políticas y Sociales - Sede Bogotá José Francisco Acuña Vizcaya - Decano Genaro Sánchez Moncaleano - Vicedecano Académico Alejo Vargas Velásquez - Vicedecano de Investigación y Extensión Apoyo editorial Instituto Unidad de Investigaciones Jurídico-Sociales Gerardo Molina UNIJUS Gregorio Mesa Cuadros - Director Christian Álvarez Gómez - Coordinador de Investigaciones Andrea Castro Latorre - Coordinadora de Investigaciones Diseño, diagramación e impresión Editorial Kimpres Ltda. PBX: 413 68 84 www.kimpres.com.co Bogotá, Colombia Julio, 2011 Impreso en Colombia / Printed in Colombia

El grupo de Investigación en Seguridad y Defensa y en particular la Línea de Investigación en Actores Armados, expresa su mayor agradecimiento a la División de Investigación de la Sede de Bogotá (DIB), que contribuyó con la financiación del trabajo, aportando los recursos sin los cuales hubiese sido muy difícil adelantar este proceso. Igualmente, a todos los miembros del grupo, en las otras líneas de investigación, que tuvieron la paciencia para leer los borradores y comentar sus observaciones, así como a los investigadores externos que nos sirvieron de pares críticos cuyas contribuciones fueron de gran importancia para el grupo. Nuestro agradecimiento para la Vicedecanatura de Investigación y Extensión de la Facultad del Derecho, Ciencias Políticas y Sociales y a UNIJUS, por el permanente acompañamiento y apoyo prestado al grupo de investigación.

Miembros del Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa de la línea ACTORES ARMADOS CARLOS MEDINA GALLEGO Licenciado en Ciencias Sociales, Magíster y Doctor en Historia de la Universidad Nacional de Colombia. Docente- Investigador de la UN adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas y Sociales. Carrera de Ciencia Política. Investigador Principal del Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa. Línea de Investigación Actores Armados. Profesor de la Maestría y la Especialización de Derechos Humanos de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia en el área humanística. SANTOS ALONSO BELTRÁN BELTRÁN Politólogo, con Máster en Estudios Políticos de la Universidad Nacional de Colombia. Candidato a Doctor en Estudios Políticos de la misma Universidad. Administrador Público de la ESAP e Ingeniero Industrial de la Universidad Antonio Nariño. Investigador del Grupo en Seguridad y Defensa línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. Docente de la cátedra Conflicto Armado en Colombia de la Universidad Nacional, y del área Administrativa de la Universidad Autónoma de Colombia. Consultor de la Secretaría de Gobierno. DIANA MARCELA MORENO GUERRA Abogada y Politóloga de la Universidad Nacional de Colombia. Investigadora del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. EDER MAYLOR CAICEDO FRAIDE Politólogo con Maestría en Sociología de la Universidad Nacional de Colombia. Candidato a Doctor en Historia de la misma Universidad. Investigador del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. CAROLINA RODRÍGUEZ LIZARRALDE Politóloga, Especialista en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Universidad Nacional de Colombia. Investigadora del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia.

DAVID FELIPE GÓMEZ TRIANA Estudiante de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia. CoInvestigador del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. ARIEL FERNANDO ÁVILA MARTÍNEZ Politólogo con Maestría en Sociología de la Universidad Nacional de Colombia. Investigador del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. Coordinador del observatorio del conflicto armado de la Corporación Nuevo Arco Iris. NICOLAS PEÑA ARAGÓN Politólogo, Especialista en Derechos Humanos y D.I.H. de la Universidad Nacional de Colombia. Investigador del Grupo en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. Investigador del Observatorio de Procesos de Desarme, Desmovilización y Reintegración de la misma Universidad. NELSON LEAL Geógrafo de la Universidad Nacional de Colombia. Investigador del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. ANDRÉS FELIPE MANOSALVA CORREA Politólogo, estudiante de la Maestría en Historia de la Universidad Nacional de Colombia. Investigador del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. ELIZABETH QUINTERO ÁLVAREZ Historiadora de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín. Investigadora del Grupo de investigación en Seguridad y Defensa, línea Actores y Conflicto Armado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia.

Tabla de Contenido PRESENTACIÓN .............................................................................................. 13 I. ACTOR ARMADO, TERRITORIO Y POBLACIÓN Las lógicas de la guerra irregular ...................................................................... 17 1. Actor- Territorio- Población: Consideraciones Iniciales ......................... 18 2. El poder de la ideología: la guerra irregular como guerra revolucionaria .......................................................................................... 22 a. La conexión entre la guerra y la política ............................................ 23 b. La especificidad de la guerra irregular .............................................. 25 3. La dinámica territorial de la guerra irregular: el control del territorio y la organización política de la población ......................... 26 a. La utilización del territorio: zonas de presencia y zonas de tránsito . 27 4. La expansión de los actores irregulares: copamiento territorial y consolidación política .............................................................................. 29 5. Las nuevas dinámicas del conflicto armado en Colombia ...................... 34 a. Las transformaciones de la fuerza pública en el campo operativo..... 36 6. Guerras en red y guerras asimétricas ..................................................... 38 II. COMANDO CONJUNTO CENTRAL .......................................................... 41 1. Área de operaciones del Comando Conjunto Central ........................... 42 2. Contexto histórico ................................................................................... 45 3. Nacimiento de las FARC: Operación Marquetalia como mito fundacional y antecedente del CCC. ...................................................... 52 4. El despliegue: años 60´s, 70´s y 80´s...................................................... 55 a. Irrupción de nuevos actores regionales: ELN y Paramilitares .......... 58 b. Desdoblamiento de Frentes del CCC .................................................. 61 5. Del Caguán a la seguridad democrática ................................................. 63 6. Los megaproyectos: fuente de confrontaciones ..................................... 65 7. La arremetida frontal de la Seguridad Democrática contra el Comando Conjunto Central – Adán Izquierdo .................................. 68 III. BLOQUE MAGDALENA MEDIO .............................................................. 77 Introducción .................................................................................................. 77 1. Caracterización de la Región y Georeferenciación del Bloque Magdalena Medio de las FARC ............................................................... 78

12

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

2. Procesos de Colonización y Conflictos Históricos en el Magdalena Medio como Antesala de la Lucha Insurgente ....................................... 84 3. Mito Fundacional: La Llegada del Frente IV al Magdalena Medio ...... 89 a. Orígenes Históricos del ELN .............................................................. 93 4. Los años Setentas y Ochentas: La expansión territorial de las FARC en la zona norte del Magdalena Medio .................................................. 95 5. Años Noventas: La Octava Conferencia y las repercusiones en el Bloque Magdalena Medio .............................................................. 99 6. La Política de Seguridad Democrática y su Impacto en la Región del Magdalena Medio: Balance Politológico 2002-2010 ...................... 104 7. Flujos y reflujos de las estructuras de las Farc durante la política de seguridad democrática .......................................................................... 109 IV. BLOQUE NOROCCIDENTAL - IVÁN RÍOS .......................................... 117 Introducción ................................................................................................ 117 1. La región noroccidental ........................................................................ 117 a. Megaproyectos y Conflicto ................................................................ 120 2. Las lógicas de la colonización y el conflicto en el Urabá ..................... 125 a. Las guerrillas en el Urabá ................................................................. 128 3. La dinámica de los desdoblamientos de FARC-EP B. Noroccidental ...... 129 4. Presencia paramilitar ............................................................................ 133 5. Presencia de la Fuerza Pública .............................................................. 136 6. Presencia FARC-EP por departamento ................................................ 138 a. Nudo del Paramillo y Urabá ............................................................. 141 7. Flujos y reflujos del Bloque Noroccidental en los noventa .................. 142 8. La Seguridad Democrática y el Bloque Noroccidental .............................149 a. Muerte de Iván Ríos .......................................................................... 152 b. Desmovilización de Karina ................................................................ 154 9. Dinámica reciente de los frentes del Bloque Iván Ríos ........................ 154 10. Confluencia de actores .......................................................................... 162 V. BLOQUE ORIENTAL. La nueva forma de operar y el vacío de poder. De la victoria a la derrota ................................................................................ 165 1. “El ejército” sobre la Cordillera Oriental: Plan Estratégico para la Toma del Poder ........................................................................ 169 2. Hacia la toma del Poder y la victoria Militar en el Sur ........................ 175

Contenido

3. La expansión paramilitar y la intensificación del Conflicto ................. 181 4. De la ofensiva al repliegue .................................................................... 190 VI. COMANDO CONJUNTO DE OCCIDENTE ........................................... 207 Introducción ................................................................................................ 207 1. Contextualización geográfica y territorio donde opera el CCO .......... 208 2. Historia, desarrollo y desdoblamiento de Frentes ................................ 214 3. Flujos y Reflujos de las Estructuras Militares y Políticas de FARC ....... 219 4. Relaciones con otras estructuras armadas EPL, ELN, AUC y Bacrim ..... 222 5. Relaciones con la institucionalidad (Ejército Nacional) ........................ 225 6. Relaciones con la población civil y territorios étnicos........................... 227 VII. BLOQUE SUR .......................................................................................... Introducción ............................................................................................... 1. Contexto geográfico y social del área donde opera el Bloque Sur ..... 2. Historia, desarrollo y desdoblamiento de frentes ............................... 3. Flujos y reflujos estructuras militares y políticas ................................. 4. Relaciones y conflictos en el área del Bloque Sur ............................... 5. Las dinámicas del conflicto: Entre la guerra y la Política .................... 6. Un balance de las dinámicas de la guerra del Bloque Sur ..................

231 231 231 236 243 246 252 261

VIII. BLOQUE CARIBE. Inicios, desarrollo y actualidad .......................... 269 1. Región Caribe: Características geográficas y dinámicas económicas ... 269 2. Presencia de las FARC en la región Caribe y constitución del Bloque ..... 275 3. Los avances del Bloque Caribe de 1991 a 2002 ................................... 279 4. El Bloque Caribe y la política de Seguridad Democrática ................... 286 5. La captura de Simón Trinidad .............................................................. 287 6. La muerte de Martín Caballero ............................................................ 289 7. Recuperación Montes de María ............................................................ 290 8. Bloque Martín Caballero ...................................................................... 292 CONCLUSIONES ............................................................................................ 295 BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................. 315

13

Presentación Este libro es el producto de un largo proceso de indagación desarrollado por el grupo de investigación de Seguridad y Defensa, de la Universidad Nacional de Colombia, a través de la línea de investigación: Actores Armados. La primera parte de esta exploración la realice como un insumo para la tesis Doctoral. En ese trabajo, desarrollo una cuidadosa reconstrucción de la historia política de las FARC soportada sobre la documentación interna de la organización, en el marco de una estrategia metodológica que busca reconstruir la percepción que el actor tiene de sí mismo, editado con el título de FARC-EP. Notas para una historia política (2009). A partir de las conclusiones de dicho texto, el grupo inicia un segundo proceso dirigido en lo esencial a escudriñar el conjunto de imaginarios ideológicos y políticos que le dan identidad al grupo armado y desde los cuales la organización se auto-referencia, igualmente, en ese transcurso se abordan las estructuras políticas y militares de la organización y los temas de la agenda estratégica. El resultado de la segunda fase se publica bajo el título: “Las FARC-EP: Temas y problemas nacionales (1958-2008)” (2009). La tercera fase, la constituye este texto, FARC-EP: flujos y reflujos. La guerra en las regiones, en el cual el grupo centra su atención en la presencia regional del actor armado. En esta etapa, se busca analizar los desarrollos y retrocesos de los frentes y bloques de las FARC-EP desde el momento de su creación hasta la actualidad (2010), en las diferentes regiones del país, buscando explicar las lógicas de su presencia regional, las dinámicas políticas y militares de la organización, sus formas de articulación social y el impacto de la presencia armada en el territorio, la poblacional y los procesos productivos regionales. Se considera el Frente Guerrillero como una estructura de carácter militar, político y administrativo en un territorio determinado que establece unas relaciones de poder y dominación sobre la población, construyendo en todos los ámbitos de la vida social y política una particular dinámica territorial determinada por su presencia y los fundamentos del proyecto político en confrontación. El grupo de Investigación en Seguridad en Defensa y en particular la línea de investigación Actores Armados, asume la observación de la guerra en las regiones a partir del desarrollo de las estructuras de las FARC, siguiendo en su presentación el orden histórico a través del cual se va produciendo el copamiento territorial

16

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

y van surgiendo y haciéndose compleja la estructura organizativa a partir del desdoblamiento de frentes, constitución de columnas móviles y configuración de bloques en la perspectiva de un ordenamiento administrativo del territorio, pensado desde una lógica político-militar en el contexto del desarrollo de una guerra en crecimiento. Desde esta perspectiva se estudiaron siete macro-estructuras que cubren el conjunto del territorio nacional: El Comando Conjunto Central (CCC), El Bloque del Magdalena Medio (BMM), El Bloque Oriental (BO), El Bloque NorOccidental (BNO), El Comando Conjunto de Occidente (CCO), el Bloque Sur (BS) y el Bloque Caribe (BC). Cada uno percibido desde las posibilidades documentales existentes y en un enfoque común de criterios para el abordaje acordado sobre cuatro parámetros centrales: Las zonas de operaciones, el origen de las estructuras y sus desdoblamientos, las dinámicas de la guerra y su relación con otros actores legales e ilegales y, una aproximación al estado actual de cada estructura. La exposición es acompañada por mapas esenciales y cuando las bases estadísticas lo posibilitan por cuadros y diagramas. Partimos de aceptar que nada es más incierto en materia de información que las cifras de la guerra y los cálculos que se derivan de ello; saber cuántos son los miembros de las FARC, cómo están distribuidos en el territorio, cuántas acciones se realizan cada mes y de qué naturaleza, cuántas bajas se producen, a qué ritmo se promueven los reclutamientos y el relevo de mandos…entre otros aspectos, significa trabajar sobre el movedizo territorio de las suposiciones, más propio del trabajo heurístico, que hermenéutico. Desde luego, es posible levantar una estadística sobre aspectos que son susceptibles de ser seguidos en el tiempo a través de informes oficiales, medios de comunicación o partes de guerra, pero uno y otros convierten las estadísticas en parte del desarrollo de la guerra, buscando reflejar en ellas una situación favorable a sus propósitos. Por esta razón, es necesario ser muy cauteloso con las cifras cuando se pretende que estas reflejen una realidad tan compleja como la guerra. En gran medida, lo que se percibe son las tendencias que muestra la guerra, los giros tácticos y estratégicos, los flujos y reflujos, el relevo de los protagonistas principales, la intensidad de las acciones, entre otros aspectos que resultan útiles a los análisis y al conocimiento de las dinámicas del conflicto armado. Este trabajo busca ampliar los niveles de comprensión social e institucional en relación con el desarrollo del conflicto armado a nivel local-regional, siguiendo el surgimiento, crecimiento y expansión de las FARC-EP a nivel nacional. Busca dar a conocer con suficiencia, las lógicas de construcción de la organización en las regiones y las dinámicas que posibilitan y fundamentan la acción política y militar del actor, así como su impacto en la construcción del territorio y sus conflictos. El estudio del desarrollo de la guerra en las regiones y el desenvolvimiento de los actores armados en su relación con el territorio, especialmente en lo que hace referencia a las FARC-EP, implica analizar las particularidades geográficas, poblacionales, económicas, institucionales e históricas que marcan las relaciones entre los actores armados y el territorio que se pretende controlar. De igual forma, comprender lo que significa el territorio para el actor que entra en contacto con el mismo, se relaciona militar y políticamente, establece lazos comunicantes, dependencias y dominaciones expresadas de forma directa o indirecta, con el objeto de ejercer

Presentación

control y garantizar su presencia. Así, el territorio es visto como algo más que el espacio físico en el cual desarrollan su accionar militar de combate, despliegue o repliegue táctico, para convertirse a la vez en una bisagra de conexión con otras regiones, poblaciones, recursos y actores en la posibilidad de establecer alianzas o desarrollar confrontaciones. Dichas relaciones de articulación o confrontación varían según la región al verse ampliamente influenciadas por múltiples factores que facilitan, complejizan u obstaculizan la disputa, presencia y dominio del actor armado en determinada zona. Entre estos factores podemos encontrar la composición social de la población, los niveles organizativos que presentan, las dinámicas económicas, la fuerte o débil presencia estatal y de entes administrativos, la presencia de otros actores, la extensión de la zona, el tamaño del actor y su capacidad militar, entre otros aspectos relacionados con el trabajo político y la guerra propiamente dicha. De otro lado, el territorio a nivel interno posee unas determinadas características y variables que deben ser tenidas en cuenta por el actor insurgente, en el ejercicio de sus dinámicas político-militares, que se encuentran ligadas a aspectos físicos y geográficos propiamente dichos como el relieve, clima, vegetación, recursos naturales, como también la infraestructura –vías de comunicación terrestre, fluvial y medios de telecomunicación- y la ubicación específica de otros actores, su permanencia y movilidad. Teniendo en cuenta estas variables, el control y dominio territorial sobre una región varia, ejerciéndose no solo a través de una presencia directa y visible de la tropa, sino por medio de alianzas entre actores, creación de redes de apoyo y la generación de acciones móviles, fractales y discontinuas, que brinde entre la población y los agentes externos, la sensación de una continua presencia. En su accionar militar la insurgencia clasifica entonces las regiones de acuerdo a la dinámica militar, política, organizativa y de cohesión que pueda desarrollar en cada una de ellas. La presencia y dominación de un territorio por parte del actor insurgente implica el análisis, utilización y aprovechamiento de los recursos de la región y el entrelazamiento con la población, lo cual se traduce en una relación tríadica entre el actor armado, población y territorio la cual se ha desarrollado en las fases de aproximación, colaboración y consolidación. En el marco de este planteamiento general la investigación aborda el estudio de la presencia regional desde un enfoque que examina las particulares formas de ocupación y copamiento territorial diseñadas por la organización en su VIII Conferencia para dar cobertura a la totalidad del territorio nacional, avanzar en su proyecto estratégico de enfrentar el Estado, derrotar sus fuerzas Armadas y tomarse el poder político. La importancia de este tipo de investigación consiste en que permite descubrir en el territorio local-regional, los mapas de conflicto, sus lógicas de enunciación y las dinámicas en su especificidad, que les dan sobre un escenario concreto, identidad propia. A través de este tipo de trabajo investigativo se busca avanzar en el camino de un tratamiento diferenciado del conflicto bajo la premisa de que siendo Colombia un país de regiones, marcadamente distintas en sus desenvolvimientos económicos, políticos y culturales, se requiere de un conocimiento que profundice en la especificidad del conflicto local-regional. Camino de lo que hemos dado en

17

18

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

denominar un tratamiento diferenciado para la construcción de una paz duradera. Desde luego el proceso de investigación no resuelve estos problemas y apenas introduce una percepción del territorio centrado en las dinámicas de la guerra y sus actores desde una perspectiva que busca dar razón por los flujos y reflujos del mismo. Este trabajo resulta más relevante en la actualidad, donde, dada las dinámicas de la guerra, se requiere que sectores de la académica, la sociedad civil y política recreen y construyan escenarios en los cuales los procesos de profundización de la democracia, construcción del desarrollo regional y de la convivencia ciudadana se potencialicen sobre la base del conocimiento de la naturaleza y fundamentos de los conflictos que se viven en los escenarios local-regional. Uno de los resultados adicionales más significativos de este proceso es la formación de un grupo de jóvenes investigadores en conflicto social y armado, que desde distintos grados de formación profesional, niveles de pregrado y postgrado, se han articulado para compartir aprendizajes y búsquedas en un interesante proceso cargado de inquietudes, preocupaciones y entusiasmos personales y colectivos. El grupo ha madurado en su capacidad para investigar, formularse problemas y preguntas, elaborar instrumentos, enfrentar situaciones de riesgo, afinar el análisis y la objetividad frente a los temas que se tratan; entender lo que significa el trabajo disciplinado de indagación, la construcción del rigor investigativo y valorar la importancia de la experiencia adquirida. Como investigador principal he querido distribuir la responsabilidad del trabajo de manera colectiva colocando a cada uno de los co-investigadores del grupo a la cabeza de cada capítulo según el grado de compromiso que hayan tenido con el mismo, creo que es la manera adecuada de ponderar en alta estima sus esfuerzos y de asumir de manera plena la responsabilidad de la investigación. El grupo de investigación coloca a disposición de la academia un archivo histórico que constituye el soporte de la investigación pero que a la vez sirve para que otros investigadores tomen la información, los datos existentes en él y, nutran con ellos sus propias investigaciones. Esta investigación, igualmente, ha sido útil a los programas de formación posgraduada, apoyando el desarrollo de los seminarios y tesis de grado, tanto en maestría como en doctorado y contribuyendo a llenar los contenidos de los seminarios del pregrado que giran sobre estos temas en las carreras de ciencias humanas. Carlos Medina Gallego Investigador Principal Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa Línea de Investigación: Actores Armados

Primer Capítulo ACTOR ARMADO, TERRITORIO Y POBLACIÓN Las lógicas de la guerra irregular Santos Alonso Beltrán Beltrán

La relación territorio-población-actor armado es el elemento fundamental para entender los desarrollos de los conflictos irregulares que aún se presentan en el mundo. Los conflictos armados internos, como el que sufre Colombia, muestran dinámicas complejas donde los actores armados usan de manera estratégica la relación con la población donde actúan, utilizan a su favor las características del territorio y, además, desarrollan un proceso de inserción en las lógicas gubernativas y de gestión de los asuntos públicos. Así las cosas, develar las estrategias de los actores y los posibles desarrollos del conflicto pasa por entender y describir las dinámicas de inserción de los actores, las apuestas de la población y los usos que el actor armado hace sobre el territorio. En esta perspectiva es necesario construir un referente analítico, una herramienta que nos ayude a comprender la importancia que el espacio, más allá de su simple connotación física, puede significar para los actores armados1. Empecemos diciendo, entonces, como el espacio es más que una realidad física, el cual se despliega como una multiplicidad de relaciones sociales, que si bien tienen un claro componente físico centrado en lo geográfico, son las interacciones sociales las cuales, en tanto dan sentido al espacio, lo constituyen como una realidad social y política, lo cual suele denominarse: territorio. El espacio como territorio es una realidad vivida por los sujetos, un lugar imaginado, una experiencia de construcciones subjetivas; es la experiencia cotidiana de los individuos en el medio físico donde se mueven. Esta vivencia les permite llenar de sentido los lugares, nominarlos, apropiárselos simbólicamente, solo de

1

En este sentido: Delgado, Ovidio. “Debates sobre el espacio en la geografía contemporánea”, Universidad Nacional, Bogotá, 2003; Montañés, Gustavo. “Espacios y Territorios”, Universidad Nacional, Bogotá, 2004; Universidad de Antioquia (Varios autores) :(Des) territorialidades y (No) lugares, Editorial la carreta Social, Medellín, 2006.

20

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

esta manera el espacio deja de ser un ente abstracto y exterior a los hombres para convertirse en una realidad vivida que se desarrolla como experiencia particular. Sin embargo la experiencia sobre el espacio no puede considerarse como un ejercicio únicamente individual, el espacio es una realidad construida por los sujetos pero en su experiencia social, en las múltiples disputas que se desenvuelven en la vida en comunidad. Son los colectivos humanos los que construyen el espacio en la complejidad de su manifestación física aunada a las relaciones de poder que tejen como grupos en la convivencia espacial. Las relaciones políticas son relaciones en y con el espacio geográfico, son relaciones de poder que ocurren en los marcos físicos de las comunidades políticas y que a su vez entrañan verdaderas disputas por organizar el territorio en pos de construir formas de dominación específicas2. Los miembros de una comunidad política desarrollan su actividades en un medio físico que los limita y también los conecta con otras comunidades, les impele a separarse de otras comunidades políticas a través de los limites espaciales, y en el ámbito interior obliga a que los sujetos organicen formas específicas de administración del poder, la cual por supuesto tiene una materialización en el territorio que ocupan. Es decir, que la relación estado-nacional es primera, y principalmente, una relación de orden territorial, de apropiación política del espacio, de segmentación y administración de los límites internos de las comunidades nacionales, y de demarcación, separación y relación con las comunidades vecinas: las fronteras naturales serían convenciones cuyo sentido real solo puede ser conferido por los límites políticos. En la guerra el territorio es esa construcción social que los actores armados tratan de modificar según sus propios intereses; por ello, analizar la guerra es estudiar las relaciones de poder desde diferentes perspectivas: los recursos económicos, la demarcación de los límites geográficos de la confrontación, la construcción de comunidades afectas a sus proyectos e intereses, la ocupación de los espacios para resolver las demandas logísticas de la guerra, en fin, en la construcción social de los territorios, cada actor armado, se preocupa que sus intereses sean resueltos favorablemente.

1. Actor- Territorio- Población: Consideraciones iniciales La dinámica de la guerra insurgente esta signada por un horizonte político- ideológico. En el marco explicativo de la acción subversiva juega un papel primordial la fundamentación que los alzados en armas dan a su lucha, de allí derivan un discurso que presentan a la sociedad y que contraponen a la fundamentación legitimadora en la que descansa el ejercicio del poder por parte del Estado. La violencia que desarrollan los insurgentes no es un recurso aislado de la fundamentación político-ideológica, al contrario debe ser entendido en el contexto de la caracterización que realizan sobre el sistema de dominación. Vistas así las cosas, la guerra insurgente, la guerra irregular, se desenvuelve a través de una acción violenta contra las agencias armadas del Estado y como una acción de construcción de legitimidades alternativas, de discursos contra

2

La discusión en este punto puede construirse de manera muy completa a partir de los textos de David Harvey especialmente el texto “Espacios del capital. Hacia una geografía critica” Editorial Akal, Madrid, 2007.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

hegemónicos. Es en este marco que se mueve la acción de los alzados en armas que tiene como teatro material de ocurrencia el territorio y la población que lo habita. Los actores se mueven dentro de zonas geográficas a las cuales dan características y connotaciones disímiles. En la relación del actor con la región es importante la actividad económica que se desarrolla en ella, en tanto que si la zona no es rentable en términos económicos y no hay posibilidad de impuestar, el actor armado irregular no podrá permanecer, y si lo hace será sólo de forma tenue y conectada estratégicamente con su centro de abastecimiento. La relación de los actores con el territorio, se inscribe en la posibilidad que ofrezca él mismo a la construcción de una economía de guerra que se inserta en las lógicas de acumulación económica convencional nutriéndose de ellas e incluso articulándose a su desarrollo desde enfoques claramente político- militares. En el desarrollo de las guerras irregulares la configuración física de la región ha ido perdiendo importancia: a los grupos irregulares, especialmente a la guerrilla, le interesó durante muchos años hacerse corredores de repliegue de sus fuerzas guarnecidos por accidentes geográficos, selvas o terrenos de difícil acceso. Se buscaba de esta manera mantener la ventaja en estas zonas lo cual los llevó en ocasiones a eliminar las obras de infraestructura, como puentes y carreteras, bajo el criterio que al hacerlo igualaban en condiciones técnicas al enemigo y mantenían la ventaja estratégica del conocimiento del terreno, esto ha ido cambiando con los nuevos modelos de confrontación militar impulsados por el Estado apoyados, ahora, en aspectos de inteligencia militar y técnica y en una nueva reconfiguración de las lógicas y percepciones del territorio. El territorio como espacio físico, es a la vez una bisagra de conexión con otras regiones, con otras poblaciones, con otros recursos. La conectividad juega un papel crucial, plantea un componente estratégico para una guerra que se pelea todavía militarmente a través de choques armados de combatientes, no obstante, la transformación que se han producido en las operaciones tácticas de las fuerzas militares del Estado, desplazadas hacia el campo de la inteligencia y la sorpresa aérea. Desde la óptica insurgente, los corredores estratégicos no son invenciones, son concreciones indispensables que aumentan o disminuyen el interés sobre el territorio. Los actores armados se mueven en medio de poblaciones y ellas a su vez guardan relaciones complejas con los armados. Varios elementos caracterizan a la población respecto a su actitud con el actor armado: en primer lugar su organización, especialmente el grado de cohesión y con ello su unidad en la gestión de necesidades, solución de conflictos y la interacción antes de la entrada del actor armado. Así las poblaciones con procesos organizativos exitosos y consolidados serán un campo poco fértil para la inserción del actor armado y éste tendrá que relacionarse con ellas mediante la intimidación o la agresión con el fin de romper las uniones y crear estructuras generadas por él mismo, excepto cuando estas organizaciones pueden estar signadas por trabajos políticos conectados con el actor armado o que le confluyen ideológicamente, en tal caso el actor tratará de cooptarlas y controlarlas. La radicalidad de la acción conjunta de la población y su capacidad de aislarse de la confrontación harán que el actor armado adquiera otra configuración. La persua-

21

22

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

sión, el trabajo político, la articulación social a procesos productivos, la coerción y la intimidación definen la naturaleza de los amarres relacionales entre los actores armados y la población en un territorio determinado. Así mismo, el actor armado puede encontrar organizaciones delincuenciales de mayor o menor grado de complejidad que pueden disputarle el dominio o pueden obstaculizar su presencia; ante ello, el actor puede tener diferentes formas de comportarse, desde la instrumentalización de los grupos de violencia común, como bandas o pandillas, hasta su combate frontal con el fin de garantizar su dominio y ganar algún grado de legitimidad. El actor armado también está signado en su accionar por las formas y apreciaciones en el ejercicio de la violencia que desarrolle. En algunos momentos la instrumentalización de la violencia es fundamental en el objetivo de causar terror y desplazar o demostrar su presencia y cohesionar. La violencia es diferente cuando el actor armado la usa contra su contrincante organizado que cuando lo hace contra la población que supone cercana a él. De la forma en que el actor decida la razón de la utilización de la violencia depende la naturaleza de los eventos de la misma: amenaza, agresión física, desplazamiento, despojo… hasta el asesinato y la masacre. La composición social del propio actor es también un factor de clasificación, así como la forma de adhesión de sus miembros y de encuadramiento y filiación al grupo3. El territorio es un espacio de confrontación política y militar por el ejercicio del poder en el cual los recursos y la población son un objetivo a ganar y la unidad de referencia a través de la cual se mide el desarrollo de la confrontación armada. El territorio adquiere múltiples formas que dependen todas de la manera en que se desarrolla sobre él la confrontación, la que no siempre es militar. Por esta razón, la población se mueve desde distintos ámbitos y posibilidades en las dinámicas del conflicto, como partícipe o receptora de las acciones que los actores armados desarrollan o de sus propias iniciativas de organización y resistencia. La particularidad que tienen las guerras irregulares es que un territorio puede estar inmerso en una confrontación armada y no tener en sus espacios ningún tipo de acción militar y, sin embargo, ser parte esencial de acumulación política y económica en el desarrollo de la confrontación, sin ser, necesariamente, corredores o zonas de influencia marcada o liberadas.

2. El poder de la ideología: la guerra irregular como guerra revolucionaria En lo militar el actor irregular se plantea objetivos tácticos, en ellos no hay una visión de los planteamientos político-ideológicos, aquí operan solamente las ventajas militares que pueda conseguir. Pero, en estas condiciones, la confrontación tendría una carga predominantemente militar y seguramente su legitimidad sería en extremo precaria. La característica que tienen las luchas irregulares es que unidos a

3

En el desarrollo de este apartado seguimos los planteamientos de Serje, Margarita. El revés de la nación. Territorios salvajes, fronteras y tierras de nadie. Bogotá: Uniandes-Ceso, 2005; Ortiz, Carlos Miguel. “Actores armados, territorios y poblaciones”. Revista Análisis Político No. 42, Mayo- Agosto, 2006. Bogotá.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

los objetivos tácticos y en un nivel de marco referencial, estarían los planteamientos político-ideológicos del actor armado que se constituyen como objetivos estratégicos. Los planteamientos tácticos en concordancia con los objetivos político-ideológicos, suelen sufrir distorsiones en su realización, los actores armados tratan de mantener sus acciones fieles a ellos, pues, en esencia, son los que justifican y dan sentido y significado a su lucha. En la guerra revolucionaria, toda la acción político-organizativa y toda acción militar descansa en una fundamentación político-ideológica, en unos principios que conectan la violencia y la organización política del insurgente.

a. La conexión entre la guerra y la política4 La política puede ser definida de múltiples formas, de hecho su carácter polisémico permite múltiples aproximaciones al concepto. Sin embargo, de manera particular en el ordenamiento social el ejercicio político se concibe como la acción a través de la cual se organiza el poder en una sociedad. Actuar en política no es otra cosa que disputar la conducción de la sociedad a través del ordenamiento de los medios materiales de dominación y de la creación de un aparataje institucional que permita el ejercicio de dicha dominación, todo ello amparado en la generación de un marco legitimatorio que garantice la aceptación a los detentadores del poder por parte de los dominados. La política así vista no excluye la utilización de la fuerza física y la violencia para garantizar el ejercicio de la dominación. La violencia física sobre los dominados es un recurso tan recurrente en la política que algunos autores5 llegan a afirmar que si bien la política no se expresa exclusivamente a través de la violencia, ésta sí es su medio específico. En este camino construyen la definición de poder político como la institucionalización de las relaciones de poder en la sociedad gracias a la cual un grupo puede apelar con exclusividad y universalidad al ejercicio de la fuerza sobre los dominados. Para otros autores, la violencia en la política no es en lo absoluto un recurso propio de la acción de construcción social del poder, sino por el contrario, su total negación. Para estos teóricos6, la política es por excelencia, el campo de construcción de los acuerdos sociales a través del ejercicio discursivo que permite llegar a consensos sin apelar ni al uso, ni a la amenaza de uso de la fuerza física. En estos dos extremos, estaría el ejercicio de la política propiamente dicha, es decir, la política sería a la vez conflicto y también consenso. Los grupos armados que disputan el poder político a través del ejercicio de la violencia conciben la política no solo desde el campo de la construcción colectiva de acuerdos y la búsqueda consensuada del bienestar general sino también desde la visión de la dominación articulada a la exclusión económica y social de mayorías

4



5



6

La discusión desarrollada en este acápite puede encontrarse de manera más amplia en el trabajo: Beltrán Beltrán, Santos Alonso: “Consideraciones en torno al concepto de violencia política”, Tesis de Grado, UN, Bogotá, 2004. En este espectro podrán ubicarse a Weber, Schmitt, Marx, e incluso al propio Hobbes. Ver Beltrán Beltrán, Óp. Cit. La política como campo de deliberación y la construcción de acuerdos puede ser vista en Arendt, Rawls, Habermas, etc. Ver Beltrán Beltrán Óp. Cit.

23

24

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

por minorías hegemónicas. Para los alzados en armas contra el régimen instituido, los detentadores del poder utilizan la violencia como puntal de su estrategia de dominación construyendo un discurso artificial y engañoso para mantener tanto su posición de dominadores como para legitimar el uso que hacen de la violencia contra los que se les oponen. De esta manera, si el poder instituido, minoritario e ilegítimo, como lo señalan los grupos insurgentes, utiliza la fuerza para garantizar su hegemonía, los dominados están también en la posibilidad de utilizar la violencia contra el poder del establecimiento. Esto lo consideran por excelencia político y denominan violencia política. La discusión sobre el carácter terrorista de la violencia política es en este sentido tan móvil como los fines que cada bando busca conseguir, de allí que para los alzados en armas contra el Estado la violencia que éste ejerce no es más que terrorismo de Estado, mientras que para el establecimiento y su gobierno de momento, la violencia de los insurgentes es solo terrorismo, una violencia minoritaria, ilegítima y criminal.7 La lógica de los alzados en armas contra el Estado va más allá de un simple ejercicio militar contra la fuerza pública toda vez que trae aparejada la construcción de un discurso que presente la causa insurgente como una respuesta legítima y justa contra un orden opresor. Para los alzados en armas, la política es tanto un ejercicio de construcción de legitimidades a través de la publicidad de sus objetivos, como un ejercicio de violencia contra lo que ellos denominan aparatos represivos del Estado. La frontera entre la política y la guerra es para ellos absolutamente flexible, hacer la guerra contra el Estado será el súmmum de la política. Estas organizaciones se consideran a sí mismas partidos en armas, auténticos partisanos, combinan la acción armada con la construcción partidaria y si bien pueden incurrir en las crueldades de la guerra, justifican su acción como efectos colaterales de una violencia justa por una causa justa. Esto permite ver que, para ellos, es lógico construir aparatos armados, como estructuras de partido, que por su naturaleza político-militar son en lo esencial un poder contra-hegemónico. El caso guerrillero es el más cercano a estas observaciones, el guerrillero se estima a sí mismo un partisano, su acción armada es una acción política que se despliega contra los dominadores, el fin último es transformar un estado imperante de cosas que juzga injusto en una nueva organización social, donde supone se realizarán los valores que en el estado actual ve negados. El guerrillero sintetizaría de esta manera al político y al militar, su estrategia de acceso al poder combinaría la construcción de bases sociales organizadas en aparatos partidarios afines a sus objetivos y el reclutamiento de efectivos para la formación de un ejército ligero, móvil y telúrico, en últimas un ejército irregular, contra la dominación. La relación entre el partido y el ejército es muy variada, puede ir desde la subordinación, la indiferenciación, hasta el desarrollo paralelo en términos de espe

7

No es nuestra intención entrar en esta discusión y solo la abordamos con el fin de mostrar lo cercano que está el ejercicio político de la acción violenta, tanto para mantener una configuración particular del poder, para defender al Estado, o para conseguir un nuevo orden político, para derrocar el Estado.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

cificidad de las competencias. El calificativo que se endilga a sí mismo el guerrillero es el de revolucionario y a su guerra la designa una guerra revolucionaria, de allí que el horizonte de proyección política subsuma a la acción armada y a la acción partidaria en una sola estrategia de toma del poder. En el caso colombiano, la lucha guerrillera ha tenido múltiples transformaciones, más aún en un conflicto interno que se ha prolongado por varias décadas. Estos cambios, han llegado a cuestionar el papel de los insurgentes como sujetos políticos que se enfrentan al poder instituido: la prolongación de la guerra interna, la degradación de los métodos por las partes, la irrupción del narcotráfico, la corrupción en la política y la comisión de crímenes de lesa humanidad le han restado brillo al carácter político de los actores insurgentes. Sin embargo, al actor insurgente, en este caso las FARC- EP, interesa mirarlo en la construcción política que realiza y la acción armada que despliega de manera práctica, en este análisis la lógica militar se relaciona, casi se subordina, a la lógica estratégica de la acción política.

b. La especificidad de la guerra irregular La guerra revolucionaria es una guerra irregular. El guerrillero, el insurgente, es un actor político-militar que disputa el poder al Estado. La tropa guerrillera es una tropa irregular: móvil, ligera y telúrica8. La irregularidad implica que a diferencia del ejército oficial, la tropa guerrillera combate en la ilegalidad y clandestinidad sin atenerse a los desarrollos normativos de la guerra entre ejércitos reconocidos y organizados. El insurgente como irregular no busca distinguirse de la población civil, ni da a conocer sus líneas de mando, no utiliza siempre armas convencionales, ni se rige por códigos conocidos y, fundamentalmente, basa su estrategia en la desinformación, en una amplia campaña ideológica y en las acciones militares contra objetivos enemigos que pueda atacar sin desarrollar, en principio, una campaña extensiva y total contra el ejército oficial. La irregularidad de la tropa insurgente le permite suplir la desproporción de fuerzas en el campo de batalla. La movilidad de los insurgentes es otra de sus armas fundamentales; les permite la dispersión y la concentración de tropas para asediar un objetivo o para dispersarse luego del ataque a las fuerzas oficiales9. Mientras que los ejércitos oficiales tienen dificultades para desplazarse por el territorio y por ello deben concentrarse en puntos específicos de la geografía para defender objetivos estratégicos o para iniciar desde allí campañas militares10, el insurgente puede moverse en unidades

En este sentido es necesario consultar: Schmitt, Karl: “Teoría del Partisano: Notas complementarias al Concepto de lo Político” 9 Ibíd. 10 En el caso colombiano entendemos que este problema del ejército oficial se habría solucionado a partir del rediseño institucional que desarrolló una combinación de emplazamientos militares estratégicos (bases de alta montaña), tropas ligeras de ocupación (Soldados campesinos) y unidades militares móviles especializadas (FUDRA, brigadas móviles). Además, la modernización de la Fuerza Aérea, el fortalecimiento de la Infantería de Marina y el mejoramiento de la inteligencia técnica y de la tecnología y el armamento coadyuvaron en este proceso. En ese sentido ver: Borrero Mancilla, Armando: “Los Militares: los dolores del crecimiento” En: “En la encrucijada: Colombia en el siglo XXI”. Bogotá. Editorial Norma. 2006. 8

25

26

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

pequeñas por todo el territorio y obligar a la dispersión de unidades oficiales fáciles de emboscar o generar la desprotección de objetivos atacables por la incapacidad de cubrimiento por parte del ejército. La movilidad del insurgente, le permite convertir el territorio nacional en un teatro de guerra extendida. La tropa insurgente es una tropa ligera que no se concentra en la edificación de emplazamientos militares estables que deba defender, ni utiliza armas que demanden una disposición territorial inmodificable11. El carácter de tropa ligera implica que el insurgente desarrolla una guerra de “golpes de mano”, acciones sorpresivas, limitadas en su capacidad de destrucción, significa que se desarrolla una estrategia conocida como la “guerra de la pulga”, una guerra de ataques y de dispersión. Para el insurgente, su diferencia fundamental con el delincuente común es su carácter ideológico y su compromiso político. Para teóricos de la guerra revolucionaria como Mao o Guevara, incluso para analistas desde la derecha como Schmitt, la ideologización del insurgente genera una enemistad política que lo impele a la acción armada, aun en desmedro de su propia vida y en pos de objetivos utópicos. La totalización ideológica que genera la adscripción partidaria neutraliza la visión del peligro y coadyuva a que la acción insurgente lleve a una guerra de enemistad ilimitada. Esta particular forma de percibir la guerra irregular ha sido aprendida y puesta en práctica por las estrategias de seguridad y defensa del Estado. En el nuevo ordenamiento de la guerra la fuerzas militares han avanzado en la “irregularizacion” de la confrontación, han fragmentado los ejércitos y los han convertido en actores de acción de guerras irregulares oficiales, soportadas en trabajos de inteligencia y contrainteligencia operativa estratégica, desarrollo técnico para la confrontación invisible y operación sorpresa sobre blancos estratégicos de alto impacto. El territorio y la población han adquirido una nueva dimensión en el conflicto que supera ampliamente la vieja concepción de la guerra, por una nueva, selectiva, focalizada y dirigida a recuperar el territorio, comprometer la población en el desarrollo de una estrategia de seguridad cada vez más societal. Grupos insurgentes y fuerza pública redefinen el escenario de la guerra en torno a las posibilidades que ofrece el territorio y la población en el marco de nuevas formas de operar, centradas en la transformación de sus tácticas militares y de guerra.

3. La dinámica territorial de la guerra irregular: el control del territorio y la organización política de la población La estrategia insurgente, implica una relación estrecha con el territorio y con la población. El guerrillero se desenvuelve como un combatiente de carácter telúrico: en una relación inescindible con el territorio. La guerra irregular se pelea en lógicas territoriales, en dinámicas de ocupación y abandono de territorios, de permanencias abiertas y veladas, de movilidad y subsistencia. Las condiciones geográficas influyen de manera importante en la guerra irregular, puede incluso que la ubicación del país impida que terceros interesados puedan brindar solidaridad

11

Schmitt, Karl: “Teoría del Partisano: Notas complementarias al Concepto de lo Político”.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

a los insurgentes o que el mismo tamaño de la región en conflicto sea un obstáculo, por ser demasiado pequeña, o que sus fronteras impidan la construcción de retaguardias o la consecución de recursos logísticos. A nivel interno, el territorio tiene variables que debe tener en cuenta el ejército insurgente: relieve, vías de comunicación, clima, vegetación, recursos naturales, la disposición territorial de los emplazamientos enemigos, sus nuevas formas de operar. La población es el caldo nutricio de la acción insurgente: “Afligido por su debilidad congénita, obraría como un atolondrado el insurgente que reuniese todas las fuerzas disponibles para atacar a su adversario de manera convencional, tomando por objetivo la destrucción de sus fuerzas y la conquista del territorio. La lógica aconseja llevar la lucha más bien a un terreno diferente en donde le sea más fácil equilibrar un tanto las desventajas físicas que corren en contra suya. La población representa este nuevo terreno. Si el insurgente se las arregla para disociar la población del contrainsurgente, para controlarla físicamente y contar con su apoyo activo, logrará triunfar en la guerra, porque en fin de cuentas el ejercicio del poder político depende del consentimiento tácito o declarado de la población o en casos extremos de su docilidad y sumisión” 12. En tanto combatiente telúrico el guerrillero parece no poder retirarse, no poder abdicar, su lucha es una lucha en el terruño, de allí es autóctono.13

a. La utilización del territorio: zonas de presencia y zonas de tránsito Hablar del territorio es hablar del ámbito físico donde se desarrolla la guerra y de los intereses de cada actor para controlarlo. En términos militares su principal utilidad es la presencia, el “dominio”, la acción sobre el ámbito territorial, que refleja la apuesta estratégica del actor armado en la consolidación de sus objetivos de guerra, por ello anota Rangel: “cada zona y cada departamento tienen un interés estratégico distinto para cada grupo irregular, en función de su ubicación geográfica y de las ventajas militares que pueda derivar de él, de la presencia de recursos económicos que puedan ser potencialmente objeto de depredación o de su importancia política.”14 Sin embargo, la forma en la que se ejerce el dominio sobre la zona no es solo con la presencia directa sobre el territorio: si bien la presencia de tropa del actor armado, de manera continua y visible sobre el territorio, es una de las más apreciables formas de control, este dominio también se puede ejercer a través de la creación de redes de apoyo, de alianzas con otros actores armados que hagan presencia en el territorio; además el dominio no es constante, ininterrumpido, sino una acción móvil, fractal, una acción discontinua y dinámica. Así las cosas, el dominio no es sólo presencia total de combatientes sobre el territorio, o acción solitaria y absoluta de uno de los actores, pues ésto supondría la ausencia de los contendores armados y de las “interferencias” que desarrollan David Galula. “La lucha contra la insurrección” Barcelona. Editorial Herder. 1965. Ibíd. 14 Rangel Suárez Alfredo: “Dinámica reciente de la confrontación armada en Cundinamarca”, Vicepresidencia de la Republica, Bogotá, 2006. Pág. 1. 12 13

27

28

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

sobre el dominio. El actor armado “utiliza” el territorio de manera estratégica y realiza acciones de fuerza sobre él, acciones que tienen respuesta variada de los demás actores.15 Pero además la acción sobre el territorio puede incluir la alianza con actores armados ilegales que hacen presencia, como bandas, grupos delincuenciales, organizaciones de vigilancia. Esta mixtura entre la jerarquía y la verticalidad de la organización armada y la flexibilidad de las organizaciones criminales de la zona conforman una red que permite el dominio del actor.16 La organización armada mantiene sobre el territorio una relación compleja que va más allá del dominio se habla de: zonas de expansión, dominio, tránsito, refugio, retaguardia...17 La acción militar del insurgente entonces, clasifica las zonas de acuerdo con la dinámica militar y político-organizativa que pueda forjar en ellas. Para el insurgente habrá zonas de bases regulares: zonas con guarnición de tropa en las que puede realizar adiestramiento, reentrenamiento y educación política a la tropa, en el momento de consolidación esta zona permite al insurgente establecer un gobierno que le sea proclive y al que pueda influenciar abierta y directamente en las pautas económicas, impositivas y de desarrollo de la zona; zonas de guerrillas: territorios con presencia de tropa insurgente pero sin la estabilidad de emplazamientos militares permanentes para el adiestramiento o la organización y sin la posibilidad de influenciar ni construir el gobierno territorial, en sí zonas con algún grado de control insurgente pero en constante combate con las fuerzas oficiales aptas solo para la movilidad o el repliegue, en éstas estarían los corredores de movilidad; zonas ocupadas: porciones de territorio donde el despliegue del ejército oficial impide la presencia abierta de los insurgentes y estos solo actúan en unidades pequeñas y clandestinas.18



15



16



17



18

Como lo anota Salazar y Castillo: “Generalmente se tiende a construir una geografía básica de la confrontación armada dividiendo el mapa en municipios de dominio y de disputa, sin embargo en muy pocas ocasiones se entra a discutir lo que se entiende por dominio (…) el dominio de una organización armada o de una coalición de ellas sobre el territorio es una noción ideal y abstracta (…) excluiría en forma absoluta las acciones militares de organizaciones enemigas y supone también el monopolio absoluto de las armas dentro de sus límites (…) no es lo que se observa en la realidad (…). Los territorios descritos como de control por parte de una organización armada o de una coalición de ellas, o en disputa dependen de la interacción estratégica” Salazar, Boris y Castillo, Maria del Pilar: La hora de los dinosaurios, Bogotá: Editorial Centro de estudios de la realidad colombiana, 2001. Pág. 64. En este sentido: “Un estudio sobre el departamento de Cundinamarca de 2005, reconoce que en esta zona de Colombia en donde se encuentra la capital del país, los grupos armados actúan precisamente en forma de red. Conforman redes de distintos niveles de mando y se apropian de “mal” de la zona que quieren controlar a través de una particular forma de outsourcing que les permite comprar los servicios e organizaciones criminales menores que completan las funciones de ejercicio de violencia sin que sean las propias organizaciones (…) dado que las organizaciones ilegales no pueden permanecer estáticas en la zona que quieren controlar (serían capturadas) garantizan su movilidad haciendo que organizaciones criminales establezcan controles sociales en las zonas de interés” Salamanca, Manuel E. “Una visión compleja sobre un sistema de conflicto armado: el caso de Colombia” Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional. Consultado en: .. Rangel Suárez, Op.cit.; Ver también Ortiz, Carlos Miguel. “Actores armados, territorios y poblaciones”. Revista Análisis Político No. 42, Mayo- Agosto, 2006. Bogotá. El objetivo del insurgente será transformar las zonas ocupadas en zonas de guerrilla y estas a su vez en zonas de bases regulares. Ver David Galula. “La lucha contra la insurrección”; páginas 102-103.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

En el caso de zonas de tránsito o corredores estratégicos, son áreas de conexión que permiten la aproximación a zonas de importancia estratégica. Estos corredores permiten el tránsito de unidades armadas para realizar atentados, acciones de financiamiento como secuestros y extorsiones, asedio de estructuras de las fuerzas enemigas, entre otro tipo de acciones propias de la irregularidad de la confrontación. También son líneas que conectan territorios de presencia armada y organizativa del actor entre sí a través de zonas de baja presencia u hostiles. Un corredor estratégico garantiza el acercamiento, tránsito y repliegue de la tropa. Pero especialmente un corredor estratégico no es una zona de dominio constante sino una franja territorial que permite asegurar temporalmente el desplazamiento, garantiza la permanencia transitoria de unidades militares móviles o que facilita el suministro de la logística.19 El uso de los corredores estratégicos tiene dinámicas diferentes: si la acción es de defensa del objetivo estratégico, el corredor garantiza la acción del “adentro” hacia el “afuera”; de tal forma, se fortalece la acción defensiva al “blindar” el objetivo estratégico; en el caso del asecho del objetivo estratégico, el corredor permite el acercamiento del “afuera” hacia el “adentro”, el cerco, el copamiento militar del objetivo y el repliegue. La acción de los actores armados entre sí, en relación con los corredores estratégicos, es solidificar los propios e interrumpir los del adversario; la lógica es clara: asfixiar al adversario militar (política, organizativa, logística y militarmente) y afianzar sus frentes de organización y finanzas. Además del tránsito, el corredor permite blindar las zonas de dominio del actor armado, en este sentido romper el cerco o cercar es el objetivo de la consolidación del corredor estratégico.

4. La expansión de los actores irregulares: copamiento territorial y consolidación política Las organizaciones insurgentes en su proceso de expansión desarrollan una serie de pasos y tareas que, aplicadas de manera secuencial, permiten la ocupación de nuevas zonas y la utilización, para ello, tanto de recursos de la región como de una relación particular con la población. Si bien este proceso puede variar es posible descubrir una serie de regularidades, por tanto se puede afirmar que existe una estrategia de crecimiento que implica una relación tríadica entre el actor armado, la población y el territorio a ocupar. Una primera fase podría denominarse de pre-insurgencia, que corresponde a una etapa de identificación de los liderazgos al interior de la población con el fin de empatar con el trabajo político de la organización armada.20 La organización per

19



20

Ver: Cadena Montenegro, José Luís: “La Geografía y el Poder. La Territorialización del Poder en Colombia: El Caso de las FARC”. UPTC, 2002, Bogotá. Mimeo: “un corredor es una ruta de movilización, una línea de aprovisionamiento político y militar” Pág. 245. En el documento de la vicepresidencia de 2006, se asegura que la preinsurgencia corresponde a una primera etapa en la que “emerge un liderazgo en respuesta a agravios domésticos o influencias externas” Rangel Suárez, Alfredo. Dinámica reciente de la confrontación armada en Cundinamarca. Bogotá: Vicepresidencia de la República, 2006.

29

30

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

mea la región y desarrolla un primer trabajo de inteligencia que busca conocer la población, ubicar posibles puntos de apoyo, además promueve la radicalización del discurso en la población identificando los temas neurálgicos de su situación en materia económica (tenencia de la tierra, relaciones de explotación agrominera, formas de adscripción laboral...), política (denuncias de corrupción o gamonalismo en la zona) y social (acceso a la salud, la educación y discriminación social). En esta primera etapa el movimiento inicia ligeros acercamientos a la población y no se muestra como una fuerza armada, sino que sus miembros aparecen como campesinos o activistas de paso por la zona. Estos activistas hacen parte de las llamadas “comisiones de masas” o “comisiones de organización”, destacadas desde las unidades militares para el acercamiento a la población o para el fortalecimiento de los vínculos en las zonas donde ya hay presencia. La intención, en primer lugar, no es reclutar sino crear confianza y desde allí garantizar el trabajo político militar posterior.21 La segunda aproximación, en términos de inteligencia, consiste en levantar la información sobre los líderes y las personas con autoridad civil en la región, además de una primera información sobre familias o individuos pudientes en términos económicos.22 Terminada la fase de proximidad, con la información sobre los temas neurálgicos para la población, la identificación de los líderes, autoridades de la región e ilustración preliminar frente a posibles fuentes de financiación, el movimiento envía nuevamente a la comisión o ésta continúa en los alrededores para estrechar aún más los lazos con la población civil con el objetivo de probar la fidelidad de los posibles apoyos identificados. En este momento inicia la relación económica con el movimiento donde incluye que algunas personas de la población compren víveres, los transporten y en ocasiones permitan el alojamiento de los insurgentes. Los apoyos civiles iniciales deben ahora comenzar a desarrollar funciones de “inteligencia de combate” trayendo información en bruto sobre la ubicación de los puestos militares y la cantidad de efectivos que se encuentran en cada guarnición o instalación militar.23 Luego de esta etapa la comisión parece crecer, es decir, un mayor número de combatientes empieza a verse por los alrededores y la población se percata de que el actor armado está ya en la zona porque se deja ver en las veredas, de camuflado y

21



22



23

En el caso de las FARC, esta etapa es descrita en un reportaje de la revista Semana: “La comisión de trabajo de masas de las FARC llega hasta las veredas remotas, son tres o cuatro guerrilleros del grupo. En ocasiones visten de camuflado llevan los rifles terciados y los brazaletes que los identifican como miembros de la guerrilla. A veces llegan de civil, saludan a los dueños de la casa como si los conocieran de toda la vida. Conversan un rato, los ayudan a lavar la loza o a hacer el almuerzo. Mientras tanto ellos hablan de la debilidad del estado, de que ellos son la autoridad y que están allí para protegerlos. Los convencen. Su intención conocer la familia y lograr su simpatía.” Así reclutan las FARC. En: Semana On line, 17 de Julio de 2006. Consultado en diciembre de 2007. “En estas comisiones se determina quiénes son los líderes de la región o municipio, que pueden ser los miembros de las JAC, los alcaldes, curas, gerentes de banco y todas aquellas personas que se encuentran en cargos de poder… realizamos los estudios socioeconómicos donde conocemos s los hacendados y terratenientes de la región. Averiguamos quienes de ellos han robado sus tierras y como ha sido el proceso de crecimiento” Peña, Carina. “La guerrilla resiste muchas miradas”. Análisis Político Nº32, Diciembre. Bogotá: IEPRI-UN, 1997. Pág. 96. “Terminan la visita y regresan a las dos semanas. Pasan, echan un vistazo, saludan y piden favores: que les traigan arroz, carne, granos y que de paso miren cuantos policías y militares hay en la zona” Así reclutan las FARC. En: Semana On line, 17 de Julio de 2006. Consultado en diciembre de 2007.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

armados. En este tiempo, como demostración de haber llegado un poder armado que busca consolidarse en la zona, el movimiento insurgente realiza acciones de fuerza que se orientan a la “limpieza de la zona”: amenazar, desplazar y en ocasiones asesinar a ladrones, vagos o personas “indeseables” (abigeos, violadores, etc.), que en opinión de la propia población generan caos e inseguridad. El fin primordial en este caso es presentarse como un orden nuevo capaz de controlar la zona, ejercer la violencia en forma sancionatoria y ejemplarizante. La gente empieza a ver en el actor armado una instancia de juzgamiento y castigo más expedita y efectiva que la del propio Estado.24 Cuando la presencia militar es más clara, y la población ve al actor insurgente como la fuerza sancionatoria y efectiva en la región, el movimiento está listo para pasar a la fase de organización que busca consolidar la presencia política, fortalecer las redes de apoyo e iniciar el reclutamiento en la zona.25 La presencia militar en el sector también asegura la iniciación del financiamiento vía rentas extorsivas, gestionadas a través de la vacuna (extorsión periódica a actividades económicas), el “boleteo” (extorsión ocasional a individuos), las retenciones (secuestros extorsivos) y el asalto a instituciones financieras de la comarca. Sin embargo, la violencia no es el primer recurso del movimiento para asegurarse su financiación sino que una comisión llega hasta la potencial víctima y le insta a “colaborar voluntariamente”; si se niega, la organización armada inicia el asedio que puede terminar con la retención, el asesinato de personas cercanas, o de la propia víctima26. Las políticas de financiación causan inconformismo pero el movimiento armado las presenta como acciones necesarias que no afectan a la población en general sino a los detentadores del poder o el capital en la zona, así se transforma un secuestro en retención económica, el boleteo o vacuna en impuesto revolucionario y el asalto a bancos o entidades oficiales en recuperaciones para la revolución.27 Luego viene la etapa de consolidación que implica ataques a unidades militares de las fuerzas oficiales o lo que la insurgencia denomina “orden público” (Peña Carina 1997) y el asentamiento en la zona a través del desarrollo de milicias. La

24



25





26



27

En ese sentido ver Rangel Suárez, Alfredo: Guerreros y políticos: dialogo y conflicto en Colombia (1998-2002). Bogotá: Intermedio Editores. 2004. Pag.151 y ss.; Rangel Suárez, Alfredo. Guerra insurgente: conflictos en Malasia, Perú, el Salvador y Colombia. Bogotá: Intermedio editores. 2001. Pág. 438 y ss – 657 y ss. Sobre el carácter de la justicia en la insurgencia ver Aguilera Peña, Mario. Justicia guerrillera y población civil. Lima : Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines. Nº Temático: Violencia colectiva en los países andinos. 2000. Disponible en: “fase de organización: construcción de infraestructura, reclutamiento de insurgentes, y adquisición de provisiones así como consolidación del apoyo local” en el estado de la confrontación. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. Panorama actual de Cundinamarca. Bogotá: Vicepresidencia de la República, Diciembre 2001.. Pág. 60. Hasta donde se pudo constatar por las entrevistas realizadas por el autor no hay violencia para obligar al ingreso, lo que la opinión pública conoce como “reclutamiento forzado”, pero una vez se ha optado por entrar al movimiento armado es imposible salir libremente toda vez que esta conducta es tipificada como deserción, un delito que puede conducir a “consejo de guerra” y a sanciones que van desde los trabajos físicos hasta el fusilamiento. “Claro que cuando llegamos a una región es difícil convencer al burgués de la importancia del plan. Esos cambios por tanto es necesario hacerlos por medio de la violencia” Peña, Carina. “La guerrilla resiste muchas miradas”. Análisis Político Nº32, Diciembre. Bogotá: IEPRI-UN, 1997. Pág. 96. Entrevistas realizadas a excombatientes de FARC.

31

32

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

consolidación militar del movimiento insurgente trae aparejada afianzar los organismos de trabajo comunitario al interior de la población, la identificación de zonas de retaguardia, campamento en casos de ataque de la fuerza pública, el desarrollo de proyectos económicos de la mano de colaboradores en el área (almacenes, bombas de gasolina, comerciantes, ganaderos…), y como ya se mencionó, el control del orden a través de grupos de milicias enquistados en la población.28 En tanto esto se produce, la organización está lista para desarrollar una guerra de guerrillas y transitar hacia el desdoblamiento a otra zona reiniciando el proceso.29 Para que todas las estrategias sean exitosas es necesario un equilibrio entre la acción armada y la organización de la población civil, pues la hipertrofia de cualquiera de las dos puede generar una crisis al interior que degenera, a su vez, en un militarismo sin arraigo en la población o en la imagen de debilidad del movimiento armado. Esto origina la incapacidad de financiarse y convertirse en el poder hegemónico de la región. Las condiciones esenciales para la expansión y consolidación de la insurgencia se dan por la sincronía y el desarrollo armónico de las dos caras del accionar subversivo en la población: mantenimiento de la fuerza militar, que debe ser suficiente para controlar o eliminar otras formas de violencia y para aguantar ataques y soportar ofensivas de la fuerza pública, lo cual es imposible de lograr sin la segunda, el apoyo civil fuerte y nutrido, con lo que se despoja de toda legitimidad a las autoridades locales, al gobierno central y a la fuerza pública. Para ello el movimiento armado debe en primer lugar procurar el financiamiento de la fuerza armada, sin que descanse sólo en las rentas extorsivas sino que éstas se acompañen y combinen con la colaboración financiera voluntaria, además con las actividades económicas propias de la organización. Esta colaboración solo es posible si el movimiento armado logra leer las dinámicas organizativas y reivindicatorias de la población civil: el tipo de estructura agraria (correlación entre aparcería, posesión y latifundio); desarrollo político campesino (radicalismo anterior o trabajo político reivindicativo previo), cultura rebelde y movilización campesina (pasado insurgente, aparatos y estructuras organizativas

28



29

“Algunos llaman a esto fase de Guerra de guerrillas: desarrollo de tácticas usadas para atacar al gobierno (hit and run) extensiva actividad política insurgente”. Rangel Suárez, Alfredo. Dinámica reciente de la confrontación armada en Cundinamarca. Bogotá: Vicepresidencia de la República, 2006. Pág. 60. Galula describe el proceso como una estrategia amplia y totalizadora: en primer lugar se precisa de un partido que construya, manipule y difunda una causa política para cohesionar a sus miembros y convencer a las capas populares afectas a la estrategia revolucionaria, el partido debe funcionar con un aparato de organización legal, abierta y pública, pero también con una rama clandestina y conspirativa; el segundo paso implica la creación de un frente amplio, dirigido por el partido, en sí un ropaje de masas del que se recubre el partido para revertir su carácter minoritario y débil hacia una organización amplia de masas de la que va reclutando cuadros para la insurrección; en el tercer paso comienza la aparición de acciones de guerrilla, ataques a las tropas oficiales en las que la movilidad, la irregularidad de los insurgentes, infringen desmoralización y desconcierto a las tropas emplazadas en la zona; a continuación, en un cuarto momento, se pasa a la guerra de movimientos, estrategia militar mas asentada territorialmente, con desplazamiento de unidades grandes de tropas insurgentes y con objetivos militares de mayor envergadura, en esta etapa el partido está listo para tomar la conducción político-administrativa de la región de manera abierta y desafiando al poder central. Finalmente vendrá la aniquilación total, la expulsión de las tropas oficiales, la creación de un gobierno de transición, y la reiniciación del proceso en otra zona.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

de la población)30. La colaboración es por supuesto necesaria pero no suficiente y en ocasiones a la voluntad la acompaña la fuerza, la obligatoriedad para que la población se articule a la acción “revolucionaria”.31 Así las cosas, la lectura es compleja, busca poner en conexión las relaciones de actores armados, población y territorio32. De esta manera la guerra no es una confrontación meramente ideológica sino principalmente de estrategia y organización militar, y por supuesto, de las dinámicas propias de los cruces e interferencias entre los actores. Pero los actores armados no son los únicos participantes en la guerra: la población civil también juega un papel protagónico, no es simple víctima de la guerra, también construye estrategias de acción en términos racionales que implican aceptar, rechazar, abastecer o utilizar económicamente a un actor armado o aliarse con otro. La dinámica del conflicto armado y en especial el desarrollado en Colombia, está sujeta a las diferentes características que presentan los actores armados y no armados, la población y el territorio; la interacción de estos elementos complejiza el desarrollo de la confrontación armada. La guerra no es una actividad estancada, la acción sobre el territorio es fuertemente dinámica. Los avances tecnológicos pueden hacer que la utilización del territorio varíe, que la presencia física se construya de maneras cada vez más complejas. En el caso de la guerra entre un actor armado irregular como la insurgencia y un actor institucional como las fuerzas armadas del Estado, la iniciativa tecnológica parece estar más del lado de las tropas oficiales que de los rebeldes. Los cuantiosos recursos que el Estado invierte para el mejoramiento de sus capacidades de hacer la guerra, en muchas ocasiones rebasan con creces las cuentas que los actores irregulares obtienen a través de las rentas extorsivas, de tal forma que mientras el Estado puede dar gigantescos saltos técnicos, la

30



31



32

Ver: Wickham-crowley, Thimoti: “ganadores perdedores y fracasados. Hacia una sociología comparativa de los movimientos guerrilleros latinoamericanos”. En: Eckstein, Susan: “poder y protesta popular. Movimientos sociales latinoamericanos” Siglo XXI Editores México 1989. Así lo reconoce el entrevistado del frente 22 por Carina Peña: “la violencia revolucionaria es un elemento necesario para la transformación social… las colaboraciones con la revolución se hacen por susto, por temor o por simpatía con el movimiento… el terror también funciona porque lo reconocen a uno. Después con el trabajo de masas la imagen cambia” Peña, Carina. “La guerrilla resiste muchas miradas”. Análisis Político Nº32, Diciembre. Bogotá: IEPRI-UN, 1997. Pág. 96. Siguiendo a Rangel: El crecimiento de los Frentes será pues una operación de suma importancia, implica un ciclo en el cual se estudia la zona a través de una comisión de guerrilleros de civil que llegan a la región, realizan el levantamiento de información principalmente sobre la población, su composición, la actividad económica y la presencia del ejército y la policía. En un segundo momento esta misma comisión inicia un trabajo político destacando las contradicciones económicas y sociales, permeando organizaciones sociales de base y vendiendo la legitimidad de la lucha armada. Pasado este acercamiento inicial, una vez identificado tanto las posibles bases de apoyo social como la ubicación y presencia del ejército o enemigo, la comisión guerrillera empieza a dejarse ver como guerrilleros, se uniforma y transita por la zona, realiza acciones de limpieza social contra delincuentes comunes (abigeos, ladrones, drogadictos, etc.) con el fin de ganar legitimidad y demostrar poder. En la tercera etapa la presencia guerrillera es más evidente, hay mayor número de combatientes y se va consolidando como el actor armado de la región pero este ejercicio no es en lo absoluto mecánico implica una valoración del territorio en muchos aspectos, al punto que desde lo económico podría constituirse en zona de importancia de acuerdo a los recursos que genera y la forma en la que se pueden instaurar rentas extorsivas, en lo político en atención a la presencia o no de trabajo organizativo pueda ser permeado, y en lo militar en cuanto al carácter de la zona en su relación con las necesidades inmediatas del conflicto y la captación de bases poblacionales.

33

34

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

insurgencia apenas puede echar mano de técnicas de guerra relacionadas con formas rudimentarias de enfrentar a las tropas oficiales. Sin embargo, de manera paradójica, este punto puede aun ser una ventaja estratégica para los alzados en armas. Así pues, más que el territorio como espacio físico la población se convertirá en el indicador de la balanza en la correlación de las fuerzas en contienda33. Con la superioridad técnica a favor de las tropas oficiales que les permite la utilización de herramientas sofisticadas en la detección de los emplazamientos enemigos para ser bombardeados a distancia, con altísima precisión y bajo costo para sus propias fuerzas, los insurgentes se enfrentan a la necesidad de entablar relaciones más estrechas con las poblaciones que les permitan generar mayores volúmenes de información sobre los movimientos del ejercito estatal, pero que además sirvan de escudo estratégico para lanzar ataques a la fuerza pública. En este sentido los campamentos alejados de los centros poblados, ocupados por numerosos efectivos insurgentes y en una relación simplemente logística con los centros poblados tenderán a desaparecer para dar paso a pequeñas unidades fuertemente conectadas con las dinámicas sociales que se presentan en las poblaciones, con tareas de hostigamiento de unidades policiales y militares que hagan presencia en la región, recolección de finanzas en los centros urbanos y construcción de redes de apoyo que puedan incluir actores delincuenciales como pandillas, bandas dedicadas al narcomenudeo y en fin, múltiples manifestaciones de delincuencia común. Los insurgentes antes que transitar a una nueva etapa de la guerra están regresando al manual de guerrillas clásico que aconsejaba que la relación del insurgente con la población sea la ventaja estratégica más importante que tienen a la mano. La presencia sobre el territorio vuelve a hacer la manifestación más concreta de la guerra, hoy en ella se exigen a fondo los actores.

5. Las nuevas dinámicas del conflicto armado en Colombia En las dos últimas décadas (1990-2010) el desarrollo del conflicto armado interno ha sufrido sustanciales transformaciones. Durante este periodo la dinámica del mismo ha girado en torno al crecimiento y profundización de las confrontaciones irregulares entre los diversos actores armados y las instituciones; la disputa por el control territorial y poblacional; la articulación creciente de las economías ilegales del narcotráfico al desarrollo de la guerra; la inserción e influencia de los actores ilegales en el campo institucional, económico y político - local, regional y nacional; la transformación de las entidades de la fuerza pública, de las estrategias de combate y lógicas de guerra; el involucramiento sistemático de la población civil en las tareas de seguridad y defensa orientadas por el Estado y la creciente internacionalización del conflicto en el marco de las políticas de seguridad global. Esta situación demanda repensar el conflicto colombiano en sus múltiples y complejas dimensiones, así como en sus repercusiones e impactos estructurales desde una óptica que lo enmarca en el desarrollo del conflicto global armado.

33

Esto parece reflejarse de manera muy notoria en los últimos análisis sobre el conflicto armado luego de la terminación del mandato de Uribe Vélez. Ver especialmente: Ávila, Ariel. “La guerra de las FARC y la guerra contra las FARC” En: www.nuevo arcoíris.org.co. Consultado enero de 2011.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

Los analistas del conflicto cada vez están más de acuerdo en la necesidad de releer las practicas y procesos mediante los cuales éste se ha ido transformando, en la medida en que ya no se explica con los tradicionales modelos analíticos e interpretativos, demandando nuevos enfoques los cuales examinen las mutaciones que él mismo ha tenido en el ordenamiento de los conflictos del mundo de la globalización neoliberal, y en las expresiones que este adquiere en los contextos regional y local. Bajo esta perspectiva resulta de la mayor necesidad dejar de mirar el conflicto como un fenómeno estrictamente doméstico entre grupos armados, fuerza pública, narcotráfico y delincuencia común para observarlo en el ámbito del reacomodamiento del escenario estratégico global, donde el país se articula como agente de seguridad en la órbita de influencia especifica de los Estados Unidos, en un momento en que esta potencia ve comprometida su presencia regional por el surgimiento de nuevos competidores y la creciente dificultad política para mantener fuerzas avanzadas en territorios nacionales cooperantes. La nueva configuración del conflicto global genera una confrontación por el dominio hegemónico donde se disputa el control territorial del planeta, el sistema de relaciones económicas internacionales a través del cual se accede a los recursos estratégicos, tangibles e intangibles, del mundo globalizado. La irrupción de adversarios irregulares e híbridos, que operan por fuera de los usos y costumbres de la guerra, combinando métodos y medios irregulares han obligado a una política de seguridad global que opera con un modelo de confrontación institucional, donde se combinan enfoques y doctrinas tradicionales de defensa con prácticas irregulares de guerra, aplicadas a las políticas de seguridad y defensa global. La creciente irregularizacion de las operaciones militares ha forzado el desarrollo de capacidades específicas de las fuerza militares estadounidenses y de sus países aliados para operar en contextos claramente irregulares en territorios estratégicos y frente a poblaciones y Estados en disputa. Esto ha impuesto la integración de todas las fuerzas en una única estrategia de guerra potenciando y unificando recursos, reclamando cooperación activa de la comunidad internacional para afrontar el nuevo modelo de guerra compartiendo costos y responsabilidades frente a enemigos, que han sido globalizados en la política de seguridad dominante la cual se fija como propósito esencial el mantenimiento de la paz militar mundial, la seguridad global, estabilidad y confianza de los inversionistas de la economía global, al amparo del discurso de defensa de la libertad, la democracia y los derechos humanos. La seguridad global corresponde, en la concepción norteamericana, a su propia seguridad nacional lo cual implica construir un ambiente estratégico internacional que se comprometa en garantizar la defensa del territorio de Estados Unidos, sus ciudadanos e intereses económicos estratégicos frente a un posible ataque, mediante la disuasión, seguridad cooperativa, defensa avanzada o respuesta militar a cualquier modelo de agresión; a mantener la disuasión mediante la preservación del potencial convencional y reforzamiento del poderío nuclear, el sostenimiento de la presencia avanzada, el patrón de despliegue global y el fomento de los acuerdos de seguridad con terceros países; a reforzar la seguridad cooperativa mediante el fomento de compromisos bilaterales y multilaterales o la prestación de asistencia y ayuda militar directa a socios y aliados de Washington; a responder a cualquier crisis que surja

35

36

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

en cualquier punto del planeta, que puede abarcar desde la asistencia humanitaria a la guerra convencional o nuclear contra adversarios avanzados, pasando por el combate irregular, operaciones de cambio de régimen o de construcción nacional, con el propósito de triunfar en cualquier conflicto, bien sea convencional, irregular o hibrido y asegurar el pleno dominio militar en toda la gama de operaciones.34 Es en el marco de esta proyección militar norteamericana con planes de cooperación, ayuda y presencia militar que se entiende la política de seguridad democrática de las administraciones Uribe y Santos. La lectura nacional de las formulaciones generales de la política de seguridad global estadounidense adquiere una particular forma en su implementación, que se ha venido manifestando de manera explícita en las transformaciones organizacionales y operativas de la fuerza pública contra la insurgencia, el narcotráfico y el crimen organizado en el país y que ha impactado de manera significativa las relaciones con la población civil y el mapa demográfico y humanitario.

a. Las transformaciones de la fuerza pública en el campo operativo Un conjunto de manifestaciones y prácticas de nueva naturaleza han trasformado sustancialmente las formas de operar de la fuerza pública en el marco del diseño estratégico y táctico formulado por la política de la seguridad democrática y en concordancia con la agenda de seguridad global. Así, en el combate contra los grupos armados se ha buscado alcanzar la victoria militar mediante un modelo operativo en el que se combinan las formas convencionales de la confrontación militar, con formas irregulares e híbridas que se fijan como meta la destrucción física de las unidades guerrilleras o la disrupción funcional de las mismas. En el plano convencional se incrementa el número de efectivos pretendiendo mantener la supremacía militar, dando cobertura a todo el territorio nacional en el ejercicio monopólico del poder de la fuerza, se proyecta modernizar mediante reformas la institución militar creando nuevos ordenamientos en la articulación de las líneas de mando, procurando la estabilización y reconstrucción de las fuerzas armadas a través de cadenas de mando unificadas y nuevos protocolos de actuación. Sin embargo, la gran innovación se ha producido en el ámbito de lo operativo táctico que ha intensificado un modelo de combate irregular e hibrido, donde se combina la capacidad existente de combate tradicional, en particular la inclusión coordinada de la aviación militar dotada de modernos recursos del desarrollo militar tecnológico con la inteligencia técnica y humana en el despliegue de operaciones especiales, el establecimiento de un modelo de relaciones de cooperación civil-militar aplicados a la seguridad – informantes, cooperantes, guarda bosques, familias en acción- y la creación de unidades de confrontación polivalentes y flexibles que se fijan en el mediano y largo plazo objetivos estratégicos de alto impacto. La ejecución de estos cometidos se realiza siguiendo una serie de preceptos: Primero, conseguir la plena unidad de esfuerzo, mediante la acción conjunta o conjunto-combinada, entre el poder político y el poder militar en la optimización

34

Guillermo Colom Piella, El nuevo concepto estadounidense para el empleo de la fuerza militar. ARI, No 70, págs. 2-3. 23-04-2009. Área Seguridad y Defensa.

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

de las acciones de gobierno dirigidas a dar el mayor respaldo orgánico y presupuestal a la fuerza pública y la implementación de nuevas prácticas institucionales de dicha fuerza, que define la acción unificada del mando militar en concordancia con el poder y el control político. Segundo, la selección de los objetivos operacionales busca no desgastar las fuerzas en el combate cotidiano y de bajo impacto, sino en la consecución de objetivos que garanticen un más amplio y duradero resultado; se reconoce la dificultad para descubrir y destruir los centros de gravedad de los adversarios irregulares y los mecanismos de reproducción y renovación parcial de los mismos, lo cual obliga a dar especial énfasis a la inteligencia operativa y a fijarle objetivos estratégicos de alto impacto (Los miembros del Secretariado y el Estado Mayor Central). Tercero, dadas las particularidades operativas de este modelo de confrontación irregular se combinan las capacidades conjuntas, de todas las fuerzas y sus distintas unidades con el propósito de maximizar los efectos creados y evitar emplear distintas coordinaciones que añadan sin resultados mayor complejidad a la conducción de las operaciones. Así mismo, se ha establecido, que siempre que la situación lo requiera –bien sea por razones políticas u operativas- , se actuará indirectamente a través de socios y aliados (contratistas y paramilitares), en posibilidades que podrían entrañar la necesidad de la conducción de operaciones encubiertas. El nuevo modelo busca garantizar la autonomía operativa de la fuerza conjunta en todas las dimensiones (tierra, mar, aire, espacio, ciberespacio e información), lograr la flexibilidad operativa con el diseño de una estructura modular que permita crear las unidades de fuerza óptimas para el desempeño de cada misión e implementar una política de comunicación, que informe a la opinión pública doméstica e influya en las audiencias internacionales en relación con aspectos relativos a los éxitos de las operaciones militares. La nueva estrategia de confrontación adopta varios cambios en el comportamiento de la estructura de fuerzas y el catálogo de capacidades militares, soportados en las acciones de inteligencia dirigidas hacia blancos no estrictamente militares. Así, se busca lograr equilibrio entre lo operativo utilizando procedimientos convencionales, irregulares e híbridos; lo funcional político legitimando socialmente el discurso de la seguridad, encontrando respaldo social y voluntad política para su acompañamiento y, lo territorial mediante el diseño de un nuevo patrón de despliegue sobre la población, acorde con una nueva concepción militar estratégica, a través de la recuperación social de territorio (acción integral). En general, el nuevo modelo operativo deberá satisfacer una amplia gama de cometidos que van desde acciones de combate de impacto inmovilizador contra fuerza insurgentes detectadas, asumir la modalidad de guerra irregular, la recuperación y permanencia en el territorio, estabilización de la seguridad e, incluso, cuando sea necesario y la acción lo amerite, operaciones encubiertas y clandestinas. En este modelo se destaca la tendencia explícita a requerir y actuar, “siempre que la situación lo requiera”, con la asistencia militar estadounidense a través de consultoría, mercenarios -contratistas- ayuda económica y operativa directa en la conducción de operaciones encubiertas.

37

38

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

6. Guerras en red y guerras asimétricas La irregularizacion generalizada de la confrontación armada, no solo de parte de la insurgencia, sino igualmente de las fuerzas institucionales, ha generado que una y otra compartan estrategias, tácticas y métodos de las guerras irregulares, con propósitos y resultados distintos. La guerra en red, constituye la particular forma operativa que se viene implementando de manera predominante en los escenarios de la posguerra fría, a la cual se ha visto obligada la institucionalidad armada colombiana a recurrir para poder ofrecer resultados. Las últimas dos décadas mostraron a un alto costo en vidas y legitimidad para el Estado que los ejercicios masivos de fuerza frente a unos enemigos que, si se pusieran en fila, no constituirían una sola división del ejército nacional, no servían más que para colocar muertos, llenarse de inválidos y dejar un profundo resentimiento entre la población afectada por sus operaciones militares ciegas. El mayor problema que afrontan los Estados con los ejércitos convencionales es que son muy costosos, destructivos, ineficientes en la confrontación de los riesgos y amenazas a la seguridad y la defensa, prácticamente están dedicados a defenderse a ellos mismos. Esto ha suscitado que se conforme un nuevo tipo de ejército para enfrentar un nuevo tipo de guerra irregular en red, donde el conflicto deja de consistir en enfrentamientos masivos en una dinámica entre los que se esconden y los que los buscan y son golpeados, para pasar a una dinámica de encontrar y golpear sin ser detectados, la sorpresa giró del lado de la insurgencia al lado de las fuerzas institucionales. La fuerza pública mejoró su capacidad de encontrar al enemigo. La red física de pequeños puestos avanzados adquirió nueva vida con la red social de informantes dispuestos a colaborar con ella. La fuerza pública pasó de recibir a golpear en las zonas de operaciones ciegas, a encontrar al enemigo escurridizo, a través de pequeños cuerpos de descubridores organizados en redes, que convocan la acción contundente de destrucción por la vía de la sorpresa del bombardeo dirigido de alta precisión. Las organizaciones insurgentes fueron las primeras en utilizar una forma de guerra que les permitió sacar el máximo partido a sus escasos recursos: el despliegue en enjambre. Se trata de una forma de ataque con unidades pequeñas procedentes de varias direcciones para atacar un objetivo de importancia estratégica o que atacan muchos objetivos menores al mismo tiempo para desgastar las fuerzas enemigas y diezmar su moral de combate. Ese modelo de guerra les dio resultados a las guerrillas mientras las fuerzas institucionales combatieron de manera regular y convencional, cuando éstas transformaron sus formas operativas hacia una creciente irregularizacion y la hicieron acompañar de pacientes tareas de inteligencia humana y técnica, revirtieron los resultados y detuvieron el avance de la insurgencia en el campo militar. La guerrilla y el establecimiento se cruzaron en el camino, la primera tomó la decisión de marchar hacia la guerra de movimientos y hacia la construcción de ejército, la segunda, tomó la decisión de marchar hacia la irregularizacion de la guerra y la conformación de unidades de combate en red con blancos definidos de alto impacto, soportadas en recursos tecnológicos de punta y apoyados por fuerzas

Capítulo 1 / Actor armado, territorio y población

convencionales de combate. Las armas de asalto dejaron de existir y le dieron paso a los explosivos con profundas repercusiones sobre el territorio y la población. El retorno de la insurgencia hacia la guerra de guerrillas, puede ser visto como una situación de regresión necesaria para enfrentar un modelo de guerra que se irregularizó; el paso de la fuerza pública hacia el combate irregular puede ser visto como un retroceso hacia delante obligado por las necesidades del modelo de conflagración al que se vio enfrentado. Esa guerra irregularizada es distinta. No es la vieja guerra irregular determinada por las limitaciones y carencias del adversario, sino que es un modelo de guerra irregular que echa mano de todos los recursos tecnológicos al alcance de las fuerzas que se confrontan. Así, es una guerra irregular sofisticada, capaz de llevar a cabo ataques simultáneos contra objetivos de alto impacto, de una y otra parte. En donde “la concentración de fuerzas será sustituida por una distribución de fuerzas ubicuas e intangibles, capaces de ejercer presión en todas partes y de ser derrotadas en ningún lado”35. En la nueva estrategia de guerra ya no se trata de enviar un gran número de soldados a sitios conflictivos, convirtiéndolos en blanco de un enemigo invisible, sino de enviar pequeñas fuerzas invisibilizadas con tareas específicas para encontrar y destruir el enemigo, con la idea que una forma de guerra irregular solo se derrota si es confrontado por otra forma de guerra irregular. Esas nuevas estructuras de guerra funcionan según un sistema en el cual se establece una estrecha relación en redes de combate entre “sensores y tiradores”. Esto es, entre quienes ubican el objetivo y quienes disponen de toda la capacidad de fuego existente para su aniquilación. Así, las unidades de combate del ejército son más pequeñas, rápidas, menos caras y más letales. El trabajo en red y la táctica de enjambre son las claves organizativa y doctrinal para resolver el rompecabezas estratégico de la nueva guerra. Hoy estamos inmersos en un conflicto cuyas transformaciones generan nuevas incertidumbres y complejidades con la mutación de los actores tradicionales y la irrupción de nuevos actores, dinámicas, riesgos y amenazas de distinta naturaleza e intensidad articuladas a un sistema operativo de redes guiado por lógicas aleatorias que combinan contradictorios intereses. Desde esta perspectiva la caracterización del conflicto Armado en Colombia pasa necesariamente por el estudio y análisis de la relación entre actores armados, población y territorio, cuando ésta se fija como propósito llamar la atención sobre la situación de la población, resultante de las nuevas dinámicas del conflicto y del cruce de los diversos intereses sociales, políticos y económicos de los actores sobre el territorio, así como de las disposiciones y acciones institucionales dirigidas a garantizar el ejercicio del monopolio del poder político del Estado sobre el mismo, en el marco de los requerimientos y obligaciones que establece la economía global.



35

Liddell Hart, en John Arquilla, Las nuevas reglas de la guerra. FOREING AFFARS. ABRIL – MAYO 2010

39

Segundo Capítulo COMANDO CONJUNTO CENTRAL Flujos y Reflujos Diana Marcela Moreno Guerra

En este capítulo abordaremos el estudio y análisis del Comando Conjunto Central (CCC) de las FARC-EP, estructura de la organización que abarca la zona geográfica de los departamentos de Tolima, norte del Huila, Caldas, Risaralda, Quindío y la parte sur occidental de Cundinamarca. Para la presentación de esta estructura se ha ordenado el documento en seis partes: en la primera se realiza una georeferenciación del área de operaciones del CCC de las FARC-EP intentando construir lo que sería la región central del país, contrastándolo con las propuestas y dinámicas de otros actores; en una segunda se elabora una contextualización histórica de la presencia del grupo insurgente en la región antes de su nacimiento como FARC, verificando cuales han sido las causas estructurales que permitieron la emergencia del actor y su crecimiento en el año de 1964; en la tercera se observa el desarrollo del conflicto a través del accionar de la guerrilla en el territorio teniendo en cuenta el contexto político-económico que se presenta en los años setenta, ochenta y noventa, la incursión de nuevos actores armados de corte parainstitucional, el surgimiento de economías ilícitas y, la expansión de las FARC-EP en el territorio partiendo de las conclusiones y proyecciones de la Octava Conferencia guerrillera de 1993; en la cuarta se analiza su actual repliegue luego de los Diálogos del Caguán durante el gobierno de Andrés Pastrana y la incursión de la Política de Seguridad Democrática de Álvaro Uribe Vélez; en la quinta se indaga por la incidencia de los grandes megaproyectos, como fuente de confrontaciones regionales; finalmente, una sexta presenta lo que ha significado la arremetida frontal de la seguridad democrática contra la estructura del Comando Conjunto Central.

42

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

1. Área de operaciones del Comando Conjunto Central La región central del país donde hace presencia las FARC-EP a través del Comando Conjunto de Central, no es una unidad territorial claramente definida como lo podría ser el Magdalena Medio o el Urabá, en donde los determinantes geográficos, socioeconómicos y culturales han establecido unas características que han permitido identificar la configuración de una región reconocida por casi todos los actores institucionales y no institucionales a pesar de mantener aun algunas discrepancias sobre las fronteras que conforman dicha zona. Por el contrario, la delimitación de la zona central de Colombia varía según el lugar desde donde se estudie o el objetivo que se tenga en su delimitación. Este trabajo parte de las características geomorfológicas y espaciales para luego poderla ubicar como un escenario de confrontación armada, como un territorio en disputa, conforme a lo planteado en el capitulo anterior en lo referente a la relación entre actores armados- territorio-población. Desde el punto de vista geográfico y climatológico la zona central se corresponde con lo que se conoce como la Región Andina de Colombia, la cual se extiende en un territorio de 282.450 km2 aproximadamente conformada por las tres cordilleras y los valles de los ríos Cauca y Magdalena. Administrativamente se distribuye entre los departamentos de Nariño, Cauca, Valle del Cauca, Risaralda, Quindío, Caldas, Antioquia situados entre las cordilleras central y occidental y los departamentos de Huila, Tolima, Cundinamarca, Boyacá, Santander, Norte de Santander situados entre las cordilleras central y oriental. Además de las unidades administrativas anteriores se extiende también sobre el extremo occidental de Putumayo, Caquetá, Meta, Casanare y Arauca, al igual que en el extremo sur de Bolívar y Córdoba, atravesando de esta forma el país desde el suroccidente al nororiente. (Mapa No. 1) La región andina es la zona más poblada de Colombia aglutinando casi el 70% de los habitantes del país, la mayoría en áreas urbanas, y en ella se sitúan las tres principales ciudades: Bogotá, Medellín y Cali, al igual que otros centros de importancia económica, industrial y cultural como Bucaramanga, Cúcuta, Manizales, Pereira, Armenia, Ibagué, Neiva, Popayán, Pasto y Tunja. Concentra además la mayor cantidad de recursos hídricos gracias a la presencia de páramos y montañas nevadas de gran altitud que oscilan entre los 4000 y los 5000 metros sobre el nivel del mar, entre los que se destacan el páramo de Sumapaz (Cundinamarca), Las Hermosas y Miraflores (Tolima), Santo Domingo (Cauca), Cumbarco y Chili (Quindío); los nudos de Paramillo, Santurbán y Pastos, la sierra Nevada del Cocuy y los Nevados del Ruiz y del Tolima. Gracias a su geografía de montaña que la constituye en bosque andino, la región es rica en pisos térmicos posibilitando que sus tierras sean de las más productivas del país para la agricultura teniendo una alta producción de café, azúcar, algodón, arroz, papa, trigo y flores. De su subsuelo rico en minerales se extraen sal, esmeraldas, petróleo, oro y plata. Vista desde la capital de la república, la constitución de la región centro tiene un sentido que responde más a los intereses económicos y la sostenibilidad territorial encaminados a la conformación y consolidación de una región-centroperiferia bajo un esquema de alianzas estratégicas entre los sectores públicos y

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Mapa No. 1. Área de operaciones del Comando Conjunto Central en la Región Andina privados de Cundinamarca, Boyacá, Meta y Tolima, cuyo eje esencial se ubica en la ciudad de Bogotá. La significación de la región central del país surge de la firma del acuerdo de voluntades para la cooperación regional hacia el desarrollo humano sostenible, construida desde las posibilidades y vínculos que el Distrito Capital le puede ofrecer a las regiones circundantes, estableciéndose como eje articulador del desarrollo y estimación de las particularidades para la planeación del territorio36. Desde una lógica militar, el Ejército Nacional realiza su propia configuración estratégica del territorio nacional a través de la conformación de las “Unidades Operativas Mayores” o “Divisiones”, las cuales son las encargadas de dirigir y proyectar las operaciones militares en todos los departamentos del país. De esta forma han repartido la geografía colombiana en ocho divisiones, siendo la Quinta División la destinada a la región central del país por medio del despliegue de su fuerza armada en lo que consideran como la Unidad Operativa Mayor o unidad más grande del

36



Región central de Colombia. Génesis del proceso de integración. Acuerdo de voluntades para la cooperación regional hacia el desarrollo humano sostenible. Alcaldía Mayor de Bogotá. 2004. En: http://www.sdp.gov.co/resources/xav_region_central_colombia_inicioproceso.pdf

43

44

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

país, cuyo centro de mando se encuentra ubicado en Bogotá. Cubre un área de 87.367 Km2, con jurisdicción en los territorios de Cundinamarca, Boyacá, Cauca, Huila, Meta, Santander y Tolima, con un total de 323 municipios en los que habitan un aproximado de 12.741.097 habitantes. Está integrada por las Unidades Operativas Menores: Primera Brigada (Tunja), Sexta Brigada (Ibagué), Novena Brigada (Neiva) y Décima Tercera Brigada (Bogotá)37. Desde la perspectiva de las FARC-EP y su propio ordenamiento, el Comando Conjunto Central (CCC), Adán Izquierdo, despliega su accionar en un área geográfica de aproximadamente 58.987 Km2 ocupada por 169 municipios pertenecientes al Tolima, Caldas, Risaralda, Quindío, el norte del Huila y la parte suroccidental de Cundinamarca. Esta zona geográfica cuenta con una población aproximada de 4.426.171 habitantes de los cuales el 72% vive en áreas urbanas o en cabeceras municipales y sólo el 28% radica en áreas rurales. Hasta el año 2008 la presencia del Comando Conjunto Central de las FARC-EP en el centro del país se ejercía por medio de los frentes 17 y 66 o “Joselo Lozada” proveniente del norte del Huila; 21, 25, 50, 55, “Jacobo Prias Alape” y las compañías móviles “Héroes de Marquetalia”, “Jacobo Arenas” y “Tulio Varón” en el departamento del Tolima. A través de los frentes 50 y 66 y la compañía móvil “Aurelio Rodríguez” en la zona del Eje cafetero (Caldas, Quindío, Risaralda y el extremo sur de Antioquia); del frente 47 proveniente de Antioquia, que apoya las acciones del 50 en el norte de Caldas. Los anteriores son reforzados en la parte sur occidental de Cundinamarca en cercanías con Bogotá, por los frentes 22, 52 y 55 y las columnas móviles “Abelardo Romero”, “Che Guevara”, “Joaquín Ballén”, “Manuela Beltrán”, “Policarpa Salavarrieta” y “Juan José Rondón” pertenecientes al Bloque Oriental. La importancia que tiene este territorio para las FARC-EP radica en el hecho de que en él la organización tuvo sus orígenes y ha tenido presencia histórica en las regiones del sur del Tolima en límites con Huila y Cauca; concentra zonas con fuerte influencia tradicional del Partido Comunista, como es el Tequendama, sur de Cundinamarca y el Páramo de Sumapaz, frontera con Tolima, Huila y Meta. De igual forma, el norte y occidente del Tolima constituyen importantes corredores estratégicos que comunican al movimiento con el noroccidente y el suroccidente del país; uno en la parte norte, a través de los Páramos de Miraflores y Cumbarco, comunica con los departamentos de Quindío, Risaralda y Caldas, principalmente a través de los municipios de Génova, Pijao, Córdoba, Calarcá y Salento en el Quindío, permitiendo la conexión con el Bloque Noroccidental o Iván Ríos; otro en el área occidental, en el Páramo de Las Hermosas, cordillera central, comunica con el Valle conectando con los municipios de Pradera y Florida, y el Cauca con Corinto, Tacueyó y Toribio hacia el Comando Conjunto de Occidente. Así mismo se comunican con el Bloque Oriental, por medio de los municipios limítrofes entre el sur del Tolima y el norte del Huila atravesando los valles del río Magdalena; y por el oriente del Tolima y el Páramo de Sumapaz hacia Cumaral en el Meta.

37

Tomado de la página del Ejército Nacional. http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=89534. Datos actualizados con fecha 2009-02-08, revisados el 15 de agosto de 2010.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Mapa 2. Presencia Frentes CCC (2008) Sin embargo este despliegue regional de la fuerza guerrillera de las FARC-EP se ha visto modificada en la medida en que los golpes sufridos en los dos últimos años por el CCC, han obligado al repliegue de los frentes a nuevos territorios e inclusive han implicado prácticamente la desaparición de algunas compañías móviles existentes como veremos adelante. (Mapa 2)

2. Contexto Histórico El surgimiento del hoy conocido como Comando Conjunto Central, Adán Izquierdo de las FARC-EP, podemos ubicarlo temporalmente en los históricos hechos que dan origen a la organización guerrillera en los años cuarenta, cincuenta y sesenta en Tolima, Huila, Cauca, Caquetá, Meta y Quindío, principalmente enmarcado social y políticamente por tres factores: el conflicto por la tierra; la confrontación bipartidista y la influencia del Partido Comunista en las zonas mencionadas. Aunque es de resaltar que estas dinámicas no se presentan uniformemente en la región, la relación de estos factores sí determinan una configuración socio-espacial específica, que permitió el impulso y desarrollo de una forma particular de lucha social: la vía armada.

45

46

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Los orígenes del bloque están esencialmente determinados por el contexto social, político y económico que potenció la guerra civil no declarada conocida como La Violencia, en donde la principal forma de presencia de la administración central se identifica con el aparato represor del Estado, estando aún las formas de gobierno nacional circunscritas a las líneas políticas de los dos partidos tradicionales. De esta forma, la respuesta estatal frente a los brotes de violencia presentados en las zonas de colonización campesina como la del sur del Tolima, nororiente del Cauca y norte del Huila, se produce cuando se vislumbran estos alzamientos como fuentes de nuevas violencias que amenazan con expandirse más allá de las fronteras regionales en las que surgieron. A pesar de ello, el transcurrir de los acontecimientos presenta en la propia zona de estudio algunas diferenciaciones que no la hacen homogénea, como son las particularidades analizadas en el sur del Tolima y el Quindío, dado que en el primero el conflicto social se encuentra fuertemente relacionado con el problema de la reforma agraria no resuelta (problema por las tierras), mientras en el segundo la violencia se encuentra ligada más con las actividades económicas comerciales, producto de las rentas cafeteras; si bien en ambos departamentos el conflicto partidista marcó fuertemente el derrotero de la confrontación. En la zona del Tolima, la violencia se remonta a las primeras décadas del siglo XX momento en el cual se exacerban entre colonos y terratenientes las disputas por la adquisición de terrenos baldíos, su titulación y la ejecución de las diversas leyes sobre prescripción que desde 1874 se crearon en el país y que se ubican como parte del origen del conflicto por la tierra. Se suma a esta situación, los conflictos que a este respecto tenían origen indígena, en el cual juega un papel fundamental en la organización de las comunidades del sur del Tolima en los años veinte, Manuel Quintín Lame, líder indígena que organizó la resistencia en pro de la protección y respeto de los territorios que hacían parte de los resguardos del Cauca y Tolima. Frente a la propiedad y la posesión de la tierra debemos señalar que son factores cardinales que se revisten de poder cuando se hallan concentrados en latifundios en cabeza de unos pocos gamonales o terratenientes, quienes a través de sus extensas propiedades, no solo determinan la correlación de la fuerza laboral y el provecho económico resultante de tal correlación, sino que contribuyen decidida y eficazmente a la reorganización política regional, tal como se reflejo en las grandes haciendas y que, en gran medida, motivó los alzamientos campesinos. “(De tal forma) Es preciso recalcar que la hacienda no era sólo una unidad productiva; era también una unidad política y social, un centro de poder con capacidad para imponer reglamentaciones a la conducta y a las relaciones de las personas que caían bajo su jurisdicción. La hacienda, desde esta óptica, se comportaba como una unidad feudal de la cual el latifundista era el amo y señor, entonces la lucha de los campesinos contra la hacienda, es contra un régimen político y social”.38



38

MARULANDA HERRÁN, Adriana. “La cuestión agraria y su incidencia en los orígenes de las FARC-EP”. Universidad de los Andes. FESCOL. 2003. Página 12.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Sin embargo, junto con la problemática por la tierra propia de colonos, arrendatarios agrícolas y aparceros, se comienza a vivir fuertemente la lucha de los jornaleros y peones agrícolas insertos en la etapa de transición entre relaciones sociales de producción no capitalistas y relaciones capitalistas a partir del ingreso de la agricultura empresarial en 1945. En aquel momento el Partido Comunista ya había comenzado a tener una fuerte incidencia en la región del sur y oriente del Tolima, con el ascendiente de las luchas agraristas de los núcleos campesinos desarrolladas en los años veinte en la región del Sumapaz y el Tequendama, en donde desde antes que el partido liberal organizará los primeros grupos de autodefensas campesinas en medio de la confrontación bipartidista, ya existían focos de resistencia y organización comunista como respuesta a la violencia oficial. “Hay que organizar, de inmediato, en todas partes comités, comandos y brigadas para la defensa de la vida y de las libertades ciudadanas, en los barrios, fábricas, transportes, minas, haciendas, ingenios, veredas, para que las masas obreras y campesinas estén en capacidad de dar una respuesta efectiva y contundente a los agresores reaccionarios”.39 Así para 1949, los comunistas organizan la autodefensa de masas teniendo en Jacobo Prias Alape a uno de los principales líderes de las fuerzas agraristas; mientras los liberales van constituyendo grupos campesinos que posteriormente conformarán guerrillas de carácter familiar40 entre las que se destacan las comandadas por Pedro Antonio Marín (Manuel Marulanda Vélez)41, la de sus primos del viejo Caldas los Loayza, la de los hermanos Borja en la parte central del departamento, entre otros grupos de campesinos armados que actuarán durante el ciclo de violencia liberal-conservadora. En medio de la confrontación bipartidista que principalmente se origina en las extremas purgas por los cargos oficiales, que cada partido desarrolla contra su oponente una vez asume el poder, se presentan acercamientos entre los movimientos campesinos liberales y comunistas dando paso en 1950 a la Conferencia Guerrillera Unificada de la cual surge el Estado Mayor Unificado del Sur al mando de Isauro Yosa y Gerardo Loayza concentradas en El Davis (Tolima), pero quienes posteriormente, por diferencias ideológicas, presentarán claros desacuerdos en lo relacionado con la resolución del tema agrario y las concepciones comunitarias e individuales sobre la propiedad de la tierra, lo cual fragmentaría a largo plazo este naciente proceso de unidad guerrillera. Sin embargo, la importancia que tiene este primer proceso de unidad entre combatientes en resistencia contra la violencia oficial concentrados en El Davis42,

39



40 41



42

Documento emitido por el Comité Ejecutivo del PCC, 7 de noviembre de 1949. Tomado de MEDINA GALLEGO, Carlos. “FARC-EP 1958-2008: Notas para una historia política”. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, 2009. Pág. 77. Óp. Cit. MARULANDA HERRÁN, Adriana. Página 36. Manuel Marulanda Vélez es oriundo de Quimbaya, hacía parte del grupo de campesinos que tuvo que abandonar su tierra para emigrar al Tolima. MATTA, Luís Alberto. “Colombia y las FARC”. Txalaparta, 1999. Pág. 31. “El comando del Davis era ya como una concentración de guerrilleros, donde había liberales y comunistas; estaba ubicado en Chaparral en el Tolima; ellos llegaron al Davis y trajeron la ideología del Partido Comunista y el Marxismo Leninismo; ya habían preparado hombres y campesinos con cierto conocimiento y dominio de ese tipo de ideología; del Davis empezaron a desplazar cuadros, a llevar la orientación y la dirección al conjunto del movimiento campesino”.

47

48

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

radica no solo en la organización con miras a constituir un fortalecido aparato guerrillero, organizado de forma similar a la institución militar del Estado, con distribución, controles y disciplina militar43; sino fundamentalmente en la propuesta concreta de organización campesina en que se constituye el sistema de agricultura y ganadería de carácter colectivo, adelantada por el conglomerado social y familiar participantes del proceso que aquí se gestaba, en cabeza de los dirigentes guerrilleros y con una férrea disciplina militar. Así aunque la mayoría de los pobladores de esta iniciativa son de origen liberal, el Partido Comunista era la fuerza dirigente y quienes adoptaron formas organizativas de carácter comunitario con economía y trabajo colectivo en el cual primaba la centralización de los productos y cosechas para ser redistribuidos entre todos posteriormente, bajo un modelo más cercano a las propuestas comunistas de administración44. “Esta organización civil-militar, surgida en el proceso de crecimiento de la acción guerrillera, en esta primera etapa, se inspiraba en el sistema de funcionamiento de los cuarteles de tropa y en la organización y dirección civil de una ciudad. Era la fusión de estas dos formas orgánicas adaptadas a las condiciones en que se manifestó la vida en el Destacamento y con las limitaciones objetivas y subjetivas que puedan anotarse. ¿Cuál es su causa primordial? La existencia de una población no combatiente compuesta por ancianos, mujeres, niños, que habían corrido al monte al lado de los guerrilleros, porque confiaban en que los protegerían de la violencia. Es una situación conformada por las mismas condiciones nacionales y locales que hicieron posible la aparición de la guerrilla con tales características.” 45 La anterior es una forma directa de hacer frente a la guerra, a los hostigamientos y señalamientos de manera pacífica, dando muestra fehaciente de su interés común por convivir en paz, trabajar la tierra y generar prosperidad.

43



44



45

Al respecto ver: MARULANDA VÉLEZ, Manuel. “Cuadernos de campaña”. Ediciones Abejón Mono. Colombia, 1973. Pág. 12: “El Destacamento de El Davis fue fundado en la cumbre de una montaña que se empina partiendo de la hoya hidrográfica de la quebrada La Lindosa. Hacia el sur el terreno es cortado por la profunda depresión en cuya parte más baja se alberga el lecho del arisco río Cambrín. El sitio ya ostentaba tal nombre pero solo vino a popularizarse cuando los hombres de la guerrilla lo tomaron en cuenta para establecer aquí la sede central de toda una cadena de destacamentos. (…) Aquí imperaban una organización y disciplina militares. Se habían construido galpones adaptados para dormitorios, controlados y cuidados por sus respectivos servicios de guardia. Su organización militar era semejante a la de las guarniciones del Ejército. En el curso de 24 horas permanecía un personal destacado en la guardia distribuido entre el ocupado en los distintos puestos de vigilancia y el disponible. Estaban debidamente organizadas las Compañías, Escuadras y Guerrillas como la unidad básica. La guardia de prevención comprendía centinelas avanzadas, patrullas internas y externas y unidades destacadas en lugares claves como polvorín, enfermería, almacén de ropa y en algunos otros servicios. Había casinos para la tropa, suboficiales y oficiales debidamente organizados. Los productos que llegaban a la sección de economía distribuidos por el ecónomo y su cuerpo de ayudantes; en forma gratuita y de acuerdo a las necesidades tomando en consideración la existencia disponible. Había una sección de enfermería servida por personal específicamente instruido y un departamento de control de ropa dónde cada semana el combatiente entregaba sus prendas al lavado y recibía limpias las que había llevado la semana anterior. De este importante servicio se encargaba la organización de mujeres que nombraba cada semana un equipo para cubrirlo.” Ibídem, Pág. 12. “El trabajo se distribuía en varios frentes. El de trabajo comprendía labores agrícolas de siembra, desyerba, cosecha, preparación de tierras etc. El de combate se organizaba en guerrillas “rodadas” para operaciones lejanas, guerrillas de emergencia para enfrentar cualquier ataque, servicios de exploración, reconocimiento y comunicaciones.” Ibídem, Pág. 13.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Después en 1952, se adelanta la Primera Conferencia Nacional Guerrillera en el municipio de Viotá (Cundinamarca) y coordinada por Guadalupe Salcedo, combatiente de los Llanos, quien anuncia su autonomía respecto del directorio liberal debido a que los altos dirigentes del partido habían desaprobado abiertamente su lucha. Es en este momento donde por primera vez se asume que la pelea debe además de alcanzar una reforma agraria, procurar la toma del poder para la constitución de un gobierno popular y democrático, consigna de suma importancia que comienza a cualificar el proceso en la medida que la mayoría de guerrillas de los años cincuenta fueron organizadas principalmente para confrontar el terror de la violencia bipartidista y no como proyecto político de toma del poder46: “…la tarea prioritaria del gobierno popular y democrático era la realización de una reforma agraria que respondiera al principio de que la tierra era para el que la trabajara. “47 Sin embargo, las conclusiones de esta primera conferencia guerrillera no son acatadas ni por las guerrillas liberales ni por las de los Llanos, estos últimos quienes se asumen bajo una posición más radical y promueven sus propias leyes, “Las leyes del Llano”48, que prácticamente coinciden con la llegada al poder del General Rojas Pinilla, en 1953, quien adelantará la llamada “pacificación” a través de una amnistía hacia las organizaciones armadas, con lo cual logra la desmovilización de varias agrupaciones guerrilleras entre ellas la de Guadalupe Salcedo de los Llanos, otras de Antioquia y el Tolima, pero no así la de Jacobo Prias y Manuel Marulanda en el sur Tolima. La resistencia asumida por Prias y Marulanda a la ofensiva militar que se adelantó contra quienes no se desmovilizaron, los condujo a moverse en compañía de sus familias y de la población que les servía como base de apoyo a través de las denominadas Columnas en Marcha, trasladándose de El Davis, municipio de Rioblanco Tolima, hacia nuevos localidades más al sur del departamento, viéndose obligados a asentarse en zonas de tradición política liberal, ajenas a sus orígenes y convicciones comunistas lo que dificultó su acoplamiento en el nuevo territorio. A pesar de ello, la incipiente organización va fortaleciendo su estructura en la medida que trasciende los conflictos bipartidistas, tomando cuerpo alrededor de las orientaciones e ideario comunista y dando nacimiento a nuevos liderazgos apartados de la dirigencia de los partidos tradicionales. Es así como se van reactivando las autodefensas de masas en Tierra Adentro, Cauca, en el sur del Tolima ahora como guerrillas móviles al mando de Ciro Trujillo, las de Cunday Tolima comandadas por Isauro Yosa (comandante Lister) luego de la llamada guerra de Villarrica. En 1955 es fundada Marquetalia como una de las “repúblicas independientes” por Jacobo Prias (Charro Negro) en lo que anteriormente era el Támaro (Tolima). Entre tanto en la zona del Quindío en la subregión del Eje Cafetero, antes el Viejo Caldas y en gran parte del norte del Tolima, la violencia se remonta a los

46



47 48

Sánchez, Gonzalo. “Guerra y política en la sociedad colombiana”. El Ancora Editores. Bogotá, 1991. “No se puede en consecuencia olvidar que en Colombia las guerrillas de los años cincuenta surgen al principio como una forma de organización forzada para confrontar el terror y no como parte de un proyecto político –insurreccional para la toma del poder, del Estado o del gobierno”. Pág. 37. Adriana Marulanda Herrán, Página 38. Primera Ley del Llano de 1952 y la Segunda Ley del Llano de 1953 de tendencia socialista.

49

50

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

años 50 –época de los aplanchadores49, chulavitas y pájaros50- cuando tuvo lugar la lucha sangrienta entre conservadores y liberales en el marco de la violencia política desatada por el asesinato del dirigente liberal Jorge Eliécer Gaitán51. Durante este período los conservadores al mando de la policía y órganos militares cometieron toda clase de atropellos contra los campesinos que “olieran” a liberal, extendiendo su afán por perseguir liberales por todo el departamento, convirtiéndose en el principal detonante en la constitución de autodefensas campesinas para hacer frente a la violencia. No obstante, la conformación de estas cuadrillas liberales en el departamento no tuvo el éxito esperado, mucho menos lograron asentarse y tomar la fuerza necesaria para su conservación52. En buena medida esto se debe a las particularidades con que los terratenientes hicieron frente a la confrontación a través de la distribución y administración de sus haciendas, las posibilidades que brindaba la renta del café y la constitución sólida de nuevos agentes económicos más desprendidos de la propiedad de la tierra: los comerciantes, tenderos, administradores y jornaleros. De un lado, la gran hacienda cafetera a pesar de verse envuelta en la confrontación fratricida no sufre profundas modificaciones en cuanto a la propiedad de la misma, pues parte de sus propietarios deciden marcharse de forma temprana a las ciudades en busca de seguridad, dejando sus predios al cuidado de administradores o mayordomos de confianza del mismo partido, los cuales reciben un salario y no son considerados campesinos. Otros terratenientes deciden desconcentrar sus propiedades lo que se designa “latifundio disperso”53, que consiste en dividir el latifundio artificialmente en varios minifundios titulándolos a nombre de terceros o poseyendo un mismo individuo diferentes propiedades de mediano tamaño en distintos lugares del municipio, situación que además de favorecerlos al quedar exentos del pago de obligaciones con los trabajadores de la hacienda, daba la sensación de una falsa igualdad social y distributiva de la tierra, evitando a su vez ser identificados como terratenientes. Este hecho hizo precarizar las condiciones de los jornaleros al hacerse imposible su sindicalización por la amplia fragmentación de

“La aplanchada fue el término acuñado en el habla de la población del Quindío para designar las azotainas que desde 1949 solían propinarse en poblados y aldeas a los liberales, sirviéndose del plan machete”. Se les denominaba aplanchadores a los civiles conservadores que realizaban esta práctica en los municipios donde la proporción del partido de gobierno (conservador) era más considerable. Estos aplanchadores conservaban los rasgos distintivos de una pandilla juvenil. “Estado y subversión en Colombia. La violencia en el Quindío años 50.” Carlos Miguel Ortiz Sarmiento. CIDER. Uniandes. Bogotá, 1985, Pág. 143. Contenido en OBSERVATORIO DEL PROGRAMA PRESIDENCIAL DE DERECHOS HUMANOS Y DIH. “Algunos indicadores sobre la situación de Derechos Humanos en el Departamento del Quindío”. Noviembre de 2005. En: http://www.derechoshumanos.gov.co/accion/quindio/quindio_noviembre05.pdf Consultada el 20 de mayo de 2010. 50 El término “Pájaro” es utilizado para referirse al sicario partidista. Sánchez G. Y Meertens, D. Bandoleros Gamonales y Campesinos. El Ancora. Bogotá, 1983, p. 157. 51 Óp. cit. OBSERVATORIO DEL PROGRAMA PRESIDENCIAL DE DERECHOS HUMANOS Y DIH. 52 Óp. cit. OBSERVATORIO DEL PROGRAMA PRESIDENCIAL DE DERECHOS HUMANOS Y DIH. 53 Ver Carlos Miguel Ortiz. 49

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

las propiedades, quedando el bienestar de los asalariados en manos principalmente de los mayordomos quienes para evitar la confrontación con los trabajadores, brindaban a estos últimos dádivas a manera de “favores” a aquellos que se mostraran leales, logrando apaciguar los ánimos de la revuelta. “Así, una verdadera relación paternalista viene a unir al jornalero “leal” y al agregado; el último como patrón, le hace un “favor” al cliente: darle trabajo por un tiempo sin límite, en tanto el jornalero se abstenga de exigir el pago de las prestaciones a las cuales tiene derecho”54 De otro lado, algunos campesinos que se hicieron con la posesión de predios abandonados no toman parte de las cuadrillas organizadas, en la medida que veían solventada su situación económica al lograr arreglos con los agregados o administradores a expensas de los verdaderos propietarios, o con los tenderos o comerciantes quienes les compraban, aunque a menor precio, el café que se sabía robado. De esta forma la violencia generó una nueva forma de distribuir los ingresos cafeteros pues aunque disminuidos, a los terratenientes les llegaba parte de las rentas del café que les reportaban sus administradores quienes, además de los comerciantes, fueron los que más ingresos adquirieron subiendo en la escala social y ejerciendo gran dominio sobre tierras que no les pertenecían y por tanto sin título alguno. “Siendo mejor educados que sus clientes, los tenderos se cuentan entre quienes podían entender el potencial económico de la violencia. Cuando se organizaron las bandas guerrilleras y los latifundistas no pudieron visitar sus propiedades, comerciantes y agregados fueron los únicos que sabían las cantidades de café recolectado, lo cual los ponía en una posición ventajosa para retener para sí parte de los producidos. A pesar de la escasez de información, se sabe que los comerciantes compraban café robado y que algunos se vieron complicados en la financiación de bandoleros y guerrilleros para forzar evacuaciones de tierras. También, el suministro de las formaciones guerrilleras y del ejército impulso sus negocios.”55 He aquí como las experiencias guerrilleras en esta zona del país se desarrollaron de forma diferente a la del Tolima y porque varios de estos insurgentes emigraron a otras regiones, aunque esto no significa que la violencia cesara en el eje cafetero56 y prueba de ello fue la presencia de bandoleros como Teófilo Rojas alias “Chispas”, guerrillero que junto a sus hombres encontró refugio en el Quindío, en parte debido a la financiación que permitía los altos precios del café y a que la fuerza Pública (militares y policías) no asumieron un papel neutro en la confrontación.



AROCHA, Jaime. “La violencia en el Quindío. Determinantes ecológicos y económicos del homicidio en un municipio caficultor”. Ediciones Tercer Mundo. Bogotá, 1975. Página 63. 55 Ibídem, Pág. 66 y 67. 56 “En vista de la debilidad y desorientación del movimiento armado en el Quindío, jóvenes del campo huyendo de la persecución al tiempo que buscaron hacerse guerrilleros, habíanse trasladado a los llanos y especialmente al Tolima: regiones donde se consideraba que actuaban exitosamente las guerrillas. Unos no regresarán al Quindío; se quedarán combatiendo en otras partes, como el futuro comandante de las FARC y como, más tarde, Fabio Vásquez Castaño, comandante del ELN, o prolongarán el ciclo migratorio como colonizadores del Llano”. ORTIZ SARMIENTO, Carlos Miguel. En: “Estado y subversión en Colombia. La violencia en el Quindío años 50”. CIDER. Uniandes. Bogotá, 1985, Pág. 219. 54

51

52

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

De igual forma, en el departamento de Caldas en torno a la explotación de café ejercieron influencia con sus cuadrillas Roberto González (Pedro Brincos), el Sargento García y “Venganza”, quienes centraron sus operaciones en los municipios ubicados en la margen del río Magdalena como Anserma, Apia, Armenia, Balboa, Belalcazar, Belén de Umbría, Calarcá, Circasia, Finlandia, Génova, Guática, Marmato, Marsella, Montenegro, Pijao, Quimbaya, Quinchía, Riosucio, Salento y Supía,57 presentando niveles altos de violencia pero no comparables con las cifras del Tolima. En definitiva, si bien el conflicto en las subregiones en las que hace despliegue actualmente el Comando Conjunto Central de las FARC-EP tuvo las particularidades antes mencionadas que les otorgaban unos condicionantes específicos, la región coincide en las décadas del cincuenta y sesenta en un acenso acelerado de la colonización campesina de amplios territorios vírgenes, producto de la alta concentración de tierras encubiertas tras motivaciones políticas y que se expresó en el violento despojo de tierras a que fueron sometidos tras la expulsión de sus predios.

3. Nacimiento de las FARC: Operación Marquetalia como mito fundacional y antecedente del CCC Siendo el sur del Tolima la principal zona de despliegue guerrillero de comunistas y liberales independizados del directorio de su partido58, en esta parte del país se concentró la represión oficial del gobierno central y de los terratenientes en contra del movimiento campesino agrario ahora organizado en autodefensas campesinas, agudizando las condiciones de sus habitantes que se ven obligados cada vez más a “tumbar monte” en busca de zonas protegidas de “pájaros”, bandoleros y militares, ubicando nuevos lugares en donde pudieran trabajar la tierra con tranquilidad. Esta situación los condujo a conformar varios destacamentos, en donde en compañía de sus familias deciden labrar la tierra ampliando la frontera agrícola, no entregar las armas manteniéndolas como forma de protección, y sostener una sólida organización comunitaria; formas organizativas que fueron catalogadas como “Repúblicas Independientes” por la administración central y objeto principal de la más grande arremetida militar conocida hasta ese momento. Es en este periodo donde se presentan los primeros desdoblamientos territoriales del movimiento agrario con fuerte influencia comunista y que a la postre serían los enclaves de las futuras FARC. El despliegue guerrillero comunista asentó sus comandos en el Tolima en los municipios de El Saldaña, Irco, El Cambrín, Paujil, San Miguel, Peña Rica, Calarma; hacia el norte estaba Río Blanco y otros que había en la jurisdicción de Chaparral, siendo el principal el destacamento de El Davis. Por su parte los liberales desdoblaron sus comandos en La Ocasión, La Herrera, El Agarre, Bilbao, El Horizonte, La Quebrada, y El Socorro.59 Eran sin lugar a dudas

57



58



59

Estudio sobre el avance del conflicto interno en el Eje Cafetero y algunos efectos del mismo. Gobernación de Risaralda. Corporación Red de Universidades Públicas del Eje Cafetero-Alma Mater. En: http://www.almamater.edu.co/sitio/Archivos/Documentos/Documentos/00000034.pdf Quienes no se acogieron a las propuestas de desmovilización adelantadas en 1953 y en 1957 en el contexto de la pacificación. MATTA ALDANA, Luís Alberto. “Colombia y las FARC”. Txalaparta, 1999. Pág. 31 y 32. “A final

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

caseríos lejanos apartados de las condiciones mínimas para el desarrollo económico y social, no contaban con vías de acceso, puestos de salud y mucho menos escuelas para la gran cantidad de niños que en la zona crecían y por cuenta de la violencia terminarían convirtiéndose en los combatientes de la siguiente generación. Una amenaza social y política de tal magnitud, con una capacidad de recuperación y de expansión tan fuerte como la que venía demostrando el movimiento agrario conducido por el Partido Comunista, que ya había logrado consolidar comandos en las estribaciones de las cordillera central y en la vertiente occidental de la cordillera oriental en Cauca y Huila, debía ser atendido con mayor prioridad por el nivel central a consecuencia de que el proceso se extendiera por todo el país. Así a comienzos de 1962 el gobierno de Alberto Lleras Camargo, primer gobierno del Frente Nacional, adelanta la primera operación contra Marquetalia, que contrario a lo esperado, por sus ejecutores en vez de amilanar a los pobladores de la región, los coloca a disposición de la resistencia agraria engrosando las guerrillas. Con el aumento del pie de fuerza subversivo el cual debía ser contenido prontamente, y la poca efectividad del Ejército Nacional tras la fallida primera operación contra las repúblicas independientes, Guillermo León Valencia, segundo presidente frentenacionalista, despliega la segunda y principal Operación Marquetalia enmarcada en la lucha hemisférica que adelantaba Estados Unidos en América Latina para evitar la reproducción de la Revolución Cubana de 1959 y la expansión del modelo comunista, insertando definitivamente el escenario de guerra fría internacional dentro del territorio colombiano. Esta operación conlleva una fuerte inversión de recursos económicos y de apoyo logístico y militar a los gobiernos latinoamericanos, que en Colombia se traduce en la implementación de la “Doctrina de Seguridad” con sus dos estrategias: la militar concretada en el Plan Laso (Latin American Security Operation); y la cívico-militar representada en la “Alianza para el Progreso”. En su implementación el Plan deja ver su lado amable con las campañas cívico-militares realizadas por el Ejército, donde eran cumplidas parcialmente las obligaciones del Estado en atención en salud, mercados, ropa, herramientas de trabajo, acompañados de fuertes procesos de evangelización convenientes para el control militar de una población con influencia comunista. Es de recordar que estas campañas cívicas además de debilitar los centros de apoyo insurgentes, servían indudablemente para el trabajo de inteligencia militar. El ala estrictamente militar comienza a extenderse en mayo de 1964 con un despliegue de fuerza monumental concentrada en Neiva, Huila, que instala a 16.000 hombres bien armados y equipados, entrenados por el ejército estadounidense y apoyados por tropas helicoportadas y aviones de varios tipos entre ellos bombarde 1.960 teníamos lista la autodefensa. La lista de compañeros que integraron esa autodefensa regular fueron Miguel Pascuas, Rigoberto Losada conocido como Joselo, Jaime Bustos, Federico Aldana, Esaí Esquivel, Alonso Esquivel, Israel Valderrama, Antonio Garzón, Pedro Ipús, Abel Vanegas, uno que le decíamos Tarzán, José Bedoya, Luis González, Alfredo Tolima, Germán Pasos lentos, Alfredo Ovejo, Eliver Parra, Eliécer Charry, Vidal Charry, Ismael Sánchez, Domingo Rivera que también le decíamos Perrusco y Alfio Rojas; varios desertaron cuando vieron lo difícil de esa tarea; algunos lo hicieron y al final resultaron trabajando para los enemigos del movimiento campesino; entre estos hay que mencionar a Raúl Garabato y Reinaldo Avilés. Otros desertores fueron Rasguño y Abraham Bejuco.” Pág. 75.

53

54

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

deros, contra 48 combatientes agrarios convertidos ahora en guerrillas móviles. Esta primera operación conjunta entre Colombia y Estados Unidos, coordinada por el coronel Hernando Currea Cubides, ejecutada entre el 27 de mayo y el 14 de junio de 1964, además de replicarse en las demás “repúblicas independientes” como lo serían los ataques a Rióchiquito60, El Pato y Guayabero, será el punto culmen que marca el mito fundacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC, inicialmente agrupada como Bloque Sur concentradas en la región del sur del Tolima, nororiente del Cauca, norte del Huila y el Meta, dando paso a la expedición del Programa Agrario de los Guerrilleros de Marquetalia, el 20 de junio de 1964. Este es el principal programa agrario y político revolucionario de los combatientes de esta nueva etapa, allí ubican la existencia y permanencia de cinco problemas fundamentales que los obligan a mantener la lucha armada y proyectarse como alternativa en la toma del poder: 1º. Ser víctimas de cuatro guerras (cinco para 1993); 2º. Existencia de una vía democrática cerrada; 3º. Tierra para el que la trabaja; 4º. Derechos de propiedad y servicios; y 5º. Frente único del pueblo. Es así como en la región central bajo control hoy del Comando Conjunto Central, no existió en los siguientes veinte años, una significativa presencia de las FARC debido al desplazamiento al cual se vio obligada la fuerza insurgente, luego de las guerras contra sus anteriores destacamentos. Debido a la arremetida militar estatal, las recién creadas FARC inician su repliegue en territorios cercanos, reagrupando sus nuevos destacamentos en el suroccidente del Meta y norte del Caquetá; en la frontera entre el Cauca y sur del Huila, más adelante en Boyacá y Antioquia y en la región del Urabá Antioqueño y el Magdalena Medio en donde se fundarían los frentes IV y V respectivamente. Esta expansión territorial se mantiene sin grandes modificaciones hasta casi entrada la década del ochenta, en gran medida debido al fuerte golpe sufrido por Ciro Trujillo en el Quindío en la segunda mitad de los años sesenta, golpe del cual tardaron en recomponerse totalmente.

4. El despliegue: años 60´s, 70´s y 80´s Una vez los núcleos armados logran reagruparse y deciden organizarse bajo lo que inicialmente se conoce como Bloque Sur61 según se establece en la Primera Conferencia Guerrillera realizada en julio de 196462 y apoyados ahora de forma directa

60



61



62

Al respecto ver Arturo Alape “Tirofijo: Los sueños y las montañas” y Carlos Medina Gallego “FARC-EP: Notas para una historia política 1958-2008”. En estos documentos se menciona como intentando parar la agresión contra la población de Rióchiquito y buscar una solución diferente a la armada, Ciro Trujillo sostiene varios encuentros con el entonces coronel Álvaro Valencia Tovar, pero no es lo suficientemente persuasivo para detener la acción bélica y las presiones políticas de las élites caucanas. De igual forma en los últimos días de Rióchiquito entran a la zona los cineastas franceses Jean Pierre Sarget y Bruno Muel, quedando dentro del operativo militar que queda grabado en un documental que deja ver la crudeza del ataque. El Bloque Sur comprende los destacamentos guerrilleros de Marquetalia, Rióchiquito, El Pato, Guayabero y Natagaima (26 de septiembre) ubicados territorialmente en el sur del Tolima, norte del Huila y Cauca, y el Valle. “…los destacamentos guerrilleros del Bloque Sur, nos hemos unido en esta Conferencia y constituido las Fuer-

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

por Jacobo Arenas y Hernando González Acosta, miembros del PCC; las FARC63 continúan con el modelo seguido en El Davis intentando desarrollar un sistema de autogestión económica en armas dirigido por una embrionaria organización política orientada por el Partido Comunista y establecida aun en destacamentos, pero combinándola militarmente con la guerra de guerrillas móviles. Bajo esta reorganización se busca retomar los espacios de los cuales fueron expulsados luego de las guerras seguidas contra los destacamentos señalados de repúblicas independientes. Se plantea la expansión del movimiento a través de la creación de seis núcleos guerrilleros comandados por: Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas encargados de abrir zona de actividad guerrillera en la Cordillera Oriental para retomar El Pato; Rigoberto Lozada “Joselo” comisionado al trabajo en la Cordillera Central; un tercer núcleo al mando de Ciro Trujillo dedicado a la actividad en el Quindío; y otros tres núcleos liderados respectivamente por Carmelo López, Rogelio Díaz y José de Jesús Rivas “Cartagena”, quienes debían retomar entre otras la zonas de Villarrica y Marquetalia en el Tolima, y Rióchiquito en el Cauca. Tras este nuevo planteamiento, la colonización armada de las FARC busca desde entonces desarrollar su actividad militar constituyéndose en poder local periférico, inicialmente en aquellas zonas donde el Estado hizo presencia exclusivamente para atacarlos militarmente, señalarlos-condenarlos políticamente y, bloquearlos económicamente. Pero el periodo comprendido entre 1966 y 1969 resulta particularmente difícil en términos militares para la nueva organización y en especial en la región de estudio, lo cual se hace evidente cuando Ciro Trujillo, segundo comandante al mando en aquel momento, es duramente golpeado por las fuerzas militares luego de convocar y concentrar en el Quindío a todos los destacamentos exceptuando los de Joselo y Marulanda. Según el análisis que hace Marulanda de la situación, a pesar de ser Ciro Trujillo un valeroso cuadro guerrillero, no logra una visión clara de la táctica de guerrillas móviles aplicando aún métodos de los años cincuenta lo que lo conduce al fracaso militar, a la pérdida de un número incalculable de vidas y del 70% del armamento, lo que sumado a las dificultades experimentadas por Joselo en la Cordillera Central y los golpes recibidos en el norte del Tolima, se consolida como uno de los periodos más críticos del cual no se lograrán recuperar hasta la quinta conferencia en 197364.



63



64

zas Armadas Revolucionarias de Colombia (F.A.R.C.), que iniciarán una nueva etapa de lucha y de unidad con todos los revolucionarios de nuestro país, con todos los obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales, con todo nuestro pueblo, para impulsar la lucha de las grandes masas hacia la insurrección popular y la toma del poder para el pueblo”. Segunda Conferencia Guerrillera del Bloque Sur, constitutiva de las FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA. Abril 25 a Mayo 5 de 1966. En la segunda conferencia de abril de 1966 resuelven dar el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC al núcleo combatiente, simbolizando así la unificación de las fuerzas y proyectándose como un movimiento de carácter nacional con el cual dar cumplimiento a su objetivo: la toma del poder. “Pronto la fuerza concentrada (alrededor de 500 o 600 hombres), fue detectada por el Ejército que se lanzó sobre ella y como no había plan militar para una fuerza concentrada sino planes para operar como destacamentos y en guerra de guerrillas móviles, nuestra fuerza se replegó desorganizadamente y cada comandante salió con sus hombres en busca de protección de masas

55

56

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En 1969 se lleva a cabo la Tercera Conferencia en la región del Guayabero en la que tras un riguroso examen de la situación presentada en el Quindío, se trazan los nuevos lineamientos operacionales orientando el despliegue de las fuerzas nuevamente al sur del Tolima, Cauca y Huila, extendiendo también su accionar al Magdalena Medio a través del frente IV.65 En el aspecto militar el movimiento transita del destacamento a la fundación de frentes bajo una nueva concepción organizativa y operativa. Bajo este nuevo modelo organizativo las FARC se ven en la necesidad de ajustar sus normas internas de combate desarrollando entre la Quinta Conferencia de 1974 y la Sexta de 1978 en El Duda, la creación de organismos de dirección como el Estado Mayor Central y el Secretariado en 1973, la conformación de la Escuela Regional de Frentes y el Estado Mayor de Frentes en 1978 y el establecimiento de los Estatutos, el Reglamento de Régimen Disciplinario y las Normas Internas de Comando también en 1978, como medios para consolidar su reorganización interna con miras al despliegue nacional. Durante estos años, las FARC deciden centrar sus esfuerzos de expansión territorial en las zonas antes señaladas,66 disminuyendo la intensidad de su accionar en la región donde hoy se desenvuelve el Comando Conjunto Central, siendo esta casi inexistente por motivo de la arremetida del ejército oficial a pesar de las simpatías de una población que conserva su amplio carácter combativo. La nueva estrategia de copamiento territorial que se traza la organización, plantea que su propagación y difusión se estructuraría bajo el desdoblamiento de frentes inicialmente en zonas de baja presencia del Estado. Lo anterior implica la ampliación de un frente ya existente y en la medida que se hace fuerte en una determinada zona, éste debe dividirse en dos para posesionarse de una nueva área. Esta estrategia permitirá que el núcleo inicial que da paso al desdoblamiento permanezca relativamente fuerte frente a un nuevo grupo de combatientes que debían iniciar el proceso en otra región. De esta forma el movimiento da inicio a la retoma del centro del Tolima. Pero es realmente hasta la Séptima Conferencia de FARC realizada en 1982, que se da la gran expansión de la guerrilla a nivel nacional y se retoman las zonas originarias del centro de Colombia. En esta conferencia se establece el desarrollo del Plan Estratégico y en cumplimiento de este plan, el Estado Mayor pone en marcha



65



66

y terreno. Perdimos muchos hombres y el 70% de las armas. Se recuerda que hasta la Quinta Conferencia pudo decir Manuel Marulanda: Por fin nos hemos repuesto del mal que casi nos liquida. Esta es una valiosa aunque dolorosa experiencia que pone en claro el papel de los cuadros dirigentes. Ciro Trujillo fue un buen cuadro y un hombre valiente y audaz pero no tuvo idea clara de la táctica de guerrillas móviles. (…) Los errores como el de Ciro Trujillo en el Quindío eran, según Marulanda “la práctica de una guerrilla muy liberal…; sin cumplirse los lineamientos de una guerrilla móvil y muy clandestina”. Revista Resistencia Internacional 36. Octubre 2006. Página 35. “La (Tercera) Conferencia busca soluciones; penetrar nuevamente en las mismas áreas con grupos menores, más ágiles, más operativos y más actuantes; la fuerza se despliega sobre el Tolima, Huila y el Cauca. En Magdalena Medio se están sentando bases para el Cuarto Frente. Se organiza la Escuela Nacional de Formación Ideológica y para el estudio de la guerra preventiva y la guerra del pueblo.” Ibídem, Pág. 36. Cauca, Urabá y Magdalena Medio.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

la instalación de siete Bloques de frentes en todo el territorio nacional, cada uno de los cuales contaba con sus planes específicos y dirección precisa de despliegue con el cual cubrir los requerimientos del crecimiento, cuyo principal objetivo es la aproximación de la fuerza a los centros urbanos, consolidando áreas a su paso con organización de masas y presencia miliciana. Con miras a establecer Bloques sólidos, estos se constituyen teniendo en cuenta la incidencia que ejerce el movimiento en la zona, las condiciones poblacionales, el nivel de apoyo en cada región y, el número de frentes desplegados en el territorio. “Los Bloques no son una estructura compleja de manejar: son una instancia de coordinación para las acciones militares y de organización, orientan y dirigen a los Frentes en el desarrollo de las grandes tareas.”67 Así se decide en esta conferencia que donde no estén dadas las condiciones para la conformación del Bloque de Frentes, se pasará a la instalación de un Comando Conjunto que coordinará la acción de varios frentes y preparará, en desarrollo de las tareas, el terreno para la creación del Bloque. Este es precisamente el caso de la zona central de Colombia, en donde a pesar de ser considerada la región de origen de las FARC, la arremetida oficial obligó a su repliegue en nuevos territorios, debilitando el movimiento en lo militar especialmente en el Tolima, Huila y Quindío, por lo cual se pensó la creación del Comando Conjunto Central. Un estudio de la Presidencia de la República adelantado por Camilo Echandía, muestra como entre 1982 y 1983 se crean varios frentes farianos a nivel nacional entre ellos se hallan en la región central los frentes 17, 21 y 22 situados en suroriente y noroccidente del Tolima y noroccidente de Cundinamarca (mapa 3). No obstante esta distribución que implica una nueva forma de operar, y además plantea el acompañamiento de un miembro del Secretariado en cada Bloque para aclarar y conducir el Plan Estratégico, el fortalecimiento de estas estructuras se adelantará hasta la Octava Conferencia, realizada en 1993, en la cual se define como territorio del Comando Conjunto Central Huila, Tolima, Quindío, presentando los siguientes límites militares: “Por el occidente se arranca de los límites entre Valle y Quindío; Quindío y Risaralda; se sigue por los límites entre Tolima y Valle; continúa por los límites entre Tolima y Cauca y del Cauca con el Huila hasta Aránzazu; de allí se pasa a La Plata, Socorro, Agrado, Garzón, Gigante, Hobo, Campoalegre, El Paraíso, Cerro Neiva, Cerro Leyva; de aquí se continúa por los límites entre los departamentos de Meta y Huila; continúa por los límites de Cundinamarca y Tolima hasta encontrar Tolima y Caldas, sigue por el límite hasta el punto de partida.”68 El objetivo del CCC se determinó en crear las condiciones políticas y militares para ejercer dominio y control sobre Ibagué, Armenia y Neiva. En función de esto se establece que se deben erigir las condiciones políticas y militares para bloquear y dominar las vías: Ibagué-Melgar, Ibagué-Armero, Ibagué-Armenia, Ibagué-Saldaña, FARC-EP. Octava Conferencia Nacional “Comandante Jacobo Arenas estamos cumpliendo”. 1993. Pág. 31. 68 Ibídem, Pág. 50. 67

57

58

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Armenia-Pereira, Armenia-Zarzal, Armenia-Sevilla, Espinal-Neiva, Guamo-Neiva, otros: Tolemaida. Se estableció en aquel momento como integrantes del CCC los frentes 17, 21, 25 y 50.69

a. Irrupción de nuevos actores regionales: ELN y Paramilitares De otro lado la entrada en escena de nuevos actores políticos y militares en la región en un momento de convulsiones económicas y sociales, conlleva a la guerrilla a hacerle frente a nuevos retos en la confrontación. El Ejército de Liberación Nacional – ELN, comienza su despliegue en la zona solo hasta el año de 1989 por medio del Frente sur-occidental, ocupando inicialmente el espacio sobre el que antes ejercía poder el Ejército Popular de Liberación - EPL en Quindío, luego de la desmovilización de un gran número de combatientes de esa agrupación encabezados por Bernardo Gutiérrez. Posteriormente el ELN entraría a sentar posiciones en el territorio norte del departamento del Tolima que en aquel momento no contaba con presencia de FARC.

Mapa 3. Frentes BCCC. 1983

69

Ibídem, Pág. 51.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Por su parte los paramilitares, tal y como se conocen hoy en día, ingresan a la zona ligados tanto por la lucha contrainsurgente, como por el negocio del narcotráfico, a través de la compra de tierras por parte de narcotraficantes y del cultivo y comercialización de la amapola al sur del Tolima. Según un estudio de la Presidencia de la República70, el ingreso paramilitar en la región estuvo fuertemente ligado a dos fenómenos: por un lado la compra de tierras por parte de narcotraficantes; de otro lado, la protección de cultivos ilícitos y comercialización de la amapola. Aunque ambos fenómenos se encuentran estrechamente ligados entre sí, no necesariamente la compra de tierras tenía como fin exclusivo o inmediato la generación de cultivos ilícitos. En varias ocasiones tales compras tenían por objeto que los grandes capos adquirieran terrenos que les sirvieran de áreas de refugio o escondites donde pudieran adelantar sus transacciones, como lo fue el caso de Carlos Ledher, quien obtuvo las mejores fincas del Quindío en las montañas de la cordillera central, debido a que le brindaban unas inmejorables medidas de seguridad por lo escarpado del terreno. Otro fue el caso de los hermanos Rodríguez Orejuela pertenecientes al cartel del Valle, quienes se apropiaron de amplias zonas del sur occidente del Tolima, sur oriente del valle y nororiente del Cauca, con el ánimo de controlar importantes rutas del narcotráfico. Finalmente, encontramos el caso de Víctor Carranza, el señor de las esmeraldas, que amplió sus dominios por medio de numerosas compras de tierras desvalorizadas en razón de la presencia de las FARC. Con relación directa a la protección de cultivos ilícitos, una de las primeras organizaciones en instalarse en el Tolima es la denominada “Rojo Ata” que nació a mediados de los años ochenta ligada a la producción de amapola en los municipios de Rioblanco, Planadas y Ataco, siendo dirigida por alias “el Canario”, convirtiéndose en el antecedente del Bloque Tolima de las AUC. Esta organización cuyo principal objetivo era impedir la incursión guerrillera en los municipios señalados, se autofinanció con los ingresos de la comercialización de la amapola, lo cual le permitió estructurar un ejército que más que hacerle contrapeso directo a las FARC, arremetía contra los pobladores de sus zonas de influencia, llegando a ser auspiciada por el Batallón Caicedo de Chaparral, para desatar una fuerte ola de violencia contra la base de apoyo político de la insurgencia en la región, asesinando y desplazando a colonos y campesinos señalados de simpatizar con los guerrilleros, adueñándose de las tierras abandonadas para ampliar sus cultivos.71 Durante los años noventa, en la región se presentó un acelerado incremento de organizaciones dedicadas más a la llamada “limpieza social” y a la delincuencia

Panorama Actual del Tolima 2005. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. 2005. Ver además: Diagnostico Departamental Tolima 2003-2007 y Dinámica reciente de la confrontación armada en Caldas. 71 “Estas organizaciones que tienen menor cohesión que la guerrilla, enfrentan dificultades ante el rápido enriquecimiento de sus miembros, que se disputan el control del aparato armado, a fin de tener pleno dominio sobre los cultivos ilícitos”. En: La amapola en el marco de las economías de ciclo corto. Camilo Echandía Castilla. Análisis Político No.27, Enero-Abril 1996. Pág. 19. Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (IEPRI), Universidad Nacional de Colombia. 70

59

60

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

común, las cuales no buscaron enfrentarse directamente a la insurgencia pues a pesar de contar con recursos del narcotráfico, no poseían aparatos militares tan estructurados, si no a acabar frontalmente con su base social principalmente en los centros urbanos. Entre las organizaciones de este tipo más conocidas en aquel momento encontramos el “Movimiento de Autodefensa Ciudadana” en Manizales; en Quindío “el justiciero quindiano (JUQUIN)” y el “Vengador anónimo”; en Risaralda “muerte a prostitutas y ladrones”, “Kayak”, “escuadrón de la muerte” y las “águilas blancas”.72 No fue sino hasta el año 2000 que el paramilitarismo tuvo una fuerte expansión por medio de grandes estructuras militares, entrando a operar en la región el Frente Omar Isaza de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (ACMM) en los municipios de Falan, Fresno, Mariquita, y en la vía Honda-Fresno-Manizales. El Bloque Tolima de las AUC, heredero de los territorios del mencionado “Rojo Ata” en Rioblanco, Planadas y Ata, incursionando también en Lérida. El Bloque Centauros, que incursionó por la zona oriental del Tolima debido a la expansión territorial que experimentaba dicha organización desde los Llanos Orientales. Y el Bloque Central Bolívar ubicado en el norte de Quindío, sur de Risaralda y noroccidente de Caldas. Todas estas estructuras que adelantaban una fuerte confrontación contra las FARC, especialmente contra los frente 17, 21 y 25, entraron a desmovilizarse en el año 2003 bajo la ley de justicia y paz, siendo sus territorios nuevamente dominados por los guerrilleros a decir del alto gobierno, argumento que puede contrarrestarse con la reconfiguración de nuevas estructuras paramilitares como el Bloque Pijao, ubicado en Ibagué y sus inmediaciones, el cual concentra su accionar contra el sector comercial y de transportes; la aparición de las Autodefensas Nueva Generación Futuro Verde, ubicada en Armero-Guayabal; y un grupo denominado Conquistadores del Tolima que desde agosto del 2006 actúa en Chaparral, Ataco, Guamo y Espinal. De igual forma se ha denunciado la presencia desde el 2007 de las Águilas Negras en el antiguo territorio del frente Omar Isaza, dirigidas por “el político” al norte del Tolima, y “Arturo” en el sur del departamento.73 De otro lado, ciertos reductos disidentes no desmovilizados durante el proceso de Ralito, continuaron en sus territorios habituales como es el caso del Bloque Cacique Pipintá, en Caldas y Risaralda, incrementando el desplazamiento de la población civil debido a la disputa con las FARC. 74



72



73



74

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Washington, D.C. Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Colombia. Marzo de 1994. En: http://190.41.250.173/rij/bases/informes/inf5.HTML Panorama Actual del Tolima 2005. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. 2005. Ver además: Diagnostico Departamental Tolima 2003-2007 y Dinámica reciente de la confrontación armada en Caldas. “La disputa territorial entre la guerrilla y las denominadas autodefensas por zonas en donde sus pobladores se han dedicado a los cultivos ilícitos (principalmente coca y amapola), se han convertido en un factor desestabilizador en esos lugares y ha provocado reacciones de los actores armados contra los campesinos para obligarlos a cooperar o a abandonar el lugar. Los municipios más afectados por la presencia de estos cultivos son Rioblanco, Planadas, Chaparral y Anzoátegui”. Chaparral Tolima en medio del vaivén de la violencia. Boletín especial, estudio de caso. RUT informa sobre el desplazamiento forzado en Colombia. Diciembre de 2007.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

b. Desdoblamiento de Frentes del CCC La expansión guerrillera en el área de influencia del Comando Conjunto Central de las FARC-EP, iniciada entre el 82-83, se centro en las zonas rurales, principalmente en las de colonización interna (centro del Tolima) y colonización de frontera agrícola (sur del Tolima en limites con Cauca y Huila) por ser las zonas en las que el abandono del Estado era evidente. Esta estrategia se modifica radicalmente a partir de la Séptima Conferencia y se incrementa en la Octava, en donde la prioridad fue la incursión en los principales centros urbanos. Para el cumplimiento de este plan se requirió el fortalecimiento de las estructuras urbanas conformadas como milicias, que pudieran moverse con mayor facilidad y dinamismo, conduciendo actividades en importantes centros económicos y municipalidades de mayor grado de desarrollo como La Dorada, Lérida, Líbano, Espinal, Montenegro, Calarcá, realizando acciones en las ciudades de Ibagué, Armenia y Neiva, presentándose así entre 1985 y 1995 una expansión vertiginosa de la organización a nivel regional y nacional, ampliando su base de apoyo la cual dejo de centrarse exclusivamente en los campesinos y colonos, para contar con el favor de trabajadores empobrecidos, desempleados, obreros no asimilados a las nuevas economías cada vez más industrializadas, como la del arroz y la ganadería, y sectores urbanos de zonas marginales de Ibagué, Armenia, Pereira y Manizales. Así entre 1982 y 1983, las FARC inician la retoma de sus históricas posiciones en el centro del país a través del desdoblamiento del Frente 7º que operaba en el Meta, dando paso a la creación del Frente 17 que entrará a operar al norte del Huila, en límites con el Tolima y el extremo occidental del Meta, principalmente en las localidades de Baraya, Bodega, Villavieja, Cabrera, San Alfonso y Alpujarra. En 1983, las FARC con la creación del Frente 21 en el norte del Tolima entran a operar en los municipios de Juntas, Villarestrepo, Llanitos, Cajamarca, Coello e Ibagué. Posteriormente este frente, se desplazará al suroccidente ubicándose en Roncesvalles, San José de las Hermosas, Gaitán, Chaparral, El Limón, La Profunda y Rioblanco, donde gracias a la fracturada geografía de la cordillera central y la histórica presencia del Partido Comunista, logró rápidamente el posicionamiento de la organización en el Tolima. Esta expansión se concreta con la creación del Frente 25 en 1985, al desplegarse la fuerza guerrillera en el centro-oriente del departamento en Icononzo, Cunday, Varsovia, Los Alpes, Villarrica, San Pablo, Valencia, Suárez, Aco, Las Brisas y Villa Esperanza. En 1992, un año antes de la Octava Conferencia, como parte del desdoblamiento del Frente 21 se crea el Frente 50 o Cacique Calarcá, el cual tendrá como área de operaciones Finlandia, Circasia, Salento, Quimbaya, Montenegro, Calarcá, El Roble, El Jazmin, Riveralta, Pantanillo y La Siria, en el Quindío. (Mapa 4) Con el establecimiento de estos frentes, queda conformado el Comando Conjunto Central, que comenzará a figurar como tal a partir de la Octava Conferencia en 1993, quedando integrada su comandancia con el Estado Mayor del CCC por Adán Izquierdo, Luís Ángel, Guillermo Zuluaga, Jerónimo y Benítez, como principales; y Guillermo, Onofre, Alfredo y Leonardo, suplentes.75

75

Octava Conferencia de las FARC-EP. 1993.

61

62

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 4. Bloque Comando Conjunto Central 1993 Sin embargo, a pesar del crecimiento de la organización, la región central siempre se ha mostrado discreta en su expansión, manteniéndose el Tolima como el único departamento de los que conforman el CCC, con mayor dinamismo y despliegue de tropa guerrillera. Así, mientras en 1985 Tolima poseía 13 municipios donde las FARC ejercían presencia ocupando el quinto lugar en el país; en 1991 de los 437 municipios con presencia guerrillera a nivel nacional, 24 eran del Tolima desplazándose al sexto lugar y en 1994 se mantenía con 27 municipios. Cabe anotar que desde el surgimiento del Comando, del listado de los quince departamentos con mayor presencia de FARC en sus municipios, de los cinco que hacen parte del CCC solo aparece el Tolima. En la zona del Eje Cafetero si bien se presentó un mayor accionar de las FARC, el incremento de tales operaciones se debieron a los frentes que prestan apoyo en la zona al frente 50, que pertenecen al Bloque Noroccidental como son los frentes 9º y 47. En búsqueda del fortalecimiento de esta estructura militar, el Secretariado nombra en agosto de 1991 como comandante del CCC a Adán Izquierdo (William Manjarrés Reales), quien venía de dirigir el frente 19 en Santa Marta. Este jefe guerrillero, considerado el quinto hombre en importancia por su habilidad militar y política en aquel momento, con formación universitaria y conocedor de la región a pesar de su origen costeño, tenía como misión la completa recuperación del territorio tolimense, el cual a finales de los ochenta había sufrido un retroceso por cuenta de varios golpes, especialmente contra el frente 21 en donde murió su comandante.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Izquierdo inicia así el copamiento de amplias zonas del centro-sur del Tolima a través de una multiplicidad de contundentes acciones, que permitirán el repliegue y creación de nuevas estructuras como la compañía móvil Tulio Varón y la Columna Jacobo Prias Alape, al norte del departamento a mediados de los noventa. Bajo su comandancia, se proyecta la creación de la columna móvil “Héroes de Marquetalia”, la cual no alcanza a concretar dado su fallecimiento ocurrido en el año 2000. No obstante su deceso, las FARC reconocen en este hombre al hábil comandante que logró recuperar para la organización en menos de diez años, los históricos territorios que por su ubicación geográfica, se constituyen en uno de los principales corredores estratégicos de la guerrilla. Las autoridades militares a su vez, señalan que parte del legado de la recuperación que hiciera Izquierdo sobre el territorio del Tolima, fue el fortalecimiento que la estructura guerrillera alcanzó en el Cañón de Las Hermosas, convirtiéndolo según sus palabras en el nuevo “Casa Verde” de las FARC, luego de los frustrados diálogos del Caguán.

5. Del Caguán a la seguridad democrática Posterior a los diálogos del Caguán (1999-2002) durante el gobierno de Andrés Pastrana, las FARC-EP reorganizan sus fuerzas con el objetivo de fortalecer cada una de sus estructuras militares dando paso al cumplimiento de las orientaciones de la octava conferencia que centraba sus esfuerzos en ubicar la mayor parte del ejército revolucionario en cercanías a la capital de la república. En cumplimiento de estos objetivos, luego de la muerte de Adán Izquierdo, Iván Ríos asume el liderazgo del Comando Conjunto Central en 2001. Finalizada la zona de distensión, ubica su centro de operaciones en el municipio de Planadas, Tolima hasta donde el Batallón Caicedo de Chaparral y la Fudra del Ejército le siguen los pasos. En este periodo se crea la columna móvil “Héroes de Marquetalia” dirigida por Angie Marín, alias “Mayerly”, una de las combatientes de mayor confianza de Alfonso Cano y destacada ante el Estado Mayor. En el año 2003 luego de la muerte de Efraín Guzmán por causas naturales, Iván Ríos pasa a ocupar su puesto como miembro del Secretariado de las FARCEP, siendo su miembro más joven, lo cual no deja de generar tensiones en el Estado Mayor debido a que en lista de ascenso se encontraban otros líderes más antiguos y de amplia trayectoria en el movimiento, como Joaquín Gómez, pero las habilidades mostradas por Ríos como Jefe de uno de los Comités Temáticos del Caguán y en la mesa de negociaciones en Los Pozos, le permitieron el respaldo de Raúl Reyes y Alfonso Cano ante Marulanda, primero para comandar el CCC y, luego, para ascender al Secretariado por considerarlo uno de los hombres de mayor proyección en la cúpula de la organización. En 2006 Iván Ríos va a dirigir el Bloque Noroccidental, siendo asumida la dirección del CCC por el propio Alfonso Cano como miembro del Secretariado y entra a coordinar acciones en compañía de Jerónimo Galeano, uno de los denominados históricos de la organización por su trayectoria en las filas de la insurgencia, quien en ese momento comandaba el frente 66 o Tulio Varón de esa estructura.

63

64

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Alfonso Cano, nuevo comandante del CCC, es miembro del Secretariado de las FARC desde 1984, a donde llegó gracias a su militancia en el Partido Comunista y al respaldo recibido por Jacobo Arenas, ideólogo de la organización. Cano, cuyo verdadero nombre es Guillermo León Sáenz Vargas, a diferencia de la mayoría de miembros del Secretariado, no era un campesino atrapado por el conflicto, sino un joven capitalino estudiante de antropología de la Universidad Nacional y destacado líder de la JUCO, posterior comisario del Partido Comunista en diferentes zonas del país, quien por sus actividades militantes con el PC fue detenido en dos ocasiones y enviado a la cárcel, donde gracias a la amnistía otorgada por Belisario Betancur en 1982 sale libre e ingresa a las fila de la insurgencia, bajo la férrea convicción de que la lucha armada y la combinación de todas las formas de lucha, eran el único camino posible en aquel momento. Desde muy temprano Cano se destacó por ser un dirigente de línea más política que militar, dado sus orígenes y su formación académica, lo cual lo llevó a estar al frente de procesos como la instauración de escuelas de formación de cuadros, en cumplimiento de las directivas de la Séptima Conferencia; a la creación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar en 1987; ser el vocero y negociador durante los diálogos de Caracas y Tlaxcala en 1991-1992 durante el gobierno de César Gaviria y, más recientemente, fundador del Partido Comunista Clandestino Colombiano (PCCC) y el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia; sin embargo esto no significó que no tuviera responsabilidades en el campo militar, lo que se hace evidente en su paso por el Comando Conjunto de Occidente y por el aumento en el reclutamiento de guerrilleros en el sur del Valle, Tolima y parte del Cauca, la cual era su zona de influencia. En el periodo de los diálogos del Caguán, ad portas del inicio del gobierno Uribe, en la región central hacían presencia jn aproximado de 1.800 combatientes desplegados en los tres departamentos del eje cafetero –Caldas, Quindío, Risaralda-76, y unidades en Tolima y norte del Huila, de la siguiente forma: Localización de los frentes del Comando Conjunto Central en 2002



76

FRENTES

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA

No. INTEGRANTES

17

Oriente de Huila: municipios de Colombia, Baraya, Tello y Villavieja.

120

21

Tolima: Cañón de las Hermosas, río Davis, Natagaima, Ortega, Rioblanco, Chaparral, Coyaima, Roncesvalles, Rovira y Cajamarca.

255

25

Tolima: Icononzo, Villarrica, Dolores, Prado, Natagaima, Alpujarra, Nariño y Cunday.

185

Cadena Montenegro, Luís. La geografía y el poder. La territorialización del poder en Colombia. El caso FARC, desde Marquetalia al Caguán. Universidad Pedagógica y Tecnológica de ColombiaInstituto Agustín Codazzi. 2002.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

50

Risaralda: Santa Rosa de Cabal y Dos Quebradas. Quindío: Filadelfia, Salento, Calarcá, Pijao, Quimbaya y Circasia.

85

63 Tulio Varón

Norte del Tolima: Santa Isabel, Anzoátegui, El Líbano y Venadillo

60

65 Aurelio Rodríguez

Risaralda: Guática, Quinchía, Irrá, Mistrato. Caldas: Riosucio, Anserma.

250

Tolima

100

Columna Móvil Daniel Aldana

Columna Héroes de Sur del Tolima Marquetalia Columna Jacobo Prias Alape

Tolima

120 170

Frentes de apoyo 22

Cundinamarca: Yacopí, Caparrapí, Guaduas, Rionegro, Topaipí, La Palma y La Peña.

80

47

Caldas: Supía, Filadelfia, Salamina, Aránzazu, Pácora, Riosucio. Risaralda: Quinchía, La Merced, Anserma y Guática. Antioquia: Sonsón, Nariño, Argelia.

250

55

Cundinamarca: sector del Sumapaz, Venecia, Arbeláez, San Bernardo, Fusagasugá, Cabrera. Tolima: Icononzo y Villarrica.

80

TOTAL COMBATIENTES CCC

1.775

Como se observa, de los 1.775 hombres con los que ejercía presencia la guerrilla de las FARC en el centro del país en aquel momento, 1.345 pertenecen al Comando Conjunto Central y los 430 restantes pertenecen a los frentes de apoyo vinculados principalmente a los bloques Oriental en Cundinamarca y al bloque Noroccidental en Caldas y Risaralda.

6. Los megaproyectos: fuente de confrontaciones La zona de operaciones del CCC, especialmente en Tolima, resulta de gran importancia geoestratégica para las FARC, no sólo porque representa uno de los principales centros de repliegue al ser territorio histórico de la organización y por poseer dos importantes corredores que comunican al centro con el sur del país

65

66

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

así como el oriente con el occidente, sino porque en este espacio geográfico se adelantan grandes megaproyectos considerados por la insurgencia como fórmulas de enriquecimiento de multinacionales por medio de la expropiación de tierras y la explotación campesina, obligando al desplazamiento de sus moradores para el desarrollo de tales proyectos. Si bien las luchas desatadas por estas razones no son nuevas, pues estos proyectos son el resultado de la adopción de reformas económicas aplicadas desde inicios de los años noventa con la política aperturista, la cual privilegia los intereses y las acciones privadas de grandes emporios económicos sobre las necesidades de los pobladores, en los últimos años, esta problemática se ha intensificado en la medida que los proyectos y las compañías que los ejecutan van ampliando su poder territorial destructivo, siendo muy pocos los beneficios reales que adquieren los habitantes de la región. Tal es el ejemplo de proyectos como: el megaproyecto de riego del Triangulo del Tolima entre los municipios de Coyaima-Natagaima-Prado; la hidroeléctrica sobre el río Amoyá en Chaparral-Tolima adelantado por Isagen; los proyectos mineros La Colosa en Cajamarca desarrollado por la Anglo Gold Ashanti y el de proyecto minero de Marmato en Caldas de la Colombia Goldfields; el megaproyecto de el Túnel de la Línea, el cual no solo pretende acortar el trayecto entre el centro y el occidente del país, sino al tiempo redefinir las características de los departamentos de la región en cuanto a su aporte en la economía nacional77. Si bien estos proyectos se caracterizan por generar soluciones de empleos inmediatos como uno de los principales beneficios y son mostrados así por el gobierno, los mismos son a corto plazo –mientras dure la construcción de la mega obra- y las condiciones de contratación no siempre son las mejores si se mira desde el punto de vista laboral, lo cual no es un alivio para las comunidades que sumado a los efectos perjudiciales colaterales y a los reiterativos incumplimientos por parte de contratistas y el gobierno frente a acuerdos pactados con las comunidades sobre temas tan álgidos como la compra de predios para la ejecución del proyecto, efectos ambientales e impacto sobre las economías locales a futuro, incrementa la crisis humanitaria ya existente. Son estos últimos los puntos clave en los que la insurgencia entra a mediar con los pobladores y a atribuirse la vocería de los afectados para hacerlos incluir así fuese a través de las armas, situándose como una posibilidad de empoderamiento de los campesinos e indígenas marginados asentados en el camino de estos megaproyectos. El ejemplo más claro de la incidencia de estos megaproyectos en el conflicto regional, lo presenta el de la hidroeléctrica sobre el río Amoyá en el Cañón de las Hermosas, Tolima, cuya obra inició en junio de 2008 y se encuentra custodiada por la Fuerza Pública desde febrero del mismo año, realizando acciones de seguridad perimetral y soberanía territorial a través de la Operación Fuerte, lo que ha llevado al recrudecimiento de la confrontación armada entre las FARC-EP y el Ejército

77

Con el desarrollo del megaproyecto del Túnel de la Línea, se espera impulsar otros proyectos de desarrollo que definan de la siguiente forma las características regionales en cuanto a su inserción en la economía nacional: Quindío quedaría establecido como centro turístico, Tolima como centro agroindustrial, Risaralda como foco comercial y Caldas, como eje de bienes y servicios.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Nacional desde entonces78. El hecho de realizar la obra en zona de dominio del Frente 21 en los corregimientos de San José de las Hermosas y La Marina de Chaparral, ha llevado a que esta estructura del CCC adelante acciones de resistencia armada y saboteo apoyados por el Frente 66, que con el objeto de romper el cerco militar y restablecer los corredores de abastecimiento y repliegue hacia los departamentos de Cauca y Valle, han recibido apoyo adicional de frentes del Comando Conjunto de Occidente, con la columna móvil Daniel Aldana, incrementando las acciones no solo de sabotaje a la obra, sino de extorsión y secuestro de personal de las compañías que laboran en el proyecto.79 La consecuencia de estos enfrentamientos no se ha hecho esperar entre la población de la región, quienes ven afectadas sus economías locales a razón del excesivo control militar, que imposibilita una fluida movilidad de entrada y salida de personas y productos, especialmente en época de cosechas, tal como nos lo deja ver el informe de la Defensoría Delegada para la evacuación de riesgos de la población civil como consecuencia del conflicto armado y el Sistema de Alertas Tempranas (SAT), no siendo de muy buen recibo para los habitantes que deben además cargar con el estigma de auxiliadores de la guerrilla: “La concentración de la actividad militar en Chaparral, el apoyo aéreo y helicoportado y la instalación de bases militares ha afectado a la población civil, restringiendo la movilidad y el tránsito de víveres para los habitantes de la región, (…) La militarización del territorio en desarrollo del conflicto armado, ha afectado las economías campesinas de subsistencia de San José de las Hermosas, La Marina y Calarma, relacionadas con las labores de cosecha del café, previstas para el inicio del mes de marzo que resultaron afectadas por la falta de recolectores, muchos de los cuales no acudieron por miedo a los combates, por las siembras de minas antipersonales o por las restricciones para el ingreso de personas foráneas a la región.”80 Y esto solo en cuanto a la relación del megaproyecto con los actores armados y sus consecuencias sobre la población, porque otras son las dificultades y luchas emprendidas por la misma comunidad por los efectos directos de la megaobra, su no inclusión de los beneficios y las consecuencias negativas sobre el territorio que habitan, lo cual ha llevado a negociar nuevamente fórmulas de solución, especialmente entre el gobierno y las comunidades indígenas.81

78



79



80 81

De esto da cuenta un informe de la Defensoría del Sistema de Alerta Tempranas (SAT). Nota de seguimiento No.026-08, Segunda nota de informe de riesgo No.039-06, del 15 de septiembre de 2006, revisada el 08 de agosto de 2008. En: www.colsia.org.co/php?option=com_ docman&task=doc…gid… revisada el 03.01.2011 Ibídem, Pág. 8. “Esta situación se refleja en el secuestro del Ingeniero Héctor Arvey Clavijo y el Topógrafo William Cadena García, contratistas de la Empresa CEDIC; el hecho tuvo lugar el 12 de julio, siendo liberado el ingeniero horas más tarde en zona rural, portando un mensaje para la empresa contratista de las obras donde los hombres armados del Frente 21, aparentemente mencionan la “necesidad de llegar a un acuerdo económico con la guerrilla de las FARC para poder llevar a cabo las obras de infraestructura trazadas”, so pena de sabotajes y atentados”. Ibídem, Pág. 6. Ibídem, Pág. 8. “Desde la organización Indígena Regional, Consejo Regional Indígena del Tolima –CRIT- la vulnerabilidad de la población Pijao consiste esencialmente en tres ejes problemáticos: el mínimo avance en materia de reconocimiento territorial que permita el acceso a las aguas subterráneas y superficiales del Sur del Tolima, de acuerdo a su visión cosmológica del territorio y permita la protección especial de las quebradas de los Mohanes o médicos tradicionales, la negación del carácter indígena de miembros del Pueblo Pijao

67

68

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Como resultado de lo anterior, el escenario de la confrontación al sur del Tolima producto de los megaproyectos se ha incrementado notoriamente, provocando el aumento de las violaciones de los DDHH y del DIH en la medida que los señalamientos realizados por parte de las dos fuerzas combatientes sobre la población civil, por su presunta colaboración hacia el oponente, recrudece la violencia y el desplazamiento, llevando consigo una fragmentación de la misma población, ya que si bien algunos ven con buenos ojos las acciones militares de retoma del territorio, otros siguen denunciando que el ingreso de la fuerza pública en lugar de estabilizar la situación y mejorar sus condiciones, las empeora y margina aun más, sufriendo con toda crudeza los rigores del combate al quedar en medio del fuego cruzado82.

7. La arremetida frontal de la Seguridad Democrática contra el Comando Conjunto Central – Adán Izquierdo La nueva dinámica de la confrontación bajo la política de seguridad democrática, lleva a la institucionalidad a redoblar sus esfuerzos contra el Comando Conjunto Central, Adán Izquierdo, bajo la premisa de acabar de una vez por todas con el bastión histórico de las FARC-EP en esta región de Colombia. La nueva estrategia del ejército se centra en recuperar las zonas históricas de la guerrilla y cuyo objetivo geoestratégico principal es copar el Cañón de las Hermosas, corredor natural de la cordillera central que comunica el centro con el sur del país, desplegando bastos operativos militares desde el año 2004, fortalecidos por el Plan Patriota, cuyos primeros enfrentamientos en la región se dan en desarrollo de la Operación Libertad II desplegada en Tolima y Huila. Entre los años 2004-2005 la Sexta Brigada del Ejército logra exitosas operaciones contra la estructura guerrillera, de las cuales se destaca el golpe asestado por el batallón contraguerrilla No.34 a la estructura de medios del Comando dirigida en aquel momento por Eulises Sarmiento, alias “Moisés”, de la compañía “Manuel Cepeda”, en inmediaciones del municipio de Rioblanco-Tolima, quien era uno de los fundadores y coordinadores de la Radio Resistencia encargado de los mensajes y propaganda subversiva a todo el sur del Tolima. Se contabilizan también combates en los límites de Huila y Tolima del batallón No.28 contra el frente 66 “Joselo Lozada”; en Planadas entre tropas del batallón contraguerrilla No. 31 y la compañía “Daniel Aldana” del Comando Conjunto de Occidente; en Anzoádesde los llamados estudios de etnicidad y la titulación a cuenta gotas que promueve la conflictividad social y potencia la violación aumentada del derecho al territorio. En tal sentido, las comunidades de Amoyá San Pablo, Amoyá Virginia, Chapa de Alá (nuevo nombre), Cimarrona Alta, El Escobal, Ivanasca Lemayá de Calarma, Matora de Maito, Río Negro, Santa Rita, Seboruco, Tunuli Los Pijaos, adelantan procesos de lucha por el reconocimiento estatal de su existencia y el de su territorio ancestral, que podrían afectarse por el conflicto armado”. 82 “El Cañón de las Hermosas es un territorio de exuberantes riquezas naturales en el que se planea la implementación del Megaproyecto “Construcción de Hidroeléctrica A Filo de Agua del Río Amoyá”, frente al cual las comunidades campesinas han manifestado serias objeciones debido a los nocivos efectos ambientales de su implementación, y especialmente debido a la ausencia de políticas que busquen vincular a la comunidad en términos sociales y económicos al desarrollo mismo del megaproyecto.”. En: http://www.peaceobservatory. org/13032/asesinato-del-lider-campesino-israel-gonzalez-secretario-general-de-la-asociacion-detrabajadores-campesinos-del-tolima-astracatol. Febrero 15 de 2008.

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Mapa 5. CCC a comienzos de la política de Seguridad Democrática tegui entre miembros de la columna móvil “Tulio Varón” y soldados del contraguerrilla No. 34 “Coronel Jaime Fajardo Cifuentes” y enfrentamientos en Rioblanco por las contraguerrillas 34, 68 y 6 “Pijaos” contra la columna móvil “Héroes de Marquetalia” y el frente 21 de las FARC. Hay un saldo total, según el ejército, de 20 insurgentes muertos, 28 capturados e incautados equipos de comunicación, un computador, documentos de interés, víveres, siete fusiles, un mortero, 21 proveedores, 227 proyectiles de guerra, nueve granadas de fragmentación, material explosivo y elementos de intendencia, arrasados tres campamentos con posibilidad de albergar 120 guerrilleros y finalmente la retención a manos de la Fiscalía y el CTI de 25 personas sindicadas de pertenecer a la red de apoyo logístico de las FARC en cercanías de Ibagué83. Sin embargo, a pesar de estos resultados el Comando Adán Izquierdo aún no sufría una arremetida tan fuerte como la que vendría a producirse en los siguientes años.

83

Al respecto ver página del Ejército Nacional: artículos “En marcha, `Libertad II´ en Tolima´” de noviembre de 2005 En: http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=73190 ; “Golpe a medios de comunicación en el Tolima” del 14 de septiembre de 2004, en: http://www.quintadivision.mil. co/?idcategoria=89022; “La quinta división sigue arrojando buenos resultados” del 4 de octubre del 2004 en: http://www.quintadivision.mil.co/?idcategoria=89026.

69

70

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Entre el 2005 y 2008, como en la operación Marquetalia, las tropas van ingresando a la zona de presencia guerrillera con una política que compromete dos componentes: el militar y el cívico-militar. Como parte de éste último, se da una multiplicidad de acciones adelantadas por el ejército entre las que se destacan brigadas médicas, culturales y deportivas que se realizan como maratones itinerantes de dos días en los municipios más apartados que no cuentan con ningún tipo de cobertura social del Estado, por lo cual se han estimado siempre más expuestos a la influencia subversiva, dado el abandono en el cual se encuentran.84 En el 2006 en el campo político militar, el ejército y el gobierno a través de su Alto Comisionado para la Paz, anuncian uno de los principales triunfos para la política de seguridad democrática hasta el momento: la supuesta desmovilización de una columna guerrillera del CCC en el Tolima. Un grupo de 70 supuestos guerrilleros conducidos por Raúl Agudelo, alias “Olivo Saldaña”, conductor militar-financiero y alias “Biófilo”, guía político, supuestamente pertenecientes a la “Compañía Cacica La Gaitana” del CCC, se entregan en inmediaciones de Alvarado-Tolima cediendo 24 fusiles, 14 pistolas, 7 revólveres, 1 subametralladora punto 30 y un avión Aerocomander con matrícula N685AG. El presidente Álvaro Uribe, anuncia este hecho como la mayor desmovilización de las FARC de toda su historia y la presenta como un enorme triunfo de la política de seguridad democrática, gracias a las presiones que sobre el grupo subversivo había realizado la fuerza pública y al impulso de la política de recompensas. Sin embargo, este éxito con el cual el gobierno pretendía demostrar el resquebrajamiento de la organización, se desmoronó cuando algunos medios descubrieron que Olivo Saldaña no se entregó sino que había sido capturado en el 2004 en Pereira, la compañía a la que pertenecía se conformó tan sólo tres meses antes con el obje

84

“Acción integral, un grupo que imprime sonrisas y mucha diversión” Novena Brigada del Ejército. Revista: La Hoja de la Quinta. Edición 79. Agosto de 2009. Pág. 5. En el Tolima: “Alrededor de tres mil personas fueron beneficiadas con la Jornada Interinstitucional (médico quirúrgica, deportiva y cultural) que se realizó en el municipio de Ataco, sur del Tolima. Médicos generales, oftalmólogos, ginecólogos, odontólogos, psicólogos, entre otros especialistas de la salud, hicieron presencia en el municipio, llenando de esperanza a esta comunidad que ha sido perjudicada por los grupos armados al margen de la ley”. En Huila: “Cargado de creatividad y mucho amor, el Grupo Especial de Acción Integral de la Novena Brigada llegó hasta los lugares más apartados del territorio huilense para fortalecer los lazos de amistad con la población civil. (…) Con el corazón y los brazos abiertos, los pequeños recibieron al Lancita, los payasos y la orquesta del Batallón de Apoyo y Servicio para el Combate No.9 “Cacica Gaitana”, grupo musical que amenizó y dio paso a los juegos, los concursos y las sorpresas preparadas por un grupo de hombres que “hacen un trabajo excepcional”. (…) Fue así que 500 personas de escasos recursos se beneficiaron y de puerta en puerta los jóvenes soldados entregaron mercados, útiles escolares y regalos que fueron cambiados por la ratificación de la confianza del pueblo huilense en el Ejército Nacional”. Los ejemplos se multiplican con juguetes para los niños, mercados y dinero en efectivo para los campesinos, enormes brigadas sanitarias con el fin de ganar la confianza de los moradores de las zonas en que la guerrilla se ha mostrado siempre fuerte, buscando además contrarrestar en algo las dificultades que padecen los habitantes a consecuencia de la creciente presión que comienza a sentirse, expresada en retenes y limitaciones para el abastecimiento en víveres y medicamentos, todo con la intención de ir preparando el terreno para una ofensiva militar de gran calado al tiempo que debilitan la moral de las fuerzas insurgentes.”

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

tivo de desmovilizarse; este se había fugado del Frente 21 con cuatro millones de dólares producto del cobro del llamado impuesto 002 a comerciantes, industriales y ganaderos de la zona, además poseía antecedentes de haberse desmovilizado ya en el año 2003, posterior a su captura, como líder de un grupo de 23 milicianos pertenecientes a las células ‘Norma Patricia Galeano’ y ‘Manuelita Sáenz’ de las milicias urbanas de las FARC, buscando vincularse en aquel entonces a la Ley de Justicia y Paz, todo ello mientras permanecía recluido en la cárcel La Picota de Bogotá.85 Este episodio que prometía convertirse en el más contundente golpe a las FARC, terminó siendo por cuenta de la ligereza de los altos funcionarios y del propio gobierno, el más duro revés a la política de seguridad democrática, que utilizando al máximo sus herramientas mediáticas difundían lo que a la postre resultó ser un “falso positivo” en materia de desmovilizaciones. Saldaña pasó a ser el “guerrillero de utilería”86 como lo denominó la revista Semana en octubre tras sus múltiples desmovilizaciones desde la cárcel, entregando hombres con armas y uniformes nuevos, dejando la sensación como a falta de resultados concretos el alto gobierno y los mandos militares estaban dispuestos a inventar historias con tal de mostrar a una guerrilla disminuida, cuando aún esto, por lo menos en lo referente al CCC todavía no se estaba presentando.87 Posterior a la supuesta desmovilización de la compañía “Cacica la Gaitana” y evitando un nuevo escándalo, las fuerzas militares pasan a estudiar en detalle el territorio, infiltrando efectivos suyos tanto en la población, como en estructuras del CCC, analizando, cruzando información, generando confianzas en los pobladores. Resultado de ese esfuerzo, a comienzos de 2008 se da inicio a la Operación Fuerte coordinada directamente por el presidente Uribe y comandada por el coronel Asmeth Castillo de la Sexta Brigada; su misión: recuperar la zona entre Tolima,

85



86



87

Al preguntar a Luís Carlos Restrepo Alto Comisionado de Paz sobre los hechos, el funcionario sólo atinó a decir que debía destacarse lo positivo, haciendo referencia a la entrega del avión. La compañía “Cacique la Gaitana” con la que supuestamente se desmovilizó Saldaña en 2006, se logró confirmar que la misma no hacia parte del listado del Ejército de organismos existentes de las FARC, como tampoco es reconocida su existencia por la propia organización; de otro lado se reveló que el avión entregado por dicha columna, no pudo haber sido adquirido por el grupo insurgente durante la época de la zona de despeje, mientras Saldaña era jefe de finanzas como él mismo lo afirmó en sus declaraciones, debido a que la aeronave que se encontraba en Sucre, poseía matrícula norteamericana la cual fue renovada por última vez el 27 de febrero de 2003, es decir un año después de terminada la zona de distensión y la Aeronáutica Civil le otorgó un permiso de un mes en abril de 2003 para operar por el territorio colombiano, el cual al vencerse el 18 de mayo mientras se encontraba en Corozal-Sucre, hizo que la avioneta nunca más volviera a despegar pues el permiso jamás fue renovado. La aeronave fue abandonada e incautada un año después por la DIAN, versión que fue difundida por la Armada y ratificada por el General Montoya del Ejército, aclarando éste último que la inexactitud en la información se debía a problemas de comunicación, actitud que igualmente fue asumida por el presidente Uribe argumentando que los datos recibidos por sus subalternos no fueron primero verificados correctamente antes de su pronunciamiento público. Al respecto ver: “El guerrillero de utilería”, Daniel Coronel, publicado el sábado 7 de octubre de 2006 en http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=97411. Sobre el mismo ver:”El jefe que lideró la entrega de 70 guerrilleros, llevaba dos años preso”, publicado el 9 de marzo de 2006 en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1941674; “La historia del avión fantasma de Uribe y la falsa rendición de los 70 guerrilleros de las FARC” en: http://www.rebelion.org/ noticia.php?id=28368, publicado el 16 de marzo de 2006.

71

72

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Huila, Valle, Cauca y Caquetá dominada durante más de 40 años por las FARC y dejar fuera de combate –por captura o muerte- a Alfonso Cano, miembro del Secretariado, quien ese mismo año pasaría a convertirse en el nuevo comandante en Jefe del movimiento guerrillero, tras las muertes de Manuel Marulanda Vélez y Raúl Reyes. De esta forma, el Comando Conjunto Central que anteriormente no había sido considerado como un objetivo primordial para la Fuerza Pública, al ser visto como una estructura de aislada incidencia nacional, por su reducido tamaño y escasa expansión territorial, a diferencia de los Bloques Oriental y Sur, pasa a ocupar un lugar de primacía en las operaciones del gobierno, pues es en la zona del CCC que se moviliza nuevo comandante en jefe de la organización, del Partido Comunista Clandestino Colombiano y del Movimiento Bolivariano, adquiriendo el Cañón de las Hermosas una connotación similar a la que tuvo La Uribe-Meta en época de Jacobo Arenas y Manuel Marulanda a comienzos de los noventa. Es así que a mediados de abril se da a conocer públicamente la noticia de contundentes bombardeos y feroces combates entre guerrilla y fuerza pública sobre todo el Páramo de las Hermosas y en los que aparte de sufrir un gran número de bajas en las filas de los combatientes farianos, posiblemente habría quedado gravemente herido Alfonso Cano88. Esta embestida fue básicamente la primera de su especie y estuvo acompañada por otras similares en toda la región durante los siguientes dos años: en octubre de 2009 en ejecución de la Operación Alquimia, la Fuerza Aérea y unidades de la Sexta Brigada realizan un bombardeo sobre un campamento ubicado en el corregimiento de Gaitania, en Planadas, contra integrantes del Frente 25 en el cual murieron cerca de 30 guerrilleros, entre los que se presumía se encontraba Arquímedes Muñoz Villamil - “Jerónimo Galeano”, jefe del CCC y uno de los hombres de mayor confianza de Cano; se confirma la muerte del hijo de Galeano, alias “Sebastián”; de William, jefe del Frente 66 “Joselo Lozada”; de Simón Bernate, jefe político de la estructura y quien llevaba 30 años en las FARC89. La organización guerrillera reconoció la gravedad del ataque, sin embargo, se supo luego, que “Jerónimo Galeano” no había muerto en la acción. Después, en diciembre, se efectúan nuevos operativos que acaban con la vida de 20 guerrilleros más, que sumados a la muerte a comienzos de 2005 en el Cañón del Cócora de Ciro Gómez Rayo- “Enrique”, comandante del Frente 50 “Cacique Calarcá” del eje cafetero, empieza a fracturar la solidez del Comando, siendo el frente 66 Joselo Lozada, que se movilizaba entre Huila y Tolima, el más golpeado “Una de las avanzadas militares más agresivas en el sur del Tolima le está quitando territorio importante a las Farc. Es en el cañón de Las Hermosas, cerca al municipio de Chaparral en el departamento del Tolima, convertido por el grupo guerrillero en uno de los centros de comercio de látex de amapola más importantes del país y corredor fundamental de movilización de la subversión.” Semana.com “Ofensiva militar en el sur del Tolima”. En: http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=109393 Febrero 25 de 2008. 89 En desarrollo de la Operación Alquimia, realizada el 30 de septiembre con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana en Planadas, (Tolima), perdieron la vida otros 12 integrantes de esa organización, incluido el comandante del frente 66. 88

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

al acabar con sus tres principales líderes en menos de dos años a la muerte de William, su comandante, en octubre de 2009; le sigue la captura en julio de 2010 de “Araceli”, quien había reemplazado a William en la comandancia y era mujer de confianza de Cano e integrante del tercer anillo de seguridad del jefe del secretariado; finalmente, “Santiago”, su reemplazo y jefe de finanzas, es muerto por la Novena Brigada en octubre de 2010. Este duro golpe significó un fuerte desplazamiento de las fuerzas ubicadas en las Hermosas en el sur-occidente del Tolima hacia el norte del Huila, donde esta estructura comenzó a reorganizarse a pesar del desmantelamiento de la columna móvil Tulio Varón que operaba en el centro-norte del Tolima. Las ofensivas militares en la región generaron movilización campesina contra los excesos de las fuerzas militares, que en su afán por acabar con la organización guerrillera y brindar resultados efectivos a la opinión pública, no hizo distinción entre civiles y combatientes en numerosas ocasiones, afectando duramente la situación de DDHH de la población. “La Asociación de Trabajadores Campesinos del Tolima ASTRACATOL denuncia ante la comunidad nacional e internacional las violaciones a los derechos humanos de los campesinos que habitan en el Cañón de las Hermosas con ocasión de la incursión violenta de las fuerzas militares en el marco de un operativo militar que se adelanta desde el 9 de febrero de 2008 en la respectiva región y responsabiliza al estado colombiano por las consecuencias que puedan sufrir los campesinos por vulneración de sus derechos a la vida, la integridad física y psicológica, la libertad personal, la libertad de asociación, en el marco de este operativo”90 Esta denuncia es el resultado de la situación de los campesinos, que cansados de los constantes señalamientos, sus precarias condiciones, limitaciones y excesivos controles a que son sometidos, reactivan en la comunidad la necesidad de hacer pública manifestación de su inconformidad a través de las organizaciones comunitarias de diverso tipo, participando en la Movilización Nacional Agraria y Popular de octubre de 2007 a la cual asisten más de 4.000 campesinos que rechazan las políticas de seguridad del presidente Uribe, impulsados por la crisis humanitaria acentuada por los paramilitares que aumentan sus operaciones al tiempo con las del ejército oficial. “Los campesinos temen un desplazamiento masivo debido a que el Ejército está restringiendo la entrada de alimentos a la zona porque cree que son ‘mandados’ para la subversión. Esto lo ratificó el coronel Castillo, quien dice que es una medida de seguridad. “Sabemos que la guerrilla se aprovecha de la población civil para conseguir sus propósitos”, por esta razón a la gente que viaja desde Chaparral se le revisa el mercado que debe llevar como soporte la factura que no sobrepase los 300 mil pesos.”91

90



91

“Operativos militares que se desarrollan en el Cañón de las Hermosas (municipio de ChaparralTolima) violan los derechos humanos de las comunidades campesinas.” Observatorio de Paz, 15 de febrero de 2008.En:http://www.peaceobservatory.org/13032/asesinato-del-lider-campesino-israelgonzalez-secretario-general-de-la-asociacion-de-trabajadores-campesinos-del-tolima-astracatol. Semana, 15 de febrero de 2008. Al respecto véase también: “Ejército Nacional continua con falsos positivos”, Corporación Reiniciar, publicado el 4 de diciembre de 2006. EN: http://www.dhcolombia.info/spip.php?article343

73

74

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

De igual forma, los campesinos de la región denuncian que a partir de la ejecución de la política de seguridad democrática, se presenta un incremento del número de los llamados casos de “falsos positivos”, en los que miembros de la Quinta Brigada del ejército simulan la existencia de combates contra integrantes de las FARC, con el fin de recrear ficticios escenarios que permitan aumentar la efectividad de las fuerzas militares y/o en ocasiones, lograr justificar errores cometidos sobre la población civil, argumentando que son guerrilleros disfrazados o muertos en combate. Sin embargo el gobierno insiste en no ceder y ante las protestas populares, crea en el 2010 la Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, unidad militar cuyo objetivo fundamental es acabar con la amenaza terrorista que significa el Comando Conjunto Central al sur del Tolima, Valle y Cauca. “La Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, unidad militar que fue inaugurada en abril de este año, tiene como objetivo principal derrotar la amenaza terrorista que representa el comando conjunto central de las Farc. Esta unidad tiene como jurisdicción los municipios de Río Blanco y Planadas (Tolima), Pradera y Florida (Valle del Cauca), y Miranda, Corinto, Toribio, Páez y Belalcazar (Cauca). Esta unidad está conformada por dos unidades móviles, un batallón de alta montaña, una compañía del Batallón Especial Energético y Vial 6, un destacamento de tiradores de alta precisión y una compañía de servicio.”92,93 No obstante, la dura arremetida sufrida por el Comando Adán Izquierdo en los últimos dos años, el hecho de no ser una estructura demasiado grande –por lo cual es comando y no bloque-, estar asentada en un área geográfica de difícil acceso y contar con un histórico apoyo poblacional, ha permitido que sus miembros puedan reorganizarse, replegarse y desplazarse con relativa facilidad a otras zonas. De igual forma, la nueva estrategia organizativa asumida por el propio Cano que orienta, entre otras cosas, la reacomodación en micro-estructuras de no más de 30 hombres, dejando en el pasado la movilización en grupos grandes de más de 300 combatientes, ha facilitado que el CCC se reactive y traslade a nuevos territorios colindantes con los pertenecientes al Bloque Sur y al Comando Conjunto de Occidente, aprovechando el corredor de movilidad del sur. De esta forma se ha logrado mantener activos cuatro de sus principales frentes militares, a pesar de la fuerte arremetida asestada contra el Comando desde el 2008, que le significó el desmantelamiento y práctica desaparición de la columna móvil Tulio Varón y el Frente 50 que operaba en el eje cafetero. El Frente 17 Angelino Godoy, que desde su creación en 1982 tenía como centro de operaciones la triangulación conformada por los límites entre Tolima-Huila92 “MinDefensa analizó operaciones militares del sur del Tolima”  En:http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2010/Agosto/Paginas/20100827_08.aspx 93 La Fuerza de Tarea del Sur está conformada por la Brigada Móvil 8, la Brigada Móvil 20, el Batallón de Alta Montaña General Santos Gutiérrez Prieto, una compañía del Batallón Especial Energético y Vial 6, un destacamento de tiradores de alta precisión y una compañía de servicio.” Redacción elcolombiano.com | Publicado el 20 de abril de 2010 En:http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/E/ejercito_activo_fuerza_de_tarea_del_ sur_del_tolima/ejercito_activo_fuerza_de_tarea_del_sur_del_tolima.asp?CodSeccion=185

Capítulo 2 / Comando Conjunto Central / Flujos y Reflujos

Meta, y había logrado extender su radio de acción más hacia el centro-sur del Tolima desde finales de los noventa; por cuenta de la ofensiva militar se ve obligado a replegarse hacia el norte del Huila, ubicándose en Neiva, Baraya, Río Negro, Santa Librada, Palestina, Colombia, Vegalarga, Algeciras, Tello, buscando proteger parte del corredor estratégico de la organización. Es hoy por hoy comandada por Jhon Jairo Arias, alias “Rumba”. El Frente 21 La Gaitana, comandado por Luís Eduardo Rayo alias “Marlon”, ha sido desde su conformación en 1983 el más activo del CCC y, al mismo tiempo, el más combatido por la fuerza pública en la región, lo cual le da una gran experiencia tácticomilitar que sumada a las dificultades del terreno por donde se moviliza, lo convierten en una de las estructuras más fuertes a nivel nacional. Su gran capacidad operacional permitió la expansión y recuperación del territorio central del país, debido a sus desdoblamientos que facilitaron el nacimiento de los Frentes 25 y 50. De igual forma, gracias a esta capacidad táctica de combate, ha logrado recuperarse de duros golpes, llevándolo a desplazarse y acoplarse rápidamente en nuevos territorios. Actualmente se desenvuelve en las localidades de Alpujarra, Ambalema, Ataco, Chaparral, Coyaima, Cunday, Dolores, Espinal, Natagaima, Ortega, Planadas, Prado, Purificación, Rioblanco, Roncesvalles, Saldaña, San Antonio, Suárez y Villarrica en el Tolima. El Frente 25 Armando Ríos, tan combativo como el 21, el cual quizás había logrado acercarse más a Cundinamarca vía a Bogotá de los del CCC, fue obligado a replegarse a sus históricas posiciones al sur-oriente del Tolima, ubicándose actualmente en Prado, Montoso, Purificación, Altamizal, Granada, Villarrica, Cabrera, Cunday, Icononzo, Dolores, siendo dirigido por Nelson Jiménez Gantiva alias “Gonzalo”. El Frente 50 Cacique Calarcá, desdoblado del 21 en 1992 y concentrado en la zona del eje cafetero, es uno de los frentes más castigados del CCC llevando prácticamente a esta estructura a su desmantelamiento total. Es gracias a nuevas unidades del Frente 21 delegadas por “Marlon” a la reestructuración de dicho Frente en el Quindío, que aun se adelantan actividades en Calarcá, Córdoba, Pijao y Salento. El Frente 66 Joselo Lozada, es, sin lugar a dudas, el más afectado por la contra ofensiva estatal llegando a perder en los dos últimos años a tres comandantes: “William” muerto en octubre de 2009; “Araceli”, capturada en julio de 2010 y “Santiago”, muerto por la Novena Brigada en octubre de 2010. Sin embargo, este Frente que se ubicaba entre el centro y el norte del Tolima, que según voces oficiales se encuentra diezmado, se moviliza nuevamente hacia el Huila y parte del Cauca, reforzando el corredor que comunica el oriente con el pacífico colombiano apoyados por el Comando Conjunto de Occidente. Su posición actual se encuentra en los municipios de Nátaga, Teruel, Tesalia, Santa María, Palermo, Yaguará, Iquira, Río Aipe en el Huila y Páez y Belalcazar en el Cauca. La Columna Móvil Jacobo Prias Alape, comandada por alias “el tío”, se ha visto fortalecida gracias a la orden impartida por Jerónimo Galeano, en el sentido que ella debía recibir en sus filas a los insurgentes que quedaban de la Columna Móvil Tulio Varón que actuaba también en el norte del Tolima. Su área de operaciones actual se sitúa en Ibagué, Santa Isabel, Venadillo, Alvarado, Anzoátegui, Piedras, Villahermosa, Cañón del Combeima, La Cascada.

75

76

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Finalmente la Columna Móvil Héroes de Marquetalia, a pesar de la muerte de su comandante Angie Marín, “Mayerly”, ha movilizado sus tropas en los municipios de Gaitania, San Miguel, Marquetalia, Ataco, Planadas, Santiago Pérez en el Tolima y Aipecito y Neiva en el Huila.

Mapa 6. Presencia de los Frentes y Columnas del CCC -2011-

Tercer Capítulo BLOQUE MAGDALENA MEDIO Eder Maylor Caicedo Fraide

Introducción Este capítulo aborda el estudio del Bloque Magdalena Medio de las FARC-EP, enfatizando en sus avances y retrocesos en los ámbitos político, social y militar en el periodo comprendido entre 1964 y 2010; de igual forma, hace un desarrollo histórico y sociológico de la región mostrando la dinámica de la confrontación con los distintos actores. El capítulo está dividido en cinco grandes sesiones: la primera corresponde a la caracterización económica, geográfica, social y política del Magdalena Medio, teniendo en cuenta los debates en torno a su delimitación como región homogénea; asimismo, se describe la importancia que para las FARC tiene la región como estructura administrativa, política y militar del Bloque Magdalena Medio que, además de los municipios ribereños, se extiende a los departamentos de Santander y Norte de Santander, así como al Occidente Boyacense y el Bajo Cauca Antioqueño. En la segunda se analiza la llegada y despliegue de las FARC en la región y el apoyo importante que le brinda el Partido Comunista de Colombia como organización política. En la tercera se centra en los años setentas y ochentas, se observan los avances tanto en el plano militar como político, que el Bloque Magdalena Medio desarrolla en la parte alta del Magdalena Medio (municipios de Puerto Boyacá, Puerto Nare, Cimitarra, principalmente) y el posterior despliegue hacia localidades del Sur de Bolívar, Sur de Cesar, Santanderes y Antioquia, en especial Barrancabermeja, Catatumbo y Nordeste Antioqueño. En la cuarta se hace énfasis en la década de los noventa, teniendo como punto de referencia la octava conferencia de las FARC (1993), que señala las directrices a seguir por parte del conjunto de la organización. Finalmente, se prestará especial atención a los últimos 10 años y a las transformaciones que el Bloque Magdalena Medio empieza a tener con el paso de los “Diálogos del Caguán” a la política de “Seguridad Democrática” implementada por la administración de Álvaro Uribe; como epílogo de este capítulo, se observará la actual correlación de fuerzas que presentan las FARC-EP en la región y un posible escenario futuro del Bloque Magdalena Medio. Si bien no son muchos los estudios realizados sobre la región del Magdalena Medio por investigadores de las ciencias sociales de distintas disciplinas, los existentes nos colocan inicialmente frente a una oferta de conocimiento y análisis de la región que resulta de la mayor utilidad para los propósitos de este capítulo; de la bibliografía existente resulta relevante señalar los trabajos de: Carlos Medina

78

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Gallego, Autodefensas, Paramilitares y Narcotráfico en Colombia. Origen, Desarrollo y Consolidación. El caso de Puerto Boyacá, publicado en 1990, que da cuenta de la llegada de la guerrilla de las FARC a la región durante la década de los setenta, así como la posterior emergencia de los paramilitares, especialmente en el municipio de Puerto Boyacá. Alejo Vargas Velásquez, Magdalena Medio Santandereano. Colonización y Conflicto Armado, Publicado en 1992, se convierte en un estudio pionero del análisis histórico, sociológico y político de la región, dando a conocer la lógica del desenvolvimiento del conflicto armado especialmente en el magdalena medio santandereano. Manuel Alberto Alonso (1997), Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio. En este trabajo se presenta la región como un escenario de constante lucha y conflicto social, que va a dar cabida al conflicto armado entre las décadas del ochenta y el noventa. El CINEP publicó en el año 2006, Conflictos, Poderes e Identidades en el Magdalena Medio 1990-2001, investigación que se enfoca en la configuración del conflicto durante la década de los noventa y que cuenta con un análisis histórico y social significativo de la región. Uno de los estudios más recientes del Magdalena Medio, es el de Alfredo Molano y publicado con el título, En Medio del Magdalena Medio, que muestra la emergencia de nuevos actores sociales como es el caso de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC) y el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio (PDPMM), entre otras, que le van a dar una dinámica distinta a la Región. Otro estudio que se tomó como referente bibliográfico fue el producido por Andrea Dávila Saad, publicado en 2010 por Ediciones Uniandes, denominado La Violencia en el Magdalena Medio: Análisis de la dinámica espacial. Basada en cifras del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, esta investigación muestra la evolución de la violencia en el Magdalena Medio desde inicios de la década de los noventa hasta el 2007. Por otra parte, existen análisis sectorizados y subregionales del Magdalena Medio muy recientes, adelantados por organizaciones como el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio (PDPMM) y la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC), que sirvieron como insumo para el desarrollo del presente estudio y que se encontrarán referenciados en el transcurso del mismo. Finalmente, se hizo una consulta de fuentes oficiales sobre las cifras del conflicto, comparadas con las bases de datos de la organización Centro de Documentación de los Movimientos Armados (CEDMA) y los partes de guerra de las FARC para tener una aproximación más holística a la dinámica actual del conflicto. También se realizó un seguimiento de prensa de los últimos 10 años de confrontación, para establecer el actuar de las estructuras del Bloque Magdalena Medio de las FARC.

1. Caracterización de la Región y Georeferenciación del Bloque Magdalena Medio de las FARC La región del Magdalena Medio, concebida como definición territorial surge de las necesidades que tiene la institución militar para confrontar la situación de conflicto que se presenta en una región del recorrido medio del Río Magdalena que fue, durante años, zona de refugio de la violencia y de colonización campesina. La designación de ese territorio como “Magdalena Medio”, tiene en su origen una finalidad militar:

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

“…en la reunión de militares celebrada en Palanquero y que tuvo como objetivo crear zonas de defensa y de erradicación de la violencia, cuando surgió la denominación de Magdalena Medio, y con ella la estrategia para la defensa de la región y la distribución del personal para combatir los focos de violencia…”94 “…el concepto de región del Magdalena Medio no había sido pensado como tal, como se le percibe hoy, sino hasta hace aproximadamente tres décadas. El Estado comienza a nombrar la región cuando el conflicto político y social pone en cuestión su escasa presencia, es decir, la región aparece, se presencializa, por su situación de conflicto”95. El surgimiento de los conflictos armados durante y después de la década de los cincuenta hace que la región se visibilice y se reconozca en su configuración como la conocemos actualmente. El Estado, al ponerse en duda su presencia institucional en la región, despliega una estrategia militar para controlar el territorio y a los diferentes actores que empezaban a hacer presencia en esa zona de importancia estratégica para el país. El Magdalena Medio es un escenario cuya delimitación se ha convertido en tema de controversia entre diferentes analistas que han estudiado los procesos sociales, políticos, culturales e históricos de la región. Mientras que algunos estudios establecen que esta zona la componen 31 municipios de la zona ribereña de Santander, Antioquia, Bolívar y Cesar96, hay otros que consideran que la región está compuesta por 63 municipios distribuidos en los departamentos de Caldas, Boyacá, Cundinamarca, Antioquia, Santander, Bolívar, Norte de Santander y Magdalena97. No obstante, de acuerdo a la capacidad de análisis y de recursos de los diferentes estudios, varía la cantidad de municipios que se tienen en cuenta; ejemplo de ello es la investigación realizada por el Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP), denominada

94



95



96



97

Arias Sepúlveda, Jorge. Guía Socio-económica del Magdalena Medio. Manizales: Publicidad Caldas, 1971, Pág. 4. Citado por Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia/Instituto de Estudios Políticos. Pág. 57. Alonso, Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia/Instituto de Estudios Políticos. Pág. 57. Al respecto el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio considera que “…la región así definida está constituida por 31 municipios de los departamentos de Santander, Antioquia, Bolívar y Cesar”. Ver en La Región y Su Gente http://www.pdpmm.org.co/portal/QuiénesSomos/Laregiónysugente/tabid/186/Default.aspx Página WEB consultada el 26 de julio de 2010. Según datos oficiales utilizados por la Vicepresidencia de la República en su estudio Panorama Actual del Magdalena Medio, la región está compuesta por los siguientes municipios: “1. Achí 2. Aguachica 3. Altos del Rosario 4. Arenal 5. Argelia 6. Barranco Loba 7. Barrancabermeja 8. Cantagallo 9. Caparrapí 10. Caracolí 11. Chimichagua 12. Cimitarra 13. Cocorná 14. Curumaní 15. El Banco 16. El Carmen 17. El Peñón 18. Gamarra 19. González 20. Hatillo de Loba 21. La Dorada 22. La Gloria 23. La Palma 24. Maceo 25. Margarita 26. Montecristo 27. Morales 28. Nariño 29. Pailitas 30. Paime 31. Pelaya 32. Pinillos 33. Puerto Berrío 34. Puerto Boyacá 35. Puerto Nare 36. Puerto Parra 37. Puerto Salgar 38. Puerto Triunfo 39. Puerto Wilches 40. Remedios 41. Río de Oro 42. Río Viejo 43. Rugidor 44. Sabana De Torres 45. Samaná 46. S. Alberto 47. S. Carlos 48. S. Fernando 49. S. Francisco 50. S. Jacinto 51. S. Martín 52. S. Martín de Loba 53. S. Pablo 54. S. Vicente de Chucurí. 55. S. Rosa del Sur 56. Simití 57. Sonsón 58. Tamalameque 59. Tiquisio 60. Topaipí 61. Victoria 62. Yacopí 63. Yondó”. al respecto consultar: Panorama Actual del Magdalena Medio. Vicepresidencia de la República de Colombia. Publicación Fondo de Inversores para la Paz. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. En http://www. derechoshumanos.gov.co/observatorio_de_DDHH/04_publicaciones/04_03_regiones/magdalenamedio/index.htm Página Web consultada el 26 de julio de 2010.

79

80

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Conflicto, Poderes e Identidades en el Magdalena Medio, contempla que para fines de ese proyecto “…se toman en cuenta 34 municipios, ubicados en los departamentos de Santander, Antioquia, Boyacá, Sur de Bolívar y sur de Cesar, que corresponderían aproximadamente a los 340 Km. de recorrido del Magdalena entre Puerto Nare y Rio Viejo”98. Al no ser una unidad administrativa, el Magdalena Medio es una región donde los límites y los actores son multifacéticos y multimodales; al referirse a la pluralidad de espacios que lo componen; Manuel Alberto Alonso, académico conocedor de la región, señala que el Magdalena Medio “… es un espacio en proceso continuo de construcción; es un escenario de fronteras móviles dentro del cual la delimitación de su territorio está siempre sujeta al quehacer histórico de los actores sociales que allí se expresan”99. Aunque la región por sus continuos flujos de colonización y conflictos internos no sea delimitable de una manera específica, en la actualidad se ha presentado un consenso general entre analistas, académicos y geógrafos expertos en estimar que la región del Magdalena Medio en su gran extensión la componen los municipios que se presentan en los Mapas No 7 y 8. No obstante la discusión anterior, en la división administrativa y política del territorio que utilizan las FARC-EP, el Magdalena Medio tiene unas características particulares. La zona de operaciones del Bloque Magdalena Medio, incorpora adicionalmente a la totalidad de los municipios de Santander y Norte de Santander, la región esmeraldífera de Boyacá, el Nordeste y el Bajo Cauca Antioqueño; mientras que en Caldas, La Dorada y los municipios caldenses aledaños al río, son área de operaciones del actual Bloque Iván Ríos; por su parte, hacia el norte, el Bloque Magdalena Medio tiene un área de operaciones que llega hasta el Aguachica en Cesar. Para el conjunto de los actores que protagonizan el conflicto armado en Colombia, esta región tiene una importancia estratégica, no solo por estar localizada en el centro del país, sino por la naturaleza de su geografía y la abundancia de sus recursos. En el conjunto del territorio se desarrollan labores agrícolas y ganaderas, con marcados procesos de agroindustrializacion en torno a la producción de palma de aceite; así como actividades minero-extractivas con la explotación de carbón, calizas, cuarzo, mármol, oro y petróleo. La industria petrolera se articula en la región alrededor de Barrancabermeja, Sabana de Torres, Cantagallo y Yondó, con influencia también en Puerto Wilches, San Vicente de Chucurí y Cimitarra. En el resto del Magdalena Medio santandereano predominan la ganadería extensiva, el cultivo de cacao, plátano, arroz y sorgo; sin embargo, esta economía se ha visto reducida sustancialmente en las últimas décadas por su dedicación al cultivo de pastos. En Puerto Nare y Puerto Berrío, aunque su economía ha girado en torno a la ganadería, la producción cementera le ha brindado a estos dos municipios cierto avance industrial. En la zona norte del Magdalena Medio, principalmente en el sur de Cesar y en Puerto Wilches tiene una gran influencia la agroindustria de palma africana y el cultivo

98



99

Madarriaga, Patricia (2006). Región Actores y Conflicto: Los Episodios. En Conflictos Poderes Identidades en el Magdalena Medio. 1990-2001. Colciencias, CINEP. Bogotá. Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia/Instituto de Estudios Políticos.

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

Mapas 7 y 8. Delimitación de la región del Magdalena Medio

81

82

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

de algodón; por su parte, en el sur de Bolívar predominan la agricultura de subsistencia, pesca artesanal y la explotación maderera aunque en una proporción reducida100. También en el sur de Bolívar, aledaño a la serranía de San Lucas la economía gira en torno a la minería de oro legal e informal, la cual ha generado el ingreso de multinacionales a la región y consecuentemente constantes conflictos con los campesinos y mineros. La constante explotación de oro y el descubrimiento de grandes minas generaron que en la década de los ochenta se desplazaran al sur de Bolívar y al nordeste antioqueño empresas con grandes capitales para monopolizar la extracción minera del oro. Como lo señala Alfredo Molano, “en 1981 se denunció Mina Azul, una veta dentro de la montaña; en 1982, Mina Seca y al finalizar la década salieron a la luz pública los yacimientos de Caribe, Viejito, Gallo y Paraíso”101. La emergencia de estas minas hizo que llegaran capitales extranjeros a monopolizar la producción de oro, pero al mismo tiempo significó una organización y asociación por parte de los mineros para enfrentar las grandes compañías multinacionales y nacionales. Si bien los mineros no vieron en el Estado una herramienta de apoyo a sus requerimientos de continuar la extracción de oro de forma artesanal, las guerrillas de las FARC y ELN les brindaron su apoyo para la movilización y asociación. Paralelo al proceso que se presentaba de organización de los mineros en el Sur de Bolívar y el Nordeste antioqueño, comenzó a incrementarse la explotación de la hoja de coca, agudizándose así los conflictos con la intervención del narcotráfico y paramilitarismo. La disputa por el territorio ha estado unida al desarrollo de una lucha en la que el blanco de las acciones criminales de los distintos actores ha sido la población civil: amenazas, asesinatos, masacres, despojos, desapariciones y desplazamiento forzado han generado en la región una profunda crisis humanitaria y fuertes movimientos de resistencia. En efecto, desde la década de los ochenta en el Magdalena Medio se presenta una propagación de cultivos ilícitos y de inserción de narcotraficantes en los procesos sociales, por medio de compra de tierras, financiación de grupos ilegales y participación directa e indirecta en política. El modelo de cultivo de coca en la región se realiza en pequeñas proporciones y en zonas específicas. Según lo señala Omar Gutiérrez “la mayor parte de los campesinos productores controlan menos de tres hectáreas sembradas, ubicadas en las serranías de San Lucas y Santo Domingo, tienen bajos ingresos y su patrimonio fundamental es la posesión de tierra”102. Este fenómeno ha generado que cada vez más narcotraficantes poderosos se apropien de tierras transformando su uso y generando altas concentraciones de estas en pocas manos.

Para un análisis más detallado de la economía en la región del Magdalena Medio, consultar: Madarriaga, Patricia (2006). Región Actores y Conflicto: Los Episodios. En Conflictos Poderes Identidades en el Magdalena Medio. 1990-2001. Colciencias, CINEP. Bogotá. 101 Molano, Alfredo (2009). En Medio del Magdalena Medio. Ediciones Átropos Ltda. Bogotá. Págs. 91 y 92. 102 Gutiérrez, Omar. (2003). El Auge del Paramilitarismo en el Sur de Bolívar o la Malograda Integración al Orden; tesis para optar al título de Magister en Análisis de Problemas Políticos, económicos e internacionales, Bogotá, Universidad Externado de Colombia. Citado por Madarriaga, Patricia (2006). Región Actores y Conflicto: Los Episodios. En Conflictos Poderes Identidades en el Magdalena Medio. 1990-2001. Colciencias, CINEP. Bogotá, Pág. 43. 100

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

De esta forma, en zonas como el sur de Bolívar se reemplazó la ganadería extensiva y la agricultura tradicional, por el cultivo extensivo de hoja de coca que llegó a tener una representación importante en los cultivos a nivel nacional; según lo establece Alejandro Reyes: “El sur de Bolívar, bastión tradicional de las guerrillas, en especial del ELN, es la zona que hasta el día de hoy sigue conservando la cantidad importante de cultivos ilícitos en el departamento, en la serranía de San Lucas (serranía de Montecristo y serranía Santo Domingo), que constituye entre un 4 y 8% del total de áreas cultivadas en el país”103. En septiembre de 1996 y como contexto de una serie de movilizaciones campesinas de cultivadores de coca en sur del país, se realizó una gran movilización de 4.000 labriegos que llegaron a los municipios de San Pablo y Puerto Wilches, “oponiéndose a la fumigación de cultivos ilícitos y pidiendo planes sociales”; según el diario El Tiempo, que cubrió la noticia, en la localidad de Santa Rosa (sur de Bolívar), el ELN obligó a los campesinos a participar en las movilizaciones104. Esta fue una de las tantas movilizaciones que se presentaron entre 1996 y 1998 en la región norte del Magdalena Medio, donde se logró articular la lucha de los mineros por unas condiciones dignas de trabajo en las minas y la posibilidad de extracción del oro de manera artesanal, con la lucha campesina por los cultivos de hoja de coca. La respuesta del establecimiento y los paramilitares a estas movilizaciones fue lo que se denominó la “Toma de Barranca”, que no es otra cosa que el despliegue de fuerza militar para destruir el proceso organizativo que se había gestado en la región; dicha toma se presentó en doble vía: por una parte el ejército desplegó sus fuerzas desde la Segunda Brigada por Antioquia y la Quinta Brigada por Santander; por otra, las fuerzas paramilitares avanzaron desde el sur por Puerto Boyacá y Puerto Berrío, desde el occidente por Segovia y Remedios y desde el norte por Aguachica. Dicha incursión generó que el 16 de mayo de 1998 el paramilitarismo en complacencia con organismos estatales, asesinara siete pobladores del puerto de Barrancabermeja y desaparecieran otros 25. Según versiones de los propios paramilitares que participaron en la masacre, existió “…participación de unidades militares del Batallón de Inteligencia de la Brigada V con sede en Bucaramanga, del Batallón Caldas, Batallón 45 “Héroes de Majagual”, Batallón “Nueva Granada” de Barrancabermeja, la Dirección de la Policía y del DAS de Barrancabermeja”105. La lucha por el control estratégico de la región ha hecho que esta sea de las más violentas y conflictivas del país. En ella se han desarrollado importantes movimientos sociales que agrupan trabajadores petroleros, campesinos, colonos, mineros, movimientos comunitarios y juveniles, organizaciones de mujeres y un gran número de asociaciones de familias campesinas que han visto la necesidad de irse federalizando para enfrentar los procesos de violencia. La profundización de los conflictos y su crudeza ha hecho que las organizaciones de Derechos Humanos, Reyes Alejandro (2009). Guerreros y Campesinos. El Despojo de la Tierra en Colombia. Grupo Editorial Norma. Bogotá. Págs. 171-172. 104 4.000 labriegos llegaron a San Pablo. 11 de septiembre de 1996. En http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-496893 Página Web consultada el 10 de enero de 2011 105 Masacre del 16 de Mayo de 1998 en Barrancabermeja. Comisión Intereclesial de Justicia y Paz. http://justiciaypazcolombia.com/Masacre-del-16-de-Mayo-de-1998-en,3245# Página Web consultada el 10 de enero de 2011. 103

83

84

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

nacionales e internacionales, presten especial atención a la situación de violencia que padece la población en la región del Magdalena Medio.

2. Procesos de Colonización y Conflictos Históricos en el Magdalena Medio como Antesala de la Lucha Insurgente Al realizar un balance histórico de la región, podemos encontrar que durante las dos primeras décadas del siglo XX se observa la incursión de una diversidad de actores en la región debido al auge del petróleo. En efecto, la explotación petrolera generó que un importante número de trabajadores de distintas regiones del país se desplazaran al Magdalena Medio, especialmente a Barrancabermeja, con el fin de suplir la significativa necesidad de mano de obra que las compañías petroleras estadounidenses estaban demandando para la explotación del crudo. Según lo relata Alfredo Molano, el proceso de colonización, además del presentado por la emergencia petrolera, se dio por otras vías: por un lado, al finalizar la Guerra de los Mil Días (1899-1902), gran parte de los ejércitos liberales se disolvió en el Magdalena Medio santandereano; en segundo lugar, todos los departamentos andinos, tanto de la cordillera oriental como de la central, buscaron construir caminos y poblar territorios hacia el río Magdalena, que era la principal vía de comunicación con el exterior, esto generó la construcción y concesión de ferrovías a orillas del río magdalena y el constante arribo de mano de obra. Es debido a esta lógica de colonización abrupta de inicios del siglo XX, que: “…Magdalena Medio tiene habitantes de procedencia santandereana, antioqueña, costera, caldense y boyacense, entre otros, en una lógica de pertenencias que muchas veces no corresponde con la adscripción a la unidad político territorial. Esto se debe, entre otras cosas, a que los municipios de la región están geográficamente aislados de las capitales de los departamentos respectivos y de sus zonas de mayor desarrollo”106. La zona del Magdalena Medio, como toda franja de colonización es el receptáculo de poblaciones provenientes de distintas regiones del país que se desplazan unas veces buscando mejores oportunidades de vida, trabajo y bienestar y, otras, como resultado de los procesos políticos y sus ciclos de violencia. Los asentamientos y el inicio de proyectos económicos van dando origen a identidades y pertenencias que las nuevas generaciones terminan por asumir como propias. Si bien, la población predominante suele ser la de los departamentos a los que pertenece la región, siendo estas zonas de fronteras administrativas pronto se produce las mixturas que terminan por constituir particulares identidades híbridas. Conectando con los procesos de colonización, se han presentado una serie de conflictos históricos, que han primado en cuatro escenarios que marcan el devenir histórico y la correlación de fuerzas de los actores107. Cadavid Binge, Amparo (1996). El Magdalena Medio: Una región que se construye por el río. Diagnostico Propositivo, Bogotá, Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio. Citado por Madarriaga, Patricia. Región, Actores y Conflicto: Los Episodios. Óp. Cit. Pág. 40. 107 Estos cuatro escenarios de conflicto, los presenta Manuel Alberto Alonso y son los siguientes: el Agrario, el Obrero-Patronal, el político institucional y el Social- Urbano. En esta parte de nues-

106

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

El primer escenario es el Conflicto Agrario: “en el cual la confrontación gira, históricamente en la lucha de los colonos y campesinos, por el derecho a la tierra, contra los terratenientes, los empresarios agrícolas, las empresas petroleras y el Estado”108; En efecto, los procesos de colonización inicial, hacen que los campesinos conquisten espacios de la frontera agrícola hasta el momento no explotados económicamente; sin embargo, la valorización de estos terrenos genera que los terratenientes y capitalistas agroindustriales busquen apropiarse de las tierras, generando un conflicto con el campesinado y un nuevo proceso de migración a zonas de colonización. De esta forma, se presenta un proceso cíclico de colonización acompañado de un fuerte conflicto por la tierra entre el campesinado y un actor poderoso que busca apropiarse de los terrenos. Los primeros conflictos agrarios del Magdalena Medio se presentan en la década de 1920, cuando la familia Salcedo, propietaria de gran parte del Territorio Vásquez, inicia una pugna con campesinos colonos que buscaban adquirir tierras. Las primeras formas de expresión de resistencia fueron las “Ligas Campesinas” en Puerto Berrío, Puerto Salgar y San Vicente de Chucurí, como manifestación de lo que se conoció como las “Insurrecciones Bolcheviques”109, que mostraron los primeros levantamientos campesinos en 1929 en San Vicente de Chucurí y de obreros del Ferrocarril de Santander en la estación de la Gómez. Según establece el investigador Alejo Vargas, el Comité Central Conspirativo del Partido Socialista Revolucionario (antecesor del Partido Comunista de Colombia), fue el que organizó estos levantamientos de carácter insurgente en Santander, esto con la finalidad de preparar una revolución a gran escala que transgrediera el orden nacional. Algo importante de resaltar de las Insurrecciones Bolcheviques era el carácter socialista que tenía en sus ideales y el fuerte impulso que los comunistas de esa época le impregnaron al movimiento. Igualmente, los colonos en la década del treinta se enfrentan a la Texas Petroleum Company (en el territorio Vásquez) y a la Tropical Oil Company (en Puerto Parra y San Vicente de Chucurí) por la apropiación que estas compañías multinacionales buscaban hacer de sus tierras, desencadenando los primeros procesos organizativos del campesinado, que aunque precarios en su capacidad de confrontación, evidenciaron tro texto haremos una referencia a los tres primeros debido a que nos ayudan a explicar el escenario en el cual surgen las FARC-EP y en general los actores armados en la región. El conflicto social y urbano, caracterizado por el choque entre la población en general y las administraciones locales, departamentales y nacionales por la infraestructura y, de otro lado, con los diferentes sectores armados por el derecho a la vida, es un conflicto mucho más reciente, derivado en parte por los conflictos que se empiezan a generar con posterioridad a la política nacional de descentralización política y administrativa encaminada por Belisario Betancur. 108 Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio. Óp. Cit. Pág. 68 109 Al respecto se puede consultar: Vargas Velásquez, Alejo. TRES MOMENTOS DE LA VIOLENCIA POLÍTICA EN SAN VICENTE DE CHUCURÍ (De los bolcheviques del año 29 a la fundación del ELN). En publicación: Revista Análisis Político No 8. IEPRI, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, UNC, Universidad Nacional de Colombia: Colombia. Septiembre-Diciembre. 1989 Acceso al texto completo: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/colombia/assets/own/analisis%20politico%2008.pdf

85

86

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

la oposición directa al intento de emporios económicos de apoderarse de sus tierras. Al referirse al desenvolvimiento del conflicto entre la Texas Petroleum Company y el campesinado del Magdalena Medio, Manuel Alberto Alonso señala que: “…la presión que la empresa ejercía para que los colonos firmaran contratos de arrendamiento sobre las parcelas que ocupaban y la acción de la Policía de Cundinamarca, que defendía a los colonos, hizo que en la mayoría de los casos, el conflicto se solucionara a favor de la empresa…”110. Durante la década de los cincuenta, la crueldad del conflicto agrario se intensifica, en gran medida, debido al desarrollo de la violencia bipartidista que consolida los procesos de concentración de la tierra. La lucha por la tierra hasta la década de los sesenta estuvo marcada por su carácter aislado y espontáneo, no obstante, la segunda ola de colonización generada por la violencia y los procesos de recomposición en la concentración de la tierra van a generar el escenario para que se configuren organizaciones campesinas y gremiales, que aunque menores, estuvieron sometidas a constantes formas de represión por parte del Estado colombiano111. Uno de los avances significativos en la lucha campesina se presenta en 1968 cuando emerge en la región la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC), que aunque presta asesoría y colabora en la lucha sectorial, no se fortalece regionalmente debido entre otras cosas a: “1) La preponderancia dentro de la ANUC de las tesis políticas maoístas, lo que la alejaba de las áreas de influencia de las FARC y del Partido Comunista; 2) la contradicción aparente que en ese momento se planteaba por organizaciones como el ELN, entre la lucha gremial o reivindicativa y la lucha política o revolucionaria, que hacía que a los ojos del ELN, se viera la lucha de la ANUC como ubicada en el plano reformista; 3) y finalmente el nivel de las confrontaciones de lado y lado, entre el Estado y movimientos guerrilleros, que llevaba a que el primero percibiera toda lucha social como subversiva y les diera un trato acorde con esta visión”112 Este conflicto agrario va a ser uno de los pilares del movimiento guerrillero de la década de los sesenta; el posicionamiento de la organización va a servir como escenario propicio al movimiento insurgente; sin embargo, el señalamiento del Estado hacia los campesinos desembocará en una represión brutal:

Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio. Óp. Cit. Pág. 73. 111 Según lo señala Alejo Vargas Velásquez, las organizaciones que en la región del Magdalena Medio Santandereano se reportan para 1943 son las siguientes: en Barrancabermeja: Liga Campesina de Ciénaga del Opón, Unión Portuaria de Braceros y Lanceros, Sindicato de Lanceros, Portuarios y Navegantes, Sindicato de Sastres de Barrancabermeja y Unión Sindical Obrera. En el Municipio de Rionegro: Centro Obrero Francisco de Paula Santander, Unión de Campesinos del Playón, Asociación de Defensa Campesina. En el municipio de Puerto Wilches: Sindicato de Braceros y Lancheros de Puerto Wilches, Sindicato de Lancheros y Braceros de Puerto Wilches. En el municipio de Lebrija: Liga Campesina de Montevideo. En el municipio de San Vicente: Liga de Colonos de Cola de Pato, Liga Campesina de San Francisco y Liga Campesina de la Plazuela. Tomado de Vargas Velásquez, Alejo. (1992). Magdalena Medio Santandereano: Colonización y Conflicto Armado. Cinep. Bogotá, Colombia, Págs. 96 y 97. 112 Vargas Velásquez, Alejo. (1992). Magdalena Medio Santandereano: Colonización y Conflicto Armado. Cinep. Bogotá, Colombia, Pág. 182. Citado por Alonso Manuel Alberto. Pág. 77. 110

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

“…De esta manera, a partir de 1965, momento en el cual irrumpen los movimientos guerrilleros en la región, las formas de represión contra el movimiento campesino se inscriben dentro de la estrategia de la guerra contrainsurgente adelantada por las Fuerzas Armadas”113 El segundo escenario de enfrentamiento regional que se presenta en el Magdalena Medio está determinado por el Conflicto Obrero-Patronal en el que se enfrentan obreros y empleados con patronos de compañías mineras y agropecuarias por mejores condiciones de vida y mejores salarios. A partir de la década del veinte aparecen las primeras luchas obreras en la región debido al importante desarrollo del transporte ferroviario, fluvial, a la industria del petróleo y a la recepción temprana de las ideas socialistas. Al respecto, los rasgos fundamentales de las luchas obrero-sindicales en la región se van a caracterizar por: “la presentación por parte de los trabajadores de pliegos de peticiones que se centran en la reivindicación por mejores condiciones de vida y el control que pretende hacer el Estado de los movimientos huelguísticos a través de la acción del ejército y la policía”114. El movimiento huelguístico va a tener sus primeras expresiones con el paro realizado por los trabajadores del Ferrocarril de la Dorada en 1919 y el Ferrocarril de Antioquia en 1920 con la dirección del Partido Socialista. Entrada la década del veinte la estrategia asumida por el Partido es la creación de la Sociedad Unión Obrera en 1923, que va a direccionar las luchas obreras petroleras en Barrancabermeja. Para 1926 se instala en Bogotá el Tercer Congreso Obrero, donde participan activamente delegados de trabajadores ferroviarios, petroleros y los braceros de la región creando, de esta forma, el Partido Socialista Revolucionario que le dará un nuevo aire a las luchas huelguísticas regionales. De este tipo de interacción huelguística van a surgir dos formas de conflictos por parte de los obreros y los colonos de la región: por un lado, el conflicto entre las empresas y los trabajadores petroleros y, por otro, la disputa entre la empresa y los colonos ubicados en las áreas de concesión. Estos conflictos marcarán el devenir de la lucha obrera y campesina de la región. Con la creación en 1930 del Partido Comunista de Colombia (P.C.C.), esta organización va a asumir como parte de sus tareas políticas y sociales la lucha sindical de la región e impulsará la organización de confederaciones de trabajadores. De igual forma, las reformas constitucionales realizadas por Alfonso López Pumarejo en 1936, van a dar ciertas garantías a los trabajadores y a las organizaciones sindicales. En 1934 surge la USO, en 1936 se crea Ferrovías, en 1937 se organiza la Fedenal (que aglutina a los trabajadores del río Magdalena) y en 1938 la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC). La relación entre el Estado y el sindicalismo en Colombia va a variar sustancialmente durante el periodo del presidente Eduardo Santos (1938-1942) y la segunda elección de Alfonso López (1942-1945). Para la región del Magdalena Medio, esta transformación se expresará en la división interna de la Fedenal, “…entre un ala liberal y el ala comunista, la ofensiva patronal y el auge del sindicalismo católico, el movimiento huelguístico comienza a Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio. Óp. Cit. Pág. 78. 114 Ibíd. Pág. 82. 113

87

88

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

vivir un proceso de desmovilización y debilitamiento con la realización de la huelga de la Fedenal en 1945 y el nacimiento de la Unión de Trabajadores de Colombia (UTC) en 1946”115. La USO, durante el periodo 1944 y 1951, va a evidenciar uno de los puntos más álgidos de su historia en la lucha sindical al intentar nacionalizar la empresa de petróleos y dar la ofensiva directa para reversar al país la concesión de Mares de 1919116. Uno de los triunfos más importantes para el sindicalismo petrolero colombiano fue la creación de la empresa colombiana de petróleos -ECOPETROL- que de alguna manera reversa la concesión De Mares. No obstante, durante la década del cincuenta se presenta una reacción por parte de las multinacionales que conciben como una agresión la reversión de la concesión y la misma intención del Estado (precaria de por sí), de crear a ECOPETROL. Durante este periodo la represión por parte de las empresas transnacionales a los trabajadores se hizo más intensa y contó con distintas estrategias para disminuir el impacto del movimiento obrero. La Texas Petroleum Company declara el paro realizado en 1957 por Sintratexas en Puerto Boyacá, como ilegal y recurre al “paralelismo sindical” al crear Sinaltratexas, con la amenaza de que quien no se afilie a este sindicato sería despedido. Para la década del sesenta el conflicto obrero-patronal se va a centrar en Barrancabermeja debido al avance del movimiento sindical en esta ciudad, aunado al constante desplazamiento de mano de obra. En 1963 se generará un movimiento huelguístico importante en esta ciudad y éste determinará la evolución de la lucha sindical en la región principalmente en cuatro aspectos: “1. La estrecha interpenetración existente entre luchas sociales, luchas sindicales y luchas campesinas; 2. La fuerte influencia de los partidos políticos de izquierda –PC y MRL- en las organizaciones sindicales: 3. La ausencia total de canales y espacios de negociación que permitan que los conflictos no se desplacen hacia el escenario de la confrontación y el choque violento y 4. La aparición de prácticas de sabotaje por parte de la guerrilla, en solidaridad con los conflictos sindicales”117. El tercer escenario de choque es el Conflicto Político-Institucional, marcado por el enfrentamiento de los sectores marginales y las terceras fuerzas políticas, contra las maquinarias de los partidos tradicionales por los derechos de representación y la posibilidad de participación política. En la región del Magdalena Medio se ha producido un particular fenómeno de organización político-social de la población en torno a organismos y estructuras Ibíd. Pág. 88. Para 1951, la Sala de Negocios Generales determinó lo siguiente: “Se niega lo solicitado por el señor procurador delegado en lo civil bajo la petición 2a. de su libelo de demanda, por cuanto el contrato de concesión para la explotación de petróleo de propiedad nacional en los terrenos de que trata este juicio, contrato primeramente celebrado con el señor Roberto De Mares el 6 de diciembre de 1905, traspasado en parte a Julio M. De la Espriella & Compañía, y últimamente en su totalidad a Tropical Oil Company, según consta en escritura pública número 1.329 de 25 de agosto de 1919, otorgada en la Notaría Tercera de Bogotá, termina naturalmente el día 25 de agosto de 1951, por expiración del término fijado para su duración” En Santiago Reyes, Miguel Ángel. Crónica de la Concesión de Mares. Marzo de 2003. En http://www.ecopetrol.com.co/contenido.aspx?catID=149&conID=25 5&pagID=128092 Página WEB consultada el 10 de septiembre de 2010. 117 Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio. Óp. Cit. Pág. 90. 115 116

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

distintas al bipartidismo, resultante de la dinámica de los conflictos agrarios y obreropatronales. Esta particularidad surge del conocimiento de la institucionalidad por parte de la población en una larga historia de confrontaciones e incumplimientos, lo que inclinó a la población en general hacia la inconformidad y la resistencia colectiva del lado de los proyectos políticos y sociales alternativos. Esto se explica porque la región ha tenido una importante representación política: movimientos como la Unión de Izquierda Revolucionaria (UNIR), en la década del cuarenta, el Partido Comunista (PC), desde su creación en el treinta e inclusive antes con el Partido Socialista Revolucionario (PSR), el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), la Alianza Nacional Popular (ANAPO) durante las décadas de los sesenta y setenta, el Frente Unido, el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), durante la década de los setenta y el Frente de Izquierda Liberal Auténtico (FILA) expresión popular y social del partido liberal, dirigido en su momento por Horacio Serpa; la Unión Patriótica y la Alianza Democrática M-19, durante las décadas de los ochenta y los noventa. La dinámica del conflicto regional ha generado que, “…la baja presencia de los partidos tradicionales en la región, consuma el divorcio existente entre los social y el Estado, y genera un espacio vacío de mediación que es ocupado, en el mejor de los casos, por los sectores políticos disidentes del bipartidismo, y en el peor, por los grupos guerrilleros”118. El conflicto agrario surgido en torno a los procesos de colonización, la lucha por la tierra y mejores condiciones de vida y de trabajo en el campo, conjuntamente con el conflicto obrero-patronal y el desarrollo de un sindicalismo antiimperialista, generaron una actitud de la población de abierta resistencia a las formas institucionales y partidarias tradicionales e hicieron de la región un importante polo de resistencia social y política. La represión por parte de la fuerza pública contra las organizaciones sociales y campesinas que defendían los intereses de los más pobres, la agresión por parte de las multinacionales a obreros y pobladores de la región y un incremento paulatino de la protesta y movilización de los sindicatos y organizaciones campesinas será un terreno fértil para la presencia y el desarrollo del movimiento guerrillero durante la década de los sesenta y setenta.

3. Mito Fundacional: La Llegada del Frente IV al Magdalena Medio Se estima que las FARC llegan a la región del Magdalena Medio hacia mediados de los años sesenta. No obstante, es importante señalar como previamente la región había vivido expresiones de confrontación violenta que posibilitaron un espacio de resistencia: la Insurrección de los Bolcheviques en 1929 se da como un movimiento armado dirigido por el Partido Socialista Revolucionario que busca reivindicaciones propias de “artesanos, obreros y campesinos como recurso de poder”119, no obstante, fue un proceso coyuntural. Ibíd. Pág. 95. Vargas Velásquez, Alejo. (1992). Magdalena Medio Santandereano: Colonización y Conflicto Armado. Óp. Cit. Pág. 62.

118 119

89

90

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Momentos más álgidos de expresión violenta en la región se presentan el 9 de abril de 1948 con la muerte del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán, que evidencian resistencias populares en municipios como Yondó, San Vicente de Chucurí, Puerto Wilches, entre otros, y que conducen a la conformación de la Junta Revolucionaria de Gobierno y las Milicias Populares en Barrancabermeja durante el periodo que dio en denominarse “Los Diez Días del Poder Popular”. Este escenario insurreccional en la región va generar una respuesta represiva por parte del establecimiento con la incursión de la “policía chulavita”, la condena a los participantes en las milicias populares y de la Junta Revolucionaria de Gobierno y el nombramiento de un alcalde militar en Barrancabermeja. El movimiento popular organiza la resistencia a través de autodefensas para enfrentar la acción represiva del Estado. Las guerrillas liberales dirigidas por Rafael Rangel, en los municipios de Santa Helena del Opón, La Gloria, Puerto Wilches, Barrancabermeja, entre otros, constituirán en el tiempo un referente obligado para la implantación de nuevos proyectos insurgentes. En la parte sur del Magdalena Medio la guerrilla liberal comandada por “Rodolfo Peña, Ramón Rodríguez y Trino García… que operó en la zona comprendida entre Puerto Salgar, Puerto Nare, Puerto Berrío, Puerto Boyacá y La Dorada”120, son también referentes de estas expresiones de resistencia armada que precedieron a la aparición de las FARC y el ELN en la región. Con la amnistía presentada durante el gobierno de Gustavo Rojas Pinilla (19531957), las guerrillas liberales que operan en la zona se desmovilizan; sin embargo, se va a establecer una continuidad histórica con el movimiento insurgente revolucionario que van a emerger durante la década del sesenta. Según lo establece Alejo Vargas, las diferencias entre guerrillas liberales y el movimiento insurgente que inicia en los sesenta están dadas en el carácter de la violencia: “…una violencia que a diferencia de la expresada en las guerrillas liberales, no se enmarca en las luchas interpartidistas, sino que plantea una lucha contra el régimen político en su conjunto y contra el mismo Estado capitalista. Es el tránsito de la violencia dentro del sistema a la violencia que confronta, o dice confrontar, el sistema capitalista en su conjunto”121. Puerto Boyacá (zona sur del Magdalena Medio) es el municipio donde las Farc inician el despliegue de su fuerza utilizando el trabajo que el Partido Comunista desarrolla desde finales de la década de los 50´s. Al respecto Alejo Vargas sostiene: “Desde los años 1958-59 el Partido Comunista había venido desarrollando un intenso trabajo político en el área urbana de Puerto Boyacá y en los obreros petroleros de la Texas y había logrado establecer relaciones con antiguos ex guerrilleros liberales de la zona”122. La llegada de las Farc al Magdalena Medio obedece a la cercanía existente del Partido Comunista de Colombia (PCC) y las Farc como estructura militar y a la posibilidad de penetrar el territorio a través del trabajo político que venía desarrollando el PCC entre los trabajadores petroleros de la Texas y los campesinos de la región. Alonso, Manuel Alberto. (1997). Conflicto Armado y Configuración Regional: El caso del Magdalena Medio. Óp. Cit. Pág. 123. 121 Vargas Velásquez, Alejo. (1992). Magdalena Medio Santandereano: Colonización y Conflicto Armado. Óp. Cit. Pág. 183. 122 Ibíd. Pág. 202. 120

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

El desplazamiento de las Farc al Magdalena Medio está precedido de una decisión de la organización político-militar de expandir su fuerza en el territorio nacional, pasando de la percepción de “autodefensas” a un movimiento guerrillero nacional; según Alejo Vargas: “… posterior a la Segunda Conferencia constitutiva de las FARC en abril de 1966, se diseña una concepción nacional del movimiento que rompe con los anteriores desarrollos de tipo autodefensas. Dentro del Plan de Desarrollo Nacional entre 1966-67 se lanzan comisiones de contacto o “sondas” como las denominaron a 3 zonas del país: Magdalena Medio, Turbo y la Sierra Nevada de Santa Marta en la búsqueda de salir de las antiguas zonas de influencia política y pasar a desarrollar una perspectiva nacional”123. El trabajo de las Farc en el Magdalena Medio se despliega en dos comisiones dirigidas por antiguos guerrilleros, participantes en el movimiento de autodefensa de inicios de la década del sesenta en el sur del Tolima: la primera comisión encabezada por alias “Televisión”, quien fuera comandante del movimiento “26 de Septiembre”, se asienta en Puerto Boyacá, mientras la segunda comisión, dirigida por Jaime Guaracas, quien junto con Manuel Marulanda Vélez, hicieron parte de las tropas de Jacobo Prías Alape a inicios de la década de los cincuenta y no aceptaron la desmovilización ofrecida por Rojas Pinilla, se instala en el Cimitarra -Santander124. La región de Puerto Boyacá va a contar con una experiencia guerrillera anterior encabezada por el Movimiento Obrero, Estudiantil y Campesino (MOEC), organización comandada por Federico Arango Fonnegra y que como lo establece Carlos Medina Gallego, va a tener presencia armada en este municipio durante el periodo 1962-1963, dos años antes al ingreso de las FARC125. Con el naciente trabajo de estas dos comisiones político-militares, el Estado Mayor de las Farc decide fusionarlas y estructurar el Frente IV, que además de tener labores militares, es el encargado de abrir el trabajo político de la organización en el sur del Magdalena Medio. Es importante señalar que quien había sido encargado por el Estado Mayor de dirigir el Frente IV de las Farc era Ciro Trujillo; sin embargo, este guerrillero es dado de baja por el ejército. En marzo de 1969, se realiza la tercera conferencia de las FARC en la región del Guayabero. Allí los insurgentes determinan que están sentadas las bases para la creación del IV frente que operaría en el Magdalena Medio, inicialmente tendría su área de operaciones entre los departamentos de Santander y Boyacá126. Desde el mismo origen de las Farc, la organización considera esencial el despliegue de frentes guerrilleros como una salida del embotellamiento que mantienen Entrevista al compañero “Alberto”, uno de los fundadores del IV frente de las FARC en la región, Bogotá, junio de 1991. En Vargas Velásquez, Alejo. Óp. Cit. Pág. 202. 124 Ibíd. Pág.202 125 Al respecto consultar: Medina Gallego, Carlos (1990). Autodefensas, Paramilitares y Narcotráfico en Colombia. Origen, Desarrollo y Consolidación. El caso Puerto Boyacá. Documentos Periodísticos, Bogotá. Pág. 132 126 Al respecto consultar: Cronología de la Resistencia: FARC-EP. UNA HISTORIA DE LUCHA. En: http:// resistencia-colombia.org/index.php?option=com_content&view=article&id=159:cronologia-de-laresistencia-farc-ep-una-historia-de-lucha&catid=24&Itemid=38 Página WEB consultada el 16 de noviembre de 2010. 123

91

92

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

con los destacamentos guerrilleros iniciales y su accionar como autodefensas; el paso militar a frentes guerrilleros les brindará una mayor movilidad por el país en la estrategia de toma del poder y esa es la pretensión que van a tener con el frente IV en el Magdalena Medio. Efectivamente, la definición de frente la resume Jacobo Arenas de la siguiente forma: “Los frentes se convierten en guerrillas madres, que se desplazan en diversas columnas a áreas lejanas del propio epicentro del frente. La idea es que los frentes den columnas, que luego van convirtiéndose en nuevos frentes a medida y capacidad de sus desplazamientos, para que el nuevo frente ya en su propia y absoluta capacidad, se desdoble en columnas bajo la dirección del frente…”127 En la creación del IV Frente contamos con dos fuentes primarias importantes que se complementan y brindan una visión integral del mito fundacional de dicha estructura guerrillera: el primero es una entrevista realizada por Alejo Vargas al “compañero Alberto”, partícipe en la creación del IV Frente y la segunda es una entrevista a un comandante del mismo Frente llevada a cabo por Catherine Meyer y citada por Carlos Medina Gallego. A continuación se citarán apartes de dichas entrevistas: “Lo del Magdalena Medio, históricamente comienza en 1966, en dos sentidos. Uno, se toma la zona de Puerto Boyacá, hacia la parte que llaman el territorio Vásquez, en el pozo 1, una zona donde había un pequeño núcleo de gente que funcionaba como autodefensa con pequeña influencia. Allí estaba un hombre que va a ser muy importante, es Martín Villa que después del 70 está en el Secretariado y hace parte del Estado Mayor hoy en día, legendario guerrillero. A esa Zona llegan guerrilleros del Sur del Tolima, llega “Televisión”, llegó yo que voy de la ciudad que ya hice todo el recorrido. Había unos seis o siete muchachos y llegan otros muchachos de la zona de Vuelta Acuña. La tarea que se hizo que fue de unos cuatro o cinco meses fue de conocer un poco la zona, de cruzar una pequeña cordillera y caer posteriormente al rio Minero y por el río Minero está el otro río grande, el Horta. Allí se hizo el primer “caleterio” de la guerrilla de formación”. “Cimitarra era una zona, donde cuando entró la comisión militar de la ciudad, había uno o dos contactos. Estoy hablando del año 1967. Entonces el trabajo que nosotros hicimos acá, lo hicieron allá personajes muy importantes que son: Jaime Guaracas, del Estado Mayor, Lozano comandante de Marquetalia y Gallo, que fue uno de los dirigentes políticos del partido en Neiva y que fue uno de los dirigentes políticos de El Pato. Esos son los fundadores, los fundadores reales. Pasamos por los lados de Cimitarra y hacemos la conferencia allá, al lado de Cimitarra. Allí se nombra una dirección, hay una delegación de Bogotá, hay alrededor de unos 35 hombres y entonces se nombra una dirección donde queda como comandante Jaime Guaracas, el otro compañero Lozano de Marquetalia, no se nombra a Televisión, esto crea un descontento porque él ya era mayor, incluso las FARC acaban con los antiguos grados y entonces como a él le decían el Mayor Televisión, para él es un descontento que un tipo que en Marquetalia era un teniente sea por encima de él. Esto luego va a traer muchos problemas y ese tipo tiene problemas y parece que

En Alape, Arturo (2000). Manuel Marulanda “Tirofijo”: Colombia, 40 años de lucha guerrillera. Editorial Txalaparta, Pág. 108.

127

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

lo desaparecen posteriormente. Está Gallo, “Alonso” Martín Villa y estoy yo”128. Uno de los hechos históricos importantes para evidenciar en este texto es la primera acción armada que realiza el IV Frente de las FARC en la región. Al respecto “Alberto” señala: “Cuando sale la gente del Estado Mayor, cuando el núcleo ya está conformado, es un núcleo que tiene unas pequeñas zonas de influencia campesina anterior tanto en Cimitarra como en la parte de Puerto Boyacá, entonces ya hay que hacer presencia militar. Se hace el primer combate a media hora en carro de Puerto Boyacá, en un sitio que llamaban pozo 1 creo. Esa primera acción la dirige Lozano, esa primera acción tiene un fracaso porque “Televisión” que es el especialista en dinamita. Se hace una acción, se tumba un inspector de policía, viene el ejercito a levantar el cadáver y entonces cuando regresa el camión del ejército “Televisión” tiene que prender la dinamita y eso estalla casi un metro antes que el carro entre en la emboscada y además del susto muere un muchacho de los que venían de Vuelta Acuña, pero de todas maneras fue el primer combate, ahí se dejó un documento escrito”129. “Luego entonces nos volvemos hacia la zona que habíamos trabajado anteriormente, que es la parte del Minero, que es la parte del Río Horta y el Ermitaño, es el momento que yo tengo que salir, pero a la vez en ese momento ya viene la otra guerrilla a reforzar ese núcleo. Es una guerrilla que sale de por los lados de Cartago, atravesó todo el Tolima y llega hasta el Territorio Vásquez por los lados de Caldas y ahí viene entonces ya “Cartagena”. O sea que “Cartagena” es el que reemplaza a Lozano posteriormente y es el que tiene problemas con “Televisión” y posteriormente ya vienen los otros comandantes, entre ellos Ricardo Franco.”130 Las razones del por qué las FARC como una organización que surge en el sur del país, se desplaza al Magdalena Medio, para desde allí continuar la guerra insurgente, “Alberto” señala: “…fundamentalmente se parte de: Primero, evidentemente sí había un abandono del Estado; segundo, se parte de la idea de la antigua tradición que sí había de grupos armados, es decir la zona donde nosotros organizamos en Boyacá, en Territorio Vásquez es muy cercano de donde estuvo Federico Arango, incluso “Alfonso” (Martín Villa) es el que ayuda a sacarlos a ellos, a la gente que queda, es decir que había cierta relación, de cierta experiencia de insurgencia armada. De pronto en ese momento uno no lo entendía así, pero sí había los rastros. Lo importante es que se llega a sembrar en un sitio que tiene cierta tradición, que tiene una virginidad política extraordinaria”131.

a. Orígenes Históricos del ELN Aunque en épocas recientes se ha presentado una fuerte pugna militar entre las FARC y el ELN en varias zonas de Colombia donde comparten territorio, en el Magdalena Medio la histórica permanencia de las dos guerrillas no ha devenido en enfrentamientos armados. Esto principalmente obedece a que esta región ha sido una de las primeras en Colombia en enfrentar estrategias paramilitares y a 130 131 128 129

Vargas Velásquez, Alejo. Óp. Cit. Pág. 204. Ibíd. Pág. 205. Ibíd. Pág. 205. Ibíd. Págs.205 y 206.

93

94

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

su vez ha repercutido en una colaboración estrecha, por algunos momentos, entre FARC y ELN para permanecer en el territorio y enfrentar a un enemigo común. Esta organización guerrillera, a diferencia de las FARC, tiene sus orígenes en la región norte del Magdalena Medio, en la zona de San Vicente de Chucurí, durante la primera mitad de los sesenta, aunque tiene algunos antecedentes en las guerrillas liberales dirigidas por Rafael Rangel en la década de los cincuenta. Su mito fundacional es el asalto a la población de Simacota en 1965. La táctica de combate que utilizan es el foco guerrillero, inspiración de la Revolución Cubana aplicada a la lucha insurgente colombiana. Sin embargo, las particularidades de la región de San Vicente de Chucurí son propicias para implementar dicha táctica guerrillera. Según lo señala el sociólogo y analista Teófilo Vásquez: “…El ELN y su relativo éxito de inserción en la región en la década de los 60 y 70 serian resultado de una combinación de su inspiración foquista con el aprovechamiento de la tradición de luchas militares de los antiguos guerrilleros liberales y de la lucha social de los obreros, campesinos y pobladores urbanos de la subregión norte del Magdalena Medio”132 Los primeros contactos que se van a presentar entre guerrilleros de las FARC y el ELN van a ser a finales de la década de los sesenta cuando la organización foquista empieza su exploración a la zona de colonización del Carare-Opón. Dichos contactos no van a tener ningún tipo de incidencia política en las respectivas organizaciones; solamente sirvieron como reconocimiento de la presencia del otro en el territorio. A finales de la década de los setenta, el ELN se encontrará en la crisis más importante de su historia debido a la acción del ejército oficial en la “Operación Anorí”133 en 1973, y sus constantes divergencias internas134. La crisis sufrida por el ELN en la década de los setenta solo será superada hasta mediados de los ochenta; sin embargo, este interregno sirve a la organización para madurar militarmente y llegar con mayor profundidad a sindicatos y organizaciones estudiantiles. En la década de los ochenta consolida su presencia en zonas estratégicas del Magdalena Medio y oriente antioqueño, incrementando, de esta forma, su poder económico por medio de la extorsión. El desdoblamiento de frentes del ELN, durante la década de los ochenta, se presentó de la siguiente forma: “Entre 1983 y 1989, al Frente Camilo Torres, que se expandió ante todo en el departamento del Cesar, se le sumó el José Solano Sepúlveda que se concentró en el sur de Bolívar, el Capitán Parmenio en Santander, el José Antonio Galán en Antioquia y la Regional Diego Cristóbal Uribe en Barrancabermeja”135. Vásquez, Teófilo. Dinámicas, Tendencias E Interacciones de los Actores Armados en el Magdalena Medio, 1990-2001. En Conflictos Poderes Identidades en el Magdalena Medio. 1990-2001. Colciencias, CINEP. Bogotá. Pág. 327. 133 La operación Anorí fue un despliegue militar de grandes proporciones que ocurrió entre septiembre y octubre de 1973 en una zona de Antioquia, que dejó bastante golpeada la organización del ELN. 134 Para una historia más detallada del ELN. Consultar: Medina Gallego, Carlos (2001). ELN: Una Historia de Sus Orígenes. Rodríguez Quito Editores, Bogotá. 135 Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. Panorama Actual de Barrancabermeja, (2001). En http://www.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/Publicaciones/documents/2010/Estu_Regionales/04_03_regiones/barrancabermeja/barrancabermeja.pdf Página 132

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

A diferencia de las FARC, que en la región va a tener una expansión territorial constante durante las décadas del sesenta y setenta, el ELN presentara momentos de expansión y retroceso durante estas dos décadas. Actualmente el ELN tiene una presencia significativa en el territorio del Magdalena Medio. El Frente de Guerra Noroccidental cuenta con los siguientes frentes en su territorio: El “Frente Guillermo Antonio Vásquez Bernal”, que hace presencia en los municipios de El Peñón, Cimitarra y Landázuri; el “Frente Edgar Amílcar Grimales Barón” que opera en Yondó, Cantagallo y San Pablo; La “Compañía Mariscal Sucre”, que tiene influencia en San Pablo y Santa Rosa del Sur; el “Frente José Solano Sepúlveda”, quizás la estructura más grande con que cuenta el ELN en la región, opera en Santa Rosa del Sur, Morales, Arenal y Tiquisio y el “Frente Camilo Torres Restrepo” tiene como área de operaciones a Gamarra.

4. Los años Setentas y Ochentas: La Expansión Territorial de las FARC en la zona norte del Magdalena Medio La década de los setenta puede ser considerada como un primer momento de expansión de las guerrillas en el Magdalena Medio; principalmente las FARC, ven en esta década su mayor apogeo en la región debido a la agitación política y social que se estaba viviendo. A partir de la V conferencia, llevada a cabo en 1974, se presenta un lento pero continuo desdoblamiento de estructuras militares. Según la propia organización, en esta época todavía se mantenía la intención de consolidarse regionalmente: “A partir de este momento y hasta la realización de nuestra Quinta Conferencia en 1974, el movimiento vive un proceso de crecimiento lento pero continuo, configurándose ante todo como una fuerza política local pero articulada a un proyecto político de alcance nacional”136 En efecto, aunque la conferencia de 1974 busca expandir territorialmente a las FARC, todavía no era del todo claro un proyecto guerrillero de carácter nacional, debido, entre otras cosas, a la poca cantidad de hombres en armas con que contaban para ese momento y a su incipiente surgimiento. Esta situación va a cambiar con la realización de la VII conferencia en 1982, pues se va a poner de presente la necesidad de una expansión de carácter nacional y especialmente en el Magdalena Medio, la cobertura de las zonas bajas de río. El frente IV fue la primera estructura militar fariana en consolidarse en Puerto Boyacá, Boyacá, y Yacopí en Cundinamarca, va a desplazarse hacia el norte del Magdalena, generando el consecuente desdoblamiento de otros siete frentes que inicialmente coparán los municipios de Cimitarra y Puerto Berrío, el Magdalena Medio santandereano y antioqueño, el nordeste antioqueño y el sur de Bolívar. Entre 1980 y 1983 las FARC inician su proceso de desdoblamiento creando Web consultada el 10 de diciembre de 2010. Las FARC-EP: 30 años de lucha por la paz, democracia y soberanía. Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Ejército del Pueblo. Documento Publicado en Mayo de 1994, como homenaje al 30 aniversario de las FARC. En: www.farc-ep.org Página Web consultada el 10 de diciembre de 2010.

136

95

96

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

los Frentes XI, XII, XX y XXIII que operarán en Santander, principalmente en Barrancabermeja, Puerto Wilches, San Vicente de Chucurí, Carmen de Chucurí y Cimitarra; el frente XXIV va a tener su área de operaciones en el Sur de Bolívar, Santa Rosa del Sur y San Pablo, y el frente XI en Cundinamarca y Boyacá. Como se observa en los Mapas No. 10 y 11 aún para la década de los ochenta el frente IV que es el origen de todas las estructuras farianas en la región es el más grande en su cobertura territorial junto con el frente XI. En la década de los noventa, como se verá posteriormente, estos frentes se verán desplazados y reducidos en parte por el constante incremento en hombres que van a tener otras estructuras como el frente XXIV. Al respecto Carlos Medina Gallego presenta en su texto una entrevista con un concejal de Puerto Berrío, que evidencia el desdoblamiento de frentes de las FARC durante la década de los ochenta: “se puede decir que alrededor del Magdalena Medio empezó a operar el IV frente. Históricamente da origen a 6 o 7 frentes más, ellos empezaron a operar por el lado de Cundinamarca en Yacopí, y se fueron desplazando, luego por la zona de Cimitarra y fueron a dar a esta región de Puerto Berrío. El IV Frente hoy opera en la región del Nordeste y del Bajo Cauca Antioqueño, en los municipios de Remedios, Segovia, El Bagre. Este frente se desdobló, se crearon otros frentes que van a dar hacia Puerto Boyacá, el XII frente; el XXIV Frente que va a dar por el sur de Bolívar”137 De igual forma, podemos señalar que en la primera mitad de la década de los ochenta los frentes XI, XII y XXIII tendrán su área de operaciones en Puerto Boyacá y sur del Magdalena Medio santandereano; a partir de 1985 se da comienzo a un sostenido crecimiento y consolidación de estos frentes “desde la hoya del río Minero, la zona esmeraldífera de Boyacá y los alrededores de puerto Boyacá, hacia las zonas de colonización del Carare y el Opón”138. El crecimiento de las Farc fue progresivo durante los años setenta y ochenta; no obstante, hasta 1985, momento en el que las Farc despliega su trabajo político-militar en la zona norte del Opón, esta región había sido de dominio hegemónico del ELN. Además del incremento en el poder militar, las FARC en la década de los ochenta realizan un viraje en el trabajo de masas y en la estrategia política que va a redundar en un ensanchamiento del poder político. La negociación establecida entre esta guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur en 1984, va a repercutir en el lanzamiento del proyecto político denominado Unión Patriótica. En el Magdalena Medio, la propuesta de la Unión Patriótica fue acogida de manera activa por los habitantes de la zona logrando, entre otras, las alcaldías de Segovia, Remedios. No obstante, con la represión que para finales de los ochenta fraguó el paramilitarismo en auspicio con la élite política local139, dicha movilización política Medina Gallego, Carlos (1990). Autodefensas, Paramilitares y Narcotráfico en Colombia. Origen, Desarrollo y Consolidación. El caso Puerto Boyacá. Documentos Periodísticos, Bogotá. Pág. 136. 138 Vásquez, Teófilo. Dinámicas, Tendencias E Interacciones de los Actores Armados en el Magdalena Medio, 1990-2001. En Conflictos Poderes Identidades en el Magdalena Medio. 1990-2001. Colciencias, CINEP. Bogotá. Pág. 324. 139 Ejemplo de la represión paramilitar fue la masacre realizada en el municipio de Segovia el 11 de noviembre 1988, en la que la organización Muerte a Revolucionarios del Nordeste Antioqueño, 137

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

va decayendo. Después, el movimiento popular ve la necesidad de clandestinizarse y empezar a operar como estructuras políticas urbanas de FARC especialmente en Barrancabermeja y Bucaramanga durante la década de los noventa; este fenómeno se presenta desde antes de la formación del Partido Comunista Clandestino Colombiano (PCCC) en 1997 y del surgimiento del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia en abril de 2000.

Mapas 9 y 10. Bloque Magdalena Medio. El desplazamiento y la constante creación de estructuras militares hacía el norte del Magdalena Medio, obedece a la ofensiva paramilitar y a la formación de lo que la investigadora social Vilma Liliana Franco designa como el “Bloque de Poder Contrainsurgente”140, que se empieza a gestar en la región a inicios de la década de asesinó 43 personas. Dicha masacre tuvo la complicidad de la elite política local encabezada por el político Cesar Pérez García, quien actualmente se encuentra investigado por la Corte Suprema de Justicia por la autoría intelectual de dicha masacre. Al respecto consultar: Capturado Ex Congresista César Pérez García por Masacre de Segovia. Elespectador.com 22 de julio de 2010. http:// www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-214683-capturado-ex-congresista-cesar-perezgarcia-masacre-de-segovia Página web consultada el 12 de enero de 2011. 140 Para Vilma Franco el Bloque de Poder Contrainsurgente es “la articulación del bloque en el poder (o unidad política entre clases dominantes y un aparato estatal característicamente centralista) y coaliciones políticamente dominantes, con sectores subalternos e imperativos en torno al sofocamiento de todas las formas

97

98

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

los ochenta en Puerto Boyacá y municipios circunvecinos y será un actor trascendental en el incremento de la violencia en la región. Según Carlos Medina Gallego, el factor desencadenante en la organización del paramilitarismo en la región y el consecuente declive y desplazamiento de la guerrilla obedeció en gran medida al desdoblamiento del IV frente y el consecuente surgimiento del frente XI. Desde el trabajo de campo realizado por Medina, existen dos momentos de las FARC en el Magdalena Medio: uno, que corresponde al periodo de limpieza general de la zona de las acciones de abigeato y delincuencia común, que está a cargo del IV Frente y otro que se caracteriza por el boleteo, la vacuna ganadera y el secuestro y que se lo atribuyen al XI frente141. En conclusión, Medina sostiene que las labores realizadas por el XI frente de las FARC dieron origen en la década de los ochenta a la lucha anticomunista que va a tener asideros sociales, económicos y políticos en la región. Aunque se presenta dicho fenómeno, el ingreso del paramilitarismo obedeció, en gran medida, a una estrategia piloto que la élite político-económica despliega en Puerto Boyacá y sus municipios aledaños. Dicha estrategia contrainsurgente se concentró principalmente en las siguientes tácticas: Una táctica política que pretendió exterminar los movimientos de izquierda en la región, y crear una estructura política manejada por la élite, que consolidara los feudos electorales, burocráticos y políticos. Efectivamente, mientras que el movimiento social de izquierda incrementaba su potencial político en las elecciones locales de 1979 con la elección de siete concejales en Cimitarra, cinco en Puerto Boyacá y siete en Puerto Berrío, el Bloque de Poder Contrainsurgente ve amenazada su hegemonía política y decide realizar operaciones militares de exterminio contra los concejales electos en estos municipios, consiguiendo la muerte de los siete concejales de Cimitarra y el consecuente declive político del Partido Comunista Colombiano en los otros dos municipios mencionados. La táctica política también se enfocó en la creación de una organización política que capitalizara los réditos electorales del paramilitarismo, teniendo su expresión más notoria en el Movimiento de Restauración Nacional (MORENA), impulsado entre otros por el paramilitar alias “Ernesto Báez”. Una táctica económico-social que se enfocará en una fuerte represión al campesinado por medio del control social del territorio, limitando el acceso de personas a la región (utilizando instrumentos como la carnetización de los pobladores), estableciendo topes al abastecimiento de las familias campesinas y apropiándose de las tierras por medio del desplazamiento forzado. Especialmente como táctica económica los paramilitares crean la Asociación de Campesinos y Ganaderos del Magdalena Medio (ACDEGAM), que además de reunir a terratenientes y ganaderos de la región, pretendió imponer lógicas económicas de conservación de la tierra y del capital en pocas manos.

de oposición –armada y civil- que afecten la dominación y las condiciones de dominación, y de cualquier reclamación que afecte actual o potencialmente la tasa de ganancia”. En Franco Restrepo, Vilma Liliana (2009). Orden Contrainsurgente y Dominación. Siglo del Hombre Editores. Medellín. 141 Al respecto consultar: Medina Gallego, Carlos (1990). Autodefensas, Paramilitares y Narcotráfico en Colombia. Origen, Desarrollo y Consolidación. El caso Puerto Boyacá. Documentos Periodísticos, Bogotá.

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

Una táctica militar (legal e ilegal), que tendrá su énfasis legal en la creación de la XIV Brigada en Puerto Berrío y la restructuración del Batallón de Infantería No. 3 Bárbula; el acento ilegal, por su parte, se expresa en la creación de ejércitos privados manejados por terratenientes, esmeralderos y narcotraficantes con estructuras armadas en Yacopí, Puerto Boyacá y Cimitarra. Para mediados de los ochenta se crean las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (ACMM), que van a tener una dirección subregional: en el norte de Cundinamarca, El Águila, en Boyacá Botalón y Ramón Isaza en Antioquia. Durante la década de los ochenta, la región del Magdalena Medio, vivió una temprana militarización de los conflictos agrarios: las FARC incentivaron en la zona norte la invasión de tierras buscando legitimidad, mientras que en la zona sur el paramilitarismo expulsó campesinos que habían colaborado con las guerrillas. De igual forma, durante esta década la región antioqueña del Magdalena Medio sirvió como escenario para que los narcotraficantes del “Cartel de Medellín”, cultivaran hoja de coca en el nordeste y Bajo Cauca Antioqueño y además promocionaran la criminalidad organizada al emplear sicarios y pandillas para liquidar a los adversarios políticos o a quienes veían como amenaza; de esta forma, finalizando la década de los ochenta el Bloque de Poder Contrainsurgente, comete varias masacres contra la población civil, la mayor de las cuales costó la vida de 43 personas en Segovia en 1988, exterminio dirigido contra la Unión Patriótica, movimiento impulsado por las FARC. Como se observa, la incursión del paramilitarismo a la región obedeció a una serie de variables, tanto nacionales como regionales, que van a generar al interior del Bloque Magdalena Medio de las FARC una reestructuración durante la octava conferencia en 1993.

5. Años Noventas: La Octava Conferencia y las Repercusiones en el Bloque Magdalena Medio Con la represión de la población que implementó el paramilitarismo en asocio con las Fuerzas Militares en la zona sur del Magdalena Medio, las FARC se verán en la necesidad de conservar poca fuerza en estos territorios y desplazarse cada vez más al norte, en las zonas del Bajo Cauca-Nordeste Antioqueño y Sur de Bolívar. Aunque el paramilitarismo incrementaba su potencial criminal por vía de masacres y desapariciones forzadas, bajo pretexto de exterminar a la guerrilla en esa zona del país, las FARC continua con su estrategia de toma del poder y para ello realiza en abril de 1993 su Octava Conferencia, participando delegados de la región del Magdalena Medio. Entre los objetivos militares centrales que se proponen las FARC se establecen: “Crear las condiciones político-militares para ejercer dominio y control sobre Bucaramanga, Barranca y Cúcuta; para lo cual se deben crear las condiciones político-militares para controlar y bloquear las vías: Bucaramanga – Tunja; Bucaramanga — Chiquinquirá; Bucaramanga — Barranca; Bucaramanga—San Alberto; Bucaramanga—Cúcuta; Barranca—Cisneros; Nueva Autopista; Puerto Berrío—Chiquinquirá; Río Magdalena; Otros: Frontera colombo-venezolana”142. Octava Conferencia Nacional Comandante Jacobo Arenas Estamos Cumpliendo. Abril de 1993.

142

99

100

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En esta Conferencia formalmente se da inicio a las estructuras que van a pertenecer al Bloque Magdalena Medio, el cual queda conformado con los Frentes IV, XI, XII, XX, XXIII, XXIV, XXXIII, XLVI y Urbanos del área. En cuanto a la propuesta de ampliación organizacional aparece el impulsar el trabajo de penetración sobre la provincia de Pamplona, en función de crear un nuevo frente. Con la reorganización del Bloque se empieza a tener una cobertura regional significativa y un control militar y administrativo importante para la toma del poder. Según las conclusiones de la propia reunión, los límites jurisdiccionales, administrativos y militares del Bloque se configuran de la siguiente forma: “partiendo del Cerro Victoria en los límites del Cesar y Norte de Santander con Venezuela, se sigue por la frontera hasta Pedraza; de aquí se continúa por los límites de Norte de Santander con Boyacá hasta Tabetá; de aquí pasa a Carcasa, Capitanejo, Cobarachí; de aquí sigue por los límites entre Boyacá y Santander hasta la Carretera que va a Belén; se sigue hasta Cerinza, Santa Rosa de Viterbo, Duitama, Paipa, Tuta, Mambita, Tunja, Úmbita; Siguiendo por los límites entre Boyacá y Cundinamarca hasta el río Magdalena; se sigue río abajo hasta Puerto Nare; de aquí se coge la carretera hasta El Jordán, San Roque, Cisneros, Botero; de aquí por el río Porce abajo hasta Pato; de aquí a Piamonte, Caucasia; de aquí una línea recta a Simití, se sigue a Puerto Mosquito, Aguachica, Convención; continuando por los límites de Norte de Santander y Cesar hasta Cerro Victoria”143 (ver mapa 12) Uno de los desarrollos militares y administrativos más significativos de la Octava Conferencia es la creación de los Estados Mayores de los Bloques. El Estado Mayor del Bloque Magdalena Medio quedó conformado de la siguiente manera: Principales: 1. Pastor Alape. 2. Hermes. 3. Guevara. 4. Robinson. 5. Jimmy del Frente 20. Suplentes: 1. Mario Mono. 2. Gabriel del Frente 46. 3. Gaitán del 11. Durante la década de los noventa se van a dar una serie de transformaciones estructurales en el Bloque Magdalena Medio de las FARC: en primer lugar, se presentó una ampliación significativa de su jurisdicción y a su vez se convierte en una estructura estratégica de comunicación de los Bloques José María Córdoba (actual Bloque Iván Ríos), el Caribe (actualmente Bloque Martín Caballero) y la zona fronteriza con Venezuela, con el centro del país. Incluso, en las conclusiones de la octava conferencia, la dirección de la organización en pleno, debido a lo estratégico que en plano militar y político tiene el Magdalena Medio, decide incrementar tanto el presupuesto, como el número de hombres y armamento para el fortalecimiento de los frentes. En segundo lugar, se nombrará como comandante del Bloque a “Pastor Alape”, oriundo de Puerto Berrío, de ascendencia campesina y comunista, quien desde muy joven fue dirigente estudiantil de la Juventud Comunista de Colombia (JUCO) de secundaria. Cuando acaba su educación básica empieza a liderar la organización campesina de la región y en 1983 ingresa a las FARC, formando parte de la guardia de “Jacobo Arenas”, en donde se destacó políticamente llegando a ser instructor de la escuela de cuadros “Hernando González Acosta”. En 1989 “Pastor Alape” se Documento interno de las FARC. Pág. 45. Ibíd. Pág. 46.

143

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

convierte en el encargado del Frente 45 “Atanasio Girardot” que opera en Arauca, el cual surge del desdoblamiento del Frente 10. En el año 1991, cuando el gobierno de Cesar Gaviria inicia la “Operación Colombia”, contra los campamentos de “Casa Verde” donde se encontraba el Secretariado de las FARC, fue enviado como comandante del Frente 52 “Juan de la Cruz Varela”, donde coordinó las operaciones tácticas de la guerrilla contra el establecimiento en los llanos orientales. Para 1992, el Secretariado de las FARC lo envía a realizar una evaluación del Frente 51, desde allí empieza a coordinar las actividades propias de la insurgencia en la región del Guavio donde operaba dicho frente; de igual forma, se le encomendó ampliar el trabajo de las Farc en La Calera, labor que desarrolló a cabalidad144. En 1993 con las determinaciones que tomó la Octava Conferencia, se desplazó a “Pastor Alape” del Bloque Oriental, a la coordinación del Bloque Magdalena Medio. Así, “Pastor Alape” conocedor del Magdalena Medio y un hombre con un recorrido significativo al interior de la guerrilla, le dará al Bloque un enfoque político y pondrá a las FARC en una relación muy directa con la población civil. La tercera renovación que propone la Octava conferencia es la determinación que Norte de Santander quedaba bajo la jurisdicción político-administrativa del Bloque Magdalena Medio. De esta forma, el frente XXXIII que opera en la región del Catatumbo empieza a hacer parte del Bloque (Ver Mapa 11). La región del Catatumbo ha tenido una presencia histórica de las guerrillas colombianas. Durante la década del ochenta en esta zona del país compartían territorio el EPL, con el Frente Libardo Mora Toro, el ELN con el Frente de Guerra Nororiental y una presencia reducida de las FARC. Los megaproyectos de cultivo de palma aceitera, importantes reservas de petróleo, carbón y uranio que existen en el subsuelo de la región, los cultivos de coca y rutas de narcotráfico y contrabando a través de la Cordillera Oriental, son algunos de los intereses que hacen apetecible la región por parte de los actores armados. Para mayo de 1999, el paramilitarismo con Jorge 40, desde el sur del Cesar, y Salvatore Mancuso, desde Córdoba, inician una cruzada de muerte hacia la región del Catatumbo para arrebatarle el poder a la guerrilla. “Un conflicto que se terminó extendiendo a 30 de los 40 municipios de Norte de Santander y que, según la Fundación Progresar, entre 1999 y 2006 produjo 12.000 asesinatos, cerca de 200 masacres y, de acuerdo con Acción Social, 80.000 personas desplazadas”145. Con la octava conferencia también se presentará una reducción en número de hombres y en copamiento del territorio del Frente IV, replegándose en zonas montañosas del nordeste y bajo Cauca antioqueño, mientras que el Frente XXIV se consolida en la zona del sur de Bolívar e incrementará su potencial bélico. La región del sur de Bolívar para inicios de los noventa tenía una importante influencia del ELN, sin embargo, con el reacomodamiento que va a tener el frente Al respecto: ¿Quién es Félix Antonio Muñoz, alias ‘Pastor Alape’? 27 de Septiembre de 2010. En: http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=1363803 Página Web Consultada el 10 de enero de 2011. 145 Rivas, Enrique. El Catatumbo y su guerra silenciosa. En http://www.elespectador.com/impreso/politica/articuloimpreso-el-catatumbo-y-su-guerra-silenciosa Página WEB consultada el 15 de Enero de 2011 144

101

102

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

XXIV, las FARC empezará a ser un actor decisivo en la disputa por el territorio. Vale la pena anotar que si bien las dos guerrillas hacen presencia en esta zona y luchan por ser hegemónicas en el área, no se han presentado enfrentamientos entre las dos organizaciones, esto debido principalmente a la fuerte represión y señalamiento por parte de los grupos paramilitares, que ha generado acercamientos entre las dos guerrillas para combatir a este enemigo común.

Mapa 11. Presencia de Frentes del Bloque del Magdalena Medio – 1993 Asimismo, durante los años noventa y debido al potencial militar que tenía el Bloque Oriental en Cundinamarca, Boyacá y Arauca con los Frentes XXII, LIII, LIV, XLV y XXVIII, las estructuras armadas que operaban en el sur del Magdalena Medio fortalecieron su trabajo de masas, sus ingresos y su capacidad armada y operativa. Con esto los Frentes XXIII y XII que se habían rezagado en la zona centro de Santander, en Carmen Chucurí y Vicente de Chucurí, se desplazan al sur del departamento a Cimitarra y Landázuri. El Frente XI, que opera en el occidente y Magdalena Medio Boyacense, se reactiva y continúa sus acciones en el norte de Cundinamarca. Con la creación del Frente XLVI, que entra a actuar en Barrancabermeja, las FARC tendrá una articulación más estrecha con el trabajo de masas. Este frente apoyará el Frente XX en la estrategia de guerra urbana en Barrancabermeja que venía desempeñando desde la década de los ochenta. En la estrategia táctico-operativa de las FARC el Bloque Magdalena Medio decide realizar una división de sus fuerzas en tres unidades con la finalidad de tener

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

una mayor comunicación y operatividad de las orientaciones del Estado Mayor del Bloque Magdalena Medio y los comandantes de frente y columna. Para tales efectos crea la Unidad Norte la cual está compuesta por los Frentes XXXIII, IV y XXIV y opera en las regiones del Catatumbo, Norte de Santander, Sur de Bolívar y Nordeste antioqueño; la Unidad Centro que opera en el centro de la región de Santander, con los Frentes XLVI, XX y XXIII; y la Unidad Sur, que opera en el sur de Santander, Occidente Boyacense y Norte de Cundinamarca con los Frentes XI y XII. En este sentido el Bloque pretendió articular las zonas que compartían unas características económicas, sociales y geográficas similares para que pudieran actuar de manera conjunta en estructuras militares inter-frentes. Mapa No. 13. En cuanto al contexto general de la región desde mediados de la década de los noventa, el Magdalena Medio, que era una de las regiones del país más olvidadas y faltas de desarrollo –y aún lo sigue siendo-, verá el resurgir de dos fenómenos importantes: por un lado, una arremetida paramilitar más contundente aún que la presentada durante la década de los ochenta, esta vez, como una estrategia contrainsurgente liderada por las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, que consideran la región como un espacio propicio para desarrollar el negocio de compra y tráfico de la hoja de coca a gran escala. Después de la “Toma de Barranca” desarrollada por el paramilitarismo en 1998 y descrita anteriormente, se va a disparar la cifra de desplazamiento desde el segundo semestre de 1998, debido a las cruentas incursiones de los paramilitares en el Sur de Bolívar y el Valle del río Cimitarra. El incremento en los niveles de violencia producto de la arremetida paramilitar hace que la sociedad civil, acompañada por la comunidad internacional, impulse proyectos de paz con miras a detener la escalada de violencia que se ha descargado sobre la región. Desde mediados de los noventa se crea el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio (PDPMM), que como lo señala Alfredo Molano, convocó a un centenar de pobladores de la región a responder a dos grandes preguntas: ¿Por qué en una región que ama tanto la vida se producen tantos homicidios? Y ¿por qué una región tan rica tiene tanta gente en la pobreza?146 La creación del PDPMM fue una propuesta impulsada por el padre Francisco de Roux con un patrocinio económico del Banco Mundial y la Unión Europea; este programa estaba encaminado a promover proyectos de “institucionalidad civil” para reducir la violencia. Además de la cooperación económica internacional, el PDPMM contó con el acompañamiento de organizaciones sociales como la Fundación para el Desarrollo de las Zonas Palmeras de Colombia (FUNDEPALMA), Ecocacao, Red de Mujeres, Red de Jóvenes y Red de Emisoras Comunitarias, entre otras colectividades con reconocimiento en la región. Aunque la propuesta del PDPMM buscaba mermar las cifras de violencia en la región, dichos números se elevaran a finales de los noventa, como consecuencia de un mayor ingreso de estructuras paramilitares en Barrancabermeja, Sur de Bolívar, Nordeste y Bajo Cauca Antioqueño. Molano, Alfredo (2009). En Medio del Magdalena Medio. Ediciones Antropos Ltda. Bogotá. Pág. 73

146

103

104

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Una de las organizaciones sociales importantes de la región y quizás la que ha liderado el proceso de movilización del campesinado en el norte del Magdalena Medio es la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra, ACVC. “La Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra es una organización de carácter nacional que integra los propósitos de la comunidad a través de las Juntas de Acción Comunal, cooperativas, comités pesqueros y otras agrupaciones de trabajadores del campo, en el marco de la defensa integral de los derechos humanos y la lucha por la tierra… Es una organización social no gubernamental campesina que desarrolla un trabajo organizativo, político y social con el sector rural de ocho municipios del Magdalena Medio colombiano. Está compuesta por 120 Juntas de Acción Comunal veredales de los municipios de Yondó, Cantagallo, San Pablo, Remedios y del corregimiento Ciénaga del Opón de Barrancabermeja en el Magdalena Medio colombiano”147. Esta asociación, ganadora del Premio Nacional de Paz 2010, ha tenido un proceso en la región paralelo al desarrollo mismo del conflicto armado. Según Silvia Becerra, en trabajo monográfico realizado en 2005, considera que la ACVC tiene cuatro periodos en su conformación y desarrollo: uno denominado cooperativismo, va desde la década de los ochenta hasta 1992, caracterizado por una gran confianza de la población hacia los líderes campesinos; un segundo abarca desde 1993 a 1996, en el cual se evidencia un fortalecimiento interno de la organización, pero carente de una comunicación con las masas de campesinos. El tercer periodo comprende de 1996 a 1998, se caracteriza por el reconocimiento y posicionamiento en el campo político a nivel regional y nacional, pues se logra una gran interlocución con el gobierno. El último comprende desde 1999 hasta la actualidad, momento caracterizado por la búsqueda y consolidación de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra (ZRC)148. El contexto de la región durante la década de los noventa, puede ser caracterizado por el incremento en la movilización social y campesina, paralelo a la arremetida paramilitar en la región; A comienzos de la administración Uribe en la primera década del siglo XXI, el impulso la política de Seguridad Democrática, limitará aún más el margen de maniobra que tenían las organizaciones sociales en la región, las que se verán enfrentadas a una profunda persecución y señalamiento.

6. La Política de Seguridad Democrática y su Impacto en la Región del Magdalena Medio: Balance Politológico 2002-2010 Con la finalización de los Diálogos del Caguán entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC-EP en febrero de 2002, se presentaron tres fenómenos trascendentales que es importante evaluar: por un lado, estos diálogos sirvieron como una “válvula ¿Qué es la ACVC? En http://www.prensarural.org/acvc/quesomos.htm Página WEB consultada el 17 de enero de 2011. 148 Al respecto consultar: Becerra Ostos, Silvia. Convicción, Esperanza y Trabajo. La experiencia de una comunidad en resistencia: el caso de la asociación campesina del valle del río cimitarra (ACVC). Monografía para optar al título de politóloga. Universidad Nacional de Colombia. 2005. 147

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

de escape” para las Fuerzas Militares colombianas, que luego de recibir una serie de golpes de carácter militar y político entre 1997 y 1999, reconfiguraron su estrategia armada para una confrontación directa contra la guerrilla colombiana y de esta forma buscar una derrota en el plano militar. En efecto, operaciones realizadas por las FARC como la toma de Las Delicias (agosto de 1996), de Patascoy (septiembre 1997), del Billar (marzo 1998), de Miraflores (agosto 1998), de Mitú (noviembre de 1998), entre otras, evidencian un constante accionar militar de gran envergadura que debilitaba la credibilidad nacional e internacional de las Fuerzas Militares Colombianas y a su vez hacían ver a las FARC como una organización en constante crecimiento y cumpliendo con los objetivos de orden estratégico dirigidos hacia la toma del poder. No obstante, con el advenimiento de las Negociaciones del Caguán, la eventual tregua y la disminución del accionar militar por parte de la guerrilla en todo el territorio nacional, el gobierno de Pastrana, despliega una gira internacional en busca de cooperación y recursos con miras a un proceso de reconfiguración de la estrategia de guerra de las Fuerzas Militares que hasta el momento venían perdiendo la guerra con las FARC, las cuales habían tomado la iniciativa en materia de ofensiva militar. Entre los apoyos económicos que logró conseguir el gobierno se encuentra el Plan Colombia, cooperación estadounidense que se concentra en la lucha antinarcóticos, pero que además servirá como instrumento para reequipar a las Fuerzas Militares en armamento, aviación, inteligencia y capacitación militar, cuestiones que aunque tenía antes de las negociaciones, eran bastante precarias en la lucha contrainsurgente. El segundo fenómeno que es importante evaluar del proceso del Caguán, es el fortalecimiento político y militar de las FARC. En cuanto al ámbito militar, las negociaciones sirvieron para que esta guerrilla incrementara los lazos de cooperación con otras entidades subversivas como la ETA de España y el IRA de Irlanda, además de la consecución de armas con gobiernos de la región149. En el plano político, se fortificó el reconocimiento internacional de la guerrilla en varios países de Europa y América Latina; en ese sentido, el frente internacional de las FARC logró ampliar su trabajo y relacionarse de manera más cercana con embajadas de varios países del mundo. En tercer lugar, durante los diálogos del Caguán se presentó un fortalecimiento en dimensiones nacionales del paramilitarismo, en especial de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que encabeza Carlos Castaño, intimidaron a la población por medio de masacres y desapariciones forzadas, penetraron la institucionalidad del Estado y lograron por esta vía detener en algunos sectores, caso del Magdalena Medio y Caribe colombiano, menguar el avance militar y político de las FARC. Estas cuestiones deterioraron el proceso de paz entre el gobierno Pastrana y las FARC Por la venta de armas a las FARC fue juzgado en los tribunales peruanos, el ex jefe de servicios secretos del gobierno del Perú durante el mandato de Fujimori. “La acusación sostiene que Montesinos, al amparo del gobierno de Fujimori, formó una organización criminal que realizó compras ilícitas de 10.000 fusiles AKM en Jordania que fueron lanzados en paracaídas en territorio colombiano controlado por las Farc en el primer semestre de 1999”. Al respecto consultar: MONTESINOS RESPONDE POR ARMAS A LAS FARC. Publicación eltiempo.com Sección Internacional Fecha de publicación 20 de enero de 2004.

149

105

106

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

EP y reforzaron en la opinión pública la necesidad de implementar una política guerrerista, que a la postre posicionó el discurso de la seguridad, propuesto por Álvaro Uribe Vélez, que ganó la contienda electoral de 2002. En concreto, entre el interregno de las negociaciones del Caguán (1998) y la llegada de Álvaro Uribe Vélez al poder (2002) el Magdalena Medio fue una de las regiones del país que vivió una de las más fuertes incursiones armadas y políticas del paramilitarismo incrementando, de esta manera, los niveles de violencia y la criminalización de líderes de organizaciones sociales y campesinas. La incursión del paramilitarismo en el plano político la podemos evidenciar en dos estrategias: en primer lugar, la movilización social y armada contra los procesos de Paz del gobierno y las marchas campesinas. Ante la posibilidad de diálogos con el ELN y la intención del ELN de realizar una Convención Nacional con la sociedad civil, la propuesta del gobierno nacional en 2001 es desmilitarizar Cantagallo y San Pablo, sur de Bolívar, y Puerto Berrío para adelantar en la región este proceso se promovió organizaciones en contra de dicho despeje como es el caso de ASOCIPAZ y el movimiento “No al Despeje”, liderados entre otros por Carlos Arturo Clavijo y Rocío Arias, fichas claves del paramilitarismo en las elecciones al Congreso en el 2002. Entre las situaciones de represión del establecimiento y el paramilitarismo que vivió el Magdalena Medio en esta época, se encuentra la lucha por la consecución de la Zona de Reserva Campesina ZRC del valle del río Cimitarra. El campesinado del Magdalena Medio, amparado en la Ley 160 de 1994, por la cual se establecen las ZRC en las áreas de colonización, donde predominen los baldíos, impulsó una serie de marchas para la creación de una ZRC en los municipios de Arenal y Morales, sin mayor éxito. La organización ACVC inicia el pedido de la ZRC en 1998 pero hasta 2002 sale la resolución que aprueba la ZRC en el Valle del río Cimitarra. La movilización campesina de finales los noventa e inicios de la primera década del presente siglo, generó una fuerte intervención militar y paramilitar caracterizada por el desplazamiento del campesinado, los asesinatos selectivos, las masacres, la desaparición forzada de líderes campesinos, la fumigación indiscriminada de cultivos. En el 2003 el gobierno de Uribe decide suspender la ZRC, desencadenando de esta forma una nueva reorganización del campesinado y nuevas lógicas de represión por parte de las fuerzas militares y paramilitares. La segunda estrategia del paramilitarismo fue la de cooptar la institucionalidad del Estado por medio del impulso de campañas electorales a alcaldías, concejos, gobernaciones y asambleas en 2001 y al Congreso en 2002. Entre los candidatos a la Cámara de representantes estaba Rocío Arias, quien obtuvo una votación atípica en la región del Magdalena Medio antioqueño y posteriormente confesaría sus fuertes vínculos con el paramilitarismo, por lo cual está condenada por la justicia colombiana; asimismo Carlos Arturo Clavijo, sería electo senador fomentado por los paramilitares. También es hallado culpable y condenado. En el plano militar, el despliegue del paramilitarismo incrementó la cantidad de acciones en contra de la población a quien catalogaba como cercana a la guerrilla, cometiendo masacres, asesinatos y desapariciones forzadas. Desde la llegada a la región en 1998 y hasta el 2006 (momento en el cual se desmovilizó), el paramilita-

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

rismo operó en el Magdalena Medio con las siguientes estructuras: Autodefensas Unidas de Santander y Sur de Cesar, comandadas por Camilo Morantes; Bloque Catatumbo en cabeza de Salvatore Mancuso; El Bloque Central Bolívar cuyo jefe era Macaco, pero que en el sur de Bolívar comandaba Julián Bolívar, las Autodefensas Campesinas de Puerto Boyacá, dirigidas por Botalón. El Bloque Minero, actuaba en el Bajo Cauca antiqueño liderado por Cuco Vanoy y las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio mandadas por Ramón Isaza. Actualmente en la región podemos evidenciar una presencia importante de grupos paramilitares operando y pueden distribuirse así: Los paramilitares de Botalón quienes hacen presencia en Puerto Parra, Simacota, El Carmen de Chucuri, Landázuri; Los paramilitares de “Don Cesar”, están en el Peñón, Landázuri y Cimitarra; Los Urabeños se hallan en el sur de Cesar, Aguachica, San Martín y Gamarra. Los Rastrojos, que quizás es la organización paramilitar más grande, aparecen en Puerto Berrío, Puerto Nare, Santa Rosa del Sur, Arenal, Simití, San Pablo, Morales, Yondó, Puerto Wilches, Sabana de Torres; y las Águilas Negras que registran presencia en Arenal, Tiquisio Norosi y Río Viejo. No obstante la presencia paramilitar que logró reducir la capacidad guerrillera en la Unidad Sur y Centro del Bloque Magdalena Medio, estuvo acompañada de una serie de operaciones militares por parte de las Fuerzas Armadas. Entre las más significativas se encuentran la “Operación Bolívar” que inició en 2001 y buscaba debilitar a las FARC y ELN en el sur de Bolívar. Dicha Operación estuvo agregada por la fumigación de cultivos ilícitos en esta zona del país. Para el año 2003, las fuerzas militares despliegan dos maniobras más, una en el oriente antioqueño designada Operación Marcial y otra en el occidente cundinamarqués llamada Libertador. Un balance general de la política de Seguridad Democrática indicará los siguientes puntos en el Bloque Magdalena Medio: • La Unidad Sur y Centro del Bloque Magdalena Medio han sido las más golpeadas por parte de las Fuerzas Armadas, incluso de estas unidades podemos afirmar que los Frente XI y XII que durante la década de los noventa tenían una operatividad autónoma, después de la política de Seguridad Democrática se han visto en la necesidad de fusionarse con el Frente XX que opera en la serranía de los Yarigüies en Santander. • La Unidad Norte por su parte ha mantenido su capital bélico, inclusive en los últimos ocho años ha presentado un incremento en el número de acciones armadas en comparación con el accionar guerrillero antes de 2002. Esto se explica principalmente por el posicionamiento militar que ha tenido las FARC en la región del Catatumbo. • Actualmente con el desarrollo del Plan Nacional de Consolidación Territorial, implementado a finales del gobierno de Uribe y continuado por el de Santos, una de las zonas de recuperación social del territorio es el corredor que comunica el Bajo Cauca con el Catatumbo, donde opera la Unidad Norte del Bloque Magdalena Medio. No obstante, el despliegue de fuerza militar para enfrentar la guerrilla, programas de antinarcóticos unidos a las fumigaciones

107

108

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

de cultivos de hoja de coca y la asistencia social llevados a cabo en los últimos diez años no han mostrado los resultados esperados. • Aunque existió un proceso de desmovilización de los grupos paramilitares en la región del Magdalena Medio, el rearme de las Bandas Emergentes al Servicio del Narcotráfico (BACRIM) ha sido bastante notorio. Inclusive desde el 2006 hasta la actualidad se ha acrecentado el número de organizaciones neo-paramilitares en la región: “las modalidades predominantes del uso de la fuerza por los neo-paramilitares son la amenaza, la intimidación y las acciones ofensivas en contra de la población civil que corresponden al 81% de las actividades de las victimas que buscan la restitución de sus tierras en la costa atlántica, el bajo Cauca y el Magdalena Medio”150. • En la tabla No. 1 se presenta un cuadro comparativo de tres periodos de tiempo: las dos primeras columnas toman como datos las fuentes oficiales del ejército nacional en 2004 y 2008 sobre la cantidad de combatientes con que contarían las FARC. En ellas se muestra una disminución sustancial del número de guerrilleros del Bloque Magdalena Medio pasando de 935 en 2004 a 323 en 2008. Adicionalmente, la tercera columna evidencia una aproximación numérica de hombres-arma que tendrían las FARC en la región del Magdalena Medio para el año 2011. El acrecentamiento en el número total de hombres en las FARC, que presenta la tercera columna, obedece principalmente a que se comprobó por vía de prensa regional y nacional que las estructuras que el ejército consideraba desarticuladas o que habían desaparecido, todavía muestran un accionar relevante. Aunque algunos frentes desaparecieron en la región, la mayoría de estos se fusionaron con otras estructuras que salen fortalecidas de este proceso. Finalmente, el incremento en el reclutamiento y en la capacidad operativa que han tenido las estructuras militares que operan en la región del Catatumbo y en el Sur de Bolívar, superan el centenar de hombres-arma. TABLA 1. Comparación número de hombres diferentes fuentes ESTRUCTURA

No Hombres Fuente Ejército 2004

No Hombres Fuente Ejército 2008

No Hombres Resultados Investigación 2011

IV

70

40

40

XII

15

15

0

XX

50

40

40

XXIII

15

13

10

XXIV

120

60

150

XXXIII

120

30

250

Romero, Mauricio y Arias, Angélica. Sobre Paramilitares, Neoparamilitares y Afines. Crecen sus Acciones, ¿Qué dice el Gobierno? En Revista Arcanos No 15. Abril de 2010, Bogotá Colombia, Pág. 38.

150

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

XLVI

25

40

COMPAÑÍA FRANCISCO ESTRADA

40

40

COLUMNA MÓVIL RAÚL EDUARDO MAHECHA

70

100

COLUMNA MÓVIL ARTURO RUIZ

90

COLUMNA MOVIL RESISTENCIA BARÍ

100

200

COMPAÑÍA “29 DE MAYO”

60

80

COLUMNA MÓVIL ALFONSO CASTELLANOS

160

200

Total No. Hombres

935

80

323

100

1250

7. Flujos y reflujos de las estructuras de las farc durante la política de seguridad democrática En el Mapa 12 se presenta el actual despliegue de las FARC en la región del Magdalena Medio. La nueva forma de operar de las FARC en todo el país, ha puesto de presente que el accionar operativo no se centra ya en los frentes, sino que las Columnas Móviles, así como las Compañías, han tomado un papel relevante en los golpes conseguidos por las FARC contra la fuerza pública en la última década. Para este tiempo, a continuación se realiza un balance de prensa del desenvolvimiento de las estructuras del Bloque Magdalena Medio.

Frente IV: Primero en consolidarse en la región y origen del desdoblamiento de las demás estructura2s militares de FARC, sería uno de los más golpeados con la política de Seguridad Democrática del gobierno Uribe. Durante la década de los noventa este frente se fue desplazando constantemente hacia la zona norte del Magdalena Medio, como puede observarse en el mapa anterior. Hasta finales de la década de los noventa todavía operaba en la región del nordeste antioqueño presentando bastantes actividades tanto militares como políticas. Se destaca el paro de transporte impulsado en agosto de 1997 en Remedios y Segovia, donde las FARC logro paralizar la actividad comercial de alrededor de ocho municipios durante más de 3 días a partir de la movilización y agitación de la población151. Farc paralizaron transporte en dos municipios de Antioquia, Publicación eltiempo.com, Sección Información general, Fecha de publicación 14 de agosto de 1997. En http://www.eltiempo.com/ archivo/documento/MAM-624642 pagina web consultada el 10 de enero de 2011.

151

109

110

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 12. Presencia de los Frentes y Columnas de BMM 2002-2011 La información que manejan las autoridades sobre este frente es ambigua, pues por un lado afirman que está a punto de desaparecer152 gracias a la operación militar en la zona, pero en otras declaraciones, se asegura la existencia del frente y su continuo accionar en la región del sur de Bolívar, manteniendo una importante presencia en Simití y San Pablo. Durante el 2010, este frente mantiene fuertes acciones militares, algunas de ellas relacionadas en los partes de guerra que la organización publica en diversos sitios de internet. El 17 de marzo de 2010 se dio el ataque a una patrulla paramilitar en el corregimiento de Pisingo, jurisdicción del Bagre, Antioquia, resultando 12 paramilitares muertos, un número indeterminado de heridos y la recuperación

En el último año han desaparecido 8 estructuras de las Farc, caracolradio.com, sección judicial, Fecha de publicación 3 de marzo de 2009. http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=771559 Página web consultada el 10 de enero de 2011.

152

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

de armamento153. El 7 de junio, también en el área rural del Bagre, un comando hostigó una patrulla del ejército154. El 30 de octubre de 2010, el ejército da un fuerte golpe a las FARC con la captura de “Alberto Cancharina”, comandante del frente y de la Unidad Centro del Bloque Magdalena Medio. También fueron detenidos otros siete integrantes del Bloque, encargados del trabajo logístico y político en varios municipios de Antioquia, que servían igualmente como conexión en Bogotá y Medellín155. Pese al debilitamiento, se siguen presentando combates entre el ejército y el frente IV de las FARC, ejemplo de ello fueron los enfrentamientos del 7 de noviembre de 2010 en el corregimiento de Puerto Claver, del Bagre, donde resultó abatido alias “Ramiro”. El comandante de esta estructura es “Leandro Churica”, que según informaciones del ejército nacional mantiene un trabajo político importante del Bloque en varios municipios del Magdalena Medio.

Frentes XI, XII y XX: El Frente XI fue la segunda estructura de las FARC creada en la región, durante la década de los noventa se mantuvo presente en la zona esmeraldífera boyacense y occidente cundinamarqués, no obstante, la intensificación del paramilitarismo y el desarrollo del Plan Patriota hicieron que esta estructura se fusionara con el Frente XII. Debido a dicha reconfiguración, las autoridades no dudan al incluir a estos frentes dentro de los que han dejado de existir156 El Frente XII por su parte, durante la década de los noventa hizo presencia en el departamento de Santander, en Girón, Lebrija, Piedecuesta y San Vicente de Chucurí; durante la incursión paramilitar de finales de los noventa este frente fue uno de los más golpeados; en la década pasada esta estructura se fusiona con el Frente XX. El Frente XX hace aparición en Sabana de Torres, Rionegro, Lebrija y El Playón; desde allí ha realizado una serie de operaciones en busca de recursos: entre las acciones extorsivas realizadas en julio y noviembre de 2009 se encuentran las bombas puestas a una finca en la vereda Villa María de Lebrija y a la empresa Agropecuaria Río Frío Ltda. de Girón157. Este frente se ha especializado en la búsqueda de recursos económicos para reactivar los frentes guerrilleros que se le han fusionado. Parte de guerra de los bloques José María Córdoba, Caribe y Magdalena Medios de las FARC – EP, publicación de cedema.org http://www.cedema.org/ver.php?id=868 página web consultada el 10 de enero de 2011. 154 Partes de guerra. junio-julio de 2010. (FARC-EP), publicación de bolivarsomostodos.org. http://bolivarsomostodos.org/index.php?option=com_content&view=article&id=385:partes-de-guerra-delas-farc-ep-meses-de-septiembre-y-octubre-2008&catid=23&Itemid=39 página web consultada el 10 de enero de 2011. 155 Capturados Siete Presuntos Integrantes De La Red De Apoyo De La Unidad Centro Del Bloque Magdalena Medio De Las Farc, Publicación de La Segunda División del Ejercito, Fecha de publicación 30 de octubre de 2010, http://www.segundadivision.mil.co/index.php?idcategoria=266096 pagina web consultada el 10 de enero de 2011. 156 En el último año han desaparecido 8 estructuras de las Farc, Óp. Cit. 157 Al respecto consultar: Presunto jefe del Frente 20 de las Farc fue capturado en Santander. www.vanguardia.com 8 de Diciembre de 2010. En http://www.vanguardia.com/judicial/74901-presunto-jefe-delfrente-20-de-las-farc-fue-capturado-en-santander. Página WEB consultada el 18 de enero de 2011. 153

111

112

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Frente XXIII: Una de las principales acciones de este frente tuvo lugar el 9 de Mayo de 2007 en Landázuri, Santander, que consistió en una emboscada a un camión de Policía en la cual resultaron muertos nueve uniformados y se hizo recuperación de armamento. La acción es dirigida por Alberto Chaparro, razón por la cual las autoridades y la inteligencia militar lo denominan “el carnicero de Landázuri”. Posteriormente, el 4 de julio de 2009, el frente realizó una operación militar detonando un artefacto explosivo en Bolívar, Santander, cuyo saldo fueron dos policías muertos. Dos años después, el 1 de septiembre de 2009 la Policía captura en la localidad de Chapinero, en Bogotá, a Carlos Iván Peña Orjuela, alias “Alberto Chaparro” quien además de ser comandante del Frente XXIII también lideraba la Unidad Sur158. Su sucesor fue alias “Ferney culebro”, quien también fue arrestado el 28 de octubre en Puerto Parra159. Pese al debilitamiento que estas capturas conllevan, el frente sigue existiendo y realizando operaciones en Santander, en la parte occidental de Cimitarra y en el sur de Sabana de Torres, tal como afirma y reconoce el general Alberto Bocanegra, comandante de la Quinta Brigada.160 Este frente cuenta con un fuerte trabajo de milicias, que se ha visto recientemente golpeado durante el 2010 con la captura de cinco integrantes de la red de milicias en el Peñón161, y uno más en Bogotá162. Además, en agosto de dicho año, el ejército encontró una caleta con armamento del frente que lleva a las autoridades a precipitar su desarticulación, pese a que manifiestan también el temor de que la estructura retome sus actividades.

Frente XXIV: Su zona de operaciones corresponde al Sur de Bolívar y Nordeste antioqueño, en San Pablo, Cantagallo, Santa Rosa, entre otros. Durante la década del noventa, algunas de sus acciones corresponden a retenciones de políticos y palmeros de la región, en el marco de una presencia militar y de policía nula, especialmente durante la época electoral de 1997. Posteriormente, a mediados de la década anterior, bajo el mando del comandante Marcos, fuertemente perseguido por grupos especiales de policía en la “Operación Ferrero”, se evidencia un cambio de estrategia por parte de las FARC donde pri Capturado el cabecilla del frente 23 de las FARC, publicación de Arriba Bogotá, Fecha de publicación: 2 de septiembre de 2009. En http://www.citytv.com.co/videos/21212/capturado-el-cabecilladel-frente-23-de-las-farc pagina web consultada el 12 de enero de 2011. 159 Capturan al supuesto jefe de las FARC, publicación de Caracoltv.com. fecha de publicación: 28 de octubre de 2009. En: http://www.caracoltv.com/noticias/justicia/articulo157092-capturan-alsupuesto-jefe-del-frente-23-de-farc, pagina web consultada el 12 de enero de 2001. 160 En Santander si hay guerrilla: ejercito. Publicación de eltiempo.com, Sección cultura y entretenimiento, Fecha de publicación, 1 de febrero de 2010. En http://www.eltiempo.com/archivo/ documento/MAM-3818869, página consultada el 12 de enero de 2011. 161 Policía capturó 5 integrantes de la Red de Milicias del frente 23 de las FARC. Publicación de eltiempo.com, Sección nación, Fecha de publicación, 18 de febrero de 2010. En http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-7274031, página consultada el 12 de enero de 2011. 162 Cayó miliciano del frente 23 de las FARC. Publicación de Vanguardia.com, sección judicial, fecha de publicación 14 de noviembre de 2010. En http://www.vanguardia.com/judicial/82348-cayomiliciano-del-frente-23-de-las-farc, página consultada el 12 de enero de 2011. 158

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

man los campos minados en los cuales cayeron numerosos miembros del ejército y la policía. En 2008 se evidencia una fuerte arremetida de la Quinta Brigada del ejército contra este frente, representados en combates victoriosos para las fuerzas militares y actividades de inteligencia que permiten la ubicación de los campamentos del frente, lo cual implica un debilitamiento dada la incautación de material de guerra y las capturas que se realizan. A comienzos de abril de 2010, en zona rural de San Pablo el ejército bombardeó durante una semana un campamento del Frente XXIV donde resultó muerto su comandante Rubian Colorado, quien llevaba cerca de 27 años en la guerrilla y desde 2004 se desempeñaba como jefe del frente. Los reportes de prensa señalan que la muerte del guerrillero implica un inminente debilitamiento.163 Pese a estas predicciones, observando los partes de guerra de las FARC, se observa la fortaleza militar de esta estructura dada la muerte de diez soldados y la recuperación de un importante material de guerra en el asalto a una patrulla del ejército en Remedios, Antioquia, el 10 de abril de 2010, así como otras acciones que contradicen en parte las afirmaciones victoriosas de las autoridades y la prensa. Según la prensa, una de las principales razones del fortalecimiento de este frente en los últimos años es la táctica de alianzas con otros actores ilegales de la zona, con el ELN y las Águilas Negras para el tráfico de coca en el sur de Bolívar.164

Frente XXXIII: Este tiene presencia en Norte de Santander, en la región del Catatumbo, uno de los principales bastiones de las expresiones de izquierda en Colombia, que da lugar a la presencia de otras organizaciones guerrilleras como el ELN y el EPL. La información de esta zona es bastante confusa pues corresponde principalmente a partes oficiales y artículos de prensa que parten de supuestos, de tal forma que poca información es confirmada. Su comandante es Rubén Zamora, quien junto a Iván Márquez son los guerrilleros más buscados por las autoridades en el nororiente del país. Uno de los principales episodios que ha vivido recientemente el frente se da finalizando los años noventa, cuando el Catatumbo afronta una de sus más fuertes crisis: la masacre de La Gabarra, cuando un significativo número de paramilitares sacrificaron a los principales líderes de la región, luego de jornadas de amplia movilización que llevaron al Presidente Pastrana a negociar las principales reivindicaciones de la comunidad. Se da entonces la incursión del Ejercito confirma muerte de “Rubian Colorado” durante bombardeo. Publicado por elespectador.com http://www.elespectador.com/articulo197691-ejercito-confirma-muerte-de-rubian-colorado-durante-bombardeo, página consultada el 13 de enero de 2011. 164 Farc y las Águilas Negras se alían en negocios de narcotráfico en el sur de Bolívar. Publicado en cambio.com.co, Sección País, Fecha de publicación: 2 de noviembre de 2008. En http://www.cambio. com.co/paiscambio/763/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_CAMBIO-3957334.html, pagina consultada el 13 de enero de 2011. Estas alianzas suelen figurarse por los distintos y contradictorios objetivos de las partes y, por el rompimiento de acuerdos y el incumplimiento de los mismos. En la región se afirma que las Águilas negras, le robaron fusiles a las FARC, lo que puso fin a una alianza de que inicio en medio de un jolgorio en el corregimiento de Monterrey en el Municipio de Simití. 163

113

114

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

paramilitarismo en la zona, lo cual acarrea fuertes y permanentes combates. Sin embargo, dada la presencia del ELN, EPL y las FARC, junto a una tradición de resistencia de la comunidad del Catatumbo, hizo que el debilitamiento militar del frente no fuera contundente. Recientemente, el 9 de junio de 2010, en la vereda El Perico, del municipio de Arboledas, el ejército dio muerte a José Macedonio Peña Moreno, alias “el boyaco” un supuesto cabecilla del Frente XXXIII. En diciembre de 2010 son capturados cinco presuntos milicianos; pese a que esta información no es confirmada, puesto que los detenidos niegan ser parte de la organización, las autoridades aseguran que con este hecho se desarticula la red de milicias del frente. Las acciones de este frente se ha caracterizado principalmente en bloqueos al transporte a partir de la quema de buses, tal como sucedió en junio de 2010, cuando se montó un reten y se quemó un bus de la empresa Trasan por no cumplir el llamado de los guerrilleros. Esta acción militar estuvo acompañada de un acto político y de propaganda con personas que estaban involucradas en el hecho. En septiembre del mismo año, combatientes de este frente dieron de baja a varios policías en emboscadas y otras acciones donde además recuperaron material de guerra165. Una de las regiones del país donde más se presentan acciones militares es la del Catatumbo, por consiguiente, el Frente XXXIII es uno de los más activos, dado que constantemente hay enfrentamientos, tanto con paramilitares como con el ejército.

Frente XLVI: Si bien este frente ha perdido una capacidad operativa en el plano militar en las zonas rurales de Barrancabermeja, Puerto Wilches donde tenía su zona de operaciones, actualmente su accionar se ha enfocado en el plano político incentivando el trabajo político, por intermedio del Movimiento Bolivariano en zonas urbanas de Barrancabermeja y Yondó.

Columna Móvil “Resistencia Barí”: En 2008, esta columna móvil recibió fuertes golpes por parte del ejército, especialmente relacionados con incautaciones, desmantelamiento de laboratorios de procesamiento de coca y capturas de milicianos y guerrilleros. Durante el 2010, según partes de guerra de las FARC, esta columna realizó varias acciones: en marzo, se presentaron hostigamientos al ejército en la vereda las Cruces de Guasiles, se activaron campos minados donde murieron varios militares; también se efectuaron actividades de propaganda, consistentes en repartir comunicados y en hacer grafitis. El 4 de abril, en la vereda Llana Alta de Teorama, Norte de Santander, se emboscó al ejército con saldo de dos militares muertos.166 Partes de guerra de la zona del Magdalena Medio. Publicado por La Rosa Blindada, Fecha de publicación: 11 de septiembre de 2010, en http://www.rosa-blindada.info/?p=423, pagina consultada el 13 de enero de 2011. 166 Partes de guerra del 2010. Publicado por Frentean, fecha de publicación: 4 de abril de 2010. En http://frentean.blogspot.com/2010/04/partes-de-guerra-del-2010-abril-04-10.html, página consultada el 13 de enero de 2011. 165

Capítulo 3 / Bloque Magdalena Medio

Según las autoridades, en 2010, también sufren golpes debido principalmente a capturas como la de alias Wilder el 1 de marzo, que pese a no estar confirmadas, se dan por ciertas167. No obstante, la fuerte presión militar, las incautaciones y los combates, la columna ha mantenido su presencia en los municipios de Norte de Santander, especialmente en regiones como Teorama, Convención, Sardinata.

Compañía Arturo Ruiz: Las principales actividades de esta compañía tienen que ver con la activación de campos minados. En abril de 2010 en la vereda Tres Curvas sobre la carretera que va para Tibú se activó un minado a patrulla del ejército, dando como resultado 4 soldados muertos y 4 heridos168. En junio de 2010, fue activado un campo en Convención, Norte de Santander, con dos soldados muertos y dos heridos; se aniquiló una patrulla de policía con un saldo de 7 uniformados muertos y material recuperado. Por lo demás, esta compañía mantiene un trabajo político sustentado por las milicias bolivarianas, que el 20 de junio de 2010, destruyeron material electoral en Santa Catalina y el Caracol de San Calixto, Norte de Santander.169

Columna Móvil Raúl Eduardo Mahecha: El comandante de esta estructura es “Jairo Mechas” y quien, según las autoridades, dirige la estructura centro del Bloque Magdalena Medio. Esta columna ha sido golpeada por el ejército con la captura de José Efrén Uzuga, alias “El Zarco”, el 27 de enero de 2011, presunto integrante de la Compañía “Raúl Eduardo Mahecha”170. Para el 4 de abril del 2011 se produce la captura de José Gilberto Robles, alias “Quinterio” y quien según las autoridades hacía parte de esta columna fariana.

Capturado alias Wilder, presunto integrante de la columna móvil Resistencia Barí. Publicado por noticias cucuta.com, fecha de publicación: 1 de marzo de 2010. En: http://www.noticiascucuta. com/judicial/78-capturado-alias-wilder-presunto-integrante-de-la-columna-movil-resistencia-bari.html , página consultada el 13 de enero de 2011. 168 Partes de guerra. Publicado por Frentean. En: http://frentean.blogspot.com/2010/04/partes-deguerra-del-2010-abril-04-10.html página consultada el 13 de enero de 2011. 169 Partes de guerra. Publicado por Frentean. En: http://frentean.blogspot.com/2010/08/19/partesde-guerra-junio-julio-de-2010-farc-ep, página consultada el 13 de enero de 2011. 170 Capturan a integrante de la compañía Raúl Eduardo Mahecha de las Farc. En vanguardia.com sesión histórico publicado el 27 de enero de 2011. http://www.vanguardia.com/historico/90247-capturan-a-integrante-de-la-compania-raul-eduardo-mahecha-de-las-farc Página WEB consultada el 20 de marzo de 2011. 167

115

Capítulo Cuarto BLOQUE NOROCCIDENTAL Carolina Rodríguez Lizarralde David Felipe Gómez Triana

Introducción En este capítulo se aborda la estructura del Bloque Noroccidental de las FARCEP, conocido como Bloque Iván Ríos, cuya zona de operaciones se encuentra en los departamentos de Antioquia, Chocó y Córdoba con algunas incidencias en el departamento de Caldas. Se hace un estudio de los factores socio-económicos de la región, para entender cómo se posibilitó la presencia del Bloque y la conformación de los múltiples frentes a partir de la consolidación de esta zona de desarrollo militar de las FARCEP, evidenciando la importancia logística, táctica y estratégica de esta zona para la organización. En ese contexto se referencia la historia y la configuración de las estructuras del Bloque, con sus respectivos desdoblamientos desde el Magdalena Medio, las movilidades en el territorio, para abordar las dinámicas de la guerra en la curva de flujos y reflujos de esta estructura. Por último, centramos la atención en los desarrollos de este Bloque a partir del impulso de la política de Seguridad Democrática del presidente Álvaro Uribe, las crisis generadas a su interior y los comportamientos más recientes de sus estructuras.

1. La región noroccidental La región noroccidental del país (Mapa 13) es uno de los principales escenarios del conflicto colombiano, comprende el norte del Chocó, Urabá, norte y bajo Cauca Antioqueño, Sur de Bolívar, Caldas, Risaralda y Quindío171. Allí la lucha por la Si bien la región noroccidental está conformada por varios departamentos, para fines del presente estudio tendremos presente tres departamentos: Antioquia, Córdoba y Chocó, buscando dar cuenta

171

118

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 13. Región Noroccidental y corredor estratégico de actores armados tierra, proyectos hidroeléctricos, explotaciones mineras, cultivos de uso ilícito y rutas de narcotráfico han marcado el devenir de las disputas y los conflictos en esta región. Esta zona hace posible el encuentro entre los océanos Pacífico y Atlántico, cuenta con importantes ríos que comunican a la región con las salidas al mar y con Córdoba, Antioquia y Chocó. “La gran biodiversidad, las tierras fértiles, los minerales, el petróleo, el agua y la madera son sólo algunos de los recursos que se pueden encontrar en la zona. A la vez, el Urabá constituye el puente entre América del Sur y América Central y tiene acceso al océano Pacífico y al mar Caribe, por lo que ofrece oportunidades económicas y estratégicas militares sin precedentes.”172. Con el fin de facilitar la explotación y exportación de los recursos naturales de la región, se ha contemplado desde el año 2002 la ampliación de la infraestructura vial regional. Allí se incluyen planes de integración fluvial como el Plan Arquímedes y el canal interoceánico Atrato-Truandó, un puerto internacional en Turbo (Antioquia), de la presencia militar del Bloque Noroccidental de las FARC-EP. De igual manera, el capítulo hace énfasis en subregiones como Urabá y un espacio geográfico de gran importancia como el Nudo del Paramillo. 172 Transnational Institute. El Urabá: donde el Desarrollo Alternativo se confunde con intereses económicos y la reinserción del paramilitarismo Por Moritz Tenthoff, septiembre 2008.

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

la carretera panamericana (con conexión terrestre por el Darién), la transversal del Caribe, la Red de ferrocarril oriente-occidente (integración de las subregiones del Magdalena Medio, Nordeste, Bajo Cauca, Córdoba y Urabá)173 y sistemas de interconexión energética, tales como el proyecto hidroenergético Pescadero Ituango. De igual manera, en territorios de comunidades rurales y étnicas se han desarrollado varios proyectos agroindustriales, entre ellos cultivos de palma, que parecen tener vínculos directos con programas que se realizan en el marco de la lucha antinarcóticos, como el Programa de Familias Guardabosques, logrando legalizar miles de hectáreas de tierra despojadas a pequeños campesinos, indígenas y afrocolombianos174, según lo señala el Partido Comunista Colombiano clandestino (PCCC): “Esta macro región, sea cual sea la delimitación, siempre tendrá que ver con la identificación geoestratégica, la riqueza natural y el conflicto que genera la pretensión de control y monopolio sobre el territorio”175. En la región se destacan actividades económicas como la agricultura, ganadería y minería. En el Bajo Cauca son preponderantes minería y agroindustria, centradas en los municipios de Cáceres, Caucasia, El Bagre, Nechí, Tarazá y Zaragoza. En Urabá las principales actividades son agroindustria, minería y ganadería, llevadas a cabo en Apartadó, Arboletes, Carepa, Chigorodó, Murindó, Mutatá, Necoclí, San Juan de Urabá, San Pedro de Urabá, Turbo y Vigía del Fuerte176. En el Darién, conformado por los municipios de Acandí, Belén de Bajirá, Carmen del Darién, Riosucio y Ungía, los principales sectores son agricultura, explotación forestal y pesca. En el Atrato es de gran importancia la agricultura, minería, explotación forestal y el comercio, centralizadas en municipios como Atrato, Bagadó, Bojayá, El Carmen de Atrato, Quibdó, Río Iro, Lloró y medio Atrato177. La guerra en el Medio Atrato se debe a que esta subregión está enclavada en un corredor estratégico del río y del mar, cuyo control se disputan insurgentes, paramilitares, narcotraficantes y bandas criminales. Además, hay factores estructurales que explican la persistencia del conflicto tales como la ausencia del Estado, la precariedad y el abandono institucional, la profunda inequidad social, la corrupción, la exclusión política y la discriminación, sumado al desarrollo de megaproyectos productivos que no se traducen en el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades negras e indígenas178. Plan de Desarrollo “Antioquia para todos, manos a la obra” Período 2008-2011, Pág. 196. El Programa Familias Guardabosques, de la Presidencia de la República, se desarrolla en tierras arrebatadas a sangre y fuego. Muchos proyectos productivos son intereses del paramilitarismo, presentados como reparación a las víctimas. Los campesinos y las comunidades despojadas se ven obligados a trabajar como peones en tierras antes suyas. Urabá: negocio con impunidad, Desde abajo, 20/11/2008 http://www.desdeabajo.info/index.php/ediciones/172-edicion-140/3365-urabanegocio-con-impunidad.html. 175 Resistencia Colombia-PCCC. Noroccidente Colombiano, 6 de noviembre de 2009. 176 Alta Consejería para la Reintegración-Presidencia de la República. Diagnóstico socio-económico de Antioquia, enero 2008. 177 Alta Consejería para la Reintegración-Presidencia de la República. Diagnóstico socio-económico del departamento de Chocó, febrero 2008. 178 BOJAYÁ Pág. 28. 173 174

119

120

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Córdoba cuenta con extensos territorios con vocación ganadera además de una pronunciada actividad agroindustrial, que llevan a grandes empresas del país a hacer presencia en municipios como Sahagún, Montería, Cereté y Planeta Rica. El departamento tiene ingresos por regalías producto de explotación de ferroníquel, carbón, gas y oro, siendo la minería el tercer sector económico de importancia179. El Urabá Cordobés lo conforman los municipios de Tierralta y Valencia. Tierralta es un municipio conformado por 19 corregimientos cuya principal actividad económica es la agricultura con cultivos de arroz, maíz, sorgo y algodón. Además, es la sede del complejo hidroeléctrico de Urrá.

a. Megaproyectos y conflicto Es importante resaltar que el mapa de conflicto en la región se configura a partir de grandes megaproyectos (Mapa 16). Los principales son Urrá e Ituango; ambos proyectos hidro-energéticos de gran envergadura para el país, están en manos de poderosas empresas nacionales e internacionales que buscan aprovechar los caudales de los distintos ríos que bañan a la región noroccidental del país, con el fin de generar energía que surta incluso a países de Centroamérica y el Caribe. El establecimiento de megaproyectos en territorios con presencia de las FARCEP ha obligado al ingreso de agentes gubernamentales en zonas olvidadas históricamente por el Estado, con el fin de negociar con las comunidades al interior del territorio para iniciar la ejecución del proyecto. Con su ingreso, se hace necesaria la presencia de las FFMM para brindar protección y seguridad, aprovechando de esta manera el ejército un posicionamiento táctico en la toma o la retoma del control sobre el territorio. Esta situación genera confrontación directa con las estructuras de la guerrilla que hacen presencia militar en la zona. El proyecto Urrá I está localizado sobre el río Sinú, 30 km al sur del municipio de Tierralta. El embalse cubre 7.400 hectáreas de superficie y es capaz de producir 1412 GWH al año180, es decir que produce apenas el 3% del consumo nacional de energía181. La construcción de la represa de Urrá inició en 1993 con financiación del Gobierno colombiano en un 40%. El porcentaje restante se obtuvo mediante préstamos con la agencia canadiense Export Development Corporation, Nordbanken de Suecia, y el Nordic Investment Bank de los países nórdicos. La empresa constructora del proyecto es URRÁ S.A. E.S.P. (Sociedad Anónima. Empresa de Servicios Públicos). A lo largo de la existencia y ejecución del megaproyecto, este ha afectado a miles de familias campesinas, indígenas y colonas que allí habitaban o residen. Los impactos negativos que ha tenido dicha obra en la región se presentan en varios ámbitos como los medioambientales, la afectación a comunidades indígenas y la presencia de actores armados. Además del interés en la construcción del mega Alta Consejería para la Reintegración-Presidencia de la República. Diagnóstico socio-económico del departamento de Córdoba, 2ª Actualización, Junio 2009. 180 Proyecto Multipropósito Urra I –resumen ejecutivo-, Ministerio de Minas y Energía, Colombia, septiembre 2002. P. 2. 181 Sobre el megaproyecto Urra, colombia.indymedia.org, 16-03-2005 http://colombia.indymedia. org/news/2005/03/23284.php. 179

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

proyecto Urra II182, el cual sería tres veces más grande que Urra I y según las denuncias de varias organizaciones y comunidades ocasionaría una problemática aún más grave que la actual. En cuanto a impactos medio ambientales del proyecto Urra I se puede enunciar que con la inundación se acabó con el recurso pesquero183 existente en el rio Sinú (principal fuente de alimento de cientos de campesinos e indígenas Embera Katío) y con ello la biodiversidad que allí se daba, pues tenía una parte selvática. La construcción de Urra II entraría más en el Nudo de Paramillo destruyendo el ecosistema y justificando la fuerte presencia del Ejército Nacional en esta región, motivo de enfrentamientos con la guerrilla de las FARC-EP. El daño medioambiental se ha manifestado a lo largo del río, con cerca de 200 km de longitud, cubre una zona inmensa que incluye parte de Antioquia y Córdoba, afectando a una población de 300.000 pescadores y campesinos.184 Uno de los impactos más fuertes lo vive la comunidad Embera Katío que fue despojada y desplazada de su territorio. Los Embera son uno de los mayores asentamientos indígenas que se encuentra en la cuenca alta del rio Sinú; con la construcción de la presa se desvío el rio, sustento alimentario ancestral, además de ser una de los soportes culturales más importantes de la comunidad indígena. Los indígenas fueron señalados como colaboradores de las guerrillas que operan en la región, convirtiéndose en blanco desde el 2004 de grupos paramilitares quienes desparecieron forzadamente a algunos integrantes de la comunidad; 39 miembros de estas comunidades fueron secuestrados y desaparecidos por los paramilitares que estaban en plena negociación con el gobierno y un supuesto cese de hostilidades de esta organización, el cual incluía respetar a la población civil. Al igual que los colonizadores de antaño y terratenientes más contemporáneos, las AUC y grupos similares no han respetado los derechos y garantías constitucionales de estos Pueblos.185 Para los Embera Katío “un indio sin territorio no es indio”, su cosmovisión de la vida está ligada a su tierra, en ella están sus antepasados y a partir de su relación con la tierra construyen su existencia como comunidad étnica, social y cultural. En cuanto a la presencia de grupos armados se evidencia que el lugar de mayor conflicto y confrontación donde se han producido asesinatos, desplazamientos y casos de despojo es Tierralta, allí, entre 1997 y 2005, los grupos paramilitares Proyecto que según concepto emitido por La Unidad de Parques Nacionales Naturales el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial negó, mediante el Auto Nº 3472 del 27 de noviembre del 2008, el Estudio de Impacto Ambiental por considerar que el proyecto Río Sinú o Urrá II, no es viable desde el punto de vista técnico y jurídico. 183 Oposición a la construcción del megaproyecto hidroeléctrico Urra II, defensaterritorios.org, 1002-2010 http://www.defensaterritorios.org/index.php?option=com_content&view=article&id= 325:oposicion-a-la-construccion-del-megaproyecto-hidroelectrico-urra-ii&catid=113:colombiaagua&Itemid=347. 184 Sobre el megaproyecto Urra, colombia.indymedia.org, 16-03-2005 http://colombia.indymedia. org/news/2005/03/23284.php 185 El liderazgo indígena en la mira de los paramilitares, nuevoarcoiris.org.co http://www.nuevoarcoiris.org.co/local/regiones1105.htm 182

121

122

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 14. Megaproyectos y presencia de la FARC-EP en la región noroccidental bajo el mando de Carlos Castaño ejercieron el control territorial protagonizando fuertes enfrentamientos con las FARC-EP. La conexión entre la ejecución del megaproyecto Urrá I y la presencia de actores armados, hace referencia a la planeación de los territorios que serían utilizados para la inundación y los cuales el estado debía comprar. Allí se hicieron presentes las AUC, y bajo amenaza empezaron presionar a los dueños y comunidades a vender sus terrenos por precios irrisorios. Esta situación generó desplazamiento y pobreza para dichos pobladores de la zona. La comunidad Embera Katío y campesinos que viven en la región se han opuesto a la consolidación del proyecto Urra II, que además de traer una destrucción ambiental irreparable, está antecedida por la presencia de grupos al margen de la ley que están interesados en los grandes beneficios que resultan de comprar tierras baratas y vender tierras caras a los ejecutores de los proyectos. De otro lado, el proyecto Hidroituango186 se viene gestando desde los años setenta. Las empresas encargadas directamente de la ejecución y desarrollo del megaproyecto en la actualidad son Empresas Públicas de Medellín-EPM e IDEA, Dicho proyecto consiste en la construcción de la hidroeléctrica más potente del país y la segunda en nivel Latinoamérica, con la producción de 2400 megavatios diarios.

186

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

de capital transnacional español. La represa ha traído consigo el desplazamiento forzado de la población en las veredas de El Castillo, San Agustín de Leones y Montenegro del municipio de Ituango, ubicadas hacia el norte, en límites con Córdoba. Dichas veredas son consideradas el amortiguamiento de la reserva de El Nudo del Paramillo. Según afirma un representante comunitario, el desplazamiento forzado en dicho municipio se viene desarrollando desde hace más de 30 años (1977), desde que el Gobierno declarara el Nudo de Paramillo como Parque Nacional Natural y despoja a las pobladores rurales de sus tierras y medios de vida. Hoy esas familias siguen reclamando que el Estado compre los terrenos de donde fueron desplazadas187. Ituango se convirtió desde el año 2005 en territorio en disputa entre las FARC-EP y el Ejército colombiano, cuando la Institución se propuso retomar la localidad y salvaguardar el desarrollo del megaproyecto. Lo anterior ha creado una situación de zozobra y miedo permanente en la población, dado que “el Ejército se apoderó del camino” que utilizan para comunicarse con el casco urbano del municipio, para vender lo que producen y abastecerse. Los altos mandos militares negaron su presencia en la zona188, pero los campesinos de esta región están expuestos continuamente a enfrentamientos entre los distintos actores armados con presencia en la región. Entre 1998 y 2004, grupos paramilitares entraron en la región bajo el lema de “o me vende o le compro a la viuda” ya que dichas tierras tendrían una gran valorización con la consolidación del proyecto; se presentaron fuertes combates con las FARC-EP por el control territorial, por ser un importante corredor que comunica al Nudo de Paramillo con Córdoba. Para el 2004 y 2005 los grupos paramilitares salieron de la región, aquí es cuando se configura el conflicto entre las FFMM y las FARC-EP. En una entrevista realizada a un campesino de la región en julio de 2010, éste señaló que: “Se sienten presionados por las FFMM y las guerrillas, ya que nosotros vamos a vender al casco urbano las cositas que cosechamos. Cuando lo hacemos, aprovechamos para abastecernos de las cosas que no producimos como los artículos de aseo, los aceites, entre otras; entonces viajamos cada mes o dos meses porque es muy extenuante el recorrido, son dos jornadas de camino que nos demoramos y eso que es en bestia; es por eso que el mercado debe cubrir este periodo de tiempo. Pero cuando salimos del casco urbano hay un retén militar, le preguntan a uno para donde va con todo eso y luego nos dicen que tanto mercado parecería que fuera para la guerrilla” generando estigmatización y convirtiéndonos en víctimas de otro tipo de represalias como el decomiso de sus mercados o retención de los mismos; y “las guerrillas nos dicen que si dejamos a los militares quedarse en nuestros hogares por más de dos días, debemos abandonar bajo la amenaza de muerte”.189 Periferia Prensa Alternativa Julio 2010 p. 9. Periferia Prensa Alternativa Agosto 2009 p. 15. 189 Entrevista Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa, Medellín (Antioquia), Julio 2010. 187 188

123

124

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

La población civil se ha visto obligada a abandonar sus territorios, en una primera etapa por el despojo llevado cabo por los grupos paramilitares y enfrentamientos que comenzaron a producirse diariamente. Así pues, los campesinos se encuentran en sus mismas palabras entre la “pared económica” y “pared militar”. El esquema de despojo puesto en marcha en Ituango se recrudece con la ejecución del megaproyecto de Hidroituango y los fuertes combates que allí se libran entre las FFMM y FARC-EP, lo cual repercute en el desplazamiento que afecta a unas 16.173 personas, según datos de la Corte Constitucional a marzo de 2009. El desplazamiento forzado de la población como una grave infracción al derecho internacional humanitario, también tiene una intencionalidad político-militar desde los actores armados, pues con la expulsión de comunidades se considera que las guerrillas pierden sus bases de apoyo para obtener abastecimientos, sin lo cual no podrían sobrevivir y mucho menos desarrollar la guerra. El norte del país es una de las cuatro zonas de coca, específicamente en el corredor entre el Urabá antioqueño y chocoano que pasa por el sur de Córdoba, el bajo Cauca, el sur de Bolívar y llega hasta el Norte de Santander, frontera con Venezuela190. La producción de amapola, coca y marihuana es intensiva en espacios geográficos conflictivos políticamente, que se tornan más críticos debido a niveles de desarrollo socio-económicos muy precarios, tal como sucede en Urabá, los valles del Sinú y San Jorge en Córdoba. De igual manera, desde los años noventa se observa una convergencia entre las FARC-EP y los narcotraficantes en el Urabá y Bajo Cauca191. En la región del noroccidente hay una competencia muy fuerte entre los grupos re-armados de los bloques de las AUC por reorganizar su control sobre rutas del narcotráfico, mantener la riqueza expropiada y aprovechar las nuevas oportunidades económicas que están abriendo las inversiones mineras y públicas. “Cada grupo regional tiene intereses específicos, de acuerdo con su contexto. Llama la atención eso sí, el interés particular sobre el control del territorio, más allá de lo que tiene que ver con el narcotráfico. En su portafolio de intereses entra la minería, la madera, el control de recursos públicos de las entidades municipales y departamentales, y un interés especial de los testaferros de los diferentes frentes paramilitares por evitar la pérdida de los activos acumulados, en particular la tierra”192. Luego de diez años del Plan Colombia y enfrentar a las guerrillas y el narcotráfico, tenemos una nueva geografía del narcotráfico, el conflicto armado y una reconfiguración de los actores que participan en este en la región nor-occidental del país. La aspersión de glifosato y la erradicación manual de cultivos de uso ilícito han sido las estrategias más frecuentes de lucha contra el narcotráfico, sumadas a acciones militares por parte del Ejército, Armada y Policía Nacional. Los campesinos son la población más afectada por estas acciones, además de sufrir daños a sus cultivos de pan coger, se han visto presionados por los distintos actores armados, han tenido que lidiar con la problemática de la siembra de minas que protegen los distintos CNAI 2010. VILLAMARÍN, Luis Alberto. El cartel de las FARC, Ediciones El Faraón, Junio 1996. 192 CNAI, Óp. Cit. Pág. 49. 190 191

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

cultivos. Igualmente, con un complejo entramado de relaciones urbano-rurales que conectan a Medellín con Urabá, Chocó, Bajo Cauca o las planicies cordobesas adscritas al ámbito de las economías del narcotráfico. Respecto a esta situación, se han pronunciado comunidades campesinas como la comisión de voceros de los campesinos desplazados forzados por las fumigaciones con glifosato, quienes refugiados en coliseos de los municipios de Tarazá y Valdivia, exigieron: • El cese inmediato de las fumigaciones aéreas en el bajo Cauca Antioqueño y nudo de Paramillo. • La reparación inmediata por perdidas de cultivos lícitos y proyectos productivos que el mismo Estado ha brindado a los Campesinos para la sustitución, los cuales han sido afectados por estas fumigaciones. • Garantías en Derechos Humanos para los campesinos desplazados por las fumigaciones con glifosato y sus dirigentes. • Inversión y proyectos productivos para sustituir los cultivos de uso ilícito concertados con la comunidad, que garanticen su autonomía y soberanía alimentaria. • Se establezca una mesa de veeduría y seguimiento a los acuerdos a los que posiblemente se llegue, compuesta por el Estado, la ASOCBAC, la Procuraduría Agraria y Ambiental, Defensoría del Pueblo, Procuraduría General de la Nación, Contraloría Departamental, el INCODER, ACNUR, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, entre otros. La grave situación de derechos humanos que afrontan las comunidades indígenas, campesinas y afro-colombianas de la región noroccidental, olvidada durante décadas por el Estado y marcada por el conflicto armado, debido a la presencia de diversos actores armados con intereses geo-estratégicos, se ha visto acentuada por los conflictos por la tierra y el fortalecimiento de economías ilícitas (cultivos y minería).

2. Las lógicas de la colonización y el conflicto en el Urabá La historia del desarrollo de Urabá es una muestra de la precaria presencia del Estado en una región en disputa social y económica; un Estado que se va construyendo regionalmente, en consonancia con la dinámica y orientación de los conflictos y su resolución. Desde mediados del siglo XIX, el Urabá ha tenido ciclos de caucho, tagua y maderas preciosas, que generaron zonas de colonización en los territorios de explotación. Hasta el año 1905, la región hizo parte del departamento del Cauca y luego se convirtió en jurisdicción de Antioquia. Los primeros municipios que aparecen en este extenso territorio son Chigorodó (1912) y Turbo (1947). Es hasta la primera mitad del siglo XX, con el proyecto de construcción de la carretera al mar, que se fomenta la colonización de la región por parte del Gobierno Nacional, pues con la pérdida de Panamá, el presidente general Rafael Reyes, llamó la atención sobre Urabá, reconociendo “la obligación del departamento de Antioquia de colonizar y preservar para Colombia esta región fronteriza, tan apetecida por extranjeros”193. Citado en BOTERO HERRERA, Fernando. Urabá: colonización, violencia y crisis del Estado. Biblioteca Clío de Historia colombiana-Universidad de Antioquia, Centro de Investigaciones Económicas (CIE), 1990. Pág. 24.

193

125

126

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Con la carretera al mar y con la llegada de empresarios bananeros, el territorio cambió radicalmente. Las plantaciones de banano impulsaron aceleradamente la colonización en el “Eje Bananero”, donde llegaron obreros principalmente a fincas y viejos núcleos urbanos. Para muchos migrantes, la llegada como obreros a fincas bananeras, constituyó su primer contrato laboral asalariado. En pocas palabras, “el Urabá pasó de ser una región marginal y escasamente poblada a un lugar de confluencia de colonos, empresas multinacionales y grupos armados”194. La colonización campesina realizada en estribaciones de la Serranía del Abibe (entre Chigorodó y Mutatá), estuvo signada por la violencia de mitad del siglo XX y sirvió como zona de albergue de bandoleros y de predilección de grupos guerrilleros. A partir de 1954, con la apertura de la carretera al mar, cobra importancia el flujo migratorio hacia la región. Sumado a la finalización de dicha obra, encontramos que el Urabá sirvió de refugio a quienes huían de La Violencia en sus territorios y llegaban a estas tierras vírgenes. Así, las principales corrientes migratorias provenían de departamentos cercanos como Chocó, Bolívar (hoy Córdoba y Sucre), Antioquia y otras regiones del interior del país donde eran perseguidos los liberales195. Urabá ha tenido un proceso intenso de poblamiento y consolidación de asentamientos urbanos y rurales de diverso rango196 que reflejan cambios y crecimiento acelerado. Desde 1964 se producen invasiones de tierras por escasez de vivienda, creando un clima social explosivo por las diferentes necesidades de los migrantes. De esta manera, se presenta una demanda en la inversión pública en servicios y vivienda debido al intenso flujo migratorio y la aglomeración urbana, que tuvo como principal motivación el auge en la producción del banano. Durante estos años empiezan los conflictos por la tierra generados por el desfase entre el crecimiento demográfico y su capacidad de expansión ordenada y regulada. El arribo de colonos facilitó la penetración de reductos de las guerrillas liberales en la región de Urabá197. El Partido Comunista Colombiano-PCC, hace presencia desde 1959, año en que comienzan a aparecer los primeros sindicatos. El PCC organizó y desarrolló el trabajo obrero en las plantaciones de banano a través de sus estructuras celulares; además, asignó a las Juventudes Comunistas-JUCO, la formación política a los jóvenes campesinos. Una de las particularidades que tuvo la colonización en esta zona del país fue la entrega de tierras a los campesinos que hizo el Partido Comunista para motivar la organización campesina, canalizar su simpatía y apoyó la parcelación para cultivar plátano en municipios como Riosucio, Murindó y Bajirá. Así nacieron varias asociaciones dirigidas por el PCC. En 1970 existía una dirección de la zona por parte del PCC, como contrapeso político a la penetración capitalista en la región del Urabá. Transnational Institute. El Urabá: donde el Desarrollo Alternativo se confunde con intereses económicos y la reinserción del paramilitarismo Por Moritz Tenthoff, septiembre 2008. Pág. 2 195 BOTERO, Óp. Cit. 196 GARCÍA. Óp. Cit. Pág. 62. 197 Encontramos así el caso de Roberto González Prieto, ‘Pedro Brincos’, quien comandaba el Ejército Revolucionario de Colombia-ERC. 194

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

Los colonos pueblan el nuevo territorio y se encuadran rápidamente en asociaciones de todo tipo, como “sindicatos”, dando muestra de la “fecundidad de la organización social”. La población de colonos tiende a agruparse en organizaciones de la más variada especie, dando cuenta de las distintas actividades económicas del Urabá y expresando sus inquietudes y problemáticas. Estos sindicatos de colonos se diferencian de los sindicatos de obreros rurales de las grandes plantaciones, en el sentido que la razón de su lucha era la tierra y la producción y no mejores salarios y condiciones de trabajo que era la agenda de reivindicaciones de los trabajadores convencionales. La primera guerrilla comunista de la cual se tiene cuenta en la región es el Ejército Popular de Liberación-EPL, disidencia del Partido Comunista y de las FARC-EP, grupo que conforma sus primeras unidades en 1967 y promueve las primeras invasiones en tierras cercanas a los ríos Sinú y San Jorge, donde organizaron levantamientos campesinos. Junto a esta guerrilla, trabajaron en asocio las Fuerzas Armadas de Liberación-FAL. En 1970, el EPL incursiona en la región, extendiéndose desde Córdoba hacia la Serranía de Abibe. De esta manera, el área de influencia del EPL abarcaba el Alto Sinú, el San Jorge, Bajo Cauca, toda la región de Antioquia y Córdoba, configurando lo que se llama el noroeste colombiano- el NORO. La presencia del Estado, fue precaria durante los procesos de colonización, marcadas por la escasa inversión pública y la falta de apoyo a los colonos. Podría decirse que las instituciones del Estado entran después que se gestaron varios procesos en la región, además del combate militar a las guerrillas, de lo cual se destaca que “las regiones de creciente colonización en Colombia, de las cuales Urabá es un caso, han sido “abiertas” por o en asocio con los grupos guerrilleros, lo cual necesariamente conlleva situaciones de confrontación militar y política de orden público”198, antes que una preocupación por las problemáticas socio-económicas de la población, el Estado a través de la fuerza pública, da soluciones militares a problemas sociales. El fortalecimiento de los sindicatos, la intolerancia por parte de los empresarios y la falta de un árbitro como el Estado, para mediar en el conflicto obrero-patronal, pronto desencadenó violencia al interior de las fincas. La débil presencia del Estado y la ineficacia de sus acciones, así como la incapacidad para resolver los problemas, generó en la región una violencia multiforme. En el contexto de guerra fría, el comunismo fue el enemigo interior de la nación y por tanto, la organización sindical bananera influida por éste se constituía en el enemigo de la región. La intolerancia frente al que no pensaba y actuaba como patrón y el señalamiento “comunista” influyó en las relaciones obrero-patronales. La reacción de los patronos frente a la sindicalización se dio a través del despido masivo de trabajadores, la detención de líderes por parte de las autoridades militares y policiales y el asesinato de muchos trabajadores. Las “listas negras”, circulaban entre empresarios con los nombres de los obreros que participaban en el movimiento de los trabajadores bananeros, lo que condujo a la desafiliación masiva a los sindicatos. GARCÍA. Óp. Cit. Pág. 76.

198

127

128

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Estos conflictos obrero-patronales no tuvieron interlocutores capaces de pactar relaciones laborales, llegando a niveles de polarización que desencadenaron violencia e hicieron frecuente la utilización de las armas en el panorama laboral. Durante épocas se dificultó institucionalizar el diálogo y la negociación entre las partes para la solución de los conflictos. El conflicto obrero-patronal comienza a anudar los conflictos en Urabá, dándoles un carácter regional desde 1982. La Asociación de Bananeros de Colombia-Augura emprende como gremio una campaña contra la acción sindical, defendiendo los intereses y preocupaciones de los empresarios. Entre 1987-88 se dio el paso de la lucha del terreno de lo laboral al de los derechos humanos, esto significó el paso definitivo del conflicto al campo de lo político. Lo laboral deja de ser el nudo articulador del conflicto regional, pero no deja de estar atravesado por cuestiones que involucran el tema de los derechos humanos, en un contexto donde se inicia la “guerra sucia”. La actitud del Estado frente al conflicto en la zona bananera de Urabá, su desconocimiento de los derechos de los colonos, el desalojo y el fomento de la especulación de tierras, unido al surgimiento de grupos privados de seguridad que buscaban subsanar la precaria presencia estatal fue creando unas condiciones propicias para el desarrollo de la violencia social y política que aprovecharía la insurgencia para instalarse.

a. Las guerrillas en el Urabá Finalizando la década del sesenta, el ELN (1968-1970) y el EPL (1969-1970) entran al Urabá por Córdoba, a través del eje Tierralta-Valencia-San Pedro de Urabá. Allí se bifurcan hacia Necoclí y Turbo. No obstante, esta presencia inicial del ELN en la región será temporal, su interés se centra en la subregión del Bajo Cauca, donde mantendrán una estrecha relación con el sector minero. Las FARC entran por el sur de Antioquia, un poco más tardíamente (1974). Sin embargo, se tiene cuenta que desde 1969 los “grupos hermanos” del Partido Comunista apoyaban labores en Mutatá y Murindó199. “Hacia 1974, cambia radicalmente el panorama guerrillero en Urabá. Se produce lo que pudiéramos llamar la ‘invasión’ de las FARC. Se instaura el asesinato de ‘informantes’ primero de manera esporádica y luego, desde 1976, sistemáticamente. Las FARC anuncian el 15 de agosto que fusilarán 32 ‘soplones’, acción que dicen haber iniciado en 1974 en Mutatá y que efectivamente continuaron. Las tomas de pueblos pasan a ser también objetivos guerrilleros” 200. De esta manera, el periodo 1966-1982 se caracterizó por el enfrentamiento puramente militar entre Ejército y guerrillas en territorios externos al Eje bananero, donde las FARC y el EPL extendieron su radio de influencia. “Durante casi dos décadas estos grupos habían desestimado o se habían mantenido relativamente alejados de éste en primer lugar, por la debilidad inicial que caracteriza su etapa de nacimiento y consolidación, lo cual hace que sus ‘nichos ecológicos’ sean precisamente las zonas marginales y despobladas del país” 201 (por ejemplo Urabá). GARCÍA, Clara Inés. Cf. GARCÍA. Pág. 142. 201 GARCÍA. Páginas 122-123. 199 200

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

A comienzos de la década de los ochenta, los grupos guerrilleros cambian su estrategia militar de foquismo y agrarismo y pasan a convertirse en actores políticomilitares de peso, ganando el control sobre sectores claves en la economía, además de su influencia sobre sectores proletarios y campesinos importantes. Esta situación llevó a disputas político-militares entre las guerrillas de las FARC-EP y el EPL por el control de las masas sindicales. Fue así como los conflictos se canalizaron hacia los sindicatos de SINTRAGRO y SINTRABANANO agudizando los enfrentamientos entre las dos guerrillas y dando muerte a trabajadores de una y otra agrupación sindical, en una competencia por el poder económico y territorial. Para 1985 los diferentes conflictos se entrelazaron y se acumularon, desarrollados de manera independiente durante las décadas anteriores, volviéndose un conflicto regional, donde no se distinguía entre Eje bananero y periferia y los conflictos obrero-patronales pasan a la vía armada. Las acciones guerrilleras más frecuentes entre 1966-1990 en el Urabá consistían en emitir boletines en emisoras clandestinas, enfrentamientos con el Ejército, asesinatos, aprovisionamiento de víveres y drogas, robo de ganado, incursiones armadas a las haciendas, asaltos en carretera, organización de paros regionales, tomas de pueblos, voladura de torres de energía, quemas de avionetas y secuestros202. Las FARC-EP particularmente realizaban asaltos a la Caja Agraria, fusilaban campesinos considerados informantes o “soplones”, se tomaban municipios, emboscaban patrullas, se tomaban puestos de policía, detonaban puentes y organizan barricadas en las vías.

3. La dinámica de los desdoblamientos de FARC-EP B. Noroccidental Durante la cuarta conferencia, realizada en el Pato en 1971, nace el V Frente203 destinado a ocupar el área de Urabá en el noroccidente del país. Esta estructura llega a ocupar el caserío de San José de Apartadó. Sin embargo, como frente no se constituyó sino hasta 1973 con cuatro personas enviadas por el secretariado. “Las FARC llegarían al Urabá después del EPL, y actúan por primera vez en enero de 1972, cuando asesinan a cuatro agentes de la policía en San Pedro de Urabá, atacan a la Caja Agraria y roban armas”204 Sin embargo, la penetración a gran escala del V Frente a Urabá se da en el periodo 1976-1979, con repliegue a regiones vecinas como el oriente antioqueño. Esta penetración se dio gracias a que San José de Apartadó se encuentra situado en el pie de monte de Abibe, lugar que recibió un significativo número de despla GARCÍA, Clara Inés. Anexo No 4, Urabá. Acciones guerrilleras 1960-1990. “Aunque no es fácil recopilar información acerca de la historia del movimiento del V Frente de las FARC en la región de Urabá, se supone que este grupo influyó a los pequeños cacaoteros entre Turbo y Necoclí, organizando la lucha agraria por medio de invasiones de tierra en los años sesenta. Los secuestros de cuatro empresarios bananero entre 1979 y 1983 fueron otorgados al V Frente de las FARC”. GARCÍA, Clara Inés. Urabá: Región, actores y conflicto 1960-1990. CEREC, 1996. 204 BOTERO. Pág. 175. 202 203

129

130

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

zados provenientes de las planicies colindantes al piedemonte y donde se hicieron extensivos los cultivos de banano; el control ideológico en la región por parte del Partido Comunista fue fuerte, lo cual se evidencia bajo los comicios electorales en los que tuvieron varios concejales y un alcalde. Bajo la misma lógica de colonización, el frente operó en búsqueda de antiguas “autodefensas”. Así pues la expansión del frente se dio de la siguiente manera: “Desde Porroso, la expansión del V frente prosiguió hacia occidente (Riosucio), por la serranía del Darién y hacia el sudoeste (Murindó), buscando las riveras del Atrato, en predios de Antioquia y Chocó” 205. En 1979 en el Frente 5, Bernardo Gutiérrez, Naín Piñeros Gil y algunos otros milicianos decidieron crear una disidencia que posteriormente sería acogida por el EPL, para el control territorial del norte y nordeste de Urabá bajo el nombre de la columna “Piñeros Gil” quien fue abatido en combate, luego de una fuerte persecución y confrontación del grupo con las FARC-EP. En 1982 proveniente del Frente 5, se desdobla el Frente 18, con 59 militantes de los 197 con que contaba éste, para la época. Este nuevo frente, pasó a controlar el área comprendida entre la margen derecha del rio Sinú y margen izquierda del rio Cauca, en los municipios de Ituango, Peque, la serranía de Ayapel, Juan José y Los Llanos del Tigre, lugares en los que se vieron obligados a llevar fuertes confrontaciones militares y de control ideológico con el EPL. El Frente 35 se desdobla del Frente 18 dos años más tarde (1984). Sin realizar una expansión territorial, sino quedando a cargo de Ituango y Peque. El Frente 34 se desdobla del Frente 5 para 1985 con jurisdicción regional sobre el Chocó, en Riosucio y Quibdó; en Antioquia, Urrao, Dabeiba, Murindó y Vigía del Fuerte. Es decir, quedó a cargo de antiguos municipios de control del frente 5. Los Frentes 57, 58 y 36 se desmembraron del Frente 5 a finales de los ochenta, en esta región. El acuerdo de La Uribe facilitó el proceso de fortalecimiento y expansión del Bloque. En la década de los ochenta, las FFAA estaban comprometidas en la lucha con la guerrilla urbana del M19, situación que aprovechó las FARC-EP para localizarse en zonas diferentes a las ocupadas tradicionalmente. Sus estructuras se dirigen hacia importantes centros de desarrollo económico de sectores de ganadería, agroindustria y explotación petrolera: “de incursiones iniciales en zonas de colonización y zonas periféricas, pasan a ocupar otras áreas potencialmente importantes desde el punto de vista económico”206, en Córdoba y la zona bananera de Urabá. Los territorios ocupados por las FARC-EP entre 1964-1980 son regiones del país con precaria presencia del Estado y además corresponden a condiciones climáticas difíciles con acceso complicado por falta de vías de comunicación. Sarmiento Ortiz, Carlos. Urabá: pulsiones de vida y desafíos de muerte. La Carreta Editores – Universidad Nacional de Colombia, IEPRI. Medellín 2007. Pág. 133. 206 CADENA MONTENEGRO, José Luis. La territorialización del poder en Colombia, el caso FARC- de Marquetalia al Caguán, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2002. Pág. 78. 205

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

“En un principio estos facilitaron la localización de las fuerzas insurgentes y su posterior crecimiento, así como la producción de relaciones con el entorno generando su propio espacio”207. A partir de 1974 hubo un crecimiento en las acciones guerrilleras por parte de las FARC-EP en San Pedro de Urabá, Turbo, Murindó, Chigorodó, Apartadó, Mutatá, Arboletes, San José de los Platos y veredas como Pueblo Bello, Currulao, Paravandó y Rioseco208. En 1976, año en que la zona fue militarizada, los niveles de violencia medidos en términos del promedio mensual de muertes violentas en la zona, aumentaron considerablemente. Desde la década del ochenta el Bloque Noroccidental, el cual contaba con ocho frentes, era el segundo en importancia por sus acciones armadas en Antioquia, Chocó y Córdoba. “En el Urabá chocoano y antioqueño se encontraban los frentes 5, 34, 57 y 58. En Córdoba el 18 con incursiones hacia el bajo Cauca antioqueño. Los frentes 9, 36 y 47 se localizaban en la zona montañosa de Antioquia con incursiones esporádicas hacia el Magdalena Medio”209. Tabla 1. Bloque Noroccidental década de los ochenta Frentes

Localización geográfica

5, 34, 57, 58

Urabá chocoano y antioqueño

18

Córdoba y bajo cauca antioqueño

9, 36, 47

Antioquia y Magdalena Medio

Fuente: Presidencia de la República, datos organizados por José Luís Cadena en La geografía y el poder: la territorialización del poder en Colombia, el caso FARC- de Marquetalia al Caguán, 2002.

Se observa que el Frente 35 desaparece del mapa regional y entra al panorama el Frente 47, como parte de los flujos y reflujos del Bloque, en constante comunicación con otras estructuras político-militares, con las cuales comparte características geográficas o de recursos, así como la expansión del Frente 35. A partir de 1982 se da un cambio definitivo en el rumbo de los conflictos, pues las organizaciones armadas tienen la pretensión de controlar las masas a través del dominio territorial y las finanzas. El peor momento de toda la historia del Urabá fue 1988, inicio de la “guerra sucia”, pues además del conflicto entre guerrillas, aparecen en el escenario grupos paramilitares: Presente en la región desde tiempo atrás, el paramilitarismo adquiere nuevas dimensiones y significados; se organiza. Grupos de ‘expertos’ en la materia se pasean por la región y ejecutan sus acciones seleccionando sus víctimas. 1988 es el año de las sucesivas masacres en fincas que tienen la doble condición de contar con sindicatos controlados por la guerrilla, especialmente por el EPL, y ser tierras invadidas bajo la iniciativa del mismo CADENA. Óp. Cit. Pág. 74. Ver a este respecto el trabajo de elaboración estadístico y seguimiento a las acciones de las FARC en la región de Uraba elaborado Clara Inés García, presentado como Anexo No 4 en su texto. 209 CADENA. Óp. Cit. Pág. 90. 207 208

131

132

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 15. Evolución y desdoblamientos de los Frentes del BNO 1973-2000 grupo. De marzo a septiembre suceden cinco masacres. Por las investigaciones judiciales posteriores, se estableció que miembros de las Fuerzas Armadas estuvieron involucrados en ellas; por la ubicación de las masacres y las declaraciones de los sobrevivientes no se descarta el apoyo de miembros del sector bananero210. “Para finales de los años 80, la violencia era cotidiana en Urabá. Mientras las guerrillas mataban a administradores de fincas, los paramilitares masacraban a trabajadores y sindicalistas”211. Entre 1990 y 1995 aparecen en Urabá dos nuevos Frentes de las FARC-EP, con el fin de ocupar territorios que había dejado el EPL luego de firmar su reinserción a la vida civil (Mapa 15). En los setenta y ochenta, el EPL denunció asesinatos de militantes de su partido por parte del Frente 5 de las FARC-EP en los corregimientos Currulao y El Tres, municipio de Turbo.

GARCÍA, Clara Inés, citado en: MEJÍA, Carlos Alberto, Urabá, los escenarios locales de la Desmovilización, el Desarme y la Reinserción. Pág. 6. 211 Verdad Abierta. Victimarios / Bloque Bananero, http://www.verdadabierta.com/victimarios/losbloques/832-bloque-bananero 210

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

4. Presencia paramilitar El Urabá Antioqueño ha servido de corredor al narcotráfico entre las regiones de Córdoba, Magdalena Medio, Antioquia y Chocó. La llegada del narcotráfico a la región se podría ubicar desde finales de los ochenta, cuando narcotraficantes provenientes de Risaralda y Antioquia, se ubicaron en el eje estratégico de los municipios de Riosucio y San José de Apartadó, ocasionando el deterioro de la economía campesina. Pero, solamente después de la segunda mitad de la década de los ochenta, el fenómeno del paramilitarismo irrumpe en la región, unido a procesos de expansión del narcotráfico, el desarrollo de las economías regionales y la presencia de empresas trasnacionales. El poder militar de los paramilitares en el Urabá “ha sido aprovechado por empresas nacionales e internacionales, como Chiquita, Coca-Cola y empresas de madera, palma y ganadería para defender y promover sus intereses económicos en la zona”212. La región bananera de Urabá se convirtió en el laboratorio en el que Carlos Castaño probó su proyecto paramilitar. La génesis de las autodefensas en esta región es un claro ejemplo de la doble función que cumplían estos grupos. Por un lado, combatieron a las guerrillas, y acabaron violentamente con sus bases sociales, con la aquiescencia de las autoridades militares de la región, y por el otro convirtieron la región en un poderoso corredor para el narcotráfico213. En Córdoba, “primero fue el fortín de Fidel Castaño en su finca Las Tangas, en área rural del municipio de Valencia. Después las Autodefensas de Córdoba y Urabá que, fortalecidas por los dineros del narcotráfico, lograron el repliegue de las FARC-EP e impusieron su sello de masacres. Y luego, en manos de Carlos y Vicente Castaño, con el apoyo de Salvatore Mancuso, Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, y Diego Murillo Bejarano, alias Don Berna, entre otros, las Autodefensas Unidas de Colombia, que diseminaron el terror a lo largo y ancho de Colombia”214. El dominio territorial de los paramilitares en Chocó, se profundizó finalizando la década de los noventa, cuando hicieron fuertes incursiones, que terminaron en masacres y desplazamientos de comunidades afro-colombianas e indígenas. La disputa entre FARC-EP y grupos paramilitares ha tenido diferentes etapas. Sin embargo, el modus operandi aplicado por estos últimos en la región no se centró en las confrontaciones directas con la guerrilla, sino en golpear lo que ellos denominaban sus “bases de apoyo”. Con la irrupción de los Castaño en el eje ganadero de Urabá en 1994 y la consolidación de San Pedro de Urabá, se inició el proceso de expansión de este grupo paramilitar, que después de la desaparición de Fidel Castaño, fue dirigido por su hermano Carlos. El avance se dio por medio de una alianza con los “Comandos Populares”, creados por desmovilizados del EPL215, los cuales fueron absorbidos por los grupos de autodefensa emergentes. TNI, Óp. Cit. Pág. 3. Verdad Abierta. Victimarios / Bloque Bananero, http://www.verdadabierta.com/victimarios/losbloques/832-bloque-bananero. 214 Las guerras de Córdoba, El Espectador.com http://www.elespectador.com/impreso/nacional/articulo-245107-guerras-de-cordoba. 215 Se conoce con este nombre a grupo de reinsertados del Ejército Popular de Liberación, que entraron en una disputa abierta con la guerrilla de las FARC en la región del Urabá. Ver: Observatorio de Derechos Humanos y DIH, Vicepresidencia de la República, Dinámica reciente de la confrontación armada en el Urabá antioqueño, 2006. 212 213

133

134

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En 1991 el EPL firmó un acuerdo de paz con el Gobierno y desde entonces se abrió una guerra con las FARC-EP. Muchos sectores del EPL se aliaron con los paramilitares de Fidel Castaño216. La confrontación FARC-EP y EPL tuvo su máxima expresión entre 1995 y 1996, siendo aprovechada por los grupos paramilitares, asesinando selectivamente a individuos colaboradores de ambas guerrillas, prolongando así el enfrentamiento militar por medio de masacres. Entre 1992 y 1996, los grupos paramilitares empezaron a atacar las bases de la UP, el Partido Comunista y a todos los que consideraban apoyos de la guerrilla. “En el año 1995, se dio un repunte de sus acciones, la mayoría de las cuales fueron dirigidas contra las organizaciones sociales, por medio de homicidios y masacres. Para ese entonces, las milicias de la guerrilla hacían presencia en el casco urbano de Apartadó y las FARC tenían una fuerte presencia en todo Urabá. En enero de 1995, el jefe de las autodefensas, Carlos Castaño —que venía avanzando por el norte de Urabá en la frontera con Córdoba—, anunció en un comunicado su entrada al eje bananero, la cual cumplió con una masacre el 12 de agosto de este año, en la discoteca de Aracatazo, un barrio de la Unión Patriótica -UP- en Chigorodó; las FARC contestaron al ataque con una masacre en la finca de los Cunas, el 29 del mismo mes”217. En el año 1997, las ACCU iniciaron una ofensiva con el fin de tomar el control del Nudo de Paramillo, lo que se tradujo en asesinatos, masacres y desplazamientos, donde, tanto las FARC-EP como los grupos paramilitares, actuaron por medio de acciones que se dirigieron contra la población, mientras que los enfrentamientos directos fueron escasos. En este año también ingresa el Bloque Elmer Cárdenas –BEC- al Chocó, bajo el mando de Freddy Rendón Herrera, ‘El Alemán’, en Riosucio218, Murindó, Beté y Bojayá, específicamente en las localidades de Napipí y Mesopotamia. Las muertes, desapariciones y la utilización de la violencia sexual como arma de guerra, generó el desplazamiento masivo de población civil hacia la capital Quibdó y otras regiones del país. En diciembre de 1998 las ACCU incursionaron en “Casa Verde” entre los municipios de Riosucio (Chocó) y Mutatá (Antioquia), en donde se encontraban por lo menos 1.500 hombres de los Frentes 5, 34 y 57. Informes de inteligencia afirmaban que el Secretariado de las FARC-EP había asignado al Boque José María Córdoba el control sobre el transporte de la droga, de los laboratorios y el intercambio de cocaína por armas219. En una cumbre realizada en la zona del Caguán, quedó claro que las FARCEP no podían perder un espacio geográfico tan importante como el Urabá220, que les garantizaba la salida a los dos Océanos, les facilitaba el acercamiento Verdad Abierta. Victimarios / Bloque Bananero, http://www.verdadabierta.com/victimarios/losbloques/832-bloque-bananero. 217 Observatorio de Derechos Humanos y DIH, Vicepresidencia de la República, Dinámica reciente de la confrontación armada en el Urabá antioqueño, 2006. Pág. 11. 218 CNRR-MH, 2010. La ubicación de una base paramilitar en Riosucio (Chocó) le permitía al Bloque Elmer Cárdenas el movimiento frecuente de tropas procedentes desde Turbo (Antioquia). 219 Cf. Cadena, Pág. 183. 220 Varias batallas se libraron por el control de la estratégica zona. Victor Tirado, jefe del Frente 57 y los integrantes del entonces Bloque José María Córdoba quedaron enfrentados a una misión descomunal, asignada por el Secretariado, consistente en recuperar la hegemonía perdida casi por cinco años en Urabá. Cf. Cadena, Pág. 181-182. 216

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

directo a fuentes de financiamiento y operaciones extorsivas, además de ofrecerle ventajas estratégicas en la guerra de posiciones. Cuando se inició la operación de “reconquista” ya Carlos Castaño Gil, jefe de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá-ACCU, tenía clara la necesidad de bloquearles la salida al mar221. Para el 2001 los paramilitares daban su más grande paso para conquistar Urabá; y las FARC-EP estuvieron dispuestas a recuperar la región que habían perdido, así como territorios del departamento del Chocó. Ya en el año 2000, las FARC-EP se habían tomado el municipio de Vigía del Fuerte (Antioquia) y Bojayá (Chocó), como represalia a la presencia paramilitar y su expansión planificada con bases fijas del BEC. Esta toma contó con 300 guerrilleros de los Frentes 57 y 34, dejando como saldo 22 Policías y 9 civiles muertes, 10 agentes secuestrados y 4 heridos. El retorno de la guerrilla reafirmó su control sobre el medio Atrato y allí hizo presencia en las cabeceras municipales y áreas rurales, luego que las instituciones del Estado abandonaran la zona222. El 20 de abril de 2002 el BEC inicia la toma de Bojayá y Vigía del Fuerte, territorios que junto a Murindó eran fortín de la guerrilla de las FARC-EP. La operación militar contó con apoyo de 200 hombres, divididos en cuatro Compañías –Los Leopardos, Los Cairos, Lince y Pantera- que coparon rápidamente el territorio, obligando al repliegue de la guerrilla. El 30 de abril entran a Vigía del Fuerte los Frentes 5, 34 y 57 de las FARC-EP, situación que llevó a la incursión simultánea de guerrilla y paramilitares, tratando de anticiparse cada una al enemigo. Los primeros días de mayo de 2002 se presentaron duros enfrentamientos entre las estructuras del Bloque Noroccidental de las FARC-EP y el Bloque Elmer Cárdenas de las Autodefensas, quedando la población de Bellavista-Bojayá en medio de la confrontación; situación que dejó como saldo la muerte de 98 civiles, dando cuenta de la degradación del conflicto y de los actores armados, a quienes no les importó utilizar como escudo a la población civil y atacar un bien protegido por el Derecho Internacional Humanitario, como lo era la iglesia del municipio223. “Bojayá se constituye en un suceso crítico que refleja las limitaciones y frustraciones de la negociación política entre el Gobierno y las FARC, cuya ruptura se produjo justo tres meses antes de la masacre (febrero de 2002), al darse por terminada la «zona de despeje» en San Vicente del Caguán (Caquetá). Los hechos ocurridos se enmarcan en la espiral de violencia que surgió después de ese fallido intento de negociación”224.

CADENA. Pág. 182. Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, BOJAYÁ la guerra sin límites, Informe del grupo de Memoria Histórica, 2010. Frente a las amenazas contra sus vidas o las de sus familias, los alcaldes y la mayoría de concejales de la zona se vieron obligados a desplazarse y a ejercer sus funciones desde ciudades como Quibdó o Medellín. Por su parte, los paramilitares se replegaron hacia algunos centros urbanos del Pacífico, donde tenían fuentes de financiación y de provisión logística. Págs. 43-44. 223 CNRR-MH, Óp. Cit. 224 CNRR-MH, Óp. Cit. Pág. 30. 221 222

135

136

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Otro bloque paramilitar con presencia en la región fue el Bloque Bananero225, comandado por Ever Veloza, ‘HH’, quien fue extraditado a los Estados Unidos por el delito de narcotráfico. Este bloque hizo presencia en Turbo, Apartadó, Chigorodó, Carepa y una parte de Mutatá, en Antioquia; se encargaba de la seguridad de la zona agroindustrial en donde recibía contribuciones de sectores relacionados con el banano y de otros grupos, además de utilizar la infraestructura de puertos de embarque de banano para la entrada de armas y salida de droga, situación que explica como después de las desmovilizaciones se hayan mantenido bandas al servicio del narcotráfico226.

5. Presencia de la Fuerza Pública Las Fuerzas Militares tienen distintas Unidades Militares en la región noroccidental del país. Dentro de la categoría Divisiones y Brigadas227 se encuentran: Unidades Especiales (Fuerza de Despliegue Rápido – FUDRA, Brigada Contra el Narcotráfico, Agrupación de Fuerzas Especiales Antiterroristas y Brigada de Fuerzas Especiales), Grupos GAULA, Divisiones del Ejército, Brigadas y Brigadas Especiales. En la región de estudio hace presencia la Séptima División del Ejército, con jurisdicción en el noroccidente del país y puesto de mando en Medellín (Antioquia). “Cubre un área de 127.903 kilómetros cuadrados, comprendida en los departamentos de Antioquia, Bolívar, Boyacá, Chocó, Córdoba, Santander y Sucre, con un cubrimiento de 182 municipios en el área general. Está integrada por las siguientes Unidades Operativas Menores: Cuarta Brigada (Medellín - Antioquia), Décima Primera Brigada (Montería Córdoba) Décima Cuarta Brigada (Puerto Berrío - Antioquia), Décima Quinta Brigada (Quibdó- Chocó), Décima Séptima Brigada (Carepa – Antioquia)”228. A la Cuarta Brigada le corresponde el territorio de Antioquia, así como los Departamentos limítrofes de Caldas y Chocó, su sede se encuentra en la ciudad de Medellín. Está conformada por las siguientes Unidades Tácticas: Batallón de Infantería No. 10 “Coronel Atanasio Girardot” (BIGIR), Batallón de Infantería No. 11 “Cacique Nutibara” (BINUT), Batallón de Infantería No. 32 “General Pedro Justo Berrío” (BIPEB), Grupo de caballería Mecanizada No. 4 “Juan del Corral” (GMJCO), Batallón de Artillería No. 4 “Coronel Jorge Eduardo Sánchez Rodríguez” (BAJES), Batallón de Ingenieros de Combate no. 4 “General Pedro Nel Ospina” (BIOSP), Batallón Plan Especial Energético Vías No. 4 “BG. Jaime Polanía Puyo” (BAEEV-4), Batallón de Logística No. 4 “Cacique Yarigüies” (BASPC-4), Grupo Verdad Abierta. “El ‘Bloque Bananero’, tal como se le conoce, nació poco antes de su desmovilización ocurrida en 2004. Antes, el Eje Bananero estuvo en manos de dos frentes, adscritos a las Auc: el frente Turbo, comandado por “Hernán Hernández” – quien luego asumió la comandancia del ‘bloque Conjunto Calima’ en el departamento del Valle – y el Frente Bananero, a cargo de alias Raúl Hasbún o “Pedro Ponte”. Estas dos estructuras se encontraban bajo el mando de Carlos Castaño. En la coyuntura previa a la negociación el Bloque Bananero se encargaba en lo fundamental de la seguridad en el área bananera y en la entrada de armas y la salida de droga, utilizando los puntos de embarque que existen para el banano”. 226 Verdad Abierta. Victimarios / Bloque Bananero, http://www.verdadabierta.com/victimarios/losbloques/832-bloque-bananero. 227 La información que se desarrolla sobre las Unidades Militares podrá ser revisada en la página web del Ejército Nacional: www.ejercito.mil.co 228 Ejército Nacional, www.ejercito.mil.co 225

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

Gaula Antioquia, Grupo Gaula Oriente y Agrupación de Fuerzas Especiales Antiterroristas Urbanas. (AFEUR-5). La Décima Primera Brigada, con sede en Montería (Córdoba), está integrada por cinco unidades tácticas, una Fuerza de Tarea Conjunta, un Grupo Gaula y un batallón de Contraguerrillas, distribuidos en municipios como Caucasia, Montería, Zaragoza, Tierralta y Arbolete. La Décima Quinta Brigada, con sede en Quibdó (Chocó)229, está integrada por tres unidades tácticas, dos Fuerzas de Tarea y dos batallones de contraguerrilla, haciendo presencia en Quibdó, Istmina, Yuto, Vigía del Fuerte y Riosucio. De igual manera, la Brigada Móvil No. 11 está integrada por los siguientes batallones de contraguerrilla, distribuidos en la jurisdicción, así: Batallón de Contraguerrillas No. 80 TE. “Álvaro Hernán Bolaños Bonilla”, Batallón de Contraguerrillas No. 81 CT. “Antonio María Caballero M” y Batallón de Contraguerrillas No. 82 TE “Diego A. Barrero”. La Brigada Móvil No.24 cuenta con los Batallones de Contraguerrillas No. 02 “Los Guajiros”, el Batallón de Contraguerrillas No. 04 “Granaderos”, el Batallón de Contraguerrillas 10,”General Rafael Uribe Uribe”, el Batallón de Contraguerrillas No. 33 “Cacique Lutaima” y la Compañía de A. S. P. C. No. 45, al mando del capitán Quiñones Yepes Luis Gallardo. A su vez, la Brigada Móvil No. 25 cuenta con el Batallón de Contraguerrillas No. 129. “Antonio de la Torre y Miranda”, el Batallón de Contraguerrillas No. 130. “Batalla de Chorros Blanco”, el Batallón de Contraguerrillas No. 131. “Operación Alcatraz”, el Batallón de Contraguerrillas No. 132 “Gral. Jorge Alberto Ramírez A, y la Compañía A.S.P.C No. 46. La Brigada No 15 de selva pertenece a la Décima Quinta Brigada del Ejército, tiene puesto de mando en Quibdó. Está conformada por un comando y Estado Mayor y las siguientes Unidades de maniobra e Instrucción: Batallón de Infantería N º 12 “Brigadier General “Alfonso Manosalva Flórez”, Batallón de Ingenieros N°15 Brigadier General “Julio Londoño Londoño”, Batallón de Contraguerrillas Nº 94 Capitán “Ramiro Rueda”, Batallón de Contraguerrillas Nº 100 Capitán “Javier Mauricio Quintero Rojas”, Unidades de Instrucción y Centro de Instrucción y Entrenamiento. La Fuerza de Tarea Conjunta Nudo de Paramillo creada en 2009, “con la finalidad de incrementar significativamente el poder de combate de las Fuerzas Militares de Colombia en el área geográfica del Nudo de Paramillo entre los departamentos de Antioquia y Córdoba, donde se ubican las estructuras más fuertes del bloque Noroccidental de las ONT-FARC, desde donde se genera el mayor poder de combate y fuente de financiación de esta organización terrorista, que tradicionalmente ocupa el sector comprendido entre los ríos Mutatá, Esmeralda y Verde entre otros, se ha constituido en el eje principal para la articulación de la amenaza terrorista del mencionado bloque”230. Esta Brigada tiene su jurisdicción en el departamento del Chocó, a excepción de los municipios de Unguía y Acandí Jurisdicción de la BR 17 y los municipios de San José del Palmar y Litoral del San Juan Jurisdicción de la Tercera División. 230 Ver Sitio Web Séptima División del Ejército Nacional www.ejercito.mil.co/?idcategoria=89529. 229

137

138

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

La Armada Nacional hace presencia en la región por medio del Batallón Fluvial de I.M. No.20 Turbo – Antioquia, adscrito a la Brigada Fluvial de Infantería de Marina No. 1, ubicando los lugares más estratégicos de la geografía Nacional, los Puestos Fluviales Avanzados y agrupando todas las Unidades Fluviales existentes en el Magdalena y Atrato (Nodrizas, Patrulleras Fluviales, Lanchas LPR, Botes PBR, Remolcadores de Río, Elementos de Combate Fluvial)231. En Chocó, Antioquia y Córdoba tiene jurisdicción la Región de Policía No 6, con Sede en Medellín y cinco puntos de Operación: Metropolitana del Valle de Aburrá, Antioquia, Chocó, Córdoba y Urabá232. En agosto de 2010, el Gobierno Nacional anunció el establecimiento de una base antinarcóticos de la Policía en el municipio de Necoclí (Antioquia), que además refuerza la presencia de fiscales e investigadores, con el fin de judicializar a las personas capturadas por la Fuerza Pública, por delitos de narcotráfico. El apoyo a la base es brindado por varios Escuadrones Móviles de Carabineros, dirigidos desde un nuevo fuerte ubicado en Caucasia, a lo que se suma la instalación de seis unidades de inteligencia con jurisdicción en Montelíbano, Tierralta, Lorica, Planetarica y Caucasia233.

6. Presencia FARC-EP por departamentos En el departamento de Antioquia han hecho presencia los Frentes 4, 5, 18, 24, 34, 36, 57 y 58 de las FARC-EP; las zonas donde se concentra la operatividad del Bloque Noroccidental son el Urabá antioqueño y el Nudo del Paramillo; sin embargo, no todos los Frentes hacen parte de la estructura conocida como Bloque Noroccidental o Iván Ríos. De igual manera, hacen presencia los Frentes Ernesto Che Guevara, Resistencia Cimarrón y Manuel Hernández el Boche del ELN, en donde cada uno desarrolla actividades específicas dentro de la región234. “En el departamento de Antioquia, actúa el frente 34 del Suroeste que estaría replegándose cada vez más hacia Chocó, los frentes 18 y 36 para el Norte, Bajo Cauca y Nordeste, se han fraccionado, y reciben apoyo del frente 4 en el Nordeste sin una presencia amplia y diezmados en lo militar durante los últimos tres años, los frentes 47 y 9 del Oriente antioqueño. En algunas zonas del departamento de Caldas, las Farc han ejercido influencia a través de los frentes 47 y 9, específicamente en los Municipios de Aguadas, Pácora, Ver Sitio Web Armada Nacional http://www.armada.mil.co/?idcategoria=537837 Ver Sitio Web Policía Nacional. http://www.policia.gov.co/portal/page/portal/UNIDADES_POLICIALES/Comandos_Regiones_ de_Policia 233 Activarán base antinarcóticos de la Policía en Necoclí (Antioquia), 21/08/2010, El Espectador, http://www.elespectador.com/articulo-220328-activaran-base-antinarcoticos-de-policia-necocliantioquia 234 De acuerdo con el Informe de la Defensoría del Pueblo, el frente Resistencia Cimarrón del ELN en alianza con el Frente Aurelio Rodríguez de las FARC-EP, ubicado en las áreas rurales y en las partes altas de las fuentes hídricas de la cuenca del Baudó en el departamento del Chocó, en territorios colectivos y resguardos indígenas, buscan extender su presencia y accionar hacia las zonas que fueron de control paramilitar para preservar el control de los corredores de movilidad que desde el Eje Cafetero y el Valle del Cauca comunican con el Pacífico. 231 232

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

Salamina y la Merced. En el departamento de Risaralda, el Frente Aurelio Rodríguez y el Frente 47 de las Farc han hecho presencia, sobre todo, en los Municipios de Pueblo Rico, Mistrató y Quinchía. En el departamento del Quindío actúa el Frente 50 y 21 de las FARC, particularmente, en la zona de alta montaña de los Municipios de Génova Pijao y Córdova en donde se mantienen operaciones ofensivas”235. En Chocó han hecho presencia los Frentes 30, 34, 57 de las FARC-EP. Sin embargo, es importante aclarar que el Frente 30 hace parte del Comando Conjunto de Occidente-CCO, al igual que la columna móvil ‘Arturo Ruiz’, que hace incursiones en este departamento, lo cual nos muestra las frecuentes comunicaciones entre estructuras en un territorio que no es estático. “En el departamento del Chocó, las FARC-EP hacen presencia con los frentes 34, 57, 30 y Aurelio Rodríguez; el frente 57 -Bloque Noroccidental José María Córdoba- que, descendiendo desde las zonas altas se ubicó principalmente en los municipios de Riosucio y Carmen del Darién en el Bajo Atrato, en el municipio de Bojayá en el Atrato Medio y Juradó y Bahía Solano en el litoral Pacífico. Así mismo, el frente 34 con presencia en Belén de Bajirá y en los municipios de Riosucio, Murindó y Mutatá y esporádicamente en los ríos Domingodó, Truandó, Salaquí y Cacarica”236. Este territorio es de importancia estratégica por su corredor Costa-Panamá con el interior del país, facilitando el tráfico de armas y estupefacientes. El terreno es selvático y hace que los sitios sean de difícil acceso, no hay infraestructura vial y las rutas más comunes de acceso son los cursos de agua que irrigan el departamento, los botes no entran por los caños pequeños y la selva permanece inundada la mayor parte del año. Además, se presenta una densa niebla en horas de la mañana, convirtiéndola en una zona de difícil control y acceso para las instituciones del Estado. Según el Ejército Nacional, las condiciones geográficas del departamento aumentan la vulnerabilidad de las tropas y dificultan la operación logística y el movimiento a pie de las unidades, así como las operaciones helicoportadas y patrullaje terrestre, facilitando el desarrollo de emboscadas y la colocación de campos minados por parte de la guerrilla237. Lo anterior permite comprender la importancia estratégica del Chocó para las operaciones militares de las FARC-EP en la región, siendo el Darién una de las zonas de fuerte control territorial por parte de la insurgencia. En Córdoba han hecho presencia los Frentes 5, 18, 36, 58 y la Columna Móvil Mario Vélez del Bloque Noroccidental de las FARC-EP, especialmente en Tierralta, Puerto Libertador y Montelíbano y en ríos como la Esmeralda, Verde, San Jorge, Llanos del Tigre y Riosucio238, que corresponden a subregiones como Alto Sinú y San Jorge (Mapa 16). DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Informe especial de riesgo electoral -Elecciones 2010- Defensoría Delegada para la Evaluación de Riesgos de la Población Civil como consecuencia del Conflicto Armado Sistema de Alertas Tempranas -SAT-, Marzo 2010. Pág. 78. 236 DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Informe especial de riesgo electoral -Elecciones 2010- Defensoría Delegada para la Evaluación de Riesgos de la Población Civil como consecuencia del Conflicto Armado Sistema de Alertas Tempranas -SAT-, Marzo 2010. Pág. 78. 237 Ejército Nacional, www.ejercito.mil.co 238 Alta Consejería para la Reintegración. Diagnóstico Socioeconómico Departamento de Córdoba, 2ª Actualización, Junio 2009. 235

139

140

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 16. Zona de Operaciones del BNO De igual manera, en el departamento hacen presencia los grupos armados ilegales surgidos tras la desmovilización de las AUC conocidos como las Águilas Negras, Los Urabeños o Autodefensas Gaitanistas de Colombia, Los Paisas y Los Rastrojos239. Estos grupos se ubican en municipios como Tierralta, Valencia, Lorica y San Pelayo –corregimientos de Bongamela y Buenos Aires. “Estos dos corregimientos representan un especial interés para los grupos ilegales, por cuanto mantienen una cercanía con los municipios costeros como San Bernardo del Viento, San Antero y Moñitos, lo que les permite un tránsito fácil hacia el Caribe para el transporte de los productos derivados del narcotráfico”240. Tierralta, Montelíbano y Puerto Libertador son los municipios que tienen las tasas más altas de homicidios en el Córdoba.

Tomado del Informe DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Informe especial de riesgo electoral -Elecciones 2010- Defensoría Delegada para la Evaluación de Riesgos de la Población Civil como consecuencia del Conflicto Armado Sistema de Alertas Tempranas -SAT-, Marzo 2010. Pág. 70. 240 DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Informe especial de riesgo electoral -Elecciones 2010- Defensoría Delegada para la Evaluación de Riesgos de la Población Civil como consecuencia del Conflicto Armado Sistema de Alertas Tempranas -SAT-, Marzo 2010. Pág. 72. 239

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

a. Nudo del Paramillo y Urabá El Nudo de Paramillo se considera como área de retaguardia y acumulación estratégica, además de corredor de movilidad con salida al mar Caribe, que sirve como puerto para el envío de narcóticos y entrada ilegal de armamento y municiones por parte del Bloque Noroccidental de las FARC-EP y las Bandas Criminales”241. Según el general Manuel Guzmán Cardozo, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Nudo de Paramillo, esta es la zona de retaguardia estratégica del Bloque Noroccidental de las FARC-EP. Es un corredor natural para sacar la droga que se siembra en el Bajo Cauca antioqueño y el sur de Córdoba hacia el Pacífico o el Atlántico. Explica el comandante: “Eso hace que sea una región estratégicamente importante para las Farc. Por eso estamos empeñados en que la Fuerza de Tarea Conjunta acabe con esas estructuras, apoyados en la colaboración de la población civil y en la coordinación de las autoridades”.242 Urabá es una región geográfica de Colombia, localizada al noroccidente del país en límites con la república de Panamá, compromete territorios y poblaciones de Antioquia, Córdoba, Chocó y un extenso y complejo ecosistema de bosque y selva en la región del Tapón del Darién. La región tiene costas sobre el pacifico y el atlántico y al ser zona de frontera reviste la mayor importancia estratégica para el desarrollo no sólo de actividades económicas legales, sino, igualmente de naturaleza ilegal. La pertenencia de ese territorio a tres departamentos hace que su caracterización e importancia económica y social se establezca según la dinámica administrativa y política de cada departamento. “Urabá se constituye en esquina al noroeste de Colombia y frontera entre el mar, la selva y la zona andina interna, tradicionalmente poblada e integrada. Su región geográfica es amplia y se corresponde con El Darién, nombre dado desde épocas de la Conquista. Abarca la cuenca del Golfo de Urabá que se extiende desde la Serranía del Abibe hasta la cuenca del Atrato y hacia el sur llega (o empieza) a la altura de Dabeiba, donde los asentamientos indígenas y la topografía construyeron una primera frontera social con los Andes interiores.”243 Urabá presenta las siguientes características estratégicas: “1) Es punto de encuentro entre los dos océanos, Atlántico y Pacífico; 2) Por el Urabá cruzan las principales rutas de tráfico de armas, cocaína, marihuana y heroína, fluviales, marítimas y aéreas; 3) Está próxima al río Atrato, arteria principalísima para las comunicaciones con el interior del país”244. Estas particulares condiciones económicas y geográficas de la región del Urabá la convierten en objetivo estratégico de los distintos actores sociales, políticos y militares que tienen presencia en la región, los que buscan controlar la población y someter las instituciones a sus particulares y diferenciados propósitos, desenca Ejército Nacional, www.ejercito.mil.co Campos minados: arma de Farc en el Paramillo, El Colombiano, 19-07-2009, http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/C/campos_minados_arma_de_farc_en_el_paramillo/campos_minados_arma_de_farc_en_el_paramillo.asp 243 GARCÍA, Clara Inés. Urabá: Región, actores y conflicto 1960-1990. CEREC, 1996. Pág. 23. 244 CADENA MONTENEGRO, José Luis. La territorialización del poder en Colombia, el caso FARC- de Marquetalia al Caguán, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2002., Pág. 181. 241 242

141

142

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

denando una aguda confrontación por el control no solo de los recursos existentes en la región y de las posibilidades que ofrece su localización, sino, adicionalmente por el manejo de los espacios institucionales: “la guerrilla ha empleado como estrategia el copamiento del poder local y en tal virtud ha extendido sus actividades a los municipios, en especial aquellos que se encuentran más alejados del centro de poder y que no cuentan con la suficiente fuerza pública para resistir los ataques”245. En la misma dirección ha marchado la presencia paramilitar en la región y la influencia de la industria del narcotráfico en los procesos de control territorial e institucional.

7. Flujos y reflujos del Bloque Noroccidental en los noventa La intensidad de la guerra en la región durante la década del noventa es muy alta. Después de haberse posicionado el EPL y las FARC-EP desde la década del setenta, sobre todo en el área del Urabá; a finales de los ochenta y en toda la década del noventa, el paramilitarismo comienza a fortalecerse y a expulsar a las guerrillas de varios municipios. ¿Cómo ocurrieron esos acontecimientos? Tras una primera oleada de violencia paramilitar a finales de los ochenta y por otros hechos ocurridos a nivel nacional e internacional246, la guerrilla del EPL decidió desmovilizarse a principios de los noventa dejando libres algunas zonas que las FARC-EP aprovecharon para copar. Este suceso fue rechazado por la reciente creada “Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá” (ACCU) y generaron una segunda ola de violencia aun más intensa247. Las ACCU, denominadas así desde 1989248, fueron lideradas por los hermanos Carlos y Fidel Castaño. Su objetivo principal era expulsar a las FARC-EP y al EPL de la región, pero también hicieron frente al Cartel de Medellín para dar con Pablo Escobar. Ambas tareas las fueron consiguiendo con éxito: Escobar cae en 1993 y el Bloque Noroccidental de las FARC-EP, en ese momento al mando de Iván Márquez, pierde buena parte del territorio que dominaba. Entre los años de 1993 y 1996 la zona del Urabá antioqueño, el Nudo del Paramillo y parte de Córdoba cae bajo el dominio paramilitar. El Frente 5 comandado por Efraín Guzmán, hacía presencia en la zona del Urabá y era el que más operatividad mostraba en ese periodo. Participó en las mayores confrontaciones y debido a la expulsión que sufrió por parte de los paramilitares, en algunos casos protagonizó masacres contra la población que estaba bajo el control paramilitar, como ocurrió en el Barrio la Chinita de Apartadó en 1994249. La 247 248 249 245 246

CADENA, Óp. Cit. Pág. 200. Como la Constitución de 1991 y la caída del socialismo soviético. Véase: Castro Caycedo, Germán. En secreto. Planeta. 1996. Desde antes operaban pero bajo distintas denominaciones. En esta masacre murieron 35 personas. La guerrilla argumenta que eran paramilitares que habitaban ese barrio de invasión, mientras que el ejército señala que era población civil. Véase: FARC las responsables. EL Tiempo.com Archivo Digital 4-09-1994.

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

población del Urabá fue la que más sufrió esta guerra, pues desde un bando, se le señalaba de apoyar a la guerrilla y desde el otro, de apoyar a las autodefensas. Las cifras sobre violación de derechos humanos mostraron, no sólo en la zona de Urabá sino en la región objeto de análisis, un aumento considerable en la década de los noventa; entre 1991 y 2001, se presentan aproximadamente 96 masacres que dejan más de 500 muertos250. En la zona del Urabá se realizaron masacres por parte de ambos bandos “en los municipios de San José de Apartadó, Carepa, Chigorodó, Belén de Bajirá, Pavarandó, Mutatá y Bojayá, entre otras”251. Mientras en otras localidades de la región, se presentaron las masacres en El Aro (Ituango), Dabeiba, San Carlos y Granada, todas de Antioquia. Cuando las FARC-EP habían perdido terreno, el Secretariado decide recuperarlo a través de la creación de una columna móvil. Además de las zonas donde habían estado varios años, necesitaban tener bajo su control también el corredor que facilita el tráfico de armas desde Centroamérica y los corredores de droga. “El bloque fue integrado con los 500 mejores combatientes escogidos de sus 61 Frentes, bajo el mando de Jacobo Arango, El Manteco, Isaías Trujillo y El Negro Tomás”252. Desde 1998 se intensificaron las operaciones de la guerrilla sobre todo en Chigorodó, la Serranía de Abibe, Mutatá, El Cañon de la Llorona, Jiguaniandó y Puerto Lleras. Estas operaciones fueron realizadas sobre todo por el Bloque Móvil y por los Frentes 5, 18 y 34, generando una buena cantidad de bajas al Ejército y a los hombres de Castaño. En agosto de 1998 según informes de prensa, en Mutatá (Antioquia) y Riosucio (Chocó), murieron 46 militares, hirieron a 44 y 30 fueron retenidos. En Diciembre se presentan enfrentamientos con las Autodefensas de Castaño, generando la muerte de varios campesinos y desplazamiento en la vereda el Diamante. Ya en la primera mitad el año 1999 alrededor de 60 miembros del Ejército mueren en combates con la guerrilla en la zona. También se presentan combates con los hombres de Castaño reposicionando a las FARC-EP en algunas zonas con los Frentes 5, 18, 34, 57 y 58253. Para 1999 el Frente 18 dio duros golpes al paramilitarismo254 en términos de efectivos y territorio en especial en el Nudo de Paramillo. La estrategia utilizada por las FARC-EP para combatir a los grupos paramilitares se basó en una ofensiva de confrontación directa en el área rural (como un ejército regular) y de ataques focalizados (al estilo de “guerra de guerrillas”) en los cascos urbanos; los resultados Véase: Masacres: La ofensiva paramilitar. Verdad Abierta.com (s.f.) 251 Ibíd. 252 Urabá, La tierra perdida de las FARC. El Tiempo.com Archivo Digital. 27-06-1999. 253 Ibíd. 254 Castaño se había propuesto evitar que las FARC-EP recompusieran sus redes de apoyo en sitios neurálgicos. Los grupos paramilitares hicieron una serie de incursiones en territorio panameño, no con el propósito de ensanchar su dominio territorial, sino de llamar la atención de las autoridades de ese país sobre la vulnerabilidad de esa zona y convertir el asunto en un problema de soberanía. CADENA MONTENEGRO, José Luis. La territorialización del poder en Colombia, el caso FARCde Marquetalia al Caguán, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2002. 250

143

144

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

de esta estrategia se pueden explicar por el apoyo que la organización recibió de la población que había padecido y recordaba la crudeza y violencia con que los grupos paramilitares habían operado, en especial, luego de la masacre del Aro255. También ese año las FARC-EP se tomaron el municipio de Santa Rita (Antioquia), que les permitió afianzar su avance hacia Medellín, objetivo planteado y propuesto como clave para la consolidación del poder regional por parte del grupo insurgente. En síntesis, los dos últimos años de la década del noventa fueron positivos para las FARC-EP, dieron duros golpes a los hombres de Castaño y a las FF.MM. Sin embargo, su avanzada se detiene con la implementación del Plan Colombia, el que identificamos como un punto de quiebre del conflicto en la región, pues las FARCEP nuevamente se vuelven a replegar y tienen fuertes reveses que se acentuarían durante el periodo de la Seguridad Democrática. Para la guerrilla no es suficiente la ocupación o presencia territorial, sino que además es necesario construir espacios a través de las relaciones con el entorno y principalmente con la población, de ahí su insistencia en no desprenderse de algunos territorios, o de intentar recuperarlos cuando han sido expulsados por las fuerzas estatales o por los paramilitares256. Según un informe de la Defensoría del Pueblo, “las FARC aun cuando participan de las economías ilícitas y de las ganancias del narcotráfico, parecieran más interesadas en consolidar un territorio para su protección y salvaguarda en zonas de montaña, que interesadas en entrar en la disputa por el control de los territorios propicios para el narcotráfico”257. Sin embargo, el informe señala que si la presencia de los grupos neo-paramilitares atenta contra sus intereses políticos, económicos y militares, no se descarta una confrontación armada o la generación de alianzas tácitas en el tema del narcotráfico, en donde el elemento económico prima frente a diferencias ideológicas. Un lugar de alta intensidad del conflicto es el Nudo de Paramillo, donde ha hecho presencia el Bloque Noroccidental con los Frentes 18, 57 y 36. A partir de la zona de distensión del Caguán las FARC-EP logran grandes avances en la zona de Urabá controlando los corregimientos de Nariño y Argelia en donde hubo un lanzamiento abierto del Movimiento Bolivariano en las plazas centrales de dichos pueblos, llegando incluso a carnetizar a los campesinos, como muestra de control territorial. En estas zonas las funciones que debían estar a cargo del Estado colombiano, pasaron a ser realizados por los Frentes que operaban allí. La presión sobre la población y la arbitrariedad de los mandos sobre la misma hizo que se produjeran “abusos de autoridad” de algunas de las estructuras de la organización lo que generó Masacre llevada a cabo por grupos paramilitares en el corregimiento de El Aro en Ituango, Antioquia, el 22 de octubre de 1997, donde el jefe paramilitar Salvatore Mancuso junto con un destacamento asesinó a 15 campesinos de la manera más cruenta en la plaza pública, además de causar el desplazamiento forzado de varios campesinos ante la presión y amenaza de ser torturados y asesinados como los demás. 256 Cf. CADENA. Pág. 207. 257 DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Informe especial de riesgo electoral -Elecciones 2010- Defensoría Delegada para la Evaluación de Riesgos de la Población Civil como consecuencia del Conflicto Armado Sistema de Alertas Tempranas -SAT-, Marzo 2010. Pág. 71. 255

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

una división con los movimientos sindicales y campesinos que afectaría la gobernabilidad de los territorios por parte de las FARC-EP y posibilitaría la irrupción de nuevos actores de violencia. Al ver la poca eficiencia y la connivencia de las FFMM con las dinámicas del paramilitarismo la población en general vio en las FARC-EP una solución a sus conflictos territoriales; las entrevistas realizadas a las organizaciones campesinas de la región del Nudo de Paramillo señalan que las FARC-EP respetan a la población civil que se acoge a las normas de cotidianidad que ellos mismos imponen, lo cual en una situación de guerra les brinda una mayor seguridad y confianza a la población que el comportamiento indiscriminado de los grupos paramilitares y la indiferencia de las FFMM, las cuales permitieron y acompañaron la realización de crímenes de lesa humanidad contra la población civil en la región258. En el 2000 se presentan enfrentamientos entre las FARC-EP y paramilitares, por la localización de sus bases en el corregimiento de Santa Rita de Ituango, utilizadas para el hostigamiento a pobladores de regiones aledañas como el Cedral y Santa Lucía. Estos municipios seguían constituyendo un corredor estratégico de comunicación entre el Nudo de Paramillo y el resto del país, en especial con Medellín. Se le asignó al Frente 36 la responsabilidad de atacar y desplazar a las autodefensas. Para julio de 2000 este frente realiza un ataque en Santa Rita dejando un saldo de 21 paramilitares muertos. Esta dinámica de combate en contra de las autodefensas siguió operando con un total de 6 enfrentamientos, entre los cuales se destaca uno el 25 de julio en El Bagre donde resultan muertos 10 insurgentes y un paramilitar según lo reportado por Secretaria de Gobierno259. En contraste con estas cifras, una serie de entrevistas realizadas a la organización campesina del Nudo de Paramillo “ASOCBAC” y la “Corporación Jurídica Libertad” -organización defensora de los derechos humanos- señalaron que contrario a lo que mencionan los informes institucionales, el número de paramilitares caídos en combate a manos de las FARC-EP y específicamente por las acciones del Frente 31 (sic), fue alrededor de 200260. La dinámica de confrontación era bastante fuerte entre las FARC-EP, las FFMM y los grupos paramilitares, dándole un mayor estatus de decisión e inherencia a dicho grupo en las dinámicas económicas y políticas regionales, otorgándole un estatus de participación significativo en la toma de decisiones a nivel regional. En el año 2001 se modifica la dinámica de confrontación de las FARC-EP en esta región por cuanto se focalizó e intensificó el combate por parte de la Fuerza Pública contra la organización en el marco de los desarrollos del Plan Colombia. Además cabe resaltar que dicha ayuda económica que proporcionó el Plan no Dadas las particulares condiciones de violencia existentes en la región, la información proporcionada por las entrevistas realizadas por el grupo a los campesinos en la región, estuvo condicionada a la no citación de las fuentes. 259 Dinámica reciente de la confrontación armada en el Urabá Antioqueño, Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH, p. 36. 260 Entrevista realizada por el grupo de actores armados en la ciudad de Medellín a un campesino de la región del noroccidente antioqueño, 30 de junio de 2010. No obstante, se observa una confusión del campesino sobre el Frente de las FARC-EP que hace presencia en su territorio. 258

145

146

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

sólo sirvió en este periodo para financiar las operaciones contra insurgentes de las FFMM, sino que a la vez que las FFMM avanzaban y “limpiaban” los terrenos de presencia guerrillera, los grupos paramilitares iban entrando, y en las mismas palabras del exjefe paramilitar Ever Veloza, alias HH “El mejor ejemplo es Urabá, el objetivo era ayudar a la región, y en ese momento los dueños de la región éramos los paramilitares con la complicidad de las autoridades”261. De los 9 enfrentamientos registrados en 2001, los de mayor relevancia, por el número de víctimas registradas son: los enfrentamientos entre los Paramilitares y las FARC-EP en enero, en la vereda Santa Rita de Ituango, donde resultaron 20 muertos de los cuales 17 eran pertenecientes a los paramilitares, En febrero fue hallada una fosa común con 30 integrantes de los paramilitares, que se presume, fueron dados de baja por las FARC-EP en escaramuzas varias; en abril se registran en la zona rural de Tarazá fuertes choques entre los Paramilitares y las FARC-EP por el control territorial, dichos combates arrojaron como vencedores a la guerrilla que luego incursionó en la inspección de La Caucana, en donde fueron asesinadas 19 personas. Entre julio y septiembre, los enfrentamientos librados en zona rural de Ituango, Pascuita y La Granja, sitios El Filo de La Aurora y Llano del Indio, entre paramilitares y las FARC-EP dieron como resultado 32 muertos; durante este periodo en los perímetros urbanos de dichos municipios se mantuvo retenida a la población por parte de los paramilitares262. Una de las problemáticas más graves que se heredó de la década del noventa, fue la persecución a la que fue sometida la población civil por parte de los bandos en contienda. Según lo señalado por el CICR y la Corporación Jurídica Libertad aquellos que estaban agremiados en sindicatos u organizaciones campesinas fueron señalados de pertenecer a las estructuras guerrilleras de las FARC-EP o el ELN. Esta persecución forzó a muchos campesinos a vincularse a las FARC-EP potenciado así su crecimiento en número de militantes. Por otro lado, las estructuras burocráticas del gobierno local se vieron infiltradas por los grupos paramilitares para dicho año (2001), casos que se evidenciaron en las presentes investigaciones o encarcelamientos de alcaldes de esa época por el proceso de la para-política; entre los sindicados por dicho proceso están: el de Tarazá (Antioquia), Miguel Ángel Gómez García263 (por vínculos con alias “Cuco Vanoy” del Bloque Mineros de los paramilitares), el de Montelíbano Ramón Nader Restrepo264. Además, según un estudio de la Corporación Nuevo Arco Iris, hasta el momento 7 senadores, un representante, 3 ex senadores, 7 ex representantes, un ex alcalde, y 2 ex concejales, son investigados por supuestos vínculos con grupos paramilitares en Antioquia. http://www.youtube.com/watch?v=ONCTOiKT42U&feature=channel_page Panorama Actual del Paramillo y su entorno, vicepresidencia de la república de Colombia, Bogotá, Mayo 2002, p. 14 263 Capturan al alcalde de Tarazá por presuntos vínculos con “Cuco Vanoy”. elespectador.com. 1211-2008. http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo89885-capturan-al-alcalde-de-taraza-presuntos-vinculos-cuco-vanoy 264 Pliego de cargos contra Alcalde y Secretario de Hacienda de Montelíbano (Córdoba). Procuradoria.gov.co. 27-04-2009. http://www.procuraduria.gov.co/html/noticias_2009/noticias_214.htm 261 262

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

Mapa 17. Las FARC-EP al inicio de la Política de Seguridad Democrática Dos de las operaciones militares más importantes, realizadas en la región comenzando el nuevo siglo fueron Mariscal y Orión. El 21 de mayo de 2002 en Medellín, se adelantó la operación Mariscal a cargo del general (R) Mario Montoya cuyo propósito fue desalojar de la Comuna 13 las estructuras de las FARC-EP, el ELN y Los Comandos Armados del Pueblo (CAP), pero que no sirvió tácticamente como estaba planeada para eliminar milicianos, sino que pasó a ser la operación previa en materia de ubicación y reconocimiento de los Frentes que operaban allí para que estos fueran diezmados por medio de la operación “Orión”. Por su parte la operación Orión de las FFMM, entre el 16 y 20 de octubre de 2002 en la Comuna 13, dio uno de los golpes militarmente hablando más fuerte al Bloque Noroccidental; dicha operación tuvo un saldo de unas 272 muertes violentas, 98 desapariciones forzadas y alrededor de unas 200 familias desplazadas265 y como mayor logró el asesinato y posterior incineración del comandante del Frente alias “Jimmy”. Así pues podemos identificar que, a partir de este momento, la estructura y posicionamiento del Bloque Noroccidental cambió drásticamente de rumbo, ya que dejaron de recibir todo el apoyo logístico que les había permitió establecer grandes Octubre 16: 7 años de la operación Orión. Colectivodeabogados.org. 16-10-2009. http://www. colectivodeabogados.org/Octubre-16-7-anos-de-la-Operacion..

265

147

148

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

corredores estratégicos en la región y pasó a ser víctima de ataques que los tomaron por sorpresa, cambiando la correlación de fuerzas en las regiones colindantes con el área metropolitana de Medellín; obligando a este Bloque a movilizarse hacia las zonas, de más difícil acceso para la Fuerza Pública, del Nudo del Paramillo y sur de la serranía del Darién en Chocó y Antioquia. La operación Orión diezmó completamente el Frente Urbano Jacobo Arenas y se abrió paso al paramilitarismo como agente de control de la Comuna 13. En palabras de Diego Fernando Murillo Bejarano, alias don Berna: “Las autodefensas del BCN (Bloque Cacique Nutibara) fueron al área de la Comuna 13 como parte de una alianza con la IV Brigada del Ejército, incluyendo al comandante General Mario Montoya, y el General de la Policía Leonardo Gallego, el Comandante de la Policía de Medellín. La Policía de Medellín asignó su Unidad Especial Antisecuestro (GAULA) para asistir al BCN en los esfuerzos conjuntos de la Operación Orión”266. Así, en el año 2003 las FARC-EP alcanzan el nivel más alto de actividad armada en dicho periodo (2002-2005) con 35 acciones militares, para luego en 2004 reportar un descenso en las acciones militares, con tan solo 10 enfrentamientos con la Fuerza Pública. En el año 2003 se registraron 28 enfrentamientos entre las autodefensas y las FARC-EP267 (Mapa 19). Con las acciones del paramilitarismo disminuidas para 2003, son 6 los combates registrados entre paramilitares y las FARC-EP, entre los cuales se destaca el ocurrido en mayo, en el corregimiento de La Caucana de Tarazá, que arrojó como resultado 25 guerrilleros y 7 paramilitares dados de baja. Seguidamente las FFMM se posicionaron en la cabecera municipal de Ituango lo cual obligó al repliegue del Frente 18 de las FARC-EP hacia las zonas rurales. El sustento económico de la organización lo constituyó, en lo esencial, la producción cocalera, que gracias a la entrada en vigencia y funcionamiento del Plan Colombia, luego del año 2000, consolidó un auge en dicha producción en otras regiones del país, al obligar el desplazamiento de los cultivos que se encontraban mayoritariamente en el Putumayo hacia zonas de mayor dificultad para el ingreso por parte de la fuerza pública o zonas selváticas donde no se pudiera fumigar con glifosato268; esto le permitió a las FARC-EP controlar buena parte de la producción, pero más importante que ello, controlar el corredor estratégico que representa el Nudo de Paramillo. Las FARC-EP, aparte de controlar la producción, controlaban las rutas de comercialización por Riosucio, Turbo, Apartadó, Chigorodó, Necoclí, Carepa, Mutatá y Briceño. Declaración presentada ante la Fiscalía General de la Nación en el año 2009, como parte del programa de reparación a víctimas. 267 A finales de 2002 y principios de 2003 el Gobierno Nacional, presidido por el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, entabló conversaciones con los grupos paramilitares para adelantar un proceso de reinserción a la vida civil. El 29 de noviembre de 2002 los paramilitares anunciaron el cese de hostilidades y el 15 de julio de 2003 firmaron el acuerdo de Santa Fe de Ralito “para contribuir a la paz de Colombia a través del fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y el restablecimiento de la fuerza en manos del Estado”. 268 Estrada Jairo, El Plan Colombia y la intensificación de la guerra, ed. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2002. Págs. 23, 24. 266

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

Dado éste proceso de penetración de las economías del narcotráfico en dichos municipios se presenta un cambio en las lógicas sociales y culturales de la población, que en cierta medida ve los cultivos ilícitos con expectativas de vida, y salta a la producción de Amapola y Coca, lo que desestimula la producción agrícola llevando a grupos poblaciones a situaciones de hambre.

8. La Seguridad Democrática y el Bloque Noroccidental. La historia del entonces Bloque José María Córdoba había comenzado a cambiar con el Plan Colombia, y se acentúa cuando entra a operar la Política de Seguridad Democrática que intensifica los combates del Ejército y grupos paramilitares contra las FARC-EP en la zona de influencia del Bloque, afectando todas sus estructuras. Esta ofensiva diezma estructuras de las FARC-EP en aéreas rurales y cascos urbanos debilitando sustancialmente la organización269. En el periodo comprendido entre 2002 y 2005 se intensifican las confrontaciones lideradas por la Fuerza Pública contra las FARC-EP, hecho que se evidencia en la cantidad y calidad de operaciones libradas en la zona de presencia e influencia del Bloque Noroccidental; a la vez que se inician diálogos con grupos paramilitares y se establecen Zonas de Ubicación Temporal-ZUT en la región. En la Tabla No. 2 se pueden observar las ZUT establecidas en la región objeto de estudio. Algunas de ellas abarcaron miles de hectáreas y estuvieron activas por amplios periodos de tiempo, como el caso de Santa Fe de Ralito, en Tierralta (Córdoba), que tuvo una duración de casi cuatro años, desde la firma del Acuerdo de Fátima en 2002 hasta el 2006. Tabla 2. Zonas de Ubicación Temporal, desmovilización AUC en Antioquia, Córdoba y Chocó Departamento

Estructura

Zona de Ubicación Temporal

Fecha de desmovilización formal

Antioquia

Bloque Cacique Nutibara

Predio denominado La Mon- 25 de noviembre taña Centro Recreacional de 2003 (Sede Prosocial), municipio de La Ceja

Antioquia

Bloque Bananero

Finca La Macarena, ubicada 25 de noviembre en el corregimiento El Dos de 2004 de Turbo

Córdoba

Bloque Córdoba

Corregimiento Santa Fe Ra- 18 de enero de lito, municipio de Tierralta 2005

Procesado y georefenciado por el Observatorio del Programa Presidencial de DH y DIH, Vicepresidencia de la República, Fuente de información: Das, Fuente base cartográfica: IGAC.

269

149

150

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Antioquia

Bloque Sur Oeste Institución Educativa “Juan 30 de enero de Antioqueño Tamayo” del corregimiento 2005 Alfonso López, municipio Ciudad Bolívar

Córdoba

Bloque Héroes de Vereda Rusia Ocho del co- 15 de junio de Tolová rregimiento Mata Maíz, mu- 2005 nicipio de Valencia

Antioquia

Bloque Héroes de Finca La Mariana, paraje 1 de agosto de Granada “Palo Negro”, corregimiento 2005 de Cristales, municipio de San Roque

Chocó

Bloque Pacífico

Centro vacacional y turísti- 23 de agosto de co “Estadero Kurungano”, 2005 municipio de Istmina

Córdoba

Anillos de seguridad

Corregimiento Santa Fe Ra- 27 de agosto de lito, municipio de Tierralta 2005

Antioquia

Bloque Norocciden- Colegio –y su lote aledaño al 11 de septiembre te Antioqueño sur– de la vereda “El Rodeo”, de 2005 municipio de Sopetrán

Antioquia

Frentes Nordeste Vereda San Cristóbal del 12 de diciembre Antioqueño, Bajo corregimiento Santa Isabel, de 2005 Cauca y Magdalena municipio de Remedios Medio del Bloque Central Bolívar

Antioquia

Bloque Mineros

Antioquia

Autodefensas Cam- Corregimiento La Merced, 7 de febrero de pesinas del Magda- municipio de Puerto Triunfo 2006 lena Medio

Antioquia

Frente Costane- Corregimiento Mello Villavi- 12 de abril de ro del Bloque El- cencio, municipio de Necoclí 2006 mer Cárdenas de las Autodefensas Campesinas

Antioquia

Frentes Dabeiba y Corregimiento El Cuarenta, 30 de abril de Pavarandó del Blo- municipio de Turbo 2006 que Elmer Cárdenas

Hacienda “La Ranchería” 20 de enero de ubicada en la vereda Peco- 2006 ralia, municipio de Tarazá

Elaborado por el Grupo de Actores Armados.

La mayoría de las Zonas de Ubicación Temporal se ubicaron en la región noroccidental del país, demostrando la fortaleza de las AUC en el norte del país

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

y en Antioquia, que albergó a 10 estructuras para su respectivo proceso de desmovilización en Turbo, Necoclí, Puerto Triunfo, Tarazá, La Ceja, Remedios, San Roque, Sopetrán y Ciudad Bolívar. En el Chocó aparece una ZUT en Istmina y en Córdoba los municipios de Valencia y Tierralta. Entre 2004 y 2006 en Urabá se legalizaron 2.500 desmovilizados de las AUC de un total de 30.000, a la vez entraron en la región cientos de paramilitares provenientes de otras partes del país. “Una parte de ellos siguió armada, otros continuaron ejerciendo un control directo sobre el narcotráfico, y muchos otros se pusieron a trabajar en proyectos productivos que se han estado desarrollando en el marco de diferentes programas”270. Sin embargo, con la desmovilización de las diferentes estructuras paramilitares no cesó la violencia en la región, tal como lo evidencia el Informe sobre Impacto de la Política de Seguridad Democrática (julio de 2010), pues seis de los diez municipios del país, que reportan el mayor número de masacres entre 2006 y 2009 son del noroccidente colombiano. Estos son: Medellín, Turbo, Envigado, Ituango, Zaragoza y Bajo Baudó. Posterior a la desmovilización formal de los bloques paramilitares Mineros y Central Bolívar, con influencia en el Bajo Cauca y Norte antioqueño, los Frentes 18 y 36 de las FARC-EP intentan copar las áreas del anterior dominio, a la vez que grupos armados ilegales pos desmovilización, herederos del control económico, social y militar, amenazan, hostigan y ejercen el terror como método de disciplinamiento y control social en Valdivia, Tarazá y Briceño. Entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2007 se registraron 9 acciones bélicas en la región de Urabá. Las confrontaciones armadas se concentraron en Carepa, Apartadó y Tierralta, siendo este último el que más intensidad sufrió, con cinco contactos armados. En la región se registraron principalmente combates en los que se presume la iniciativa del Ejército Nacional y una emboscada, presuntamente perpetrada por las FARC-EP contra de la Policía271. En este mismo periodo, “el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo evidenció riesgos para tres municipios. Los presuntos perpetradores registrados por el SAT son: los Frentes 5, 58, 18 y 34 de las FARC-EP, algunos miembros de la Fuerza Pública y nuevos grupos armados surgidos con posterioridad al proceso de desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia”272. Para agosto del 2007, después de un año de gestiones y de un largo viaje por las selvas del Chocó colombiano, el Periódico La Prensa de Panamá logró una entrevista con integrantes del BNO de las FARC-EP en la frontera con este país, específicamente con Gilberto Torres Muñetón, ‘El Becerro’, comandante del Frente 57; además de Pablo y Eduard. En la entrevista hablan sobre el secuestro, el narcotráfico y la política colombiana e internacional. “Leídos, informados y bien alimentados, los comandantes afirmaron no estar acorralados”273, también negaron su actividad narcotraficante, expresando TNI, Óp. Cit. Pág. 5. OCHA-Sala de Situación Humanitaria. Infogramas Situación Humanitaria Urabá, Agosto 2007 272 OCHA, Óp. Cit. Pág. 8. 273 ENTREVISTA: “Las FARC-EP en la frontera con Panamá”. Indymedia 4-8-2007. http://colombia.indymedia.org/news/2007/08/70423.php. 270 271

151

152

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

que “nosotros no somos policía antinarcóticos. La gente cultiva coca por necesidad y las FARC solo cobran el impuesto de gramaje a quienes compran esa coca”274. Según los líderes del Frente 57, han regresado “a la guerra de guerrillas” por dos razones fundamentales. La primera es la mayor capacidad de operación del Ejército colombiano gracias a la financiación y entrenamiento llegados desde Washington. De hecho, a unas siete u ocho horas del punto donde nos encontramos, cientos de soldados de infantería y policías se acantonan en las cabeceras de los pueblos en un despliegue militar novedoso en el Chocó, pero poco efectivo. Los guerrilleros están convencidos de que la costosa presencia militar no es para acabar con las FARC, sino “para proteger las inversiones en megaproyectos económicos en la zona” en acuerdo con los paramilitares–”dos caras del enemigo, la legal y la ilegal”275. La Política de Seguridad Democrática, además de acciones militares hizo una fuerte campaña mediática, motivando la deserción o desmovilización de miembros de las FARC-EP y ELN; las cifras oficiales aproximaban en 2002 el logro de 17.000 guerrilleros pertenecientes a las FARC-EP a nivel nacional. Según datos del Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado-PAHD, del Ministerio de Defensa Nacional, en Antioquia, Córdoba y Chocó se han registrado desde agosto 7 de 2002 hasta enero 11 de 2011, 3.214 desmovilizaciones individuales, siendo Antioquia el que más desmovilizaciones tiene en la región (2694), seguido por Chocó (411) y Córdoba (109)276. El Gobierno les ha ofrecido a los ex guerrilleros beneficios como la reducción de condenas y programas de reinserción. Frente a las bajas y deserciones, ‘El Becerro’ afirmó: Claro. Siempre hay bajas en esta guerra, pero la gente sigue ingresando en nuestras filas igual que antes. Quizá ya no hablan de utopía como nosotros, pero tienen la misma angustia, el mismo dolor por la injusticia277. Las autoridades han reportado el debilitamiento de los Frentes 9 y 47 de las FARC-EP, con operación en el oriente de Antioquia, como consecuencia de la desmovilización de la Comandante del Frente 47 Nelly Ávila Moreno, ‘Karina’, la baja del Comandante ‘Danilo’ del Frente 9 y el asesinato de ‘Iván Ríos’ miembro del Secretariado de las FARC-EP por uno de sus subalternos (alias ‘Rojas’) en zona de Caldas.

a. Muerte de Iván Ríos278 Seis días después del bombardeo en Ecuador por parte del Ejército colombiano al campamento de Raúl Reyes de las FARC-EP, muerto en este operativo, fue asesinado en Aguadas (Caldas) el 7 de marzo de 2008 por hombres de su anillo de seguridad el Comandante Manuel de Jesús Muñoz o José Juvenal Velandia, ‘Iván Ríos’, también miembro del Secretariado. Ibíd. Ibíd. 276 Estadísticas PAHD, Ministerio de Defensa Nacional, 11 de enero de 2011. 277 ENTREVISTA: “Las FARC-EP en la frontera con Panamá”. Indymedia 4-8-2007. http://colombia.indymedia.org/news/2007/08/70423.php 278 Iván Ríos había asumido el mando del Bloque Noroccidental desde noviembre de 2003. 274 275

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

De la muerte se responsabilizó Pedro Pablo Montoya, ‘Rojas’, del Frente 47, quien para probar su deceso, entregó la mano derecha, la cédula, el pasaporte y el computador de Iván Ríos279, argumentando “estaban cercados por las Fuerzas Militares, desabastecidos e incomunicados”, por lo que prefirieron eliminarlo y acogerse al programa de desmovilización280. La muerte de Ríos fue presentada ante el país como el inicio de la decadencia del grupo guerrillero y como uno de los duros golpes a la “cúpula” de las FARC-EP. En mayo de 2008, las autoridades afirmaban que el Frente 47 contaba tan sólo con 70 integrantes, que andaban de ocho hombres y que sólo ejercían control de zona, mediante la siembra de minas antipersonal para controlar los cultivos ilícitos en el oriente de Caldas281. Pese a la frase que proclamaba el fin del fin, la guerrilla emite en junio de 2008 un Comunicado, refiriéndose a la muerte de Iván Ríos y la salida, “traición”, de Karina, señalando: 1. Comunicamos que en postrer homenaje al comandante Iván Ríos, asesinado el 7 de marzo en una acción de guerra sucia del ejército, el Secretariado de las FARC determinó que el Bloque Noroccidental se denominará en lo sucesivo Bloque Iván Ríos de las FARC. Iván seguirá combatiendo en las montañas de Antioquia y el Viejo Caldas, en las selvas y en los ríos del Chocó y el Urabá por la Nueva Colombia, la Patria Grande y el Socialismo. ¡Hemos jurado vencer, y venceremos! 2. Con gran despliegue mediático la prensa oficial ha registrado la deserción de Karina y su paso al campo de la traición. De seguro tendrá micrófonos mientras pueda aportar como idiota útil; luego vendrán el juicio y la condena implacables. En las FARC los traidores hieden. Los combatientes del Bloque Iván Ríos permanecerán firmes en torno al Secretariado y al Estado Mayor Central de las FARC. El triunfo de la causa popular no tiene vuelta. Cumpliremos el mandato del Libertador de establecer un nuevo gobierno que le dé al pueblo la mayor suma de felicidad posible. ¡Con Bolívar, con Manuel, con el pueblo al poder! Bloque Iván Ríos de las FARC-EP Montañas de Colombia, junio 4 de 2008 Así pues, desde el 4 de junio de 2008 se establece el cambio en la denominación del Bloque Noroccidental por el de Iván Ríos, dejando claro sus zonas de influencia histórica y la continuación de la lucha armada. Según información de prensa alias ‘Isaías Trujillo’, quien era el jefe del Frente 34, pasó a comandar el Bloque luego de la muerte de Iván Ríos, mientras que Wilson Valderrama Cano, ‘Mauricio’ o ‘El Médico’, lo reemplazó en el Secretariado. El guerrillero de las FARC “Iván Ríos” fue asesinado por su guardia personal, 7/03/2008, Caracol Radio, http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=559986 280 Iván Ríos era el hombre más joven del Secretariado y encargado de establecer puentes de comunicación entre las Farc y organizaciones sociales, sindicatos, movimientos políticos de izquierda y afines en Colombia y en el exterior. También preparaba documentos de carácter político para los comandantes y fundó la revista Movimiento Bolivariano. Montó, junto a Alfonso Cano, la plataforma del Movimiento Bolivariano que se lanzó en San Vicente del Caguán en abril del 2000, y el Partido Comunista Colombiano Clandestino, PC3. ¿Quién era Iván Ríos?, 7/03/2008, El Espectador, http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-quien-era-ivan-rios 0 Se entregó Karina, comandante del frente 47 de las FARC, Visión Política, 18/05/2008, http:// visionpolitica.blogspot.com/2008/05/se-entrego-karina-comandante-del-frente.html 279

153

154

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

El anterior Comunicado desvirtúa las hipótesis sobre la disolución del Bloque, la fragmentación ante el Secretariado y la idea de acabar con la guerrilla a partir de las bajas de sus comandantes o mandos medios, como se establece en el Plan Burbuja de las FFMM.

b. Desmovilización de Karina La deserción de Elda Neyis Mosquera o Nelly Ávila Moreno, ‘Karina’282, en mayo de 2008 significó otro duro golpe para el Bloque Noroccidental, en particular para el Frente 47, el cual venía operando en la región desde 1995. El hecho ocurrió en Sonsón (Antioquia) ante el Departamento Administrativo de Seguridad -DAS; junto a ella se desmovilizó Abelardo Montes, ‘Michín’. ‘Karina’ era la jefe del Frente 47 y el Secretariado le había encargado desde 2007 la seguridad de ‘Iván Ríos’. Según las autoridades, ‘Karina’ es la responsable de las siguientes acciones guerrilleras: 1982, incursión al Caserío Vijagual, municipio de Apartadó departamento de Antioquia. 1988, participó en el asalto a la Base Militar de Saiza departamento de Córdoba, donde fueron asesinados varios militares. 1993, participó en el asalto a una base del Ejército ubicada en el Alto de Mutatá; igualmente, en compañía de alias ‘Rubén’ ó ‘Manteco’ dinamitó el puente sobre el río Churidó en el municipio de Apartadó, Antioquia. 1994, dirigió la masacre del barrio La Chinita en el municipio de Apartadó, Antioquia. En ese mismo año, participó en la incursión armada al municipio de San Pedro de Urabá y al municipio de Ituango, donde fueron masacrados y secuestrados varios miembros de la Policía Nacional. 1997, participó en la toma del municipio de Bagadó, donde secuestraron 17 soldados y asesinaron a 10 más. 2000, con el frente ‘Aurelio Rodríguez’ secuestró, en zona rural de Río Sucio departamento de Caldas, al ex representante caldense a la Cámara, Óscar Tulio Lizcano. Igualmente, dirigió la emboscada a tropas del Batallón ‘San Mateo’, asesinando a 13 militares, entre ellos el señor Teniente Coronel Jorge Eduardo Sánchez Rodríguez, Comandante de la Unidad. Así mismo, dirigió la incursión al corregimiento de Arboleda, municipio de Pensilvania, Caldas, por parte de los frentes 9, 47 y ‘Aurelio Rodríguez’ de las FARC, donde asesinaron a 13 policías y cuatro civiles, entre ellos una mujer incinerada, esposa de uno de un miembro de la Policía Nacional. 2004, instaló y activó campos minados para atentar contra la integridad de miembros de la Fuerza Pública como de la población civil283.

9. Dinámica reciente de los frentes del Bloque Iván Ríos Los últimos dos años (2008-2010) han llevado a una profundización de los ataques contra las FARC-EP en la región, obligándola a replegarse y a quitarle protagonismo ‘Karina’ nació en el corregimiento Nueva Antioquia, Turbo, e ingresó a la organización terrorista a finales de la década de los setenta, perteneciendo inicialmente al quinto frente de las Farc denominada “Antonio Nariño”, también perteneció a los frentes 18, 34 y 57, cuando desertó se desempeñaba como comandante del frente 47, con injerencia en el suroriente de Antioquia y el norte de Caldas. Por presión de las tropas se entregó alias ‘Karina’, cabecilla de la cuadrilla 47 de las FARC, 20/05/2008, Ejército Nacional, http://www.septimadivision.mil.co/index. php?idcategoria=202993 283 Ibíd. 282

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

a la mayoría de los frentes que allí actúan. Se contabilizan una buena cantidad de ataques, bajas, incautación de material de guerra, desmantelamiento de laboratorios para el procesamiento de base de coca y desmovilizaciones. Lo anterior, ayudado con el fortalecimiento de las bandas criminales, ha dificultado el accionar de esta guerrilla, pese a que en algunos casos las autoridades mencionen alianzas. A pesar de lo anterior, algunos frentes continúan siendo muy importantes en la dinámica de guerra, pues siguen protagonizando enfrentamientos y han impedido la entrada de la fuerza pública en zonas de importancia estratégica para algunos proyectos, en corredores básicos para el transporte de droga y además siguen teniendo buenas finanzas gracias al negocio del narcotráfico y la extorsión. Los frentes que más fuertes se encuentran actualmente son los que centran sus actividades en el Nudo del Paramillo y la zona de Urabá, estos son el 36, el 57 y en menor medida el 18. El BNO de las FARC-EP cuenta con la columna móvil Mario Vélez, ubicada más hacia Córdoba, ha sufrido varios golpes militares desde el 2007 por parte de la Séptima División del Ejército. En junio de 2010, se da la muerte en combate de su comandante Ernesto Vargas Arias, alias “Muelas”. No obstante, la resistencia de la columna móvil frente al avance de la fuerza pública es significativa, convirtiéndose en un importante objetivo a combatir, indicando entonces la capacidad de operatividad de la misma. Sin embargo, la columna móvil ‘Arturo Ruiz’, vinculada al CCO, con fuerte presencia en Chocó, se disputa con otros actores el control sobre los circuitos de ilegalidad, particularmente, sobre las áreas con cultivos de uso ilícito, los sitios de ubicación de laboratorios para el procesamiento de alcaloides y las rutas de embarque de narcóticos y desembarque de insumos, armamentos y alijos284; presentando actividades bélicas. El día 11 de Septiembre 2009, la columna móvil Arturo Ruíz y unidades del Frente Aurelio Rodríguez asaltaron patrulla del Fudra en el sitio Bendiciones, vía Cabal Pombo. Simultáneamente, se hostigaron otras dos patrullas en el mismo sector. Resultados: 5 soldados muertos, un número indeterminado de heridos. Recuperado: dos ametralladoras MK - 1, calibre 7.62; un MGL, un fusil Tizaguar para francotirador con mira telescópica; 4 fusiles Galíl calibre 5.56; 8 equipos; un visor nocturno285. No cabe duda que hoy el Frente 36 se encuentra más fortalecido, pues aún está generando ataques contra la fuerza pública y contra bandas criminales en las áreas del Nudo del Paramillo, Anorí, Zaragoza, Amalfi, Toledo e Ituango, siendo uno de los mayores obstáculos a la Seguridad Democrática y a los megaproyectos como PORCE IV286, cuyo plan es construir una hidroeléctrica. Este Frente, hoy al OCHA, Informe de situación humanitaria, julio-agosto de 2007, pág. 21. Parte del Bloque Móvil Arturo Ruíz y unidades del Frente Aurelio Rodríguez, 9-10-09, http:// www.resistencia-colombia.org/index.php?option=com_content&view=article&id=669:partedel-bloque-movil-arturo-ruiz-y-unidades-del-frente-aurelio-rodriguez&catid=23&Itemid=39 286 Coca, extranjeros y vacunas en Porce IV. Elcolombiano.com. 16-01-2011. 284 285

155

156

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

mando de Alias “Anderson”, controla buena parte del narcotráfico de la región, se estima que obtienen 10 mil millones de pesos mensuales con esta actividad, más 8 mil millones que adquieren de “vacunas” y extorsiones a mineros y ganaderos de la región suman 18 mil millones al mes, que son un alivio financiero para otros frentes guerrilleros287. En cuanto a lo estrictamente militar, en un parte de guerra del 2009, el Frente señala que en 6 meses dieron muerte 62 miembros de la fuerza pública y dejaron heridos a 72, cifra que aunque puede ser algo alta, si se contrapone con información de prensa y otros informes que demuestran como el 2009 fue un año donde el conflicto repuntó, no es muy descabellada288. El 2010 muestra importantes bajas cómo la de alias “Guarachaco”289, algunas deserciones y considerable cantidad de ataques por parte de la fuerza pública que ha llevado a la incautación de material de guerra y desmantelamiento de laboratorios. Aunque la ofensiva militar sigue siendo muy fuerte, hay algunas zonas que siguen siendo impenetrables para la fuerza pública, como sectores del Nudo del Paramillo donde el frente mantiene un dominio. Sin embargo se siguen haciendo procedimientos con una buena inyección económica por parte del gobierno para recuperar esta zona donde no sólo las FARC-EP sino bandas criminales hacen presencia, y así recuperar y consolidar esta parte de la región290. Según versiones de desmovilizados este frente puede poseer hoy alrededor de 150 hombres291. Algo similar ocurre con el Frente 57 y Frente 18 que operan en la zona del Urabá chocoano y norte de Antioquia respectivamente. Estos dos frentes también han protagonizado ataques a la fuerza pública y les han generado bajas en los dos últimos años292. Sin embargo, las acciones militares oficiales tampoco se quedan atrás, son muy numerosas, por estas han sufrido capturas y muertes de miembros importantes, también se señalan desmovilizaciones293. El Frente 57 aunque más poderoso que el 18, ha sido objeto de los golpes más fuertes, pues aparte de la “Operación Darién” donde en un bombardeo murieron 5 guerrilleros, la fuerza Ibíd. Parte Militar del frente 36, Bloque Iván Ríos de las FARC-EP. Agencia Fariana de Prensa. 14-102009. < http://afpnoticias.blogspot.com/2009/10/parte-militar-del-frente-36-bloque-ivan.html> 289 Abatido en Antioquia el tercer cabecilla del frente 36 de las Farc. Elcolombiano.com 3-4-2010 290 El Nudo de Paramillo ya tiene zonas recuperadas y consolidadas. Séptima División del Ejército. 11-09- 2009. < http://www.septimadivision.mil.co/index.php?idcategoria=231752> 291 Hidroituango, objetivo del frente 36. El Mundo.com 6-11-2010 292 Véanse ataques de Julio y Noviembre de 2010 en Ituango. 293 Capturados cinco sujetos de las Farc. El Mundo.com 1-12-2009. 287 288

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

pública panameña también lo ha atacado en la zona fronteriza que atraviesan continuamente generando problemas en el país vecino. Estos dos frentes siguen estando en pie, se hallan en zonas de difícil acceso, también gozan de buenas condiciones económicas gracias al tráfico de estupefacientes, pues se considera que por ejemplo el Frente 57 es otro de los bastiones financieros de la organización guerrillera294 y, por su ubicación, el Frente 18, comandado por Alfredo Alarcón Machado alias “Román Ruiz”, tiene tareas importantes en el negocio del narcotráfico junto con el Frente 36, sobre todo por su movilidad en la frontera con Panamá (Mapa 18).

Mapa 18. Presencia frentes del Bloque Iván Ríos, año 2010. En octubre de 2010 se anunciaron las bajas de cinco importantes integrantes del Frente 57 en un bombardeo de las FFMM al campamento del grupo insurgente en el norte del Chocó, a un kilómetro de la frontera con Panamá. Según el Gobierno, en la Operación Darién murieron ‘El Becerro’, ‘Silver’, ‘Ignacio’ y ‘Nader’, dando así un duro golpe a las FARC-EP, pues “elimina las posibilidades financieras que tenía este grupo en la zona noroccidental del país”295. Cinco muertos en bombardeo a bastión de las Farc en Darién. El Tiempo.com 4-10-2010 295 Abatidos cabecillas del Frente 57 de las Farc, El País, 4-10-2010, http://www.elpais.com.co/elpais/ judicial/noticias/abatidos-cabecillas-del-frente-57-farc 294



157

158

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Sin embargo, el caso de Gilberto Torres Muñetón, ‘El Becerro’, es aún un punto en controversia, pues según algunas investigaciones, una persona con su homónimo está detenida desde el 2004 en la cárcel de Combita (Boyacá) y puede ser condenada por múltiples delitos. Entonces, sí ya habían capturado a ‘El Becerro’, por qué el Ministro de Defensa lo identifica dentro de los guerrilleros muertos en el bombardeo. Diferente es la dinámica de los Frentes 58, comandado por Jhoverman Sánchez Arroyabe, el “Manteco”, el 59 y 24 que operan por Córdoba y Sur de Bolívar, y de los Frentes 30 y 34 que hacen presencia en el Chocó. Estos frentes son noticia por lo general a causa de las capturas y desmovilizaciones que han sufrido en los últimos meses. Por ejemplo en mayo de 2010 el Frente 30296 sufrió la captura de 13 de sus miembros297 y en Agosto la de Alias “Pacheco”, personaje importante para las finanzas del frente. Por su parte Alias Rubiel Colorado, comandante del Frente 24 cayó muerto en un Bombardeo en el sur de Bolívar en Abril de 2010, dejando otro buen número de bajas298. Así en los otros frentes se registran por parte del Ejército y de la prensa, capturas y bajas durante el 2009 y el 2010 confirmando que éstos se encuentran diezmados o replegados, pues los ataques que ellos propinan son muy pocos y sólo generan daño a la fuerza pública con los campos minados. El Frente 34 de las FARC, con presencia en el noroccidente de Antioquia, municipios de Urra, Betulia, Santa Fe de Antioquia, Murindó, Frontino y límites con el Chocó, recibió en agosto de 2008 un bombardeo, que dio como resultado la muerte de su comandante alias El Paisa. El entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, afirmó que el Frente 34 tenía entre 200 y 250 hombres, advirtiendo la posibilidad del relevo de mandos. Actualmente, este Frente se ha trasladado más hacia al Chocó, como táctica de repliegue, pero sigue mostrando actividad militar, además coordina acciones del Partido Comunista Clandestino. Los Frentes 4, 5 y 47 fueron notables hace algunos años, en los últimos meses no figuran en información del Ejército y prensa, con excepción de algunas capturas que se han hecho a miembros en zonas urbanas. Se presume que el Frente 4 se desarmó y está en proceso de reconstruirse299, mientras el 5 muestra inactividad. Un caso muy especial es el del Frente 47 ‘Aurelio Rodríguez’, pues fue célebre en el oriente de Caldas y sur de Antioquia. Nació en 1995 copando Pensilvania, Samaná, Manzanares, Marulanda, todos municipios de Caldas y aparece también en Argelia, Sonsón y Nariño en Antioquia. Durante su primera década de existencia protagonizaron ataques, tomas, secuestros y “vacunas” sobre todo en el oriente de Caldas, teniendo unas buenas finanzas gracias al negocio del narcotráfico, se presume tenían alrededor de 3.500 hectáreas de coca. El frente protagonizó el

Según prensa este frente tiene un mayor protagonismo en el Valle del Cauca donde las FARC organizaron el Comando Conjunto de Occidente. 297 Capturan 13 integrantes de frente 30 de las Farc. Semana.com 11-05-2010 298 Ejército confirmó la muerte de alias Rubiel Colorado, jefe del frente 24 de las Farc. El Tiempo. com 2-04-2010 299 En el último año han desaparecido 8 estructuras de las Farc. Caracol Radio. 3-03-2009. 296

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

secuestro del ex-representante a la cámara Oscar Tulio Lizcano, célebre por haberse fugado con la ayuda de un guerrillero después de 5 años de estar en cautiverio300. En mayo de 2008, las autoridades afirmaron sobre el Frente 47 que: “Este grupo está en un repliegue estratégico, en palabras sencillas, están tratando de sobrevivir. Ya no son capaces de enfrentar ni siquiera una pequeña unidad del Ejército o de la Policía”301. El frente tuvo su mayor fuerza terminando el siglo XX y en los primeros años del nuevo siglo, sin embargo, las ofensivas del Ejército poco a poco lo fueron diezmando. Lo anterior junto con la campaña de recompensas y desmovilización generaron los dos hechos más importantes de éste frente, que ya señalamos: El asesinato de Iván Ríos y la desmovilización de Alias “Karina. Definitivamente estos hechos fueron el punto de inflexión para el desmoronamiento de un frente que llegó a tener 300 hombres y que después de estos sucesos sólo sale en la prensa por las capturas y desmovilizaciones que se presentan, no por alguna acción armada que protagonicen. Con la captura de alias “Moncholo”302 en el 2010 y las versiones de algunos reinsertados se cree que este frente no cuenta con más de 20 miembros y está siendo absorbido por el Frente 9.303 Según las cifras del Ejército Nacional en su Séptima División, se señala que el año 2010 fue exitoso pues logró la captura de 1.797 guerrilleros, incautando una buena cantidad de armas y munición, así como también el hallazgo de campamentos y elementos de comunicación304. Pero al analizar bien estas cifras, pensar en la captura de 1.797 guerrilleros puede ser una cifra algo exagerada, pues hay versiones de desmovilizados que aseguran que un frente como el 36 que es fuerte tiene máximo 200 miembros, cosa que llevaría a pensar que el Bloque Nororiental no tiene más de 1500 hombres en su totalidad, lo cual nos sugiere que esta cifra es un poco alta. Sin embargo, gracias a la prensa se puede reconocer un buen número de capturas por parte de la Séptima División. En cuanto al número de desmovilizados el “Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado”305 señala que en los últimos dos años en los tres departamentos se desmovilizaron 644 combatientes (no sólo de las FARC-EP sino de los otros grupos al margen de la ley) de los cuales la mayoría son de Antioquia, como lo señala el siguiente cuadro. Aunque la información no está dividida por grupo en cada departamento, a nivel nacional sí se determina el número de desmovilizados de las FARC-EP, siendo estos el 67%, lo cual hace pensar que la cifra puede ser parecida en estas tres circunscripciones. Frente 47 de las Farc, Una pesadilla de 13 años para Caldas. El Tiempo.com Sección Otros. 13 –05-2008. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4008226 301 Se entrego Karina, comandante del frente 47 de las Farc. Visión Política, 18-05-2008, http:// visionpolitica.blogspot.com/2008/05/se-entrego-karina-comandante-del-frente.html 302 Cayó Alias Moncholo, jefe del frente 47 de las Farc. La Patria.com 22-03-2010. http://www.lapatria.com/story/cay%C3%B3-alias-moncholo-jefe-del-frente-47-de-las-farc-0 303 Se desmovilizó el explosivista del frente 47 de las Farc en Caldas. Caracol Radio 13-01-2011. http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=1410558 304 Exitoso balance de la séptima división en el 2010. Séptima División. Ejército Nacional. 4-01-2011 305 Ministerio de Defensa. Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado. Entregas individuales voluntarias totales por años lapso (7-ago-2002 al 17-ene-2011) Archivo Excel. 300

159

160

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Tabla 3. Desmovilizados 2009-2010 en los tres departamentos Departamento

2009

2010

Antioquia

269

225

Córdoba

17

32

Chocó

70

31

Las Fuerzas Militares han debilitado a las FARC-EP, por medio de la infiltración, la extendida red de cooperantes y la colaboración de los desmovilizados, quienes son llevados a las zonas de las cuales salieron de la estructura, con el fin hacer señalamientos e incluso patrullar al lado de la Fuerza Pública306. No obstante, cuando el Estado ha ejecutado presión mediante operativos militares a gran escala en territorios de dominio guerrillero, las FARC-EP han cambiado temporalmente de sede, pero en forma cíclica y circular, vuelven a sus antiguos territorios a ejercer el poder real307. Las FARC-EP, bajo la dirección ‘Alfonso Cano’ y el Secretariado, han cambiado en los últimos años su modo de operar, transformando las estructuras guerrilleras y utilizando armamento tradicional artesanal. “Han dividido su fuerza en pequeños grupos, no más de doce, evitan la construcción de grandes campamentos y la concentración de tropas, apelan al minado intensivo del territorio. Reúnen fuerzas temporalmente para atacar unidades menores de la Fuerza Pública, realizan operaciones comando con objetivos precisos, como el secuestro y asesinato”308. Actualmente, por medio del Plan 2010, las FARC-EP han acelerado el proceso de descentralización, permitiéndoles afrontar los golpes militares de forma menos traumática, “aunque a futuro los riesgos son evidentes, pues dicha descentralización podrá provocar una fragmentación y dispersión de sus estructuras militares”309. Este Plan, que no es aceptado por la organización, retomó algunas formas de operar. “Por un lado las Unidades Tácticas de Combate, conformadas por miembros de las FARC-EP especializados en tiro de alta precisión y explosivos, le ha permitido recobrar la movilidad como principal arma sobre el terreno”310. Es así como se han venido reactivando varias estructuras del grupo guerrillero, entre las que se encuentra el Frente 4, con presencia en Antioquia. En el 2010, también las alianzas entre ELN y FARC-EP mostraron resultados en Chocó y Antioquia311. Las FARC-EP han demostrado su capacidad de acción contra las FFMM en la región de Urabá pese a deserciones, capturas y bajas de mandos medios de la estructura BNO. La guerrilla, utilizando el Chocó como territorio estratégico, se ha resguardado y atacado a miembros de la Fuerza Pública. Los enfrentamientos en el corredor del Corporación Nuevo Arco Iris y Observatorio del Conflicto Armado, 2010. Óp. Cit. Pág. 10. Cf. CADENA. Pág. 221. 308 Corporación Nuevo Arco Iris y Observatorio del Conflicto Armado. Balance de las FARC después de “Jojoy” y los nuevos carteles del narcotráfico, 2010. Pág. 1. 309 Las FARC han iniciado procesos acelerados de descentralización, para que la muerte de sus mandos no golpee el total de la estructura del grupo guerrillero. Corporación Nuevo Arco Iris y Observatorio del Conflicto Armado, 2010. Óp. Cit. Pág. 6. 310 Corporación Nuevo Arco Iris y Observatorio del Conflicto Armado, 2010. Óp. Cit. Pág. 16. 311 Corporación Nuevo Arco Iris y Observatorio del Conflicto Armado, 2010. Óp. Cit. Pág. 2. 306 307

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

Chocó, suroeste de Antioquia y Urabá, han generado el desplazamiento de familias. De igual manera, en zona rural de Ituango, colindante con los municipios del Bajo Cauca, en Tarazá y Valdivia, el Frente 18 de las FARC-EP viene desarrollando una serie de estrategias y acciones defensivas que colocan en riesgo a la población civil. “Las FARC, durante los últimos tres años han incrementado sus medidas de coerción contra los lugareños, con el propósito de impedir cualquier tipo de intercambio y participación en la oferta institucional del actual gobierno, oponiéndose a los programas de Acción Social y la erradicación de cultivos de uso ilícito”312. La estrategia de las FARC-EP, consistente en la utilización de Unidades Tácticas de Combate y el incremento del uso de explosivos y francotiradores, así como los campos minados, pone en riesgo a la población civil, impidiendo su libre movilización, obligándoles en muchos casos al confinamiento. De acuerdo con la información suministrada por la Corporación Nuevo Arco Iris, el Bloque Iván Ríos presentó 159 acciones guerrilleras entre enero y octubre de 2010. Tabla 4. Evolución de las acciones del Bloque Iván Ríos Enero-Octubre 2010 Enero 18 Febrero 11 Marzo 22 Abril 22 Mayo 30 Junio 12 Julio 16 Agosto 9 Septiembre 7 Octubre 12  TOTAL 159 Elaborado por el Grupo con base en información de la CNAI La gran mayoría de acciones guerrilleras fueron en importancia: hostigamientos, emboscadas, campos minados y combates. Puede afirmarse que el Plan 2010 dio resultados militares para la Organización, logrando detener el avance de las FFMM. Sobre el terreno y en combate cuerpo a cuerpo, las FARC-EP mantienen cierta ventaja313. Se observa además, que los golpes más cruciales de la fuerza pública a las estructuras del Bloque Iván Ríos se han dado por medio de bombardeos de la Fuerza Aérea, al encontrarse el Ejército con impedimentos de avanzar por tierra, debido a la siembra de campos minados en la región y la capacidad de combate que aún mantiene esta guerrilla. DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Óp. Cit. Pág. 81. CNAI, Óp. Cit., Pág. 25.

312 313

161

162

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

10. Confluencia de actores El narcotráfico ha determinado en gran parte las zonas de instalación de los grupos armados y el aumento de los índices de agresión armada entre ellos, por el control territorial necesario para las actividades ilícitas. En Córdoba las FARC-EP van y vienen, desde Urabá hasta el Chocó. Y al menos cuatro bandas criminales se disputan el imperio de la droga: Los Urabeños, Los Paisas, Las Águilas Negras y Los Rastrojos. Su denominador común, el tráfico de estupefacientes. En la región, las nuevas bandas criminales buscan ejercer el control territorial y poblacional, realizando acciones violentas que generan terror en la población. Los sectores más afectados presentan un estado de inequidad acumulada, pobreza, desempleo y precarización laboral, limitando la movilidad social y la integración de niños, niñas y jóvenes, hoy objeto de reclutamiento y utilización ilícita de menores de edad en el conflicto armado, cuyas familias han sido víctimas de desplazamiento forzado, lo cual configura territorios de altos niveles de conflictividad social, vulnerables a la estigmatización, facilitando la acción de los actores armados. Luego de la desmovilización de grupos paramilitares se han identificado nuevos grupos en el Bajo Atrato y Apartadó, conformados por desmovilizados de las AUC, reductos no desmovilizados y hombres provenientes de Córdoba y de la región de Urabá que ejercen control sobre el transporte de la población en Carmen del Darién y Belén de Bajirá, ejerciendo vigilancia del embarque de la madera explotada en la zona, en el puerto del corregimiento de Brisas (Carmen del Darién). Estos grupos ilegales ejercen control poblacional y territorial en el margen izquierdo del Río Atrato y en las entradas a las bocas de los ríos Truandó, Salaquí, Quiparadó, Curvaradó, y Domingodó, administrando la intensa y violenta explotación de recursos naturales, forestales y mineros. En Antioquia, el rearme se presenta en escenarios urbanos (comunas de Medellín) y rurales (Bajo Cauca314), dentro de los que se encuentran los autodenominados Héroes de Castaño, Águilas Negras, Autodefensas Gaitanistas de Colombia, Los Paisas y Renacer, adscritos a la oficina de Envigado y la alianza con los Rastrojos en algunos territorios. En el corregimiento de San José de Apartadó del municipio de Apartadó y el corregimiento Nuevo Antioquia de Turbo, en Antioquia, la reconfiguración de grupos armados ilegales que indistintamente se autodenominan “Águilas Negras”, “Los Paisas” ,“Autodefensas Gaitanistas de Colombia” buscan ejercer el control territorial, poblacional y de la actividad económica ilegal en estos territorios, y Actualmente en esta subregión, específicamente, en la cabecera municipal de Caucasia y en zona rural del Bagre, Zaragoza y Nechí, subsiste un proceso de reconfiguración de diferentes fracciones armadas que, luego de la desmovilización del Bloque Mineros y del Bloque Central Bolívar de las AUC, utilizan indistintamente varias denominaciones entre ellas “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, “Los Paisas”, “Rastrojos”, “Águilas Negras”, “La banda de Sebastián”, cuyos integrantes son reductos no desmovilizados de las AUC, desertores de dicho proceso de desmovilización y grupos armados al servicio del narcotráfico: se trata de combatientes conocidos en la subregión del Bajo Cauca o procedentes de otras regiones del país, especialmente de Urabá y Córdoba. DEFENSORÍA DEL PUEBLO, 2010.

314

Capítulo 4 / Bloque noroccidental

el accionar armado de facciones de los Frentes 5 y 58 de las FARC-EP que hacen presencia en estos municipios y utilizan la táctica propia de “guerra de guerrillas”. La ciudad de Medellín volvió en 2010 a ser la principal víctima de las mafias del crimen. Según fuentes oficiales, los “combos” y bandas suman 300, con cerca de 7.000 miembros, siendo la Comuna 13 el epicentro de la confrontación entre bandas, y de estas con la Fuerza Pública315. En las comunas 1, 8, y 13, unidades de estructuras armadas ilegales surgidas del proceso de desmovilización (Oficina de Envigado y Águilas Negras), se disputan el control del corredor geoestratégico que comunica (Túnel de Occidente, Santa Fe de Antioquia y la región de Urabá), el control de la población, el mercado de la droga ilícita, los recursos derivados de la extorsión a comerciantes y la cooptación de los desmovilizados de las AUC, hoy objeto de reclutamiento y rearme316. En Chocó, tras la desmovilización de las AUC, hacen aparición grupos armados ilegales como los Rastrojos, Renacer y Águilas Negras, los cuales constituyen fuente de amenaza para la población civil, tanto en zonas urbanas de Quibdó e Istmina como en las zonas rurales ubicadas en las cuencas de los principales afluentes del territorio. En Córdoba en los últimos años, los municipios de Tierralta, Valencia, Planeta Rica, Montelíbano, Puerto Libertador, Lorica y la zona costanera como Moñitos, San Bernardo del Viento y San Antero son los que han mostrado más alteración del orden público. En Tierralta hay disputas por el control territorial y la hegemonía de la producción cocalera entre los dos grupos que actualmente tienen presencia en esta zona; “por un lado la guerrilla de las FARC-EP que ha hecho presencia allí desde la década del setenta y por otro lado el grupo armado surgidos tras la desmovilización de las “Águilas Negras” quienes hicieron su aparición hace aproximadamente un año junto con pequeños grupos de hombres que se autodenominan como integrantes de las Autodefensas Gaitanistas o recientemente denominados Urabeños”317. En Valencia, la llegada de las Águilas Negras y su interés de ocupar veredas como el Guamal y el Guasimo han ocasionado temor en la población. Según el V Informe sobre narcoparamilitares en 2010, del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz-INDEPAZ318; actualmente en la región noroccidental hacen presencia grupos como Los Rastrojos, Los Urabeños, Águilas Negras, Los Paisas y Oficina de Envigado. Las autoridades han hablado sobre “la alianza entre miembros de las bandas ‘los Paisas’ y ‘los Rastrojos’ con los Frentes 5, 18, 34 y 58 del Bloque Noroccidental de las Farc”319, según estas al hallar un arsenal en zona rural del San Jorge (Córdoba). Los militares informaron que en el Nudo del Paramillo, las FARC-EP le venden la pasta de base de coca a las Bacrim (neoparamilitares) quienes se encargan de procesarla, cristalizarla y distribuirla, teniendo rutas por los ríos San Jorge, Atrato y Sinú.

317 318

Corporación Nuevo Arco Iris y Observatorio del Conflicto Armado, 2010. Óp. Cit. Pág. 3. Cf. DEFENSORÍA DEL PUEBLO, 2010. DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Óp. Cit. Pág. 71. Informe presentado en marzo de 2011, con base en las siguientes fuentes: Indepaz, Defensoría del Pueblo, Policía Nacional, DAS e Informes de inteligencia. 319 Alianza entre Bacrim y Farc, Meridiano de Córdoba. 315 316

163

164

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

El ELN tiene presencia en Antioquia y Chocó, mostrando su influencia regional, específicamente en el bajo Cauca, municipio de El Bagre. En el Chocó se presentaron 28 acciones de esta guerrilla durante el 2010. Las autoridades afirmaron en el año 2008 que: Los frentes de las Farc que hacen presencia en Antioquia y partes de Caldas, Chocó y Córdoba contaban en 2002 con unos 2.440 integrantes, los cuales se redujeron a 1.268 en 2005 y, tras el ingreso a estas zonas de algunas columnas móviles, se incrementó a 2.049 en 2006, para caer a 1.737 el año pasado. El Grupo de investigación de Actores Armados considera que teniendo en cuenta las recientes dinámicas en la región, el debilitamiento de Frentes, pero a la vez el alto índice de reclutamiento en estos territorios, podría llegar a estimarse que entre personas armadas y no armadas, el BNO cuenta hoy día con 2.300 integrantes.

Quinto Capítulo Bloque Oriental La nueva forma de operar y el vacío de poder. De la vistoria a la derrota Ariel Fernando Ávila Martínez

Reconstruir la historia y trasformación del Bloque Oriental, o actualmente Bloque Comandante Jorge Briceño de las FARC, necesariamente nos pone en una línea de estudio que debe entenderse a partir de procesos de homogenización política que vivió el país, inicialmente a mediados y en la segunda mitad del siglo XX y, recientemente, al finalizar la década de los noventa del siglo pasado con la expansión paramilitar. A la vez, nos lleva a analizar los procesos de construcción estatal que se dieron a partir de una colonización realizada en los llanos orientales, promovida por agentes que se sentían excluidos de los circuitos legales del centro del país. Es decir, un territorio donde las representaciones políticas y la justicia se crearon a partir de grupos armados ilegales. Tradicionalmente se ha pensado que los grupos armados ilegales –GAI- influyen como un tercero sobre un andamiaje Estatal e institucional ya dado. En estos casos los niveles de violencia y de tensiones con la población marcan el desarrollo del conflicto. Pero, en aquellas zonas donde la ausencia de organización social y la baja densidad institucional marcan la vida diaria, los GAI se convierten en proto-Estados; regulan el tránsito de personas, administran justicia y sobre todo crean los parámetros de representación política. El surgimiento, transformación y crecimiento del Bloque Oriental de las FARC se da en un contexto de ausencia de organización social y baja densidad institucional; allí, las FARC ejercen funciones de Estado y determinan los parámetros de organización de la vida cotidiana en los Llanos orientales. Esta es una de las razones que explican los altos niveles de estabilidad del grupo guerrillero en la región. Durante años el centro del país consideró a los llanos orientales como “territorios nacionales”; el olvido institucional y en general territorial fue la constante en la zona. Este territorio comenzó a cobrar importancia desde mediados de la década de los ochenta, sobre todo los departamentos del Meta, Arauca y Casanare, debido a los hallazgos petroleros que provocaron un boom en la región. Más tarde, el boom cocalero marcaría otra etapa de conflictos en la región.

166

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

El Bloque Oriental opera en la región de los Llanos Orientales y la Cordillera Oriental, además de un departamento de la Amazonía colombiana. Meta, Arauca, Casanare, Cundinamarca, Guaviare, Vaupés, Vichada y Guainía, y parte de Boyacá componen la zona de operación de esta estructura de las FARC. Antes de entrar a analizar el proceso de nacimiento y crecimiento del Bloque Oriental se deben hacer cinco precisiones. 1. La colonización de los llanos Orientales, se produjo en varios momentos históricos, fue desordenada, no planeada y motivada en gran parte por diferentes olas de violencia que vivió el país. Se pueden establecer cuatro grandes olas de colonización. La primera, a mediados del siglo pasado, en pleno desarrollo de “la violencia”. Miles de familias campesinas que no lograron acomodarse en el proceso de homogenización política, vividas en una buena cantidad de municipios entre liberales y conservadores, se desplazaron hacia el interior del país. Las denominadas Columnas en Marcha fueron una dinámica que caracterizó la colonización de los departamentos del Meta, Caquetá y Guaviare, estas se dieron sobre todo posterior a la llamada Guerra de Villarrica en 1954. Después de la pacificación de 1953, en el sector de Villarrica se esconden algunos guerrilleros comunistas que no se entregaron y permanecen desactivados durante 2 años, hasta la agresión a Villarrica. Como resultado Isauro Yosa es capturado y la cabeza visible de las guerrillas comunistas queda opacada, de ahí en adelante la autodefensa campesina tomó nueva fuerza. Después de eso las autodefensas se retiraron a San Rafael en el Huila y al cañón de Río Duba en el Meta. Se inicia la llamada marcha de la cordillera oriental, donde van Alfonso Castañeda, Richard, y Diamante, cuadros militares y políticos de estas autodefensas, acompañados de un grupo de combatientes, quienes comienzan la colonización. Diamante se queda en el Guayabero (Meta) y Richard sigue hasta El Pato (Caquetá), fundando una especie de comando, cada uno con su zona, acelerando en esas regiones el proceso de colonización. Al mismo tiempo, Manuel Marulanda Vélez y Ciro Trujillo Castaño desarrollan guerra de guerrillas en el sur del Tolima y Tierradentro (Cauca)320. Con las Columnas en Marcha se desplazaba todo tipo de población, mujeres, niños ancianos, a medida que esta se adentraba a zonas más selváticas y se hace más profunda, la población se va quedando, formando caseríos y provocando la colonización. La segunda ola colonizadora, se da a finales de la década de los sesentas promovida por el gobierno nacional, que luego de un intentó de reforma agraria en 1968 quiso llevar población a estas zonas, Guaviare, sur del Meta y Arauca son algunos de los departamentos escogidos. Una tercera, colonización se da con el boom petrolero en Arauca y Casanare y de la coca en Meta, Guaviare y Vichada. Campesinos de varias regiones del país llegaron a estas zonas a buscar un ascenso y progreso social, que en el resto del país el modelo agrícola basado en la exclusión y pobreza rural no permitía. Aquí surge la primera hipótesis que nos sirve para entender el contexto del desarrollo del Bloque Oriental: en gran parte del territorio de los llanos orientales la población y la institucionalidad conviven con un contexto de ilegalidad económica y social. Para ver más información Alape, Arturo (1985). Sueños y Montañas. Bogotá: La Abeja Negra..

320

Capítulo 5 / Bloque oriental

Ausencia de propiedad rural, mercados ilícitos, ya sea hoja de coca, contrabando de gasolina, ganado…, y corrupción marcan el desarrollo de esta zona del país. Por ello la llegada de la institucionalidad y del Estado chocan con la dinámica de la población. Generalmente en un primer momento la población de estas regiones rechaza la intervención estatal. La cuarta, última ola de colonización, ha tenido un doble origen y se da en el siglo XXI, actualmente se desarrolla a cuenta gotas. Por un lado, la ofensiva militar del Estado y con ello diferentes planes militares, sumando al proceso de fumigaciones y erradicaciones manuales de cultivos de uso ilícito han llevado a que zonas colonizadas, durante los años setentas y ochentas, estén siendo desalojadas. La población desplazada se va a nuevas zonas selváticas al sur del Guaviare y Vaupés a iniciar nuevamente su vida. Por otro lado, el boom petrolero dado desde el 2005 ha traído un proceso de doble vía, una, la intensificación de la violencia, lo que ha causado un desplazamiento bastante alto que busca la concentración de la tierra, y otra, la llegada masiva de foráneos que podrían ser catalogados como oportunistas. Como veremos más adelante el boom minero y petrolero321, además de la violenta expansión paramilitar y las diferentes estrategias militares, explicaran gran parte de las transformaciones militares del Bloque Oriental, así como los métodos de relacionamiento entre esta guerrilla y la población civil. También resulta de importancia señalar cómo la minería y la explotación de petróleo han convertido a los llanos orientales, en una de las regiones de mayor conflicto e importancia estratégica. 2. Para entender el proceso de trasformación militar del Estado Mayor del Bloque Oriental – EMBO- se debe tener como punto de comparación las estrategias militares adoptadas por la fuerza pública. En una guerra, regular, pero igualmente irregular, las estrategias del contrario sirven como un mecanismo de aprendizaje, podría ser catalogado como una escuela de estrategias militares, donde la adaptabilidad a las condiciones que imponga el enemigo garantiza a su vez la creación de nuevos escenarios de confrontación militar. Nótese, por ejemplo, como la creación de columnas móviles se adoptó por parte de la fuerza pública a las brigadas móviles, las Divisiones territoriales del ejército son los Bloques de las FARC. Con todo, la adaptabilidad de la estructura va más allá de acoger la forma de organizar la tropa, el mayor desafío se encuentra en la técnica militar y la contrainteligencia. 3. Comprender a las FARC, pero sobre todo al EMBO, significa entender que en el trasfondo de las acciones guerrilleras y de su estrategia militar, política y social se encuentra la lucha por el poder local. Los actores armados ilegales en general, incluso inconscientemente, mantienen la aspiración de controlar los factores que determinan la distribución del poder local, es la base de actuación de los GAI. Si bien la captura institucional o de facto de la administración de justicia es lo más visible, el control presupuestal, y en general el factor de la toma de decisión es el objetivo. Mientras grupos armados ilegales, como los grupos paramilitares han mantenido el objetivo general de cooptar y capturar al Estado y la representación política, las Ronda Colombia 2009. Cuenca del Caguán. Ecopetrol. 2009..

321

167

168

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

FARC se han dedicado mayoritariamente, con algunas excepciones, a la destrucción del mismo. La estrategia de Vacío de poder aplicada de forma excepcional por el Bloque Oriental es la base del argumento322. 4. Existe una gran diferencia en el tipo de relación que se establece entre grupos armados ilegales, territorio y población en aquellas zonas donde existe una organización social fuerte. En este caso los actores armados entran a jugar en una región como un par en las mismas condiciones que las organizaciones sociales. Otra situación se presenta en aquellas zonas donde no existe organización social, y son los GAI los que entran a formar la misma. Aquí el actor armado construye los organismos colectivos, logrando parcialmente controlar la vida cotidiana de las comunidades. En el caso de los llanos Orientales, la ausencia de organización social, pero la alta densidad de grupos armados ilegales marcaron el desarrollo de la estructura social. 5. La zona donde opera el Bloque Oriental es de una importancia estratégica determinante, allí confluyen tres situaciones que explican dicha importancia. Por un lado, en toda la Orinoquia se está produciendo un fuerte boom petrolero; entre 2008 y 2010 se han entregado cerca de 120 polígonos para la explotación o exploración. Si bien desde los ochentas la importancia de la zona es alta, luego de los yacimientos descubiertos en Arauca y Casanare, que explican la confluencia de dinámicas del conflicto armado, en la actualidad esta relación entre economía extractiva y GAI tiende a complicarse aún más. Por otro, en la parte de la Cordillera donde hace presencia el Bloque Oriental se encuentra la Capital del país, de ahí que durante décadas los principales esfuerzos militares se concentraron en atacar las estructuras guerrilleras que circundaban Bogotá. Por último, en Cundinamarca y Boyacá se encuentran los principales centros agrícolas del país y algunas zonas de importancia industrial que siempre han demandado una seguridad considerable. Este capítulo trabajara dos temas. Uno, aborda la georeferenciación de las estructuras del Bloque oriental, realizando una historia de su crecimiento militar, disputas territoriales con la fuerza pública, principalmente en la última década. Esto nos permitirá entender los procesos de reorganización, reconstrucción y adaptación militar del Bloque. El otro, plantea los momentos históricos de enfrentamientos con otros actores armados ilegales y las relaciones que se establecieron con estos, particularmente en la fase posterior a la desmovilización paramilitar. En cada uno de estos apartes, dos situaciones nos servirán de trasfondo analítico, veremos como gran parte de las motivaciones e intensificaciones de la guerra buscan una lucha por diferentes tipos de recursos, no sólo el narcotráfico, también la minería y petróleo marcaran la última década de conflicto en la región. Además, a medida que analicemos la intensificación confrontación armada entenderemos los tipos de relacionamientos que se establecieron con la población de la zona. Para profundizar ver; Ávila Martínez Ariel Fernando; Injerencia política de los grupos armados ilegales; En López Claudia, Editora; “Y REFUNDARON LA PATRIA…De cómo mafiosos y políticos reconfiguraron el Estado colombiano”. Editorial Randon House Mondadori; Bogotá. Agosto de 2010.

322

Capítulo 5 / Bloque oriental

1. “El ejército” sobre la Cordillera Oriental: Plan Estratégico para la Toma del Poder. Si bien, la historia del Bloque Oriental se encuentra anclada al proceso de colonización323 que vivió el país, igualmente se debe hacer claridad que en muchas zonas funcionó como un ejército de ocupación en expansión. Así, sobre el sur del Meta, Guaviare, Vaupés y la zona del Sumapaz de Cundinamarca, este último territorio de minifundio, ubicado en el centro del país, las FARC se ligaron fuertemente a procesos sociales que dieron origen a experiencias armadas. Pero en Arauca, Casanare, Boyacá y norte del Meta el grupo guerrillero llegó como ejército de ocupación, desplegado luego de la V Conferencia de las FARC. Para 1975, el grupo guerrillero contaba con 5 frentes. El primero se ubicaba en la zona del Huila y Caquetá al mando de Manuel Marulanda con unos 250 hombres; más tarde en la década de los ochenta, esta estructura se trasladaría junto con parte de una del Cauca para el Vaupés a formar el Frente 1 Armando Ríos y, así agrupar guerrilleros de las FARC que habían realizado una colonización en la zona, posterior a la crisis del Caucho. El segundo frente se situaba en la región del Tolima-Huila, al mando de Rigoberto Lozada con 6 cuadrillas cada una de 15 hombres para un total de 90 guerrilleros. Este estaba en la zona histórica de las FARC sobre los municipios de Planadas, Río blanco, Ataco y Chaparral, además de Colombia, Huila. De esta estructura se desprendería el Frente 17, 21, 31 que hace parte del Bloque Oriental y el Frente 25. El tercero hacia presencia entre Cauca y Valle al mando de Asnardio Betancourt, alías Balín, con 35 hombres; sería la raíz del Frente 6, del cual saldría el 8, 66, y 64, además de la Columna Móvil Jacobo Arenas. De esta zona igualmente salen comisiones para Nariño y Putumayo en los ochentas, que propiciarían el nacimiento del Frente 48 y 32. Además existía el Frente 4 en la región del Magdalena Medio al mando de Martín Villa con 3 grupos para un total de 60 hombres, inicialmente se ubicó en el Magdalena Medio Antioqueño, pero posteriormente pasó a operar en el Madalena Medio santandereano, para luego expandirse y desdoblar al Frente 12 y 11 en Santander, el 41 y 19 en el Perijá y la Sierra Nevada de Santa Martha respectivamente, así mismo de este se desdoblarían los Frente 20 y 24 y de estos el 46. Es decir, el Frente 4 propicio el despliegue de las FARC en todo el norte del país. Por último, el Frente 5 en el Urabá comandado por el Tigre Mono o Néstor Arenas con 2 cuadrillas con un total de 30 hombres. Más Tarde el “camarada Nariño” saldría del Meta hacia el Urabá a comandar esta estructura luego de la muerte del Tigre, a mediados de la década de los setentas, por ordenes del propio Manuel Marulanda, desde ese momento tendría en alías de Efraín Guzmán, quien moriría siendo el delegado del Secretariado para el Bloque Caribe en 2003. Iván Márquez a su muerte reconstruyó su historia en un documento titulado Semblanza de un Guerrillero, su último acápite lo tituló “del Caribe a la eternidad”. CUBIDES, Fernando; Jaramillo, Jaime. Mora, Leónidas. 1986. Colonización, coca y guerrilla. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

323

169

170

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En 1978, las zonas de colonización definidas son el Meta al oriente y con ello Casanare y Arauca, sale una comitiva para el centro del país y una más para el Norte de Antioquia. Martín Villa, es el encargado de organizar el Frente de Arauca, el 10. Este año marca el fin de una etapa de las FARC, desde ese momento se plantean una colonización armada en varias regiones del país, por primera vez comienzan a pensarse como ejército de avanzada; el desdoblamiento de frentes empieza a multiplicarse a partir de 1978: “… el desdoblamiento se produce cuando un Frente o grupo de Frentes han crecido y generado condiciones de desarrollo interno como para poder “parir” una nueva estructura o estructuras, que a su tiempo volverán a hacer lo mismo... De aquella reunión sale la constitución de los Frentes Noveno, Once y Doce. En el caso del Décimo, el Secretariado había definido constituirlo en Arauca; allá había que crear condiciones materiales y humanas para lo cual destacaron unidades de varios Frentes, entre las que se incluyeron también algunas del cuarto Frente. Por otro lado, el Octavo frente había surgido del desdoblamiento del Sexto frente. Y los Frentes Trece, Catorce y Quince salen del Tercero. Del Séptimo salió el Frente 16. Todo esto se hizo antes de 1.982. Cuando se produce la Séptima Conferencia, a ella llegamos con 16 frentes y lógicamente que quienes estábamos dentro de la Organización notamos un gran avance, pues particularmente yo había ingresado habiendo siete Frentes, y llegar a 16 era bastante, y claro, algo muy satisfactorio”324. En las zonas de colonización armada el grupo guerrillero mantuvo relaciones tensas con la población civil, allí por algunos eran vistos como un grupo de ocupación. Si bien otra cantidad de población no mantuvo una postura negativa ante las FARC, en estas zonas la relación con la población civil fue bastante diferente. Tal vez el caso de Arauca sea el principal ejemplo. Allí posterior a la colonización de Sarare el movimiento social logró fuertes grados de organización e independencia en relación a otro tipo de actores. De ahí el fuerte choque de las FARC con estos, además allí el ELN había creado el Frente Domingo Laín, que a diferencias de las FARC su nacimiento se ligó a dinámicas locales derivados del paro del Sarare en la década de los setentas, y no de una colonización armada. Para 1982, se da la séptima conferencia guerrillera, y desde ese momento la ocupación territorial del Bloque oriental se expande por toda la cordillera oriental y los llanos orientales, se inicia su crecimiento que lo llevará a ganar la guerra a la Fuerza Pública en algunas zonas del sur del país en la segunda mitad de la década de los noventas. “La Séptima Conferencia determina que los 16 Frentes que habían en el momento en gran parte del país había que desdoblarlos para continuar creando más Frentes y copando todo el país. Es así, como van surgiendo nuevas estructuras multiplicantes de la guerrilla. La comisión que proyecta el Cuarto Frente al Perijá, en la que iba Solís Almeida, llevaba la misión de crear condiciones para formar otro Frente. Por otro lado, el Secretariado Nacional destaca a Adán Izquierdo, quien estaba en el Décimo Frente, a generar condiciones para fundar, también, un Frente en la Sierra Nevada. Esto fue en el mismo año 1.982; él y una comisión del décimo entran por Pueblo Bello, y por esa Jesús Santrich y Solís Almeida; Las Huellas de las FARC en la Costa Caribe. Primera parte. Jueves 25 se septiembre de 2008.

324

Capítulo 5 / Bloque oriental

parte inician los primeros contactos con gente de dicho lugar. Con Adán iban Oliverio y Carolina. Ellos hacen un parcial reconocimiento de la zona caminando la ruta de Pueblo Bello a Nuevo Colón. Salen del área..., luego recorren el área de Minca y ven que sí hay condiciones para crear un Frente guerrillero. Entonces el Décimo Frente saca varias unidades, a raíz del informe positivo de Adán, a desarrollar ya la tarea de construcción de un nuevo Frente”325. Para 1983 empezaban a darse dos situaciones en la zona de los llanos Orientales, por un lado, los cultivos de uso ilícito se expandían por Meta, Guaviare, Caquetá y parcialmente Vichada, lo cual no sólo había producido una colonización acelerada de población excluida de los circuitos económicos del centro del país, sino igualmente la llegada de estructuras ilegales que pretendían expandir el control territorial en la zona. Estructuras de narcotráfico ligadas a Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Ledher y esmeralderos venidos de Boyacá entraron en una fuerte disputa, entre sí y con las FARC. La llegada de estas estructuras del narcotráfico desata un fuerte enfrentamiento por el control territorial, lo cual llevó a que estos crearan grupos o ejércitos privados en gran parte de Meta y Vichada: El cuidado de los cultivos, las cocinas y las propiedades de los narcotraficantes inicialmente motivaron la creación de dichas estructuras armadas, sin embargo, rápidamente estos grupos confluyeron, junto a élites locales, y la fuerza pública en combatir a las FARC. Ello llevaría a la creación de los Carranceros, Las autodefensas del Meta y Vichada, al grupo de los Buitragueños, más tarde se crearía el Bloque Centauros al mando de la Casa Castaño. La segunda particularidad que se produjo en los Llanos orientales, durante la segunda mitad de los ochentas, fue la llamada “guerra sucia”, que provocó la muerte de decenas de líderes sociales de izquierda en esta región del país. Ello, no solo radicalizó la posición de las FARC, sino que además originó su crecimiento y despliegue territorial. “De particular importancia fue la confrontación que desplegaron las Farc y las autodefensas entre 1987 y 1991, en la que las segundas ocasionaron múltiples muertes entre dirigentes y militantes de la UP, organizaciones populares, defensores de derechos humanos, funcionarios públicos, y en general civiles percibidos como apoyos de la guerrilla. Las Farc, a su turno, respondieron con importantes ataques en los que murieron igualmente civiles, con lo que se configuró una creciente degradación del conflicto. Más recientemente, en un contexto en el que las Farc se fortalecían en términos militares y se desarrollaban movilizaciones de cocaleros, en 1997 irrumpieron las autodefensas Unidas de Colombia, Auc”326. Inicialmente las FARC tomaron una postura contraria al narcotráfico, públicamente negaban su participación en el mismo, de hecho, las investigaciones han logrado comprobar que entre 1978 y 1980 en muchas zonas las FARC prohibieron los cultivos de uso ilícito, pero poco a poco fueron subsumidas por los recursos cuantiosos que dejaba el negocio, pero sobre todo porque los colonos de esas zonas Entrevista A Simón Trinidad por Jesús Astrich. (Sierra Nevada de Santa Marta, Región de Agua Bendita. Inicio, julio 25 de 1994). 326 Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, (2002), Panorama Actual del Meta. Vicepresidencia de la Republica. Bogota. Pág. 351. 325

171

172

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

veían en el cultivo de la hoja de coca la posibilidad de la subsistencia alimentaria y una fuente de ingresos adicional de altos rendimientos. Es decir, las FARC arriesgaban la influencia territorial de la zona si rechazaban al narcotráfico. De tal forma, que rápidamente afrontaron el tema y se colocaron en posibilidad de beneficiarse del mismo, en el marco de una economía de guerra en crecimiento. Inicialmente se dio la orden de cobrar el impuesto denominado gramaje, que aplicaba tanto al campesino como a algunos narcotraficantes conocidos como intermediarios, poco a poco, se paso del cobro al campesinado a estos intermediarios, lo cual generó bastantes fricciones en la zona. En 1982 las FARC en la séptima conferencia abordaron el tema manifestando que; “B. El trabajo de masas con los cultivadores de coca debe enfilarse a ganarlos para la revolución, y para ello debe mantenerse un equilibrio entre la producción de coca y el cultivo de la economía familiar, de tal manera que no degenere en la constitución de bandas contrarrevolucionarias o de otra índole”327. En todo caso, el crecimiento acelerado del mercado trajo igualmente consecuencia en el interior de la organización guerrillera, pues a la vez que colaboró en financiar gran parte de su crecimiento militar, trajo fenómenos de desorganización en la misma. “En Mayo de 1984, mes en que se protocolizaron los acuerdos en el municipio de Uribe, firmaron los comandantes de 27 frentes, 11 más que los 16 que existían dos años antes. En 1987, año en que se rompió el cese al fuego, ya habían nacido al menos una docena más para completar 39. En el Meta y su entorno, a los frentes 1, 2, 3 y 7, se les sumaron los frentes 26, 27, 31 y 39, así como los frentes 13, 14 y 15 en el Caquetá el 13. Se buscaba, en particular en el Meta, estabilizar al Secretariado suministrándole una importante protección militar que era posible gracias a la enorme cantidad de recursos que se derivaba de la economía de la coca”328. El caso de desorganización que afecto fuertemente al Bloque Oriental se produjo en el frente 7, que para la década de los ochentas aun operaba en la Serranía de la Macarena. Hermides Lozada, comandante de dicho frente, fue retirado del cargo por abusos en el cobro de impuesto a los campesinos, además de malos manejos de recursos, de hecho, el Secretariado de las FARC da la orden de trasladar a este frente más al sur, sobre el departamento del Guaviare, pues los excesos hacia la población civil habían diezmado la imagen del grupo guerrillero en toda la zona. En cambio, se tomó la decisión de crear el frente 27 e instalarlo en la zona donde operaba el 7. Las FARC habían logrado influir fuertemente en la organización social. El crecimiento acelerado de las FARC en el Meta y Guaviare se derivaba de la capacidad del grupo guerrillero de regular la vida social en la zona. Se podría decir que una buena cantidad de familias tenían algún familiar en las FARC, de ahí, que en los llanos orientales las FARC podía entenderse como un red familiar; primos, hermanos, tíos, sobrinos, hacían parte de los frentes guerrilleros, éste fenómeno marcó la fuerte oposición y resistencia que afrontaron las fuerzas militares en 2005 Conclusiones de la Séptima Conferencia Nacional Guerrillera de las FARC. Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, (2002), Panorama Actual del Meta. Vicepresidencia de la Republica. Bogota. Pág. 353.

327 328

Capítulo 5 / Bloque oriental

luego del operativo del Plan patriota. Aun en los ochentas y noventas las FARC acostumbraban a realizar algo similar a lo que fueron las columnas en Marcha. “No fueron pocos los éxodos y marchas campesinas que tuvieron lugar en el Meta y en el vecino departamento del Guaviare. Hubo uno en mayo de 1985 y otro entre septiembre y diciembre de 1986, y en ambos casos tuvieron una relación con los planes del Ejército y con los operativos militares que tenían lugar en ese entonces. Así mismo, entre finales de 1987 y principios de 1988, en el marco de la instalación de puestos de control en los ríos Guayabero y Guaviare por parte de las Fuerzas Militares, tuvo lugar el éxodo al municipio de La Macarena”329. La séptima conferencia guerrillera en 1982, marcó un nuevo camino para el Bloque Oriental de las FARC, púes sobre él, recaía gran parte del logró y realización del Plan Estratégico para la Toma del poder concebido en dicha conferencia guerrillera. “… una de las principales decisiones que se tomó en la Séptima Conferencia de las FARC fue la de situar su eje de despliegue estratégico en la cordillera oriental y escoger a Bogotá como su centro, y por otra parte, crear una cadena de unos doce frentes que partiera desde Uribe en el departamento del Meta y que llegara hasta la frontera con Venezuela, con lo que buscaba dividir a la Orinoquia y la Amazonía del resto del país”330. Con la instauración de parte del Secretariado en La Uribe, Meta, se inicia la segunda una nueva etapa del Oriental. Para finales de los ochenta el Bloque oriental toma tres rutas de expansión en la zona de operación. La primera sobre Cundinamarca, tanto desde el norte, con la formación de frentes con tropa del magdalena Medio, como desde el Sur sobre el río Duda. La segunda ruta avanza desde Arauca hacía Casanare y Boyacá-Arauca, por último, una línea de penetración sobre el Vichada. Buscando construir un corredor que conectara al Secretariado con Bogotá las FARC crearon 9 frentes guerrilleros entre 1984 y 1992. Sobre el Río duda se creó el Frente 26 de un desdoblamiento del Frente 7 y 16. Al sur de La Uribe se creó el Frente 40 en1988, que conectara con Caquetá. Se tomó la decisión de trasladar el Frente 17 a los límites entre Meta y Huila, sirviendo como puerta de entrada hacia el páramo de Sumapaz. Posteriormente, se creó el Frente 31, producto de un desdoblamiento del 17 y 26 para que fuera la puerta de dicho páramo desde el Meta. Pero sería entre 1990 y 1993 cuando se logra concretar la expansión sobre Cundinamarca. Posterior a la Toma de Casa Verde en el Gobierno de Gaviria, una buena cantidad de tropa ubicada en el Meta en el proceso de repliegue llega al Sumapaz. Allí, funda en sólo dos años 3 frentes guerrilleros. Sobre el margen oriental del páramo se erige el Frente 53, que logra consolidarse rápidamente con un crecimiento significativo. Sobre los municipios de San Bernardo, Pasca y Venecia se crea el Frente 55, adicionalmente en Sumapaz directamente se crea el Frente 51. Ente 1998 y 2004 se fundaría el Frente Policarpa Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, (2002), Panorama Actual del Meta. Vicepresidencia de la República. Bogotá. Pág. 354. 330 Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario; Panorama actual de Cundinamarca. Vicepresidencia de la República. Bogotá. 2003. Pág. 22. 329

173

174

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Salavarrieta, Abelardo Romero, la Columna Móvil Che Guevara, la Vladimir Stiven y Joaquín Ballén, esta últimas tres derivadas del desdoblamiento del Frente 53. Una segunda zona de expansión sobre Cundinamarca se promueve en el norte del departamento, ligado a las dinámicas del Magdalena Medio Santandereano y Antioqueño. Se comienza a gestar con la creación del Frente 22, producto de un desdoblamiento del 11 y 12, frentes que operaban en Santander. Para 1993 se da el nombre de frente Combatientes de Cundinamarca a una comisión derivada del 22, que desde ese momento se conoce como Frente 42. Con estos las FARC intentaba cerrar un circuló en el norte que permitiera desplazar la tropa hacia Bogotá. Posteriormente se crean los frentes 56 y 54 ubicados en los límites entre Cundinamarca - Boyacá y Cundinamarca - Casanare. La segunda ruta de expansión intentaba conectar el Frente 10 en Arauca, que había quedado como una estructura aislada del Bloque Oriental, de hecho, mantenía un fuerte contacto con los frentes del Magdalena Medio y del Bloque Caribe que había contribuido a formar. El despliegue inicialmente contempló la creación del Frente 28 que operó entre los departamentos de Boyacá y Casanare, y más tarde el Frente 38 o Frente Ciro Trujillo Castaño en límites entre Casanare y Cundinamarca, todos ellos ubicados sobre el margen de la Cordillera Oriental. La creación de estos frentes se dio a mediados de los ochentas, y desde su nacimiento la debilidad de las FARC en Casanare fue evidente. Si bien, en su mejor momento estos dos frentes lograron acumular un total de cerca de 500 combatientes, su marginalidad social, institucional y política era bastante grande331. Las guerrillas de las FARC y del ELN aunque siempre intentaron mantener un control sobre Casanare nunca lo lograron. La opinión de las FARC era que este departamento era paramilitar, la realidad era distinta: Iniciando la década de los ochentas, en la zona se da un fuerte boom petrolero, similar al que se produjo en Arauca, miles de personas y especuladores llegaron al departamento a buscar riqueza, ello llevó al primer proceso de despojo de tierras en los llanos, miles de campesinos perdieron su propiedad a manos de narcotraficantes, especuladores y comerciantes que venían de otras regiones. Ahora bien, en Arauca no aconteció lo mismo que en Casanare a pesar que el boom petrolero fue mucho más grande, la diferencia básica que explica esto fue el nivel de organización social. Mientras que en Arauca la colonización del Sarare permitió el nacimiento de una organización social fuerte y cohesionada, en Casanare la usencia de ella permitió una rápida configuración del territorio sobre la presión de diversos actores. Con el despliegue de las FARC sobre el pie de monte llanero, se comenzó a llamar esta parte del bloque oriental como el Mini Bloque de Arauca. En 1989 se creó el Frente 45 o Atanasio Girardot producto de un desdoblamiento del Frente 10 o Guadalupe Salcedo. Así mismo la Columna Alfonso Castellanos, la cual surgió hacia mediados de los noventa de una partición del Frente 10; la Compañía Reinel Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, (2002), Panorama Actual de Arauca y Casanare. Vicepresidencia de la República. Bogotá.

331

Capítulo 5 / Bloque oriental

Méndez, igualmente producto de un desdoblamiento del Frente 10. Marginalmente, hacen presencia los las columnas móviles Julio Mario Tavera y Urías Cuéllar. Estas Ubicadas al Sur de Arauca, en límites con Casanare. El Frente 45 se prolongaba hacia Boyacá, mientras que las columnas móviles lo hacían sobre la Sabana de Arauca cubriendo la zona más complicada del departamento, es decir, los municipios de Cravo Norte, Puerto Rondón y el propio Arauca Capital. La tercera zona de desarrollo del Bloque Oriental se proyectaba del sur del Meta hacia la zona del Vichada, con esto, las FARC pretendían convertirse en agentes colonizadores para estas zonas, además, gran parte de este desplazamiento se hizo debido a reiteradas operaciones militares, donde las FARC se trasladaban con la población, con ello lograron controlar lo que sería una de las zonas con mayor producción del Narcotráfico. Posterior a la creación del Frente 27, a este se le asignaron los municipios de Vistahermosa, La Macarena y Alto Guayabero en el Meta, en 1991 luego del desplazamiento del séptimo frente más al sur, al 27 se le asignaron los municipios de San Juan de Arama y Puerto Concordia. El Frente 16, al igual que lo sucedió en Arauca, debía abarcar un amplio territorio y parecía muy aislado del resto de la estructura del oriental, pero su importancia, era estratégica para las FARC. Así, se creó un camino conector entre el Sur del Meta y Vichada. Se instaló al Frente 7 en el norte del Guaviare, posteriormente se fundó el Frente 39 que operaba en los límites entre Meta y Vichada, sobre todo, en el municipio de Mapiripan. En 1984 por orden del Estado Mayor Central de las FARC se creó el Frente 43 sobre los municipios del Puerto Lleras, Puerto Concordia, y Puerto Rico Meta. Ya para 1989 se fundó el Frente 44 que terminará de cubrir el occidente del Meta.

2. Hacia la toma del Poder y la victoria Militar en el Sur. El Bloque Oriental había logrado, para 1993, desplegar una buena cantidad de frentes, y copar el territorio que llevaría a las FARC cerca a Bogotá. Sin embargo, para principios de la década del noventa la ofensiva militar no se daba, debido a que gran parte de este crecimiento acaecía en medio de las negociaciones de paz, y de una fuerte ofensiva de grupos paramilitares contra las fuerzas progresistas de izquierda del país. Luego de la guerra sucia en la segunda mitad de los ochenta y del ataque a Casa Verde en 1991, las FARC inician tres estrategias militares, que recaerían sobre el Bloque Oriental, pues Bogotá fue asignada como zona de guerra al Oriental, pero también, a que allí se encontraba la mayor cantidad de tropa de la organización en capacidad para copar la capital del país. La primera estrategia militar de las FARC en el marco del Plan Estratégico para la Toma del Poder, planteaba posicionar, sobre la Cordillera Oriental, el 50% de la Fuerza militar332, labor que en su mayoría le correspondería al Bloque Oriental. La segunda estrategia, se planteó en los documentos en 1997, consistía en la creación de territorios con ausencia de institucionalidad, denominada “estrategia de vacío de poder” enfocada hacia la destrucción del andamiaje institucional político y militar del FARC EP; Conclusiones de la Octava Conferencia Guerrillera.

332

175

176

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Estado Colombiano, ello significó el aumento de las tomas a cabeceras municipales en todo el país, que buscaban desalojar los puestos de la Fuerza pública estables de los municipios y el boicot electoral, promoviendo la renuncia de candidatos a cargos públicos. La tercera estrategia consistió en la creación de unidades móviles de combate, especializadas en acciones militares de “golpes de mano”. Adicional al posicionamiento del 50% de los frentes de las FARC sobre la Cordillera Oriental, el Plan estratégico se proponía la creación de compañías y columnas móviles que avanzaran en el posicionamiento de las FARC hacia Bogotá. Para ello el Bloque Oriental creó 7 columnas Móviles entres 1991 y 1999. La primera de ellas en Arauca llamada Alfonso Castellanos, posteriormente se fundó la Julio Mario Tavera que operaba entre Arauca y Casanare; Luego la Columna Móvil Juan José Rondón, que llegó a significar el primer plan piloto de guerra de movimientos del grupo guerrillero. La Columna Juan José Rondón se creó en 1993, pero saltó a la luz pública en 1996 con las operaciones militares realizadas entre Guaviare y Meta. En su mejor momento llegó a contar con 1200 combatientes, que se movían como un batallón en medio de la Selva. Las Fuerzas Militares tenían miedo de combatir con esta columna333, los golpes propinados por esta estructura habían sido continuos desde 1994, cuando por disposición del Secretariado es nombrado alías Urías Cuellar para que comandara la colonización del Vichada y Guainía y creara un corredor que llegara hasta Cundinamarca. Urías Cuellar muere en 2001 luego de la operación 7 de agosto: “… realizada en el sector de Puerto Siare y Mapiripán en Meta, fueron muertos a Elías Salamanca, alias Urías Cuellar, cabecilla de la compañía móvil Juan José Rondón de las Farc y 55 guerrilleros más; de igual manera, fueron desmantelados 45 campamentos. Gracias a estas operaciones, se pasó de 9.166 has cultivadas de coca en 2001 a 4.910 en 2002, lo que equivale a una disminución de 46%. En 2003, la cifra continuó disminuyendo hasta alcanzar las 3.818 has cultivadas de coca”334. Desde 2002 esta columna recibiría en nombre de Urías Cuellar. Posteriormente se crearon las Columnas Móviles Hernando González Acosta entre Vichada y Meta y la Columna Marquetalia entre Meta y Caquetá. Y en el Sur del Meta la Ciro Trujillo y Simón Bolívar, esta última creada en 1999 y desapareció en 2003. Las FARC desatan la más grande ofensiva en 1996. Aprovechando la debilidad e ilegitimidad institucional del Gobierno Samper, aceleradamente el grupo guerrillero inicia la movilización de grandes contingentes de tropa con miras, por un lado a desalojar la Fuerza Pública de las cabeceras urbanas de los municipios, y en segundo lugar a cercar a Bogotá. “En esas circunstancias, las FARC incrementaron su “guerra contra un establecimiento corrupto”. El 30 de agosto lanzaron la ofensiva militar de mayores características cualitativas en toda su historia, propiciaron 26 ataques simultáneos en distintas zonas del territorio nacional, y el asalto a la base militar de las Delicias. Luego siguieron los descalabros de Caracol Radio. “El Gobierno dice que Urías Cuéllar, era uno de los más peligrosos terroristas”. EFE | Agosto 20 de 2001 Caracol Radio. 334 Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario; Diagnostico departamental Vichada: Vicepresidencia de la Republica. Bogotá. 2006. Pág. 3. 333

Capítulo 5 / Bloque oriental

La Carpa, San Juanito, Patascoy y El Billar, para mencionar sólo los de mayor impacto, y culminaron con la toma a Mitú, primera vez que asaltaban una capital de departamento, tratando de inaugurar el paso de la guerra de movimientos a la guerra de posiciones”335. Antes de esta arremetida de agosto de 1996, ya habían asaltado a Puerres en Nariño dejando 31 militares muertos. En la zona del Bloque oriental, los ataques se incrementan en un 16% desde 1996. La Columna Juan José Rondón “Se le atribuye la muerte de 62 militares y el secuestro de otros 42 en El Billar, en jurisdicción del municipio de Cartagena de Chairá, Caquetá, en marzo de 1998. Urías Cuellar Incursionó en la Base Antinarcóticos de la Policía Nacional en el municipio de Miraflores, Guaviare, en agosto de 1998, matando a 51 miembros de la Fuerza Pública y secuestrando a otros 127. Se le atribuye la muerte de cinco policías antinarcóticos y de dos soldados profesionales que se fugaron, en septiembre de 1998, del lugar de cautiverio en donde estaban secuestrados, en Vichada. Participó luego en acciones guerrilleras contra el municipio de Puerto Inírida, en Guainía; en Mitú, Vaupés, donde secuestró a 71 policías, dando muerte a 16 y destruyendo gran parte de la población. Las autoridades también lo sindican de haber incursionado entre 1999 y este año a las poblaciones de Puerto Rico y Puerto Lleras, Meta, en donde secuestró a 28 policías. Estuvo en los ataques contra los municipios de Santa Rosalía y Primavera, Vichada, Algeciras en Huila, y a la Base Militar de Coreguaje, situada en La Tagua, Putumayo, en donde dio muerte a 22 militares”336. La siguiente gráfica muestra la evolución anual de total de acciones militares que involucró a las FARC entre 1993 y 1999. De ellas el Bloque oriental llegaba a tener entre el 45 y 56 % anual en promedio, constituyéndose en la estructura con más actividad militar durante estos años. Evolución anual del Número de acciones militares de las FARC.

Observatorio del Conflicto Armado de la Corporación Nuevo Arco Iris. Velázquez Carlos; El Ámbito político en el conflicto armado con las FARC.1990-2006. Documento de Trabajo. Universidad de la Sabana. 2006. Pág. 169. 336 Caracol Radio. “El Gobierno dice que Urías Cuéllar, era uno de los más peligrosos terroristas”. EFE | Agosto 20 de 2001 Caracol Radio. 335

177

178

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Se incrementó sustancialmente la toma guerrillera, estrategia que pretendía desalojar de los cascos urbanos locales a la fuerza pública. En total, Colombia ha visto ocurrir 517 tomas de cabeceras municipales y más 200 hostigamientos a centros urbanos. Evolución anual de las tomas a cabeceras municipales realizadas por grupos guerrilleros. 1985-2009.

Bases de datos Corporación Nuevo Arco Iris.

Este fenómeno sumando a la persecución a la clase política local en varias zonas del país confirmaba como las FARC sin proponérselo explícitamente había iniciado la guerra por el poder local. La destrucción del andamiaje estatal fue el método utilizado, mientras que el paramilitarismo prefirió la alianza con élites locales y regionales. La gráfica muestra la evolución de estas acciones insurgentes discriminada por actor.

Bases de datos Corporación Nuevo Arco Iris.

Capítulo 5 / Bloque oriental

Nótese el fuerte incremento presentado en 1998, luego de un ascenso igualmente fuerte de los dos años anteriores. Entre 1996 y 1999 se produjeron más de 120 tomas guerrilleras. Del total de estas acciones cerca de 100 fueron realizadas por el Bloque Oriental, donde los departamentos más afectados fueron Cundinamarca y Boyacá, debido a la gran cantidad de localidades con los que cuentan, pero en los llanos orientales, donde los departamentos se constituyen con un número bastante bajo de municipios las acciones igualmente fueron constantes. Tal vez Arauca y Meta sean el mejor ejemplo. La siguiente gráfica discrimina este tipo de acciones militares por grupo armado ilegal y departamento. Adicional a la fuerte ofensiva militar, el Pleno del Estado Mayor Central de las FARC de 1997 adopta la estrategia de vacío de poder y con ello el boicot electoral. Así, “… las Farc se proponen la destrucción local del poder Institucional. La ofensiva militar, se acompañó de una política a nivel nacional de incrementar el secuestro de autoridades públicas y desplazamiento de mandatarios locales. Los secuestros masivos contra funcionarios públicos fue justificada como la reacción ante la creación de las Convivir (El Tiempo, 1997), que para ese momento se expandían por todo el país”. El secuestro y asesinato de autoridades públicas no sólo procuraban el colapso del Estado; se enfocaban como retaliación por la matanza de la UP. La Comisión Interamericana, refiriéndose a las Farc y al Eln, dice que: “Grupos armados disidentes en Colombia también han capturado con frecuencia candidatos a puestos de elección. El número de detenciones de esta naturaleza se incrementó significativamente en 1997, después de que estos grupos anunciaron que boicotearían las elecciones municipales a llevarse a cabo en el mes de octubre de ese año. La Comisión recibió información que indica que estos grupos capturaron por lo menos 128 personas que eran funcionarios electos o estaban buscando ser elegidos durante el último trimestre de 1997. Estos grupos por lo general usaban los secuestros para amenazar a los candidatos a los puestos públicos a que se retiraran de las elecciones. Algunos candidatos también eran enviados por los grupos armados disidentes con mensajes a la población para que se abstuvieran de votar. Como resultado de estos actos, candidatos de 132, de los 1.071 municipios del país, renunciaron antes de que se llevaran a cabo las elecciones. Después de efectuadas las elecciones, los grupos continuaron con la captura de funcionarios electos con el propósito de prevenirlos sobre lo bien vigilados que iban a estar y avisarles que sufrirían las consecuencias de sus acciones” (Comisión, 1999, p. 66)”337. Para las elecciones de 1997 se realizaron algo más de 700 acciones contra los comicios electorales, un poco más de 500 fueron cometidas por las FARC, de ellas algo más de 200 por el Bloque Oriental, La siguiente gráfica muestra la distribución de las acciones. Ahora bien, además las FARC obligaron a renunciar a cientos de candidatos a concejos municipales, alcaldías y asambleas: “… 30 alcaldes asesinados entre enero de 1998 y octubre de 2000; 19 aspirantes a alcaldías asesinados entre enero y octubre de 2000 y 15 a los concejos municipales; en este mismo lapso Ávila Martínez Ariel Fernando; Injerencia política de los grupos armados ilegales; En López Claudia, Editora; “Y REFUNDARON LA PATRIA…De cómo mafiosos y políticos reconfiguraron el Estado colombiano”. Editorial Randon House Mondadori; Bogotá. Agosto de 2010.

337

179

180

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

de tiempo, intimidades de manera manifiesta por la guerrilla, 5 alcaldes han renunciado a su cargo y 25 han abandonado sus respectivos municipios y despachan desde ciudades lejanas. Así mismo entre enero y octubre han sido asesinados 19 concejales, y secuestrados 15 alcaldes, según parece para que rindan cuentas a los comandantes guerrilleros… A los graves incidentes recién enumerados habría que añadir otros no menos serios, que contienen idéntico mensaje, por ejemplo, las 48 tomas de cabeceras municipales que tuvieron lugar entre enero y octubre de 2000, y un centenar de masacres en el mismo periodo de tiempo, las primeras ejecutadas, ante todo, por guerrilleros y las segundas por autodefensas”338. Tipo de eventos. Violencia electoral. 1997

Policía Nacional. Ponal.

El siguiente cuadro muestra el total de acciones dirigidas a obstaculizar los comicios electorales discriminados por grupo armado ilegal.

Losada Rodrigo; Violencia y elecciones en Colombia: año 2000. En F. Giraldo, R. losada y P. Muñoz editores;” Colombia: elecciones 2000”; Universidad Javeriana. Bogotá. 2000. Pág. 31.

338

Capítulo 5 / Bloque oriental

El partido político más afectado fue el Partido Liberal, que en esencia era mayoría en varias regiones del país, incluido los Llanos orientales. Algunas investigaciones indican que gran parte de este accionar de las FARC, pero en particular en los llanos, tuvo una motivación de venganza, el Bloque Oriental, desató una fuerte ola de violencia contra la clase dirigente de la región, como retaliación por el genocidio de la UP, y contra los rumores existentes en 1996 y 1997 sobre una posible incursión paramilitar en la región.

3. La expansión paramilitar y la intensificación del Conflicto. El fuerte avance de las FARC entre 1996 y 1999 no era homogéneo en el territorio nacional, de hecho al comparar el total de municipios con presencia guerrillera en 1995 con 1999, no se observan grandes cambios, apenas hay una evolución de 56 municipios. Es decir, ya antes de la ofensiva militar la presencia de las FARC era más bien pasiva o no armada. Sin embargo, fueron los grupos de autodefensas y paramilitares los que pasaron de hacer presencia de 81 municipios a algo más de 300 en este periodo. Si bien en 1997 comenzó la segunda ola de expansión paramilitar sobre 9 regiones del país, desde 1995 gran parte del país sufría las incursiones de estos grupos. (Mapa 19)

Mapa 19. Expansión Paramilitar en Colombia 1984-1997

181

182

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Tres de las zonas donde intentan incursionar estos grupos en 1998 correspondían al Bloque Oriental de las FARC; Cundinamarca, Centro del Meta y Oriente del Meta: “en un lugar montañoso en los límites entre Antioquia y Chocó la plana mayor de las autodefensas acudía a su segunda cumbre con miras a consolidar su fortalecimiento (…) el documento redactado da cuenta del ingreso de tres nuevos bloques de organizaciones paras a las AUC, entre las que se cuenta a las Autodefensas de Santander y sur del Cesar (…)Los otros dos bloques según el punto número uno de la declaración son las autodefensas del Casanare y las de Cundinamarca, departamentos donde el auge paramilitar ha adquirido una inusitada fuerza desde hace aproximadamente un año (…) El documento señala que las AUC continuarán con su decisión de fortalecerse para librar su lucha antisubversiva. También ratifica la posición de esta organización de concurrir a una mesa de negociación solo en igualdad de condiciones a la de los grupos subversivos”339. La casa Castaño con la masacre de Mapiripán en 1997 buscaba tres objetivos. En primer lugar, doblegar los grupos de autodefensa y paramilitares de la zona, que existían desde la década de los setentas y que gozaban de gran independencia, de hecho las autodefensas del Casanare ingresan a las AUC en 1998, un año después de la masacre. En segundo lugar, el mensaje era para las FARC, anunciaban que la guerra por los llanos sería cruenta y sin tregua alguna. El tercer mensaje era para la clase política de la región, que si bien muchos de ellos ya mantenían relaciones con la ilegalidad, se mantenían independientes de circuitos nacionales. La complicidad demostrada con la Fuerza Pública sellaba el mensaje de la Casa Castaño, dado que las ACCU no venían solas, sino con un ejército aliado. La Corte Interamericana comprobó al respecto del caso de la masacre de Mapiripán que: “El Ejército colombiano facilitó el transporte de los paramilitares hasta Mapiripán. Los paramilitares fueron transportados desde el aeropuerto en dos camiones tipo “reo” de los que usualmente utiliza el Ejército, los cuales fueron autorizados para acceder a la pista ante una llamada efectuada por una persona que se identificó como oficial del Batallón “Joaquín París”. Los camiones se dirigieron a un paraje cercano a la llamada “Trocha Ganadera” que conduce al llano y selva adentro. En la carretera, se les unieron paramilitares de Casanare y Meta y desde allí, por vía fluvial, pasando por “El Barrancón” –donde se encontraban la Brigada Móvil II y la Infantería de Marina– continuaron su recorrido sin inconvenientes hasta Charras, en la orilla opuesta al río Guaviare, frente a Mapiripán. Durante el recorrido de San José del Guaviare a Mapiripán los miembros del grupo paramilitar transitaron sin ser detenidos por áreas de entrenamiento de las tropas de la Brigada Móvil II, esta última bajo el mando del Coronel Lino Hernando Sánchez Prado”340. Si bien los grupos de autodefensa eran tradicionales en el Meta y Casanare, estos no mantenían durante la primera mitad de los noventas una estrategia de El Tiempo. “Tres nuevos bloques en las AUC”. Mayo 22 de 1998. Corte Interamericana de Derechos Humanos; Caso de la Masacre de Mapiripán Vrs Colombia. 15 de Septiembre de 2005. Punto. 96- 32.

339 340

Capítulo 5 / Bloque oriental

expansión territorial, las ACCU iniciaron este proceso. En varias regiones del país como en el Sur de Bolívar y Antioquia las FARC no había adoptado una estrategia de combatir a grupos paramilitares, solo esperaban ser atacados para responder, a su vez, a excepción del Urabá y el Magdalena Medio, las AUC nunca aplicaron metódicamente su discurso contrainsurgente, se dedicaron al castigo sistemático de la población civil. Sin embargo, en los llanos las FARC si combatieron e intentaron controlar la expansión de las AUC. En el sur del Meta y Norte del Guaviare se recuerda a alías Benhur González, segundo comandante del Frente 44 de las FARC. Quien dos días después de iniciar la masacre de Mapiripan, reúne 120 guerrilleros y sale en persecución de los hombres de las ACCU. En las Sabanas de Mapiripan se producen 4 combates que se prolongan por tres días. Los habitantes de caseríos de la zona recuerdan que fue casi un combate cuerpo a cuerpo, así a diferencia de otras regiones del país, en los llanos las FARC enfrentaron la avanzada paramilitar. La siguiente gráfica compara la evolución del número de homicidios en el departamento del Meta y los muertos en medio de acciones de conflicto armado. Homicidios y muertos civiles en conflicto Meta 1997-2007

Bases de datos CERAC.

Es notorio el incremento sustancial del número de muertos en medio de acciones del conflicto armado en 1998, que corresponden a los enfrentamientos entre las FARC y la Fuerza Pública, las tomas a cabeceras municipales y el desarrollo de todo tipo de combates. Pero, por primera vez desde 1993, los muertos por combates con grupos paramilitares comenzaron a presentarse. En Guaviare aconteció una situación similar, donde a diferencia del Meta la incursión paramilitar fue repelida por las FARC obligando a las AUC a retirarse. La siguiente gráfica muestra la comparación para el Guaviare.

183

184

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Luego de dichas incursiones las AUC optan por el homicidio selectivo contra líderes sociales y políticos y lo que ellos juzgaban las bases sociales de las FARC. De ahí que el homicidio común en Guaviare aumentara paulatinamente desde el año 2000, al igual que en el Meta. Por lo demás, las AUC aprovecharon el fin de la zona de distensión para incrementar este tipo de acciones. “La creación el 7 de noviembre de 1998 del escenario para adelantar las negociaciones de paz entre el gobierno Pastrana y las Farc se expresó posteriormente en una considerable reducción de la intensidad del conflicto en Meta y Caquetá, estimada en un 44% entre 1998 y 2000 con respecto al promedio de acciones registrado en los años anteriores. En los mapas donde se presenta la evolución de la geografía del conflicto armado, se puede observar la persistencia de las acciones de las Farc en municipios que concentran un elevado número de hechos, hasta el momento en que se inician los diálogos de paz en la ZD. La tendencia descendente en la intensidad del conflicto en estos departamentos se invierte a partir de 2001, como lo indica la evidencia estadística que se presenta en los gráficos adjuntos. En este año se comienza a intensificar la actividad armada de la guerrilla, así como los esfuerzos del Ejército para contenerla. La tendencia ascendente en la intensidad del conflicto se refuerza a raíz de la terminación de la ZD el 20 de febrero de 2002. A partir de esta fecha, las Farc desatan la más grande ofensiva dirigida a afectar la infraestructura de las zonas donde tienen presencia”341. Homicidios y muertos civiles en conflicto Guaviare 1997-2007

Eje derecho: muertos civiles en conflicto Eje izquierdo: homicidios Fuente: homicidios: policía nacional Base de datos en acciones de conflicto armado de Cerac342 Observatorio de derechos humanos y Derecho internacional Humanitario; PANORAMA ACTUAL DE LOS MUNICIPIOS QUE CONFORMARON LA ZONA DE DISTENSIÓN. Vicepresidencia de la República. Bogotá.2003. Pág. 5. 342 La metodología de elaboración de la base de datos de CERAC se explica en: CERAC. (2009). Anexo. En J. A. Restrepo, & D. Aponte, Guerra y violencias en Colombia. Herramientas e interpretaciones (págs. 587-596). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana. 341

Capítulo 5 / Bloque oriental

Ahora bien, antes de entrar a analizar la zona de distensión, se debe decir que el paramilitarismo en los llanos optó por la utilización de narcotraficantes para que dirigieran las incursiones a estas zonas. La fuerte resistencia de las FARC, además de su gran estructura militar, desanimó en varias oportunidades las violentas incursiones paramilitares. Generalmente las masacres y el homicidio en zonas urbanas donde el paramilitarismo gozaba de cierta protección eran las más afectadas por sus acciones. El primer caso se presentó en el Meta con la creación del Bloque Centauros, que había sido fundado por la Casa Castaño, directamente por Vicente, el propio jefe paramilitar en su momento afirmo: “Arroyave había sido un gran apoyo en logística cuando nosotros entramos a los Llanos, pero después de que él salió de la cárcel vio que nosotros no fuimos capaces de controlar el Llano. Carlos estaba al frente de eso y me preguntó la forma de penetrar sólidamente en los Llanos. Yo le dije que el problema era que no había una persona capaz de controlar el Llano, y esa persona tenía que tener dinero. Entonces fue cuando él tomó la determinación de designar a Arroyave como comandante”343. La decisión, en todo caso, no la compartieron los grupos paramilitares tradicionales de la región, pues allí se jugaban disputas internas alrededor del control de negocio del narcotráfico. “Esa determinación de los Castaño, entre otras, generaron fuertes disputas entre los frentes paramilitares de origen llanero, la más conocida entre el Bloque Centauros de Arroyave y las Autodefensas de Casanare a cargo de los Buitrago y alias Martin Llanos”344. La determinación de utilizar narcos para mandar los frentes paramilitares logró quebrar la supremacía de las FARC en varias zonas de los llanos orientales, sobre todo en aquellas donde su presencia había sido débil históricamente. Esto debido, a que al tener narcotraficantes como comandantes, el negocio del narcotráfico, que era el sustento de la sociedad en esa región, quedaba amarrado a las AUC. Ello evidentemente no significaba un choque para la región de los llanos, ni la llegada de un ejército de ocupación, sino que fueron asimilados fácilmente. El segundo departamento donde ocurrió lo mismo fue Arauca. Allí nuevamente el método de franquicias a narcotraficantes fue utilizado, pero a diferencia del Meta en Arauca los grupos paramilitares nunca lograron penetrar. “Además de los primeros ingresos y empoderamientos de grandes capos del narcotráfico a las AUC, como alias Don Berna y Macaco, en un segundo momento vinieron las llamadas franquicias para cubrir ciertas zonas”345. Vicente Castaño a propósito de Arauca dijo: “… la llegada de ‘Los Mellizos’ acá tiene una explicación. En la parte final de la expansión quedaron unas zonas muy difíciles a las que las autodefensas no pudieron llegar. No había con quién cubrirlas. Entonces se abrió un consenso nacional para saber quién podría encargarse de esas regiones. Una de las regiones fue Arauca, donde la guerrilla era amo y señor. Se le pidió a los comandantes Ramón Isaza, ‘Botalón’, a Revista Semana. (6 de Junio de 2005). Habla Vicente Castaño. Revista semana. Ávila Martínez Ariel Fernando; Injerencia política de los grupos armados ilegales; En López Claudia, Editora; “Y REFUNDARON LA PATRIA…De cómo mafiosos y políticos reconfiguraron el Estado colombiano”. Editorial Randon House Mondadori; Bogotá. Agosto de 2010. 345 Ídem. Ávila Ariel. 343 344

185

186

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

los del norte y nadie quiso encargarse de esas zonas por lo difícil y complicado que era. En ese entonces la política era terminar de cubrir todos los territorios a nivel nacional y sólo estaban descubiertos cuatro… Nariño, Arauca, Guaviare y Caquetá. De allí fue que salió el Bloque Libertadores del Sur, que se encargó de Nariño, y que lo cogió ‘Don Berna’ en compañía del Bloque Central Bolívar (BCB). Ese bloque también cogió la zona del Caquetá y Guaviare. Arauca nadie lo quería. ‘Los Mellizos’ eran conocidos de la organización y se fueron acercando ofreciendo donaciones para los grupos de los Llanos hasta que nos dijeron que por qué no les dábamos ese frente. Nosotros tuvimos al comandante ‘Pablo Mejía’ (Víctor Mejía Múnera) un año en formación y después de eso él empezó a manejar el Bloque Vencedores de Arauca. Con ‘Gordolindo’ fue igual. Él se acercó y fue él quien expandió el Bloque Calima hacia el Cauca. Él financió los costos de su entrada financiando el bloque totalmente por un año”346. Nótese como Castaño reconoce que en Guaviare y Arauca el dominio de las guerrillas era muy fuerte y sus reiteradas incursiones habían logrado penetrar las zonas urbanas, pero en las zonas rurales la superioridad de la tropa del oriental era evidente. En todo caso el paramilitarismo aplicó la violencia generalizada como método de adhesión de la población civil. El desplazamiento aumento vertiginosamente entre 1999 y 2002, años de la violenta expansión paramilitar, mientras que el secuestro se redujo sustancialmente, acción típicamente adjudicable a las FARC, y que se derivó de su pérdida de control urbano. La siguiente gráfica compara, para el departamento del Meta, el secuestro y desplazamiento. Así, existe una relación clara donde a medida que desciende el secuestro, aumenta el desplazamiento. Desplazados y secuestrados en Meta 1997-2007

Fuente: Bases de datos CERAC.

Revista Semana. (6 de Junio de 2005). Habla Vicente Castaño. Revista Semana.

346

Capítulo 5 / Bloque oriental

En Guaviare ocurrió algo similar, el desplazamiento aumentó vertiginosamente mientras que el secuestro descendió. Sólo en Casanare, donde el Bloque Oriental no logró nunca una influencia grande sobre la población, tuvo un comportamiento diferente. Esto se debió a que allí la guerra intestinal entre el Bloque Centauros y las Autodefensas Campesinas del Casanare disparó el número de secuestros y homicidios: “Entre 2000 y 2001 las autodefensas comienzan a registrar el mayor número de secuestros en el contexto de la disputa armada entre el BC y las ACC por el control de zonas de interés para el narcotráfico, los dividendos del sector agropecuario y las regalías petroleras… Cabe destacar que entre 2000 y 2004, el mayor porcentaje de secuestros perpetrados por las autodefensas registrado a nivel nacional corresponde a Casanare con 20%, superando a Antioquia con 14%; lo que evidencia la elevada presión que estos grupos ejercen sobre la población civil en este escenario regional”347. Igualmente atipico era el comportamiento en Vaupés, donde las FARC funcionan como un Estado de facto y su control territorial era bastante amplio. Allí el Frente Armando Ríos, considerado, como frente Madre, cuenta con cerca de 600 combatientes. La siguiente gráfica muestra la evolución anual de las acciones del Frente Armando Ríos, que en general fueron similares año a año. Evolución Anual de Acciones Armadas. Frente 1- Armando Ríos. 1998-2010

Fuentes: Bases de datos Corporación Nuevo Arco Iris.

Hay varias particularidades que se pueden destacar sobre este enfrentamiento entre paras y FARC en los llanos, de hecho en algunos casos se repite a nivel nacional. En primer lugar, como fue constante en el resto del país, el mayor número de acciones armadas se derivó del combate entre Fuerzas Militares y guerrillas, mientras los datos e investigaciones indican que los enfrentamientos entre Fuerza Pública y grupos paramilitares fueron bastante bajos, solo esto se invierte en Meta Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, (2002), Panorama Actual de Arauca y Casanare. Vicepresidencia de la República. Bogotá. Pág 25.

347

187

188

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

y Casanare, donde los enfrentamientos entre el aparato estatal y los paramilitares se incrementaron luego del inicio del proceso de desmovilización. Las Autodefensas Campesinas del Casanare no estaban de acuerdo en iniciar un proceso de desmovilización, no sólo por desconfiar del mismo, sino porque la administración de la ilegalidad en la zona era bastante rentable. La Casa Castaño decide someter a las ACC y desplaza para ello al Bloque Centauros, la Fuerza Pública decide operar igualmente contra ACC y en muchos casos pareció que sus acciones eran coordinadas con el Bloque Centauros. “La presión militar en contra de las Farc comienza a ser cada vez mayor y la competencia con los grupos de autodefensa por el control del área periférica se expresa en la concentración de asesinatos y masacres en los municipios cercanos. En el periodo de vigencia de la ZD, la Fuerza Pública logró clara superioridad militar por medio de un mayor monitoreo y capacidad de reacción aérea para contrarrestar los ataques de los alzados en armas, logrando frustrar sus intenciones y producirle un alto número de bajas. La desventaja de las Farc, impidió que siguieran utilizando de manera táctica la ZD y bloqueó las posibilidades de ampliar su dominio territorial”348. La gráfica muestra evolución anual por diadas de disputa. Serie de tiempo del tipo de disputa por díadas de conflicto Meta.

Fuente: Base de datos sobre conflicto armado de CERAC

Observatorio de derechos humanos y Derecho internacional Humanitario; PANORAMA ACTUAL DE LOS MUNICIPIOS QUE CONFORMARON LA ZONA DE DISTENSIÓN. Vicepresidencia de la República. Bogotá.2003. Pág. 8.

348

Capítulo 5 / Bloque oriental

Nótese como cuando desciende la disputa entre guerrillas y Fuerza Pública en 1998, por la instauración de la zona de distensión, las acciones entre guerrilla y paramilitares aumenta, en gran parte de los llanos orientales el paramilitarismo reemplazó el papel de la Fuerza Pública, a la vez la disputa entre esta y los paras fue de un nivel bastante bajo. La dinámica de los enfrentamientos se incrementa entre 1998 y el año 2000: “En el Meta las acciones que revisten mayor importancia se presentan a partir de 1999; en el mes de abril en jurisdicción de Mapiripán se produce un enfrentamiento en la inspección El Anzuelo, entre guerrilleros del frente 7 de las Farc e integrantes de las autodefensas que dieron de baja a cuatro de los subversivos; posteriormente, en octubre, en la inspección Rubiales de Puerto Gaitán se presenta un nuevo enfrentamiento en el que resultaron muertos dos integrantes de las autodefensas. En 2000 las incursiones de las Farc en zonas con presencia de grupos de autodefensa se intensificaron; en el mes de febrero, en el sitio El Mango, jurisdicción de Cabuyaro, se produjeron varios enfrentamientos entre subversivos del frente 42 y miembros de las autodefensas; en marzo, Mapiripán vuelve a ser escenario de los combates, esta vez en el sitio Monte Pelao; en mayo, en zona rural de Puerto Lleras, se presentó un enfrentamiento que causó daños materiales en algunas viviendas; en octubre, se produce uno de los hechos más cruentos en Puerto Concordia, cuando guerrilleros de los frentes 43 y 44 emboscaron a un grupo de las autodefensas, causando la muerte de quince de sus integrantes; en el mismo mes otro choque entre integrantes de las autodefensas con subversivos del frente 39 se registra en Puerto Gaitán en el sitio Alto de Neblinas de la inspección Planas”349. Ibíd. Pág. 6.

349

189

190

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Las FARC con esto aspiraban mantener un añillo de seguridad alrededor de la Zona de Distención, ZD, y evitar que el paramilitarismo cerrara el círculo que estaban formando desde el norte de Cundinamarca hasta norte del Meta. Círculo que pasaba por Casanare y Norte del Tolima. En Casanare a pesar del dominio paramilitar desde la década de los ochentas la Fuerza pública tampoco combatió estas estructuras. Solo se dedicó a la persecución de las guerrillas. La siguiente gráfica muestra dicha relación.

4. De la ofensiva al repliegue Al finalizar la zona de distensión, las FARC lanzan una fuerte ofensiva militar que afecta principalmente el Sur Oriente y Sur Occidente del país. Las acciones se incrementan en más de un 100% de un año a otro e intentan consolidar por un lado lo que han ido construyendo desde 1995 y desplegarse allí donde aun no las FARC tenían una presencia estable. Para el caso del Bloque Oriental el sector más afectado fue Cundinamarca y Meta. “Esta ofensiva se inicia precisamente cuando las FARC deciden aumentar su accionar en el departamento de Cundinamarca, es decir a principios del año 2002. Durante el mes de abril, la insurgencia destruyó puentes, incineró vehículos, atentó contra torres de conducción de energía y contra la infraestructura de comunicaciones, activó artefactos explosivos contra el gasoducto; además realizó ataques contra la Fuerza Pública, especialmente la Policía, dirigidos contra instalaciones en Chaguaní, Pulí, Topaipí y Villagómez. En Silvania, las FARC emboscaron una patrulla del ejército y en Arbeláez, Medina, Quetame, San Bernardo y Une realizaron hostigamientos”350 La siguiente gráfica muestra el comparativo del total de acciones de las FARC desde 1997 hasta 2010; el pico en 2002 casi triplicó el año anterior y dobló al posterior. El año 2002 fue por excelencia el año que se ha denominado la ofensiva de las FARC, pero para ese momento el modelo de la “Nueva Forma de operar” estaba haciendo agua dentro de las FARC. Para el 2002, militarmente las FARC habían cumplido más del 50% de lo propuesto en el Plan Estratégico para la toma del poder, pues habían posicionado cerca del 50% del total de su estructura sobre la Cordillera Oriental, habían creado cerca de 50 compañías y columnas y 7 estructuras guerrilleras rodeaban Bogotá. (Mapa 20). En el mapa se observa cómo cerca de 50 frentes estaban sobre la cordillera oriental y en los márgenes de la misma. Sin embargo, dicho posicionamiento militar había comenzado a debilitarse desde 1999. Mientras el país observa los diálogos del Caguán, tres procesos militares se estaban gestando en todo el país: Por un lado la violenta expansión paramilitar cubrió a 12 zonas a lo largo y ancho del país, en tan sólo 3 años se presentaron algo más de 1 millón de desplazados forzados, el homicidio se incrementó sustancialmente al igual las desapariciones y, en general, las FARC paulatinamente fueron perdiendo las zonas urbanas y cabeceras municipales que pasaron a ser controladas por el paramilitarismo. Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario; Panorama actual de Cundinamarca. Vicepresidencia de la Republica. Bogotá. 2005. Pág. 17.

350

Capítulo 5 / Bloque oriental

Evolución anual de las Acciones de las FARC. 1997-2010

Fuente: Bases de datos Corporación Nuevo Arco Iris.

Mapa 20. Presencia de las FARC en el 2002

191

192

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En Los Llanos Orientales el paramilitarismo controló las principales ciudades del Meta y la capital del Guaviare, desplazando a las FARC de las zonas urbanas y estas aunque con estructuras milicianas consolidadas poco a poco fueron perdiendo su influencia territorial. En segundo lugar, las Fuerzas Militares perdieron la guerra en el sur del país, en particular en el sur oriente, allí el Bloque Oriental logró un control territorial estable que les permitió convertirse en verdaderos proto-Estados. Sin embargo, desde 1999 el gobierno nacional lideró el llamado proceso de fortalecimiento de las Fuerzas Militares, que se basó en 3 estrategias militares. A. La principal estrategia se basó en el fortalecimiento de la aviación, no solo de la Fuerza aérea, sino la creación de unidades de aviación en la Policía y Ejército. Entre 2003 y 2008, es decir, en pleno desarrollo del Plan Colombia y Plan Patriota se adquirieron: • 25 nuevos aviones SUPER TUCANO. • 12 Helicópteros de instrucción BELL 206 RANGER. • 8 Helicópteros Black Hawk. • 4 Helicópteros MI. • 3 Helicópteros Comando y Control. • 2 Aviones Gran Caravan Comando y Control. • 1 Plataforma de Inteligencia. • Construcción 5 buques de apoyo tipo nodriza. Esta situación produjo que inmediatamente la tendencia se revirtiera, pues la asimetría aérea causó que la movilización de grandes contingentes de tropa por parte de las FARC se hiciera casi imposible en zonas con poca vegetación. Los bombardeos se convirtieron en la principal arma de la Fuerza pública contra los grupos guerrilleros. En tan solo un año las FARC perdieron cerca de 200 hombres en acciones de Bombardeo, se podría decir que si bien Mitú fue el punto más alto de la estrategia de las FARC de la Nueva Forma de Operar, también fue el inicio de la contraofensiva de la Fuerzas pública. El periódico El Tiempo recoge una serie de acciones realizadas por la fuerza pública en 1999, en particular en el Cañón de la Llorona: “En las márgenes del río Chigorodó, en lo profundo del cañón, las tropas daban las últimas puntadas a la Operación Leopardo contra uno de los santuarios de la agrupación insurgente, situado en las puertas de la zona bananera. El balance oficial, hasta ese momento, era de 50 guerrilleros muertos, así como 4 militares muertos y otros 18 heridos. El general Mora no podía estar más satisfecho. Desde noviembre de 1998, cuando las tropas recuperaron el casco urbano de Mitú, la contraofensiva que ha liderado el Ejército le ha dado buenos resultados. Sobre todo durante el último mes. El 18 febrero, durante la Operación Eclipse Negro, en Arauquita, el Ejército mostró un video en el que aparecían, por primera vez ante la opinión pública, decenas de cuerpos de guerrilleros muertos durante los enfrentamientos ocurridos en los sitios El Oasis y La Esmeralda.

Capítulo 5 / Bloque oriental

Ocho días más tarde, tropas de la Brigada 13 descubrieron entre Pasca y Gachetá, en Cundinamarca, tres caletas con 20.000 cartuchos de los frentes 22 y 53. Y a finales de la semana pasada, Vladimir González Obregón, conocido como Miller Perdomo, líder del frente 51 y gestor de las llamadas pescas milagrosas, murió en una operación en la zona del Guavio (Cundinamarca). Estos golpes están dando la sensación de una nueva actitud del Ejército, que no solo le ha permitido propinar varios golpes, sino contar con un punto a su favor: no haber tenido reveses en el campo de batalla”351. La fortaleza del Bloque Oriental había quedado expresada en la Toma a Mitú, allí repelieron la retoma de la cabecera urbana por parte de la fuerza pública durante tres días. Un informe mostraba la magnitud del enfrentamiento horas después de iniciarse la toma: “La mitad de los 220 soldados y policías que desembarcaron en las afueras de Mitú fueron copados de inmediato por centenares de guerrilleros que intentaban a sangre y fuego impedir que la Fuerza Pública recuperara la capital del Vaupés. Al lado del basurero del pueblo yacían los cuerpos de 20 soldados de contraguerrilla y 8 policías de antinarcóticos, que hacían parte de la línea de avanzada, que fueron rematados por los hombres de Romaña. La situación era tan crítica que el comandante de las Fuerzas Militares, general Fernando Tapias, ordenó el urgente traslado a la zona de guerra de otros 60 contraguerrilleros. Otros 130 efectivos militares partirán en la mañana de hoy hacia el teatro de operaciones. Según voceros castrenses, los 200 soldados y los 20 policías fueron desembarcados hacia las 10 de la mañana a diez kilómetros de Mitú. Luego iniciaron el proceso de aproximación, pero cuando intentaron entrar al pueblo se encontraron rodeados de más de 400 guerrilleros que los atacaron con cilindros de gas, granadas de fragmentación y fuego nutrido de ametralladoras”352. B. La segunda estrategia implementada por el Estado fue la profesionalización de las fuerzas militares. Para ello se diseñó un plan de crecimiento sostenido de soldados profesionales y creación acelerada de comandos especializados. Bajo la premisa de mejorar la capacidad de combate en tierra se pretendía complementar la ventaja aérea. Se pasó de 21 mil soldados profesionales a algo más de 86 mil en tan solo 8 años. La gráfica muestra la evolución anual de la composición de los miembros de las fuerzas militares. Además, dicha profesionalización se unió con la creación de redes antisubversivas a partir de la vinculación de la población civil al conflicto armado. Si bien inicialmente la estrategia de las Fuerzas Militares fue criticada, tan solo un año después comenzó a dar buenos resultados. Lo primero que se propuso fue la fundación de una amplia red de informantes pagos, la red de cooperantes. En el caso de los llanos orientales, esta política no dio resultados durante los primeros años, pues las FARC en esta zona se habían consolidad a partir de redes tradicionales ligadas a la colonización.

El Tiempo. “Mitú el Inicio de la Contraofensiva” 22 de marzo de 1999, El Tiempo. El Tiempo; “Un Basurero Quedaron 28 Cuerpos”. Noviembre 3 de 1998.

351 352

193

194

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Evolución Anual del Número de miembros de la Fuerzas Militares.

Fuente: Logros de la Política de la Consolidación de la Seguridad Democrática. Presidencia de la Republica.

En todo caso, a medida que la fuerza pública promovió la llegada de nuevos pobladores a la zona, los niveles de infiltración aumentaron. Las políticas de fumigación a la vez desplazaban población tradicional de la región y desde 2005 se ha dado un recambio poblacional en toda la zona del Sur del Meta, Guaviare y Vichada, aumentando los niveles de violencia. En la actualidad, la red de cooperantes llega a 800 mil en todo el país de los cuales cerca de 200 mil estarían ubicados en la región de operaciones del Bloque Oriental. Además de la red de cooperantes, la fuerza pública creó los Batallones de Soldados de mi pueblo, donde población de zonas con presencia guerrillera era vincula rápidamente a las fuerzas militares, y así hermanos, primos y en general familiares se enfrentaban. Esta estrategia desbarató en solo meses la influencia territorial de las FARC. El Bloque Oriental perdió rápidamente la influencia en todo el Oriente de Boyacá, Güicán, Cocuy para 2005 no tenían presencia guerrillera. Para 2007 habían 598 pelotones de Soldados de mi pueblo, cada pelotón de 36 soldados. (Mapa 21). Como se ve de los 598 pelotones cerca de 150 se ubicaban en la zona de influencia de los Llanos, para 2010 el Meta contaba con 30 pelotones, Guaviare con 9 y en general la cifra de 150 no se había modificado sustancialmente353. Por último se puso en marcha el llamado Plan de la Recuperación Social del Territorio, con el cual se quiere cerrar el círculo de la política contrainsurgente en Colombia354. Ministerio de Defensa de Colombia. Logros de la Política de la Consolidación de la Seguridad Democrática. Septiembre de 2007. Bogotá. 354 Ávila Martínez Ariel Fernando; “FARC: Dinámica reciente de la guerra”; Revista Arcanos No 14 “En que Esta la Guerra. Colombia 2008”. Bogotá; Noviembre de 2008. 353

Capítulo 5 / Bloque oriental

En conclusión, las Fuerzas militares han logrado combinar una estrategia militar de guerra regular en el aire, con dinámicas propias de la guerra irregular para combatir a las FARC en tierra. Así, la fuerza pública en varias regiones del país está operando con características propias de la guerra irregular e hibrida que está muy lejos de parecerse a la guerra irregular propia de los setentas y ochentas.

Mapa 21. Fuerza Pública y Bloque Oriental C. La inteligencia militar fue reforzada y en general se consolidó como un centro de producción de información e interpretación de contextos. En la actualidad Colombia se encuentra en el Ranking de los mejores países con inteligencia militar. La mejor labor de inteligencia la está realizando la Policía, mientras que la del ejército se deriva de la asistencia estadounidense.

195

196

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Para 2011 se planea traer un sistema de identificación de metales para la precisión en Bombardeos, similar al que tienen EEUU, Israel, Inglaterra y Rusia, será dado a Colombia hacia marzo de 2011. Anteriormente se poseían los identificadores de señales electrónicas, que debían contar con infiltrados en tierra y otro con identificadores de calor, en ambos casos la precisión no era alta y se corría el riesgo de bombardear población civil y animales. Todo indicaría que esta nueva adquisición será un verdadero golpe a las FARC. El 31 de diciembre del 2003 se lanzó la llamada operación “Año Nuevo” en el Caquetá, buscando preparar terreno para el lanzamiento del Plan Patriota, esta maniobra con pobres resultados355, fue la antesala del Plan Patriota que sería una operación encaminada a la destrucción del Bloque Oriental. Entre 2003 y 2007 se vivió una verdadera guerra en los llanos del Yarí. Así mismo, en Cundinamarca se desarrolló en 2003 la Operación Libertad Uno que sería y es la principal derrota estratégica de las FARC en esa región. Para el año 2002 el Bloque Oriental mantenía 7 estructuras guerrilleras rodeando Bogotá, y se había afianzado con otras 4 que circundaban Cundinamarca. La operación Libertad Uno se lanzó en 2003 y pretendía desplazar estas estructuras del grupo guerrillero, como años antes lo había intentando hacer la Operación Destructor I y II que fracasaron. La ubicación de los frentes de las FARC para el Bloque Oriental en el año 2002 se puede observar en el Mapa 22. Ya para enero de 2004 tres estructuras habían desaparecido y 4 más diezmadas fuertemente desplazándose hacia el Meta. El Frente 22 desapareció luego de una acción de la Fuerza Pública que coincidió con el operativo lanzado por alías el Águila, jefe de las Autodefensas de Cundinamarca. Así mismo los Frente 54, 56 y 52 se esfumaron casi en su totalidad. Solo el frente 53 y 55 logran soportar la fuerte ofensiva por tres meses, posteriormente salieron hacia el Meta. La operación Libertad Uno fue y ha sido la principal derrota estratégica de las FARC, pues perdieron su influencia en el centro del país. Para el año 2003 las FARC habían perdido presencia en cerca de 40 municipios en la zona del Bloque Oriental, todos ellos en Cundinamarca y Boyacá. Al año siguiente, se diseñó puso en marcha el Plan Patriota, que para su momento fue no solo el operativo más grande lanzado contra las estructuras del Bloque Oriental y Bloque Sur de las FARC, sino que de fondo traía una nueva estrategia contrainsurgente. El Plan patriota fue trazado para ejecutarse mediante acciones combinadas del ejército, armada, fuerza aérea y policía. Para ello se creó la Fuerza de Tarea Omega que operarían en un territorio de 241.812 Km2 en Meta, Caquetá, Guaviare y Putumayo, partiendo de la consolidación de la presencia militar en las cabeceras urbanas y posteriormente en las zonas rurales.

Ávila Martínez Ariel Fernando; Documento de Trabajo, Dinámicas Recientes del Conflicto Armado en Colombia. Corporación Nuevo Arco Iris.

355

Capítulo 5 / Bloque oriental

Mapa 22. Bloque Oriental 2002 Fuente: Revista ARCANOS No. 16, “De la guerra de “Jojoy” a la guerra de “Cano””. Corporación Nuevo Arco Iris, abril 2011. Pág. 32.

El Plan patriota se concentraba sobre todo en los municipios de la antigua zona de distensión. Para principios de 2007 se dio inició al llamado Plan Consolidación que además de un componente militar tenía un componente social. Buscaba socavar la base social que tenían las FARC, era la vieja estrategia de “quitarle el agua al pez”. Para lograr tal objetivo la fuerza pública inició tres estrategias. En primer lugar, las llamadas brigadas cívico-militares a través de las cuales el ejército Nacional lleva a las comunidades campesinas jornadas de aseo y salud, además de mercados y afiliación a diferentes servicios que el Estado presta a la comunidad. En segundo lugar, se planteó una táctica para involucrar la población civil de modo progresivo al conflicto armado, en una práctica de contrainsurgencia al estilo guatemalteco de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC)356, pero está vez de una forma legal, se En términos generales se puede hablar de tres tipos de paramilitarismo, como tipos puros de agrupaciones armados y uno de ellos es el caso de las PAC en Guatemala.

356

197

198

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

crearon los Pelotones de “Soldados de mi Pueblo”. Por último, se diseño la estrategia de Recuperación social de Territorio, es decir, masivas inversiones sociales en las zonas de influencia de las FARC. Nos concentraremos en la tercera estrategia, pues las dos primeras fueron analizadas anteriormente. El Plan consolidación creó el CCAI; que reúne las 13 instituciones que debían impulsar la estrategia de la recuperación social del territorio. Entre estas instituciones se encuentra Bienestar Familiar, Ministerio de Agricultura y Acción Social. El Plan es concebido en cuatro fases como lo muestra el siguiente diagrama.

Lo primero en ser consolidado son las cabeceras urbanas, allí se despliega una fuerte red de cooperantes y se inicia la ejecución de los programas sociales. Posteriormente se inicia en zonas rurales, donde el primer paso es la operatividad de la Fuerza pública y sobre todo esta estrategia prevé desplazar la población de estas zonas. Si bien este objetivo no es aceptado por las Fuerzas Militares, las investigaciones de terreno así lo han determinado. Este proceso de des-poblamiento y re-poblamientos se aceleró con la política de las fumigaciones y sobre todo con las erradicaciones manuales. Esto ha generado dos situaciones, por un lado, gran parte de los cultivos de coca han sido desplazados entre los años 2001 y 2009, por lo cual sólo un 42% de los cultivos ha permanecido estable mientras un 58% restante se traslada de un lugar a otro, dependiendo de la presión de la fuerza pública. Por otra parte, se evidencia que mientras las áreas de cultivos de coca disminuyen en algunas regiones donde la fuerza antinarcóticos actúa, aumentan en otras no necesariamente tradicionales cómo son Tumaco y Barbacoas en el departamento de Nariño. Estas cifras implican cambios en el operar de grupos armados que dependen del narcotráfico para garantizar su financiación, y evidencia que muchos de ellos tienen más interés de garantizar un rápido traslado de fuerzas hacia zonas más rentables, que en la defensa acérrima de un territorio, pues el costo de resistir una embestida militar es muy alto. Ante tal panorama de profesionalización y progreso de la fuerza pública, las FARC desde el 2002 empezaron un retroceso lento, pero progresivo. Sin embargo,

Capítulo 5 / Bloque oriental

para el 2003 y 2004 las FARC aun mantenían la creación de nuevas estructuras, como consecuencia del crecimiento y fortalecimiento de los años anteriores, además de la proliferación de los cultivos ilícitos que existía en el momento. Este retroceso de las FARC se entendió como la estrategia de Repliegue. Ello se produjo después del Pleno del Estado mayor realizado en el 2003. Se podría decir de este que dio similares directrices a como era una conferencia guerrillera. Dos fueron los cambios que sucedieron después de dicha reunión. Uno, se reformó la comandancia de las FARC, los miembros del Secretariado se aumentaron a 9, los del Estado mayor Central a 31 y se asignaron nuevos comandantes en los diferentes Bloques y frentes. Dos, se dio la orden de crear más estructuras móviles, de donde salieron 18 entre compañías y columnas. A la vez ante la ofensiva de la fuerza pública en un primer momento las FARC dan la orden de mantener la “actividad Operacional”, que venían aplicando desde mediados de los noventas357, para luego aplicar el llamado repliegue táctico. Las actividades operacionales se mantuvieron durante los años de 2002, 2003 y 2004. Con lo cual las FARC lograron resultados positivos desde su punto de vista. Sin embargo, el nivel de ofensiva que mantenía la fuerza pública hacia retroceder a las estructuras de las FARC cada vez más hacia sus zonas de retaguardia. Ello con un alto costo en vidas para la fuerza pública. La siguiente gráfica muestra la evolución anual de los miembros de la fuerza pública fuera de combate en actos del servicio. Nótese como desde 2003 se presenta un aumento importante en el número de heridos y la cifra de muertos se mantiene estable. Miembros de la Fuerza Pública fuera de combate.

Fuente: Logros de la Política de la Consolidación de la Seguridad Democrática. Presidencia de la República. Rangel Alfredo; Boletín del seguimiento al conflicto, Corporación Seguridad y Democracia. Octubre de 2006.

357

199

200

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Es de aclarar que el aumento del número de miembros de la fuerza pública afectados en actos del servicio en 2008 y 2009 obedece a una adaptación militar del grupo guerrillero. Ahora bien, este proceso de penetración de las fuerzas armadas se concentró principalmente en las zonas del Bloque Oriental y Sur de las FARC. De hecho, el Bloque Oriental ha logrado resistir esta penetración de las fuerzas militares en gran parte de su territorio aunque a costa de sacrificar Cundinamarca y Boyacá. Así mismo, desde 2003 la estrategia de las fuerzas militares encaminadas a destruir las redes sociales de las FARC comenzó a dar resultados; el número de guerrilleros desmovilizados y capturados principió a incrementarse, en gran parte, la red de cooperantes explica esta situación. La gráfica muestra la evolución anual de guerrilleros fuera de combate, discriminados entre desmovilizados, abatidos y capturados. El aumento drástico desde 2003, empieza a descender a partir del 2008. Guerrilleros Fuera de Combate

Fuente: Logros de la Política de la Consolidación de la Seguridad Democrática Presidencia de la Republica

La ofensiva de la fuerza pública, los golpes a las redes de las FARC, los llevó a iniciar un repliegue hacia sus zonas tradicionales. Desde 2007, la situación comenzó a revertirse, las FARC logran detener en varias regiones donde opera el Bloque Oriental el avance de la Fuerza pública. El mapa 23 muestra la ubicación de los frentes de este bloque para 2010, si se compara con el anterior mapa la gran diferencia se halla en Cundinamarca y Boyacá. Mapa 22. A grandes rasgos se podría decir que el punto máximo de la Política de Seguridad Democrática llegó en 2007 y 2008, en estos dos años la muerte de varios jefes de las FARC mostraron que la invulnerabilidad del Secretariado era un mito y además demostraron el gran aparato de inteligencia militar de las Fuerzas Militares. Pero también 2008 fue el inicio de una nueva estrategia militar de las FARC, designada

Capítulo 5 / Bloque oriental

Plan 2010. El “plan 2010” es la estrategia militar que las FARC adoptan para contrarrestar el avance de la fuerza pública. La política de seguridad democrática se basó en un modelo de guerra caracterizado por la inteligencia militar, la aviación y el choque con contingentes grandes de las FARC. Las FARC adoptaron tres estrategias militares y otras tres políticas, en todo caso nos concentraremos en la primera parte.

Mapa 23. Bloque Oriental.2010 Fuente: Revista ARCANOS No. 16, “De la guerra de “Jojoy” a la guerra de “Cano””. Corporación Nuevo Arco Iris, abril 2011. Pág. 33.

Como estrategias militares aplicaron una fuerte descentralización organizacional, con la creación de nuevas subdivisiones de estructuras, creación de mandos y nuevas formas operacionales; en segundo lugar, dejaron de privilegiar acciones de gran envergadura y se dedicaron a una guerra de guerrillas más móvil; por último, hubo una especialización de estructuras armadas en combate y otras en abastecimiento. Mapa 27. El proceso de descentralización llevó a que los Bloques de frentes se dividieran en Comandos Conjuntos de Área, es decir, estructuras más pequeñas que los bloques pero más grandes que los frentes. Esto les permitía, por un lado, superar los pro-

201

202

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

blemas de comunicación entre los mandos de Bloque que habían sido afectados por la inteligencia militar, aunque a niveles de frentes la comunicación era constante; y por otro, amortiguar o superar mejor los golpes a los mandos de las FARC. Para el caso del Bloque Oriental entre 2005 y 2009 murieron 21 de sus mandos, de ellos 8 comandantes de frente. Dicha estrategia les ha permitido en los últimos años asimilar las llamadas operaciones quirúrgicas de la fuerza pública, que intentan poner fuera de combate a los mandos de las FARC. La Fuerza Pública desde mediados de 2008 adoptó la estrategia de “burbujas” con el fin de dar con los principales mandos de las FARC. Según esta estrategia la muerte de miembros del Secretariado de las FARC, así como individuos del Estado Mayor Central causaría una victoria sobre el grupo guerrillero bajo el modelo de victoria diluida, es decir, la muerte paulatina de los mandos llevará a una fragmentación y bandolerización de los diferentes frentes guerrilleros, y con ello la amenaza nacional de las FARC quedará destruida y se crearan pequeñas amenazas locales358. Si bien esta estrategia es bastante discutible, en todo caso, actualmente sustenta el 60 por ciento de la actividad de las Fuerzas Militares. Casi la totalidad de la inteligencia militar se encuentra dirigida al Plan Burbuja (Dirigido contra objetivos de alto impacto), basado en una división del trabajo de inteligencia para cada uno de los jefes de las FARC. Así, por ejemplo, para el caso de la operación Sodoma fue la Policía quien lideró y condujo todo el proceso de inteligencia que dio con la muerte de “Jojoy”, el Ejército es el encargado de dar con “Alfonso Cano”. Es decir las diferentes fuerzas se dividen los mandos de las FARC para hacerles el seguimiento. Las Fuerzas Militares en los últimos ocho años han creado destacamentos especializados en operativos por tierra. Existen siete batallones de operaciones especiales que se entrenan en las ciudades de Duitama y Sogamoso en Boyacá y San José del Guaviare. Se han creado 66 batallones de contraguerrilla, 6 de alta montaña, 18 brigadas móviles, 15 territoriales y 43 destacamentos de tiradores de alta precisión. Incluso, la muerte de Jorge Briceño, alías Mono Jojoy, no golpeó fuertemente la estructura de las FARC, ni siquiera la del Bloque Oriental. Si bien golpeó fuertemente sectores que simpatizaban con las FARC y fue un golpe mediático importante, la estructura militar no se resintió fuertemente. Por otro lado, la mayor asimetría de las fuerzas militares frente a las FARC es la aviación militar, cada vez es más difícil movilizar grandes contingentes de tropa por parte de las FARC para desarrollar operativos grandes. Así que acciones militares como tomas a cabeceras urbanas, enfrentamientos a gran escala empezaron a reducirse, en cambio otro tipo de maniobras especialmente con explosivos aumentaron vertiginosamente. En esencia, las FARC crearon las Unidades Tácticas de Combate, UTC, que son estructuras de 6 a 10 guerrilleros expertos en explosivos y algunos de ellos francotiradores.

Ávila Ariel, De la Guerra de Jojoy a la Guerra de Cano. Informe sobre el Estado del Conflicto. Revista arcanos. 2011.

358

Capítulo 5 / Bloque oriental

Al analizar el total de acciones de las FARC para 2009, si bien los combates seguían siendo altos y estables al compararlos con los años anteriores, las acciones con explosivos mayoritariamente campos minados, hostigamientos y acciones de francotiradores aumentaron vertiginosamente. Estas últimas, ver la gráfica, representan el mayor número de acciones militares, como muestra un comparativo de las acciones totales de las FARC en 2009 y 2010. Es de anotar que el Bloque Oriental ha logrado detener el avance por tierra de las Fuerzas Militares debido a la utilización de minas antipersonal y campos minados de grandes extensiones. Sin embargo, la estrategia de las Unidades Tácticas de Combate, no fue adoptada en el Bloque Oriental, allí la vieja estrategia de la “Nueva Forma de operar” es aún utilizada, de tal forma que la operatividad de la Fuerzas Pública es bastante eficiente contra dicha estructura. La muerte del “Mono Jojoy” significó el fin de una era de la guerra de las FARC. El modelo creado por “Jojoy” en 1995 bajo la estrategia de movilización de grandes contingentes de tropa denominado “la nueva forma de operar” llegó a su punto más alto en 1999, de ahí en adelante entró en un periodo de estabilización y luego en decadencia debido a la asimetría aérea. Fue el Oriental quien manejó las dinámicas de los diálogos del Caguán, allí los miembros de esta estructura de las FARC administraron todo el territorio y las propias dinámicas de los diálogos, llegó a ser tan excluyente, que el propio “Alfonso Cano” salió de la zona un año antes de la finalización del despeje.359 Comparativo por Acciones 2009-2010.

Fuente: Bases de datos Corporación Nuevo Arco Iris.

Al analizar las causas de la debilidad del Bloque Oriental se puede hablar de dos tipos; algunas generales que se podrían aplicar de forma estandarizada a todo Ávila Ariel, De la Guerra de Jojoy a la Guerra de Cano. Informe sobre el Estado del Conflicto. Revista arcanos. 2011.

359

203

204

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

el territorio nacional: La asimetría aérea, la red de cooperantes y la inteligencia militar son los grandes ejes que explican los golpes a las FARC. Es de aclarar que estas estrategias de la Fuerza Pública tienen impactos diferenciales de un territorio a otro. Las causas específicas del constante debilitamiento del Oriental obedecen a varias situaciones. La estrategia militar planteada por las FARC desde 1995 en realidad no fue modificada por el Bloque Oriental, ni siquiera con la orden del “Plan 2010”. Si bien, se adoptaron las estrategias de Unidades Tácticas de Combate, los Comandos Conjuntos de Área y allí se replicaron bastante bien las compañías de orden público; los campamentos y la movilización de tropa nunca se modificaron. El ataque perpetrado contra el Frente 43 a principio de año en el sur del Meta que dejó más de veinte de guerrilleros muertos, y la operación Sodoma muestran que en esta zona del país las FARC aun no se habían adaptado a la forma de operar que trajo el “Plan 2010”. El “Mono Jojoy”, al momento de morir, mantenía cerca de 800 hombres y mujeres en un perímetro de dos kilómetros a la redonda, incluso, debido a la gran cantidad de tropa que se movilizaba con él, en ocasiones tomaba la decisión de quedarse en un sitio por una o dos semanas con el fin de no ser detectado. Durante las semanas posteriores a la muerte de “Jojoy”, las tropas de la Fuerza Pública que desembarcaron en la operación Sodoma han sido hostigadas en un promedio de 3 veces por día. De ahí el aumento del número de acciones del Bloque Oriental en septiembre y octubre.

Mapa 24. Bloque Oriental presencia de las FARC en Meta a 2009

Capítulo 5 / Bloque oriental

Los golpes que ha recibido el Bloque Oriental han sido constantes, desde 2002 se han contabilizado un total de 15 acciones contundentes contra esta estructura, siendo las operaciones Libertad I y II las más destacadas. La infiltración por parte de la Fuerza Pública al Bloque Oriental, fue otro factor decisivo en su debilitamiento. La extendida Red de Cooperantes que se logró articular, permitió identificar campamentos, mandos medios y rutas de movilidad. Buena parte de los desmovilizados, luego son llevados a la zona de la cual salieron con el fin de hacer señalamientos e incluso patrullan con las fuerzas militares. Comunidades enteras se ven afectadas por estos señalamientos, púes en algunas ocasiones se ven obligadas a “colaborar” con la guerrilla, no por gusto, sino por pura obligación, de esas acciones se desprende una verdadera cacería de brujas. Estas estrategias no están enfocadas a construir Estado, ni tejido social, parecieran más encaminadas a destruir cualquier tipo de organización social que intente prosperar en la zona. Incluso, las intimidaciones hacen parte de dicha estrategia. La tercera estrategia militar fue la especialización de la tropa de las FARC, se crearon compañías dedicadas exclusivamente a la preparación de explosivos, otras a la consecución de recursos, entre otras. Con ello intentaban mejorar su capacidad de combate y evitar golpes militares a sus estructuras. En todo caso las FARC han logrado especializar gran parte de su tropa ubicada en el Bloque Oriental, en este las Fuerzas de Tareas del Ariari tal vez son el mejor ejemplo. Allí el Oriental ha logrado detener el avance del Plan Consolidación. El mapa 28 muestra la ubicación de las estructuras de las FARC para 2010 en el Meta.

205

Sexto Capítulo COMANDO CONJUNTO DE OCCIDENTE Nicolás Peña Aragón

Introducción Este capítulo tiene como propósito abordar el estudio del Comando Conjunto de Occidente (CCO) de las FARC-EP, en su zona de operación en los departamentos de Valle del Cauca, Cauca y Nariño, su llegada, permanencia, relaciones con otras organizaciones armadas, con la institucionalidad y con la población civil. La probabilidad de analizar algunas zonas de “hinterland” entre los departamentos del Valle y Chocó se incluirá, por las dinámicas de la organización de las FARC-EP que trasciende los límites oficiales de los departamentos. Sobre la zona del Valle y Chocó, los investigadores Salazar, Castillo y Pinzón, de la Universidad del Valle han señalado que: “En el noroccidente, el avance de los cultivos de coca en la región montañosa del Valle y en el vecino Chocó, ha desencadenado un rápido proceso de sustitución de cultivos tradicionales por coca y una lucha violenta por el control de la región y del paso hacia el mar Pacífico. Allí combaten organizaciones del narcotráfico, las Autodefensas Unidas del Norte del Valle, las FARC y las fuerzas regulares. Es su interacción violenta la que ha venido creando una nueva subregión que integra algunos municipios del Chocó y del Valle del Cauca.” 360 El Comando Conjunto de Occidente (CCO) opera en amplias zonas del suroccidente colombiano, en los territorios de los tres departamentos, sin embargo, esta ubicación no implica que en determinados momentos no se presenten desplazamientos hacia otros departamentos como es el caso de los corredores de comunicación con el centro del país, Putumayo y el vecino país del Ecuador.

Salazar, Boris y otros. “Guerra y distribución territorial en el Valle del Cauca”, en: Modelos estimables de interacción estratégica y orden territorial para Colombia”, Universidad del ValleColciencias. 2009.

360

208

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

La violencia en esta región del país es de larga data, sin embargo, no es sino hasta la década de 1980 cuando las FARC-EP, en relación con sus nuevos planteamientos estratégicos, inician el copamiento territorial del Valle del Cauca, Cauca y Nariño convirtiéndose este territorio en unos de los de más alta operatividad y mayor importancia estratégica para la organización guerrillera. El departamento del Valle se caracteriza por tres subsistemas de comunicación interacción: la vía panamericana y su zona de influencia plana, en donde el Estado elabora su plan de seguridad hasta ahora vigente; el segundo subsistema, corresponde a la zona montañosa entre dos cordilleras, con campesinado pobre y diseminado en ambas laderas; y finalmente, una extensa zona no integrada totalmente al desarrollo nacional, que bordea directamente al mar, la zona del pacífico, con Buenaventura como eje. Esta última zona es la más apetecida geoestratégicamente hablando. En ella se interconectan las cordilleras a través de antiguos caminos, lechos de ríos y las carreteras nacionales mismas. El capítulo se ha construido a partir de la recomposición de diferentes miradas y análisis de lo que ha sido el accionar del CCO, intentando mostrar un panorama de las dinámicas y fluctuaciones de la guerra en esta zona del país. Se busca en primer lugar describir y delimitar la zona en donde opera el CCO, las condiciones propias del territorio, la relación del actor con este y su población, así como la importancia que esta región representa para las FARC-EP. Posteriormente, se aborda la descripción de la forma como la organización inicia el copamiento del territorio a través de la estrategia de desdoblamiento de frentes, se describe los flujos y reflujos de la organización según la lógica de los rigores del conflicto armado.

1. Contextualización geográfica y territorio donde opera el CCO. El Comando Conjunto de occidente de las FARC-EP opera en lo esencial en los territorios del Valle del Cauca, Cauca y Nariño y la zona sur del Chocó (Mapa 29). Estos departamentos comparten una serie de características entre sí, quizás la más importante en relación con el conflicto armado, sea la costa sobre el Océano Pacifico, otra de no menos relevancia es hallarse los tres sobre la Cordillera Occidental de los Andes, haciendo que una parte considerable de sus territorios se encuentren en zonas montañosas. Esta localización configura unos ecosistemas variados, donde se presentan una gran diversidad climática y topográfica común. La zona suroccidental del país se compone de un intrincado sistema montañoso en el sur, desde la frontera con la República del Ecuador, pasando por los departamentos Nariño, hasta el Cauca. La cordillera desciende suavemente hacia el piedemonte de Santander de Quilichao (segunda ciudad del Cauca). Desde allí inicia el largo valle que recorrerá hasta la comarca de Cartago, al norte del departamento del Valle. La línea de corte imaginario se puede realizar sobre las alturas de la cordillera central, descendiendo hacia el Valle del rio Cauca. Hacia el occidente, de nuevo se levanta la cordillera que lleva este mismo nombre. Aunque no es tan elevada como la central, si ofrece accidentes orográficos que permiten el tránsito de los grupos armados en sus accionar de guerra. En el intermedio de estas dos

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

cordilleras desciende el rio Cauca. En este valle estrecho que representa solo el 3% del territorio nacional, se ha desarrollado una de las más prósperas economías agroindustriales de Latinoamérica. Allí hacen su asiento los principales ingenios azucareros361, hoy en mutación capitalista hacia la producción de los biocombustibles. Una vez más se confirma la hipótesis básica que evidencia que en las alturas y zonas de difícil acceso es el lugar natural para la presencia guerrillera. De ahí que en la selva del litoral pacífico encuentren “el agua” para el pez.

Mapas 25. Presencia de estructuras del CCO. Los ríos que nacen en esta cordillera sirven de interconectores o “acuapistas” para la comunicación hacia el mar. Este es el caso del Rio Naya y su especial ubicación estratégica, entre los límites de los departamentos del Valle y Cauca. En esta zona se ha conocido no solo la colonización de más de cincuenta años, sino las masacres y el desarraigo de los 90’s y 2000’s. Las noticias sobre las masacres de 2001 aún retumban en el occidente colombiano. La disputa por este territorio ha sido intensa. Ciertamente la disponibilidad de una población afecta al sentir insurgente, agregado a los recursos naturales nada despreciables, han convertido San Carlos, Manuelita, Incauca, Risaralda, Riopaila, Providencia, Pichichí, Mayaguez, María Luisa, La Cabaña, Central Tumaco, Carmelita. Central Sicarare, Castilla.

361

209

210

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

este sector geográfico en un paraíso en disputa. Nuevas migraciones de desplazados hacia Buenaventura y Cali hablan de lo ocurrido. Dentro de este corredor pacífico, intervenido por los macro proyectos del IIRSA, también se encuentran en intervención, Bahía Málaga, Tribugá y el posible canal interoceánico San Juan-Atrato, lo que agregado acarrea tensión y presión sobre el territorio y él, la población. La familia Uribe Vélez, posee intereses claros en las zonas aledañas a Tribugá, nuevo puerto en el Chocó que desplazaría a Buenaventura.362 La costa pacífica cuenta con grandes asentamientos de población afrocolombiana, siendo los pobladores predominantes en esta región. La salida al océano, articulada por una gran cantidad de ríos, como Telembi, Patía, Guapi, Iscuandé, Naya, entre otros, especialmente en Nariño, permite que sea utilizada como ruta de comunicación y comercialización de armas y drogas. Es el escenario para la intercomunicación del litoral pacífico, no necesariamente para los productos “ilícitos”, también entran por allí alimentos, medicinas, información para actores armados o no. En esta región se desarrolla una importante actividad comercial, principalmente en los puertos de Buenaventura y Tumaco. El establecimiento de importantes compañías productoras y comercializadoras en estos puertos han hecho rentable para las organizaciones armadas el desarrollo de actividades en estos dos municipios a través de la extorsión y el cobro de vacunas. Además de ser punto de comercio, el pacifico es propicio para el establecimiento de cultivos de uso ilícito, especialmente los de hoja de coca. Nariño presenta el mayor número de hectáreas cultivadas de coca en el pacifico colombiano y se ha convertido en el segundo departamento con mayor área cultivada en el país, después de Putumayo. En la región pacifica de Cauca y Nariño el conflicto armado ha alcanzado un alto desarrollo manteniendo, a diferencia de otras regiones del país, un grado considerable de intensidad. Esto se debe en parte a las condiciones propias del terreno, donde predomina una espesa vegetación, que permite el establecimiento de estructuras armadas, así mismo los ríos que sirven como corredores, desembocan en el océano facilitando la comunicación y tránsito por vías que no pueden ser controladas en su totalidad por parte de las fuerzas de seguridad del Estado. Además de los afrodescendientes, poblaciones indígenas y mestizas habitan extensas regiones de los tres departamentos, en especial son significativos los asentamientos de comunidades indígenas en las zonas montañosas de Cauca y Nariño. Si el pacífico es importante económicamente para las FARC, la zona de la cordillera, debido a las condiciones del terreno así como la marginalidad de sus pobladores hacen que sea un lugar propicio para la confrontación armada, para el establecimiento de estructuras armadas y la ampliación de base social para la insurgencia. Los lugares más importantes para la los actores armados en esta región son el Macizo Colombiano, Nudo de los Pastos y la parte norte del Cauca. El Cañón de Garrapatas (entre los límites de los municipios de Bolívar, el Dovio y Buenaventura, Valle; Sipí, Chocó, en la confluencia del norte del Valle, http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1576082

362

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

sur de Chocó y oriente de Risaralda y Caldas, es otra importante zona de tensión y disputa, así como la entrada y el paso hacia el norte y occidente de Colombia. Por ello es una de las salidas hacia el océano Atlántico, vía Urabá, o al Pacífico, vía Buenaventura. De nuevo, coincidencia estratégica entre la geografía de difícil acceso y la organización armada. El Macizo Colombiano es una importante zona de tránsito para las organizaciones armadas; permite pasar desde el suroccidente colombiano hacia el centro del país, comunicando al CCO con las demás estructuras de las FARC-EP. Además de ser un importante corredor, este Macizo es la fuente de agua dulce más importante del país y la segunda de Latinoamérica, teniendo allí nacimiento ríos como el Patía, Cauca, Magdalena, el Putumayo y el Caquetá. El Macizo Colombiano es un área estratégica a nivel global debido a su producción de agua, biodiversidad y los ecosistemas que contiene, convirtiéndola en una región con altas potencialidades para el desarrollo. El Nudo de los Pastos es la entrada de la cordillera de los Andes al país, allí se inicia la división de las tres cordilleras que atraviesan la geografía colombiana. Esta zona forma parte de la frontera con la Republica del Ecuador. El norte del Cauca comprende los municipios de Santander de Quilichao, Buenos Aires, Suárez, Puerto Tejada, Caloto, Villarrica, Corinto, Miranda, Padilla, Jambaló, Caldono y Toribio.363 La región, posee zonas planas y zonas de media y alta montaña con pisos térmicos que oscilan entre los 800 y 3600 msnm. En sus cercanías se encuentra el Valle del Cauca y Tolima. Es de especial relevancia la cercanía de esta zona de operaciones del CCO con el Tolima, puesto que en territorios de este departamento al parecer se encuentra Alfonso Cano, máximo comandante de las FARC. Esta proximidad permite que frentes como el 6 contribuyan a la seguridad de Cano, además del establecimiento de rutas de suministros. En Nariño y Cauca predominan los minifundios con explotaciones agrícolas de autoconsumo ubicadas en zonas de ladera y de baja productividad habitadas por un campesinado pobre. Los ingresos de los trabajadores en estas zonas son de los más bajos a nivel nacional.364 Una parte considerable del Cauca y de la costa pacífica de Nariño son clasificados como periferia marginal rural, estos municipios presentan escasa posibilidades de desarrollar actividades agropecuarias y sus principales fuentes de ingresos son ganadería, pesca y minería. Son municipios que presentan un crecimiento y una densidad demográfica baja con un número reducido de trabajadores asalariados.365 En la parte sur de Nariño se presenta lo que Echandía llama colonización de frontera, caracterizada por movimientos migratorios generados por la violencia y la transformación campesina de la región andina.366 En estas zonas se presentan bajos indicadores socioeconómicos de la población, así como escasa presencia del Estado. Asociación de Municipios del Norte del Cauca. Consultado en web http://www.amunorca.gov.co/ municipios/generalidades.html 364 Echandía Castilla, Camilo. El conflicto armado y las manifestaciones de violencia en las Regiones de Colombia 365 Ibíd. 366 Ibíd. 363

211

212

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En Valle del Cauca predomina el latifundio destinado a la explotación agroindustrial, en donde se destacan los cultivos de caña de azúcar en la zona conocida como el Plan del Valle, lugar de grandes extensiones explotadas por ingenios azucareros. Estos tres departamentos, en especial el Valle del Cauca y Cauca tienen una larga historia de lucha por la tierra y colonización, principalmente en las regiones montañosas del departamento en donde tradicionalmente se ubico una economía cafetera. Las guerrillas presentes en el territorio hacen gala de ser inmediatas herederas de estas resistencias de los 50’s, 60’s y 70’s. Lugares de resistencia históricas como Tuluá, Trujillo, El Águila, Palmira, entre otras. La conexión con el páramo de Las Hermosas, límites con el Tolima, se nutre de historias orales y caminos históricos por los que salvaron ayer sus vidas los antiguos combatientes y hoy interconectan el accionar guerrillero. La Cordillera Alta de los Pijaos (la Central), continúa en el imaginario resguardando resistencias e interconectando el centro del país con todos los puntos cardinales. De ahí que ciertamente las fuerzas militares hayan dicho que quien domina la zona centro del país domina todo el territorio nacional. En cuanto a la configuración urbana Cali se presenta como centro regional (ciudad región), en donde se concentra la actividad industrial y financiera imprimiendo funcionalidad, cohesión y dependencia a amplias zonas geopolíticas.367 Las ciudades de Pasto y Popayán también poseen cierta relevancia en cada uno de los departamentos de los cueles son capitales, sin embargo no tienen la misma importancia de Cali en esta zona del país. Los frentes ubicados en la estructura de mando del Comando Conjunto de Occidente que hacen presencia en las subregiones de estos tres departamentos, son los Frentes 30, 60, 29 y la columna Móvil Daniel Aldana los cuales operan en la costa pacífica. Los Frentes 6, 8 y las columnas móviles Mariscal Antonio José de Sucre y Jacobo Arenas actúan en la región andina. La Columna Arturo Ruiz y el Frente Urbano Manuel Cepeda Vargas actúan en la zona del Plan del Valle, este último opera específicamente en la ciudad de Cali. Las características geográficas y socio-económicas del Valle del Cauca, Cauca y Nariño revisten especial importancia estratégica para el desarrollo del proyecto armado de las FARC, que encuentra otros actores y dinámicas sociales que entran a disputarle, además del Estado, el dominio sobre el territorio. El Valle del Cauca cuenta con una superficie de 21.195 km², limita en el norte con los departamentos de Choco, Risaralda y Quindío, al Oriente con el Tolima, al sur con el Cauca y al occidente con el Océano Pácifico. Las condiciones topográficas del departamento son variadas pudiéndose ubicar en su configuración tres sub-regiones. En el occidente se encuentra la costa pacífica con la población de Buenaventura como su único centro urbano, la cordillera Central y Occidental determinan su zona montañosa, en tanto que el espacio entre estas dos cordilleras, atravesadas por el río Cauca, forman la zona plana del valle del río Cauca, con una extensión cercana a los 3.000 Km2, constituye una de las Ibíd.

367

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

zonas agrícolas más fértiles e importantes del país, donde se localizan grandes empresas agroindustriales, plantaciones e ingenios azucareros. La población total del departamento del Valle del Cauca es de 4.318.191 personas, de las cuales, 2.264.256 viven en Santiago de Cali, su capital. Se estima que el 81.85% de la población vallecaucana se concentra en los centros urbanos y el 18.2% en las áreas rurales,368 por lo tanto demográficamente es principalmente urbano. La mayor parte de la población es mestiza, sin embargo, también se encuentran grandes asentamientos de población afrodescendiente, asentada en la costa pacífica, así como indígenas de las comunidades Embera, Embera Chamí, Nasa, Wounaan ubicados en el valle y zonas montañosas. Administrativamente el Valle del Cauca cuenta con 42 municipios agrupados en cinco subregiones: Sur: Cali, Candelaria, Dagua, Florida, Jamundí, La Cumbre, Palmira, Pradera, Vijes y Jumbo. Norte: Alcalá, Ansermanuevo, Argelia, Bolívar, Cartago, El Águila, El Cairo, El Dovio, La Unión, La Victoria, Obando, Roldanillo, Toro, Ulloa, Versalles y Zarzal. Occidente: Caicedonia y Sevilla. Centro: Andalucía, Buga, Bugalagrande, Calima, El Cerrito, Ginebra, Guacarí, Restrepo, Riofrío, San Pedro, Trujillo, Tuluá y Yotoco. Occidente: Buenaventura.369 Santiago de Cali, es la capital del departamento y una de las grandes ciudades del país, con una población de más de 2.000.000 de habitantes. Es un centro de desarrollo económico y empresarial de gran importancia. La ciudad de Cali ha sido centro de importantes disputas por el control del negocio del narcotráfico, siendo el Cartel de Cali en la década de 1990 el referente de esta actividad ilícita en esta ciudad. El departamento del Cauca tiene una superficie total de 29.308 km², limita territorialmente al norte con el Valle del Cauca, al sur con Nariño y Putumayo, al oriente con Huila y Tolima, y al occidente con el Océano Pacifico. Al igual que el departamento del Valle del Cauca, el Cauca posee gran diversidad topográfica, determinada por la costa pacífica, la cordillera central y occidental, así como el paso del río Cauca. La población total del departamento es de 1.297.594 habitantes, según proyecciones del DANE a 2008370. Se estima que cerca de 286.000 son indígenas, alrededor del 22% de la población, perteneciente a las comunidades Guambiana y Coconuco, Embera, Nasa, Inga y Yanacona agrupados en 72 resguardos, ubicados principalmente en las zonas montañosas. Cauca tiene la mayor presencia de indígenas en el país. La población afro-descendiente es del 22%, en proporción similar a la indígena, y se encuentra ubicada en la costa pacífica. Administrativamente Cauca se encuentra dividido en 41 municipios, ubicados en siete subregiones: Norte: Suárez, Buenos Aires, Santander de Quilichao, Caldono, Villa Rica, Puerto Tejada, Miranda, Padilla, Corinto, Caloto, Jambaló Toribío. Victoria Eugenia Perea García, El Valle nos toca ‘Una mirada al pasado, el presente y el futuro del Valle del Cauca desde su patrimonio cultural’. 369 Luis Fernando Aguado Quintero, Et al, Una mirada Agregada al Acceso a Servicios Sociales para la Niñez en el Valle del Cauca (Colombia). 370 Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Censo 2005. 368

213

214

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Centro: El Tambo, Morales, Cajibio, Piendamó, Popayán, Silvia y Timbiquí; occidente: López, Timbiquí y Guapi. Sur: Argelia, Balboa, Patía, Sucre, Mercaderes, Bolívar y Florencia. Bota Caucana: Santa Rosa y Piamonte. Oriente: Inza y Páez; y el Macizo: Rosas, La Sierra, La Vega, Almaguer, San Sebastián, Sotorá y Puracé.371 Aunque Popayán es el principal centro urbano y capital del departamento, la cercanía con Cali hace que esta ciudad sea una fuerte influencia urbana, especialmente en los municipios del Norte del Departamento. Nariño es el departamento ubicado más sur del occidente colombiano. Su superficie total es de 33.265 Km2, limita al norte con Cauca, al oriente con el departamento del Putumayo, al sur con la República del Ecuador y al occidente con el Océano Pacífico. Su topografía se encuentra determinada en el centro por el Nudo de los Pastos, ubicado en la cordillera de los Andes, la amplia costa pacífica en el occidente y la vertiente amazónica cerca del departamento del Putumayo. Este departamento se caracteriza, principalmente, por la agricultura de subsistencia en micro fundos y minifundios dedicados a la producción alimentaria. Administrativamente Nariño se halla dividido en cinco subregiones con sus respectivos municipios. Norte: Albán, Arboleda, Belén, Buesaco, Colón, Cumbitara, El Peñol, El Rosario, El Tablón de Gómez, El Tambo, La Cruz, La Unión, Leiva, Los Andes-Sotomayor, Policarpa, San Bernardo, San Lorenzo, San Pablo, San Pedro de Cartago y Taminango; Occidente: Ancuya, Consacá, Guaitarilla, La Llanada, Linares, Providencia, Samaniego, Sandona y Santacruz-Guachavez. Sur: Aldana, Contadero, Córdoba, Cuaspud-Carlosama, Cumbal, Funes, Guachucal, Gualmatán, Iles, Imués, Ipiales, Ospina, Potosí, Puerres, Pupiales, Sapuyes y Túquerres; Pacífica: Barbacoas, El Charco, Francisco Pizarro, La Tola, Magüí-Payán, Mallama, Mosquera, Olaya Herrera, Ricaurte, Roberto Payán, Santa Bárbara y Tumaco; Centro - Pasto: Pasto, Chachagüí, La Florida, Nariño, Tangua y Yacuanquer.372 Pasto es la capital y principal ciudad del departamento, aunque en las diferentes subregiones se hallan importantes centros como Tumaco en la costa pacífica, e Ipiales al sur, de gran importancia debido a su proximidad con Ecuador. Sobre la geografía y los procesos económicos, políticos, sociales, culturales y étnicos de esta región del suroccidente del país se desarrolla el conflicto armado colombiano en una particularidad definida por la complejidad de los ecosistemas, la dinámica de sus luchas sociales y políticas y, la variedad y diferencia del propósito de los distintos actores que operan sobre un territorio en disputa permanente por las posibilidades que ofrece el mismo para el logro de distintos fines.

2. Historia, desarrollo y desdoblamiento de Frentes La existencia de enfrentamientos armados en el suroccidente colombiano, así como la resistencia de los movimientos sociales, han estado en la región desde antes del surgimiento de las FARC-EP y el ELN en la década de 1960373. Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Estudio General de Suelos y Zonificación de Tierras. Pg. 33. Gobernación de Nariño, Plan de Desarrollo Departamental 2008-2011 Adelante Nariño. Pág. 13. 373 La violencia que se desarrollo en las décadas de 1930 y 1940 y se agudizo en la década de 1950, 371

372

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

La interpretación geográfica del gran cono del nevado del Huila, conlleva a la explicación del por qué la rápida presencia en diversos departamentos que están en su zona de influencia. Desde la región de Marquetalia (entre Huila y Tolima), pasando por Río Chiquito, Tierradentro y luego Pato-Guayabero (hacia el Caquetá). Ganar la parte alta del nevado significaba el rápido movimiento o descenso-ascenso hacia alguno de los departamentos antes mencionados. La cercanía entonces al lugar mítico- fundante del movimiento político-armado de las FARC-EP, es para el CCO cuestión de dignidad y referente de no repliegue. De hecho, durante los años del anterior régimen, este comando sostuvo de manera ininterrumpida sus accionar en lo urbano y rural, constituyéndose ciertamente en la región con mayor fuerza en cuanto a acciones de guerra se refiere. Desde sus orígenes las FARC-EP han estado presentes en el suroccidente del país. En sus inicios operó en Cauca y Valle del Cauca, como parte de la zona de acciones del Bloque Sur, sin embargo, solo hasta la década de 1980, esta organización guerrillera desarrolla una presencia sostenida y se estructura como organismo en esta región, operando a través de los Frentes 6 y 8 entre 1964 y 1980 en el Cauca. La Séptima Conferencia de las FARC, 1982, constituye en relación con el desarrollo del conflicto armado en esta región un punto importante de referencia, puesto en ella adoptan varias estrategias que explican su llegada y fortalecimiento en el occidente colombiano. En primer lugar, está lo que se conoce como la nueva forma de operar (NFO), la cual replantea la concepción de guerra popular prolongada y le da una especial relevancia al factor ofensivo en las acciones militares. En este territorio las FARC han propinado fuertes golpes a la fuerza pública siendo uno de los más recordados la toma el 21 de diciembre de 1997 de la base militar de Patascoy, en Nariño. En esta acción murieron 10 militares, 4 quedaron heridos y 18 más fueron tomados prisioneros por parte de las FARC. En segundo lugar, se sigue la estrategia de crecimiento basada en el desdoblamiento de los frentes, iniciando también una serie de modificaciones en sus estrategias queriendo hacer presencia en zonas con mayor potencial estratégico y llevar su accionar hacia las zonas urbanas. La Octava Conferencia de las FARC, 1993, se plantea la necesidad de replicar la experiencia de la creación del Bloque de frentes en los llanos orientales. El objetivo de los Bloques es la “aproximación de la fuerza militar a los centros urbanos consolidando aéreas a su paso con organización de masas y presencia miliciana”374. La conferencia establece que en los lugares en donde no estén dadas las condiciones para la creación de un Bloque se conformara un Comando Conjunto, el cual buscara las condiciones hizo presencia en los departamentos del Valle del Cauca y el Cauca entre 1949 y 1953. (Guzmán Campo, Fals Borda, & Umaña, 1966). En la violencia de finales de la década de 1950 e inicios de 1960 se registra en el Valle del Cauca la presencia de los conocidos “Pájaros” conservadores y “cuadrilleros” liberales entre las que se destacan las cuadrillas de “Celedonio Vargas” y la de “El Mosco”. Estas estructuras operaron en la zona montañosa del Valle, provenientes de zonas cafeteras. 374 Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC, Octava Conferencia 1993.

215

216

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

para la creación de un Bloque. Los comandos conjuntos son organismos de coordinación los cuales buscan orientar las acciones de guerra de los diferentes frentes y columnas que tienen presencia en un determinado territorio y no se encuentran agrupados en un Bloque. El Comando Conjunto de Occidente se creó con el fin de agrupar los frentes que operan en el suroccidente colombiano buscando ser el enlace con las estructuras de mando375. El informe de la Octava Conferencia dispone que “como existe la posibilidad que los frentes no tengan claridad sobre el desarrollo del plan estratégico, es necesario, que un integrante del Secretariado se ubicara en cada uno de los Bloques con el fin de que solucione rápidamente problemas concretos”376. Para el CCO se fijó inicialmente a Alfonso Cano como representante del Secretariado siendo remplazado luego por Pablo Catatumbo, quien actualmente continúa como miembro del Secretariado para el CCO. Pablo Catatumbo (Jorge Torres Victoria), procede de la línea ideológica de las FARC-EP, lo que marca una cercanía a Alfonso Cano. Como antiguo profesor de la Universidad Santiago de Cali y antiguo militante del M-19, tiene su arraigo en las gentes del occidente, lo que traduce una oportuna gestión en comunicaciones, recursos y presencia militar construida durante décadas. La mencionada Conferencia de las FARC-EP precisa como objetivo estratégico del CCO la creación de las “condiciones políticas y militares para ejercer un dominio y control sobre Cali”. Para este fin establece los siguientes límites para que el Comando Conjunto de Occidente actúe: Iniciando en la Costa Pacífica en Tibuga, se parte hacia la Pureza, Altagracia, Villaconto, Yuto, Lloró, Ogodó, Bagadó, Carmelo, Playa de Oro; continuando por los limites de Chocó y Risaralda, Valle y Risaralda, Valle y Quindío, Valle y Tolima, Cauca y Huila hasta Aranzazu; de aquí a los Ídolos, Quebraditas, Santa Clara, Las Juntas; siguiendo por los limites de Putumayo con Cauca y Nariño hasta la Laguna de la Cocha; se sigue a Yacuanquer, Tagua, Funes, Contadero, Ipiales, Tulcán; continua por la frontera con Ecuador, siguiendo por la Costa Pacifica hasta Tibuga.377 Sumada a esta delimitación territorial, la Conferencia establece la necesidad de que cada Frente disponga de una escuadra para iniciar incursiones a nuevas áreas, en la perspectiva de convertirse en nuevos frentes. Ordena el reforzamiento del Frente 29 con una escuadra del 32 para iniciar la penetración que conduzca a la construcción de un nuevo frente, así como la conformación de otro ubicado entre Ceilán (Valle del Cauca) y La Uribe (Meta). Para 1996 el CCO tenía cuatro frentes, sumados al 6 y el 8, se creó el 29 en el Cauca, y el 30 en el Valle del Cauca, en la proximidad a Cali. En los límites con el Tolima entro el Frente 13, perteneciente al Bloque Sur378. Ibíd. Ibíd. 377 Ibíd. 378 Ver Echandía Castilla Camilo, El Conflicto Armado y las Manifestaciones de la Violencia en las Regiones de Colombia. Presidencia de la República. 375 376

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

El Frente 6 de las FARC-EP se constituye en el referente de esta organización en el Cauca, a partir del desdoblamiento de este Frente se crea el 30, el cual opera en el Valle del Cauca. El fortalecimiento de estos, así como el aumento de su capacidad operativa, permite la creación de nuevas estructuras y la conformación de nuevas formas operativas como lo son las columnas móviles. En Nariño la presencia de las FARC-EP se da a través de la incursión del Frente 29 y el 8 provenientes del Cauca. Así mismo parte de la aparición en la región se debe a la entrada de frentes del Bloque Sur de las FARC-EP, en este caso el Frente 2.

Mapa 26. Comando Conjunto Occidente 2010 Fuente: Revista ARCANOS No. 16, “De la guerra de “Jojoy” a la guerra de “Cano””. Corporación Nuevo Arco Iris, abril 2011. Pág. 36.

217

218

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En relación con el territorio, la siguiente es la distribución de los diferentes frentes y columnas que componen el Comando: Valle del Cauca: Frentes 30 (desde Tolima) 6, Compañía Móvil Alonso Cortés y el Bloque Móvil Arturo Ruiz. Cauca: Frentes 6, 8, 29, 30, 60 y la Columna Móvil Jacobo Arenas. Nariño: Frentes 29 y 8, Columna Móvil Daniel Aldana y la Columna Móvil Antonio José de Sucre. Regionalmente la siguiente seria la presencia de los frentes del Comando Conjunto de Occidente: Costa Pacífica: Frentes 30, 60, 29 y la columna Móvil Daniel Aldana. Región Andina: Frentes 6, 8 y las columnas móviles Mariscal Antonio José de Sucre y Jacobo Arenas. Plan del Valle: El Bloque Móvil Arturo Ruiz y el Frente Urbano Manuel Cepeda Vargas, este último específicamente en Cali. (Ver mapa 26). En relación con la presencia regional de las estructuras de las FARC-EP, las principales zonas de confrontación armada son el Macizo Colombiano, la Costa Pacífica, la Cordillera Central, el Nudo de los Pastos y la Bota Caucana. Para el año 2011 el Comando Conjunto de Occidente podría tener entre dos mil y dos mil quinientos hombres como combatientes en su estructura militar, sin contar el número de colaboradores y miembros de estructuras políticas no armadas. La estructura del Comando Conjunto de Occidente sería la siguiente: Coordinador y miembro del secretariado: Jorge Torres Victoria, ‘Pablo Catatumbo’ y Jaime Morantes Maldonado, ‘Pacho Chino’. Comandantes de Frentes y Columnas Móviles: Frente 6: Miguel Ángel Pascuas, ‘Sargento Pascuas’; Frente 8: ‘Ramírez’; Frente 29: ‘Ademar’; Frente 30: Jorge Neftalí Umenza, ‘Mincho’; Frente 60: Gilberto Arroyabe, ‘Grillo’.; Columna móvil Jacobo Arenas: Carlos Patino, ‘Caliche’; Frente Urbano Manuel Cepeda Vargas: Milton Sierra Gómez, ‘JJ’; Columna Móvil Arturo Ruiz: Obdulio José Peña Meza, ‘Franco Benavidez’; Columna Móvil Daniel Aldana: Gustavo González, ‘Rambo’; Columna Móvil Mariscal Antonio José de Sucre: ‘Villavo’. Según un informe de la Corporación Nuevo Arco Iris, el Frente 30 del Comando Conjunto de Occidente habría incursionado en el sur del Chocó avanzando más hacia el norte de la costa pacífica colombiana. Esta información coincide con partes entregados por la Fuerza Pública en relación con un bombardeo en marzo de 2011 contra un campamento de este frente en el sur del Chocó. Esta sería la ubicación actual del CCO. Mapa 26. Sumado a la presencia específica de los frentes y columnas que componen el CCO es pertinente resaltar la cercanía geográfica política y militar que tiene el CCO con el CCC, el cual opera en el centro del país en los departamentos de Tolima y Huila. En esta zona del país sumando la de presencia del CCO y el CCC, las FARC concentran gran parte de sus estructuras armadas tal como lo demuestra el Mapa 32. Alrededor de 9 estructuras, del Comando Conjunto de Occidente y del Comando Conjunto Central de las FARC-EP, se hallan entre la cordillera central y

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

la occidental configurándose así en una de las zonas de mayor concentración de frentes y columnas de esta organización. La zona de retaguardia histórica en las cercanías de Bogotá, diezmada por las acciones del ejército, ha sido trasladada a la franja ubicada entre Tolima, Huila, Valle del Cauca y Cauca que constituyen el centro de las operaciones de resistencia de las FARC. También es importante resaltar el numero de estructuras que se asientan en el pie de monte frente a la región costera pacifica de Nariño y Cauca, zona de gran importancia económica debido al alto número de cultivos de hoja de coca, así como a la explotación minera y maderera, de donde las organizaciones armadas obtienen parte de sus recursos.

3. Flujos y Reflujos de las Estructuras Militares y Políticas de FARC

Mapa 27. Estructuras y Frentes FARC 2010

219

220

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

De 1964 a 1982, año de la séptima conferencia, la presencia de las FARC en el occidente colombiano era reducida, hasta 1980 solo había dos frentes en estos departamentos, específicamente en Cauca. Después de esta conferencia con los nuevos planteamientos estratégicos, la dirección de las FARC ordena entrar a nuevos territorios, presentándose desde ese momento un incremento exponencial en sus frentes y su copamiento geográfico del país.379 La construcción de un proyecto nacional en las FARC está relacionada con el arribo a nuevas regiones, entre ellas el occidente. Los conflictos agrarios en esta región del país, las explotaciones mineras, madereras y los grandes latifundios de la zona plana del Valle han posibilitado la entrada de la insurgencia a estos territorios, así mismo se encuentra la influencia del narcotráfico en las finanzas de la guerrilla, inicialmente en Cauca y posteriormente en Nariño. Mapa 31. El entendimiento de las FARC sobre la creciente urbanización del país los lleva a plantearse la necesidad de acercarse a los centros de desarrollo económico e industrial, así en los ochentas fortalecen la conformación de milicias en Cali de manera paralela al aumento de estructuras rurales. Las FARC crecieron de manera irregular durante toda la década del 90, siendo esta zona del país de baja operatividad para esta agrupación guerrillera. Un mes antes de la finalización de los diálogos del Caguán, salieron de dicha zona ‘Alfonso Cano’ y ‘Pablo Catatumbo’, se establecieron en el centro y occidente del país, a partir de ese momento las FARC se fortalecen en las zonas de la cordillera central y al mismo tiempo comienzan a verse afectadas por la implementación del Plan Colombia y la Política de Defensa y Seguridad Democrática (PSD), zonas como la pacífica en Nariño se presentan como estratégicas en esta nueva etapa de la confrontación armada. El Estado colombiano logró reducir la capacidad operativa de la guerrilla, dificultando la posibilidad de realizar golpes de gran envergadura como la mencionada toma de Patascoy. A lo largo de ocho años la PSD, del gobierno de Uribe lanza una ofensiva militar estratégica contra las FARC en el sur del país, dirigida a su desestructuración y al aniquilamiento de sus dirigentes más representativos, designada por la institución militar como objetivos estratégicos de alto impacto, en la cual la inteligencia operativa ha jugado un papel relevante. Las FARC han visto reducidas sus capacidades de confrontación y su dominio territorial. A pesar de la aparente superioridad del Estado colombiano en la condición actual, la guerrilla ha modificado su forma de actuar y ha incrementado las acciones contra policía y ejército, llevando la confrontación a zonas en donde tiene una mayor ventaja estratégica, así como una mayor influencia militar y económica, situación que se presenta en áreas como el norte del Cauca. El avance de la PSD ha hecho retroceder a las FARC en su pretensión de cercamiento de las ciudades, llevando el conflicto a zonas más aisladas. Sin embargo el conflicto en esta zona del país ha ido en aumento. Si bien han disminuido las grandes operaciones propuestas en la concepción de la Nueva Forma de Operar (NFO), en la región se han incrementado Eduardo Pizarro citado en Medina Gallego 2008.

379

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

las acciones que caracterizaron en su momento la modalidad operativa de la guerra de guerrillas fundamentada en el hostigamiento y los golpes de mano. El suroccidente del país y en particular los departamentos en que opera el CCO es hoy una de las zonas donde las FARC poseen una gran capacidad operativa, una muestra de ello es la condición puesta en años anteriores, para un eventual intercambio humanitario, de despejar los municipios de Pradera y Florida (Valle del Cauca) ubicados en las cercanías de Cali. Es importante reseñar el visto bueno expresado por el entonces gobernador del Valle (Angelino Garzón 2004-2008) hacia el posible despeje de la zona. La importancia de estos dos municipios es la cercanía al lugar central de la guerra y fundación de las FARC-EP, además de la geoestratégica hacia el océano Pacífico, vía río Naya. Esta situación muestra que en esta zona del país las FARC poseen gran parte de su fuerza operativa, en la confluencia de los Comandos Conjuntos de Occidente y Central. En los años recientes el CCO se ha convertido en la estructura con mayor operatividad de las FARC, los constantes hostigamientos a localidades del norte del Cauca así como la incursión en algunos municipios de Nariño, evidencian esta situación; sumado a esto se encuentra la cantidad de bajas producidas por esta estructura a la fuerza pública. “Sobre las cordilleras Central y Occidental se ha presentado el mayor número de bajas de la Fuerza Pública en los últimos dos años”380

Fuente: Corporación Nuevo Arco Iris. Balance de las FARC Después del Mono Jojoy y los Nuevos Carteles del Narcotráfico.

Según la Corporación Nuevo Arco iris, de las operaciones realizadas por el CCO la mayor ha sido los combates. Sin embargo, también muestra una creciente importancia la activación de campos minados y los hostigamientos, ocupando respectivamente segundo y tercer lugar en el número de acciones. Ver la gráfica.

Corporación Nuevo Arco Iris. Balance de las FARC Después del Mono Jojoy y los Nuevos Carteles del Narcotráfico.

380

221

222

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Gráfica Acciones del Comando Conjunto de Occidente. 2010, octubre.

Fuente: Base de datos de la Corporación Nuevo Arco Iris CM= Campo minado F= Francotiradores E=Emboscadas AIE=Ataques a infraestructura energética C=Combates H=Hostigamientos. Corporación Nuevo Arco Iris. Balance de las FARC Después del Mono Jojoy y los Nuevos Carteles del Narcotráfico.

Hacia 1997 Echandía resalta que la mayor actividad militar e índice de violencia en estos departamentos se registraba en el Macizo, la Cordillera Central en Cauca y Valle, en tanto que el litoral pacífico se mantenía con bajos índices de violencia. Hoy esta situación se ha transformado entre las que registra mayor número de enfrentamientos y violencia está la costa pacífica. Actualmente el CCO ha ganado gran protagonismo en la opinión pública nacional, en parte gracias a su relación estrecha en esta zona con las fuentes de ingresos que significa el tráfico de coca, marihuana y amapola. El Frente 6 es tildado por los medios como “el cartel de la droga de las FARC”. RCN asegura que el “Secretariado de las FARC designó a seis comandantes de frente como los encargados de manejar el negocio del tráfico de cocaína en cinco departamentos, Cauca, Nariño, Meta, Guaviare, Arauca, Guainía y la región del Darién”. Según varios medios las FARC han hecho alianzas con bandas criminales, como ‘los Rastrojos’, ‘los Urabeños’, ‘los Paisas’ y ‘los Comba’ en todos los escalones de la cadena productiva del narcotráfico. ‘Aldemar’, comandante del Frente 29 sería quien dirige los envíos de droga por Tumaco hacia México381.

4. Relaciones con otras estructuras armadas EPL, ELN, AUC y Bacrim La aparición de organizaciones armadas en esta zona del país no corresponde exclusivamente a la desarrollada por las FARC-EP, diferentes estructuras armadas ilegales han mantenido presencia en estos territorios, esto se debe en gran parte a la Noticias RCN. consultado el 10 de febrero de 2010 h t t p : / / w w w. c a n a l r c n m s n . c o m / n o t i c i a s / f f m m _ b u s c a r % C 3 % A 1 n _ d e s a r t i c u l a r _ el_%E2%80%98cartel_de_la_droga%E2%80%99_de_las_farc.

381



Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

importancia estratégica que tiene la salida al pacífico, tanto para el abastecimiento de armas como ruta del tráfico de drogas. El Ejército Popular de Liberación tuvo una débil presencia en esta zona del país, de los tres departamentos donde opera el CCO el EPL apareció tan solo en el Valle del Cauca a través del Frente Ricardo Torres, específicamente en Cali. La presencia del Ejército de Liberación Nacional en la región se remonta la década de 1980, siendo problemática su relación con las FARC-EP en la última década. Se considera que en los departamentos donde opera el Comando Conjunto de Occidente son de los que más enfrentamientos registran con la guerrilla del ELN, después de Arauca. La lucha por el control de rutas y excedentes producidos por el negocio del narcotráfico es la fuente del conflicto entre las dos organizaciones. Según datos divulgados por diferentes medios de comunicación e incluso recogidos por distintas entidades de derechos humanos, el ELN desarrolla una contienda con las FARC-EP en Cauca y Nariño por el control de corredores estratégicos para el desarrollo de las economías ilícitas. Según estas fuentes el ELN habría realizado una alianza con los Rastrojos con el fin de controlar el negocio del tráfico de estupefacientes en estos departamentos.382 El punto más alto de la hostilidad armada entre las FARC y ELN en esta región se dio en el 2006, cuando un grupo de combatientes del ELN realizó una emboscada en contra de ‘Ramírez’, comandante del Frente 8, quien perdió la vida en esta acción. La aparición de grupos paramilitares en la región data de la década de 1980, cuando empezaron a incursionar en el Valle del Cauca y Nariño. A estos hechos se suma la intensa actividad que desarrolló el MAS en la ciudad de Cali. El fortalecimiento de las organizaciones paramilitares hacia finales de la década de 1990 permitió la creación de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), por parte de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, del Magdalena Medio y los Llanos Orientales. Desde el intento de articulación, las autodefensas inician su irrupción, acrecentando sus acciones armadas en varias regiones, confrontando a las estructuras guerrilleras y propinándole golpes contundentes, lo cual implicó grandes pérdidas de territorio para las FARC-EP en el suroccidente. La primera presencia de paramilitares se registró en el norte del Cauca en 1996. En el territorio donde opera el Comando Conjunto de Occidente aparecieron las siguientes organizaciones de autodefensas en Valle del Cauca: Bloque Calima de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá; Cauca: Bloque Ortega; Cauca Nariño: Bloque Libertadores del Sur del Bloque Central Bolívar. Desde el 2003 al 2006 se realizó la desmovilización colectiva de las diferentes estructuras agrupadas en las AUC, dentro de esta los diferentes Bloques de las autodefensas que operaron en la región entregaron las armas, sin embargo las acciones paramilitares siguen existiendo en la zona a través de organizaciones neoparamilitares y bandas criminales unidas al narcotráfico.

Human Rights Watch. Herederos de los Paramilitares La Nueva Cara de la Violencia en Colombia.

382

223

224

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

A pesar de la desmovilización de estas estructuras y de las cifras dadas a conocer por el Gobierno Nacional se han presentado diversas denuncias de un rearme paramilitar en esta zona del país. Estas denuncias se presentan con mayor fuerza en el Nariño, allí una parte significativa del Bloque Libertadores del Sur se habría mantenido activo adoptando el nombre de Nueva Generación, asentándose principalmente en el piedemonte costero de la cordillera occidental383. Las acciones paramilitares siguen dándose en la región, a través de algunas de las llamadas “Bandas criminales”, las cuales según el gobierno nacional son organizaciones al servicio del narcotráfico, sin embargo diferentes estudiosos coinciden en que se trata de una nueva generación paramilitar. Sumadas a la organización Nueva Generación han aparecido los Rastrojos y las Águilas Negras, los cuales operan en el área de la costa pacífica y de la región andina de Nariño, manteniendo una estrecha relación con las economías ilícitas. Los Rastrojos también hacen presencia en el Cauca. En el Valle del Cauca opera la organización conocida como Los Machos, según fuentes oficiales, es el brazo armado de una organización de narcotraficantes. El mayor número de estructuras conocidas como “Bacrim” que operan en esta región se encuentran ubicadas en Valle del cauca y Nariño. La siguiente seria la presencia de estas organizaciones en estos dos departamentos:

Fuente: El Espectador, Farc-Bacrim, alianza diabólica, consultado en línea 29 de enero de 2011 http:// www.elespectador.com/impreso/judicial/articulo-247770-farc-bacrim-alianza-diabolica

Ibíd.

383

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

Según el artículo publicado por El Espectador “Farc-Bacrim, alianza diabólica”, se han establecido “vínculos entre las organizaciones de Daniel El Loco Barrera, los hermanos Luis Enrique y Javier Calle Serna, conocidos como Los Comba, y los segundos en jerarquía de Pedro Guerrero, alias Cuchillo” con algunos frentes de las FARC. Según el medio de comunicación, los departamentos en los cuales se ha presentado estas alianzas son: Caquetá, Valle, Putumayo, Nariño, Cauca y Córdoba, territorios en los cuales se han establecido de manera conjunta entre las FARC y estas agrupaciones “escuelas de sicarios, oficinas de cobro, microtráfico, narcotráfico a gran escala, dominio de cárceles y manejo de laboratorios”. A pesar de esta supuesta alianza, diferentes medios de comunicación registraron en febrero de 2011 combates entre las FARC y Rastrojos en el municipio de Argelia, Cauca. Según los medios, habrían muerto alrededor de 15 combatientes en medio de la contienda, los cuales serían en su mayoría de los ‘Rastrojos’384.

5. Relaciones con la institucionalidad (Ejército Nacional) Después de la ruptura de las negociaciones en el Caguán, el Gobierno Nacional incrementó las operaciones en contra de las FARC gracias en gran parte a los recursos económicos y militares obtenidos a través del Plan Colombia, diseñado bajo el gobierno de Andrés Pastrana. La implementación del Plan Colombia trae consigo un nuevo panorama estratégico definido por la confrontación directa contra la guerrilla y el intento por controlar el negocio del narcotráfico, que en la región se desarrolló a través del cartel de Cali y el Cartel de Norte del Valle, pero que ha evolucionado hacia la conformación de un número no determinado de micro-carteles. De esta manera, se unificó e identificó la guerra contra la insurgencia como una lucha contra el narcotráfico. La confrontación armada se acrecentó con la llegada a la Presidencia de Álvaro Uribe y la implementación de la Política de Seguridad Democrática. Las FARC recibieron fuertes golpes en diferentes zonas del país, una de las estructuras más castigadas fue el Bloque Oriental, el cual era hasta hace poco el bloque más fuerte de las FARC. El segundo periodo de Álvaro Uribe, se propone consolidar las zonas militarmente recuperadas por el Estado colombiano en su primer cuatrienio, en este sentido se implementa la Política de Consolidación de la Seguridad Democrática, la cual pretende afianzar la presencia del Estado en el territorio recuperado a través de la inversión social intensiva. A pesar de que en amplias regiones del país se pudo plasmar la estrategia de consolidación, este no es el caso de los departamentos del suroccidente colombiano, puesto que en esta zona los actores armados se han visto fortalecidos en los últimos años y el conflicto armado es cada vez más intenso. Las acciones del Ejercito Nacional en el suroccidente están coordinadas por el Comando Conjunto del Pacifico, el cual agrupa a la Tercera División del Ejército, la Fuerza Naval del Pacifico, y el Comando Aéreo de Combate No. 3. El Comando Conjunto del Pacifico o Comando Conjunto No. 2 está al mando del general Justo Eliseo Peña Sánchez. Combate entre Farc y ‘Rastrojos’ dejó 15 muertos en Argelia, Cauca, Terra Noticias. Consultado en línea 11 de febrero de 2011 http://www.terra.com.co/noticias/articulo/html/acu39263-combateentre-farc-y-rastrojos-dejo-diez-muertos-en-argelia-cauca.htm

384

225

226

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

El incremento de las acciones militares en la región obligó al traslado de la Tercera División de Cali a Popayán, la creación del Centro de Acción Integral, para el norte del Cauca, el reciente lanzamiento de la política de seguridad ciudadana en Cali, entre otras actividades encaminadas a enfrentar los operativos de las FARC en el norte del Cauca y la Región Pacifica de los tres departamentos. Estas tareas de la fuerza pública se concentran en la tarea de identificación y desmantelamiento de las estructuras militares de las FARC. Caso sui géneris lo constituye el accidentado manejo de la seguridad democrática en Cali y su zona rural. El entonces comandante del Batallón de Alta Montaña, Byron Carvajal, fue destituido por su implicación en la masacre de 10 policías y un civil en Jamundí, luego de un pacto con narcotraficantes de la región. Similar camino le aconteció al comandante de la policía Valle, Jesús A. Gómez Méndez, implicado en el cartel de don Mario (Daniel Rendón Herrera), demostrando los nexos de la seguridad de los narcotraficantes con las fuerzas oficiales. En el Valle, como ningún otro lugar del país, las fuerzas policiales tienen un connotado desprestigio en su relación con los carteles. De hecho el Departamento de Estado de los Estados Unidos en repetidas oportunidades ha preferido entablar apoyos hacia el ejército. Los desembolsos del Plan Colombia cada vez más se han hecho hacia esta fuerza. El Ejército y las FARC se han propinado fuertes golpes entre sí, se resalta la toma de la base militar de Patascoy en 1997. Esta acción militar marca un punto de inflexión dando muestra de la importancia estratégica que posteriormente tendría Nariño para las FARC. Después de esta toma las FARC nunca han vuelto a realizar una operación de tal dimensión en esta zona, sin embargo, recientemente se han registrado constantes hostigamientos y acciones en los municipios del Norte del Cauca, hiriendo a miembros de la Fuerza Pública y en algunos casos a civiles. El norte del Cauca es la zona del suroccidente colombiano en la cual se registra el mayor número de refriegas entre las FARC y la Fuerza Pública, en los primeros meses de 2011 particularmente se han consignado una cantidad importante de combates, principalmente en Caldono y Caloto. El 26 de febrero las FARC atacaron el puesto de policía de Caldono, el 28 hostigaron con explosivos el Concejo municipal de esta población, ese mismo día explotaron una “lancha bomba” en López de Micay, el 29 las FARC realizaron un ataque Caloto, asaltando un helicóptero que llevaba dinero para el Banco Agrario. Dos días después las FARC hostigaron los municipios de Silvia y Santander de Quilichao.385 Según El espectador, en los primeros meses de 2000 se presentó una dinámica similar con las FARC registrando más de 14 enfrentamientos entre miembros del Batallón José Hilario López del Ejército y el Frente 30 de esta organización. Ante esta situación el Ejército ha decidido modificar la estrategia de guerra frente a las FARC en el norte del Cauca, intensificando las operaciones contra esta organización en Caloto y Caldono. Según el Comandante del Ejército, General Alejandro Navas, las FARC operan en pequeños grupos y el Ejército se ha adecuado La guerra en el norte del Cauca, El Espectador 6 de marzo de 2011.

385

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

en números lógicos para combatirlos coordinando una ofensiva entre la Policía Nacional, Comando Conjunto del Pacífico, Armada Nacional y Fuerza Aérea386. Según el oficial, las FARC defienden en conjunto con las “Bacrim” el narcotráfico y la minería ilegal en estas zonas del país. Por parte del Ejército se registra la muerte de varios comandantes de frentes de esta estructura, así como numerosas capturas e incautación de material bélico. Entre las capturas se resalta en mayo de 2010 la de 13 integrantes del Frente 30, entre los que se encontraba el hermano del segundo comandante del Frente, ‘Mincho’387. En diciembre de 2010 la Fuerza Pública decomisó al Frente 30 más de 7.000 municiones para fusiles AK-47, un mortero de 60 milímetros, 30 granadas de todo tipo y un lanzacohetes RPG.388. Según el diario El País de Cali, el Ejército ha logrado debilitar las finanzas del Frente 6 de las FARC en el norte del Cauca incautando alrededor de 138.000 millones de pesos. A diferencia de otras zonas en donde operan bloques de las FARC-EP, en esta región el estado no le ha propinado golpes comparables a las bajas de ‘Raúl Reyes’ y el ‘Mono Jojoy’. El CCO, ha logrado sortear la ofensiva de la Fuerza Pública y, en cierta medida, mantener e incluso aumentar el número de combatientes, así como su presencia y acciones militares en esta zona. A pesar de este resultado relativamente exitoso de confrontación que ha desarrollado las FARC en el suroccidente colombiano, el 26 de marzo en una operación conjunta de las Fuerzas Armadas, 15 guerrilleros del Frente 6 resultaron muertos en el municipio de Tacueyó, Cauca.389 Otro golpe contundente contra una estructura del CCO se dio en contra del Frente 30 en la quebrada Tordó, ubicada en los límites del Valle del Cauca y Chocó. En esta acción, realizada por el Comando Conjunto Pacifico, resultaron muertos diez guerrilleros y cuatro más fueron capturados390.

6. Relaciones con la población civil y territorios étnicos En diferentes zonas del suroccidente, las FARC poseen cierta simpatía por parte de la población que allí habita, especialmente en el norte del Cauca, lugar en el cual la población en su mayoría indígena de la comunidad Nasa, han convivido por más de 30 años con esta organización. En esta zona la población de las zonas urbanas y rurales Ejército cambia estrategia de guerra contra las Farc en el Cauca, El Espectador 3 de marzo de 2011. Sincelejo Herald http://sincelejoherald.com/issue/mayo-11-de-2010/article/policia-capturo-hermano-de-cabecilla-del-frente-30-de-las-farc-y-otros-doce-guerrilleros 11 de mayo de 2010, consultado el 15 de febrero de 2011. 388 El Liberal 17 de diciembre de 2010 consultado el 11 de febrero de 2011. http://www.elliberal.com.co/index.php?option=com_content&task=view&id=42954&Item id=87 389 Abatidos 15 guerrilleros de las Farc en Tacueyó (Cauca), El Espectador 26 de marzo de 2011 consultado en línea http://m.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-259306-abatidos-15-guerrilleros-de-farc-tacueyo-cauca. 390 Diez guerrilleros mueren en bombardeos al Frente 30 de las Farc en Chocó, El País marzo 24 de 2011 consultado en línea http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/en-combates-mueren-10-guerrilleros-en-choco-1 386

387

227

228

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

ven la guerra como parte de la cotidianidad ya que las FARC constantemente hostigan las estaciones de policía y las tropas del Ejército ubicada en estos municipios. A pesar de esta convivencia de larga data, las autoridades indígenas regionales y locales como el Concejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca han manifestado su rechazo a ser incluidos en la confrontación armada y demandan a los actores armados la retirada de sus territorios. A pesar de que la comunidad rechaza la participación de sus miembros en el conflicto, varios indígenas han ingresado a las filas de la insurgencia así como a los organismos de seguridad del Estado. No obstante esto se presenta como una opción individual porque en su conjunto las comunidades indígenas y las FARC han estado en permanente confrontación. Los indígenas han emprendido permanentes acciones para garantizar la integridad de sus comunidades y territorios y el respeto por sus autoridades tradicionales. El rechazo del conjunto de la comunidad Nasa y sus autoridades hacia las acciones de las FARC en sus territorios, se plantea en la Declaración de Vitoncó en 1985. La constante movilización social por parte de esta comunidad hace que los conflictos sociales en la región adquieran nuevas dimensiones y también que la población civil se vea afectada por las acciones de los actores armados, como fue recurrente la estigmatización de la minga indígena por parte del gobierno nacional al identificarla con las FARC. Por su parte, las FARC también han afectado con sus acciones a la población civil. Los civiles se ven perjudicados por las acciones militares, tal como se ha presentado en norte del Cauca, donde varios civiles han muerto como resultado de los hostigamientos de las FARC a las cabeceras municipales. Los homicidios selectivos y las masacres también afectan a la población civil, como es el caso del asesinato de varios miembros de la comunidad indígena Awá. Las comunidades indígenas, así como las afrodescendientes, han sido tradicionalmente las más afectadas por las acciones de las FARC dado que es en sus territorios donde se desarrolla con más intensidad la confrontación. En la región pacifica, en el puerto de Buenaventura (Valle del Cauca), el 24 de marzo de 2010 explotó un carro bomba que dejó nueve personas muertas y alrededor de 50 heridos, así como un gran número de pérdidas materiales.391 Esta acción fue adjudicada al Frente Manuel Cepeda Vargas de las FARC-EP. Sin lugar a duda, la principal acción recordada por la opinión pública nacional en relación a las acciones de las FARC-EP con la población civil fue el secuestro y posterior asesinato de once diputados de la Asamblea Departamental del Valle del Cauca. Por este hecho fue sancionado ‘Pablo Catatumbo’ pues él era el responsable de su custodia. Este hecho generó un movimiento de rechazo a nivel nacional e internacional por parte de la opinión pública. En la norte del Cauca la acción de las FARC afecta comúnmente a los habitantes de la región. Las particularidades de la guerra irregular, así como los medios armados que posee la insurgencia, hace que constantemente la población quede en 391 El colombiano, 24 de marzo de 2010 . http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/C/caos_en_buenaventura_por_explosion_ de_carro_bomba/caos_en_buenaventura_por_explosion_de_carro_bomba.asp

Capítulo 6 / Comando conjunto de occidente

medio de la confrontación y su vida se vea amenazada por instrumentos como los “cilindros bomba” y los “carros bomba”. Estos enfrentamientos, según la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), costaron la vida a 67 indígenas en los doce municipios del norte del Cauca en el año 2010.392 Parte importante del éxito que las FARC tienen en esta zona del país es la posibilidad de actuar en medio de la población, dado que las FARC están enraizadas en estas comunidades. En este sentido las FARC actúan a través de una amplia red de milicias que le permiten conocer en detalle información vital para el desarrollo de la guerra, además de generar un nuevo tipo de combatiente, un combatiente civil con entrenamiento y cohesión suficiente para desarrollar operaciones militares y volver inmediatamente a sus labores cotidianas, dificultando la identificación por parte de la Fuerza Pública. Esta situación ha hecho que la población civil se vea incluida cada vez más en la guerra dificultando el principio de distinción entre combatientes y no combatientes, principal forma de protección de la población civil. Los habitantes de esta zona en particular se han visto afectados por la acción de todos los actores armados, al ser identificados con el bando enemigo y al ser desarrollados los enfrentamientos en las zonas pobladas. El sembrado de minas anti persona por parte de las FARC en la región, así como las municiones sin explotar (MUSE) producto de los enfrentamientos armados, son unas de las principales infracciones al DIH por parte de esta organización guerrillera, que en su mayoría genera víctimas civiles, especialmente en Nariño. Según un informe de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la Organización de las Naciones Unidas (OCHA) en el 2009, Cauca y Nariño se encuentran entre los 10 departamentos de Colombia más afectados por esta situación.393 Recientemente el Plan de Vida de las comunidades Indígenas del Cauca ha señalado una separación radical hacia las organizaciones legales e ilegales que usan su territorio para acciones violentas. De acuerdo al derecho autónomo indígena, consagrado en el Fuero Indígena, han decidido castigar a hombres y mujeres que ingresen a una u otra organización militar. Consultar en la web, http://www. nasaacin.org/. Aunque se hable de algunos encuentros de “coincidencias” en los planes de defensa del territorio, o de la lucha contra los macro proyectos y aculturación capitalista, la organización indígena no ha visto con buenos ojos -ni lo puede hacer-, el ingreso de los nativos a los grupos insurgentes. La conformación del Quintín Lame en los 80’s y 90’s, y las recientes organizaciones “nietos de Quintín Lame”, han ocasionado más que encuentros, largas sesiones de trabajo en los cabildos. La lucha por la tierra en el Cauca, como en Colombia aun es un asunto de guerra.

Viaje al corazón de la guerra por el norte del Cauca, El PAIS febrero 11 de 2011. Consultado en línea file:///C:/Users/Usuario/Desktop/personal/Farc/viaje-corazon-guerra-por-norte-del-cauca.htm 393 La situación de Minas Antipersonal en Colombia, OCHA 2009. Consultado en línea http://www. internal-displacement.org/8025708F004CE90B/%28httpDocuments%29/946DAB92079CE242C 12575E100500210/$file/180209+Separata+MAP+2009.pdf. 392

229

Séptimo Capítulo BLOQUE SUR Nelson Leal

Introducción En este capítulo se aborda la estructura del bloque sur de las FARC-EP, cuyo espacio de operación se encuentre en los departamentos de Huila, Caquetá y Putumayo, con algunas incidencias en los departamentos limítrofes a los mencionados. Inicialmente localizaremos la zona de influencia y operaciones del Bloque, señalando las características de cada uno de los departamentos en los aspectos geográficos y socio-económicos para evidenciar la importancia logística, táctica y estratégicas de los mismos para la organización. Posteriormente haremos referencia a la historia y a la configuración de las estructuras del bloque con sus respectivas localizaciones y movilidades, para terminar abordando las dinámicas de la guerra y las curvas de flujo y reflujos de la organización.

1. Contexto geográfico y social del área donde opera el Bloque Sur El Bloque sur de las FARC-EP, ha operado en los departamentos de Huila, Caquetá, Putumayo y de una manera incipiente en el Amazonas. Ver Mapa 33. Sin embargo, algunos frentes que hacen parte de este bloque, tiene presencia por su movilidad en el oriente de Cauca, Nariño y hacia el sur de Tolima, Meta, Guaviare y norte del Amazonas, dependiendo las situaciones de guerra en las que se encuentren y de la capacidad de movilización que hayan desarrollado en la construcción de corredores, bases de apoyo, capacidad de confrontación y repliegue. Gran parte de las áreas de operación del Bloque Sur, está ubicado dentro del territorio nacional, correspondiente a la Región Amazónica, salvo las estructuras que se localizan en Huila, cuya mayor extensión está ubicada en la Región Andina.

232

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

La superficie del Departamento Huila es de 19.900 Km2 representa un 1.8% de la área total del país. Su relieve está formado principalmente por cuatro estructuras o unidades fisiográficas: El macizo Colombiano, la cordillera central, la cordillera oriental y el gran valle del río Magdalena. El macizo colombiano constituye una unidad fisiográfica de la mayor importancia por ser el lugar donde nace la cordillera oriental y los ríos Magdalena, Cauca, Caquetá, Patía. Las dos cordilleras configuran un agreste paisaje montañoso de grandes cumbres y empinados cañones que dan origen a complejos ecosistemas climáticos y productivos. El valle del río magdalena, como algunos altiplanos andinos, comprenden, tierras bajas, onduladas y planas que posibilitan áreas selváticas y boscosas que pese a haber sido intervenidas aun conservan zonas exuberantes, que sirven y dan refugio al grupo armado. En general el Huila tiene condiciones físicas heterogéneas en cuanto a relieve y clima, con una disponibilidad importante de recursos naturales y diversidad orográfica que potencializa la economía del departamento, además constituye un escenario privilegiado para el desarrollo de la guerra irregular. Sobre la base de una amplia oferta de recursos naturales, renovables y no renovables, la economía del Huila se erige principalmente en la actividad agrícola y ganadera, explotación petrolera y la labor comercial. En las últimas décadas la agricultura se ha desarrollado y tecnificado buscando posesionar en la agricultura comercial productos como el café, algodón, arroz riego, fríjol, maíz tecnificado y tradicional, sorgo, cacao, caña panelera, plátano, yuca, iraca y tabaco. La ganadería constituye otra importante actividad económica del departamento, que se ha ido renovando en la medida que el conflicto lo posibilita, el espacio ganadero se localiza especialmente en las zonas planas y ligeramente onduladas. La actividad petrolera se encuentra localizada al norte del departamento, esta industria juega un papel importante en la distribución de gas al estar conectada con el gaseoducto en el tramo de Vasconia – Neiva. Además de este recurso en la región se extrae oro, plata, minerales como cuarzo, calcita, mármol y azufre. El Huila no es un territorio con un gran desarrollo industrial solo existen algunas fabricas de alimentos, bebidas, licores, cigarrillos y jabones. Lo que si se ha fortalecido en la última década es la actividad comercial que se ha concentrado en las grandes cadenas comerciales transnacionales. En el Huila se desarrollan diferentes proyectos que buscan convertirlo en una de las cinco regiones más desarrolladas del país, con ese propósito se realizarán inversiones para la elaboración de proyectos en el sector agrícola, infraestructura, salud, educación entre otros394, lo cual es habitual en los programas de gobierno. El departamento está a las puertas de la ejecución de uno de los más grandes megaproyectos que se vienen impulsando en materia energética en el país, se trata de la hidroeléctrica El Quimbo en el río Magdalena, que el gobierno le concesionó a la transnacional Endesa-Emgesa para la producción de 400 megavatios, dirigida a 394 Gobierno departamental, continuará trabajando por un Huila productivo con desarrollo social. http://www.huila.gov.co/index.php?option=com_content&view=article&id=65968:go bierno-departamental-continuara-trabajando-por-un-huila-productivo-con-desarrollosocial&catid=50:prensa&Itemid=3850

Capítulo 7 / Bloque sur

garantizar una parte significativa del consumo eléctrico nacional395. Algunos ambientalistas señalan que esta obra generará un impacto ambiental y social de grandes proporciones, pues interviene la principal arteria fluvial del país y generará para su construcción el desplazamiento de una gran cantidad de personas, en aplicación de la Resolución 321 expedida por el gobierno Uribe, que permite el despojo de tierras a pobladores de zonas de importancia económica396; el proyecto desalojaría pobladores de La Gaitana y el Barcino397, las cuales han sido zonas históricas de presencia de las FARC. Las consecuencias generadas por cuenta de este megaproyecto, ya se están presentando con el desplazamiento de campesinos y residentes de municipios como Garzón, Gigante, Agrado, Tesalia, Altamira y Paicol, quienes viven una tragedia al ser desalojados de los territorios donde habían construido sus hogares y sustento diario, representado en economías agrarias de autoconsumo398. El departamento del Caquetá está situado al noroeste de la región de la Amazonia, tiene una superficie de 88.965 km2 que representan el 7.79 del territorio nacional. Limita al norte con Huila y Meta, por el este con Guaviare y Vaupés, por el sur con el rio Caquetá que lo separa de los departamentos de Amazonas y Putumayo y, por el oeste con Cauca y Huila. Caquetá contiene tres unidades fisiográficas bien definidas: El flanco este de la cordillera oriental, el piedemonte y la llanura amazónica. La unidad Andina ubicada al Noroccidente, es de relieve quebrado a ondulado caracterizándose por sus pendientes pronunciadas hasta los 3000 metros sobre el nivel del mar; la vegetación predominante es de bosque andino y subandino. En las partes bajas se combinan ecosistemas de bosques con llanuras de pastos naturales. La economía del Caquetá se fundamenta principalmente en la producción ganadera y agrícola, aunque también cuenta con una importante actividad minera y comercial. La ganadería constituye la principal fuente de la economía, seguida de agricultura fundamentada en cultivos tradicionales de subsistencia como maíz, plátano, yuca, caña panelera, arroz secano… en los últimos años se ha extendido la producción palma africana, cacao, arroz secano mecanizado, frijol y sorgo. El departamento se ha visto influido por la operación del narcotráfico, en él se expandió el cultivo de hoja de coca lo cual ha generado un marcado incremento del conflicto alrededor de esta actividad. La actividad minera se da a pequeña y mediana escala siendo los productos más explotados oro, plata, hidrocarburos, asfalto, mármol, calizas, aluminio, cobre, yeso y granito. La industria manufacturera es limitada, está centrada en licores y gaseosas. En el Caquetá se espera la realización de una central hidroeléctrica en el río San Pedro, cuya concesión estaría otorgada a una empresa de procedencia China399, El Espectador. Emgesa Construirá el Quimbo. 13 de junio de 2008. Calderón Miller Dussán. Comunidades.Semana.com. El mundo según los usuarios. “El Gobierno y EMGESA, acuerdan trasgredir la licencia ambiental para salvar el negocio del Quimbo”. Publicado en http//. Comunidades.Semana.com. Marzo 10 de 2010. 397 Madre Tierra minga social contra los mega proyectos ecocidas en Colombia. http://mingamadretierra.blogspot.com/p/el-quimbo.html 398 CODHES desplazados por represa del Quimbo en Huila. Ver la publicación en: http://www.codhes.org/index.php?option=com_content&task=view&id=1028 399 La Nación.com.co. La noticia independiente. Confirman construcción de hidroeléctrica para el Caquetá. Septiembre 1 de 2010. 395 396

233

234

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

este megaproyecto originará problemas de desplazamiento, daño ecológico y otros impactos, que ayudan a nutrir las razones del conflicto armado en esa zona del departamento entre las FARC EP y la institucionalidad. El Departamento del Putumayo está ubicado en el sur del país, en la región de la Amazonia. Limita por el norte con Cauca, Caquetá y el rió Caquetá, por el occidente con Nariño, por el sur con el departamento del Amazonas y los ríos Putumayo y San Miguel, que lo separa de las repúblicas del Perú y Ecuador. El departamento contiene dos marcadas configuraciones fisiográficas: Una zona ondulada u montañosa al occidente en los limites con Nariño, donde sobresalen los cerros Patascoy y Putumayo, con alturas de más de 3.500 msnm, que por su topografía presenta una gran variedad de pisos térmicos y ecosistemas como también, una zona plana y ligeramente ondulada, cubierta de selva, con alturas inferiores a los 300 msnm, cálidas y de grandes precipitaciones. La economía del Putumayo se erige esencialmente sobre la producción agropecuaria centrada en la región del piedemonte, en la explotación de los recursos petroleros y forestales. Los cultivos de maíz, papa, plátano, caña panelera, yuca, piña, chontaduro… entre otros hacen parte de la actividad agraria; la ganadería se concentra en la producción de leche y ganado de levante principalmente en el Valle de Sibundoy. Al igual que sus departamentos vecinos, en las áreas de influencia del Bloque Sur, la producción de hoja de coca y el desarrollo de la industria del narcotráfico ha generado una dinámica conflictiva intensa con la población de campesinoscolonos-cocaleros desde finales de la década de los ochenta del siglo pasado, con una fuerte acentuación, a mediados de la década de los noventa del mismo siglo400. La industria del petróleo o al menos la explotación de ese recurso, constituye el renglón más importante de los ingresos departamentales, este recurso es transportado a través del oleoducto transandino hasta el Puerto de Tumaco en el Pacifico. También se explotan en el departamento yacimientos de oro de veta y aluvión en la región del Macizo Colombiano, una intensa actividad de extracción maderera y de plantas medicinales, oleaginosa, fibrosa y resinosa de la región amazónica. En cuanto a megaproyectos actuales, se distingue el desarrollo de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional IIRSA, que en esta zona involucra la creación de la una carretera que comunica a Mocoa, Puerto Asís y San Francisco con Pasto, Nariño, dicha vía, sería una gran infraestructura que permitiría un tráfico más masivo, rápido y fluido que reduce el tiempo de viaje desde el centro del país hacia esta zona, además la comunicación con el océano pacífico y con los países fronterizos como Ecuador, Perú y Brasil se facilitarían, sin embargo, de realizarse dicha infraestructura tendría como consecuencia un fuerte impacto ambiental, dado que la zona posee una gran biodiversidad, además de ecosistemas muy frágiles, Ramírez María Clemencia. Entre el Estado y la guerrilla: identidad y ciudadanía en el movimiento de los campesinos cocaleros del Putumayo. Instituto Colombiano de Antropología e Historia. Bogotá octubre de 2001. En este texto se referencia la llegada de la coca al departamento del Putumayo y la problemática vivida por los campesinos de la región, manifestada en las marchas cocaleras de los años noventa.

400

Capítulo 7 / Bloque sur

dado que hablamos de una región de piedemonte amazónico con la interacción de bosques andinos y altoandinos, teniendo así, una relevante cantidad de ecosistemas, que se dañarían o atrofiarían, por tanto es apenas obvio que de llevarse a cabo dicho proyecto, los daños se presentarán, irreversibles para los ecosistemas presentes. Este proyecto jalonará procesos de explotación minera, que además de generar un fuerte impacto ambiental, implica la expropiación de tierras y el desplazamiento de diferentes comunidades indígenas que habitan en dicha zona, de hecho los proyectos de explotación minera fueron dados a la multinacional Sudafricana Anglo Gold en el alto y medio Putumayo, donde específicamente habitan las comunidades indígenas Inga y Kamëntsá401 las cuales tienen un fuerte vinculo ancestral con estas tierras.

Mapa 28. Zona de operaciones del Bloque Sur La economía del narcotráfico caracterizada por la disputa entre guerrillas y paramilitares402 o ahora bandas emergentes, por el control de corredores estratégicos que permiten sacar los alcaloides desde el bajo y alto Putumayo hacia el Océano Pacifico para llevarlos a Estados Unidos, es otro de los incentivos económicos para No a la mina. Asamblea de vecinos autoconvocados de Esquel por el no a la mina. Publicado en: http://www.noalamina.org/mineria-latinoamerica/mineria-colombia/pueblos-inga-y-kamentsadenuncian-a-anglo-gold-ashanti-e-iirsa 402 Paro Armado Putumayo. Publicado en: http://www.codhes.org/ En este documento del CODHES, se caracterizan las dinámicas del conflicto armado en ese departamento, donde los grupos paramilitares mantenían una confrontación directa con las FARC, hasta antes de la desmovilización de las AUC. 401

235

236

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

continuar la guerra. En contraste, se presenta la acción de la fuerza pública para impedir el paso de los ilegales por dichos corredores, ello fomenta el número de enfrentamientos armados para controlar la zona. Estos tres departamentos configuran regiones que tienen un significante potencial, en cuanto a recursos naturales que le son de gran importancia al gobierno y a las multinacionales, justifican la explotación de diferentes recursos más la implantación de infraestructuras, no solo para sus propias ganancias, sino como beneficio económico para la región y sus habitantes; sin embargo, comunidades indígenas, activistas sociales, líderes opositores al gobierno entre otros, dan un concepto negativo acerca de la extracción de recursos y emplazamientos de infraestructura, justificados en el mal reparto de ganancias, la corruptela en cuanto a la contratación, el deterioro ambiental y el desplazamiento de población, así mismo, las características físico- ambientales de estos departamentos, son propicias para el desarrollo de la guerra irregular, gracias a su red hidrográfica, su particular economía, el hecho de que cuentan con una población campesina de colonos que se han mantenido hasta hace pocos años al margen de la atención y acompañamiento Estatal y que han sido objeto del trabajo político y social de la insurgencia.

2. Historia, desarrollo y desdoblamiento de frentes El desarrollo histórico del Bloque Sur de las FARC-EP puede ubicarse en los hechos fundacionales de Marquetalia, al sur del país entre los departamentos de Tolima y Huila, espacios que comparte con el Comando Conjunto Central. Los grupos armados que quedaron de las resistencias campesinas liberales y comunistas se reorganizan bajo el nombre de Bloque Sur con el apoyo del Partido Comunista. Un año más tarde estos grupos toman el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)403 e inician el proceso de crecimiento y desdoblamiento que ha de dar origen a este bloque, como una estructura dentro de la organización armada que aglutina a su interior distintos frentes guerrilleros. En el área donde opera el Bloque Sur de las FARC-EP los frentes se distribuyen así: en Caquetá Frentes 2,3,14,15 y 49; en Huila los Frentes 2,3,13,14,17,61 y 66404, en Putumayo Frentes 32 y 48405 y el Frente 63 en Amazonas. Estas estructuras armadas han operado como guerrillas móviles, transitando los mencionados departamentos y copando áreas fronterizas, dependiendo del alcance de su movilidad. Mapa 28. Si bien podemos hablar del origen de la estructura del Bloque Sur de las FARC en el mismo momento donde se realiza la primera conferencia de los guerrilleros de Marquetalia, su desplazamiento a zonas del sur de Colombia como Huila, Caquetá y Putumayo, nos plantea la necesidad de presentar su origen de una manera específica, en el marco del lento y accidentado crecimiento de la organización y en Alape Arturo. Las Vidas de Pedro Antonio Marín, Manuel Marulanda Vélez, Tirofijo, Bogotá, Editorial Planeta Colombiana. 1989. 404 Los frentes 17 y 66 Operan bajo la estructura del Comando Conjunto Central, pero su movilidad en el Huila los dejan como frentes de apoyo al Bloque Sur en el departamento. 405 Medina Gallego Carlos. FARC-EP 1958-2008. Notas para una historia política. Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. 2009. 403

Capítulo 7 / Bloque sur

los procesos de desdoblamiento406 que también darán origen al Bloque Oriental y el Comando Conjunto Central. En cuanto a la formación estricta del Bloque Sur, se distingue como el resultado de la conformación de las guerrillas móviles y el desplazamiento de las mismas a diferentes zonas donde pudieran sobrevivir y desarrollarse. Luego de los ataques a Marquetalia, El Pato, Guayabero y Río Chiquito, los destacamentos guerrilleros ven la posibilidad de ocupar y desplegarse en los territorios de Huila, Meta y Caquetá, a través de los procesos de colonización armada407 en zonas apartadas donde el Estado no hacía presencia y donde las FARC en sus orígenes podían sobrevivir, construir base social y acumular las experiencias de organización y confrontación para enfrentar la guerra con el Estado. Las regiones mencionadas fueron sometidas a constantes acciones armadas por parte de la fuerza pública, tal y como ocurría con la región del Pato, que en el contexto de finales de los años 70 y principios de los años 80 del siglo pasado, tuvo la intervención del ejército realizando bombardeos, lo cual generó la organización social de los campesinos que en respuesta a ello emprendieron marchas de protesta en contra de la intervención militar; dichas movilizaciones se dirigieron a la ciudad de Neiva con el fin de confrontar la acción armada y dar cuenta a los medios de comunicación408 de la profunda problemática vivida por la población campesina, a raíz de los bombardeos. Estas movilizaciones de campesinos-colonos favorecía en primer lugar la defensa de un territorio construido sobre la base de procesos de colonización campesina y, de alguna manera, fue creando el apoyo de cierta parte del campesinado a las FARC-EP, lo que posibilitó el afianzamiento de la guerrilla en la zona. En la unión de procesos de colonización campesina y colonización armada confluyen las bases históricas del origen del Bloque Sur, que fue posicionando al grupo insurgente en Huila y Caquetá, donde la organización emprendió el trabajo de creación de más frentes guerrilleros que se mostraron con relativa importancia militar hasta la terminación de los diálogos de paz, en la llamada zona de distensión entre 1999 y 2002. Los procesos de colonización armada en zonas limítrofes entre Huila, Caquetá y Meta, desplegó el desdoblamiento de más frentes incluyendo el desarrollo del llamado frente amazónico número 63, estos procesos lo facilitó la casi nula presencia del Estado en épocas correspondientes a toda la segunda mitad del siglo XX, dicha situación posibilitó que la influencia de las FARC, se hiciera presente no solo en estas zonas de colonización armada, sino en los municipios apartados del centro del país, sobre todo en Caquetá y Putumayo. Se denomina desdoblamiento al proceso mediante el cual un grupo armado o frente se divide para dar origen a otra estructura que adquiere con el tiempo su propia identidad y desarrollo en el marco de las políticas de crecimiento de la organización armada. Los desdoblamientos por lo general tienen como propósito ampliar la cobertura territorial de la organización, aumentar la capacidad operativa de la misma y liberar al grupo de sus dinámicas de crecimiento vegetativo. 407 Ramírez William. La guerrilla rural en Colombia: Una vía hacia la colonización armada. En estudios rurales latinoamericanos. Vol. 4 N 2, Mayo – agosto de 1981. Citado en Los Orígenes del Movimiento Armado Comunista. De Eduardo Pizarro Leongómez, publicado en: http://www. lablaa.org/blaavirtual/revistas/analisispolitico/ap7.pdf 408 BRINEZ VILLA, GUSTAVO “Historia de la región de El Pato, Caquetá, Colombia” En: Colombia 1998.  ed.: Trilce Editores. 406

237

238

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

La colonización armada a partir de los años ochenta y noventas del siglo pasado, se propagó generando nuevas estructuras militares con base en el desdoblamiento de otras, que en el caso del Bloque Sur, salieron de la Región del Pato entre Caquetá y Huila, como también de otras estructuras militares del sur de Meta, estos frentes o estructuras de guerra, llegaron a su mayor capacidad militar y operativa a mediados de los años noventa del siglo pasado, teniendo cada vez mejores formas de comunicación, logística y armamentos, incluso dispusieron de comisiones de revisión y verificación para dirigirse a lugares accesibles y olvidados por el Estado, con el fin de desplegar más frentes de guerra, tanto así, que la disponibilidad de las FARC en aquella época era capaz de controlar bastas zonas del territorio nacional y hasta librar una guerra de posiciones contra la fuerza pública409, es decir que se empezaban a ver los resultados de la séptima conferencia, que había establecido que las FARC pasarían a ser un ejército con la capacidad de buscar y golpear al enemigo410. Para 1982, momento en el cual se desarrolla la Conferencia, las FARC contaban con 27 frentes, desde estas estructuras se generaría el desdoblamiento de más frentes y la multiplicación de sus combatientes. Hasta finales de los ochenta, las regiones del Pato y Guayabero fueron importantes zonas de colonización armada facilitando el despliegue de frentes, en la actualidad (2011), dadas las dinámicas de la guerra, son zonas donde operan frentes guerrilleros, sin el mismo relativo control territorial, que las FARC lograron tener hasta el 2002. Mapa 29. Este mapa ilustra como las regiones del Pato y Guayabero, fueron zonas claves para el desdoblamiento de frentes o núcleos de expansión de los insurrectos desde 1978, que a partir de los Frentes 1, 2,3 y 4 generarían el crecimiento de las demás estructuras armadas de las FARC, sobretodo en la región de operatividad del Bloque Sur. Así, tenemos que estos frentes se dividieron para dar origen a los demás, por ejemplo; en Caquetá se ubicaron los Frentes 13,14 y 15 surgidos de 1981 a 1982, de allí se conformarían nuevas estructuras para el Putumayo como el Frente 32 que se dio en 1987, por su parte el Frente 17 que opera en el norte de Huila fue creado en 1983. En el contexto de la década de los noventa, se ubican nuevos frentes, como el 61y 66 en Huila, la Columna Móvil Teófilo Forero en 1993, los Frentes 48 y 49 situados en Caquetá y Putumayo respectivamente. Por último, se originó el Frente 63 o Rodolfo Tanáz, a partir de los desdoblamientos de los Frentes 14, 15 y 48411 a finales de la década de los noventa y se fue consolidado en los primeros años del siglo XXI. Al Putumayo las FARC llegan a mediados de la década de los 80, consolidando su posición en los años 90 del siglo XX, época en la cual, comienza a engendrarse Rangel Suarez Alfredo. Las FARC-EP. Una mirada actual. Bogotá. Universidad de los Andes 1998. En este texto, que en su momento fue un análisis de aquella época, el imaginario general que representaban las FARC, era el de un ejército irregular con la capacidad incluso de sitiar las principales ciudades del país avanzando a la conquista del poder. 410 La Organización en Marcha: Las Conferencias de las FARC. Publicado en : Movimiento Bolivariano por la nueva Colombia- http://mbolivariano.blogspot.com/2007/12/la-organizacion-enmarcha-las.html 411 Diagnostico departamental del Amazonas. Observatorio presidencial del programa presidencial de DH y DIH. Vicepresidencia de la República. Primer semestre de 2007. 409

Capítulo 7 / Bloque sur

Mapa 29. Evolución del Bloque Sur de Las FARC 1978 – 2000. en este departamento la siembra de coca que generaría más tarde la bonanza cocalera, expresión que indica como la obtención y comercialización de la hoja de coca resultó una alternativa económica para muchos colonos y fomentó la llegada de personas de otras regiones del país en busca de los beneficios económicos derivados de dicho cultivo412. También causó la llegada de empresarios del narcotráfico que venían de Cundinamarca, Antioquia y Valle del Cauca, que fortalecieron la producción cocalera con instalación de grandes laboratorios y la extensión de los cultivos. La industria del narcotráfico estuvo liderada por los carteles de Medellín y Cali, que aprovechan la región y la bonanza para el desarrollo de la “industria” en los Caquetá y Putumayo. La llegada de las FARC al departamento es el resultado de la expansión de los procesos generados en Huila y Caquetá, en esa dinámica de crecimiento que Ver el texto de Carmen Alicia Castillo, Marchas Cocaleras de 1996, a su vez el trabajo de Jaime Jaramillo y Leónidas Mora, Colonización coca y guerrilla y de Alfredo Molano, Selva Adentro presentan algunas dinámicas de apropiación de espacios en los departamentos de Putumayo, Caquetá y Guaviare, fuera de ello presentan el cultivo de coca como una alternativa económica en épocas de bonanza y vinculan la llegada de las FARC como agente regulador de este tipo de economía, como del mismo territorio.

412

239

240

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

obligó despliegues y desdoblamientos de frentes entre 1981 y 1989, conforme lo evidencia el material cartográfico disponible sobre la expansión de las FARC. Las FARC, se integra a la región desarrollando acciones de control en cuanto a la intermediación de conflicto por la tierra, sometimiento de delincuencia común y cobro de impuestos o vacunas a los comerciantes de la hoja de coca413. Esta situación se presenta a partir de mediados de los años 80, momento para el cual las FARC, están poniendo en marcha los mandatos de la séptima conferencia de avanzar en el copamiento territorial con los frentes, que en la región fueron ubicándose en zonas del bajo Putumayo, parte de un corredor estratégico militar y financiero que va desde La Uribe, Meta, pasando por los llanos del Yarí y el Caguán hasta llegar a Puerto Asís, Puerto Ospina y el Valle del Guamuez en la frontera con Ecuador414. Sostener este corredor constituye una de las razones de la presencia de las FARC en la región, la cual mantuvo en relativo control hasta finales de los 80, no obstante la confrontación territorial que la organización sostuvo en contra de los grupos paramilitares de Gonzalo Rodríguez Gacha que intentaron ejercer dominio hegemónico en la zona, con el fin de controlar los cultivos de coca. Las FARC se impusieron militarmente en aquella época y establecieron un régimen de impuestación, al cual tuvieron que someterse los grupos de narcotraficantes que se relacionaron con la región. En la década de los 80 del siglo XX, las FARC-EP consiguieron un relativo control de vastos espacios del sur país, estableciendo dominio territorial ante un Estado cuya presencia era esencialmente militar y represiva. Durante estos años, la fuerza pública desarrolla una fuerte represión contra el campesinado de la región, controlando la producción agropecuaria, confiscando insumos, alimentos y drogas o quemando viviendas, dejando a los campesinos en una situación de extrema fragilidad y pobreza. Todo a causa supuestas o reales ayudas del campesinado a las FARC, que en esa época mantenía en la zona al segundo frente dirigido por el comandante Jóselo415. En la octava conferencia, se ordenaron medidas claves para que las FARC-EP afianzaran su presencia en el territorio, a través del envío de hombres de unos frentes a otros para llevar a cabo un proceso de fortalecimiento constante de cada estructura militar, con miras a generar un aislamiento de los departamentos que componen la posible territorialidad del Bloque sur de las FARC, que como ya se había mencionado corresponden a Huila, Caquetá y Putumayo. La octava conferencia, nombra los puntos geográficos a controlar, identificando las zonas de corredores estratégicos que permitirán una mayor movilidad del grupo, para manejar de modo más eficaz las acciones político – militares contra la fuerza pública y el control del territorio y población, en el marco de los objetivos de construir un gobierno revolucionario de las FARC-EP.416 Rivera Flores Guillermo. Cultivos de coca, Conflicto y deslegitimación del Estado en Putumayo. Publicado en: www.fsmt.org.co/apc-aa-files/.../putumayo.doc 414 Ibíd. pág. 26. 415 BRINEZ VILLA, GUSTAVO “Historia de la región de El Pato, Caquetá, Colombia” En: Colombia 1998.  Ed. Trilce Editores. 416 Octava conferencia Nacional de las FARC-EP. 413

Capítulo 7 / Bloque sur

Otro de los alcances de las FARC, para el contexto regional del Bloque Sur, dentro de sus propósitos militares, fue la creación en 1993, de la Columna Móvil Teófilo Forero417, cuyo objetivo inicial fue custodiar la seguridad de los integrantes del Secretariado del grupo insurgente, pero a causa del acelerado crecimiento del grupo en los años noventa, la integridad de los principales comandantes se establece en anillos de seguridad y escoltas personales, lo cual permitió que la Columna Móvil ganara una importante capacidad operativa, en tácticas de inteligencia, secuestros de importantes dignatarios entre personal administrativo del Estado, militares de alto rango, entre otros y, a su vez, generar una dinámica de crecimiento de esta fuerza; que la convierte en la estructura de las FARC más activa y contundente por la resonancia de sus acciones, no solo en la región del Bloque Sur, sino en las principales ciudades del país, razón que asegura a esta unidad de combate, como un cuerpo élite en la organización y un objetivo de alto valor para la Fuerza Pública. A la columna móvil Teófilo Forero, se le adjudican golpes de alto valor publicitario, como el secuestro masivo en el edificio de Miraflores en Neiva, 2001, el secuestro de un avión, 2002, la acción terrorista del Club el Nogal en Bogotá, que dejó una gran cantidad de muertos y heridos, 2003418, recientemente, 2009, el secuestro de un concejal del municipio de Garzón en Huila, el rapto y asesinato del Gobernador del Caquetá a finales del mismo año. Esta columna sumada a los frentes del Bloque Sur, constituyen un importante bloque operativo de guerra para los propósitos de las FARC. La llegada de los Paramilitares de las AUC desde 1997419, los procesos de paz en la zona de distensión (1999 – 2001), el arribo al gobierno de Álvaro Uribe y sus posturas de solución militar al conflicto armado, ayudado por el Plan Colombia y apoyado en la política de seguridad democrática, van a tener como resultado la transformación de la dinámica del conflicto armado en la región, donde las FARC empiezan a verse limitadas en su accionar y obligadas a tomar en cuenta la estrategia del repliegue, en razón de los resultados que comienza a obtener la acción del ejército, la cual busca hacer presencia militar en todos los municipios del país, realizándola en las zonas de mayor influencia y presencia de las FARC; con el Plan Patriota procurando recuperar el territorio, reducir los riesgos y amenazas que significa la presencia guerrillera para regiones de desarrollo estratégico del país. Una ofensiva militar a través del despliegue de fuerza, acciones de inteligencia y bombardeos masivos a campamentos guerrilleros, durante los tres primeros años de gobierno Uribe, tuvieron un gran impacto para las FARC y sus propósitos de expansión dentro del territorio nacional, por tanto no dejaron de afectar al Bloque Sur que recibió el peso de los operativos del Plan Patriota. La política de seguridad democrática de la administración Uribe (2002-2006), prorrogada con la reelección del 2006 al 2010, convirtió el territorio del Bloque Sur, en blanco de las acciones militares oficiales generándole fuertes reveses milita Teófilo Forero era un dirigente sindical y del Partido Comunista Colombiano asesinado en 1989, por lo cual el grupo subversivo da su nombre a esta columna móvil. 418 La Teófilo: El puño de Hierro de Las FARC. Revista Semana. Febrero 24 a Marzo 3 de 2003. 419 GONZÁLES Arias José Jairo. “Amazonia Colombiana, Espacio y Sociedad”. Editorial CINEP, 1998. 417

241

242

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

res a Las FARC, que obligó a la organización a replegarse y a redefinir sus formas organizativas y operativas para ajustarse a la nueva dinámica de la guerra. En la región del Bloque Sur, las acciones de inteligencia y los operativos militares le propiciaron a las FARC-EP uno de sus más duros golpes a través del ataque aéreo del 2008 que acabó con la vida del comandante del Bloque Luís Edgar Devia, “Raúl Reyes”420, y el casi aniquilamiento del Frente XIV que según fuentes militares ha sido desmantelado; con igual suerte habría corrido el Frente 2 cuya destrucción se habría dado en Nariño421, aunque, según las fuentes consultadas, históricamente este frente ha actuado al occidente de Caquetá y en parte del Putumayo, siendo complicado establecer la rotunda aniquilación del mismo de manera tan puntual. En cuanto al Frente 48, ha sufrido los debilitamientos propios de una ofensiva que, a principios de 2010, tuvo como saldo la muerte de su comandante Gabriel Lozada, “Edgar Tovar”, junto con otros 10 combatientes en un bombardeo422. A esta baja se suma, en septiembre de 2010, la muerte Domingo Biojó, otro importante dirigente del Bloque acompañado de un número significativo de combatientes423. El nuevo modelo de guerra desarrollado por el Estado centrado en lo esencial en el trabajo de inteligencia, operación militar área y el creciente involucramiento de la población civil en las tareas de seguridad fueron generando golpes a los frentes y estructuras guerrilleras, que redujeron significativamente su capacidad operativa, no solo a través de un importante número de bajas, sino, a la par de deserciones y desmovilizaciones voluntarias, que se fueron convirtiendo rápidamente, en soporte de las tareas de inteligencia militar contra la organización. La reacción de las FARC y en particular del Bloque Sur ante esta ofensiva obligó a la reestructuración de sus unidades, al reagrupamiento de Frentes, al montaje de nuevas formas de operar dirigidas en lo esencial a disminuir el impacto de los operativos del Plan Patriota y Consolidación. Lejos de las lecturas derrotistas que se han hecho sobre el proceso adelantado por el Gobierno Pastrana, el proceso de paz del Caguán resulto ser un repliegue político del Estado del escenario de la guerra hacia el escenario de la negociación y una estrategia de “confrontación” exitosa por parte del Estado Colombiano a una fuerza insurgente, que venía en vertiginoso ascenso generando acciones de relevante importancia dado el número de bajas que le estaba propinando a la Fuerza Pública, capturas masivas de soldados, destrucción de bases militares, la saturación de los pabellones de sanidad con bajas vivas y las graves lesiones que ello conlleva a la moral de las fuerzas militares. Pastrana restablece las relaciones con el gobierno estadounidense, que se habían erosionado fuertemente durante la administración Samper. Asume e Impulsa el Plan Colombia, reestructura y fortalece las Fuerzas Militares, avanza en Raúl Reyes oficiaba como el segundo al mando en el grupo subversivo, además era el encargado de las relaciones internacionales del grupo subversivo. Fue reemplazado como comandante de Bloque por Milton de Jesús Toncel, alias “Joaquín Gómez” 421 elespectador.com Se desvanecen las FARC. 25 de enero de 2009. Según este diario el frente 15 y frente 2 del grupo insurgente habrían dejado de existir para el 2009. Sin embargo según cartografías recientes de la fundación Nuevo Arco Iris dichos frentes todavía pueden existir. 422 El Tempo. Confirman la Muerte de Edgar Tovar. 24 de Febrero de 2010. 423 El Tiempo. Domingo Biojó abatido por las autoridades. 29 de septiembre de 2010. 420

Capítulo 7 / Bloque sur

su proceso de modernización y les reconstruye la moral de combate, al mismo ritmo que tiene “empotreradas” a las FARC en 42 mil kilómetros cuadrados, cebándose y creciendo hasta convertirse en una fuerza pesada y vulnerable a los cambios que en materia de guerra comenzaban a producirse424. La política de seguridad democrática, a través del Plan Patriota, centró la ofensiva sobre las FARC en gran parte de los territorios del Bloque Sur, pudo hacerlo porque el gobierno anterior dejó en marcha un proceso de alianzas estratégicas con el gobierno de los Estados Unidos y tramitó las ayudas para la recomposición de las fuerzas militares.

3. Flujos y reflujos estructuras militares y políticas Desde 1993 con lo planteado en la octava conferencia de las FARC, el grupo insurgente despliega una estrategia político-militar intentando poner en marcha el plan de desarrollo militar y político donde se busca, que los 60 frentes existentes al momento transformaran sustancialmente sus formas de proyección sobre el territorio, avanzando en el fortalecimiento de los frentes, el control de la población y el territorio, la consolidación del esquivo trabajo urbano a través redes urbanas ya no de apoyo logístico, sino ofensivas en una estrategia de copamiento de las grandes ciudades; el fortalecimiento de la organización de masas, difusión de propaganda política, mejoramiento de las comunicaciones, el reforzamiento del aparato militar con base en fuerzas especiales en las que el entrenamiento físico y político aumenta la capacidad de combate del guerrillero en diversos frentes de acción.425 Estas medidas hacen parte de la estrategia que la organización insurgente se plantea en los frentes de acción político y militar, con el fin de generar una expansión en el territorio nacional que más tarde pudiera generar un dominio territorial y político de los diferentes departamentos del país. En el caso específico del Bloque Sur, la estrategia se dirigía a tener un fuerte control en los Caquetá, Huila y Putumayo aislándolos de la acción del gobierno, propiciando condiciones de control de las más importantes vías de comunicación entre las principales ciudades del sur colombiano: Pasto-Mocoa-Puerto Asís; Mocoa-Pitalito-Neiva; Neiva-Florencia; Pasto-Ipiales y Garzón-La Plata426. Con este propósito la Octava Conferencia determinó el envío de 20 combatientes del Frente 48 hacía la carretera Pasto-Ipiales y el fortalecimiento del Frente 29 con integrantes del Frente 32427. Los esfuerzos de las estructuras militares del grupo insurgente en el sur del país, se dirigen a consolidar una estrategia de movilidad que les permita mantener corredores de tránsito entre los departamentos de influencia y circulación del Las FARC pasaron de tener más o menos 850 hombres en 1978 a más de 22.000 en los diálogos del Caguán, financiándose por medio de diferentes modalidades, donde caben las acciones propias de la economía rural, pero donde también están las acciones de choque vinculadas al secuestro extorsivo y narcotráfico en las zonas donde este apareció como principal agente económico Fuente: MINISTERIO DE DEFENSA, datos para el año 2002, en la actualidad puede que estén entre 9.000 y 7.000 hombres dados los resultados de la política de seguridad democrática y el alto número de deserciones. 425 Octava Conferencia Nacional de las FARC 1993. 426 Ibíd. pág. 45. 427 Ibíd. pág. 45. 424

243

244

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Bloque y, que además, puedan mantenerlos en una posición de ataque y defensa, a partir del conocimiento del terreno. Sin embargo, ese privilegio de conocimiento y control territorial funciona en el viejo modelo de guerra de guerrillas, las características del nuevo modelo de guerra que comienza a transformarse desde finales de la década de los noventa, con la modernización de las fuerzas militares y el incremento de las operaciones aéreas donde los aviones Súper Tucano se convierten en la principal fuerza de ataque del ejército obligan pronto al grupo insurgente a replantear su estrategia de guerra. El retorno a la fragmentación de las estructuras guerrilleras, el cambio lento en la modalidad operativa, con un alto costo en materia de bajas y deserciones, le permiten al Bloque Sur enfrentar los operativos militares, seguir manteniendo presencia en los tres departamentos y, de alguna manera, mantener ciertos espacios de dominio a causa de su continua movilidad, como respuesta a la iniciativa de las fuerzas militares. El surgimiento del Movimiento Bolivariano en la antigua zona de distensión como el brazo político clandestino de la organización guerrillera, que realiza un trabajo de organización de masas en los ámbitos de la actividad urbana y rural le posibilitan a las FARC sostenerse en la población, cuando las estructuras militares se ven obligadas a replegarse hacia otras zonas por la intensidad y continuidad de los operativos. “Han sido diez años de lucha constante en medio de la más brutal arremetida fascista contra el movimiento popular, enfrentando la indigna entrega de la Soberanía Nacional; diez años de perseverancia contribuyendo a la unidad del pueblo, combatiendo la dispersión que nos ha hecho débiles, confrontando la criminalización de la protesta social; diez años de creatividad alimentando el espíritu conspirativo y la mística clandestina para burlar la persecución y el terror del Estado; diez años trabajando desde las bases mismas de cada sector social, en el barrio, el colegio, la universidad, la fábrica, la vereda, promoviendo la formación política, impulsando la organización y jalonando la movilización, con la certeza incorruptible de que solo mediante la participación de todos, haciendo causa común lograremos forjar un verdadero gobierno del pueblo”428. El desarrollo de la guerra no se da únicamente en lo militar, cuyos resultados se producen sobre el cuerpo de tropa y la recuperación y dominio del territorio; la acción de la institucionalidad y de la insurgencia sobre la población hacen parte significativa de la confrontación; el gobierno de Uribe no solo fortaleció la fuerza pública y desarrolló una estrategia de guerra militar, sino, que en el campo de la opinión pública construyó un modelo de confrontación en el cual unió los medios de comunicación con los consejos comunitarios, en una estrategia de desprestigio y deslegitimación de la insurgencia y de conquista de la voluntad de la población para el proyecto político del Estado Comunitario. Por su parte, las FARC entendieron en la dinámica de guerra el costo de un crecimiento acelerado, sin suficiente formación política y una militancia analfabeta políticamente, fácil de sucumbir a ofrecimientos de toda clase. En este sentido Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia. Campos y ciudades del Suroccidente Colombiano Abril 29 de 2010.http://www.mbsuroccidentedecolombia.org/inicio%20MB%20diez%20 a%C3%B1os%20suroccidente.html

428

Capítulo 7 / Bloque sur

encontramos que hay una iniciativa de difundir dentro de la militancia los idearios de unidad y subordinación al proyecto político de las FARC, pero igualmente, un muy difícil trabajo con las comunidades en torno a las agendas de reivindicación de los programas agrarios, educativos, laborales, entre otros. Las FARC en la región de influencia del Bloque Sur hacen continuos llamados a la población, a todo tipo de organizaciones sociales y a la ciudadanía en general a apoyar el proyecto de la insurgencia armada. La mayor crisis que atraviesa el movimiento la tiene en el ámbito de la resistencia política enfrentado la ofensiva que en materia de recuperación social del territorio va desarrollando el gobierno y la fuerza pública. El desarrollo de los operativos militares, el cambio de actitud de la población ante el gobierno y la fuerza pública, la difícil situación para atender política y socialmente a la población y los lentos procesos de adaptación al nuevo modelo de guerra le han creado a la guerrilla dificultades para operar y movilizarse con la misma fluidez que lo hacían antes y, sobre todo, una reversión significativa en sus formas operativas y una obstaculización determinante para poder cumplir sus objetivos en el marco del Plan Estratégico. En los últimos cinco años (2005-2010), la capacidad operacional del grupo insurgente se ha visto limitada; si bien, el número de operaciones pudo haberse incrementado429, la calidad y magnitud de las mismas es menor. Sin embargo, la mayor preocupación del grupo tiene que ver con el sometimiento a un constante desprestigio de su proyecto insurgente, no solo alimentando por las políticas oficiales y el eco que hacen los medios de comunicación sino, igualmente, de lo realizado por el mismo grupo a través de acciones que van en detrimento no solo de la fuerza pública sino de la misma comunidad; las estrategias implementadas por el gobierno y la fuerza pública, unido al éxito en operaciones militares de gran relevancia publicitaria, han generado un rechazo masivo de la ciudadanía hacia el grupo insurgente y, en el caso del Bloque Sur se acrecienta no solo por los golpes militares propinados por la fuerza pública, como el operativo donde fue dado de baja Raúl Reyes o los rescates de algunos rehenes en poder del grupo, sino también, por acciones del mismo movimiento armado, como el caso del asesinato del gobernador del Caquetá en 2009 y la proliferación de hechos de violencia contra la población campesina y violación de los derechos humanos. Pese a todo ello, para revertir los hechos de impopularidad y la pérdida de apoyo de las masas, las FARC por medio del Movimiento Bolivariano, fundado en el 2000 en San Vicente del Caguán, intenta conformar redes de apoyo popular, con militantes que sin estar en armas, puedan realizar el trabajo de masas en todas las regiones del país, buscando difundir lo referente al programa político insurgente, esto constituye una estrategia de difusión ideológica, que generada desde el sur del país, pretende fortalecer los alcances políticos de la organización y también de alguna manera mitigar los grandes reveses militares, causados por la institucionalidad. A este respecto puede verse las estadísticas de la CNAI en el informe anual sobre el desarrollo del Conflicto Armado y cruzarse con las estadísticas de las fuentes oficiales del Ministerio de Defensa. Unas y otras estadísticas, son solo indicadores, que tienen una intencionalidad. Resulta de la mayor dificultad dar razón estadística y matemática, de la dinámica del conflicto, solo son indicadores que permiten mirar las tendencias.

429

245

246

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Para esto, la insurgencia se vale de su presencia en organizaciones políticas, sociales y académicas, donde puede hallar personal formado intelectualmente430 que fomente la necesidad de la lucha de todos los sectores populares en contra de la institucionalidad, pugnando por la mejora de las garantías sociales de todos los ciudadanos. Esta es una de las maneras como las FARC fluyen dentro de las áreas urbanas.

4. Relaciones y conflictos en el área del Bloque Sur La zona en que operan los frentes guerrilleros que constituyen el Bloque Sur, han sido, en distintas épocas, centros de operaciones y permanencia de otros grupos insurgentes, del paramilitarismo y de grupos ilegales unidos a la actividad del narcotráfico, sin embargo, esa es una zona con dominio mayoritario de las FARC. No obstante lo anterior, es necesario resaltar que en los años noventa del siglo pasado y en la primera década del presente las incursiones de paramilitares y de bandas criminales han sido de permanente disputa territorial. Las operaciones militares de los planes Colombia, patriota y consolidación, igualmente se han desarrollado en esta zona, incrementándose la presencia militar e institucional del Estado, generando una intensa dinámica de conflictos en lo que se ha modificado sustancialmente las relaciones de fuerza y dominio sobre el territorio. En este aparte centraremos la atención en las relaciones que con otras organizaciones ha tenido este Bloque a través de sus frentes y la dinámica misma del conflicto en la disputa por el territorio, la población y los recursos que alimentan la economía de guerra. En el contexto de los años 1990 – 2010 se pueden evidenciar algunas acciones insurgentes realizadas por el ELN en Huila y Putumayo. Si bien estos territorios no son de gran presencia de esta organización, donde en lo fundamental han buscado crear proyectos de frente respaldados desde el Cauca y Valle de Cauca431, el ELN ha hecho algunas incursiones esporádicas, acciones armadas y de sabotaje como la de 1990 entre Paicol y La Plata en Huila, que consistió en la voladura de una torre de energía que dejó sin luz a varios municipios de Huila y Caquetá432; también se puede mencionar el intento de secuestro de los ocupantes de un helicóptero en su mayoría ingenieros de la empresa petrolera Heliandes, cuya base está en Puerto Guzmán, Putumayo, que fuera frustrado por acción del piloto según testimonios433; estas operaciones, si bien han sido ocasionales denotan la presencia del grupo guerrillero en esta región del país. La relación de colaboración entre las FARC y el ELN es muy precaria y limitada casi solo al Huila, donde hay alguna presencia militar del ELN con el núcleo urbano Cacique la Gaitana que se relaciona ocasionalmente con los Frentes 66 y 64 El Espectador.com. Adelantan Plan de reclutamiento de las FARC en las universidades. 9 de septiembre de 2008. 431 A comienzos de la década de los ochenta en el proceso de reconstrucción orgánica y política el ELN busco establecer en el Huila, la Columna Manuel Vásquez Castaño, no obstante, las estructuras más reconocidas del ELN en esa región del sur del país, la constituyen los Frentes José Maria Becerra en el Occidente de Cali y los Comuneros del Sur en Nariño. A comienzos de la década del noventa, se busca darle vida a lo que se denomina Frente la Gaitana en Huila. 432 Diario El Tiempo. Sección: información General. 17 de noviembre de 1990. 433 Ibíd. Sección Información General. 17 de Febrero de 2003. 430

Capítulo 7 / Bloque sur

de las FARC-EP, dadas sus disposiciones de cercanía al norte del departamento434; por su parte, en el sur del Huila y sur occidente del Caquetá, puede que también halla una relación de cooperación de los dos grupos rebeldes, en tanto que la columna Camilo Cienfuegos del ELN que opera en el sur oriente del Cauca, tiene una cercanía geográfica con los Frentes 13 y 60 que operan en Huila y Caquetá respectivamente435. No obstante, los distanciamientos y guerras que en el sur del país han tenido los dos grupos, en ocasiones se ha dado la posibilidad de operar de forma conjunta, en particular en zonas donde no se conoce que haya asperezas entre las dos organizaciones. Las relaciones de las FARC-EP y el ELN se han visto afectadas en cuanto a comunicación, logística y en general en el modo de operar en la zona, en razón de los operativos de la fuerza pública viéndose las dos guerrillas forzadas a realizar repliegues tácticos para limitar un poco el impacto del accionar de los planes de la política de seguridad democrática en la región. Las relaciones del Bloque Sur de las FARC-EP con el EPL en esta región, fueron fugaces y ocasionales, un reducto del Frente Aldemar Londoño del EPL, operó en el Putumayo en los años 80 luego de la realización de un profundo trabajo político en Mocoa y Puerto Asís,436 sin embargo esto no implica que hayan realizado actividades conjuntas en la región sino solo hasta la creación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, que definió entre sus políticas la unidad de acción, que para este caso, podría citarse una acción militar a mediados de la década de los 90 en Nariño, localidad de Linares, que involucran a guerrilleros de las FARC y EPL en una incursión a la zona dejando como resultado dos policías muertos437. Luego de la desmovilización del EPL en los años 90, las posibilidades de acción conjunta con las FARC-EP quedan reducidas, sin embargo, algunos integrantes del Frente Aldemar Londoño, uno de los frentes que no se desmovilizó, continuarían moviéndose entre Nariño y Cauca hasta precarizarse completamente, debido a los fuertes golpes dados por la fuerza pública y los paramilitares que comenzaron alejándolos del Putumayo, hasta que desaparece su accionar político y guerrillero. La relación de las FARC-EP con las AUC está enmarcada dentro del contexto general de la confrontación militar directa en cada una de las zonas del país donde los dos actores armados hacen presencia, ello debido a que la conformación de un grupo armado como las AUC desde un principio mantuvo el objetivo de combatir a los diferentes grupos guerrilleros de Colombia justificado en parte, a causa de la falta protección estatal para los ganaderos, empresarios y terratenientes que son objetivo de la subversión para financiar los costos de guerra. Panorama Actual del Huila. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Vicepresidencia de la República. Marzo de 2003. En este caso se puede llevar a cabo este análisis a través de la interpretación del mapa del Huila y la disposición de los frentes de las FARC- EP en la región. 435 Ávila Ariel y Celis Luis Eduardo. ELN: El camino hacia la resistencia pasiva. Fundación Nuevo Arco iris. 14 de Diciembre de 2008. En este caso el análisis de interacción FARC-EP y ELN pudo ser realizado mediante la interpretación de la cartografía disponible. 436 Villarraga, Álvaro y Plazas, Nelson. Para Reconstruir los Sueños (Una historia del EPL). Bogotá: Fondo Editorial para la Paz /Progresar/ Fundación Cultura Democrática. 1994. 437 Diario el Tiempo. Sección Información general. 6 de octubre de 1996. 434

247

248

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Las AUC se formaron como un ejército antisubversivo amparado en múltiples justificaciones para explicar su existencia, que no se reducen solo al abandono del Estado, falta de presencia institucional y de la fuerza pública, sino al florecimiento de intereses diversos en los cuales se combina la propiedad de la tierra, modernización violenta del campo, impulso de macroproyectos agroindustriales, inversión de recursos provenientes de la economía del narcotráfico en el sector agrario, las proyecciones de macroproyectos de las transnacionales, al igual que, el interés de las fuerzas militares para extender su capacidad armada y combatir a la guerrilla sobre todo en la década de los 90 cuando los grupos insurgentes contaban con mayor capacidad de ataque438 y tomaban la iniciativa en el desarrollo de la guerra, que por momentos doblegó el potencial de respuesta de la fuerza pública. El Bloque Sur de las FARC-EP ha mantenido una contienda con las AUC, generada por los procesos de expansión del narcotráfico en Tolima, Caquetá y Putumayo donde se sacan grandes beneficios económicos de la producción y distribución de narcóticos. El interés de los grupos armados ilegales de mantener cierto control sobre la zona, generó una activa disputa por el territorio y la población en distintos municipios de los tres departamentos. Antes de la desmovilización de los paramilitares, 2005, como ejemplo se puede mencionar el operativo que las FARC realizaron durante el 2001 golpeando a los grupos de autodefensas en el Tolima439. En el caso del Huila las autodefensas también hacen presencia a raíz de las posibilidades que ofrece al narcotráfico en los municipios más lejanos, sin embargo, el Huila no es un centro importante en la producción de hoja de coca y la presencia de las autodefensas obedece más iniciativas de los propietarios locales, siendo esta exigua y localizada al sur de del Departamento.440 En Caquetá y Putumayo la situación se presenta de manera diferente, ya que en estos departamentos, históricamente las áreas sembradas con cultivos ilícitos comprometen un gran número de hectáreas, por ello el interés de los grupos armados ilegales de tener una presencia más numerosa en cantidad de hombres armados en esta región de operaciones del Bloque Sur. En el Putumayo se puede aludir el ataque de las FARC al grupo paramilitar de Gonzalo Rodríguez Gacha, “los Masetos” (1991), donde este prácticamente fue aniquilado por la acción guerrillera.441 Sin embargo, los paramilitares retornan al Deuda con la humanidad. Paramilitarismo de Estado en Colombia 1998-2003. Centro de investigaciones y Educación Popular. Bogotá CINEP, 2004. En este texto se pueden dilucidar algunos aspectos de la construcción histórica del paramilitarismo en Colombia y gran parte de sus secuelas como grupo armado ilegal, no solo como un actor en contra de la subversión sino también de miembros de la población civil, siendo este actor armado quién más a impactado a los movimientos sociales u organizaciones civiles mediante la tortura, la desaparición forzada y el desplazamiento. 439 Colombia, Conflicto Armado, Regiones, Derechos Humanos y DIH 1998-2002. Pág. 226. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Vicepresidencia de la República. 2002. 440 Panorama Actual del Huila. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Pág. 7 Vicepresidencia de la República. Marzo de 2003. 441 Ramírez María Clemencia. Entre el Estado y la Guerrilla: identidad y ciudadanía en el Movimiento de los campesinos cocaleros del Putumayo. Págs. 72-79. Instituto Colombiano de Antropología e Historia. Bogotá Octubre de 2001. 438

Capítulo 7 / Bloque sur

Putumayo como AUC a finales de 1997 y principios de 1998 haciendo su entrada con masacres en las zonas urbanas de Puerto Asís y La Hormiga442; bajo este modelo de actuación las AUC fueron consolidándose en el departamento tal y como lo venían haciendo en el resto del territorio nacional, pero allí tendrían que enfrentar a las FARC nuevamente y las dos organizaciones se transarían en una particular confrontación cuyas acciones se desarrollaron en el cuerpo de la población y en el bloqueo de la vida económica, cerrando vías de acceso a los principales municipios del departamento;443 los combates realizados en febrero de 2003 entre las FARC y AUC, al parecer habían dejado 40 paramilitares abatidos por los guerrilleros en cercanías de La Hormiga.444 En Caquetá, las AUC empiezan a posesionarse con el Frente Sur de los Andaquíes, generado a partir de los “desdoblamientos” del Bloque Central Bolívar, frente que consolidó su presencia en el suroccidente del departamento.445 Las AUC hacen su entrada en 1999 haciendo uso de masacres, como el caso de Puerto Nuevo donde asesinaron a varios campesinos.446 La aparición de este actor armado va atizar la disputa por el control de la región con las FARC. En el 2001, los paramilitares ejercen prácticamente el control sobre todo el sur occidente del departamento,447 situación que agudizaría las confrontaciones directas entre las dos estructuras, siendo evidencia de ello una serie de combates perpetrados en la zona de Valparaíso entre el 10 y 17 de Agosto del 2002, donde se reporta una cantidad incierta de combatientes muertos en la zona,448 enfrentamientos que se mantuvieron hasta la desmovilización de los paramilitares realizada a partir del 2005. En general, se puede decir que en la zona de operaciones del Boque Sur de las FARC la confrontación armada entre guerrilla y paramilitares se dio de manera permanente desde finales de la década del noventa y mediados de la primera década del siglo XXI, cuando se empiezan a dar las desmovilizaciones de los paramilitares en todo el país.449 En el contexto de Caquetá y Putumayo estas inician en el 2006, primero con los Bloque Héroes de los Andaquíes y Héroes de Florencia del Bloque Central Bolívar del Caquetá que el 15 de Febrero desmovilizó 552 combatientes, luego con el Frente Sur del Putumayo, el 1 de marzo de 2006 con 504 integrantes.450

Colombia, Conflicto Armado, Regiones, Derechos Humanos y DIH 1998-2002. Pág. 72. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Vicepresidencia de la República.2002. 443 Diario El Tiempo. Sección: Información Nación. 11 de Octubre de 2003. 444 Ibíd. Sección: Información General. 6 de Febrero de 2003. 445 Diagnóstico Departamental Caquetá. Observatorio del Programa Presidencial de DH y DIH, Vicepresidencia de la República. 2007. 446 Diario El Tiempo. Sección Justicia, Acusación por masacre. 12 de Junio de 2002. 447 El Bloque Central Bolívar y el narcotráfico en Caquetá. http://www.verdadabierta.com/paraeconomia/narcotrafico/2217-el-bloque-central-bolivar-y-el-narcotrafico-en-caqueta 448 Diario El Tiempo. Sección Información General. 17 de Noviembre de 2002. 449 Contexto del proceso de desmovilización de Colectiva de las Autodefensas Unidas De Colombia y Otros Grupos Armados al Margen de la ley. Publicado en http://www.citpaxobservatorio.org/img/ contexto_historico_desmovilizacion.pdf 450 Ibíd. pág. 9. 442

249

250

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Con los procesos de desmovilización las tensiones entre los dos grupos armados disminuyeron en la zona, pero, en el contexto histórico de la guerra en Colombia siempre tienden a quedar algunos reductos armados que, pese a estar en uno u otro proceso de desmovilización, mantienen la continuidad de acciones armadas un poco más reducidas, como practicas de delincuencia común. Los espacios de las autodefensas serían ocupados inmediatamente por las FARC, pero con el considerable aumento de la Fuerza Pública, el grupo insurgente permanece limitado en el control de las regiones donde estuvieron los paramilitares. Con las desmovilizaciones paramilitares, el gobierno de Uribe hizo desaparecer la palabra paramilitares del lenguaje de los discursos institucionales y de los medios, para dar origen al término de bandas Criminales (Bacrim), organizaciones que siguen cumpliendo con la función de los paramilitares: criminalizando la población civil, generando terror y unidas a las actividades del narcomenudeo controlando territorios rurales, urbanos y suburbanos desarrollando distintas actividades delincuenciales. Las FARC-EP han tenido que enfrentar las relaciones con estas nuevas bandas emergentes en sus zonas, no solo mediante la confrontación armada, sino, en ocasiones en estrechas relaciones con ellas en la economía del narcotráfico y el secuestro extorsivo. Cada vez se hace más evidente que no todos los integrantes de las AUC se desmovilizaron, sino como quedaron algunos grupos armados que no se sometieron a los planes de reinserción y entrega de armas y, que no se acogieron a los beneficios de la ley de justicia y paz, propuestas por el gobierno.451 A esas bandas las llama Bacrim, tratando de diferenciarlas de los grupos paramilitares, sin embargo, su forma de operar no difiere mucho de las AUC, solo que ahora no abarcan la misma territorialidad que llegaron a alcanzar durante la federalización y puede, que sus intereses no sean tan antisubversivos, sino más bien, ligados al funcionamiento de la economía del narcotráfico, en el desarrollo de un modelo de guerra depredadora, estando dispuestos a toda modalidad de alianza con cualquier tipo de actor a través del cual puedan recaudar recursos. Aunque aún no se ve que las bandas criminales emergentes hayan alcanzado la importancia territorial que tuvieron las AUC, su progreso no deja de ser preocupante dado que en poco tiempo han conseguido cierto grado de eficacia operativa en el desarrollo de economías criminales, particularmente en zonas urbanas y suburbanas del país. Algunos informes señalan como las Bacrim están, con diferentes nombres, en 29 de los 32 departamentos del país y estarían conformados por 6.000 integrantes y 7.400 colaboradores.452 Las relaciones de estas bandas con las FARC-EP dependen de los contextos regionales, se presumiría que la interacción entre estos fuera antagónica y por lo tanto se tendrían que dar choques armados o combates, sin embargo, se han Desde el año 2005 para el proceso de desmovilización de los grupos armados ilegales, el gobierno diseño la Ley de Justicia y Paz, no solo con el fin de reincorporar excombatientes a la sociedad civil, sino también tratar de realizar un proceso de reparación a las víctimas. Ley 975 de 2005. Ley de Justicia y paz. Publicada en http://www.reintegracion.gov.co/Es/ACR/Documents/leyes/ LEY 975 DE 2005 [25-07-05 Ley de justicia y paz].doc. 452 Caracol televisión. Noticias. Las Bacrim tienen 13400 combatientes y colaboradores según INDEPAZ. Publicado en http://www.caracoltv.com/noticias/nacion/articulo-189865-bacrim-tienen13400-combatientes-y-colaboradores-segun-indepaz 451

Capítulo 7 / Bloque sur

encontrado indicios de colaboración de índole económica entre los dos grupos armados ilegales, en esencia en aquellos lugares donde la relación esta mediada por la actividad del narcotráfico. La colaboración se da en un momento en que la guerra ha colocado en distintas regiones del sur del país a las FARC en condiciones de extrema precariedad, obligándola a recurrir a estas bandas en busca de ayuda que le permita mitigar los golpes de la fuerzas publica, accediendo a través de ellas a todo tipo de material de guerra, logística, alimentación, medicamentos y vestimentas, en transacciones donde está de por medio el negocio del narcotráfico. Con las debidas prevenciones que se deben tener para acceder, a través de terceros, y validar la información incautada de los computadores de Jorge Briceño, “ mono Jojoy”, en audiencia pública, se señala oficialmente, que según algunos supuestos correos encontrados en dichos equipos, las FARC tienen negocios con las bandas criminales emergentes, se les vincula con narcotraficantes como Daniel “el loco Barrera”, los hermanos Luis Enrique y Javier Antonio Calle Serna, conocidos como ‘Los Comba’ y Pedro  Oliverio Guerrero Castillo, ‘Cuchillo´.453 Esta información mediada por los análisis de la Policía Nacional, plantean que dicho vínculo de colaboración también lo manejan otros comandantes de la insurgencia. Las relaciones se establecen obligados por las lógicas de la guerra y los marcados intereses de las partes, según un presunto correo, fechado el 12 de agosto de 2009, Pablo Catatumbo y Alfonso Cano cuentan al Secretariado que: “…el señor Comba, narcotraficante jefe de los Rastrojos, a través de un frente en Occidente, ha hecho llegar esta propuesta: Parar la guerra y establecer un acuerdo para pagar el impuesto que le corresponde. Nos entregaría un guerrillero que tiene detenido en el Cauca. Parece oportuno poder precisar los términos del pago de impuestos y analizar cómo sería concretamente el tema de no echarnos tiros”.454 Estos informes dados por el gobierno, conocidos por la opinión pública a través de los diferentes medios de comunicación, establecen que las FARC interactúan con las bandas criminales emergentes con el fin de obtener beneficios del tráfico de drogas y sus relaciones son de “mutua” colaboración en causas distintas. En el caso de la región donde opera el Bloque Sur de las FARC, los respectivos frentes estarían interactuando con las bandas criminales presentes en cada uno de los departamentos: En Huila están los no desmovilizados al mando de “Diego” pertenecientes a las Águilas Negras, que operan en Campoalegre, Pitalito y la ciudad de Neiva; en Caquetá, las Bacrim de Caquetá o los Rastrojos, que operan en Albania, Belén de los Andaquíes, Currillo, San José de la Fragua, San Vicente del Caguán, Solita, Valparaíso y la ciudad de Florencia; en Putumayo están presentes Los Rastrojos, las Águilas Negras, los Machos y Nueva Generación que operan en Orito, Puerto Asís, Puerto Guzmán, La Hormiga y Villa Pinzón.455 Revista Semana, Santos revela Alianza de las FARC y el Narcotráfico en correos del Mono Jojoy. 9 de Octubre de 2010. 454 Diario La Opinión. Sección política. FARC: setenta por ciento de sus actividades son dedicadas al narcotráfico. 16 de Octubre de 2010. 455 Informe comparativo de nuevos grupos paramilitares 2008-2009. Instituto de Estudios Para el 453

251

252

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

La red de colaboración, se establece a lo largo de los corredores de seguridad y circulación de la guerrilla y de la droga, superando áreas estrictas de control y operaciones del Bloque: Así, Daniel “el Loco Barrera”, efectuaba negocios con el Frente 43 de las FARC, a cargo del desaparecido comandante Tomás Medina Caracas, “el Negro Acacio”, y, ahora, con el comandante “Jhon 40”, los beneficios de esas transacciones favorecen al Boque Oriental, que reparte los lucros con el Bloque Sur, de actividades que se desarrollan en el Caquetá. En cuanto a enfrentamientos entre las FARC y las Bacrim, no se evidencian casos relevantes que muestren el resultado de posibles combates o registros de los mismos entre los dos grupos que puedan ser verificadas, por lo menos en los departamentos donde se desenvuelve el Bloque Sur. Esto no significa que no se produzcan, solo que se dan de manera muy ocasional: un choque armado con las Bacrim en la vereda de Maticurí en Caquetá se reporta en un parte de guerra entregado por las FARC, el 21 de Abril de 2010 informando: Asaltó a los paramilitares en la vereda Maticurí Media. Recuperado: 1 carabina 22, 1 fusil R15, 1 escopeta “guacharaca” calibre 12 con 9 tiros, 1 pistola Smith con 2 proveedores, 1 revólver calibre 38 con 18 tiros, 30 millones de pesos, un deslizador con un motor 75.456 Para finales del 2010, en el contexto específico del estado de la guerra, las relaciones de “colaboración” entre las FARC y las Bacrim, pueden verse como una tregua para la consecución de algunos recursos económicos y un aire para la reestructuración de la estrategia de confrontación a la fuerza pública, buscando limitar sus avances.

5. Las dinámicas del conflicto: entre la guerra y la política Las relaciones de las FARC-EP con la institucionalidad históricamente han sido de confrontación política y militar. En el contexto de los 46 años de las FARC, desde su fundación esas relaciones se han producido en una dinámica de flujos y reflujos en los que la actividad militar gira, según la situación de cada actor en la guerra, hacia la política y, la importancia política de la organización, desafortunadamente, se mide en términos de su capacidad militar. Pese a esta paradoja, se han dado algunas etapas de negociación política que de uno u otro modo se truncaron y llevaron las negociaciones al fracaso, como las de la década de los 80 con el gobierno de Betancurt, en la zona de La Uribe, Meta,457 o las recordadas negociaciones de la zona de distensión al sur-oriente del país, a finales de los 90 y comienzos del presente siglo, en el gobierno de Pastrana.

Desarrollo y la Paz (INDEPAZ) 2009, Publicado en: http://www.indepaz.org.co/attachments/382_Informe%20comparativo%20nuevos%20 grupos%202008%20-%202009%20INDEPAZ.pdf. 456 Página oficial de las FARC-EP. Partes de guerra 2010. http//Farcejercitodelpueblo.org/site/partesguerra. 457 Lozano Guillén Carlos. ¿Guerra o paz en Colombia? Cincuenta años de un conflicto sin solución. Bogotá. Ediciones Izquierda Viva; Melburne; Ocean Sur. 2006.

Capítulo 7 / Bloque sur

Para el caso de Betancurt, el proceso de paz se acompañó de un proceso de pacificación, en una dinámica en la cual se combinó el diálogo institucional con la irrupción de la violencia paramilitar y del narcotráfico, grupos que se unirían generando un impacto social y territorial de proporciones nacionales, frustrando los procesos de apertura y democratización del país. El Proceso de Paz en el gobierno de Pastrana, 1999 a 2002458, operó como una estrategia de reconstrucción de la institucionalidad del Estado y de recomposición y reorganización de las Fuerzas Armadas, en el marco de una agenda amplia no obtuvo resultados, salvo algunas liberaciones unilaterales de soldados retenidos por las FARC. Las negociaciones en la zona de despeje, contaron con el tiempo necesario para que el gobierno obtuviera de los Estados Unidos el apoyo para el Plan Colombia, el cual proporcionó los recursos económicos a la fuerza pública para aumentar su capacidad militar con el fin de combatir al narcotráfico y la subversión. Del mismo modo, el proceso del Caguán fue aprovechado por la guerrilla de las FARC para crecer militarmente, lo cual a la postre resultó ser una dificultad mayor. Los sobre-vuelos de la fuerza aérea en la zona de despeje, los hostigamientos y presiones de los paramilitares, las acciones armadas de las FARC realizadas desde la zona de distensión, tales como el sabotaje, el incremento de ataques a la fuerza pública y el secuestro de políticos, resultado de la decisión de negociar en medio de la guerra, llevó a que los diálogos fracasaran y se dieran por terminados a meses de finalizar el gobierno Pastrana459. La interacción de las FARC con la Institucionalidad, se dan en el marco de una dinámica en la cual, por periodos, la acción política subordina la operación militar a procesos de diálogo dados en medio de treguas parciales o de confrontaciones militares, dependiendo de la correlación de fuerzas de las partes. Los procesos de diálogo resultan de la mayor importancia en la medida en que las agendas reflejan las aspiraciones y posibilidades de los acuerdos, en contextos en los cuales se ven reflejadas necesidades y urgencias del país. Son agendas que comprometen en lo esencial transformaciones y reformas democráticas, que dada la magnitud de los problemas, requieren de una fuerte voluntad política de la institucionalidad del Estado y de un compromiso mayor de la sociedad en su conjunto, en términos de la distribución equitativa de la riqueza y de las posibilidades de bienestar. Sin embargo, lo que ha prevalecido ante las buenas intenciones de la política de diálogo es el espíritu de confrontación, que en el caso el sur del país, ha dejado como saldo bajas de lado y lado, persistente violación a los Derechos Humanos, población desplazada, masacres, ejecuciones extrajudiciales, falsos positivos, destrucción de proyectos económicos y de vida de la población, soledad e incertidumbre. En la última década la confrontación armada directa, se ha efectuado principalmente en los territorios donde operan el Bloque Sur, Bloque Oriental, Bloque Medina Gallego Carlos. Conflicto Armado y proceso de paz en Colombia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Derecho. Ciencias Políticas y Sociales, 2009. 459 En este proceso influyo los acontecimientos del 11 de Septiembre de 2001 que redefinió las características del conflicto relacionándolo con el terrorismo. 458

253

254

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Occidental y algunas zonas del Comando Conjunto Central; la guerra se ha desarrollado con mayor intensidad en Tolima, Valle del Cauca, Cauca, Huila y Meta, extendiéndose hacía la región Amazónica. En el caso específico del Bloque Sur de las FARC, los operativos desarrollados en el marco de la política de seguridad democrática y los Planes Patriota y Consolidación en su contra han sido particularmente intensos, dado que varios integrantes del Secretariado se ubican en esta región, y el Estado ha centrado su atención en el logro de objetivos estratégicos de alto impacto colocando como blanco de sus acciones a los miembros del Secretariado. Se trata de recuperar una zona donde las FARC, han tenido tradicionalmente sus sitios de retaguardia y donde adquirieron mayor importancia y fortalecimiento militar durante los diálogos en la zona de distensión, lo cual le facilito a la organización el control de grandes extensiones del territorio. El fortalecimiento de la fuerza pública, el aumento de los operativos militares y el impulso de distintos planes en la región fueron revirtiendo las relaciones de poder en el territorio, obligando a las FARC a realizar un repliegue táctico, a causa de las bajas producidas por las acciones de inteligencia y las operaciones de fuerza aérea militar, que han determinado el éxito de la institucionalidad en la lucha contrainsurgente. Los recursos del Plan Colombia, sumados a los impuestos de guerra y a la voluntad decidida del gobierno Uribe de desarrollar la guerra contra las FARC, en una estrategia que se explícita en el aumento significativo de la inversión del Estado en seguridad, para la modernización y el mejoramiento de la disposición operativa del conjunto de las fuerza pública. A través del Plan Patriota la administración Uribe, despliega la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, con la disposición de más de 16.000 efectivos, con el objetivo de reunir en poco tiempo unos 40.000, para acelerar la derrota militar del grupo insurgente,460 manteniendo una ofensiva constante y directa sobre el territorio.461 La capacidad para realizar grandes tomas de municipios y mantener una guerra de posiciones, se vio disminuida significativamente, debido al cambio del modelo de guerra de la fuerza pública, lo cual le creó a las FARC la necesidad de llevar a cabo un repliegue estratégico que mantuvo con relativa eficacia hasta 2007, momento a partir del cual la ofensiva militar en el sur comienza a dar significativos resultados, con la desarticulación de frentes a causa de bombardeos desarrollados por las fuerzas militares, las bajas de comandantes de gran importancia dentro de la estructura militar y política de las FARC, entre ellos, Martín Caballero y Tomás Medina Caracas, en 2007, Raúl Reyes e Iván Ríos en 2008462 y, el rescate de 15 retenidos, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y 3 estadounidenses considerados de gran valor para un intercambio humanitario463. Arteta Yesid, Lozano Carlos, Medina Medófilo, Rangel Alfredo. Que, como y cuando Negociar con las Farc. Págs. 54-90. Intermedio Editores Ltda. 2008 461 El analista Alejo Vargas ha denominado la Política de Seguridad Democrática del Presidente Uribe como Farcentrista, dado el énfasis que puso en la destrucción de esta organización. 462 Además de lo que representa emocionalmente para la organización, en este periodo, la muerte del máximo comandante Manuel Marulanda Vélez como consecuencia de causas naturales. 463 Antes del 2008, la opinión pública del país estuvo pendiente de la posibilidad de realizar el in460

Capítulo 7 / Bloque sur

En el gobierno del Presidente Santos, la organización ha seguido recibiendo duros golpes contra sus frentes y mandos, sin que aún encuentre una respuesta clara a las nuevas formas de operar de la Fuerza Publica en su estrategia de combinar la inteligencia militar con las acciones operativas áreas y una creciente vinculación de la población a las tareas de seguridad. La institucionalidad legitimada desde los resultados de sus acciones, una intensa campaña publicitaria a través de medios de comunicación y victorias electorales ha podido mantener una guerra directa y constante contra todos los frentes de las FARC-EP, y en particular en el suroriente del país; no obstante, las cuantiosas bajas en ambos bandos, las estadísticas dejan como balance que el momento de la guerra favorece al gobierno y su fuerza pública, dado el número de bajas, capturas y deserciones a los que se ha visto abocada la organización y, sobre todo, los logros obtenidos por las operaciones en el marco de alcanzar objetivos del alto impacto, entre los que se contabiliza la muerte de Jorge Briceño, mono Jojoy, una figura emblemática al interior de la organización. La situación del Bloque Sur de las FARC-EP, no es diferente a la afrontada por el conjunto de la organización; la ofensiva dispuesta en el Plan Patriota se desarrolló con gran intensidad en Caquetá y Putumayo, donde los reportes de los éxitos de la fuerza pública, se expresan de manera contundente. El mayor golpe al Bloque le fue propiciado el 1 de marzo de 2008, con la muerte de su máximo comandante y el segundo al mando en la estructura del Secretariado, Raúl Reyes, dado de baja junto a unos 15 guerrilleros en la llamada Operación Fénix en Ecuador, zona fronteriza de (Santa Rosa).464 Esta acción, de transcendentales repercusiones políticas y diplomáticas, suscitaría la violación de la soberanía de la República de Ecuador y la ruptura de las relaciones diplomáticas; además de la fuerte reacción de Venezuela con la advertencia a Colombia de no violar la soberanía venezolana ya que de presentarse un hecho como el de Ecuador, Venezuela respondería militarmente465; esto se tradujo en una compleja situación política para Colombia en el ámbito de los procesos de integración regional. La operación Fénix constituye la más contundente acción militar lograda por la fuerza pública al grupo insurgente en el momento, puesto que a lo largo de 6 años de guerra total de la institucionalidad del gobierno Uribe contra las FARC, no se habían dado golpes de alta resonancia como este, tomando en consideración que no se conseguía la baja de algún miembro del Secretariado de las FARC en casi tercambio humanitario con las FARC-EP, donde el grupo rebelde insistía en el despeje militar de los municipios de Pradera y Florida en el Valle del Cauca y pactar una negociación de canje de las personas retenidas a cambio de prisioneros del grupo subversivo, apresados en cárceles del país y de Estados Unidos, sin embargo con los reveses militares y los rescates de los retenidos más importantes, realizados por la fuerza pública al grupo subversivo, hicieron que el acuerdo humanitario pasara casi al olvido, a pesar de que las FARC tienen un importante número de rehenes en su poder. Ver documento de la Agencia Bolivariana De Prensa El Canje de Prisioneros De Guerra. Precisiones sobre el intercambio. Septiembre 7 de 2007. Publicado en: http://www.abpnoticias.com/boletin_temporal/contenido/libros/CANJE.pdf. 464 Caracol Radio 1 de Marzo de 2008. Ver noticia en: Caracol.com.co/nota.aspx?id=557049. 465 Telesur. Pronunciamiento del Presidente Hugo Chávez sobre la incursión militar de Colombia en Ecuador. 1 de Marzo de 2008.

255

256

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

el medio siglo de guerra, por ello, la baja de Raúl Reyes significaría el más duro golpe afrontado por las FARC, colocando de presente su vulnerabilidad en la nueva estrategia de guerra. La confiscación de los computadores que quedaron en el campamento del mencionado jefe guerrillero, permitieron y siguen habilitando, gran material de inteligencia para la fuerza pública en el objetivo de acelerar la derrota militar de la guerrilla, eliminando o capturando a sus principales cabecillas, especialmente a los integrantes del Secretariado. A raíz de algunas liberaciones unilaterales de retenidos por las FARC se divulgan sus testimonios sobre las condiciones de sometimiento de los secuestrados, esto lleva a la generalización del desprestigio y el repudio del grupo subversivo desplegado desde la institucionalidad y los principales medios de comunicación, que generaron la marcha del 4 de febrero de 2008 en las principales ciudades, con lo cual se da un nuevo viraje a la guerra contra las FARC, aumenta la popularidad de Uribe que se consolida con el operativo que dio de baja al jefe guerrillero, como también los hechos de la Operación Jaque donde liberaron 15 secuestrados.466 Esto quiere decir, que la popularidad del Gobierno, depende en su mayoría de los golpes contra la insurgencia, especialmente los asestados a las FARC, lo cual solventa la legitimidad de la institucionalidad y justifica mantener la guerra total, y de paso se desplace como prioridad la salida política al conflicto armado. Sin embargo, en lo relacionado estrictamente con el golpe dado al Bloque Sur de las FARC, con la baja de Raúl Reyes, se empieza a vislumbrar por el Gobierno y las fuerzas militares la posibilidad de la derrota militar y se comienza a hablar del comienzo del fin, la victoria militar y la posvictoria sobre el grupo subversivo. Un triunfalismo alimentado mediáticamente con la divulgación de la información de los computadores incautados del jefe guerrillero, cuya credibilidad entra en duda dado el rompimiento de la cadena de custodia de los mismos. No obstante, la información divulgada generó una profunda crisis política regional, debido a la vinculación de los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela y Rafael Correa, de Ecuador, como auxiliadores y simpatizantes del grupo subversivo.467 Además según los informes revelados por el comandante de la Policía Nacional de Colombia, General Oscar Naranjo, el Gobierno de Venezuela aportaría sumas importantes de dinero al grupo subversivo con el fin de fortalecerlo militarmente, a su vez, las FARC en contraprestación estarían dispuestas a luchar por la revolución Bolivariana del Gobierno Chávez en caso de una agresión de los Estados Unidos contra el vecino país,468 del mismo modo datos confidenciales hallados en los computadores, indicaron vínculos del entonces ministro de seguridad de Ecuador, Gustavo Larrea, con el grupo insurgente para que Ecuador lograra protagonismo en la región, por cuenta de la obtención de un intercambio humanitario o liberaciones unilaterales de secuestrados de la guerrilla gracias a su mediación.469

El Espectador.com. Seis Años a Bordo de Uribe. 2 de Agosto de 2008. El Tiempo. Computadores no dejan dormir a los vecinos. 30 de Marzo de 2008 468 El Tiempo. Así describía el computador de Raúl Reyes Los Vínculos con las FARC. 3 de Marzo de 2008. 469 El Tiempo. Computadores de Reyes Rebelan acuerdos con Ecuador. 3 de Marzo de 2008. 466 467

Capítulo 7 / Bloque sur

La crisis regional con Venezuela y Ecuador, se solucionaría por medio de la Cumbre del Grupo de Río, realizada en República Dominicana donde Colombia se comprometió a no llevar a cabo acciones militares en los países vecinos,470 dicho compromiso, calmaría las tensiones con Ecuador y Venezuela, pero generaría una fuerte prevención de las naciones vecinas ante el gobierno colombiano de entonces. A pesar de ello las tensiones, que suscitaron la crisis regional, seguirían persistiendo por cuenta de la inclusión de un tercer actor directo: Estados Unidos, dado que según los primeros informes de la investigación realizada por autoridades ecuatorianas, no solo el gobierno colombiano sino también los Estados Unidos violaron la soberanía nacional de Ecuador en el ataque al campamento de Reyes, porque la colaboración de los estadounidenses fue dada a la fuerza pública colombiana desde la base militar que tenían en Manta, Ecuador, y desde ella, aportaron los insumos para la ubicación precisa del campamento insurgente en las selvas del vecino país, incluso aún, se sigue discutiendo la posibilidad de que aviones de combate norteamericanos, hayan sido los que realizaron el bombardeo al campamento, pues los rastros de las bombas encontradas son de una tecnología inhabilitada para ser usadas por las aeronaves colombianas, dada su alta complejidad tecnológica, y son solo usables en aeronaves de igual condición,471 sin embargo, la embajada de los Estados Unidos en Ecuador, negó rotundamente haber colaborado en el hecho, por tanto es complicado establecer cuál es la verdad de este asunto. No obstante, en el contexto nacional seguirían aumentando el número de consecuencias a partir de la captura de los computadores de Raúl Reyes, no solamente por el hecho de obtener un material valioso de inteligencia, sino también por usarlo para atacar y desprestigiar a líderes opositores al gobierno, relacionándolos como simpatizantes, colaboradores o miembros de las FARC, así involucran directamente los ex congresistas Piedad Córdoba,472 Wilson Borja y Gloria Inés Ramírez473 entre otros líderes de la oposición que están vinculados en una investigación judicial, por estar mencionados en supuestos correos emitidos y recibidos por el desaparecido líder guerrillero. Otro de los incluidos en este proceso judicial, es el profesor Miguel Ángel Beltrán474 quien aún permanece recluido en prisión a causa de la información hallada Ibíd. Gestos y anuncios que permitieron poner fin a la crisis. 7 de Marzo de 2008. Diario Internacional.com. Aviones de Estados Unidos participaron en Muerte de Raúl Reyes y sus acompañantes. ver en:http://www.eldiariointernacional.com/spip.php?article1854. 10 de abril de 2008. En el ataque al campamento de Reyes se utilizaron bombas GBU 12, que según el informe investigativo, solo pueden ser usadas por aviones A7, A10, B52, F111, F 117, F15, F16, F/A 18 C/D, F14 y A6, que la fuerza aérea colombiana no posee, lo cual plantea la posibilidad de que Estados Unidos, no solo colaborara con la ubicación del líder rebelde, sino con el ataque en sí. 472 Piedad Córdoba fue destituida recientemente de su cargo e inhabilitada durante 18 años para participar en política, por el procurador Alejandro Ordoñez en base a los supuestos correos encontrados en el computador de Reyes, sin embargo esta decisión ha sido muy cuestionada dado que la veracidad de la información del computador no tiene una autenticidad tajante puesto que pudo haber sido manipulada, y con ello no tener validez jurídica como prueba legal. 473 El Espectador .com. Y empezó la Farcpolítica. 22 de mayo de 2008. 474 El profesor Miguel Ángel Beltrán se encontraba realizando estudios de Post doctorado en México cuando fue capturado por las autoridades de ese país y deportado a Colombia, mediante una forma en la cual se le ha violado el debido proceso al detenido, fuera de ello su familia se ha visto 470 471

257

258

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

en dichos computadores. Ante esta condición los vinculados a las investigaciones del computador y una parte de la opinión pública, interpreta que la información puede ser sujeta a manipulaciones475 en beneficio de la institucionalidad del alto gobierno y en perjuicio de la oposición, pues de ser cierta y verás la información encontrada, ya habrían ejecutado o emprendido acciones judiciales contra el Presidente Hugo Chávez y parte de su gabinete, como también contra altos dignatarios del gobierno ecuatoriano entre otros, por concepto de ayuda y financiación a grupos terroristas, descrita en dichos correos del abatido líder rebelde. Además, el resultado de la Operación Fénix, se presentó en un momento en que las FARC buscan una notoriedad y validez política en el marco internacional, con las diligencias que la entonces senadora Piedad Córdoba, realizaba con autorización del Gobierno, para lograr el intercambio humanitario de prisioneros de las FARC en cárceles del país y Estados Unidos por secuestrados en poder de los insurrectos. Gracias a la gestión de Piedad Córdoba y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fueron liberadas: Clara Rojas y Consuelo Gonzales de Perdomo el 10 de Enero de 2008 siendo entregadas al Gobierno Venezolano, posteriormente liberaron el 28 de Febrero del mismo año a: Luís Eladio Pérez, Gloria Polanco, Jorge Gechem y Orlando Beltrán Cuellar476. Las FARC buscaban obtener un triunfo político por cuenta de la voluntad expresa de realizar el intercambio humanitario gracias a sus liberaciones unilaterales, en contrapartida; la imagen del gobierno de Uribe se diluía ante la opinión pública internacional y quedaba cuestionada la política de seguridad democrática, por su falta de voluntad de buscar una salida negociada al conflicto armado y preferir el rescate militar al intercambio humanitario. Así, la operación Fénix, no solo es un golpe contundente en contra de los rebeldes, sino que también disparó la popularidad y la aceptación del Gobierno Uribe, y opacó hasta anular el impacto mediático producido por las liberaciones que se habían realizado apenas unos días antes del ataque al campamento de Reyes. Así, el golpe de mayor trascendencia al Bloque Sur de las FARC fue el asestado a Raúl Reyes que además de sacudir la estructura política del grupo rebelde, generó una nueva situación política para contraponer a la parapolítica que comprometía al gobierno y a sus más airados defensores: “la Farcpolítica”. Los computadores le fueron favorables al gobierno Uribe en un momento de desprestigio considerable, a causa de los debates en el Congreso y la opinión pública, donde la oposición política presentaba pruebas e informes sobre la relación de un importante número expuesta a amenazas, persecución y seguimiento de quienes tienen interés de condenar al profesor Beltrán. Ver nota en: Periódico el Turbión. http//elturbión.modep.org. /drupal/node/1845. 475 la veracidad contenida en el computador de Raúl Reyes ha sido y es muy cuestionada, pero según la interpol, la información no fue manipulada y es por lo tanto válida, sin embargo, en contraste están las declaraciones del Capitán Ronald Coy, Investigador antiterrorista de la DIJÍN quien elaboró el informe de los computadores de Reyes y declaró bajo juramento ante la fiscalía que no encontró correos electrónicos en dichos computadores, sino solamente documentos de Word que no sirven para demostrar intercambio de comunicaciones entre el insurgente abatido con quienes presuntamente tenía vínculos, además la información encontrada en el computador, fue adulterada por cuenta de las autoridades que manejaron esta situación. 476 Estas personas que estaban en poder de las FARC oficiaban como políticos de alta importancia para que el grupo insurgente pugnara por un posible canje.

Capítulo 7 / Bloque sur

de representantes de la institucionalidad con grupos paramilitares, situaciones y casos específicos que involucran a algunos militares, congresistas, alcaldes y gobernadores del oficialismo, y también incluyen al Presidente Uribe, en el escándalo de la parapolítica.477 A pesar de los escándalos que comprometían las instituciones del Estado, los éxitos alcanzados por la fuerza pública fueron generando en la institución militar y en el gobierno la idea de la posibilidad real obtener una victoria militar y del comienzo del fin del fin, como ya se señaló; sobre esos resultados el general Freddy Padilla de León, comandante general de la fuerzas militares, comenzó a hablar de la post-victoria, dando por sentado el triunfo militar sobre la insurgencia. Pasada la tempestad mediática y triunfalista de la institución militar, el conflicto armado persiste, sosteniendo aunque con menor intensidad choques y combates, en distintos departamentos donde la subversión hace presencia, especialmente en el sur del país, en un proceso de ajuste a la modalidad de la guerra. Las FARC buscan reacomodarse a la nueva situación de guerra desplegando la táctica militar de guerrillas móviles para hacer frente a la institucionalidad. El gobierno no deja de mantener la guerra total contra la insurgencia, en el contexto de las políticas de seguridad global que han definido como blanco de sus acciones la lucha contra el terrorismo. La guerrilla renueva sus formas operativas y no deja de provocar bajas a la fuerza pública, en una proporción que alcanza tres bajas por día lo que resulta un permanente desangre para la institución. La estrategia de alcanzar como blanco de la acción militar de la fuerza pública objetivos de alto impacto hace que las tareas de inteligencia se centren en la búsqueda de los principales cabecillas del secretariado de las FARC-EP, y que el grupo insurgente, responda con los recursos que le posibilitan mantener los mandos y las estructuras, innovando no solo en las formas de la confrontación (tiro de alta precisión y explosivos), sino, en la reorganización y especialización de las estructuras y unidades de combate guerrilleras. Las acciones defensivas de las guerrillas sustituyeron la operación ofensiva de grandes proporciones, dirigidas a la toma de bases militares y pueblos, la forma de causarle bajas a la fuerza pública se compone de la estrategia de emboscadas a patrullas y colocación de bombas, sin importar el tipo, número de bajas que causen, donde frecuentemente comprometen a la población civil478. Los contactos armados de la Fuerza Pública y de organismos encargados de la seguridad del estado con las FARC, no obstante la disminución de los mismos sigue siendo importante para el 2010, conforme lo establece el mapa de guerra que nos dan a conocer los informes oficiales. Mapa 30.

El entonces senador de la república Gustavo Petro del partido Polo Democrático Alternativo, protagonizó una serie de debates donde denunció que gran parte de la institucionalidad de entonces, estaba relacionada con grupos paramilitares. Dichos debates fueron: Paramilitarismo en Sucre el 18 de mayo de 2005 y Paramilitarismo en Antioquia el 17 de Abril de 2007 realizados en el Senado de la República. 478 Impacto de La Política de Seguridad Democrática sobre la violencia y los derechos humanos. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. Editorial Scripto. Julio de 2010. Pág. 185. 477

259

260

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 30. Contactos con las fuerzas militares 2006-2010 Estos mapas oficiales, lo que están señalando es como no obstante el discurso de la victoria militar que usan los mandos de la fuerza pública y los miembros del gobierno nacional la dinámica violenta del conflicto armado, persiste en la mayoría de los departamentos del país. La intensidad del conflicto sigue siendo fuerte en Caquetá, Putumayo y Huila donde opera el Bloque Sur. No obstante esto, las evidencias de los avances de la fuerza pública sobre la insurgencia de las FARC en el territorio del Bloque Sur, fortalece la decisión de la institucionalidad de la victoria militar o, en su efecto, llevar el conflicto a un lugar donde se obligue a la organización a negociar una salida digna. Esta opción pare-

Capítulo 7 / Bloque sur

ce lejana, la fragmentación del grupo armado, la movilidad y dispersión sobre el territorio, ofrece un panorama que muestra que pese a los grandes golpes y limitaciones que se le han dado a dichos grupos, la victoria definitiva no está próxima.

6. Un balance de las dinámicas de la guerra del Bloque Sur En los últimos veinte años, las operaciones más grandes de este bloque se desarrollaron en el transcurso de los años noventa. De esa época se puede señalar la toma de las Delicias, limites de Putumayo y Caquetá en 1996, donde murieron unos 30 miembros de la fuerza pública y fueron retenidos 60479 que, posteriormente serian liberados en Cartagena del Chairá; también se destaca la toma al Billar en Caquetá donde fue destruido el batallón No. 52 del ejército nacional con un saldo de 63 muertos y 43 retenidos en 1998. Estos dos golpes dados por las FARC en el sur del país, corresponden a la época de mayor capacidad operativa de la organización. Cabe recordar que estas acciones de la guerrilla se realizan en el contexto de la lucha del Gobierno Samper por mantenerse en el poder, dados los escándalos ocasionados por la financiación de su campaña presidencial con dineros provenientes del narcotráfico. Es una época de profunda crisis de la legitimidad del gobierno, aumentada por una ofensiva creciente de las guerrillas y el paramilitarismo.480 A partir de 1998, el inicio de la administración Pastrana se da en el marco de las expectativas creadas por la posibilidad que el país entrara en un proceso de paz de la mayor importancia, por las relaciones establecidas entre el entonces mandatario electo y el comandante de las FARC - EP, Manuel Marulanda Vélez. Resultado de esas conversaciones se inicia un accidentado proceso de paz que atravesara prácticamente todo el gobierno del Presidente Pastrana. Una lectura de este proceso obliga necesariamente a mirarlo como un repliegue táctico del establecimiento del escenario de la guerra, donde la correlación de fuerzas le era desfavorable, hacia el escenario de la política donde el Gobierno encontrará un aire para reconstruir la confrontación institucional a las FARC. La creación de la zona de despeje permite suspender las acciones militares de de las FARC en el sur del país, y en general llevar a la organización a un “empotreramiento”, del cual la organización avanzará en aspectos políticos (Creación del PCCC y el Movimiento Bolivariano), mientras el gobierno reconstituye la moral de sus fuerzas militares, las reorganiza y redefine la estrategia de guerra. Sin duda, el periodo de la zona de distensión posibilita el fortalecimiento militar de la fuerza pública a través del Plan Colombia con la ayuda del gobierno norteamericano que ve en la administración del presidente Andrés Pastrana, la posibilidad de reconstruir las erosionadas relaciones con Colombia. A lo largo de tres años la guerra pasa por una fase de transformaciones, donde el gobierno nacional retoma la iniciativa Diario El Tiempo 8 de septiembre de 1996. La mayor parte del gobierno del presidente Ernesto Samper, estuvo salpicada por el escándalo de lo que llego a constituir el expediente 8000 que obligo al mandatario a centrar sus esfuerzos en mostrar su inocencia en el desconocimiento de la entrada de dineros del cartel de Cali a su campaña. Las relaciones de esta administración con el gobierno norteamericano fueron difíciles y lejanas.

479 480

261

262

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

militar a la sombra de un proceso de paz que no avanza en los acuerdos esenciales de las agendas. Bajo estas condiciones, después de haber tenido la capacidad de mantener una guerra de “movimientos”, las FARC se ven obligadas a replegarse y a llevar acciones armadas de una intensidad menor a la alcanzada antes de iniciarse los diálogos del Caguán. Los resultados de su accionar se limitan a cobrar victimas a la fuerza pública a cuenta gotas y a la realización de secuestros extorsivos y de interés político, en el caso del Bloque Sur, se pueden mencionar algunos hechos que corresponden a actos de mediano impacto, salvo los secuestros de Gloria Polanco, el 26 de julio de 2001, en el edificio Miraflores de Neiva y de Jorge Eduardo Gechem en una avión obligado a aterrizar en carreteras del Sur del Huila, 20 de febrero de 2002, hechos que ayudarían a dar por terminada la zona de distensión. El impulso de la política de seguridad democrática y, a través de ella, del Plan Patriota, impactó profundamente las acciones del Bloque sur de las FARC, sin que por ello haya dejado de generar acciones de guerra contra la fuerza pública con graves resultados para la institución como: el ataque a Santa María en Huila que dejó un saldo de 12 efectivos de la fuerza pública muertos, Febrero de 2004481;14 policías muertos en el corregimiento de Maguaré en Caquetá, perpetrados por la columna móvil Teófilo Forero, en el 2010482, tan solo unos meses después, en el mismo departamento, en Doncello morirían 3 policías víctimas de los insurgentes483; 9 policías más murieron en Puerto Colón, municipio de San Miguel, Putumayo484 ; la muerte del Coronel Jaime García Nieto y 5 soldados más, el 1 de Noviembre de 2010485, además de otros hechos ocurridos en Huila generados a partir de emboscadas y carros bomba, dan a entender que la operatividad del grupo subversivo está disminuida, pero permanece. La actividad del grupo insurgente durante 2010 en el sur del país, tiene una relativa significancia, dado que, hasta octubre del mismo año, las operaciones del Bloque Sur contabilizaron un total de 171 acciones armadas,486 sin contar los hechos de noviembre que son de un alcance preocupante para el gobierno, cuando se supone que la guerrilla está cada vez más debilitada, pero logra generar, entre las victimas militares a un Coronel del ejército. Por tanto, las acciones de ataque del Bloque Sur, caracterizan un impacto sensible a la política del Plan Consolidación, como fase cúspide de la seguridad democrática en la lucha contra el terrorismo que aspira a una rendición total de las FARC, durante la administración del nuevo mandatario, Juan Manuel Santos. Diario El Tiempo. 26 de Febrero de 2004. Ibíd. Catorce policías murieron incinerados en emboscada perpetrada por las FARC en Caquetá. 1 de septiembre de 2010. 483 El Espectador.com. Tres policías muertos deja emboscada en Caquetá. 3 de noviembre de 2010. 484 Ibíd. Emboscada de las FARC en Putumayo deja Nueve policías Muertos. 10 de septiembre de 2010. 485 Página de internet del Movimiento Bolivariano. Partes de guerra del Bloque Sur. http://bolivarsomostodos.org/index.php?option=com_content&view=article&id=900:comunicado-del48-frente-operacion-justicia-popular&catid=22&Itemid=37 486 Ávila Martínez Ariel. De la guerra de Jojoy a la guerra de Cano. Pág. 21. Contenido en: Balance de las FARC después de Jojoy y los nuevos carteles del narcotráfico. Corporación Arcoíris. Informe de seguridad y conflicto armado. 2010. 481 482

Capítulo 7 / Bloque sur

No obstante, durante el 2010 el Bloque Sur de las FARC-EP, recibió una serie de golpes importantes, entre ellos el bombardeo al Frente 48 en Putumayo en desarrollo de la Operación Fortaleza II donde murió Domingo Biojó con 22 combatientes487 y, la posible muerte de Fabián Ramírez488 que sigue sin confirmarse, tras otro bombardeo a los destacamentos de la organización en el Caquetá489, como respuesta inmediata a las acciones de este bloque en los últimos cuatro meses del mismo año. Así, muertes masivas de cuerpos de guerrilla por acción de los bombardeos han debilitado la estructura del bloque, al igual que las frecuentes capturas y deserciones. También, se debe mencionar que el ataque a las finanzas del bloque sur y en general de toda la organización, es otro de los objetivos de la fuerza pública, ya que no solamente tiene como afán la pronta captura o baja de los integrantes del Secretariado, sino también de los mandos medios quienes tienen las posibilidades de realizar la comercialización de narcóticos para conseguir todo tipo de armas y materiales de logística, que les habilite seguir librando la guerra y mantener la resistencia ante la ofensiva del gobierno, generándole bajas hasta donde sea posible; por ello, la fuerza pública considera como un duro golpe la baja de Olidem Solarte Cerón, que según el nuevo comandante de las Fuerzas Militares, el almirante Edgar Cely; Solarte se encargaba del manejo de las finanzas de los insurgentes en Putumayo, intercambiando narcóticos por armas no solo con narcotraficantes colombianos sino además con carteles mexicanos490, por lo tanto este golpe hace parte de los reveses que vienen sufriendo las FARC desde el 2008. La acción de la institucionalidad, ha logrado alejar a las FARC de los principales centros urbanos y áreas productivas, ha socavado las aspiraciones del grupo subversivo de tomarse zonas de desarrollo estratégico, aproximarse a los principales centros administrativos del país y los ha colocado en una actitud defensiva y de resistencia. Pero el gobierno nacional después de una década de guerra no ha logrado infligir una derrota militar absoluta que obligue al grupo a negociar una paz; indiscutiblemente ha debilitado su capacidad operativa y la ha obligado a repensar las relaciones con el territorio, los recursos y la población; ahora, la fuerza pública enfrenta no solo a las FARC, sino a otros grupos ilegales con los cuales la organización puede ganar posiciones e influencia. Mapa 31 El mapa ilustra la situación aproximada que pueden tener las FARC en la región, dados los continuos golpes de la fuerza pública, que expresan una situación bastante desfavorable para las estructuras armadas, donde los Frentes 2 y 14 habrían desaparecido, el Frente 3 se sabe que lleva mucho tiempo sin actividad, por lo cual puede estar diezmado, el Frente 66 ha sido golpeado sensiblemente,

El Tiempo. Domingo Biojó abatido por las autoridades. 29 de septiembre de 2010. José Benito Cabrera, Alias Fabián Ramírez, es integrante del Estado Mayor de las FARC y un comandante de gran importancia dentro de la estructura política del grupo insurgente. 489 El Espectador. Com. Buscan identificar cuerpos entre los que estaría alias Fabián Ramírez. 20 de Noviembre de 2010. 490 Diario El Tiempo. Cae Oliver Solarte, otro gran narco de las FARC. 16 de Marzo de 2011 487 488

263

264

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 31. Evolución del Bloque Sur a 2010 con la captura de alias “Araceli”491, “Didier”492, y la baja de alias “Santiago”493 lo que constituye a su vez un revés para el Comando Conjunto Central, liderado por Alfonso Cano. También el Frente 17494 viene siendo azotado con algunas capturas y bajas, esto supone que dichas estructuras subversivas ubicadas en Huila están siendo desmanteladas, lo cual denotaría la reducción significativa de presencia de las FARC en la región central del país. Los frentes del Sur de Huila, Caquetá y Putumayo se mantienen relativamente estables, sin embargo los constantes ataques aéreos los ha obligado a generar una diáspora de pequeñas unidades, a tal punto que la actividad de estas estructuras armadas muestra una actitud defensiva y de resistencia; a pesar de ello logran adquirir material de intendencia y reclutar nuevos combatientes jóvenes en zonas apartadas de difícil acceso como en zonas fronterizas, especialmente con Ecua Ibíd. Ejército le pisa los talones al Máximo dirigente de Las FARC. 18 de Julio de 2010. Ibíd. Ejército capturo a alias “Didier” Hombre de confianza de Alfonso Cano. 29 de Julio de 2010. 493 Ibíd. Cayó jefe de finanzas del frente 66. 8 de Octubre de 2010. 494 Semana.com. Abatidos dos jefes del frente 17 de las FARC. 10 de Mayo de 2010. 491 492

Capítulo 7 / Bloque sur

dor495, fuera de ello, el conocimiento del terreno, la apertura de nuevos corredores estratégicos; resultan siendo los mejores aliados de la insurgencia para tratar de atenuar el impacto producido por el accionar de la fuerza pública. La ocupación del territorio en la región sur del país por parte de la fuerza pública, realizada por la IV y VI División del ejército, en interacción con la policía y la armada nacional implican un accionar de presencia física de la institucionalidad, donde también han establecido un cerco a los insurgentes, quienes se ven infinitamente superados, no solo en número de personal sino en material de guerra, logística e intendencia, además los destacamentos de la fuerza aérea militar496 la cual ha determinado la ofensiva a favor del gobierno, fuera de ello, para consolidar una derrota militar de las FARC el gobierno robustece el copamiento territorial con el Comando Unificado del Sur en la frontera con Ecuador, al cual destina a más de 27.000 hombres en armas para la lucha contrainsurgente497, ello significa otro obstáculo para la guerrilla, por verse cada vez más superados en combatientes y armas. El presupuesto militar se ha incrementado de manera significativa para el aumento y funcionamiento de la fuerza pública, donde es posible que Colombia destine más del 7% del presupuesto nacional para la mejora de las condiciones de operatividad del aparato militar, sin contar los aportes del Plan Colombia.498 En 2010, fue el segundo país en América Latina después de Brasil, que más dedicó sus recursos económicos en el fortalecimiento militar499. Esta tendencia se mantendrá mientras la solución al conflicto armado siga siendo la guerra, lo cual plantea una situación muy complicada en la medida en que las acciones armadas oficiales, siendo mayoritariamente en contra de la insurgencia, ahora deben dirigirse hacia el ataque a las Bacrim y el neoparamilitarismo. Si bien se ha generado la confianza en la institucionalidad para obtener la victoria militar contra la insurgencia, también se ha dado lugar al aumento de la violación de derechos humanos por parte de la fuerza pública, mediante el desplazamiento forzado, asesinatos extrajudiciales, llamados falsos positivos, acceso carnal violento en contra de población femenina campesina e indígena, entre otros delitos que impactan la situación humanitaria, igual los grupos armados ilegales también son directamente partícipes, y en este caso las FARC no son ajenas a dicha situación, sobre todo teniendo en cuenta los civiles que son víctimas de las minas antipersonales como de otras acciones terroristas. El mayor impacto a los derechos humanos es el desplazamiento de la población, el cual se incrementó junto con el accionar militar de la fuerza pública. Colombia es el país con mayor número de desplazados en el mundo a causa de la guerra con El Espectador.com. FARC ofrecen dinero para reclutar jóvenes ecuatorianos. 5 de Diciembre de 2010. 496 Para el sur del país, la Fuerza Aérea dispone del comando aéreo de combate N 6. CACOM 6. En la base de Tres Esquinas en Caquetá. 497 El Espectador. com. Crearán Comando Unificado del Sur para zona fronteriza con Ecuador. 25 de Enero de 2009. 498 Voces y Silencios. Una aproximación a la situación de Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y Violencia en el Departamento del Huila. 2007. Pág. 12. 499 Caracol Radio. 1 de Junio de 2010. Colombia encabeza el gasto militar de América Latina después de Brasil con 10.055 millones de dólares de su presupuesto para la guerra durante 2010. Ver en: http://www.caracol.com.co/especiales/elecciones/nota.aspx?id=1306873 495

265

266

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

3.693.869 millones de personas incluyendo refugiados y solicitantes de asilo según ACNUR500, en el caso del conflicto armado en el sur del país, la población desplazada no solo nutre los cinturones de miseria de las principales ciudades, sino también se desplazan a Ecuador sumando unas 53.000 personas,501 que han arribado al país vecino y provienen de diversas regiones de Colombia, ahora por su cercanía proceden más de Nariño, Caquetá, Putumayo y en general del sur colombiano. La población expulsada victima de la guerra, en el periodo de 1998 a 2008 contabilizó: para Huila 58.331 personas, Caquetá 157.621 y Putumayo 133.891, donde el mayor número de desplazados coincide con el inicio y desarrollo de la Seguridad Democrática y el Plan Patriota,502 indicando como la solución militar al conflicto armado genera una profunda crisis humanitaria en las zonas de mayor confrontación, si se tiene en cuenta que hay una guerrilla replegada y aislada, sometida a una fuerza pública que ha ocupado la mayor parte del territorio con una política de tierra arrasada. El recrudecimiento de la guerra, ha generado una agudización de la situación de derechos humanos en las zonas de operaciones del Bloque Sur; las FARC con el reclutamiento de menores de edad, la colocación masiva de minas antipersonales, la persistencia del secuestro extorsivo y realización de acciones que comprometen la población civil, por su parte, la fuerza pública, es responsabilizada de acciones en contra de la población, lo que ha generado desplazamiento masivo, como en el caso de la población de Unión Peneya en Caquetá, 2008, cuando las operaciones militares dejaron desolado el caserío.503 Efecto similar ha producido el incremento de las fumigaciones con Glifosato en Caquetá y Putumayo, también las amenazas y señalamientos a pobladores que identifican como auxiliadores de la subversión. La presencia de paramilitares como las Águilas Negras que amenazan504 y asesinan a líderes comunales y defensores de derechos humanos, se incluyen dentro de los agravantes de la guerra. Estas condiciones no caracterizan del todo un buen balance para la dinámica en la cual, la institucionalidad aborda el conflicto armado en el sur del país, pues si bien, no se ponen en discusión los continuos golpes contra las FARC, la presencia de otros actores armados como paramilitares o bandas emergentes configuran fuertes deficiencias para la seguridad democrática, además, se evidencia que hay poco control ante los desmanes del uso de la fuerza que realiza el ejército con la población civil, siendo incontables los casos donde se señala a la fuerza pública, como la responsable de acciones en contra de la población.505 Tendencias Globales 2009, Refugiados, solicitantes de asilo, retornados, desplazados internos y personas apátridas, División de Administración y Apoyo a Programas,  15 de junio de 2010, página  29. Tomado de  http://www.acnur.org/biblioteca/pdf/7391.pdf 501 Semana.com. Refugiados: un asunto pendiente entre Colombia y Ecuador. 502 Impacto de La Política de Seguridad Democrática sobre la violencia y los derechos humanos. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. Editorial Scripto. Julio de 2010. Pág. 134. 503 Agencia de Prensa Rural. Denuncian al ejército por violación a los derechos humanos en Unión Peneya. 18 de agosto de 2008. Ver en: http://www.prensarural.org/spip/spip.php?article1489 504 DH Colombia. Red de defensores no institucionalizados. Amenazas de Muerte contra defensores de derechos humanos y líderes populares en el municipio de Pitalito Huila. 17 de Abril de 2009. Ver en: http://www.dhcolombia.info/spip.php?article750 505 Varios medios de comunicación mencionan la responsabilidad de la fuerza pública, en hechos 500

Capítulo 7 / Bloque sur

Por cuenta de las deficiencias de la seguridad democrática, en los casos donde los paramilitares o bandas emergentes como la misma fuerza pública, afectan a la población, violando los derechos humanos, no solo generan el desplazamiento forzado, sino que de alguna manera alimenta las causas por las cuales, algunos sectores de la población afectada, terminen simpatizando con las FARC, sirviendo como auxiliadores o vinculándose como combatientes al grupo rebelde, cuando no abandonan la región; esta situación conlleva a que el conflicto armado tenga una retroalimentación permanente, sin importar que los máximos líderes insurgentes sean abatidos o capturados; la guerrilla ha demostrado una capacidad relativa, en el remplazo de los mandos dados de baja o prisioneros. En el Bloque Sur para cubrir la ausencia de Raúl Reyes se designó a Joaquín Gómez como comandante, quien actualmente es dirigente del Bloque y miembro de gran importancia del Secretariado. La fuerza pública le ha infligido a la guerrilla de las FARC importantes triunfos militares en el sur del país, zona de operaciones del Bloque Sur, sin embargo, las posibilidades de establecer un triunfo definitivo o una aniquilación total de este Bloque es bastante lejana; la gran extensión de las zonas cubiertas por la selva, en Caquetá y Putumayo, sirven de refugio a una guerrilla diasporizada, de corredor de movilidad, preparación de emboscadas y repliegue, lo que hundiría la confrontación en una guerra de lentos y dolorosos desangres, agravando las condiciones sociales y económicas de la población presente en esta región.

que vulneran los derechos humanos, dichos medios como: La Agencia de Prensa Rural, La Coordinadora Colombiana de Medios Alternativos entre otras, presentan la situación por las cuales pasa un gran número de comunidades campesinas e indígenas en medio del conflicto armado.

267

Octavo Capítulo El Bloque Caribe Inicios, desarrollo y actualidad

Andrés Felipe Manosalva Correa Elizabeth Quintero Álvarez Este capítulo hace referencia al Bloque Caribe de las FARC-EP, estructura del grupo insurgente que ha hecho presencia en el norte de Colombia, en los departamentos de La Guajira, Cesar, Atlántico, Bolívar, Magdalena y Sucre.506 A continuación haremos una contextualización geográfica, económica y social de la región en donde opera este Bloque para presentar, posteriormente, un recorrido histórico del mismo, buscando mostrar la dinámica de guerra en la zona a partir de la irrupción de las FARC en la región Caribe hasta el momento actual, estableciendo un particular énfasis en lo referente al comportamiento y situación del Bloque en el marco de la implementación de la política de Seguridad Democrática.

1. Región Caribe: Características geográficas y dinámicas económicas La zona de operaciones del Bloque Caribe compromete La Guajira, Atlántico, Cesar, Bolívar, Magdalena y Sucre que comparten características físicas de la región Caribe y similitudes en sus aspectos sociales, económicos, culturales y políticos que determinan las percepciones y lógicas de asentamiento y presencia territorial de las FARC en la Región. En general, estos departamentos viven de la agricultura, ganadería, minería, comercio, incipiente industria, actividad portuaria y turismo. Cada uno de ellos tiene sus especificidades y en su conjunto constituyen una subregión importante en materia de desarrollos económicos y poderes políticos tradicionales. El departamento de La Guajira es una península que se introduce en el Mar Caribe, se demarca por las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta al occidente, la Serranía del Perijá al sur, la Serranía de Carraipía en el centro, y las Serranías de Cojoro, Macuira, Cosinas, Jarara, Carpinteros, Pitón de Azúcar y Cerro de la Teta al nordeste. Está constituido por tierras planas, algunas serranías Aunque Córdoba es considerado como un departamento del Caribe colombiano, las FARC han hecho presencia con el Bloque Noroccidental hoy conocido como Iván Ríos.

506

270

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

de poca elevación en el nordeste y una escasa vegetación arbórea. Enclavado entre el río, el mar y el canal del dique, su división tradicional corresponde a la Alta, Media y Baja Guajira. Dada la composición del suelo y la vegetación, el terreno está destinado a áreas de agricultura migratoria y pastoreo permanente. La región se compone igualmente por una franja arbórea de bosques ecuatorial, Sub-Andino, Andino y Alto-Andino, y una vegetación de playas, cardonales y espinales507. En una topografía quebrada y escarpada, con una vasta proporción de suelos heterogéneos y de cordillera en la serranía del Perijá y estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, la tierra favorece cultivos de café y plátano, así como áreas designadas al pastoreo de cabras. Entre la oferta arbórea se distinguen como especies de la región el macondo, mastre, cedro, ceiba y carreto, extrayéndose una madera utilizada en la construcción de viviendas y vías férreas. Contrastando, los cactus y cardones, o el “dividivi” por ejemplo, ofrecen madera dura de color rojizo y de buena calidad, usada sobre todo para la obtención de tanino. Así mismo, se destaca la explotación de las salinas marítimas de Manaure508, y dentro de la actividad minera, los recursos son carbón, gas, petróleo, yeso, caliza, sal, cobre y la aragonita, entre otros. En la baja Guajira los suelos entre los ríos Cesar y Ranchería permiten el aprovechamiento de pastos, guinea, cultivos de maíz, yuca y frutales. Asimismo, en la región se produce madera blanca y liviana, aprovechada para la elaboración de fósforos y embalajes. La parte sur del departamento, dadas sus mayores altitudes y la menor salinidad del suelo, manifiesta mayor productividad, siendo propicias para el cultivo de pastos puntero y guinea y cultivos de maíz, sorgo, plátano, algodón y arroz, además de siembras de yuca y malanga, y un porcentaje alto de especies leguminosas. Su posición privilegiada para la exportación e importación de productos, favorece el aprovechamiento de la tierra en cultivos de arroz, sorgo, algodón, plátano, frijol, yuca y una producción pecuaria extensiva. A esto se agrega la cría de animales domésticos, la cerámica, la hechura de chinchorros y la cestería entre otras labores. La cuestión de la tenencia de la tierra se define, en relación con el resto del país, con otros parámetros; dadas las características de la producción agropecuaria, la tenencia en estos territorios no resulta absoluta, debido al desplazamiento de rebaños durante el pastoreo. Las características naturales y de los procesos productivos dispersaron en las comunidades el interés de dominio, o la concepción de “propiedad” en la cultura de los guajiros, sustentándose éste en un derecho de uso y no de propiedad, un bien de uso, cuya restricción específica es la ocupación de otros. Desde la ranchería, como asentamiento tradicional indígena, hasta los resguardos y las reservas, se afectan terrenos baldíos que pueden ser apropiados de manera particular. En el ámbito económico, para los años setenta, La Guajira tiene una tendencia hacia el sector terciario (construcción, comercio, transportes, comunicaciones, La Guajira. Aspectos geográficos. Instituto geográfico Agustín Codazzi. IGAC. Bogotá D.E, 1986. PG44. 508 Estudio Social aplicado de la Alta y Media Guajira. Instituto geográfico Agustín Codazzi. Bogotá D.E, 1975. PG 62. 507

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

servicios, alquileres netos….) alcanzando un 72.2% de las actividades económicas en relación con las practicas agropecuaria, silvicultura, minería, pesca e industria manufacturera509. Los indicadores económicos sugieren contrastes y fluctuaciones en el desarrollo de las actividades económicas que se han movido entre lo legal, lo ilegal y lo tradicional, hasta la última década del siglo XX estos indicadores se expresan en considerables recursos mineros, bonanzas económicas articuladas al cultivo de marihuana (sur occidente), al contrabando (Maicao), la explotación carbonífera del Cerrejón (Barrancas) y la actividad pastoril y ganadera. En el sector informal se ubica el porcentaje poblacional superior, asociado a actividades de baja productividad y de un mínimo desarrollo técnico, destacándose el sector artesanal, el comercio ambulante o la agricultura tradicional. No obstante las inercias económicas de la Guajira, los grupos armados ilegales y la industria del narcotráfico consideran la región como una zona de operaciones y por lo general actúan sobre las comunidades a través de la intimidación y el crimen. El departamento del Atlántico, es uno de los más pequeños, con 3.290 km2 representa el 0,3% de la superficie del país. Limita al norte con el Mar Caribe, al sur con Bolívar y el canal del Dique, al oeste con Bolívar y al este con el Magdalena y el río Magdalena510. La orografía no es muy compleja; se halla representada por dos alineaciones de colinas bien definidas, varios cerros y pequeñas lomas aisladas. Estos últimos accidentes aparecen como incrustados en los valles que se desarrollan hacia el Mar Caribe y el río Magdalena. La composición hidrográfica, está constituida por los afluentes del río Magdalena, el canal del dique y un grupo de ciénagas y arroyos511. En el territorio predominan las tierras bajas y llanas, las ciénagas y serranías y una franja litoral definida entre desértica y sabana. En las llanuras del Caribe sobresalen algunas serranías como la de Turbado y Piojó que ayudan a la configuración del ecosistema regional. Las tierras planas, situadas al sur del departamento, son una zona cenagosa encerrada entre la cuenca del río Magdalena y el canal del Dique, donde también se encuentran lomas como la Punta, cercana al embalse del Guájaro, y las del Caballo y el Coco, al noroeste de Manatí. La mayor parte de la superficie del corresponde a las tierras bajas de las serranías de San Jacinto y Santa Rosa, en el norte. En el centro del departamento se encuentra la depresión Momposina, una zona inundable correspondiente al bajo Magdalena, que bordea el de sur a norte. El Cauca y el San Jorge, sobresalen entre sus afluentes. La tierra laborable se halla sobretodo dedicada a la ganadería extensiva y la explotación agrícola. Los cultivos que se destacan, en términos de superficies cultivadas, son maíz, algodón y arroz. Otros productos son ajonjolí, cocotero, caña de azúcar, yuca y millo. La producción forestal sin ser importante sigue contando en la economía local. El desarrollo de la industria porcina, como reserva económica Ibíd., Pág.74. Economía Regional departamento del Atlántico. En Revista ANDI. Bedout S.A. N 32. Marzo de 1977. p.79. 511 Geografía del Atlántico. Escalante, Aquiles. Barranquilla, 1961. 509 510

271

272

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

se hace ya incipiente. Asnos, caballos y mulas acompañan la labor campesina en el departamento. La avicultura es una actividad familiar. La industria destacada en la región es la petroquímica, no obstante también la industria pesquera se ha fomentado en la economía regional. Barranquilla es la principal ciudad y una de las más importantes del país por su condición de puerto sobre el Caribe.512 En general el departamento afronta condiciones de pobreza y carencias fundamentales en materia de bienestar social y calidad de vida. Sus ecosistemas son favorables para el desarrollo de un modelo específico de ocupación armada y las economías rurales constituyen una importante fuente para el sostenimiento de economías de guerra que los grupos armados logran explotar a diversos niveles. El departamento del Cesar limita al norte con Magdalena y La Guajira; al sur con Santander y Norte de Santander; al occidente con Bolívar y la parte del sur de Magdalena; en su parte oriental, se encuentra la serranía del Perijá, la cual sirve de frontera natural con Venezuela513. Los rasgos más importantes del Cesar a nivel orográfico son la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte, y la serranía de los Motilones o Perijá al este. La parte central de su territorio es de relieve plano y esta irrigado por los ríos Cesar y Ariguaní. El sur lo cubren relieves quebrados de montañas, zona correspondiente a la serranía de San Lucas. Es un departamento próspero desde el punto de vista agrícola y ganadero, en el ámbito industrial predomina la industria química, específicamente la petroquímica que corresponde al sector de mayor producción,514 igualmente cuenta con importantes yacimientos carboníferos515. La subregión de la Sierra Nevada de Santa Marta está en la parte nororiental, la cual constituye las divisiones naturales entre Magdalena, Cesar y la Guajira. El Cesar posee planicies apropiadas para la ganadería y agricultura de riego, lo que le permite tener un hato ganadero considerable y una importante zona dedicada al cultivo de palma de aceite. El departamento del Cesar ha tenido que soportar por sus particulares condiciones ambientales y productivas, periodos de intensas crisis y conflictos unidas a los ciclos de producción, a los conflictos derivados de los mismos y periodos de estancamiento, recesión y atraso sustentados en elementos de corrupción y violencia. La tierra, ganadería, agricultura y minería son fuentes de desarrollo y conflicto. El departamento de Bolívar situado al norte del país, entre Atlántico, Magdalena, Cesar, Santander, Antioquia y Sucre. De forma alargada abarca medios diferentes, desde litorales al noroeste, cenagosos (al centro), hasta montañosos al sur (Serra-

Los Tres puertos en el siglo XX. Café, petróleo y Banano. Barranquilla. En Tres puertos de Colombia. Estudio del desarrollo de Cartagena, Sana Marta y Barranquilla. Nichols, Tehodore E. Banco Popular, Bogotá, 1973. PG 268. 513 La economía del Cesar después del algodón. Gamarra Vergara José R. Revista del Banco de la República. Vol. LXXVIII. N 934. Bogotá, Agosto de 2005. Pág. 30. 514 Ibíd. 69. 515 Ibíd., Pág. 37. 512

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

nías de San Lucas).516 Entre suelos de cordilleras, colinas y sabanas, inundables, no inundables y aluviales, la agricultura toma mayor importancia en el litoral, cercana a las mayores concentraciones urbanas y en la zona de colonización517. La industria se concentra en Cartagena, en el complejo industrial de Mamonal, Magangue es su segundo centro industrial. Respecto a la economía regional del departamento, el desarrollo agroindustrial es limitado; son contados los recursos minerales que se encuentran en la zona, no obstante, la existencia de yacimientos de carbón, que llego a ser importante pero que viene en un proceso de permanente decrecimiento518. El desarrollo de la industria petrolera en Cartagena ha sido importante durante buena parte del siglo XX, haciendo de Cartagena el principal puerto petrolero del país519. El Departamento del Magdalena limita al norte con el Mar Caribe, al sur con Bolívar, al oriente con Cesar y La Guajira, y al occidente con Atlántico y Bolívar. El territorio ocupa una superficie de 24.182 km². La principal estructura orográfica la constituye la Sierra Nevada de Santa Marta, “de importancia estratégica como fuente de agua para tres departamentos del Caribe colombiano: Cesar, Guajira y Magdalena”520. En razón de sus alturas y barreras orográficas y de condiciones agrológicas del terreno, las tierras se presentan adecuadas solamente para plantaciones de cafetales, cacaotales y árboles frutales cultivados bajo cuidados de conservación del suelo. Las características de tipo topográfico de la Sierra Nevada de Santa Marta sustentan un mayor espacio a las reservas forestales y a las denominadas zonas de “montes y rastrojos”. El departamento cuenta con una extensa zona Bananera y fue centro del desarrollo de las economías del narcotráfico en la era del Boom de la marihuana en la década de 1970, cuyos cultivos estuvieron localizados en las estribaciones de la Sierra Nevada. La producción de marihuana colocada en el mercado internacional, suscitó la formación de sectores mafiosos y, posteriormente, la aparición urbana y rural, de grupos paramilitares que procuraban mitigar la presencia de guerrilla. Como consecuencia de este fenómeno se produjo un dominio económico, territorial, militar y político de buena parte de Santa Marta y del propio departamento de Magdalena y la región Caribe. En un examen de los sectores sustanciales de la economía: “La historia de Santa Marta y la del departamento de Magdalena durante el siglo XX se reduce a la historia del desarrollo del cultivo bananero (y) a la exportación”521. En este sentido, la zona bananera Bolívar: Aspectos geográficos. Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Ministerio de Hacienda y crédito público. Bogotá D. E. 1982. Pág. 8. 517 Ibíd., Pág. 66. 518 Economía Regional departamento de Bolívar. Revista ANDI. Medellín, N 34, Junio de 1977. Pág. 39 519 El Petróleo y Cartagena. Los Tres puertos en el siglo XX. Café, petróleo y Banano. En Tres puertos de Colombia. Estudio del desarrollo de Cartagena, Sana Marta y Barranquilla. Nichols, Tehodore E. Banco Popular, Bogotá, 1973. En Pág. 251. 520 La Sierra Nevada de Santa Marta: Economía de sus recursos naturales. En subregiones productivas del Caribe colombiano. Viloria de la Hoz, Joaquín. Banco de la república: Cartagena, 2006. Pág. 53. 521 Santa Marta y la Industria Bananera. En Tres Puertos en Colombia: Estudio sobre el desarrollo de Cartagena, Santa Marta y Barranquilla. Nichols, Tehodore E. Banco popular, Bogotá, 1973. Pág. 253. 516

273

274

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

se relaciona con progresos de urbanización como la construcción del ferrocarril o mejoras portuarias; no obstante, por la competencia cartagenera se manifiesta el cese del monopolio de la industria bananera. Posteriormente, avanzado el siglo, en función del aumento de la exportación de carbón en la zona portuaria, la Santa Marta de Finales del siglo XX y principios del XXI se debate entre su proyección como ciudad turística y la especialización de sus puertos carboneros.522 Para el siglo XXI, las observaciones respecto a los niveles de crecimiento y tecnificación de la industria del Magdalena dan cuenta de un limitado adelanto técnico, “Las empresas manufactureras del Magdalena siempre se han perfilado por ser industrias que carecen de tecnología avanzada, tanto en procesos como en maquinaria sofisticada, instrumentos de trabajo que marcan la pauta para ser competitivos en el exterior”523 El Magdalena al igual que los otros departamentos de la región del Caribe ha sido objeto de la acción de los grupos armados ilegales, la insurgencia y las mafias del narcotráfico, que han encontrado en la región posibilidades de asentamiento de los recursos provenientes del lavado de activos en actividades agropecuarias, comerciales, turísticas, del transporte y la construcción. El departamento de Sucre, está localizado al noroeste de Colombia, entre el río Cauca y el mar Caribe, con una extensión de 10.917 km², limita por el norte y el oriente con Bolívar, por el sur con Bolívar y Córdoba y por el occidente con Córdoba y el mar Caribe. La principal actividad económica es la ganadería vacuna, grandes extensiones de territorio se dedican a este fin. La agricultura es la segunda fuente de ingresos, se cultiva yuca, ñame, arroz, maíz, algodón, sorgo y plátano. El comercio y la prestación de servicios se localizan en la capital. La industria está poco desarrollada, existen algunas fábricas de alimentos, bebidas y cemento. La economía del departamento de Sucre está basada en la ganadería (ganado vacuno 65%, ganado equino 8%, ganado porcino 15%, carneros 9% y asnal 3%). Posee además, gas natural, productoras de cemento, triturado de calizas, algunas fábricas manufactureras. La pesca y la agricultura figuran también con los cultivos mencionados. La característica de esta región es la de ser una depresión inundable por los ríos Bajo Magdalena, Cauca y San Jorge, la rodean varias ciénagas, paralelas a la extensión del río San Jorge, planas sabanas que se esparcen entre colinas y la depresión del San Jorge. Al noroeste una franja de colinas: la serranía de San Jacinto o Montes de María. Estos se encuentran ubicados entre Sucre y Bolívar, son además montañas utilizadas para instalar las torres de radio comunicaciones. Esta zona, provee a pequeña escala cierta producción eléctrica y por el nacimiento de arroyos y riachuelos fue aprovechada para la construcción de distritos de riego. “La serranía de San Jacinto avanza hacia el noreste como una prolongación de la serranía de San Jerónimo (IGAC, 1980), se insinúa con elevaciones breves en el departamento de Córdoba y cruza el departamento de Sucre hasta Bolívar con los nombres de Ibíd. Pág. 9. El Emprendimiento Industrial del Departamento del Magdalena (Colombia) en el último cuarto del siglo XX. Jorge Enrique Elías Caro. Universidad de Magdalena, Noviembre, 2009. Pág. 97.

522 523

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

serranía de La Coraza y Montes de María. Al Atlántico penetra por el sur con el nombre de serranía del Caballo”.524 Tradicionalmente, la estructura productiva de Sucre ha sido predominantemente agropecuaria, pero en las últimas dos décadas este sector perdió importancia relativa dentro del total del PIB, al pasar del 55,4% en 1980 a conformar el 30,9% en el 2002525 En un análisis físico-químico y mineralógico de los suelos del departamento de Sucre526, señalan su vocación agropecuaria, con un desarrollo viable de la agricultura comercial en la mitad del territorio, especialmente de productos como arroz, maíz, algodón y sorgo, entre otros y, para cultivos forestales y árboles frutales. La otra mitad del territorio es apta para la actividad ganadera527. La ganadería del Caribe Colombiano, durante el siglo XX, se posesionó como la principal actividad económica, constituyéndose en el sector de producción fundamental de la región528. Teniendo en cuenta esta mirada geográfica y económica de la región, se pueden comprender mejor las zonas de asentamiento del Bloque Caribe y el provecho que este grupo le ha sacado a las actividades económicas que allí se llevan a cabo. Por eso, en las siguientes partes del texto, observaremos la importancia de cuatro zonas: los Montes de María en Sucre y Bolívar, la Sierra Nevada de Santa Marta en el Magdalena y parte de La Guajira, la Serranía del Perijá en el Cesar y la zona carbonífera de La Guajira.

2. Presencia de las FARC en el Caribe y constitución del Bloque Históricamente el Bloque Caribe de las FARC ha sido uno de los más débiles de la organización, pues además de no haber contado con un número considerable de frentes, como ocurría con los otros Bloques, la presencia de otros grupos armados ilegales y sus zonas llanas, han hecho del Caribe una zona de difícil acceso. Para comprender mejor las dinámicas de esta estructura se tiene que observar la entrada de los primeros frentes, cosa que ocurrió mucho antes que las FARC se dividieran en Bloques. El Bloque Caribe nace por la expansión de las FARC en el noroccidente del país y en el Magdalena Medio, donde los Frentes IV y V crecieron y se desdoblaron para dar origen a otras estructuras, de las cuales algunas de ellas se desplazaron más hacia el norte y empezaron a hacer presencia en la región Caribe. Esta expansión obedecía a las orientaciones emanadas de la séptima conferencia que buscaba que la organización guerrillera hiciera copamiento de la totalidad del territorio nacional. Caribe Colombia. Gerardo Reichel-Dolmatoff ... [et al.]; Jimeno, María Cristina. Bogotá, Fondo José Celestino Mutis - Fen Colombia, 1994. 525 Ibíd. Pág. 51. 526 Estudio de los suelos para 1995, por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC. 527 Ibíd., Pág. 55. 528 La ganadería bovina en las llanuras del Caribe colombiano. Joaquín Viloria de la Hoz. No. 40. Centro de estudios Económicos Regionales. Banco de la República. Cartagena de Indias. Octubre, 2003. 524

275

276

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

En una entrevista realizada por “Jesús Santrich” a “Solis Almeyda” sobre los orígenes de las FARC en el Caribe529, se señala que la penetración hacia la costa se da por parte del frente IV que comienza a instalarse en el departamento del Cesar hacia el año de 1982, buscando específicamente llegar a la Serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta. En esta tarea estuvieron el mismo “Solis Almeyda”, “El doctor” y “Tito”, quienes desde el Municipio Agustín Codazzi (Cesar) se trasladaron a la Serranía del Perijá. En palabras de “Solis Almeyda”: “Penetramos por la vereda El Limón hasta las sabanas de Cocosolo. Estuvimos en área de Becerril, e incluso, tiempo después, en la ciénaga de Zapatoza, buscando la forma de establecer un corredor con el sur de Bolívar para pasar guerrilla desde San Martín de Loba hasta Saloa, para llegar al Perijá por Curumaní”530. Recordemos que el Frente IV hacía presencia en el Magdalena Medio, razón por la cual es desde el sur de Bolívar que comienza el envío de tropa hacia la serranía, como una de las estrategias para copar el Caribe: el mismo frente desde San Pablo (Bolívar) empezó un escalamiento al norte, llegando al Magdalena, específicamente a los municipios de El Banco, Chiboló y El Difícil antes de 1984. Ese copamiento contó con el apoyo de los Frentes 10, 4 y 12 que enviaron tropas para llegar a la Sierra Nevada de Santa Marta, dando origen a los Frentes 19 y 24531, que comenzaron a asentarse en estas dos áreas montañosas. Con el tiempo el Frente 24 centraría sus operaciones en el Magdalena Medio. Al Frente 19 se le denominó “Frente José Prudencio Padilla”, constituyéndose en la primera estructura de las FARC en la región Caribe. En entrevista realizada por “Santrich” a “Jairo Quintero”, “Rafita” y “Euder”, integrantes de esta estructura, señalan que en 1982, cuando comienza la expansión hacia la Sierra, ya había acciones violentas por parte de distintos grupos armados en la zona. La principal razón era el negocio de la Marihuana que había generado disputas y el asesinato de campesinos. Por ello, la tarea de copamiento territorial se principió a realizar con dificultades para la guerrilla, porque tenían que enfrentar el tráfico de marihuana y la actividad militar del ejército en una región de apertura que les era adversa: “La penetración la habíamos iniciado por Pueblo Bello en el mes de julio de 1.982. De ahí pasamos a Nuevo Colón y luego a Tucurinca de donde tuvimos que regresarnos porque se nos presentó el primer choque con el ejército. En ese cruce íbamos siete guerrilleros, entre los que recuerdo al camarada Oliverio y a Jairo Quintero. En aquella ocasión tuvimos que enterrar las armas y salirnos de la Sierra por los lados de Ciénaga. En todo ese proceso nos colaboró un indígena al que luego hizo matar el ejército”532.

529 Véase: Las raíces del Bloque Caribe. Entrevista a “Solis Almeyda” por Jesús Santrich 530 Ibíd. 531 Ibíd. 532 Memorias Farianas: Raíces del Frente 19 José Prudencio Padilla. Santrich Jesús, y Rodrigo Granda Bolívar somos todos.org Mayo de 1994.

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

Los pocos integrantes, el desconocimiento del terreno, el hambre, la presión del ejército y de otros grupos armados, generaron que la primera incursión a la Sierra Nevada no fuera exitosa. Pero en los meses siguientes lograron, con la colaboración de miembros de otros frentes, ubicarse en una finca. Allí comenzaron la tarea de expansión y reclutamiento de una forma muy lenta, debido a las dificultades que representaba un terreno nuevo para la guerrilla. Las primeras tareas fueron de reconocimiento del terreno y la consecución de armas, puesto que a principios de 1983 el armamento era muy pobre. A finales de julio y principios de agosto de 1983 se realiza la primera asamblea del Frente 19, que contaba para ese entonces con 35 guerrilleros.

Mapa 32. Presencia del los Frentes del Bloque Caribe hasta 1988 “En aquella reunión que se hizo a unos quinientos metros de la margen izquierda de la parte alta de Río Frío, se trazó un plan de exploración y penetración sobre Guachaca, La Tagua, San Pedro, Nueva Granada, Palmichal, El Páramo, San Javier y Palmor. Aún la guerrilla está en un período de aclimatación y de compenetración con el área de operación sobre el macizo montañoso”533. Se determinó que el primer comandante fuera Alias “Tito”, el cual comenzó un trabajo casa por casa dando a conocer a la organización en la región. La segunda asamblea se da en 1984, cuando contaban ya con cerca de 50 guerrilleros y un apoyo mayor en la zona. Allí concluyeron: Ibíd.

533

277

278

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

“…que la presencia guerrillera en el área es una realidad y un éxito (…) que hay gran aceptación de la guerrilla por parte de la población civil y, (…) que a pesar que aún no se había dado ninguna acción militar, más allá de los choques y los asaltos que había realizado el enemigo, el balance en este aspecto era positivo, puesto que por lo menos se había logrado evadir el asedio constante que mantenía el ejército en las áreas de penetración, y ese hecho había permitido el arraigo en la Sierra Nevada, donde hasta el momento ninguna otra organización había podido sentar sus bases”.534 Al mismo tiempo, el Frente 19 estuvo al tanto de los procesos de paz con Belisario Betancur y su trabajo político giró alrededor de la Unión Patriótica. En ese contexto se llega a la tercera asamblea en 1986 y se presenta un mayor crecimiento de la organización que ayudó a la creación del Frente 41, en agosto de 1988.535 “el XIX logró copar casi por completo las áreas serranas del Magdalena, Guajira y Cesar, amplió el espectro fariano en el Perijá y generó presencia en la parte plana de estos departamentos, así como también en el Atlántico hasta posibilitar que los desdoblamientos permitieran condiciones para el establecimiento del portentoso Bloque Caribe de las FARC-EP”536. Antes de llegar a la Serranía del Perijá, la zona de mayor importancia fue la Sierra Nevada de Santa Marta que fue constituyéndose en una región de fuerte presencia para las FARC y, sobre todo, para la supervivencia y fortalecimiento del Frente 19. Después de la séptima conferencia, el Frente 4 gesta los Frentes 24 y 19, y este último da nacimiento al 41. Desde el Frente 5 que actuaba en el noroccidente del país se gesta el Frente 18 que opera por Córdoba, este a su vez gesta el Frente 35 y el Frente 37 que actuarían posteriormente en Sucre y Bolívar, sobre todo en los Montes de María. Cabe aclarar que hasta ese momento las FARC no se habían constituido por Bloques, esto se produce después de la octava conferencia en 1993. (Mapa 32) Al igual que el Frente 19, el Frente 35, 37 y 41, terminando los ochenta están en un proceso de conocimiento del área que empiezan a copar. Aparte de que estos primeros años fueron de adaptación para la guerrilla, también se presentaron los diálogos y tregua con el gobierno de Belisario Betancur, lo que generó un número bajo de acciones militares a comparación de lo que ocurriría en la década del noventa.

3. Los avances del Bloque Caribe de 1991 a 2002 El periodo de 1991 a 2002 inicia con las FARC marginadas de la Constituyente de 1991 y decididas a adelantar su proyecto de toma del poder. Así pues, en 1993, tras la realización de la Octava Conferencia, se señalan los lineamientos estratégicos Ibíd. Ibíd. 536 Memorias Farianas: Raíces del Frente 19 José Prudencio Padilla. Santrich Jesús, y Rodrigo Granda Bolívar somos todos.org Mayo de 1994. 534 535

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

donde se da nacimiento al Bloque Caribe y se promueve la creación del Frente 59 que haría presencia en La Guajira conformado por unidades del Frente 19 y 41. En esta conferencia se señala que el Bloque Caribe haría presencia así: “Partiendo de Coveñas en la Costa Atlántica en los límites de Córdoba con Sucre, se sigue por toda la Costa hasta llegar a la frontera con Venezuela; Se continúa por ésta hasta Cerro Victoria; de aquí se sigue por los límites del Cesar con Norte de Santander hasta Convención; de aquí se pasa a Aguachica, Puerto Mosquito, Simití; de aquí en línea recta hasta Caucasia; se sigue por Guarumo, Piamonte, El jardín, Manizales, Montelíbano, Villa Fátima, Tierra Santa, Cintura, Chipal, Cuenca; de aquí se sigue por los límites de Córdoba con Sucre hasta llegar Coveñas”537. La conferencia señala que entre los objetivos primordiales del Bloque esta lograr controlar las ciudades capitales de la región (Cartagena, Santa Marta, Barranquilla y Valledupar538) y tener control de los principales corredores viales: Valledupar– Aguachica; Valledupar–Bosconia; Valledupar–Santa Ana; Valledupar–Riohacha; Santa Marta–Aguachica; Santa Marta–Barranquilla–Cartagena; Barranquilla– Sincelejo; Barranquilla–Plato–Copey– El Banco; Maicao–Riohacha–Puerto Chimare;539 Adicionalmente se propusieron controlar el Rio Magdalena, la frontera ColomboVenezolana y el Ferrocarril de La Guajira. Se conformó también el Estado Mayor del Bloque que fue integrado por “Solis Almeyda”, “Israel”, “Martin Caballero”, “Simón Trinidad”, “Jairo” y “Hernando”. Así nace el Bloque Caribe con los frentes que hemos nombrado anteriormente, adicionando el 59 y dejando en el Bloque Magdalena Medio al Frente 24. Cuadro 1. BLOQUE CARIBE EN LA DÉCADA DEL NOVENTA Frente

Departamentos

Zona Geográfica

19 o José Prudencio Padilla

Magdalena

Sierra Nevada de Santa Marta

35

Sucre - Bolívar

Montes de María

37 o Benkos Biohó

Sucre - Bolívar

Montes de María

41 o Cacique Upar

Cesar

Serranía del Perijá

59

La Guajira – César

Serranía del Perijá, Sur de la Guajira, Vertiente oriental de Sierra Nevada de Santa Marta.

Esta década sería la más fuerte del Bloque, todos los frentes estuvieron bastante activos y protagonizaron un buen número de eventos de guerra. Por su parte, el Octava Conferencia Nacional Comandante Jacobo Arenas Estamos Cumpliendo. FARC-EP. 1993. No se nombra a Riohacha capital de La Guajira. 539 Véase: Ibíd. 537 538

279

280

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

paramilitarismo comienza a ejercer control en algunas zonas e inicia una guerra abierta contra la guerrilla donde, al igual que en otras zonas del país, la población civil termina afectada. Para entender el desarrollo de la guerra en el Caribe Colombiano es preciso observar la dinámica de cada uno de los frentes ya que no hay homogeneidad en su accionar debido a diversos factores, entre ellos, la capacidad militar y la presencia de otros actores armados en las áreas donde buscar tener asentamiento. El Frente 19 eligió la zona de la Sierra Nevada de Santa Marta para realizar sus acciones y asentarse. Sin embargo, el frente también actuó fuera de la Sierra donde, por medio de ataques sorpresivos, generando bajas al ejército. A diferencia de los otros frentes, el primer quinquenio de la década del noventa presenta a un Frente 19 activo, mientras que los otros no tienen mucho protagonismo. Esto cambia sobre todo después de 1996. Desde 1993 se presentan enfrentamientos y emboscadas en los alrededores de Santa Marta y en los municipios de Ciénaga y Zona Bananera540. Además el frente es protagonista de secuestros, boleteos y extorsión en la zona para mejorar sus finanzas. La respuesta del ejército vino con la creación del Batallón Arhuacos ese mismo año, además de la formación de la Unidad Antiextorsión y Secuestro (UNASE) bajo el mando de la Primera División del Ejército.541 Para sostenerse operando, el frente diseña una economía de guerra erigida sobre las prácticas del secuestro y la extorsión a ganaderos y agricultores, los que pronto comienzan a ausentarse de sus propiedades y a prever el riesgo que significa la presencia de la guerrilla en la zona, continúan sus acciones contra la fuerza pública a través de emboscadas y asaltos a avanzadas militares. No obstante, al estarse produciendo cultivos de coca en la región y desarrollarse la industria del narcotráfico, el frente no tuvo control sobre los recursos de esta actividad como sí lo tuvieron los paramilitares542. En 1999, el Frente 19 en una acción conjunta con el Frente 59 se tomaron el municipio de Pueblo Bello (Cesar) produciéndole bajas a la policía543. Como esas generaron muchas más acometidas; un balance general de las operaciones de los grupos armados en la región, presentado en el 2000 por el observatorio del programa presidencial de derechos humanos señala: “Si se analiza la actividad armada en que se vieron involucradas las guerrillas entre 1986 y 2000, se tiene que de un total de 564 acciones ocurridas en los municipios que tienen jurisdicción en la Sierra Nevada, la mayor parte de ellas estuvieron orientadas hacia la destrucción de infraestructura con el 39%, seguidas por los contactos armados por Véase: Masacre de Soldados: 2 muertos y 14 heridos. HOY: Diario del Magdalena. miércoles 20 de Enero de 1993. 541 Véase: UNASE operará desde Río Frío. Hoy: Diario del Magdalena viernes 23 de abril de 1993. 542 El observatorio del programa presidencial de derechos humanos y DIH, señala en un informe sobre la Sierra Nevada de Santa Marta que las FARC y las otras guerrillas que se encontraban en la zona tuvieron su mayor fuente de financiación con el secuestro y no con los cultivos de coca, ya que estos se encontraban en la parte norte de la Sierra donde los que dominaban eran grupos narco-paramilitares. 543 Esta toma dejo dos uniformados muertos. 540

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

iniciativa de la Fuerza Pública con el 35% y los ataques contra la Fuerza Pública con el 18%. Por su parte, las acciones contra objetivos económicos, pesaron el 8%. En los quince años considerados, el 41% de las acciones correspondieron a las FARC, el 39% al ELN, el 10% al EPL y el 10% restante a otras agrupaciones. El ELN ganó peso por un alto volumen de acciones orientadas a la destrucción de infraestructura y se tiene que registró el 49% del total en esta modalidad mientras que las FARC el 34%. De otro lado, hay que tener en cuenta que las FARC tuvieron mucho más peso en lo relacionado con los ataques a la Fuerza Pública pues realizaron el 50%, en tanto que el ELN el 28% y el resto correspondieron a otras agrupaciones, a acciones combinadas o a grupos no identificados”544. La mayoría de los puestos de policía de la Sierra fueron desmantelados o retirados por parte de la fuerza pública para el comienzo del nuevo milenio545, haciendo que las FARC y también el ELN tuvieran su mayor fuerza. Fue entonces que aparecieron las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en el 2000 buscando apartar a las FARC de la zona. Esta confrontación generó que el desplazamiento se convirtiera en uno de los mayores problemas de la Sierra, afectando a las comunidades que allí habitaban: “En la Sierra Nevada murieron 10 civiles por cada combatiente en el año 2000. La anterior conclusión se desprende del hecho que no menos de 24 bajas entre miembros de la Fuerza Pública y las guerrillas ocurrieron como resultado de la confrontación militar directa al tiempo que fueron asesinados alrededor de 232 civiles a manos de organizaciones armadas al margen de la ley”546 Este era el panorama que se vivió hasta el 2002 a causa del conflicto en la Sierra Nevada, haciendo que el Frente 19 y en la vertiente oriental el Frente 59 tuvieran un trabajo intenso para poderse mantener, aspecto que cambiaría en los años siguientes con el inicio de la política de Seguridad Democrática. Durante varios años los Frentes 35 y 37 hicieron presencia en los Montes de María, zona que hace parte de Sucre y Bolívar. En la segunda mitad de la década del noventa comenzaron una fuerte actividad que se concentró en ataques al ejército, secuestros a ganaderos y funcionarios públicos y extorsiones. Muchos de los municipios donde empezaron a hacer presencia estos frentes, no habían tenido ni contaban con estación de policía, esto facilitó la entrada de la guerrilla logrando conseguir un apoyo de la población y de funcionarios en algunas municipalidades. Los frentes 35 y 37 iniciaron un fuerte accionar conjunto en los municipios de Los Palmitos, Chalán y Sucre, del departamento de Sucre, y en Achí, Bolívar. La estación de policía de Chalán fue atacada en 1996, con la utilización de un burro cargado de explosivos al cual denominaron “Burro-bomba”. Esa noche fueron más de 80 guerrilleros los que llegaron después de la detonación, dejando 11 muertos de la fuerza pública547. Esta acción desencadenó declaraciones por parte Observatorio del programa presidencial de derechos humanos y DIH. La Sierra Nevada y su entorno. Formato PDF. PG. 6-7. 545 Véase: Ibíd. Pág. 2. 546 Ibíd. Pág. 11. 547 Farc asesinan 11 policías en Chalán. El Tiempo.com Archivo digital. 14 de marzo de 1996. 544

281

282

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

de la policía en contra de la población civil, ya que se afirmó que fueron cómplices de la guerrilla en el ataque. La prensa reseño el incidente de la siguiente manera: “El subdirector de la Policía, general Luis Enrique Montenegro Rincón, calificó ayer de cómplices a los habitantes de Chalán (Sucre) por no informar sobre la presencia de los guerrilleros que masacraron a los 12 uniformados y dijo que esa población no merece la Policía que tiene”548. Por su parte, en Los Palmitos se presentaron retenes guerrilleros y combates con la fuerza pública y en el municipio de Sucre asesinaron al alcalde Jairo Mendoza. El Frente 37 atacó, enero de 1996, a Achí dejando seis policías muertos. También en el mismo año, se presentaron ataques a Córdoba, San Jacinto y a la infraestructura económica. Los años de 1997 y 1998 fueron de intensa actividad, dado que ambos frentes señalaron como objetivo el proselitismo político para las elecciones regionales de 1997 y las presidenciales de 1998. Asesinaron candidatos a alcaldías como a Hugo Luis Salcedo que aspiraba a ser el alcalde de Ovejas (Sucre)549, por lo que muchos otros candidatos a alcaldías y concejos municipales renunciaron a sus aspiraciones. En Los Palmitos fue quemada la Registraduría por el Frente 35 y se presentaron ataques en el municipio de Majagual. El ambiente que se sentía en el departamento generó que algunas poblaciones rechazaran la entrada de la fuerza pública y la instalación de puestos de policía, pues sentían miedo de posibles ataques de la guerrilla como ocurrió en el Galeras (Sucre), en donde la población interpuso una acción de tutela contra ella.550 A pesar de lo anterior, la posesión de alcaldes en la región se presentó sin alteraciones. Las continuas amenazas generaron la reacción de la fuerza pública que estuvo al tanto de las jornadas electorales. Además se crearon en Enero de 1998 dos nuevos batallones contraguerrilla en la zona, en El Carmen de Bolívar y Ovejas551. En los años siguientes, 1999 al 2002, aunque los Frentes 35 y 37 continúan su ofensiva, las fuerzas militares y la policía comienzan a ganarle terreno a la guerrilla y también la atacan dejando un importante número de muertos552. Sin embargo, los frentes siguen buscando tomarse municipios, lo intentaron en Ovejas donde la infantería de marina lo impidió553 y siguen con planes de expansión en la zona. El Frente 35 se fortaleció con el envío de unidades desde el Magdalena Medio, haciendo una mayor presencia en Ovejas, Chalán y Colosó. Así, intensificaron los secuestros extorsivos y la intimidación a los ganaderos de la zona. El frente 37 optó Ibíd. Asesinado subgerente de Telecom en Sincelejo. El Tiempo.com Archivo Digital 2 de septiembre de 1997. 550 Tutela contra estación de policía de Galeras. El Tiempo.com Archivo Digital. 10 de Octubre de 1997. 551 Crean nuevos batallones contraguerrilla. El Tiempo.com Archivo Digital. 15 de Enero de 1998. 552 Véase: Ofensiva de la infantería de marina en montes de maría. El Tiempo.com Archivo Digital. 20 de Diciembre de 1999. < http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-950087> 553 Frustran toma de Ovejas. El Tiempo.com Archivo Digital. 22 de Noviembre de 1999. 548 549

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

por robar el ganado, exigiendo el pago de vacunas. Fue tal el avance de las FARC que el propio comandante de la Policía Nacional en Sucre, Rodolfo Palomino López, señaló que era imposible el envío de fuerza pública a las poblaciones de Chalán, Colosó, Morroa, San Juan de Betulia, Caimito, la Unión y San Antonio de Palmito554. Con la llegada del nuevo milenio empieza una de las etapas más difíciles para los frentes en la región. Las AUC comienzan a hacer presencia en zonas donde la guerrilla estaba y se recrudece la guerra. En Ovejas y en Colosó se presentan combates y 25 campesinos son asesinados en febrero del año 2000555. En Octubre del mismo año, paramilitares masacraron 12 personas en El Carmen de Bolívar556, haciendo que la guerra empeorara y convirtiendo a este municipio en uno de los más violentos del país. También las FARC resisten la Operación Trueno que deja 14 guerrilleros muertos. Los golpes por lado y lado no cesan. La guerrilla y más específicamente “Martín Caballero” buscaron sabotear la visita de Bill Clinton a Cartagena y tiempo después intentaron hacerle un atentado al entonces candidato a la presidencia Álvaro Uribe. Después, en el 2001, se capturó a miembros de las redes de apoyo de “Caballero” en Barranquilla, de quienes se dice eran los encargados de los planes contra Clinton y Uribe. A pesar de darse en este periodo el diálogo entre el gobierno de Andrés Pastrana y la Guerrilla, en esta zona, al igual que en las otras del Caribe, no se vivió un ambiente de paz, pues la guerra se intensificó y hubo golpes para cada bando. La zona de los Montes de María, sitio elegido por los frentes 35 y 37 seguiría siendo una zona de confrontación en los primeros años de la entrada en vigor de la política de Seguridad Democrática. El Frente 41 hizo presencia en este tiempo en el Cesar, sobre todo en el área de la Serranía del Perijá. Este frente, como vimos atrás, se había constituido en la segunda mitad de la década del ochenta, más específicamente en 1988. Aunque a los pocos meses hizo algunos ataques como el de Minca, un poblado de la zona rural de Santa Marta, es en la segunda mitad de la década del noventa que comienza un accionar más fuerte. Por su parte, el Frente 59, formado en 1993 inicia sus maniobras más hacia el norte de la Serranía del Perijá, sobre algunos municipios del departamento de la Guajira, teniendo desde un principio un protagonismo aun más alto que el del propio Frente 41. El frente 41 centró sus operaciones en Agustín Codazzi, Bosconia, La Jagua de Ibirico, Valledupar, Curumaní y La Paz. Desde 1995 generó combates contra la fuerza pública y sus instalaciones, sobre todo en Codazzi. Aunque sus ataques no fueron continuos, las autoridades tuvieron mucha preocupación por lo que estaba 554 Policía de Sucre ve difícil su regreso a las poblaciones El Tiempo.com Archivo Digital. 555 Paras y Farc matan 25 personas. El Tiempo.com Archivo Digital. 19 de febrero de 2000. 556 Coincidencias Macabras. Semana.com 2 de Junio de 2002. 564 Véase: El Miedo transita por La Guajira El Tiempo.com Archivo Digital 14 de Septiembre de 1996. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-503993 565 Véase: Lo anunciaron por televisión. El Pilón: Diario de la Región. Enero 17 de 1997. 566 Ibíd. 567 Véase: Farc deja libres a funcionarios del Cesar. El Tiempo.com Archivo Digital. 29 de Septiembre 1999. < http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-866574> 568 La gueriillera contra ganado en el Cesar. El Tiempo.com Archivo Digital. 3 de abril de 1999. < http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-881800> 569 No hubo fuego cruzado. El Tiempo.com Archivo Digital. 1 de octubre de 2001. < http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-668611> 563



285

286

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

na cantidad de municipios (Mapa 39). Sin embargo, al finalizar ese periodo entra en vigor el Plan Colombia, que junto con el ascenso de las AUC detienen su progreso en la región. Ya en el periodo presidencial de Uribe, con la acometida de la política de Seguridad Democrática, no sólo se detienen sus avances, sino que pierde gran parte de sus zonas de influencia y entra en un franco decaimiento hasta prácticamente desaparecer.

4. El Bloque Caribe y la política de Seguridad Democrática Con “Iván Márquez” como comandante del Bloque, “Bertulfo” liderando en la Serranía del Perijá, “Martín Caballero” en los Montes de María y “Solís Almeyda” en la Sierra Nevada (debido a que Simón Trinidad se había desplazado al sur del país) comienza esta nueva etapa para la guerra que se vive en la región Caribe colombiano. La política de Seguridad Democrática, a los pocos meses de iniciar el gobierno de Uribe, empieza a tener éxitos en la región. Una de las primeras medidas del Presidente fue declarar la región de los Montes de María como “zona de rehabilitación”,570 amparado por los poderes que le otorgó la declaración de Estado de Conmoción Interior. Esto generaría que en la zona las Fuerzas Armadas tuvieran la capacidad de realizar capturas, allanamientos e interceptación de llamadas sin el previo permiso judicial. Pero esa medida fue declarada inexequible en algunos de sus artículos por parte de la Corte Constitucional571. Al final, se determinó que en la zona de rehabilitación se aumentaría la presencia de la fuerza pública con el objetivo primordial de recuperar el monopolio legítimo de la fuerza572. La zona no contaba con presencia de fuerza pública en Chalán, Colosó, Morroa y El Roble del departamento de Sucre. Muchos de los concejales habían renunciado por amenazas de la guerrilla. Algunos alcaldes trabajaban desde Sucre por miedo a ejercer su cargo desde el municipio. Además de las FARC se hallaban el ELN, EPL, ERP y por parte de los paramilitares se encontraban las AUC573. Así, la entrada de la fuerza pública era uno de los objetivos más fuertes del gobierno, ya que como vimos atrás, esta zona es reconocida por su riqueza ganadera. En 2003 se le dieron fuertes golpes a los Frentes 35 y 37, pero a la vez se vulneraron los derechos de la población. En Ovejas, Chalán, Colosó y Corozal, fueron arrestados más de 100 presuntos colaboradores o milicianos de estos frentes, durante la “Operación Ovejas”. Aunque las fuerzas armadas declararon que estaban convencidos de que eran milicianos que cumplían distintas tareas logísticas, la población se quejó pues denunciaron que fueron violados sus derechos, “por Definidas por el gobierno como: “el área geográfica afectada por acciones de grupos criminales en donde con el fin de garantizar la estabilidad institucional y restablecer el orden constitucional, la integridad del territorio nacional y la protección de la población civil” se toman medidas singulares, como restricción de derechos fundamentales y aumento del pie de fuerza, orientadas a conjurar la difícil situación de orden público”. En: Defensoría del Pueblo. PROYECTO APOYO DEFENSORIAL EN LAS ZONAS DE REHABILITACIÓN Y CONSOLIDACIÓN. Primer Informe de actividades. Marzo de 2003. Versión digital. http://www.defensoria.org.co/pdf/informes/informe_94.pdf p. 1 571 Fallo C-1024 de 2002. 572 Defensoría del pueblo… Óp. cit. p. 1 573 Véase: Sucre-Bolívar: Sale droga, entran armas. El Tiempo.com Archivo Digital. 24 de septiembre de 2002. 570

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

cuanto en muchos de los allanamientos la Fuerza Pública llegó tumbando las puertas de las viviendas y golpeando a sus ocupantes”574. También en Ovejas, meses después fueron muertos en combate dos miembros del Frente 37. Estos operativos generaron el repliegue de los guerrilleros a las zonas más altas de los Montes de María y su división en pequeños grupos. Hasta ese momento, se calculaba que en la zona había entre 500 y 700 guerrilleros sólo de los Frentes 35 y 37 de las FARC. Poco a poco, la fuerza pública fue recuperando cascos urbanos y carreteras que estaban controlados por la guerrilla. También en 2003, en Cesar y La Guajira fueron capturados más de 30 guerrilleros que actuaban en Villanueva, San Juan del Cesar, El Molino, Urumita y La Jagua del Pilar, de los Frentes 41 y 59 en la Operación “Cuna de Acordeones”575. Además se presentó un aumento en el control de las carreteras del sur de La Guajira y Cesar e impidieron atentados contra el ferrocarril, tren que transporta carbón desde el Cerrejón. Por su parte, en la Sierra Nevada de Santa Marta se llevó a cabo una fuerte movilización de tropas del ejército, que aparte de buscar a 8 turistas secuestrados por el ELN, fueron recuperando zonas donde las FARC habían tenido presencia en la década anterior. Estas operaciones, aunque dieron resultados, generaron el desplazamiento de comunidades indígenas576. Aunque se cambió la iniciativa en toda la región, pues ahora eran el ejército y la policía los que atacaban en la mayoría de los combates, las FARC no cesó su accionar pues siguió ejecutando secuestros, ataques a centros de producción y a las propias fuerzas militares, pero no con la misma intensidad que los años anteriores.

a. La captura de Simón Trinidad Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, “Simón Trinidad”, nació en Valledupar en 1950 y pertenece a una de las familias más adineradas de la región. Desde su juventud, había escuchado con atención las conversaciones de su padre que era de filiación liberal, por lo que tuvo la oportunidad de conocer sobre la historia y la política del país. También tuvo contacto con revistas de izquierda, inclinándose hacia las ideas marxistas577. Estudió economía en el exterior y comenzó a preocuparse e involucrarse en las luchas populares, desde 1984 entra en contacto con la guerrilla en la zona de la Sierra Nevada de Santa Marta, empieza a trabajar desde la ciudad en la labor revolucionaria y se hace militante de la Unión Patriótica. Debido a lo ocurrido con la guerra sucia y el exterminio de la UP decide definitivamente entrar a la lucha armada578. Simón Trinidad estuvo en el Frente 41 y 19, en este último como comandante. Fue miembro del Estado Mayor Central del Bloque Caribe. Participó en los diálogos Desvertebramos la logística del frente 35. El Tiempo.com Archivo Digital 19 de agosto de 2003. Cayeron 35 guerrilleros: Policía. El Tiempo.com Archivo Digital. 7 de Junio de 2003. 576 Desplazamiento en La Sierra. El Tiempo.com Archivo Digital. 19 de septiembre de 2003. 577 Véase: Simón Trinidad en entrevista con Jesús Santrich. El Frente 41 Cacique Upar. Frente Antonio Nariño-Bloque Oriental. FARC-EP 578 Véase: Ibíd. 574 575

287

288

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Cuadro 2. Divisiones y Brigadas del Ejército en la zona de operaciones del Bloque Caribe División

Brigadas

Batallones y Unidades tácticas

Jurisdicción

Grupo Gaula Cesar Batallón Especial Energético y Vial No. 3 Batallón de Infantería Mecanizado No. 6 Grupo de caballería Mecanizado No. 2 Grupo de Caballería Mediano Blindado Décima Brigada Blindada

Batallón de Artillería No. 2. Batallón de Artillería de Campaña No. 10. Batallón Especial Energético y Vial No. 2.

La Guajira y Cesar

Batallón de Alta Montaña No. 7. Batallón Ingenieros No. 10. Batallón de A.S.P.C No. 10 Primera División

Batallón Instrucción, Entrenamiento y reentrenamiento Grupo Gaula Guajira Batallón de Infantería Mecanizado No. 5 Batallón de Ingenieros No. 2 Batallón de Infantería Mecanizado No. 4 Batallón de Policía Militar No. 2 Segunda Brigada

Batallón de Alta Montaña No.6. Batallón de A.S.P.C No. 2 Grupo Gaula Atlántico

Atlántico, Magdalena y sur de Bolívar.

Grupo Gaula Magdalena. Batallón Instrucción, Entrenamiento y reentrenamiento Séptima División

Decima Primera Brigada

Fuerza de tarea Conjunta Sucre

Sucre y Bolívar

de paz, 1998 a 2002, en la zona de distensión y era considerado como el “cerebro financiero” de la guerrilla, gracias a sus conocimientos sobre economía. Después de los fracasados diálogos con el gobierno Pastrana, Simón Trinidad se va a Ecuador para recibir atención médica por una enfermedad, haciéndose pasar

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

por otra persona. Sin embargo, la policía de ese país, al parecer en cooperación con la inteligencia colombiana y estadounidense, lo captura en enero de 2004579, convirtiéndose en la primera gran baja dada a las FARC con el impulso de la política de la Seguridad Democrática. Este no fue sólo fue un duro golpe para el Bloque Caribe, sino para las FARC en su conjunto debido al liderazgo que había formado en la zona de la Sierra Nevada y en la Serranía del Perijá. Simón Trinidad fue extraditado a Estados Unidos tiempo después y condenado a 60 años de cárcel, no por narcotráfico sino por el secuestro de los tres estadounidenses.

b. La muerte de Martín Caballero Después de la captura de Simón Trinidad, en el 2005 y 2006 se registran pocas noticias en la prensa, de ataques por parte de los frentes que operan en la región. Esto puede interpretarse de dos maneras. Por un lado puede pensarse que los medios de comunicación, que evidentemente jugaron un papel muy importante para la buena percepción que tuvo la ciudadanía en cuanto a la seguridad democrática, no cubrieron de la misma manera las acciones farianas, como sí ocurría en los años anteriores. Y por otro lado, que en realidad las FARC ya no tuvieron la misma operatividad en la zona debido a la presión de la Primera y Séptima División del ejército y sus brigadas (ver cuadro 2). Ambas interpretaciones pueden ser ciertas, pues en los partes de guerra que se pueden consultar de los frentes que operan en la región, aunque se registran ataques, son muy reducidos a comparación de los de otros frentes de otras regiones del país580. El 2007 se convierte en el punto de quiebre del periodo con la muerte de “Martín Caballero”. Su nombre real era Gustavo Rueda Díaz, desde principios de la década del ochenta hizo parte de las FARC, más específicamente en el Frente IV. Había nacido en Barrancabermeja, zona que tiene larga tradición de lucha debido a los distintos conflictos que se habían presentado desde los comienzos de la explotación petrolera, en la segunda década del siglo XX. Tuvo más de 20 años de experiencia en la zona y se le consideró como el “Mono Jojoy” del norte del país. Cuando lideraba las acciones en los Montes de María con el Frente 37, fue protagonista del secuestro de Fernando Araujo, la toma a poblaciones de Bolívar y Sucre, la voladura de torres de energía y el oleoducto Caño Limón – Coveñas581. En octubre de 2007 en zona rural del municipio de El Carmen de Bolívar “Caballero” cae muerto tras un ataque conjunto de la Armada, la Fuerza Aérea y el ejército, donde también mueren 18 guerrilleros, en una operación que había durado muchos meses, llamada “Operación Alcatraz”582. Allí se comenzaba a demos Véase: ¡Por Fin! Semana.com 4 de enero de 2004. 580 Véase: Parte militar del frente 37 Benkos Biohó. Bloque Caribe de las FARC-EP. Bloque Iván Ríos y Martín Caballero de las FARC-EP. 581 Con la baja de “Martín Caballero”, el bloque Caribe de las Farc queda herido de muerte. Semana.com 25 de Octubre de 2007. 582 Así se tendió el cerco a “Martín Caballero” en Montes de María. El Tiempo.com Archivo Digital. 26 de 579

289

290

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

trar que los avances en inteligencia del ejército y la policía estaban dando frutos, expresando el cambio de estrategia que se estaba utilizando para la lucha contra las FARC, donde la infiltración y las declaraciones de reinsertados eran vitales. Poco antes de la muerte de “Caballero” habían sido capturados algunos de sus familiares y compañeros más cercanos. También, según información de prensa, la presión en los meses anteriores lo había llevado a matar miembros de su frente para mantener su cerco de seguridad. Este golpe, además de dar con la cabeza de otro de los miembros del Estado Mayor del Bloque, dejó un número alto de muertos y prácticamente diezmó al Frente 37.

c. Recuperación de los Montes de María Las operaciones que terminan con la muerte de Martín Caballero hicieron parte del plan de recuperación social del territorio, impulsado por la administración Uribe en distintos lugares del país. Específicamente en esta zona se llamó: Plan Marco para la Recuperación Integral de Montes de María. Se proyectaba que el Estado volviera a ser la autoridad en la zona, recuperara el monopolio de la fuerza, y ejerciera todas sus funciones. Este plan logró el desmantelamiento, no solo de los Frentes 35 y 37 de las FARC, sino, de otros grupos armados que se encontraban en la zona, como el ELN, ERP y la desmovilización del Bloque Héroes Montes de María de las AUC. Hoy el gobierno de Juan Manuel Santos continúa con su implementación. Esta recuperación no estuvo exenta de problemas humanitarios. Según el Observatorio de Cultura Política, Paz, Convivencia y Desarrollo de los Montes de María, entre 2004 y 2007 se presentan 429 homicidios, superando en algunos municipios montemarianos el promedio nacional. En cuanto al desplazamiento forzado se alcanza la cifra de 49.937 personas expulsadas de sus tierras a causa de las confrontaciones, de las cuales muy pocas han podido regresar583, dado que la venta y posterior concentración de la tierra se intensificó en los últimos años. Este plan no ha sido estrictamente militar, ha tenido distintas formas de trabajo sobre todo con la promoción de la agricultura en la región, la generación de confianza por parte de la población hacia al Estado y la búsqueda de que esta recuperación sea también para las personas desplazadas de tal forma que regresen a sus tierras. Por eso, el plan ha ido de la mano con una inversión económica fuerte dirigida hacia el fortalecimiento institucional, la participación ciudadana, desarrollo económico, educación y salud entre otros584. Sin embargo esto no ha sido color de rosa.

Octubre de 2007. < http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2704992> Daniels Puello, Amaranto. La visión económica regional. Una aproximación a su contexto. Observatorio de Cultura Política, Paz, Convivencia y Desarrollo de los Montes de María. Versión digital. Http://observatoriomontesdemaria.org/userimagesobservatorio/file/LA_VISION_ECONOMICA_ REGIONAL.pdf 584 Hernández, Francisco Javier. Leonel Betancur, Martín Ossa Escobar. Descentralización y recuperación Social del Territorio: Una visión desde los planes de desarrollo municipal y el plan marco para la recuperación social integral de montes de María. Revista El Ágora. Universidad San Buenaventura. 2010. pp. 139 y 140. Versión Digital: http://web.usbmed.edu.co/usbmed/elagora/htm/v10nro1/ pdf/8.pdf 583

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

Los Montes de María lo constituye la cadena montañosa que se extiende por Sucre y Bolívar, donde la presencia guerrillera, paramilitar, del narcotráfico e institucional de la fuerza pública, generó una situación crítica en materia de derechos humanos en contra de la población campesina, cuyas formas de organización fueron desarticuladas a punta de muerte, destierro y encarcelamiento de los líderes de las juntas de Acción Comunal y los sindicatos, teniendo como objetivo fundamental, la posibilidad de someter a un régimen de propiedad y uso una de las zonas más fértiles de la región Caribe. Los conflictos en esta región no giraban solamente por la presencia de actores armados la guerrilla, el narcotráfico o el “narcoterrorismo” paramilitar, sino por la apropiación de las tierras. La misión humanitaria de organizaciones nacionales e internacionales, que visitó la zona hace cinco años con el principio de la defensa del territorio y la población campesina, sostuvo que el origen y fundamento del conflicto en la región lo constituía la tierra, los procesos de concentración que allí se estaban dando a través del ejercicio de la violencia que propietarios y testaferros alimentaban a través de los grupos armados ilegales contra pequeños y medianos campesinos. El terror, la masacre, el asesinato y el desplazamiento, unidos a la persecución y el encarcelamiento de los líderes y voceros de las comunidades, sindicados de terroristas, generó un nuevo mapa demográfico y de tenencia de tierra. En el marco del postconflicto, el Estado ha considerado la reversión de los despojos de tierras y el regreso de los desplazados, pero queda la incógnita de cómo se llevara a cabo esta reversión y si de verdad hay voluntad para que esto ocurra. También queda la pregunta de qué pasará con los títulos de tierra de quienes aprovecharon el momento y compraron grandes cantidades, cómo se entregará nuevamente la tierra al campesino sin una documentación que certifique que fue despojado. Por eso los Montes de María, con el plan de Recuperación, se convierten en un caso típico o piloto del programa que se propone hacer en Colombia con la configuración de la tierra después de la guerra. Cabe observar y tener en cuenta los procesos de las Haciendas “La Alemania” y “La Europa” que señala Luis Carlos Domínguez Prada.585 Predios en regiones declaradas de “Consolidación y Acción Integral” en el departamento de Sucre, luego de “superar” las amplias problemáticas del conflicto armado y las disputas territoriales como cobijados por el marco de “la seguridad democrática” en su intento por un control de la población y el territorio a cargo de la fuerza pública y bajo los lineamientos del “Plan Nacional de Consolidación Territorial” figuran ahora como destinados a la reubicación de campesinos desplazados de “La Europa y La Alemania”. No obstante, se presenta una reconfiguración de la zona, de sus estructuras sociales y agroindustriales en razón de “la recomposición de la estructura de propiedad de la tierra” y la consolidación de “Zonas de Desarrollo Empresarial”, donde no figuran ya garantías para el retorno de estas poblaciones a sus predios, sino más bien se concreta la evidencia del libre accionar y el respaldo abierto a los grupos paramilitares. Para el caso de estas haciendas, aunque se exponen en las declaraciones del gobierno garantías para el retorno, además de apoyo legal y estatal en la legiti Domínguez Prada, Luis Carlos. LOS MONTES DE MARÍA: LA COSECHA DEL TERROR. Los casos de las fincas La Alemania y La Europa. Agencia Prensa Rural. 21 de Marzo de 2011.

585

291

292

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

mación del proceso, se impide a los propietarios titulares el acceso a ellas desalojando a los campesinos y a sus animales de las parcelas a través del usual recurso de las amenazas, las armas y la violencia, expulsando de lotes a quienes debieron abandonar esos suelos y ahora retornan, e inclusive a quienes la ocuparon como dueños legítimos y constantes. La compra masiva de tierra, su englobe y utilización en los proyectos de agroindustria e infraestructura, así como la inversión en una carretera en construcción por el ejército destinada a la explotación indiscriminada del territorio, devendrá en excedentes que no serán destinados a los campesinos propietarios y los raizales poseedores de la tierra, sino se dará a través de inversionistas foráneos respaldados en las utilidades de la “tierra pacificada” que inclusive por medio de siembras intensivas de teca, eucalipto y palma aceitera causarán considerables daños ambientales al territorio. El posicionamiento de las jurisdicciones, autoridades civiles y militares respecto a la violencia que se ejerce contra quienes retornan parece ser hipotética, obviándose de entrada cualquier intervención contra el paramilitarismo y sus beneficiarios en un agudo desentendimiento del perjuicio a las víctimas. A pesar que el ambiente de seguridad es otro y se puede decir que la acción gubernamental ha sido exitosa en esta zona, investigadores de la Universidad San Buenaventura de Medellín, señalan que no se ha finalizado la recuperación social del territorio debido a que existen nuevos grupos armados ilegales que buscan el control de corredores para el narcotráfico y aun generan inseguridad. Además, en el campo electoral dominaron los políticos que fueron apoyados por los grupos paramilitares y desaparecieron grupos que no concordaban con ellos, aspecto que aun no tiene solución586.

d. Bloque Martín Caballero Tras la muerte de “Caballero” el Bloque pasó a denominarse “Bloque Martín Caballero”, siendo poco nombrado en la prensa debido a que la guerra comienza a concentrarse más al sur del país y porque en el 2008 las noticias que llaman la atención son la muerte de “Raúl Reyes”, “Iván Ríos” y “Manuel Marulanda”. Sin embargo, se hallan referencias a ataques, desmovilizaciones y capturas de las estructuras del Bloque en la zona. Por ejemplo, el ejército en enfrentamiento contra el Frente 19 en la Sierra Nevada da muerte a 6 guerrilleros, abril de 2008 587 y en mayo 14 guerrilleros del mismo Frente se desmovilizaron588. Bajo esta misma dinámica, se siguen presentando las capturas y las desmovilizaciones dejando a este frente casi desarticulado desde ese mismo año. Pero tal vez una de las incógnitas en el Bloque Caribe es el paradero de Iván Márquez, quien a pesar de ser el comandante del Bloque, poco se sabe sobre su accionar en la zona. En los últimos años se hizo célebre primero, por haberse reunido con el presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías para dialogar sobre el intercambio humanitario y segundo, tras la crisis diplomática que se presenta en 2008 y se extiende hasta Hernández, Francisco Javier. O Cit. p. 144. Duro golpe al frente 19 de las Farc. Primera División del Ejército 24 de Abril de 2008. 588 Un total de 14 guerrilleros del frente 19 de las Farc dejaron las armas y se entregaron al Ejército. 586 587

Capítulo 8 / El Bloque Caribe

Mapa 33. Área de presencia del Frente 59 en la Guajira 2010 cuando el gobierno colombiano señala a Chávez de proteger a Iván Márquez y otros guerrilleros en territorio de ese país, más exactamente en la Serranía del Perijá. De los otros líderes importantes de la zona como “Solís Almeyda” y “Bertulfo” tampoco se encuentra información reciente. Son nombrados constantemente por el ejército ofreciendo recompensas para dar con sus paraderos y registran capturados y desmovilizados que dicen haber sido cercanos a ellos. A pesar de lo anterior, ellos aun están enviando comunicados al Secretariado de las FARC y a la opinión pública como ocurrió en Enero de 2011, cuando realizaron la reunión del Estado Mayor del Bloque en la Sierra Nevada de Santa Marta, señalando que no están vencidos y conocen mejor la vulnerabilidad de la fuerza pública: “Estos últimos años de dura confrontación han permitido conocer mejor al enemigo que a pesar de sus inmensos recursos, tiene grandes vulnerabilidades y una de ellas es su evidente inferioridad moral, sobrevalorada por los medios desinformativos, elemento que aprovecharemos al máximo en el desarrollo de nuestros planes, también hemos podido en este periodo preservar la fuerza para estos momentos en que la situación económica y social empujará a las masas a la lucha”589. También señalan que tienen un plan estratégico que llevarán a cabo en los próximos meses en donde continuarán su lucha en contra de las políticas neoliberales del Presidente Santos heredada del gobierno Uribe. A pesar de lo que anuncia el Bloque Caribe, los informes de prensa señalan que se encuentra muy débil, pues Estado Mayor del Bloque Martín Caballero. Pleno de las FARC en la Sierra Nevada de Santa Marta. Anncol. Enero de 2011.

589

293

294

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

han disminuido en gran número los secuestros, los hombres en armas y las acciones bélicas. Según la Revista Semana los secuestros de 2002 a 2007 bajaron de 233 a 7, mientras que los hombres en armas disminuyeron de 1.150 a 550 entre los años 2002 a 2008, cifra que hoy puede ser mucho más baja. En cuanto a las acciones militares el único frente que ha sido protagonista en los últimos meses es el 59, el cual ha continuado con su vieja práctica de dinamitar el ferrocarril del Cerrejón, acción que cometió en Enero de este año. También este frente dejó en combates seis militares muertos, diciembre de 2010, en la zona rural de Santa Marta590. Los Frentes 35 y 37 según la Primera División del Ejército fueron totalmente desmantelados. Mientras que los Frentes 19 y 41 aunque no están protagonizando ataques, subsisten. Mapa 33.

Ejército despide con honores a uno de sus héroes. Primera División del Ejército. 19 de Diciembre de 2010. http://www.primeradivision.mil.co/?idcategoria=268984

590

Conclusiones

Al indagar por la presencia de las FARC-EP en las regiones, este trabajo centró su atención en las complejas relaciones de conflicto que este actor establece con las instituciones del Estado y con los demás actores armados, sociales y políticos que confluyen en el mismo espacio geográfico. Se determinaron las dinámicas que van construyendo social y políticamente el territorio, asignándole significados y ritmos propios a la confrontación en los distintos momentos y señalando las prácticas de expansión y reconfiguración de las FARC-EP en una guerra, no declarada, que se inició en las zonas rurales más recónditas, pobres y abandonadas por el Estado y se trasladó a regiones y municipios más céntricos y con una mayor importancia económica, llegando incluso a ejercer presión sobre importantes capitales de departamento, incluyendo la capital de la República. De manera puntual quisiéramos concluir con varias afirmaciones generales y con algunas que hacen referencia a la situación de las respectivas estructuras: Primero. La guerra en Colombia por el territorio abandonó la lógica del control del espacio geográfico como simple lugar físico de desplazamiento de las organizaciones armadas y/o en la construcción de zonas estratégicas de combate, para disputárselo como un escenario que compromete relaciones de poder en los aspectos sociales, políticos, económicos e históricos. Segundo. El territorio, entendido como la manera como circulan las relaciones de poder en un espacio geográfico determinado según sea la naturaleza de los conflictos que se desarrollan en él, permite observar cómo ha sido la presencia del movimiento armado, en los aspectos que posibilitan su crecimiento y desenvolvimiento a través de frentes y Bloques que, en una determinada zona, consintieron que el actor adquiriera una particular presencia “institucional” o se encuentre con circunstancias que lo obligan al repliegue y a la disputa por el control del mismo. Tercero. Las formas de organización que fue imponiendo las FARC-EP sobre el territorio constituyen su particular modo de establecer sobre él relaciones de poder con pretensiones de nuevo Estado. Los Frentes y bloques constituyen así, unidades administrativas de naturaleza política y social y las columnas, cuerpos de ejército que les permiten ejercer el dominio sobre un territorio determinado y reclamar para sí el reconocimiento de su condición de autoridad política y militar.

296

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Cuarto. La permanencia sobre el territorio está determinada por la lógica del conflicto y las posibilidades que tiene el actor armado de permanecer en él de manera física como actor armado o como proyecto económico y político en la población. Quinto. Cada región reviste, según sus recursos, de características específicas para las economías de guerra, que se nutren de los procesos locales y regionales, usufructuando las actividades agrícolas, agroindustriales, mineras, industriales, comerciales, transporte y de los recursos públicos y la contratación que se deriva de ellos. Las grandes empresas nacionales y trasnacionales no son ajenas a la financiación de la guerra y alimentan con sus recursos las dinámicas de la misma, según estas las favorezcan. Sexto. La industria criminal del narcotráfico ha contribuido con una afluencia significativa de recursos al desarrollo, enrarecimiento y degradación del conflicto; de esta actividad los grupos armados ilegales y la insurgencia se han beneficiado de forma distinta de los capitales provenientes del mismo. Pero no todos los frentes, bloques y comandos viven de la actividad del narcotráfico. Lo hacen aquellos donde las dinámicas de la guerra contra las drogas se lo permiten. Algunas estructuras sostienen sus rentas extorsivas de economías convencionales. Cada bloque se relaciona con el narcotráfico según la dinámica que el mismo tenga en sus áreas de influencia, lo cual también significa relacionarse con distintos grupos y pequeños carteles, que frecuentemente se hallan en guerra con otros grupos por el control de centros de producción y rutas. Séptimo. El enrarecimiento y degradación del conflicto han conducido a que se den alianzas perversas que unen a las instituciones del Estado y la fuerza pública con bandas criminales o guerrilla, según sea el blanco principal o el enemigo mayor. Igual ocurre en las alianzas de guerrillas con narcotraficantes y bandas criminales cuando la guerra institucional los coloca en la misma línea de fuego. Octavo. Las estructuras de las FARC-EP crecen según lo establecido por la organización con un sistema de desdoblamientos, básicamente para dar cobertura a un mayor territorio, controlar un corredor o acceder a una zona que posibilita recursos para la guerra, por las dinámicas económicas que se desarrollan en ellas. Cada vez que una estructura se desdobla, las dos estructuras resultantes se debilitan en la calidad de los combatientes y mandos y se ven obligadas a hacer nuevos reclutamientos y procesos de formación. En general, excluyendo los mandos altos, la formación política y académica del militante promedio es precaria y el discurso político se reduce a su mínima expresión. Noveno. La guerra en el territorio está determinada por una lógica de flujos y reflujos que atraviesa la historia de la organización. Flujos que se expresan en avances políticos y acumulados militares y reflujos que obligan repliegues militares y se pagaban con altísimos costos políticos que erosionan la propuesta frente a la opinión pública nacional e internacional. Cada estructura de bloque tiene, según las dinámicas de la guerra que le haya tocado vivir, sus propios avances y retrocesos. Donde el narcotráfico y el paramilitarismo hicieron la presencia más fuerte la organización se vio forzada a definir una estrategia de confrontación que se movió entre el repliegue, la resistencia pasiva y una flexible política de alianzas y coaliciones que le posibilitó tener alguna influencia en los escenarios de decisión política.

Conclusiones

Décimo. La presencia de la organización en el territorio no se reduce única y exclusivamente a lo militar, se articula con los espacios de la administración pública, de organización social y de producción económica; sectores influenciados por la estructura militar ocupan cargos de elección popular en la envoltura de los partidos tradicionales, colocan funcionarios en la gestión pública, controlan la contratación y según sea el poder de la organización, en contrastación con el poder del Estado, sugieren e impulsan sus propios planes de desarrollo, priorizan la inversión y la ejecución presupuestal. La organización influencia a través de sus militantes los movimientos sociales y todas las formas posibles de organización de la población civil, orientan la formulación de sus agendas reivindicativas y fuerzan su movilización. Igualmente, las estructuras de los bloques comprometen sus planes de permanencia y desarrollo en las regiones con inversiones en proyectos económicos productivos que comprometen la actividad agrícola, ganadera, minera, comercial y de transporte entre otras actividades económicas, en el marco de actividades legales que ocupan a la población, sirven a los procesos del trabajo político organizativo y a la financiación de los planes de expansión. La insurgencia funciona en cada región con la forma “Estado”, resolviendo problemas de propiedad, aguas, seguridad, vecindad e incluso de comportamiento personal y familiar. Once. En las dinámicas de crecimiento y contracción -flujos y reflujos como lo hemos denominado en este trabajo- de las FARC se pueden ver tres momentos claramente definidos: el primero unido a las lógicas de aprendizajes militares y políticos en el paso de autodefensas campesinas a guerrillas móviles en la década del sesenta, que generó los primeros descalabros en la región del viejo Caldas, con la concentración de las escuadras al mando de Ciro Trujillo, situación que acabó con el 70% de la fuerza inicial y le tomó a las FARC prácticamente una década para recuperarse; el segundo, es resultado del proceso de La Uribe con el genocidio de la UP que obligó al desprendimiento de la organización de la tutela del Partido Comunista Colombiano, conduciéndola a la realización de la VIII Conferencia y a un proceso acelerado e independiente de crecimiento militar y político, que tendrá su punto más alto en el gobierno Samper, frente a una fuerza pública debilitada militar y moralmente, y concluirá con la creación del Partido Comunista Colombiano Clandestino (PCCC) y el Movimiento Bolivariano(MB) en el marco de los procesos de paz del Caguán en la administración Pastrana; el tercer momento, se inicia con el gobierno Uribe y llega hasta la administración del Presidente Santos, cuya característica esencial esta demarcada por el cambio en la correlación de fuerzas y de la estrategia de guerra de la fuerza pública. Doce. Después de la ruptura del proceso de paz del Caguán las FARC logran sostener el accionar armado en un lento decrecimiento del mismo, que se va a ir acelerando en la medida en que toma fuerza el impulso de la política de seguridad democrática, se desarrollan sus planes y operaciones en una concepción de la seguridad que se hizo farcentrista, señalando la organización como el mal mayor y blanco fundamental de todas las acciones del Estado. No obstante, hasta el 2006, siendo la organización sobre la cual se descargó el mayor número de operaciones y se dio el mayor número de bajas, las FARC prácticamente se mantuvieron, buscando entender y adecuarse a las nuevas realidades de la guerra, obligándola a

297

298

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

repensar sus formas de organización y a redefinir sus relaciones con el territorio y las poblaciones. Trece. A partir del 2007 las FARC tienen que afrontar una fuerte ofensiva que coloca bajo la mira del accionar de la fuerza pública a sus más importantes dirigentes, con la figura de objetivos de alto impacto, la cual arroja como saldo la muerte de integrantes del Secretariado y Estado Mayor Central de la organización siendo los casos más relevantes la muerte de Raúl Reyes, Iván Ríos y Jorge Briceño. Además se suma la muerte natural de la principal figura histórica de la organización Manuel Marulanda Vélez. Las presiones de las nuevas formas de operar de la fuerza pública generan igualmente bajas de notables mandos medios, capturas, deserciones, desmovilizaciones acompañadas de actos de delación creando una crítica situación para la organización, agudizada por el aniquilamiento y desarticulación de importantes frentes y columnas, que obligan a agrupamientos y dispersiones según sea la dinámica de la guerra, en un proceso que va de la diasporización e invisibilización de la fuerza a la creación de nuevas columnas, inter-frentes, bloques móviles para enfrentar la ofensiva de la fuerza pública. Catorce. La precarización de la situación de seguridad de la organización debido a las labores de inteligencia y a la creciente articulación de la población a las actividades de la guerra, como informantes y colaboradores, conjuntamente con la presencia de la fuerza pública le dificulta el control territorial y de los recursos existentes en él, acarreando en algunas estructuras, adicionalmente, una difícil situación económica y financiera. La fase crítica del proceso FARC se presenta entre 2008 y 2010, momento para el cual la política de seguridad democrática comienza a arrojar sus principales logros de resonante importancia, el 1 de Marzo de 2008 la Operación Fénix puso fin a la vida del segundo al mando de la organización y miembro destacado del Secretariado, Raúl Reyes, y el decomiso de los computadores del grupo que, pese al manejo que se dio a los mismos, se constituyó en un importante material para la inteligencia militar. Este operativo realizado en territorio del Ecuador, en zona de frontera, generó un conflicto entre los dos países, con su correspondiente crisis diplomática. Igualmente, dos días después, resultó un duro golpe para la organización la trágica muerte de Iván Ríos a manos de alias “Rojas”, estimado por las FARC como un agente de inteligencia infiltrado que logró llegar hasta el cinturón de seguridad del Comandante del Bloque, ejecutándolo conjuntamente con su compañera. Esta muerte, sin lugar a dudas, es expresión del nivel de degradación alcanzado por la guerra. Un mayor peso específico por la dimensión de la operación y sus logros la tiene la Operación Jaque, que terminó con el rescate de 15 rehenes o prisioneros de las FARC, Ingrid Betancourt, tres contratistas estadounidenses y once miembros de la fuerza pública que constituían prácticamente el botín político y militar de la organización para el intercambio humanitario. Igualmente resulta significativa la operación Sodoma, 22 de septiembre de 2010, que dada de baja a otra de las figuras más emblemáticas de las FARC, Víctor Julio Suárez Rojas, alias Jorge Briceño o Mono Jojoy, que sin duda resultó ser otro duro golpe para el Secretariado de las FARC. Ahora es Alfonso Cano, hoy comandante general de la organización y primer responsable de la misma, quien se ha convertido en el objetivo central de las

Conclusiones

acciones de la fuerza pública por el impacto que causaría su muerte o captura. Desde el 2008 se han intensificado las acciones contra Cano en el área del Cañón de las Hermosas, al sur del Tolima, para su persecución y aniquilamiento se puso en funcionamiento La Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, cuya labor consiste en recuperar el territorio dominado por las FARC en la zona de corredores que desde este departamento conducen al Cauca, Huila, Caldas y Valle del Cauca. Quince. La muerte de miembros del Secretariado, comandantes de bloque, mandos medios, así como el bombardeo permanente a campamentos, capturas, deserciones y desmovilizaciones en el marco de la implementación de la política de seguridad democrática y de sus planes operativos, lograron detener el avance de las FARC e hicieron retroceder a la organización no solo sobre el territorio, sino en sus formas de operar; no obstante lo anterior, la guerra ha sido tanto para la institucionalidad como para la insurgencia su principal escuela de aprendizaje y las partes logran sobrevivir, entender las lógicas de la confrontación ajustarse a ellas y reponerse de sus adversidades para seguir en la guerra. Sobre las premisas anteriores nos permitimos presentar un conjunto de observaciones derivadas del trabajo de investigación, atendiendo el itinerario seguido por el mismo en el abordaje histórico de la presencia de las FARC, a través de Bloques y Comandos Conjuntos, sobre el territorio: Sobre el Comando Conjunto Central (CCC) 1. La violencia que se presenta en la región central de Colombia donde hace presencia el CCC, especialmente la subregión del Tolima, tiene entre sus principales detonantes la dinámica del conflicto por la tierra, aún no resuelto, que llevó a su población, inicialmente a campesinos y colonos, por un camino de largas e históricas confrontaciones, que al no ser solventadas de forma estructural y por vía institucional, generó la expansión del conflicto a otros territorios y la creación de la principal organización insurgente del país. 2. En la región donde opera este comando, zona inicial de despliegue guerrillero en el centro del país, se presentaron particularidades internas que impregnaron de ciertas características específicas el desarrollo del movimiento insurgente: el problema por la tierra, el abandono total del Estado y la fuerte presencia del Partido Comunista en el Tolima y sur-occidente de Cundinamarca. Estas permitieron canalizar organizadamente hacia la estructura guerrillera la inconformidad y la resistencia colectiva de los pobladores de estas regiones, mientras en las zonas en que se desarrolló la economía cafetera, la aparente distribución de sus predios por parte de hacendados y gamonales a sus trabajadores y la emergencia de nuevas clases económicas, producto de la violencia de los años cincuenta, llevó a que la adherencia de la población hacia la organización insurgente fuera menor. 3. La presencia de las FARC en la región y su despliegue no fueron continuos, a pesar de ser la zona que dio nacimiento a la organización, debido a la ofensiva militar que impulsó el Estado para acabar con la iniciativa armada e impedir su expansión territorial, teniendo la zona que ser reconquistada nuevamente

299

300

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

4.

5.

6.

7.

8.

por las FARC, casi veinte años después de su conformación como organización guerrillera. La incursión de las FARC, durante los años ochenta, en la región central del país, coincidió con el surgimiento de grupos paramilitares ligados al cultivo de la amapola y la guerra contrainsurgente que, más que combatir a la guerrilla como cuerpo militar, prefirió golpear con mayor fuerza a sus bases de apoyo social, dando origen de esta manera a una guerra sucia que tuvo como principal blanco la población civil organizada. Con relación a la presencia de otros actores insurgentes en la región, se puede decir que el Ejército de Liberación Nacional – ELN, a finales de la década del ochenta, comienza su despliegue por medio del Frente sur-occidental ocupando inicialmente el espacio donde anteriormente ejercía poder el Ejército Popular de Liberación –EPL- en el departamento del Quindío, antes de su desmovilización. Posteriormente, esta organización incursiona en el Tolima. Las FARC como el ELN han intentado llevar a cabo procesos de unidad guerrillera, con el ánimo de fortalecer sus proyectos político-militares, pero sus diferencias ideológicas, sus formas de operar y de asentarse en el territorio han llevado a que el ELN concentre sus fuerzas en las zonas que las FARC no ejercen una fuerte presencia, convirtiéndose en actor residual en la región. La aplicación de los lineamientos de la Séptima (1982) y Octava Conferencia (1993) que definieron las nuevas formas de operar y el nombramiento de experimentados comandantes guerrilleros formados en otras regiones, permitieron la recuperación de la zona central y el establecimiento de importantes corredores estratégicos para las Farc. El despliegue de la organización en la región central se inicia a través del desdoblamiento del Frente VII que operaba en el Meta, dando paso a la creación del Frente 17 en 1982; posteriormente, con la fundación del Frente 21 en 1983 se inicia la retoma de la región, pues es precisamente desde este frente donde se instauran las futuras unidades armadas que conformarán los Frentes 25 en 1985, el Frente 50 en 1992 y se fortalece el Frente 66 creado a mediados de los noventa. Sin embargo, a pesar del crecimiento de la organización, la región central siempre se ha mostrado discreta en su expansión, manteniéndose el Tolima como el único departamento, de los que conforman el CCC, con mayor dinamismo y despliegue de tropa guerrillera. La confrontación armada en la región central se ha incrementado en los últimos años por el desarrollo de megaproyectos de multinacionales, que expropian a través de distintos mecanismos las tierras en que se ejecutan los mismos, desplazan o explotan la población campesina, en la ejecución de tales proyectos. Si bien las luchas desatadas por estas razones no son nuevas, pues estos proyectos son el resultado de la adopción de reformas económicas aplicadas desde inicios de los años noventa con la política aperturista, esta problemática se ha intensificado en la medida que los proyectos hidroeléctricos y mineros traen pocos beneficios reales para los habitantes y las regiones, convirtiéndose en el detonante de nuevos conflictos sociales y ambientales.

Conclusiones

9. El CCC comienza a hacerse visible y adquirir especial relevancia luego de la muerte de Manuel Marulanda Vélez, cuando asume como primer responsable de la organización Guillermo León Sáenz Vargas, conocido como Alfonso Cano, miembro del Secretariado, el cual es hoy el objetivo de la fuerza pública sobre el CCC, centrado en dar de baja al comandante en jefe de las FARC. 10. Actualmente, el Comando Conjunto Central, soporta la intensidad de la acción militar de la fuerza pública, gran parte de sus estructuras han sido afectadas con la muerte de comandantes y cuerpos de guerrilla; se produjo prácticamente el desmantelamiento de la Columna Móvil Tulio Barón, cuyos sobrevivientes se tuvieron que fusionar con la Columna Móvil Jacobo Prias Alape; de igual forma, el Frente 50 a raíz de los golpes recibidos, debió reducirse y someterse a la dirección del Frente 21, al mando de “Marlon”; este frente es tal vez el que ha resistido con mayor fortaleza las operaciones militares y resulta ser el más activo del CCC; La columna Héroes de Marquetalia sigue operando a pesar de la muerte de sus tres últimos comandantes; los Frentes 25 y 17 pese a los golpes recibidos, se han mantenido operando y ajustando su táctica a las nuevas condiciones de la guerra, bajo la forma de resistencia ofensiva; el Frente 66 ha sido uno de los más golpeados en los primeros meses del 2011, produciéndose la muerte de Arquímedes Muñoz su comandante y coordinador del Comando Jerónimo Galeano. 11. En general, se puede afirmar que a Abril de 2011 la situación de esta estructura es difícil y sobre ella recae gran parte de los operativos de la fuerza pública por encontrarse allí el máximo dirigente de la organización. Esto la ha obligado a contar en algunas regiones con el apoyo del Comando Conjunto de Occidente y del Bloque Sur. Sobre el Bloque del Magdalena Medio 1. Este Bloque comienza a configurarse con la llegada del Frente IV de las FARC a la región a finales de los sesenta; estuvo apoyado directamente por el trabajo de masas y político que tenía el Partido Comunista en la región. 2. Este frente catapultó a las FARC en los años setenta y ochenta y sirvió como instrumento para el desdoblamiento de la organización en el Magdalena Medio; pero, igualmente, es sobre esta región y las estructuras que conformaran el Bloque, que se descarga inicialmente la acción de las fuerzas paramilitares en su etapa de constitución. 3. Para la década de los ochenta, se auspicia por parte del Bloque de Poder Contrainsurgente un plan piloto en el municipio de Puerto Boyacá, que pretendía desestructurar a las FARC, fortalecer un proyecto anticomunista auspiciado en el plano político por MORENA y en el económico-social por ACDEGAM. El desplazamiento de la guerrilla de Puerto Boyacá genera que las estructuras de las FARC empiecen a desarrollar un trabajo enfocado en la conquista de territorio hacia el norte del Magdalena Medio; de esta forma, se crean los Frentes XI, XII, XX, XXIII y XXIV durante los ochenta, en una lógica absolutamente contraria a los propósitos del proceso de pacificación paramilitar.

301

302

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

4. La transformación más importante que vive el Bloque Magdalena Medio se dio a inicios de los noventa con la realización de la Octava Conferencia; allí se establece la jurisdicción en la cual va a operar, se le incorpora la región del Catatumbo con presencia tradicional de la guerrilla. De igual forma, en esta década se realiza la división del Bloque en Unidad Norte (compuesta por el Catatumbo y sur de Bolívar), Unidad Centro (zona central de Santander) y Unidad Sur (sur de Santander, occidente Boyacense y norte de Cundinamarca). En la Octava conferencia asume como comandante del Bloque “Pastor Alape”, conocedor de la región del Magdalena Medio, un guerrillero con larga experiencia en la guerra de guerrillas. 5. El Bloque no ha sufrido de una manera generalizada una crisis en toda su historia, no obstante la ofensiva militar y paramilitar desarrollada a lo largo de la región del Magdalena medio. Si bien han presentado reflujos en su accionar, estos han tenido lugar especialmente en la Unidad Sur que vio duramente comprometida su existencia durante el periodo 1995-2010. Por su parte, la Unidad Norte se ha sostenido enfrentando, no sin dificultades, los operativos de las últimas dos décadas, esto obedece al arraigo que mantiene la guerrilla en las zonas del sur de Bolívar y Catatumbo y la cercanía que allí mantienen las estructuras de FARC y ELN; a diferencia de lo sucedido en otras zonas del territorio nacional, donde la pugna entre estructuras farianas y elenas es palpable e inclusive se han declarado la guerra a muerte, en el Magdalena Medio, por el contrario, existe un escenario de colaboración debido en gran parte a la represión tanto estatal como paramilitar que han vivido las dos guerrillas en esta zona. 6. Aunque las cifras de las Fuerzas Militares son optimistas ante una derrota militar de las FARC en la región, el recrudecimiento que se ha vivido del conflicto armado en la zona del Catatumbo y el Sur de Bolívar, demuestran que las FARC, a la defensiva, continúan enfrentado la fuerza pública sin que se observe su derrota en un mediano o corto plazo. 7. Al realizar un balance sobre las estructuras del Bloque Magdalena Medio podemos concluir con los siguientes puntos: el Frente IV, caracterizado por ser el más histórico en la región y del cual se desenvolvieron los demás frentes, aún continúa operando en la zona, especialmente en el nordeste antioqueño. Por su parte, los Frentes XI y XII han desaparecido como consecuencia del despliegue del “Plan Patriota” en el sur de la región; estos se han fusionado con el Frente XX, el cual opera en el Magdalena Medio santandereano. El Frente XXIII actualmente tiene operatividad en la zona concentrándose especialmente en el Peñón y Landázuri. Por su parte, el Frente XXIV es en la actualidad quien tiene mayor nivel de operatividad en el Bloque, haciendo presencia primordialmente en los municipios del sur de Bolívar. El Frente XLVI al presente se ha enfocado en un trabajo político en Barrancabermeja y Puerto Wilches, si bien no tiene una cantidad importante de hombres-arma, la construcción de milicia y de movimiento político ha sido su fuerte. Es necesario añadir que en la actualidad la Columna Móvil “Raúl Eduardo Mahecha” mantiene un alto nivel de operatividad en la zona del Magdalena Medio antioqueño.

Conclusiones

8. Por otra parte, en la región del Catatumbo la confrontación armada ha llegado a niveles sin antecedentes, esto debido al gran fortalecimiento que han tenido las estructuras de las Farc en esta zona. El Frente XXXIII ha sido uno de los más fortalecidos durante los últimos 5 años y es el que en la actualidad muestra alto nivel de operatividad. Su comandante Rubén Zamora, ha hecho de este frente uno de los de mayor iniciativa de combate en la organización fariana. A este frente lo acompañan la columna móvil “Resistencia Barí”, y las Compañías “Arturo Ruiz”, “Alfonso Castellanos” y “12 de Octubre”, que actualmente tienen un significativo control territorial. Sobre el Bloque Oriental 1. De este Bloque se afirma que ha sufrido el mayor número de operaciones militares lanzadas por la Fuerza Pública, durante el desarrollo de la política de seguridad democrática en la última década; esta región ha soportado los esfuerzos militares y planes contrainsurgentes más grandes desplegados contra las FARC, lo que condujo a que la estructura perdiera importantes territorios que la aproximaban a la región central del país en Cundinamarca y Boyacá. 2. Los departamentos de Cundinamarca y Boyacá muestran los triunfos de la fuerza pública sobre el Bloque Oriental. Sin embargo, en las zonas de periferia la situación es sustancialmente diferente, allí el Bloque Oriental mantiene una importante capacidad militar. El proceso de reacción ante las nuevas formas de operar de la fuerza pública fue lento en esta estructura, la cual siguió operando de manera inercial esto les significó la muerte o captura de más de 20 mandos importantes en solo 5 años, entre ellos se destacan el Negro Acacio, Pitufo, BenHur. 3. Este bloque sigue siendo blanco de los bombardeos porque contrario a otras estructuras que se diasporizaron, la movilización de grandes contingentes de tropa siguió siendo alta. Los golpes han provocado un retroceso en esta estructura, que ha buscado detener con procesos de descentralización y ascenso acelerado de mandos en los diferentes frentes y columnas. 4. Desde el 2010, después de la muerte de Jorge Briceño, el Bloque Oriental ha buscado recuperar algunas zonas del Meta, Guaviare y Vichada. En Arauca, se ha mantenido e incrementado su actividad. Los nuevos mandos del Oriental han comenzado el proceso acelerado de adaptación a la creación de Unidades tácticas de Combate, Comando Conjuntos de áreas entre otros. Este Bloque ha logrado restablecer las líneas de comunicación y corredores de movilidad en algunas zonas del Meta y Guaviare, estos son elementos fundamentales en el desarrollo de sus operaciones militares y su estrategia de resistencia-ofensiva, que desde hace varios años enfrenta a nuevos actores. 5. El nombrado boom petrolero y minero en los llanos orientales, ha llevado al nacimiento y consolidación de grupos privados de seguridad y el afianzamiento del Ejército Popular Revolucionario Anticomunista de Colombia (ERPAC), estructura nacida luego de la desmovilización paramilitar, que se expande por Meta, Guaviare, Vichada y parte de Casanare; esta organización ha concentrado

303

304

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

tierras, generando despojo y desplazamientos masivos de población campesina en la región. Las FARC, que en principio estaban siendo desplazadas por el ERPAC, han logrado recuperar parte del territorio lo cual les ha permitido mantenerse como un actor en la región. En 2011 se han presentado 3 enfrentamientos entre las FARC y el ERPAC, posteriores a la muerte de Cuchillo, es permite pensar que los acuerdos de no agresión entre estos dos actores se han roto. 6. El Plan del gobierno nacional de Recuperación Social del Territorio, constituye otro elemento esencial en la lógica de acomodamientos de los actores en la región. Aunque en la guerra nada está dicho de manera definitiva, los resultados alcanzados hoy por la fuerza pública y la institucionalidad en las áreas de influencia del Bloque Oriental, no son fácilmente reversibles y, si bien las FARC han logrado detener el avance y en algunos casos hacerlo retroceder, la tendencia que se manifiesta es hacia el control institucional permanente del territorio. 7. El Bloque Oriental ha entrado en un proceso de ajustes y aprendizajes de las nuevas modalidades de operar de la fuerza pública, que lo conducen a implementar una estrategia de resistencia- ofensiva, tratando de conservar las áreas de influencia en que se hallan y todavía controlan y de detener el avance de las distintas fuerzas en el territorio. No se encuentran al borde de la derrota, pero el vigor del viejo Bloque Oriental, al cual se le había asignado la responsabilidad de aproximarse a la capital de la República, se encuentra significativamente disminuido. Sobre el Bloque Nor-occidental 1. A este bloque se le asignó el nombre de Bloque Iván Ríos, después de la muerte de este dirigente de las FARC-EP; tiene como zona de operaciones Antioquia, Chocó y Córdoba, con algunas incidencias en el departamento de Caldas. 2. La región en que opera el Bloque Nor-Occidental se constituye como una de las más ricas en el país, no sólo por la agroindustria, agricultura, minería y los grandes proyectos gestados, sino porque sirve de corredor estratégico para unir el océano pacífico y el mar Caribe; cuenta con accidentes geográficos de importancia para las operaciones militares y el repliegue de los actores armados hacia la zona del Tapón del Darién y, por esa vía, hacia las zonas de frontera con Panamá; esta zona es de tierras fértiles y su historia social está unida a las luchas sindicales y políticas que se generaron en torno a la actividad de la industria bananera, convirtiéndola en una región apetecida por los distintos grupos armados que encuentran una zona cómoda de asentamiento, por el control que pueden hacer de la población y de los recursos que garantizan su supervivencia. Esta situación convierte la región en una zona de intensa disputa entre todos los actores armados. 3. La presencia del narcotráfico y paramilitarismo en la región generó una dinámica de alianzas en que los actores ilegales se unieron con los empresarios del banano, utilizando para el comercio de narcóticos su infraestructura, medios

Conclusiones

4.

5.

6.

7.

8.

9.

de transporte, puertos sobre ríos y mares. Esta alianza comprometió sistemas de seguridad y violencia en la que se vio envuelta la población trabajadora, rural y urbana, produciéndose hechos de violación de Derechos Humanos: asesinatos, masacres, desapariciones forzadas, despojo y desplazamiento. La historia y la configuración de las estructuras del Bloque muestra, con sus respectivos desdoblamientos desde el Magdalena Medio y movilidades en el territorio para abordar las dinámicas de una guerra, que en la curva de los flujos y reflujos se mueve con bastante dinamismo en la región noroccidental. El punto de inflexión de la presencia fariana en la zona comienza con la aparición del narcotráfico, el avance del paramilitarismo y el impulso de la política de Seguridad Democrática del Gobierno de Álvaro Uribe, que convierten el territorio en un agitado teatro de operaciones, obligando a las estructuras del Bloque a replegarse perdiendo zonas que tuvieron bajo su dominio. El desplazamiento forzado de la población fue desarticulando las bases sociales de la guerrilla, permitió la entrada de otros actores sociales quienes prestaron en la región distintos apoyos para que fuerzas paramilitares crearan las condiciones de seguridad, requeridas para el impulso de los grandes proyectos de infraestructura del Estado y el capital privado. La muerte de Iván Ríos constituye sin duda un duro golpe dado a la organización del Bloque y de las FARC en su conjunto. El impacto de esta muerte, por las circunstancias en las que se produce la misma, generaron un acelerado debilitamiento de las estructuras del frente, amenazadas por la idea de la infiltración oficial y el peso de las operaciones militares de la Fuerza Pública sobre la región, la cual además se constituyó en un fortín paramilitar. La Política de Seguridad Democrática, además de acciones militares hizo una fuerte campaña mediática, motivando la deserción o desmovilización de miembros del BNO, en Antioquia, Córdoba y Chocó se han registrado desde agosto de 2002 hasta enero 11 de 2011, 3.214 desmovilizaciones individuales, siendo Antioquia el departamento que más desmovilizaciones tuvo en la región (2.694), seguido por Chocó (411) y Córdoba (109). Desde el 2004 el Bloque comenzó a sentir las acciones de la fuerza pública, estas se vieron reflejadas en bajas significativas de comandantes de frente y en la disolución de las estructuras del Bloque. Así, en enero de 2004 se dio de baja a ‘Gilberto’, miembro del estado mayor del BNO, Iván Ríos, miembro del Secretariado y comandante del Bloque, en marzo de 2008. Con estas bajas la erosión del Bloque se evidencia además con la desmovilización de ‘Karina’ quien había sido comandante del Frente 47, mayo de 2008 y luego la muerte de ‘Danilo’, comandante del Frente 9, diciembre de 2009. La profundización de los combates contra el Bloque, 2008 al 2010, lo han obligado a replegarse, quitándole protagonismo a la mayoría de los frentes que allí actúan. Se contabilizan una buena cantidad de ataques, bajas, incautación de material de guerra, desmantelamiento de laboratorios para el procesamiento de base de coca y desmovilizaciones. Se percibe el debilitamiento de los Frentes 58, 59 y 24 por capturas y desmovilizaciones, los Frentes 5, 35 y 47 que

305

306

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

fueron muy importantes en los noventa, en los últimos meses no figuran en información del Ejército y la prensa excepto por algunas capturas de algunos miembros en zonas urbanas, el 5 y 35 muestran inactividad. En el 2010 como resultado de sus operaciones militares se logró la captura de 1.797 guerrilleros, según la Séptima División del Ejército Nacional, número que abriga amplias dudas para la lógica de organizativa del bloque y sus posibilidades operativas, que presentó 159 acciones guerrilleras entre enero y octubre de 2010. 10. Deserciones, entregas y desmovilizaciones empezaron a darse, obligando a la estructura a diseñar una estrategia interna para evitar su vaciamiento, garantizar su subsistencia y permanencia en la región en un proceso de ajustes y reestructuración. 11. No obstante lo anterior, algunos frentes continúan siendo muy importantes en la dinámica de guerra, protagonizando enfrentamientos e impidiendo la entrada de la fuerza pública a zonas de importancia estratégica para algunos proyectos y en corredores vitales para el transporte de narcóticos. En el 2010, los frentes más fuertes centran sus actividades en el Nudo del Paramillo y la zona de Urabá Chocoano, estos son los Frentes 36, 57 y 18 en menor medida. Sobre el Comando Conjunto de Occidente (CCO) 1. El CCO tiene como zona de operación Valle del Cauca, Cauca y Nariño, donde la organización ha estado desde sus inicios. sin embargo, no es sino hasta la década de 1980 cuando las FARC-EP, en relación con sus nuevos planteamientos estratégicos, inician el copamiento territorial de estos departamentos convirtiéndolos en territorios con alta operatividad militar y la mayor importancia estratégica para la organización guerrillera. 2. El Comando Conjunto de Occidente es un organismo de coordinación, creado en la Octava conferencia para la región, con el fin de orientar las acciones de guerra de los diferentes frentes y columnas que no se encuentran agrupados en un Bloque. El Comando busca ser el enlace con las estructuras de mando. 3. En los últimos años, el CCO se ha convertido en la estructura con mayor operatividad de las FARC por los constantes hostigamientos a los municipios de Cauca, Valle del Cauca y Nariño, donde la guerra ha adquirido una particular dinámica y complejidad al darse allí cita todas las modalidades de acción de los grupos ilegales. 4. El accionar del CCO tiene una de las más intensas dinámicas de fluctuaciones de la guerra desarrollada por las FARC en esta zona del país. Las condiciones propias del territorio, la relación con su población, y la importancia que la región tiene para las FARC-EP hacen que el CCO adquiera una relevancia mayor dentro de la organización, convirtiéndose en el laboratorio de la nueva operatividad de las FARC contra la fuerza pública. El copamiento del territorio a través del desdoblamiento de frentes, la capacidad de la estructura para transformarse aceleradamente a las nuevas exigencias del conflicto armado, la manera como construye sus relaciones con otras organizaciones armadas, los paramilitares y las bandas criminales, la institucionalidad del Estado y la población civil, hacen de este Comando uno de los más versátiles de las FARC.

Conclusiones

5. Los diferentes frentes y columnas del CCO han experimentado un incremento importante en número de hombres y de acciones armadas por parte de esta organización guerrillera, siendo el actor armado principal en esta zona del país, a pesar de la fortaleza del ELN y las “Bacrim” en Nariño y Cauca. Este sostenimiento y posterior repunte del CCO ha sido posible por diversos factores: la habilidad militar de los comandantes, las amplias fuentes de recursos provenientes principalmente del narcotráfico, las condiciones geográficas de la región y a la posible aceptación que tiene la insurgencia en algunos municipios de la región. 6. La comandancia inicial de Alfonso Cano y la posterior designación de Pablo Catatumbo al frente del CCO muestra que esta estructura ha adoptado una línea militar que ha logrado adaptarse exitosamente a las nuevas dinámicas de la guerra, en contraste con otros bloques como el Oriental, el cual ha sufrido enormes bajas y pérdida de territorio. El nuevo liderazgo militar y la iniciativa bélica de las FARC están en cabeza de estos comandantes que han logrado innovar y mantener la acción de la guerrilla. 7. La relación de las FARC con el narcotráfico en la Costa Pacífica colombiana es cada vez más estrecha. Esto le ha permitido acceder a grandes fuentes de financiación, relacionándose con organizaciones de narcotraficantes en esta región. En este sentido se han conocido las alianzas de las FARC con algunas “Bacrim” que operan en esta zona. Así mismo, la FARC han incursionado en la minería ilegal, así como en la impuestación a las actividades agrícola y maderera en el pacifico. 8. El Comando Conjunto de Occidente es una de las estructuras regionales más activas militarmente de la organización guerrillera. Cauca es la zona con mayor actividad militar de las FARC en esta área, con preferencia en los municipios del norte del Cauca, donde la cercanía con parte de sus pobladores, la presencia histórica del Frente 6, así como la habilidad militar de sus comandantes han permitido que la insurgencia se fortalezca en esta región. No obstante la muerte de 15 combatientes de este frente en Tacueyó, la política de Seguridad Democrática no ha afectado la correlación de fuerzas entre la insurgencia y el Estado en este departamento, donde la guerrilla sigue operando con gran intensidad 9. La acción en el norte del Cauca del Frente 6 y la Columna móvil Jacobo Arenas ha sido exitosa. Sin embargo esta situación no es equivalente a todas las estructuras del CCO, las demás estructuras ha enfrentado un gran número de operativos con un saldo importante de muertes, capturas, deserciones y pérdidas financieras, lo cual ha limitado su accionar y su recuperación. Tal es el caso del Frente Urbano Manuel Cepeda Vargas, el cual tendría hoy un número hombres que probablemente no superaría los 50 combatientes. 10. En los últimos días de marzo de 2011 la Fuerza Pública ha revertido una situación en apariencia desfavorable a las FARC, a través del desarrollo de operativos exitosos en contra del Frente 30 de esta organización. 11. La tendencia de la guerra es a incrementarse en el suroccidente colombiano, las FARC son en esa región el actor armado irregular determinante, sus aprendizajes e innovaciones en materia de adaptación a la guerra se expresan en

307

308

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

los Frentes VI, VIII; XXIX, XXX, LX y las columnas Daniel Aldana, Jacobo Arenas y Mariscal Antonio José de Sucre, que resisten con distintas fortalezas la acción de la fuerza pública haciendo de este Comando la estructura más fuerte de la organización. Sobre el “Bloque Caribe” 1. Es la estructura del grupo insurgente presente en el norte del país, en los departamentos de La Guajira, Cesar, Atlántico, Bolívar y Sucre. En esta región Las FARC se asentaron en la Serranía de Perijá, la Sierra Nevada de Santa Martha y los Montes de Maria desde donde desplegó su accionar a todo lo largo de la llanura del Caribe, con el fin acceder a zonas con grandes riquezas, obtener recursos para su manutención de las actividades agrícolas, ganaderas y mineras de la región, principalmente de La Guajira y de la explotación de Carbón del Cerrejón. 2. El Bloque Caribe ha sido uno de los más débiles en la historia de las FARC. No obstante, su capacidad operativa tanto en la Sierra Nevada de Santa Marta como en la Serranía del Perijá y en los Montes de María, durante toda la década del noventa, fue lo suficientemente alta como para desplazar a la fuerza pública de una buena cantidad de municipios, de los departamentos de la región Caribe. 3. En su historia se pueden identificar 3 momentos claves: uno, iniciando la segunda mitad de la década del noventa cuando sus ataques son más periódicos y generan duros reveses a la fuerza pública, dos, entre el 2002 y 2003 cuando llega su máxima capacidad operativa y empieza su decaída debido a la política de Seguridad Democrática, y tres, el año 2007 cuando “Martín Caballero” cae en combate en los Montes de María y se comienza a debilitar el Bloque, de una manera tal que no vuelven a ser protagonistas en la escena nacional. 4. La existencia de otros grupos armados ilegales en la región, lo marginó de participar en las actividades rentistas del narcotráfico, en la medida que los paramilitares controlaron el negocio al norte de la Sierra Nevada de Santa Marta. Los secuestros extorsivos y los ataques a centros económicos para presionar el pago de vacunas y en general mantener sus ingresos, constituyen la principal fuente de financiación, esto no implica que sus comandantes no se hayan hecho participes en la medida de sus posibilidades, en el marco de las lógicas de la confrontación, de recursos del narcotráfico. 5. No obstante las declaraciones del Estado Mayor Central del Bloque Caribe señalando que van a continuar su ofensiva contra el régimen, las cifras de la guerra y la prensa de los últimos dos años, conducen a estimar un fuerte debilitamiento de este Bloque, sin que esto signifique que no se puedan presentar pequeños ataques sorpresivos y uno que otro combate, sobre todo con el Frente 59. Este Bloque es sin lugar a dudas el más golpeado de las FARC y su proceso de reconstrucción, siendo posible, es de largo aliento. Sobre el Bloque Sur de las FARC-EP 1. Opera en Huila, Caquetá y Putumayo, con incidencias en los departamentos

Conclusiones

2.

3.

4.

5.

6.

limítrofes. La zona de influencia y operaciones del Bloque Sur tiene una serie de características geográficas y socio-económicas que resultan de la mayor importancia logística, táctica y estratégica para la organización en el desarrollo de las actividades de la guerra. La historia y la configuración de esta estructura está muy ligada a los orígenes de la organización misma, cuyo desarrollo y copamiento regional se da en un momento que confluyen las dinámicas de colonización campesina y las economías del narcotráfico. Sobre el estado del Bloque, se puede señalar que la política de seguridad democrática arroja resultados categóricos contra la insurgencia durante la segunda administración Uribe, 2006 al 2010, antes la guerrilla había sido desalojada de muchas regiones importantes, pero no cargaba sobre ella golpes de la contundencia de la muerte de Raúl Reyes, comandante del Bloque Sur; hecho que pone en duda la invulnerabilidad del Secretariado de las FARC. El aumento del pie de fuerza en la región de operaciones del Bloque Sur, consecuencia de la implementación del Plan Patriota, los ataques aéreos y la infiltración por parte de la policía, han quebrantado el dominio territorial y estabilización del Bloque, causando bajas, deserciones y desmovilizaciones de los combatientes de esta guerrilla, dejando en condiciones críticas y en extinción algunos de los más importantes frentes del Bloque. En algunas regiones las estructuras armadas insurgentes quedan en una condición irreversible de marginalidad, teniendo que alejarse de zonas pobladas hacia bosques y selvas, buscando refugio ante la arremetida de las fuerzas del Gobierno. Estructuras armadas de las FARC del Bloque Sur han logrado resistir la ofensiva oficial; ante esta se ha dado una reorganización de estructuras y reacomodamiento de fuerzas, donde combatientes de unidades golpeadas se suman a otras estructuras más estables, que han logrado continuar en la contienda armada. Esta situación revela un descenso en el número de combatientes y de acciones, y una preocupación de la organización por asimilar y ajustarse a las nuevas dinámicas de la guerra impuestas por la fuerza pública. La infiltración de miembros de la inteligencia de la policía y el ejército, conjuntamente con los ataques aéreos, son los que han determinado los grandes reveses del Bloque Sur y de todas las estructuras de las FARC, el nuevo modelo operativo con el que la institucionalidad ha planteado la guerra, desarrolla ataques sorpresivos que producen muertes masivas de estructuras armadas de la guerrilla. A 2011, no se vislumbra una estrategia clara donde los insurgentes del Bloque sur y en general de las FARC puedan responder a la ofensiva de la institucionalidad, sobre todo para mitigar los ataque aéreos; sin embargo, lo que se nota es que han comenzado a no realizar campamentos amplios, a movilizar a los combatientes en forma separada, en pequeñas unidades operativas de fácil evasión, a desuniformar la fuerza, a duplicar las labores de inteligencia y contrainteligencia, al igual que las medidas de seguridad se ha incrementado el sembrado estratégico de minas antipersonales y ofensivas, todas acciones que buscan protección y una relativa estabilidad para los frentes, en la medida que

309

310

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

han perdido la sorpresa. Estas pautas operativas les han permitido subsistir, generándole bajas a la fuerza pública en una modalidad de resistencia -ofensiva. 7. En los escenarios de la guerra, la determinación de la institucionalidad hacia la solución militar del conflicto armado ha ocasionado una grave crisis humanitaria, plasmada en el masivo desplazamiento de población que huye de la guerra hacia los principales centros urbanos del país o hacia el exterior, este ha sido un revés para la política de seguridad democrática, la cual es fuertemente cuestionada en materia de derechos humanos y derecho internacional humanitario. 8. La ofensiva de la fuerza pública en contra de las FARC parece haber llegado a un punto en el cual los resultados a esperarse a futuro, más allá de la posibilidad de la muerte de sus principales dirigentes, retorna el conflicto armado a las viejas dinámicas de la guerra de guerrillas y las bajas permanentes, sin que se vislumbre una victoria contundente y definitiva. 9. Según la información oficial y de prensa los Frentes 2 y 14 están desmantelados, los Frentes 66, 48, 17 y 3 están a punto de colapsar y los Frentes 13, 15, 32, 49, 61 y 63 se mantienen relativamente estables y reciben militantes de otros frentes en crisis en sus respectivas filas, produciéndose la reorganización de las estructuras del Bloque. La Columna Móvil Teófilo Forero se mantiene estable y con el más alto grado de operatividad del grupo, innovando en las formas operativas que combinan la acción rural y urbana. A modo de un último balance cabe la contrastación de las recientes declaraciones de dos protagonistas centrales del conflicto armado. Recientemente se conocieron las entrevistas al general Alejandro Navas Ramos, comandante del Ejército Nacional,  publicada por el periódico El Nuevo Siglo, finales de Marzo de 2011, y a Rodrigo Londoño Echeverry, conocido con el alias de Timochenko, miembro del Secretariado y segundo al mando de las FARC, publicada en Anncol, inicios de Abril de 2011. La particularidad que tienen las dos entrevistas permite cruzar los puntos de vista de dos mandos en su percepción de la guerra, la evolución y el estado actual de la misma. Para el general Navas, la trasformación de la confrontación y los logros alcanzados por el Estado y la fuerza pública obedecen a la decisión del gobierno de la seguridad democrática de colocar toda la voluntad política en alcanzar la victoria militar sobre la insurgencia y el terrorismo y haber convocado todos los campos del poder (político, económico, social, militar) a acompañar y desarrollar la conflagración superando el error estratégico e histórico de emplear el poder militar solamente para sofocar la violencia. Según el general, la guerra se la había dejado a los militares, siendo  que las guerras no las ganan los ejércitos sino los pueblos. Para él, un papel importante han jugado en la guerra las marchas de la población contra las FARC, los impuestos para fortalecer las fuerzas militares, las redes de cooperantes y la creación del servicio militar de soldados campesinos. Los logros alcanzados por la fuerza pública en el combate a la insurgencia, posibilitan que el general se incline hacia una salida donde la presión militar combine de manera coherente y complementaria el Plan de Seguridad y Defensa del Ministerio, el Plan de Guerra de las Fuerzas Militares, los planes de campaña de

Conclusiones

la Armada Nacional y la Fuerza Aérea y el Plan estratégico de la Policía Nacional, dejando un pequeño espacio político a la negociación, con unas reglas de juego favorables al gobierno nacional, en el cual se pueda aplicar la pax romana, como aquella que se le da al vencido. Para el general Navas, el proceso de negociación debe producirse cuando la insurgencia esté vencida y su moral de combate haya sido quebrantada. Según la percepción del oficial, en el momento actual, el gobierno ha neutralizado el plan estratégico de las Farc, frenado el avance de la organización a través del Bloque Oriental sobre la capital de la República y han sido obligados a retornar a la guerra de guerrillas, al uso de explosivos -la colocación de minas y bombas- y a la utilización de francotiradores para enfrentar la ofensiva de la Fuerza Pública. Considera el General que las bases están desmotivadas, los golpes dados a los mandos y a los comandantes han sido fuertes para la organización, porque eran jefes experimentados difíciles de reemplazar. No obstante lo anterior, el General reconoce que las Farc persisten en su plan estratégico de la toma del poder, no están derrotadas y el tramo que queda por recorrer a la fuerza pública es el más difícil, así el fin del fin fue un slogan, un grito de combate, que les dio buenos resultados en su momento, pero el esfuerzo final por hacer es el más fuerte y difícil, por ser el más cruento. Para el General la guerra está entrando en un nuevo momento y el mismo requiere de reentrenar la tropa, sobre todo la oficialidad operativa, colocando al frente del entrenamiento su fe en la causa como sustento de su moral de combate. Según el General la particularidad de Cauca y Nariño, como polos de intensa confrontación, se corresponde con una situación en la cual se combinan las prácticas de terrorismo, implementación de las acciones milicianas, defensa de la actividad del narcotráfico, involucramiento de la población como escudos de guerra y las adversidades del sistema atmosférico que no deja desarrollar, como en otras partes, los apoyos aéreos de inteligencia y operativos. En su balance señala que las FARC perdieron su capacidad para tomarse pueblos, montar bloqueos de la vía por largas horas, hacer pescas milagrosas, reunir columnas de doscientos y trescientos hombres para la toma de poblados, de una base militar o una estación de policía y, con la fuerza que conservan solo pueden hacer terrorismo. Gran parte de la estrategia de confrontación a la guerrilla de las FARC se centró sobre el logro de objetivos de gran impacto, entendidos estos como la detención o muerte de principales responsables, comandantes y miembros del Secretariado de la organización; no obstante, el General Navas Ramos termina señalando como el centro de gravedad de las FARC no es Alfonso Cano porque al tener la organización un cuerpo de mando colegiado al morir uno de los miembros es reemplazado inmediatamente. La postura y percepción del Comandante del Ejército es absolutamente clara, van ganando la guerra, pero la victoria aún está por alcanzarse y el tramo que les queda es el más duro de todos; el diálogo debe producirse en el espacio que deja la derrota militar a la manera de una pax romana, la cual se le concede a los vencidos. En la entrevista otorgada por Timochenko, éste parte de aceptar que las FARC han recibido duros golpes, sobresalen las bajas dadas en el Secretariado, Estado

311

312

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mayor, comandantes de Frente y numerosos guerrilleros, la mayoría de ellas propinadas por bombardeos que la guerrilla no está en condiciones de enfrentar y que no constituyen muertes en combate. Señala, igualmente, como los golpes sufridos por la organización obedecen a los procesos de infiltración de los organismos oficiales de inteligencia, que han logrado llegar muy cerca de los miembros del Secretariado, como en los casos de Reyes, Ríos, Briceño, Rincón y Fabián Ramírez que logra sobrevivir a la presencia de los GPS que se colocan cerca de ellos. A esta situación le suma el papel de los desertores, que se venden por algunos millones, entre los cuales se encuentran mandos superiores, como los que posibilitaron el éxito de la Operación Jaque. Sin embargo, señala Timochenko, todos esos elementos son parte de la guerra, son sus imponderables, así lo entienden y así los asimilan por fuertes que sean. Según el jefe insurgente, se ha recompuesto el Secretariado y El Estado Mayor Central, los mandos están completos, los muertos han sido reemplazados. La organización se encuentra preparando la fuerza para la lucha política y militar, incorporando nuevo guerrilleros y militantes a las FARC, el PCCC y el Movimiento Bolivariano para realizar trabajo de masas en las regiones y en las ciudades, se consideran una fuerza real con base social, que no se siente ni derrotada, ni reducida a la profundidad de la selva. Timochenko no se hace ilusiones con que el gobierno de Santos va a ser distinto al de Uribe, indica como durante el tiempo que fue su Ministro de Defensa fue agresivo en la aplicación militar de la política de seguridad democrática; el Presidente representa al sector más tradicional de la oligarquía y hasta ahora no ha presentado una política de Paz. Señala que la ley de Victimas y tierras es importante, pero no lo suficientemente fuerte para que tenga impacto en la paz. Considera que el gobierno exige pero no hace gestos de paz, no existe la menor posibilidad de claudicación y entrega y están orientados hacia el diálogo, pero en igualdad de condiciones. Las FARC están dispuestas a pactar una paz si es con democracia y justicia social y en ese caso a dejar las armas. Están a la búsqueda de una paz para hacer la política sin armas, pero no en condición de rendición o derrota. Además recuerda como han dado a conocer cinco temas sobre los cuales están dispuestos a dialogar: tierras y víctimas, soberanía nacional, modelo económico, reformas políticas y apertura democrática.  No obstante su insistencia sobre la paz, Timochenko, señala que las FARC hará la guerra mientras exista el conflicto y se insista en acabarlos por la vía militar. Para él, las formas de lucha cambian cuando se accede a la democracia y a las transformaciones que requiere el país, las cuales dieron origen al conflicto armado.  Para las FARC, en la voz de Timochenko, resulta difícil transitar un camino de paz si en él no existe contrapartida y las soluciones se dan a medias: se propone una ley de tierras pero no una reforma agraria; se habla de reparar a las víctimas pero se sigue matando sindicalistas y gente de izquierda; la violación de derechos humanos es una realidad. No han cambiado las razones que dieron origen a la lucha armada. El segundo al mando de las FARC asegura que están dispuestos a pactar acuerdos humanitarios: ponerle fin a las retenciones si el gobierno acaba con los falsos positivos y la desaparición forzada; ponerle fin al minado, si el gobierno suspende los bombardeos… ponerle fin a la guerra si se le abre paso a la paz. Acabar la gue-

Conclusiones

rra demanda estar dispuestos a un diálogo constructivo. Si se abre el proceso de diálogo y paz, lo prioritario es lo político, asegura Timochenko.   Las dos entrevistas nos ubican en espacios distintos;  uno, el del general Navas, hace énfasis en la necesidad de la victoria militar y la paz romana, el otro, el de Timochenko, reconoce los golpes recibidos, señala la disposición para la paz, pero no la acepta como resultado de la rendición o la derrota. Después de más de medio siglo de conflicto armado en Colombia, las posibilidades de dar por terminadas las hostilidades entre el Gobierno y la insurgencia, parecen estar muy lejanas. El gobierno optó por la solución militar en el contexto de la implementación de la política de seguridad democrática y ha desplazado a un segundo plano la salida política negociada. No obstante, ninguna de las partes se niega a considerar la posibilidad de un dialogo de paz para encontrar solución al conflicto armado; los intentos y experiencias acumuladas en épocas anteriores durante las administraciones Betancur y Pastrana, se constituyen a pesar de los resultados en una importante escuela de aprendizajes de cuyas lecciones se pueden corregir procesos y precisar objetivos y metas alcanzables para pactar una salida política y negociada a la guerra con Las FARC y el ELN. Por ahora, sería pertinente crear una comisión ilustrada de diplomáticos de la paz, con suficiente capacidad para moverse de manera discreta entre los actores, explorando posibilidades, escuchando inquietudes, generado acercamientos y en general, construyendo sólidas bases para que un proceso futuro pueda tener éxito.

313

Bibliografía y fuentes ALAPE, Arturo. “Tirofijo: Los sueños y las montañas”. Planeta, 1994. _______________. “Las Vidas de Pedro Antonio Marín, Manuel Marulanda Vélez, Tirofijo”. Editorial Planeta Colombiana. Bogotá, 1989. ALTA CONSEJERÍA PARA LA REINTEGRACIÓN-Presidencia de la República. Diagnóstico socio-económico de Antioquia, enero 2008. _______________.“Diagnóstico socio-económico del departamento de Chocó”. Febrero 2008. _______________.“Diagnóstico socio-económico del departamento de Córdoba”. 2ª Actualización, Junio 2009. ARANGO ZULUAGA, Carlos. “FARC veinte años. De Marquetalia a La Uribe”. Bogotá, Aurora. 1984 AROCHA, Jaime. “La violencia en el Quindío. Determinantes ecológicos y económicos del homicidio en un municipio caficultor”. Ediciones Tercer Mundo. Bogotá, 1975. ARTETA, Yezid; LOZANO, Carlos; MEDINA, Medófilo; RANGEL, Alfredo. “Que, como y cuando Negociar con las FARC”. Intermedio Editores Ltda. 2008. ÁVILA MARTÍNEZ, Ariel Fernando. “Injerencia política de los grupos armados ilegales”. En López Claudia, Editora; “Y redundaron la Patria…de cómo mafiosos y políticos reconfiguraron el Estado colombiano”. Editorial Randon House Mondadori; Bogotá. Agosto de 2010. _______________.“FARC: Dinámica reciente de la guerra”; Revista Arcanos No 14 “En que Esta la Guerra. Colombia 2008”. Bogotá; Noviembre de 2008. _______________.“ELN: El camino hacia la resistencia pasiva”. Fundación Nuevo Arco iris. 14 de Diciembre de 2008 _______________. De la Guerra de Jojoy a la Guerra de Cano. Informe sobre el Estado del Conflicto. Revista arcanos. 2011 BOTERO HERRERA, Fernando. Urabá: colonización, violencia y crisis del Estado. Biblioteca Clío de Historia colombiana-Universidad de Antioquia, Centro de Investigaciones Económicas (CIE), 1990. BRINEZ VILLA, Gustavo. “Historia de la región de El Pato, Caquetá, Colombia”.  Ed.: Trilce Editores. En: Colombia 1998 CADENA MONTENEGRO, José Luís. “La geografía y el poder: la territorialización del poder en Colombia. El caso FARC-Marquetalia al Caguán”. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia – Instituto Agustín Codazzi. Bogotá, 2002. CADENA MONTENEGRO, José Luís. La territorialización del poder en Colombia, el caso FARC- de Marquetalia al Caguán, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2002. CASTILLO, Fabio. “Los jinetes de la cocaína”. Editorial Documentos Periodísticos. Bogotá, 1987

316

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

COMISIÓN NACIONAL DE REPARACIÓN Y RECONCILIACIÓN, BOJAYÁ la guerra sin límites, Informe del grupo de Memoria Histórica, 2010. CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS. Caso de la Masacre de Mapiripán Vrs. Colombia. 15 de Septiembre de 2005. Punto. 96- 32. CORPORACIÓN NUEVO ARCO IRIS Y OBSERVATORIO DEL CONFLICTO ARMADO. Balance de las FARC después de “Jojoy” y los nuevos carteles del narcotráfico, 2010. CORPORACIÓN NUEVO ARCO IRIS Y OBSERVATORIO DEL CONFLICTO ARMADO. Balance de las FARC después de “Jojoy” y los nuevos carteles del narcotráfico, 2010. CORPORACIÓN RED DE UNIVERSIDADES PÚBLICAS DEL EJE CAFETERO – ALAMA MATER. “Estudio sobre el avance del conflicto interno en el Eje Cafetero y algunos efectos del mismo”. Gobernación de Risaralda. Pereira, Junio de 2003. En: http://www.almamater.edu.co/sitio/Archivos/Documentos/Documentos/00000034.pdf CUBIDES, Fernando. Jaramillo, Jaime. Mora, Leónidas. “Colonización, coca y guerrilla”. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 1986. DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Informe especial de riesgo electoral -Elecciones 2010Defensoría Delegada para la Evaluación de Riesgos de la Población Civil como consecuencia del Conflicto Armado Sistema de Alertas Tempranas –SAT, marzo 2010. ECHANDIA CASTILLA, Camilo. “Principales tendencias en la evolución reciente de la guerrilla en Colombia”. Bogotá 1995. _______________.“Expansión territorial de la guerrilla en Colombia: geografía, economía y violencia”. Bogotá, 1997 _________________________. “El conflicto armado y las manifestaciones de violencia en las regiones de Colombia”. Presidencia de la República, Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Observatorio de la violencia. Santafé de Bogotá, D.C. 1998 _______________.“Dos décadas de escalamiento del conflicto armado en Colombia 19862006”. Universidad Externado de Colombia. Centro de investigaciones y proyectos especiales CIPE. Bogotá, 2006 ECOPETROL. Ronda Colombia 2009. Cuenca del Caguán. Ecopetrol. 2009. ELÍAS CARO, Jorge Enrique. “El Emprendimiento Industrial del Departamento del Magdalena (Colombia) en el último cuarto del siglo XX.” Universidad de Magdalena, Noviembre, 2009. ESCALANTE, Aquiles. “Geografía del Atlántico”. Barranquilla, 1961. FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA – FARC. Segunda Conferencia Guerrillera del Bloque Sur, constitutiva de las. Abril 25 a Mayo 5 de 1966. FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA – FARC. Octava Conferencia Nacional “Comandante Jacobo Arenas Estamos Cumpliendo”. Abril 3 a Mayo 3 de 1993.

Bibliografía y fuentes

FARC-EP. El caso de Urabá, de la violencia política en Colombia-Responsabilidad del Estado. FARC-EP. Revista Resistencia Internacional 36. Octubre 2006. GARCÍA, Clara Inés. Urabá: Región, actores y conflicto 1960-1990. CEREC, 1996. GOBERNACIÓN DE ANTIOQUIA. Plan de Desarrollo “Antioquia para todos, manos a la obra” Período 2008-2011 GONZÁLES ARÍAS, José. “Amazonia Colombiana, Espacio y Sociedad”. Editorial CINEP, 1998 INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI. “La Guajira. Aspectos geográficos”. IGAC. Bogotá D.E, 1986. _______________.“Estudio Social aplicado de la Alta y Media Guajira”. IGAC. Bogotá D.E, 1975. _______________. “Bolívar: Aspectos geográficos”. IGAC. Ministerio de Hacienda y crédito público. Bogotá D. E. 1982. _______________. “Estudio de los suelos para 1995”. IGAC. 1995 JIMENO, María Cristina. Colombia. Gerardo Reichel-Dolmatoff... [Et al.]; Bogotá, Fondo José Celestino Mutis - Fen Colombia, 1994. LOSADA, Rodrigo. “Violencia y elecciones en Colombia: año 2000”. En F. Giraldo, R. losada y P. Muñoz editores; “Colombia: elecciones 2000”; Universidad Javeriana. Bogotá. 2000. LOZANO GUILLÉN, Carlos. “¿Guerra o paz en Colombia? Cincuenta años de un conflicto sin solución”. Bogotá. Ediciones Izquierda Viva; Melburne; Ocean Sur. 2006. MADARIAGA, Patricia. Matan y matan y uno sigue ahí. Control paramilitar y vida cotidiana en un pueblo de Urabá. Colección PROMETEO, Uniandes, 2006. MARULANDA HERRÁN, Adriana. “La cuestión agraria y su incidencia en los orígenes de las FARC-EP”. Universidad de los Andes. FESCOL. 2003. MARULANDA VÉLEZ, Manuel. “Cuadernos de campaña”. Ediciones Abejón Mono. Colombia, 1973. MATTA, Luís Alberto. “Colombia y las FARC”. Madrid, Txalaparta, agosto de 1999. MEDINA, Carlos & TELLEZ, Mireya. La violencia parainstitucional, paramilitar y parapolicial en Colombia. Quito Editores, 1994. MEDINA GALLEGO, Carlos. “FARC-EP: Notas para una historia política 1958-2008”. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, septiembre de 2009. _______________. “FARC-EP. Temas y problemas nacionales 1958-2008”. Facultad de Derechos, Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional de Colombia. Impreso Ediciones Ltda. Bogotá, febrero de 2009. MINISTERIO DE DEFENSA DE COLOMBIA. Logros de la Política de la Consolidación de la Seguridad Democrática. Bogotá. Septiembre de 2007. NICHOLS, Tehodore. Los Tres puertos en el siglo XX. Café, petróleo y Banano. Barranquilla. En Tres puertos de Colombia. Estudio del desarrollo de Cartagena, Sana Marta y Barranquilla. E. Banco Popular, Bogotá, 1973

317

318

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

_______________. Santa Marta y la Industria Bananera. En Tres Puertos en Colombia: Estudio sobre el desarrollo de Cartagena, Santa Marta y Barranquilla. Banco popular, Bogotá, 1973. SÁNCHEZ, Gonzalo. “Guerra y política en la sociedad colombiana”. El Ancora Editores. Bogotá, 1991. _______________.“Guerras, memoria e historia”. La Carreta Editores E.U. Segunda edición, abril de 2006. OBSERVATORIO DE DDHH Y DIH, Dinámica reciente de la confrontación armada en el Urabá antioqueño. Vicepresidencia de la República, 2006. OBSERVATORIO DEL CONFLICTO ARMADO Y CORPORACIÓN NUEVO ARCO IRIS. ¿El declive de la Seguridad Democrática?, 2009. OBSERVATORIO DEL PROGRAMA PRESIDENCIAL DE DERECHOS HUMANOS Y DIH. “Algunos indicadores sobre la situación de Derechos Humanos en el Departamento del Quindío”. Noviembre de 2005. En: http://www.derechoshumanos. gov.co/accion/quindio/quindio_noviembre05.pdf _______________.“Colombia, Conflicto Armado, Regiones, Derechos Humanos y DIH 1998-2002”. Vicepresidencia de la República. 2002 _______________. “Panorama Actual de Arauca y Casanare”. Vicepresidencia de la Republica. Bogota, 2002. _______________. “Panorama Actual del Meta”. Vicepresidencia de la Republica. Bogota, 2002. _______________. “Panorama Actual de los Municipios que conformaron la zona de Distensión”. Vicepresidencia de la República. Bogotá, 2003. _______________. “Panorama Actual del Huila”. Vicepresidencia de la República. Marzo de 2003 _______________. “Panorama actual de Cundinamarca” . Vicepresidencia de la Republica. Bogotá, 2005. _______________. “Diagnostico departamental Vichada”. Vicepresidencia de la Republica. Bogotá, 2006. _______________. “Diagnostico departamental del Amazonas”. Vicepresidencia de la República. Primer semestre de 2007 _______________. “Diagnóstico Departamental Caquetá”. Vicepresidencia de la República. 2007 _______________.“Voces y Silencios. Una aproximación a la situación de Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y Violencia en el Departamento del Huila”. 2007. OBSERVATORIO DE DDHH Y DIH, Dinámica reciente de la confrontación armada en el Urabá antioqueño. Vicepresidencia de la República, 2006. OBSERVATORIO DEL CONFLICTO ARMADO Y CORPORACIÓN NUEVO ARCO IRIS. ¿El declive de la Seguridad Democrática? 2009. OCHA-Sala de Situación Humanitaria. Infogramas Situación Humanitaria Urabá, Agosto 2000

Bibliografía y fuentes

ORTIZ SARMIENTO, Carlos Miguel. En: “Estado y subversión en Colombia. La violencia en el Quindío años 50”. CIDER. Uniandes. Bogotá, 1985 RAMÍREZ, María Clemencia. “Entre el Estado y la guerrilla: identidad y ciudadanía en el movimiento de los campesinos cocaleros del Putumayo”. Instituto Colombiano de Antropología e Historia. Bogotá octubre de 2001 RANGEL SUÁREZ, Alfredo. “Las FARC-EP. Una mirada actual”. Bogotá. Universidad de los Andes 1998 _______________. Boletín del seguimiento al conflicto, Corporación Seguridad y Democracia. Octubre de 2006. RIVERA FLORES, Guillermo. “Cultivos de coca, Conflicto y deslegitimación del Estado en Putumayo”. Publicado en: www.fsmt.org.co/apc-aa-files/.../putumayo.doc SANTRICH, Jesús y ALMEIDA, Solís. “Las Huellas de las FARC en la Costa Caribe”. Primera parte. Jueves 25 se septiembre de 2008. SUAREZ, Andrés Fernando. Identidades políticas y exterminio recíproco, Masacres y guerra en Urabá 1991-2001. Colección Ojo de Agua, Medellín, 2007. TRANSNATIONAL INSTITUTE. El Urabá: donde el Desarrollo Alternativo se confunde con intereses económicos y la reinserción del paramilitarismo Por Moritz Tenthoff, septiembre 2008. VEGA, RENÁN. Los Economistas Neoliberales: nuevos criminales de guerra. Impreso ediciones. Bogotá, 2010. VELÁZQUEZ, Carlos. “El Ámbito político en el conflicto armado con las FARC.19902006”. Documento de Trabajo. Universidad de la Sabana. 2006. VILLAMARÍN, Luis A. El cartel de las FARC. VILLARRAGA, Álvaro y PLAZAS, Nelson. “Para Reconstruir los Sueños (Una historia del EPL)”. Bogotá: Fondo Editorial para la Paz Progresar. Fundación Cultura Democrática.1994 ZAMOSC, León. El reformismo y los orígenes de la ANUC.

Páginas Web Resistencia Colombia-PCCC Agencia Fariana de Prensa Nuevo Arco Iris Indymedia Periferia Ejército Nacional Policía Nacional Armada Nacional Ministerio de Defensa Nacional OACP El Espectador El Colombiano

319

320

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

El Mundo Semana El Tiempo El País Caracol Radio OCHA You Tube

Entrevistas Entrevista A Simón Trinidad por Jesús Astrich. (Sierra Nevada de Santa Marta, Región de Agua Bendita. Inicio, julio 25 de 1.994).

Prensa Caracol Radio. “El Gobierno dice que Urías Cuéllar, era uno de los más peligrosos terroristas”. EFE | Agosto 20 de 2001 Caracol Radio. El Tiempo. “Tres nuevos bloques en las AUC”. Mayo 22 de 1998 El Tiempo; “Un Basurero Quedaron 28 Cuerpos”. Noviembre 3 de 1998. El Tiempo. “Mitú el Inicio de la Contraofensiva” 22 de marzo de 1999, El Tiempo. Revista semana. (6 de Junio de 2005). Habla Vicente Castaño. Revista semana

Prensa Escrita El Pilón. Diario de la Región. Valledupar. Hoy: Diario del Magdalena. Santa Marta. Diario El Tiempo. Diario del Huila Revista Semana. Revista Resistencia del Secretariado de Las FARC-EP Semanario El Espectador.

Prensa Digital Agencia de Noticias Nueva Colombia. ANNCOL - www.anncol.eu El Tiempo.com – www.eltiempo.com Semana.com – www.semana.com

Documentos Digitales Defensoría del Pueblo. PROYECTO APOYO DEFENSORIAL EN LAS ZONAS DE REHABILITACIÓN Y CONSOLIDACIÓN. Primer Informe de actividades. Marzo de 2003. Disponible en: Observatorio del programa presidencial de derechos humanos y DIH. La Sierra Nevada y su entorno.2000. Disponible en: http://www.derechoshumanos.gov.co/Pna/ documents/2010/cesar/panoramaactualdelasierranevada.pdf

Bibliografía y fuentes

Páginas Web Bloque Iván Ríos y Martin Caballero de las FARC-EP – www.resistencia-colombia.org Frente Antonio Nariño – Bloque Oriental FARC-EP - frentean.110mb.com Primera división del ejército - www.primeradivision.mil.co Bolívar Somos Todos. - Bolivarsomostodos.org Documentos de las FARC-EP Estado Mayor del Bloque Martín Caballero. Pleno de las FARC en la Sierra Nevada de Santa Marta FARC-EP. Octava Conferencia Nacional Comandante Jacobo Arenas Estamos Cumpliendo. 1993

Revistas Revista del Banco de la República. Bogotá. Revista Credencial Historia. Bogotá. Revista ANDI. Bogotá.

Páginas de Internet www.caracol.com www.dhcolombia.com www.elespectador.com www.lanacion.com www.noalamina.org http://www.mbsuroccidentedecolombia.org http://mingamadretierra.blogspot.com www.prensarural.org www.telesurtv.net http://resistenciafariana.blogspot.com http://www.codhes.org www.semana.com

TABLA DE MAPAS Mapa 1 Área de operaciones del Comando Conjunto Central en la Región Andina Mapa 2 Presencia Frentes CCC (2008) Mapa 3 Frentes BCCC. 1983 Mapa 4 Bloque Comando Conjunto Central 1993 Mapa 5 CCC a comienzos de la política de Seguridad Democrática Mapa 6 Presencia de los Frentes y Columnas del CCC -2011 Mapas 7 y 8 Delimitación de la región del Magdalena Medio Mapas 9 y 10 Bloque Magdalena Medio Mapa 11 Presencia de Frentes del Bloque del Magdalena Medio – 1993 Mapa 12 Presencia de los Frentes y Columnas de BMM 2002-2011 Mapa 13 Región Noroccidental y corredor estratégico de actores armados

321

322

FARC-EP / Flujos y reflujos / La guerra en las regiones

Mapa 14 Megaproyectos y presencia de la FARC-EP en la región noroccidental Mapa 15 Evolución y desdoblamientos de los Frentes del BNO 1973-2000 Mapa 16 Zona de Operaciones del BNO Mapa 17 Las FARC-EP al inicio de la Política de Seguridad Democrática Mapa 18 Presencia frentes del Bloque Iván Ríos, año 2010. Mapa 19 Expansión Paramilitar en Colombia 1984-1997 Mapa 20 Presencia de las FARC en el 2002 Mapa 21 Fuerza Pública y Bloque Oriental Mapa 22 Bloque Oriental 2002 Mapa 23 Bloque Oriental.2010 Mapa 24 Bloque Oriental presencia de las FARC en Meta a 2009 Mapa 25 Presencia de estructuras del CCO. Mapa 26 Comando Conjunto Occidente 2010 Mapa 27 Estructuras y Frentes FARC 2010 Mapa 28 Zona de operaciones del Bloque Sur Mapa 29 Evolución del Bloque Sur de Las FARC 1978 – 2000. Mapa 30 Contactos con las fuerzas militares 2006-2010 Mapa 31 Evolución del Bloque Sur a 2010 Mapa 32 Presencia del los Frentes del Bloque Caribe hasta 1988 Mapa 33 Área de presencia del frente 59 en la Guajira

FARC-EP - Flujos y reflujos - La guerra en las regiones Instituto Unidad de Investigaciones Jurídico-Sociales Gerardo Molina – UNIJUS Se terminó de imprimir en los talleres de Editorial Kimpres Ltda. - Calle 19 Sur No. 69c-17 Bogotá, D.C., en el mes de Julio de 2011. 500 Libros impresos sobre papel Bond de 70 gr. con tipografías de familia Baskerville BT a 10 puntos.

View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF